Sería gra­ve si se tra­ta­se sólo de igno­ran­cia o si fue­se pura ven­gan­za, pero no se que­dan ahí por Jon Kere­je­ta

Antes de nada hay que decir que los magis­tra­dos de la Audien­cia Nacio­nal que fir­man la sen­ten­cia por la que se con­de­na al líder de la izquier­da aber­tza­le Arnal­do Ote­gi a dos años de pri­sión y a die­ci­séis años de inha­bi­li­ta­ción abso­lu­ta se equi­vo­can al con­si­de­rar que Nel­son Man­de­la fue un pre­so polí­ti­co. Lo sabrían si leye­ran el libro «Let­tre À Deux Juges Fra­nçai­ses Déco­rées De La Cruz De Honor De La Orden De San Rai­mun­do De Peña­fort», escri­to por Gilles Perrault y diri­gi­do pre­ci­sa­men­te a sus homó­lo­gos, los jue­ces fran­ce­ses que como ellos juz­gan a ciu­da­da­nos vas­cos por razo­nes polí­ti­cas.

Perrault recuer­da cómo Nel­son Man­de­la nun­ca fue con­si­de­ra­do pre­so polí­ti­co por Amnesty Inter­na­tio­nal, orga­ni­za­ción con­si­de­ra­da neu­tral y que pon­ti­fi­ca en esta mate­ria. La razón es sim­ple: Man­de­la nun­ca rene­gó de la lucha arma­da, nun­ca recha­zó el dere­cho de su pue­blo a alzar­se en armas con­tra sus opre­so­res y en favor de la liber­tad y la jus­ti­cia. Sus cap­to­res se lo pidie­ron una y otra vez, se lo exi­gie­ron como con­di­ción para excar­ce­lar­lo, orga­nis­mos como el men­cio­na­do se lo soli­ci­ta­ron para hacer cam­pa­ña por su libe­ra­ción, el Gobierno se lo vol­vió a pedir una vez Man­de­la estu­vo en la calle… y la res­pues­ta de Man­de­la siem­pre fue nega­ti­va.

Tam­bién mien­ten los jue­ces espa­ño­les al decir que Man­de­la «jamás uti­li­zó la vio­len­cia, ni la apo­yó en “pos” de con­se­guir la supre­sión del apartheid en Sudá­fri­ca». En este caso bas­ta­ría con que leye­ran más a menu­do GARA, y no sólo los recor­tes que les envían des­de las Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do o el Minis­te­rio de Inte­rior, recor­tes que habi­tual­men­te uti­li­zan para dar «cuer­po» a sus autos. En una entre­vis­ta rea­li­za­da por este perió­di­co a John Car­lin, autor del libro «El fac­tor humano» en el que se basa la pelí­cu­la «Invic­tus», ese repu­tado perio­dis­ta y ami­go per­so­nal de Madi­ba, ase­gu­ra­ba que: «Él [Nel­son Man­de­la] fue el pri­mer coman­dan­te en jefe de Umkhon­to we Siz­we, la orga­ni­za­ción arma­da del Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano. La fun­dó en 1961 y al poco tiem­po lo detie­nen». Para­dó­ji­ca­men­te, si el minis­tro que les sur­te de lite­ra­tu­ra se lo hubie­ra per­mi­ti­do, Car­lin podría haber entre­vis­ta­do a Arnal­do Ote­gi en la cár­cel para el dia­rio «El País», gra­cias a lo cual qui­zá estos jue­ces hubie­ran evi­ta­do que­dar en públi­co como autén­ti­cos igno­ran­tes. Así y todo, aun eli­mi­nan­do las men­ti­ras his­tó­ri­cas y las digre­sio­nes polí­ti­cas, vis­to lo débil de los argu­men­tos esgri­mi­dos, no cabía espe­rar que el sen­ti­do de la sen­ten­cia hubie­se sido dis­tin­to.

En todo caso, los jue­ces espa­ño­les acier­tan al decir, aun en con­tra­dic­ción con lo ante­rior­men­te expues­to, que «Nel­son Man­de­la fue un héroe que per­ma­ne­ció en pri­sión por moti­vos ideo­ló­gi­cos», si bien olvi­dan que fue con­de­na­do por «deli­tos de terro­ris­mo». Ya tene­mos, pues, otro ele­men­to en común entre Nel­son Man­de­la y Joxe Mari Sagar­dui, Gatza. Otro, ade­más del tiem­po trans­cu­rri­do en pri­sión, que tal y como recuer­da la pro­pia sen­ten­cia, fue de 27 años para Man­de­la y que en el caso del vas­co se ele­va has­ta la trein­te­na de años. Así que­da res­pon­di­da la pre­gun­ta retó­ri­ca que rea­li­zan los jue­ces, «¿qué tie­nen en común el uno y el otro?», que ellos cie­rran con un rotun­do pero fal­so «nada, abso­lu­ta­men­te nada». Evi­den­te­men­te, Gatza no es Man­de­la. Pero si de com­pa­ra­cio­nes his­tó­ri­cas se tra­ta pue­de ser com­pa­ra­do con pro­pie­dad con Wal­ter Sisu­lu, Govan Mbe­ki, o con cual­quier otro de los pre­sos que com­par­tie­ron pre­si­dio con Man­de­la. Asi­mis­mo, si se tra­ta de Dere­cho y de dere­chos huma­nos, su situa­ción no pue­de ser con­si­de­ra­da más que como inhu­ma­na e inacep­ta­ble en un esta­do de dere­cho. Eso denun­ció Arnal­do Ote­gi y en eso coin­ci­de una gran mayo­ría de la socie­dad vas­ca.

Atre­vi­mien­tos que tapan otras cues­tio­nes

Se sue­le decir que la igno­ran­cia es atre­vi­da. Si el atre­vi­mien­to o la igno­ran­cia, si la sed de ven­gan­za y la par­ti­cu­lar obse­sión con Ote­gi que mues­tra la sen­ten­cia fue­sen sufi­cien­te para expli­car la mis­ma, esto sería de por sí muy gra­ve. Los dos años de cár­cel bien pue­den enten­der­se en esta cla­ve. Los die­ci­séis de inha­bi­li­ta­ción, sin embar­go, tie­nen una lec­tu­ra más pro­fun­da y peli­gro­sa.

Una de las lec­cio­nes que salió del pasa­do pro­ce­so de nego­cia­ción fue que los sal­tos cua­li­ta­ti­vos dados por par­te del Esta­do que adquie­ren ran­go de estruc­tu­ral ‑las refor­mas lega­les o admi­nis­tra­ti­vas en pers­pec­ti­va puni­ti­va, así como los encau­sa­mien­tos y las con­de­nas por deli­tos polí­ti­cos son par­te de esa diná­mi­ca- difi­cul­tan terri­ble­men­te el desa­rro­llo de un pro­ce­so. El Esta­do pre­ten­de incluir­los en la agen­da como con­tra­pres­ta­ción, cuan­do debe­rían for­mar par­te de los prin­ci­pios del pro­ce­so. Ade­más, en este momen­to con­cre­to, mues­tran una uni­la­te­ra­li­dad que avan­za en el sen­ti­do opues­to a cual­quier inten­to de reso­lu­ción dia­lo­ga­da. En ese sen­ti­do, este tipo de deci­sio­nes for­man par­te de la agen­da de aque­llos a los que los irlan­de­ses lla­ma­ban «secu­ró­cra­tas», y pre­ten­den con­di­cio­nar, tan­to den­tro de su ban­do como en el «enemi­go», a quie­nes pre­ten­den dar pasos hacia un acuer­do polí­ti­co inclu­si­vo que trai­ga una paz jus­ta y dura­de­ra en pará­me­tros de demo­cra­cia. Y eso es real­men­te mucho más gra­ve, más aún si tene­mos en cuen­ta la ini­cia­ti­va de la izquier­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *