Los no ele­gi­dos “arqui­tec­tos de la polí­ti­ca”, por Noam Chomsky

Los des­pla­za­mien­tos del poder en el mun­do, actua­les o poten­cia­les, cons­ti­tu­yen un ani­ma­do tópi­co entre los for­mu­la­do­res de polí­ti­ca y los obser­va­do­res. Una de las pre­gun­tas es si Chi­na des­pla­za­rá (o cuán­do) a Esta­dos Uni­dos como el pro­ta­go­nis­ta domi­nan­te glo­bal, tal vez jun­to con India.

Este cam­bio pro­vo­ca­ría que el sis­te­ma mun­dial vol­vie­ra a algo como era antes de las con­quis­tas euro­peas. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na e India ha sido rápi­do, y gra­cias a que recha­za­ron las polí­ti­cas occi­den­ta­les de des­re­gu­la­ción finan­cie­ra sobre­vi­vie­ron la rece­sión mejor que la mayo­ría. Sin embar­go, sur­gen inte­rro­gan­tes.

Una medi­ción están­dar de bien­es­tar social es el Índi­ce de Desa­rro­llo Humano de la ONU, cuyos datos más recien­tes son para 2008. India ocu­pa el 134 lugar, lige­ra­men­te por enci­ma de Cam­bo­ya y por deba­jo de Laos y Tayi­kis­tán, apro­xi­ma­da­men­te el mis­mo sitio que ha ocu­pa­do duran­te años. Chi­na se ubi­ca en el lugar 92 –empa­ta­do con Beli­ce, un poco arri­ba de Jor­da­nia, aba­jo de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na e Irán-.

India y Chi­na tam­bién tie­nen mucha des­igual­dad, así que más de mil millo­nes de sus habi­tan­tes caen aún más en la esca­la.

Otra preo­cu­pa­ción es la deu­da de Esta­dos Uni­dos que, se teme, colo­ca al país bajo el yugo de Chi­na. Apar­te de un bre­ve inter­lu­dio, des­de hace mucho Japón ha sido el prin­ci­pal tene­dor inter­na­cio­nal de deu­da del gobierno esta­du­ni­den­se. Ade­más, el apa­lan­ca­mien­to de los pres­ta­mis­tas está sobre­va­lo­ra­do.

En una dimen­sión, el poder mili­tar, Esta­dos Uni­dos se yer­gue com­ple­ta­men­te solo. Y Oba­ma está impo­nien­do nive­les his­tó­ri­cos con su pre­su­pues­to mili­tar. Casi la mitad del défi­cit esta­du­ni­den­se se debe al gas­to mili­tar, into­ca­ble en el sis­te­ma polí­ti­co.

Al con­si­de­rar los otros sec­to­res de la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos, el pre­mio Nobel Joseph Sti­glitz y otros eco­no­mis­tas advier­ten que debe­mos cui­dar­nos del feti­chis­mo defi­ci­ta­rio. El défi­cit esti­mu­la la recu­pe­ra­ción y pue­de supe­rar­se con una eco­no­mía al alza, como suce­dió des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do era mucho peor.

Se espe­ra que la deu­da crez­ca, debi­do prin­ci­pal­men­te al total­men­te inefi­cien­te sis­te­ma pri­va­ti­za­do de cui­da­do de la salud –tam­bién vir­tual­men­te into­ca­ble, gra­cias a la habi­li­dad de las empre­sas para supe­rar la volun­tad públi­ca-.

No obs­tan­te, el mar­co de estas dis­cu­sio­nes es enga­ño­so. El sis­te­ma glo­bal no sólo es una inter­ac­ción entre esta­dos don­de cada uno bus­ca cier­to inte­rés nacio­nal, aje­nos a la dis­tri­bu­ción del poder interno. Des­de hace mucho se ha enten­di­do eso.

Adam Smith con­clu­yó que los prin­ci­pa­les arqui­tec­tos de la polí­ti­ca en Ingla­te­rra eran los comer­cian­tes y manu­fac­tu­re­ros, quie­nes se ase­gu­ra­ban de que sus pro­pios intere­ses fue­ran aten­di­dos de la for­ma más pecu­liar, sin impor­tar sus peno­sos efec­tos sobre los demás, inclu­yen­do el pue­blo de Ingla­te­rra.

