La lucha femi­nis­ta está viva, por Boltxe

CIMG0615

Miles de per­so­na nos hemos dado cita un año más, para reco­rrer jun­tas las calles de Bil­bo, y denun­ciar con nues­tros gri­tos y can­cio­nes la fal­ta de mejo­ras en los dere­chos de las mujeres.

Des­de los dis­tin­tos gru­pos femi­nis­tas se denun­cian estos tiem­pos actua­les de neo­li­be­ra­lis­mo en los que nos ha toca­do vivir y que no han con­lle­va­do nin­gún logro ni mejo­ra en las con­di­cio­nes de vida de las muje­res en las dife­ren­tes par­tes del mundo.

Hoy tam­bién se da la efe­mé­ri­de de los 100 años de la ins­tau­ra­ción del 8 de mar­zo como día de La Mujer Tra­ba­ja­do­ra. Aun­que no nos pode­mos olvi­dar que la lucha de las muje­res por sus dere­chos comen­zó mucho antes.

La mani­fes­ta­ción arran­có a las sie­te y media, de la pla­za Arria­ga al gri­to de “Aler­ta, aler­ta, aler­ta al que cami­na, muje­res femi­nis­tas por las calles bil­baí­nas” por­tan­do pan­car­tas de denun­cia con­tra la pre­ca­rie­dad en todos los ámbi­tos de la vida de las muje­res y la rei­vin­di­ca­ción para la cons­truc­ción, de una vez por todas, de un nue­vo mode­lo social.

La mani­fes­ta­ción trans­cu­rrió de for­ma mul­ti­tu­di­na­ria bajo la emi­sión de múl­ti­ples con­sig­nas que afian­za­ban el carác­ter rei­vin­di­ca­ti­vo y de lucha des­de el movi­mien­to femi­nis­ta en con­tra del fal­so esta­do de igual­dad en el que nos quie­ren hacer creer que vivi­mos, fina­li­zan­do en el Arria­ga don­de se dio lugar la lec­tu­ra de los dife­ren­tes mani­fies­tos. La con­vo­ca­to­ria ter­mi­nó con una gran nube de humo violeta.

Des­de Boltxe nos suma­mos todas las rei­vin­di­ca­cio­nes pro­yec­ta­das des­de el movi­mien­to de libe­ra­ción de la mujer. Remar­can­do ade­más que si de ver­dad desea­mos vivir en una socie­dad dife­ren­te, en la que la jus­ti­cia social sea una reali­dad, y no una far­sa de cara a sacar rédi­tos en las urnas, tam­po­co debe­mos bajar la guar­dia tan­to en la lucha como en la denun­cia con­tra los méto­dos de repre­sión que des­gra­cia­da­men­te apli­can los esta­dos, con sus dis­tin­tas for­mas de tor­tu­ra y vio­la­ción con­tra muje­res y hom­bres que tie­nen la valen­tía de cues­tio­nar la injus­ti­cia del sis­te­ma en el que vivi­mos y que muchas veces han obra­do en consecuencia.

Por­que des­gra­cia­da­men­te como nos han recor­da­do esta tar­de varias com­pa­ñe­ras, en noviem­bre de 2009, dos jóve­nes Maia­len Eldua y Gara­zi Rodrí­guez, que fue­ron encar­ce­la­das a raíz de una reda­da con­tra la juven­tud vas­ca, rela­ta­ron haber sufri­do toca­mien­tos por par­te de los agen­tes que les cus­to­dia­ban así como “ame­na­zas con ser vio­la­das y ase­si­na­das”. Ambas indi­ca­ron que habían sido obli­ga­das a per­ma­ne­cer tan sólo con la par­te de deba­jo de la ropa ínti­ma duran­te los inte­rro­ga­to­rios y que “han sufri­do toca­mien­tos y han sido besa­das de cin­tu­ra para arri­ba” por los policías.

Nos vemos en la cita del pró­xi­mo año, sin olvi­dar­nos que la lucha la segui­re­mos desa­rro­llan­do el día a día y entre todas, para lograr defi­ni­ti­va­men­te en un futu­ro cer­cano la auten­ti­ca igual­dad entre todas las personas.

La lucha femi­nis­ta está viva.

CIMG0589

CIMG0590

CIMG0594

CIMG0595CIMG0607CIMG0617CIMG0618

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.