Dres­den 13/​02/​2010: Los nazis no pasa­ron pero ace­chan en toda Euro­pa por Pedro Aranda

Un aná­li­sis en el con­tex­to de crisis

Una impor­tan­te vic­to­ria polí­ti­ca, que hay que cele­brar y de la que hay que extraer ense­ñan­zas. Pero sin lan­zar las cam­pa­nas al vue­lo. Hace fal­ta en la situa­ción actual ante todo realismo.

Los nazis no se pasea­ron triun­fa­les sobre el cen­tro de Dres­den, como vie­nen hacien­do des­de años atrás, uti­li­zan­do la muer­te de dece­nas de miles de per­so­nas bajo las bom­bas de los ejér­ci­tos alia­dos en la Segun­da Gue­rra Mun­dial como ele­men­to pro­pa­gan­dís­ti­co y de revi­sión histórica.

Con­tex­to

El obje­ti­vo para los neo­na­zis era una demos­tra­ción de fuer­za. Y bue­nos moti­vos tenían para con­fiar en el éxi­to de su con­vo­ca­to­ria. En un con­tex­to de cri­sis, des­em­pleo y des­orien­ta­ción de gran par­te de las capas tra­ba­ja­do­ras de la socie­dad euro­pea y ale­ma­na en par­ti­cu­lar, las orga­ni­za­cio­nes de la extre­ma dere­cha pre­ten­drían una demos­tra­ción de que son un ele­men­to a tener en cuen­ta en el esce­na­rio polí­ti­co actual. Sus éxi­tos elec­to­ra­les en Ale­ma­nia del Este, y los de orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas en paí­ses cer­ca­nos les hacen tener con­fian­za en sus pro­pias fuerzas.

A gran­des ras­gos: en Polo­nia se ha desa­rro­lla­do la extre­ma dere­cha a la som­bra de los gobier­nos popu­lis­tas de dere­cha de la últi­ma déca­da. Han hecho del anti­co­mu­nis­mo y el fana­tis­mo cató­li­co sus prin­ci­pa­les bazas, y las agre­sio­nes a per­so­nas por moti­vos de orien­ta­ción sexual se han dis­pa­ra­do. En Hun­gría el núme­ro de gita­nos ase­si­na­dos a manos de cami­sas par­das fas­cis­tas se cuen­tan por dece­nas 1), ade­más de dis­po­ner de fuer­za sufi­cien­te de poner al gobierno social­de­mó­cra­ta sobre las cuer­das y con­tar con ron­das para­mi­li­ta­res de «segu­ri­dad ciu­da­da­na». En Aus­tria tam­bién en eta déca­da, la extre­ma dere­cha tie­ne resul­ta­dos e influen­cia de gobierno. En el nor­te de Ita­lia, el movi­mien­to fas­cis­ta, a ejem­plo de Hun­gría, se atre­ve a orga­ni­zar sus pro­pios gru­pos para­mi­li­ta­res bajo la excu­sa de la «inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na» y pone a los migran­tes en el cen­tro de la dia­na. La extre­ma dere­cha fran­ce­sa no cede, y en Ingla­te­rra han dado el cam­pa­na­zo con su entra­da al par­la­men­to europeo.

Con este pano­ra­ma y una cri­sis eco­nó­mi­ca y social que no cesa, el NPD ‑prin­ci­pal par­ti­do de extre­ma dere­cha ale­ma­na- se sien­te en su sal­sa, espe­cial­men­te e n la par­te orien­tal del país (anti­gua Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na – DDR). Los gobier­nos (SPD-Ver­des, pos­te­rio­res CDU-SPD y actual CDU-Libe­ra­les) de los últi­mos años se han dedi­ca­do a ata­car de for­ma masi­va el Esta­do social ale­mán. Aun­que las con­di­cio­nes para los tra­ba­ja­do­res nati­vos siguen sien­do mejo­res que en otros paí­ses, las con­di­cio­nes de las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo han empeo­ra­do, y el ata­que a ser­vi­cios públi­cos es cada vez mayor. Es el caso por ejem­plo de la edu­ca­ción. Ade­más de pla­near nue­vas refor­mas sobre el sis­te­ma sani­ta­rio y estar a deba­te refor­mas de impues­tos bene­fi­cio­sas para ricos y per­ju­di­cia­les para cla­ses bajas.

Por su lado, la extre­ma dere­cha pre­ten­de hacer­se un hue­co deci­si­vo en el pano­ra­ma polí­ti­co. Para ello se sir­ve de diver­sas estra­te­gias, una de las cua­les es rees­cri­bir, revi­sio­nar la his­to­ria. Des­di­bu­jar la noción de anti-impe­ria­lis­mo y hacer­la ade­cua­da a su pro­yec­to. Usar ele­men­tos pro­gre­sis­tas mani­pu­lán­do­los de for­ma pro­pa­gan­dís­ti­ca para acer­car a jóve­nes sin for­ma­ción a sus pos­tu­ras. Algu­nos gru­pos neo­na­zis usan la ima­gen del Che Gue­va­ra para ter­gi­ver­sar su lucha anti-impe­ria­lis­ta y pre­sen­tar­la en for­ma de lucha pro-nacio­na­lis­ta en sen­ti­do cho­vi­nis­ta. Tam­bién es des­ta­ca­ble el uso del apo­yo a la lucha pales­ti­na como ele­men­to de ata­que a los judíos. Estos casos peque­ños ele­men­tos de mues­tra. Pero hay armas más poten­tes para la mani­pu­la­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca: usar el bom­bar­deo de Dres­den, des­con­tex­tua­li­zán­do­lo de sus cau­sas reales y reavi­van­do el dis­cur­so vic­ti­mis­ta emo­cio­nal y patrió­ti­co, etc… 2)

Dres­den en cuestión

Los nazis no pasa­ron en Dres­den por­que se encon­tra­ron enfren­te con una mayo­ría numé­ri­ca de anti­fas­cis­tas. Pero no sólo eso, sino que tam­bién en esta oca­sión fue mayor des­de hacía años el nivel de orga­ni­za­ción y uni­dad en los obje­ti­vos anti­fas­cis­tas, lo había per­mi­ti­do una mayor uni­dad de acción de los dife­ren­tes gru­pos y de pre­pa­ra­ción polí­ti­ca del terreno antes la la movi­li­za­ción del día 13.

La cam­pa­ña uni­ta­ria sufrió un inten­to sis­te­má­ti­co del boi­co­teo por par­tes de las auto­ri­da­des polí­ti­co-judi­cia­les. Algu­nas cues­tio­nes a destacar:

- Inten­to de eli­mi­nar la web de la cam­pa­ña. Sema­nas antes de la movi­li­za­ción, un juz­ga­do ale­mán cen­su­ró la web en base al razo­na­mien­to de que si la movi­li­za­ción fas­cis­ta había sido lega­li­za­da, una con­vo­ca­to­ria con­tra­ria que con­te­nía la pala­bra «blo­queo» aca­ba­ría en dis­tur­bios, y que por lo tan­to había que evi­tar que se pro­du­je­ra y per­mi­tir exclu­si­va­men­te la mar­cha lega­li­za­da, la fas­cis­ta. La cam­pa­ña tuvo que bus­car un ser­vi­dor en el extran­je­ro rápidamente.

- Con­se­cuen­cia de la mis­ma sen­ten­cia judi­cial con­tra la peli­gro­si­dad del «blo­queo», hizo que loca­les de orga­ni­za­cio­nes con­vo­can­tes fue­ran regis­tra­dos y extraí­do mate­rial de los mis­mos. Y aco­so a los gru­pos de pega­das, ya que el car­tel uni­ta­rio con­vo­can­te se había con­ver­ti­do de fac­to en ilegal.

- Aco­so poli­cial per­ma­nen­te que tam­bién iba des­de la pre­sión a las empre­sas de los auto­bu­ses fle­ta­dos por los anti­fas­cis­tas para que abor­ta­ran los tra­yec­tos, has­ta la pre­sión per­ma­nen­te a los mani­fes­tan­tes en un esce­na­rio que pare­cía pro­pio de una gue­rra. Dres­den era una ciu­dad mili­ta­ri­za­da con alre­de­dor de 6.000 efec­ti­vos poli­cia­les e innu­me­ra­ble mate­rial antidisturbios.

- Dene­ga­ción del per­mi­so a la con­cen­tra­ción prin­ci­pal de la cam­pa­ña anti­fas­cis­ta, que tuvo que ser recon­vo­ca­da en últi­mo momen­to bajo la figu­ra legal de una mani­fes­ta­ción con­tra la prohi­bi­ción de la mani­fes­ta­ción pre­via prohibida.

A pesar de todo ello, la bue­na cam­pa­ña de pre­pa­ra­ción y movi­li­za­ción tuvo bue­nos resul­ta­dos. Y a pri­me­ra hora de la maña­na en Dres­den se podía ver cla­ra­men­te que había muchos miles de anti­fas­cis­tas y que iba a ser difí­cil para las fuer­zas poli­cia­les arrin­co­nar­les y des­alo­jar­les, como en otros años ocu­rrió. Pre­ci­sa­men­te fue efec­ti­va la idea de blo­quear median­te muchas con­cen­tra­cio­nes los dife­ren­tes pun­tos de entra­da al cen­tro de la ciu­dad don­de esta­ba con­vo­ca­da la mar­cha nazi. Gru­pos de dife­ren­tes tama­ños y tipo­lo­gía polí­ti­ca blo­quea­ron puen­tes y las prin­ci­pa­les arte­rias de la ciu­dad. Según iban lle­gan­do en auto­bu­ses de dife­ren­tes pun­tos del país, se diri­gían a blo­quear dife­ren­tes luga­res. Cuan­do un peque­ño gru­po en un puen­te era des­alo­ja­do por la poli­cía, se podía sumar a uno más gran­de situa­do más atrás y así resis­tir de nue­vo a la pre­sión poli­cial, que en líneas gene­ra­les se man­tu­vo pre­sio­nan­do pero sin ata­ques masivos.

Curio­sa­men­te, el ines­ta­ble equi­li­brio entre los muy dife­ren­tes gru­pos con­vo­can­tes y de mani­fes­tan­tes tuvo un buen resul­ta­do. La dis­tri­bu­ción de las fuer­zas en dife­ren­tes pun­tos y la per­sis­ten­cia en no dejar­se caer en las pro­vo­ca­cio­nes poli­cia­les pro­vo­ca­ron un cam­po de jue­go en el que la poli­cía tuvo que desis­tir de dar vía libre a la mani­fes­ta­ción nazi. El dile­ma en el que se encon­tra­ban las auto­ri­da­des era que la ciu­dad aca­ba­ra sumi­da en una bata­lla cam­pal de todos con­tra todos, o esta­ble­cer una repre­sión poli­cial tan sal­va­je con­tra los anti­fas­cis­tas que sería difí­cil de jus­ti­fi­car para el goberno cen­tral con­ser­va­dor-libe­ral de Ange­la Mer­kel, ya que las mar­chas anti­fas­cis­tas empie­zan a ganar popu­la­ri­dad en un país que vuel­ve a ver­le las ore­jas al lobo. 3)

Rápi­da­men­te se des­ata­ron las ten­sio­nes inter­nas entre los cami­sas par­das y hubo algún cona­to de enfre­na­ta­mien­to fra­ti­ci­da, según reco­gie­ron algu­nos medios de comu­ni­ca­ción. Algu­nos neo­na­zis apos­ta­ban rom­per los cor­do­nes poli­cia­les y enfren­tar­se a los anti­fas­cis­tas. Los más expe­ri­men­ta­dos, con la cabe­za más fría y cons­cien­tes que que un espec­tácu­lo de ese tipo tira­rían por la bor­da su inten­to de pre­sen­tar­se como alter­na­ti­va seria, fre­na­ron los ímpe­tus. Posi­ble­men­te des­atar diná­mi­cas fra­ti­ci­das de este tipo, enfren­tar a los neo­na­zis con sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, sea una de las estra­te­gias más inte­li­gen­tes que pue­dan seguir las izquier­das en el momen­to actual.

Ha sido una derro­ta impor­tan­te en el inten­to de la extre­ma dere­cha ale­ma­na de dar­se una ima­gen de fuer­za, demo­crá­ti­ca y res­pe­ta­ble. Pero la situa­ción sir­ve de base mate­rial y polí­ti­ca para el dis­cur­so de los neo­na­zis sigue pre­sen­te. Y pese a erro­res, derro­tas pun­tua­les como ésta y haber per­di­do algún par­la­men­ta­rio en las pasa­das elec­cio­nes regio­na­les, su pro­yec­ción públi­ca se man­tie­ne y capa­ci­dad de pro­pa­gan­da y cap­ta­ción de miem­bros cre­ce. Tan­to de for­ma abier­ta como de for­ma sote­rra­da a tra­vés de infil­tra­ción en aso­cia­cio­nes depor­ti­vas, gru­pos juve­ni­les, aso­cia­cio­nes de veci­nos y segu­ri­dad ciu­da­da­na, se pre­sen­tan como un serio peli­gro latente.

Tras el blo­queo de la mar­cha, que inclu­so la dere­cha CDU, gober­nan­te en lo local, quie­ra hacer­se con el méri­to de la derro­ta de los neo­na­zis es algo de lo que tam­bién hay que rea­li­zar una lec­tu­ra 4). Pri­me­ro inten­ta­ron boi­co­tear por acti­va y pasi­va cual­quier posi­bi­li­dad seria de blo­quear a los nazis. Una vez que resul­ta exi­to­sa la movi­li­za­ción uni­ta­ria, que se ha inten­ta­do boi­co­tear por todos los medios lega­les y poli­cia­les, se pres­tan a pre­sen­tar­se como si fue­ran poco menos los cau­san­tes del tal éxi­to. La capa­ci­dad de subir­se a caba­llo gana­dor y de ter­gi­ver­sar sus pro­pias pos­tu­ras es siem­pre sor­pren­den­te para los par­ti­dos de gobierno. Éxi­to tam­bién de la cam­pa­ña anti­fas­cis­ta que ha obli­ga­do has­ta a la pro­pia dere­cha a tener que acep­tar el dis­cur­so anti­na­zi para no que­dar­se atrás. Ade­más, la eli­te polí­ti­co-eco­nó­mi­ca sir­vién­do­se del gobierno y los medios pre­ten­de eclip­sar cual­quier cam­pa­ña uni­ta­ria de resis­ten­cia, res­tán­do­le pro­ta­go­nis­mo, por mie­do a que se extien­da esta diná­mi­ca de movi­li­za­ción a otras luchas con­tra las polí­ti­cas anti­so­cia­les de la actual coa­li­ción gobernante.

Una impor­tan­te vic­to­ria polí­ti­ca, que hay que cele­brar y de la que hay que extraer ense­ñan­zas. Pero sin lan­zar las cam­pa­nas al vue­lo. Hace fal­ta en la situa­ción actual ante todo rea­lis­mo. Las extre­mas dere­chas euro­peas están dan­do seña­les muy cla­ras de que saben bien mover­se en con­tex­tos de cri­sis. De hecho, han esta­do pre­pa­rán­do­se a con­cien­cia para un perio­do his­tó­ri­co de agu­di­za­ción de las con­vul­sio­nes sociales.

La izquier­da, el cen­tro, y la dere­cha. No hay alter­na­ti­va: tomar la iniciativa

Pre­ci­sa­men­te, la vic­to­ria de Dres­den demues­tra que exis­te capa­ci­dad real de parar y arrin­co­nar a la extre­ma dere­cha. Pero para eso la izquier­da polí­ti­ca y los movi­mien­tos socia­les deben tener afán de vic­to­ria. Pero vic­to­ria en las calles, en la capa­ci­dad de orga­ni­za­ción social de la rabia y el des­con­ten­to social en un país de Esta­do social don­de el neo­li­be­ra­lis­mo exi­ge sin pau­sa ata­ques con­cre­tos a la pro­tec­ción social. Pro­tec­ción social de la que de hecho sue­len que­dar al mar­gen los inmi­gran­tes que no dis­po­nen de pasa­por­te ale­mán, sien­do car­ne de cañón de las pési­mas con­di­cio­nes del mer­ca­do labo­ral y los tra­ba­jos «en negro». Pero no serán úti­les vic­to­rias elec­to­ra­les que sola­men­te sir­van para reedi­tar gobier­nos de supe­di­ta­ción a la social­de­mo­cra­cia y de apli­ca­ción de polí­ti­cas anti­so­cia­les en nom­bre del mal menor.

Es recu­rren­te en el pano­ra­ma de los medios escri­tos ale­ma­nes al ata­que a Die Lin­ke, til­dán­do­lo de extre­ma izquier­da, com­pa­rán­do­lo con la extre­ma dere­cha por el supues­to carác­ter popu­lis­ta de sus pro­pues­tas. En cier­ta mane­ra, son los úni­cos dos par­ti­dos que pue­den reco­ger el «voto bron­ca» de las capas popu­la­res des­ilu­sio­na­das por años de gobier­nos social­de­mó­cra­tas de recor­te de dere­chos socia­les y apo­yo a los ricos. Lógi­ca­men­te, este tipo de acu­sa­ción de popu­lis­ta a Die Lin­ke, que la más de las veces pro­vie­ne de los medios afi­nes a SPD o Ver­des, mues­tran la inquie­tud de estos par­ti­dos por per­der su espa­cio elec­to­ral fren­te a una izquier­da con un pro­gra­ma socia­lis­ta y anti-imperialista.

Para­dó­ji­ca­men­te, el peli­gro para Die Lin­ke ale­ma­na es morir de pro­pio éxi­to. Es decir, cre­cer más rápi­do en el valor de voto y repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal que el el nivel de la capa­ci­dad de movi­li­za­ción y for­ma­ción de cua­dros. Es la dis­yun­ti­va en la que se han movi­do en las últi­mas déca­das los par­ti­dos clá­si­cos a la izquier­da de la social­de­mo­cra­cia euro­pea. Es pre­vi­si­ble que este par­ti­do aún nue­vo y en for­ma­ción se enfren­ta­rá a con­tra­dic­cio­nes y cri­sis simi­la­res. Aun­que el perio­do his­tó­ri­co y el par­ti­do que estar por jugar­se se dará en un esce­na­rio dife­ren­te a la de la cri­sis de los par­ti­dos comu­nis­tas. Es toda­vía tem­prano para rea­li­zar pro­fe­cías sobre el caso ale­mán. Pero no es casua­li­dad que la extre­ma dere­cha ale­ma­na sea más fuer­te en aque­llos luga­res del Este del país, don­de Die Lin­ke tie­ne mejo­res resul­ta­dos elec­to­ra­les (anti­guo PDS) y de hecho gobier­na en cola­ción con el SPD o se mues­tra deseo­sa de hacer­lo en gobier­nos de cen­tro-izquier­da. Aquí vale más que nun­ca esa máxi­ma según la cual la izquier­da no pue­de con­se­guir median­te cañe­ría par­la­men­ta­ria lo que no es capaz de con­se­guir en la calle. Gobier­nos pro­gre­sis­tas sin orga­ni­za­ción popu­lar sola­men­te pue­den lle­var a des­ilu­sión y paso­tis­mo de las cla­ses popu­la­res, y a refor­za­mien­to de las sali­das auto­ri­ta­rias de dere­cha. Es una ense­ñan­za his­tó­ri­ca que se ha mos­tra­do repe­ti­da­men­te trá­gi­ca en su verdad.

De hecho, y como comen­ta­mos arri­ba, la extre­ma dere­cha ale­ma­na a pesar de tener retro­ce­sos y derro­tas como esta que narra­mos aquí, rea­li­za una labor per­ma­nen­te de pro­pa­gan­da y refor­za­mien­to orga­ni­za­ti­vo. Otra pun­ta de lan­za usa­da des­de hace años es la cues­tión de la isla­mo­fo­bia. Bajo la cor­ti­na de humo de la «inva­sión islá­mi­ca» pre­ten­den escon­der la cues­tión de que son ya varias gene­ra­cio­nes de inmi­gran­tes los que han levan­ta­do la eco­no­mía del país a base de tra­ba­jo a des­ta­jo en la indus­tria y en los sec­to­res de ser­vi­cios con el escla­vis­mo del tra­ba­jo «en negro». Pre­ci­sa­men­te en épo­ca de cri­sis como ésta, vie­ne muy bien a la patro­nal y los pode­res fác­ti­vos reani­mar espan­ta­pá­ja­ros como éste, para pre­pa­rar el terreno de la gue­rra de pobres con­tra pobres en for­ma de racismo.

La cam­pa­ña con­tra la prohi­bi­ción de los mina­re­tes en Sui­za ya tuvo sus con­se­cuen­cias en Ale­ma­nia en los pasa­dos meses. Sal­tó a los medios de comu­ni­ca­ción como tema cen­tral. Y aun­que ha pasa­do a segun­do plano en las últi­mas sema­nas, ya han apa­re­ci­do en la capi­tal los pri­me­ros ele­men­tos de pro­pa­gan­da de una ini­cia­ti­va «ciu­da­da­na» ‑care­ta de los neo­na­zis- con­tra la isla­mi­za­ción de la ciu­dad. Cabe en este apar­ta­do recor­dar epi­so­dios trá­gi­cos como el ase­si­na­to de Mar­wa Ali El-Sher­bi­ni a cuchi­lla­zos por un neo­na­zi en ple­na sesión de un jui­cio con­tra él. Le ases­tó 18 puña­la­das en públi­co, y cuan­do su espo­so inten­tó defen­der­la, la poli­cía allí pre­sen­te le dis­pa­ró a él en lugar de al agre­sor neo­na­zi. Un «acci­den­te» que mues­tra has­ta dón­de lle­ga la pene­tra­ción del dis­cur­so isla­mó­fo­bo en algu­nas zonas del país.

La lucha anti­fas­cis­ta no pue­de ser más un sim­ple lema vació de con­te­ni­do prác­ti­co o una esté­ti­ca. Debe estar pre­sen­te en las estra­te­gias y el día a día de las orga­ni­za­cio­nes pro­gre­sis­tas y movi­mien­tos socia­les. Pue­blo a pue­blo, barrio a barrio inten­tan cons­truir­se las orga­ni­za­cio­nes fas­cis­tas a fue­go len­to. Sola­men­te se le pue­de hacer fren­te, ocu­pan­do antes esos espa­cios socia­les. Refor­zan­do las luchas sin­di­ca­les des­de la base y creán­do­le con­tra­dic­cio­nes a las buro­cra­cias, unien­do las luchas de los movi­mien­tos socia­les para con­se­guir vic­to­rias y ani­mar a la auto­or­ga­ni­za­ción ciu­da­da­na. Sola­men­te se les pue­de ven­cer en las calles, uti­li­zan­do el par­la­men­to como ins­tru­men­to de denun­cia y agi­ta­ción, pero sin caer en las ilu­sión par­la­men­ta­ria de cam­biar las cosas des­de arri­ba. Por­que como bien iro­ni­zó Oli­vier Besa­nçe­not [repi­tien­do una fra­se de Eduar­do Galeano] en su últi­ma visi­ta a Madrid: «Si la elec­cio­nes sir­vie­ran para cam­biar real­men­te las cosas, ya las habrían prohibido.»

Los movi­mien­tos fas­cis­tas, con el bene­plá­ci­to de muchos gobier­nos y sec­to­res empre­sa­ria­les, vuel­ven a levan­tar la ban­de­ra de la caza de bru­jas, de bus­car cul­pa­bles a la cri­sis pre­ci­sa­men­te en los sec­to­res más débi­les de la socie­dad y es lo que la sufren de for­ma más bru­tal por­que muchas veces no dis­po­nen de los míni­mos dere­chos socia­les: inmi­gran­tes, para­dos, etc. Vie­nen bien a los pode­ro­sos como cor­ti­na de humo. Por ese moti­vo hay que seña­lar una y otra vez a los cul­pa­bles: los que se enri­que­cie­ron a cos­ta de un mode­lo sal­va­je insos­te­ni­ble. Los que quie­ren vaciar las arcas del Esta­dos en for­ma de ayu­das direc­tas (a los ban­cos) e indi­rec­tas (mer­can­ti­li­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos). Es el plan de cri­sis para la éli­tes eco­nó­mi­cas euro­peas. Quie­ren vaciar las arcas del Esta­do para enri­que­cer­se aún más y para eli­mi­nar las ya raquí­ti­cas ayu­das socia­les. Para que los para­dos ten­gan que tra­ba­jar en con­di­cio­nes escla­vas sin nin­gu­na pro­tec­ción social. Es su sue­ño: la gue­rra de los pobres con­tra los pobres. Y para ello usa­rán todos los ins­tru­men­tos en sus manos: refor­mas labo­ra­les y más pri­va­ti­za­cio­nes. Y si las cla­ses popu­la­res no se dejan, siem­pre está a alter­na­ti­va de sol­tar los perros con cami­sas pardas.

La movi­li­za­ción y auto­or­ga­ni­za­ción es la úni­ca mane­ra de hacer fren­te a la extre­ma dere­cha, que sabe explo­tar muy bien la fala­cia del cen­tro polí­ti­co. Ese eufe­mis­mo, ese con­cep­to vacío que duran­te déca­das ha ser­vi­do para que los polí­ti­cos de dis­tin­tos par­ti­dos en gobierno secues­tren la polí­ti­ca y la pon­gan al ser­vi­cio del mer­ca­do y la dic­ta­du­ra capi­ta­lis­ta del pen­sa­mien­to úni­co. Es hora de libe­rar la polí­ti­ca para el pue­blo, de bajar­la a la calle, con­ver­tir­la en una acti­vi­dad social masiva.

El 13 de febre­ro los nazis no pasa­ron en Dres­den, ni vol­ve­rán a pasar nun­ca más!

Ber­lin, 18/​02/​2010


Notas

1) Sobre las cues­tión de la per­se­cu­ción a gita­nos, ten­dre­mos que pen­sar que has­ta que no ocu­rra otro holo­caus­to nin­gu­na ins­ti­tu­ción los toma­ra en serio como seres huma­nos. La cace­ría, racis­mo y exclu­sión social que sufren los gita­nos del este euro­peo en la Euro­pa del siglo XXI es abo­mi­na­ble, y un sín­to­ma de lo que pue­de venir en tiem­pos futuros.

2) Cabe aquí comen­tar de paso, que el bom­bar­deo de Dres­den fue una masa­cre del todo inne­ce­sa­ria, menos rele­van­te des­de un pun­to de vis­ta mili­tar de vic­to­ria alia­da que el uso de las bom­bas ató­mi­cas en Japón. Ambas masa­cres son fácil­men­te enmar­ca­bles en el inten­to de las fuer­zas alia­das de enviar un men­sa­je a la URSS sobre la post­gue­rra. En cier­ta mane­ra, pue­de hablar­se des­de ese momen­to del comien­zo de la gue­rra fría, como bien ha ana­li­za­do Jac­ques R. Pau­wels en http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​4​3​333 13/​02/​2010 (El mito de la gue­rra bue­na: EE.UU. en la Segun­da Gue­rra Mun­dial)

3) La cam­pa­ña uni­ta­ria abar­ca un amplio aba­ni­co de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les. Des­de los sec­to­res más mode­ra­dos de la izquier­da (jóve­nes del SPD y los Ver­des) has­ta gru­pos de la revo­lu­cio­na­ria, pasan­do por orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, así como la mul­ti­tud de gru­pos anti­fas­cis­tas de la lla­ma­da «esce­na autó­no­ma». Sobre estos últi­mos hay que des­ta­car que rea­li­za­ron un tra­ba­jo impor­tan­te de blo­queo de puen­tes y otros pun­tos «calien­tes», don­de la inti­mi­da­ción de la poli­cía fue inten­sa. Pero tam­bién es des­ta­ca­ble el hecho de que la diná­mi­ca de resis­ten­cia de no ceder a pro­vo­ca­cio­nes poli­cia­les fue par­te impor­tan­te del éxi­to de la cam­pa­ña. Los enfren­ta­mien­tos direc­tos con­tra poli­cía fue­ron pun­tua­les, más par­te del fol­klo­re típi­co de estos even­tos que otra cosa. Die Lin­ke jugó un papel impor­tan­te en la orga­ni­za­ción pre­via y movi­li­za­ción, así como la orga­ni­za­ción estu­dian­til SDS-Die Linke.

4) Ins­ti­tu­cio­nes loca­les y paci­fis­tas ofi­cia­lis­tas habían con­vo­ca­do una cade­na huma­na en la ciu­dad anti­gua, muy lejos de la con­vo­ca­to­ria fas­cis­ta. Tal con­vo­ca­to­ria fue rea­li­za­da en con­tra del uso revi­sio­nis­ta neo­na­zi de del bom­bar­deo de Dres­den. Pero en nin­gún momen­to se pre­sen­ta­ba como un inten­to de parar la movi­li­za­ción nazi. Los medios de comu­ni­ca­ción se apre­su­ra­ron a pre­sen­tar el fra­ca­so de la movi­li­za­ción nazi como con­se­cuen­cia de esta cade­na huma­na, que no tuvo nada que ver con ello. Un inten­to más de tor­pe­dear la cam­pa­ña uni­ta­ria anti­fas­cis­ta, inten­tan­do de for­ma deses­pe­ra­da hacer­la des­apa­re­cer del esce­na para lso lec­to­res menos infor­ma­dos sobre la situación.

unmun​do​por​ga​nar​.blogs​pot​.com


Noti­cia rela­cio­na­da en La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.