La máxi­ma de Smith sigue sien­do cier­ta, aun­que actual­men­te los prin­ci­pa­les arqui­tec­tos son las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les y, par­ti­cu­lar­men­te, las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras cuya par­ti­ci­pa­ción en la eco­no­mía ha explo­ta­do des­de los años 70.

En Esta­dos Uni­dos hemos vis­to una dra­má­ti­ca ilus­tra­ción del poder de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras. Duran­te la últi­ma elec­ción pre­si­den­cial apor­ta­ron el núcleo del finan­cia­mien­to del pre­si­den­te Oba­ma.

Natu­ral­men­te espe­ra­ban ser recom­pen­sa­dos, y así fue –con los Pro­gra­mas de Ali­vio de Acti­vos en Pro­ble­mas (TARP) y con mucho más-. Por ejem­plo Gold­man Sachs, la más domi­nan­te en la eco­no­mía y el sis­te­ma polí­ti­co. La fir­ma hizo una for­tu­na ven­dien­do títu­los res­pal­da­dos por hipo­te­cas e ins­tru­men­tos finan­cie­ros más com­ple­jos.

Cono­ce­do­ra de la fra­gi­li­dad de los paque­tes que ofre­cía, la fir­ma acep­tó apues­tas con la gigan­tes­ca ase­gu­ra­do­ra Ame­ri­can Inter­na­tio­nal Group que estos iban a des­plo­mar­se. Cuan­do el sis­te­ma finan­cie­ro se colap­só, AIG tam­bién se vino aba­jo.

Los arqui­tec­tos de polí­ti­ca de Gold­man no sólo nego­cia­ron un paque­te de res­ca­te para Gold­man sino tam­bién logra­ron que los con­tri­bu­yen­tes sal­va­ran a AIG de la ban­ca­rro­ta, con­se­cuen­te­men­te res­ca­tan­do a Gold­man.

Aho­ra Gold­man está regis­tran­do ganan­cias his­tó­ri­cas y pagan­do grue­sos bonos y, jun­to con algu­nos otros ban­cos impor­tan­tes, es más gran­de y fuer­te que nun­ca. El públi­co está furio­so. La gen­te pue­de ver que los ban­cos que fue­ron agen­tes prin­ci­pa­les de la cri­sis están pros­pe­ran­do gran­de­men­te, mien­tras la pobla­ción que los res­ca­tó se enfren­ta a un des­em­pleo de casi 10 por cien­to.

El des­con­ten­to popu­lar final­men­te evo­có un cam­bio de retó­ri­ca de la admi­nis­tra­ción esta­du­ni­den­se, que res­pon­dió acu­san­do de codi­cio­sos a los ban­que­ros, jun­to con algu­nas suge­ren­cias de polí­ti­ca que a la indus­tria finan­cie­ra no le agra­dan (la Regla Volc­ker y otras pro­pues­tas).

Dado que se supo­nía que Oba­ma iba a ser su hom­bre en Washing­ton, los prin­ci­pa­les arqui­tec­tos per­die­ron poco tiem­po antes de lan­zar sus ins­truc­cio­nes: a menos que Oba­ma se ali­nea­ra nue­va­men­te, envia­rían sus fon­dos a la opo­si­ción polí­ti­ca.

En pocos días, Oba­ma infor­mó a la pren­sa que los ban­que­ros eran bue­nos tipos, sin­gu­la­ri­zan­do a los dos prin­ci­pa­les, JP Mor­gan Cha­se y Gold­man Sachs: Al igual que la mayo­ría de los esta­du­ni­den­ses, no tomo a mal la rique­za o el éxi­to de la gen­te. Es par­te del sis­te­ma de libre mer­ca­do –como se inter­pre­tan los mer­ca­dos libres en la doc­tri­na del capi­ta­lis­mo de Esta­do. Ese cam­bio radi­cal es una foto­gra­fía reve­la­do­ra de la máxi­ma de Smith en acción.

Los arqui­tec­tos de la polí­ti­ca tam­bién están ope­ran­do un ver­da­de­ro cam­bio de poder: de la fuer­za de tra­ba­jo mun­dial al capi­tal tras­na­cio­nal.

Mar­tin Hart-Lands­berg, eco­no­mis­ta y espe­cia­lis­ta en Chi­na, explo­ra la diná­mi­ca. Chi­na se ha con­ver­ti­do en la plan­ta ensam­bla­do­ra de un sis­te­ma de pro­duc­ción regio­nal. Japón, Tai­wán y otras eco­no­mías asiá­ti­cas desa­rro­lla­das expor­tan a Chi­na par­tes y com­po­nen­tes de alta tec­no­lo­gía, don­de se ensam­blan y expor­tan los pro­duc­tos ter­mi­na­dos.

El cre­cien­te défi­cit comer­cial de Esta­dos Uni­dos con Chi­na ha gene­ra­do preo­cu­pa­ción. Se ha habla­do menos de que éste se ha redu­ci­do mar­ca­da­men­te con Japón y el res­to de Asia con­for­me toma for­ma el nue­vo sis­te­ma de pro­duc­ción regio­nal. Las manu­fac­tu­re­ras esta­du­ni­den­ses están siguien­do el mis­mo camino, envian­do par­tes y com­po­nen­tes a Chi­na para que ésta ensam­ble y expor­te, en su mayo­ría de regre­so a Esta­dos Uni­dos. Para las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, comer­cia­li­za­do­ras gigan­tes de ven­ta al mino­reo y los due­ños y geren­tes de indus­trias manu­fac­tu­re­ras, estos desa­rro­llos son celes­tia­les.

Y bien enten­di­dos. En 2007, Ralph Gomory, direc­tor de la Fun­da­ción Alfred P. Sloan, tes­ti­fi­có ante el Con­gre­so que “en esta nue­va era de glo­ba­li­za­ción, los intere­ses de las empre­sas y los paí­ses han diver­gi­do. En con­tras­te con el pasa­do, lo que es bueno para las empre­sas glo­ba­les esta­du­ni­den­ses ya no nece­sa­ria­men­te es bueno para los ciu­da­da­nos esta­du­ni­den­ses.

Exa­mi­ne­mos a IBM. A fina­les de 2008 más de 70 por cien­to de los 400 mil tra­ba­ja­do­res de la empre­sa esta­ba en el extran­je­ro, infor­ma la revis­ta Busi­ness Week. En 2009, IBM redu­jo su nivel de empleo en Esta­dos Uni­dos otro ocho por cien­to.

Para la fuer­za de tra­ba­jo el resul­ta­do podría ser peno­so, según la máxi­ma de Smith, pero es bueno para los prin­ci­pa­les arqui­tec­tos de la polí­ti­ca. Las inves­ti­ga­cio­nes actua­les indi­can que apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te de los empleos esta­du­ni­den­ses será extran­je­ri­za­do en dos déca­das, y los que que­den se enfren­ta­rán a menos bene­fi­cios y suel­dos debi­do a la mayor com­pe­ten­cia de los tra­ba­ja­do­res rem­pla­za­dos.

Este patrón sigue a 30 años de estan­ca­mien­to o des­plo­me para la mayo­ría con­for­me la rique­za flu­ye hacia pocos bol­si­llos, lle­van­do pro­ba­ble­men­te a la mayor des­igual­dad de la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos.

Pese a que Chi­na se está con­vir­tien­do en la ensam­bla­do­ra y pla­ta­for­ma de expor­ta­cio­nes del mun­do, los tra­ba­ja­do­res del país están sufrien­do jun­to con el res­to de la fuer­za labo­ral mun­dial, como lo anti­ci­pa­ría­mos en un sis­te­ma dise­ña­do para con­cen­trar rique­za y poder y para que los tra­ba­ja­do­res com­pi­tan entre ellos glo­bal­men­te.

En el mun­do, la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res en el ingre­so nacio­nal se ha redu­ci­do en muchos paí­ses –radi­cal­men­te en Chi­na, gene­ran­do cre­cien­te ines­ta­bi­li­dad en esta alta­men­te des­igual socie­dad.

Así que tene­mos otro cam­bio impor­tan­te en el poder mun­dial: de la pobla­ción gene­ral a los prin­ci­pa­les arqui­tec­tos del sis­te­ma glo­bal, pro­ce­so asis­ti­do por el soca­va­mien­to de la demo­cra­cia fun­cio­nal en los paí­ses más pode­ro­sos.

El futu­ro depen­de de cuán­to esté dis­pues­ta a sopor­tar la gran mayo­ría, y si se pue­de desa­rro­llar una res­pues­ta cons­truc­ti­va que con­fron­te los pro­ble­mas en el cen­tro del sis­te­ma de capi­ta­lis­mo de Esta­do de domi­na­ción y con­trol. De lo con­tra­rio, los resul­ta­dos podrían ser tétri­cos, como lo reve­la más que amplia­men­te la his­to­ria.

Fuen­te: La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *