¿Qué nos trae la refor­ma labo­ral? por Ezker Aber­tza­lea

Cada una de las cri­sis que ha vivi­do el Esta­do espa­ñol ha veni­do acom­pa­ña­da de una Refor­ma Labo­ral. El obje­ti­vo ha sido siem­pre el mis­mo: que la cla­se tra­ba­ja­do­ra pague la fac­tu­ra de la cri­sis. La refor­ma labo­ral y la refor­ma de pen­sio­nes plan­tea­da por el Gobierno Espa­ñol van en esa direc­ción: pér­di­da de dere­chos para la cla­se tra­ba­ja­do­ra en gene­ral y para las muje­res en par­ti­cu­lar. Nos anun­cian aba­ra­ta­mien­to del des­pi­do, el recor­te de las pen­sio­nes de viu­de­dad, orfan­dad e inva­li­dez, el fomen­to de los con­tra­tos a tiem­po par­cial, el alar­ga­mien­to de la vida labo­ral, la fle­xi­bi­li­dad, el aumen­to de los años de coti­za­ción… Medi­das todas ellas que supo­nen una cla­ra agre­sión hacia las tra­ba­ja­do­ras ya que nos situa­rán en una situa­ción toda­vía más pre­ca­ria.

El mer­ca­do labo­ral se basa en la divi­sión sexual del tra­ba­jo y la dis­cri­mi­na­ción de las muje­res. Se nos nie­ga la posi­bi­li­dad de acce­der en igual­dad de con­di­cio­nes. Sufri­mos mayor tem­po­ra­li­dad, tene­mos los con­tra­tos más pre­ca­rios y muchas veces con­tra­tos a tiem­po par­cial. Nos vemos obli­ga­das a ele­gir entre nues­tra vida labo­ral y per­so­nal, ya que todas las tareas de cui­da­dos siguen reca­yen­do en noso­tras, y ello hace que nues­tra vida labo­ral y nues­tros años de coti­za­ción se vean trun­ca­dos.
Todas las pro­pues­tas plan­tea­das por el Gobierno espa­ñol no hacen sino pro­fun­di­zar en las des­igual­da­des entre hom­bres y muje­res. Ante la dis­cri­mi­na­ción de las muje­res no se plan­tean más que par­ches, en el mejor de los casos.

Es momen­to de decir bas­ta y salir a la calle. Hay que recla­mar empleo y sala­rios dig­nos. Hay que exi­gir un repar­to jus­to de la rique­za. Redu­cir la edad de jubi­la­ción y pen­sio­nes por enci­ma del umbral de la pobre­za. Que las muje­res que no pudie­ron acce­der al mer­ca­do labo­ral no depen­dan de míse­ras pen­sio­nes de viu­de­dad, sino que tan­to hom­bres como muje­res ten­gan dere­cho a una pen­sión dig­na.
Las muje­res debe­mos exi­gir polí­ti­cas de empleo que vayan enca­mi­na­das a la con­se­cu­ción de un mer­ca­do labo­ral que nos posi­bi­li­te la incor­po­ra­ción al mis­mo en igual­dad de opor­tu­ni­da­des y mis­mas con­di­cio­nes de tra­ba­jo que los hom­bres.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *