Dig­na, un nom­bre de mujer

El 8 de Mar­zo, Día de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, esta­ble­ci­do por el Con­gre­so Mun­dial de Muje­res Socia­lis­tas en el año 1910 a pedi­do de la diri­gen­te socia­lis­ta Cla­ra Zet­kin, es un día don­de miles de muje­res –en todo el mun­do- sali­mos a recor­dar­le a la socie­dad que el patriar­ca­do y el capi­ta­lis­mo nos some­ten de dife­ren­tes for­mas: Con­vir­tien­do a nues­tros cuer­pos en mer­can­cía para la explo­ta­ción sexual; dán­do­nos tra­ba­jo pre­ca­rio y mal pago o escla­vi­zán­do­nos en las maqui­las para sos­te­ner las rique­zas del pri­mer mun­do; trans­for­mán­do­nos en las más pobres entre los pobres; ase­si­nán­do­nos por nues­tro géne­ro; some­tién­do­nos a todo tipo de vio­len­cia machis­ta y misó­gi­na; con­de­nán­do­nos a abor­tos clan­des­ti­nos e inse­gu­ros; impo­nién­do­nos cáno­nes de belle­za que opri­men y enfer­man; some­tién­do­nos a un sis­te­ma hete­ro nor­ma­ti­vo que nos dice como debe­mos ser y a quie­nes pode­mos amar.

El 8 de Mar­zo, ade­más, es un día para recor­dar a nues­tras her­ma­nas que nos pre­ce­die­ron en la lucha, para recons­truir nues­tra his­to­ria siem­pre invi­si­bi­li­za­da, para recor­dar­nos que esta­mos pre­sen­tes en todas las luchas socia­les. En esta recons­truc­ción de nues­tra memo­ria sur­gen nom­bres de muje­res valien­tes y per­sis­ten­tes como el de Dig­na Ochoa. Dig­na nació en Misantla, Vera­cruz, estu­dio dere­cho en la Uni­ver­si­dad de Jala­pa y tra­ba­jó en la Pro­cu­ra­du­ría de Jala­pa. Inte­gró el Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Miguel Agus­tín Pro Juá­rez. En el año 1988; Dig­na, encon­tró una lis­ta de mili­tan­tes socia­les en la Pro­cu­ra­du­ría. Lue­go de ese hallaz­go y de denun­ciar este hecho fue secues­tra­da. En esa opor­tu­ni­dad, Dig­na, denun­ció que los secues­tra­do­res fue­ron poli­cías esta­ta­les y que fue vio­la­da, el hecho nun­ca fue inves­ti­ga­do.

En el año 1999 Dig­na y otra abo­ga­da, Pilar Norie­ga, fue­ron varias veces ame­na­za­das de muer­te, ellas defen­dían a mili­tan­tes socia­les. Amnis­tía Inter­na­cio­nal hizo públi­co estos hechos. Ese mis­mo año Dig­na fue nue­va­men­te secues­tra­da e inte­rro­ga­da por sus acti­vi­da­des en el Cen­tro de Dere­chos Huma­nos. El 17 de Noviem­bre la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos orde­nó medi­das urgen­tes para pro­te­ger la vida de Dig­na y de los demás inte­gran­tes del Cen­tro.

En el año 2000, fue reco­no­ci­da por Amnis­tía Inter­na­cio­nal con el pre­mio “Espí­ri­tu Per­du­ra­ble” en esa opor­tu­ni­dad expre­só: “Yo ini­cié la carre­ra de dere­cho con la ilu­sión de ayu­dar a otros, pen­san­do que era sufi­cien­te cono­cer el dere­cho para lograr esa meta. Pos­te­rior­men­te des­cu­brí que a cau­sa de la corrup­ción y la impu­ni­dad impe­ran­tes en Méxi­co, no bas­ta ser ino­cen­te, tener la razón y basar­se en el dere­cho. Sino había que luchar en con­tra de toda una estruc­tu­ra de gobierno que defien­de intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos muy par­ti­cu­la­res”. A pesar del reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal por su tra­ba­jo a favor de los dere­chos huma­nos las ame­na­zas de muer­te con­ti­nua­ron, mos­tran­do la impu­ni­dad y el poder de quie­nes la hos­ti­ga­ban, enton­ces debió irse a Esta­dos Uni­dos.

Un año más tar­de, en 2001, deci­dió regre­sar a Méxi­co y jun­to a Pilar Norie­ga defen­die­ron el caso de los her­ma­nos Cere­zo Con­tre­ras, dos estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios acu­sa­dos de deto­nar bom­bas en ban­cos de la Ciu­dad. Al mis­mo tiem­po, repre­sen­ta­ba a dos cam­pe­si­nos, Rodol­fo Mon­tielTeo­do­ro Cabre­ra, pre­sos en el esta­do de Gue­rre­ro. Estos cam­pe­si­nos fue­ron ile­gal­men­te dete­ni­dos y some­ti­dos a tor­tu­ras por denun­ciar hechos que afec­ta­ban la eco­lo­gía de su comu­ni­dad.

Dig­na era una mujer de con­tex­tu­ra peque­ña, de tez more­na, su padre fue un diri­gen­te sin­di­cal azu­ca­re­ro de Vera­cruz que fue injus­ta­men­te encar­ce­la­do duran­te un año y lue­go des­apa­re­ci­do. Dig­na era una mujer que no tole­ra­ba inmó­vil la injus­ti­cia y la vio­len­cia sobre su pue­blo: “Bueno, algu­nas per­so­nas me dije­ron que mi reac­ción era valien­te. Pero yo siem­pre me he sen­ti­do eno­ja­da al ver el sufri­mien­to de otros. Para mí, la cóle­ra es ener­gía. Es una fuer­za… Hay que ser sen­si­ti­vos a las situa­cio­nes injus­tas y la nece­si­dad de con­fron­tar las situa­cio­nes difí­ci­les que vemos dia­ria­men­te, hay que eno­jar­nos para pro­vo­car ener­gía y reac­cio­nar”. Como defen­so­ra de dere­chos huma­nos, Dig­na, demos­tró su valen­tía y su sen­si­bi­li­dad ante la injus­ti­cia. Algu­nos de los casos en los que par­ti­ci­pó fue­ron la masa­cre de 17 cam­pe­si­nos por la Poli­cía Moto­ri­za­da y agen­tes Judi­cia­les en Aguas Blan­cas, Muni­ci­pio de Coyu­ca de Beni­tez, Gue­rre­ro el 28 de junio de 1995. Matan­za de 45 indí­ge­nas en Acteal, Chia­pas en 1997. Deten­cio­nes ile­ga­les y ofen­si­vas con­tra los Muni­ci­pios Autó­no­mos Zapa­tis­tas en 1998. Matan­za de 10 cam­pe­si­nos por miem­bros del ejer­ci­to mexi­cano en el Char­co, Muni­ci­pio de Ayutla de los Libres, Gue­rre­ro el 7 de julio de 1998. Vio­la­ción de dos muje­res por miem­bros del ejer­ci­to mexi­cano en Barrio Nue­vo San José, Gue­rre­ro en 1998. Deten­ción de 1000 estu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Méxi­co en el año 2000. Masa­cre en el Eji­do More­lia, Chia­pas.

El 19 de Octu­bre de 2001, lue­go de 5 años de pade­cer secues­tros y ame­na­zas, fue ase­si­na­da de dos bala­zos. Los pri­me­ros infor­mes daban cuen­ta de un homi­ci­dio. Sin embar­go la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de Jus­ti­cia del Dis­tri­to Fede­ral

A veces los nom­bres mar­can la vida de quie­nes los lle­van, en el caso de Dig­na fue ella, quien con su lucha en defen­sa de los que no tie­nen voz de los ava­sa­lla­dos de siem­pre, la que le dio un pro­fun­do sig­ni­fi­ca­do a su nom­bre: «Es la injus­ti­cia la que nos moti­va a hacer algo, a tomar los ries­gos, sabien­do bien que si no lo hace­mos, las cosas per­ma­ne­ce­rán igual”.

Por Dig­na y por todas las muje­res como ella, por noso­tras y por las muje­res que nos pre­ce­de­rán esta­mos en las calles por la con­quis­ta de todos nues­tros dere­chos. difun­dió una teo­ría de sui­ci­dio, que posi­bi­li­tó que no se con­ti­nua­ra con la inves­ti­ga­ción y se cerró el caso. La autop­sia indi­ca­ba la impo­si­bi­li­dad de que hubie­ra sido Dig­na quien se dis­pa­ra­ra a sí mis­ma.

Fuen­te: Indy­me­dia Argen­ti­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *