Dres­den 13/​02/​2010: Los nazis no pasa­ron pero ace­chan en toda Euro­pa por Pedro Aran­da

Un aná­li­sis en el con­tex­to de cri­sis

Una impor­tan­te vic­to­ria polí­ti­ca, que hay que cele­brar y de la que hay que extraer ense­ñan­zas. Pero sin lan­zar las cam­pa­nas al vue­lo. Hace fal­ta en la situa­ción actual ante todo rea­lis­mo.

Los nazis no se pasea­ron triun­fa­les sobre el cen­tro de Dres­den, como vie­nen hacien­do des­de años atrás, uti­li­zan­do la muer­te de dece­nas de miles de per­so­nas bajo las bom­bas de los ejér­ci­tos alia­dos en la Segun­da Gue­rra Mun­dial como ele­men­to pro­pa­gan­dís­ti­co y de revi­sión his­tó­ri­ca.

Con­tex­to

El obje­ti­vo para los neo­na­zis era una demos­tra­ción de fuer­za. Y bue­nos moti­vos tenían para con­fiar en el éxi­to de su con­vo­ca­to­ria. En un con­tex­to de cri­sis, des­em­pleo y des­orien­ta­ción de gran par­te de las capas tra­ba­ja­do­ras de la socie­dad euro­pea y ale­ma­na en par­ti­cu­lar, las orga­ni­za­cio­nes de la extre­ma dere­cha pre­ten­drían una demos­tra­ción de que son un ele­men­to a tener en cuen­ta en el esce­na­rio polí­ti­co actual. Sus éxi­tos elec­to­ra­les en Ale­ma­nia del Este, y los de orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas en paí­ses cer­ca­nos les hacen tener con­fian­za en sus pro­pias fuer­zas.

A gran­des ras­gos: en Polo­nia se ha desa­rro­lla­do la extre­ma dere­cha a la som­bra de los gobier­nos popu­lis­tas de dere­cha de la últi­ma déca­da. Han hecho del anti­co­mu­nis­mo y el fana­tis­mo cató­li­co sus prin­ci­pa­les bazas, y las agre­sio­nes a per­so­nas por moti­vos de orien­ta­ción sexual se han dis­pa­ra­do. En Hun­gría el núme­ro de gita­nos ase­si­na­dos a manos de cami­sas par­das fas­cis­tas se cuen­tan por dece­nas 1), ade­más de dis­po­ner de fuer­za sufi­cien­te de poner al gobierno social­de­mó­cra­ta sobre las cuer­das y con­tar con ron­das para­mi­li­ta­res de «segu­ri­dad ciu­da­da­na». En Aus­tria tam­bién en eta déca­da, la extre­ma dere­cha tie­ne resul­ta­dos e influen­cia de gobierno. En el nor­te de Ita­lia, el movi­mien­to fas­cis­ta, a ejem­plo de Hun­gría, se atre­ve a orga­ni­zar sus pro­pios gru­pos para­mi­li­ta­res bajo la excu­sa de la «inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na» y pone a los migran­tes en el cen­tro de la dia­na. La extre­ma dere­cha fran­ce­sa no cede, y en Ingla­te­rra han dado el cam­pa­na­zo con su entra­da al par­la­men­to euro­peo.

Con este pano­ra­ma y una cri­sis eco­nó­mi­ca y social que no cesa, el NPD ‑prin­ci­pal par­ti­do de extre­ma dere­cha ale­ma­na- se sien­te en su sal­sa, espe­cial­men­te e n la par­te orien­tal del país (anti­gua Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na – DDR). Los gobier­nos (SPD-Ver­des, pos­te­rio­res CDU-SPD y actual CDU-Libe­ra­les) de los últi­mos años se han dedi­ca­do a ata­car de for­ma masi­va el Esta­do social ale­mán. Aun­que las con­di­cio­nes para los tra­ba­ja­do­res nati­vos siguen sien­do mejo­res que en otros paí­ses, las con­di­cio­nes de las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo han empeo­ra­do, y el ata­que a ser­vi­cios públi­cos es cada vez mayor. Es el caso por ejem­plo de la edu­ca­ción. Ade­más de pla­near nue­vas refor­mas sobre el sis­te­ma sani­ta­rio y estar a deba­te refor­mas de impues­tos bene­fi­cio­sas para ricos y per­ju­di­cia­les para cla­ses bajas.

Por su lado, la extre­ma dere­cha pre­ten­de hacer­se un hue­co deci­si­vo en el pano­ra­ma polí­ti­co. Para ello se sir­ve de diver­sas estra­te­gias, una de las cua­les es rees­cri­bir, revi­sio­nar la his­to­ria. Des­di­bu­jar la noción de anti-impe­ria­lis­mo y hacer­la ade­cua­da a su pro­yec­to. Usar ele­men­tos pro­gre­sis­tas mani­pu­lán­do­los de for­ma pro­pa­gan­dís­ti­ca para acer­car a jóve­nes sin for­ma­ción a sus pos­tu­ras. Algu­nos gru­pos neo­na­zis usan la ima­gen del Che Gue­va­ra para ter­gi­ver­sar su lucha anti-impe­ria­lis­ta y pre­sen­tar­la en for­ma de lucha pro-nacio­na­lis­ta en sen­ti­do cho­vi­nis­ta. Tam­bién es des­ta­ca­ble el uso del apo­yo a la lucha pales­ti­na como ele­men­to de ata­que a los judíos. Estos casos peque­ños ele­men­tos de mues­tra. Pero hay armas más poten­tes para la mani­pu­la­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca: usar el bom­bar­deo de Dres­den, des­con­tex­tua­li­zán­do­lo de sus cau­sas reales y reavi­van­do el dis­cur­so vic­ti­mis­ta emo­cio­nal y patrió­ti­co, etc… 2)

Dres­den en cues­tión

Los nazis no pasa­ron en Dres­den por­que se encon­tra­ron enfren­te con una mayo­ría numé­ri­ca de anti­fas­cis­tas. Pero no sólo eso, sino que tam­bién en esta oca­sión fue mayor des­de hacía años el nivel de orga­ni­za­ción y uni­dad en los obje­ti­vos anti­fas­cis­tas, lo había per­mi­ti­do una mayor uni­dad de acción de los dife­ren­tes gru­pos y de pre­pa­ra­ción polí­ti­ca del terreno antes la la movi­li­za­ción del día 13.

La cam­pa­ña uni­ta­ria sufrió un inten­to sis­te­má­ti­co del boi­co­teo por par­tes de las auto­ri­da­des polí­ti­co-judi­cia­les. Algu­nas cues­tio­nes a des­ta­car:

- Inten­to de eli­mi­nar la web de la cam­pa­ña. Sema­nas antes de la movi­li­za­ción, un juz­ga­do ale­mán cen­su­ró la web en base al razo­na­mien­to de que si la movi­li­za­ción fas­cis­ta había sido lega­li­za­da, una con­vo­ca­to­ria con­tra­ria que con­te­nía la pala­bra «blo­queo» aca­ba­ría en dis­tur­bios, y que por lo tan­to había que evi­tar que se pro­du­je­ra y per­mi­tir exclu­si­va­men­te la mar­cha lega­li­za­da, la fas­cis­ta. La cam­pa­ña tuvo que bus­car un ser­vi­dor en el extran­je­ro rápi­da­men­te.

- Con­se­cuen­cia de la mis­ma sen­ten­cia judi­cial con­tra la peli­gro­si­dad del «blo­queo», hizo que loca­les de orga­ni­za­cio­nes con­vo­can­tes fue­ran regis­tra­dos y extraí­do mate­rial de los mis­mos. Y aco­so a los gru­pos de pega­das, ya que el car­tel uni­ta­rio con­vo­can­te se había con­ver­ti­do de fac­to en ile­gal.

- Aco­so poli­cial per­ma­nen­te que tam­bién iba des­de la pre­sión a las empre­sas de los auto­bu­ses fle­ta­dos por los anti­fas­cis­tas para que abor­ta­ran los tra­yec­tos, has­ta la pre­sión per­ma­nen­te a los mani­fes­tan­tes en un esce­na­rio que pare­cía pro­pio de una gue­rra. Dres­den era una ciu­dad mili­ta­ri­za­da con alre­de­dor de 6.000 efec­ti­vos poli­cia­les e innu­me­ra­ble mate­rial anti­dis­tur­bios.

- Dene­ga­ción del per­mi­so a la con­cen­tra­ción prin­ci­pal de la cam­pa­ña anti­fas­cis­ta, que tuvo que ser recon­vo­ca­da en últi­mo momen­to bajo la figu­ra legal de una mani­fes­ta­ción con­tra la prohi­bi­ción de la mani­fes­ta­ción pre­via prohi­bi­da.

A pesar de todo ello, la bue­na cam­pa­ña de pre­pa­ra­ción y movi­li­za­ción tuvo bue­nos resul­ta­dos. Y a pri­me­ra hora de la maña­na en Dres­den se podía ver cla­ra­men­te que había muchos miles de anti­fas­cis­tas y que iba a ser difí­cil para las fuer­zas poli­cia­les arrin­co­nar­les y des­alo­jar­les, como en otros años ocu­rrió. Pre­ci­sa­men­te fue efec­ti­va la idea de blo­quear median­te muchas con­cen­tra­cio­nes los dife­ren­tes pun­tos de entra­da al cen­tro de la ciu­dad don­de esta­ba con­vo­ca­da la mar­cha nazi. Gru­pos de dife­ren­tes tama­ños y tipo­lo­gía polí­ti­ca blo­quea­ron puen­tes y las prin­ci­pa­les arte­rias de la ciu­dad. Según iban lle­gan­do en auto­bu­ses de dife­ren­tes pun­tos del país, se diri­gían a blo­quear dife­ren­tes luga­res. Cuan­do un peque­ño gru­po en un puen­te era des­alo­ja­do por la poli­cía, se podía sumar a uno más gran­de situa­do más atrás y así resis­tir de nue­vo a la pre­sión poli­cial, que en líneas gene­ra­les se man­tu­vo pre­sio­nan­do pero sin ata­ques masi­vos.

Curio­sa­men­te, el ines­ta­ble equi­li­brio entre los muy dife­ren­tes gru­pos con­vo­can­tes y de mani­fes­tan­tes tuvo un buen resul­ta­do. La dis­tri­bu­ción de las fuer­zas en dife­ren­tes pun­tos y la per­sis­ten­cia en no dejar­se caer en las pro­vo­ca­cio­nes poli­cia­les pro­vo­ca­ron un cam­po de jue­go en el que la poli­cía tuvo que desis­tir de dar vía libre a la mani­fes­ta­ción nazi. El dile­ma en el que se encon­tra­ban las auto­ri­da­des era que la ciu­dad aca­ba­ra sumi­da en una bata­lla cam­pal de todos con­tra todos, o esta­ble­cer una repre­sión poli­cial tan sal­va­je con­tra los anti­fas­cis­tas que sería difí­cil de jus­ti­fi­car para el goberno cen­tral con­ser­va­dor-libe­ral de Ange­la Mer­kel, ya que las mar­chas anti­fas­cis­tas empie­zan a ganar popu­la­ri­dad en un país que vuel­ve a ver­le las ore­jas al lobo. 3)

Rápi­da­men­te se des­ata­ron las ten­sio­nes inter­nas entre los cami­sas par­das y hubo algún cona­to de enfre­na­ta­mien­to fra­ti­ci­da, según reco­gie­ron algu­nos medios de comu­ni­ca­ción. Algu­nos neo­na­zis apos­ta­ban rom­per los cor­do­nes poli­cia­les y enfren­tar­se a los anti­fas­cis­tas. Los más expe­ri­men­ta­dos, con la cabe­za más fría y cons­cien­tes que que un espec­tácu­lo de ese tipo tira­rían por la bor­da su inten­to de pre­sen­tar­se como alter­na­ti­va seria, fre­na­ron los ímpe­tus. Posi­ble­men­te des­atar diná­mi­cas fra­ti­ci­das de este tipo, enfren­tar a los neo­na­zis con sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, sea una de las estra­te­gias más inte­li­gen­tes que pue­dan seguir las izquier­das en el momen­to actual.

Ha sido una derro­ta impor­tan­te en el inten­to de la extre­ma dere­cha ale­ma­na de dar­se una ima­gen de fuer­za, demo­crá­ti­ca y res­pe­ta­ble. Pero la situa­ción sir­ve de base mate­rial y polí­ti­ca para el dis­cur­so de los neo­na­zis sigue pre­sen­te. Y pese a erro­res, derro­tas pun­tua­les como ésta y haber per­di­do algún par­la­men­ta­rio en las pasa­das elec­cio­nes regio­na­les, su pro­yec­ción públi­ca se man­tie­ne y capa­ci­dad de pro­pa­gan­da y cap­ta­ción de miem­bros cre­ce. Tan­to de for­ma abier­ta como de for­ma sote­rra­da a tra­vés de infil­tra­ción en aso­cia­cio­nes depor­ti­vas, gru­pos juve­ni­les, aso­cia­cio­nes de veci­nos y segu­ri­dad ciu­da­da­na, se pre­sen­tan como un serio peli­gro laten­te.

Tras el blo­queo de la mar­cha, que inclu­so la dere­cha CDU, gober­nan­te en lo local, quie­ra hacer­se con el méri­to de la derro­ta de los neo­na­zis es algo de lo que tam­bién hay que rea­li­zar una lec­tu­ra 4). Pri­me­ro inten­ta­ron boi­co­tear por acti­va y pasi­va cual­quier posi­bi­li­dad seria de blo­quear a los nazis. Una vez que resul­ta exi­to­sa la movi­li­za­ción uni­ta­ria, que se ha inten­ta­do boi­co­tear por todos los medios lega­les y poli­cia­les, se pres­tan a pre­sen­tar­se como si fue­ran poco menos los cau­san­tes del tal éxi­to. La capa­ci­dad de subir­se a caba­llo gana­dor y de ter­gi­ver­sar sus pro­pias pos­tu­ras es siem­pre sor­pren­den­te para los par­ti­dos de gobierno. Éxi­to tam­bién de la cam­pa­ña anti­fas­cis­ta que ha obli­ga­do has­ta a la pro­pia dere­cha a tener que acep­tar el dis­cur­so anti­na­zi para no que­dar­se atrás. Ade­más, la eli­te polí­ti­co-eco­nó­mi­ca sir­vién­do­se del gobierno y los medios pre­ten­de eclip­sar cual­quier cam­pa­ña uni­ta­ria de resis­ten­cia, res­tán­do­le pro­ta­go­nis­mo, por mie­do a que se extien­da esta diná­mi­ca de movi­li­za­ción a otras luchas con­tra las polí­ti­cas anti­so­cia­les de la actual coa­li­ción gober­nan­te.

Una impor­tan­te vic­to­ria polí­ti­ca, que hay que cele­brar y de la que hay que extraer ense­ñan­zas. Pero sin lan­zar las cam­pa­nas al vue­lo. Hace fal­ta en la situa­ción actual ante todo rea­lis­mo. Las extre­mas dere­chas euro­peas están dan­do seña­les muy cla­ras de que saben bien mover­se en con­tex­tos de cri­sis. De hecho, han esta­do pre­pa­rán­do­se a con­cien­cia para un perio­do his­tó­ri­co de agu­di­za­ción de las con­vul­sio­nes socia­les.

La izquier­da, el cen­tro, y la dere­cha. No hay alter­na­ti­va: tomar la ini­cia­ti­va

Pre­ci­sa­men­te, la vic­to­ria de Dres­den demues­tra que exis­te capa­ci­dad real de parar y arrin­co­nar a la extre­ma dere­cha. Pero para eso la izquier­da polí­ti­ca y los movi­mien­tos socia­les deben tener afán de vic­to­ria. Pero vic­to­ria en las calles, en la capa­ci­dad de orga­ni­za­ción social de la rabia y el des­con­ten­to social en un país de Esta­do social don­de el neo­li­be­ra­lis­mo exi­ge sin pau­sa ata­ques con­cre­tos a la pro­tec­ción social. Pro­tec­ción social de la que de hecho sue­len que­dar al mar­gen los inmi­gran­tes que no dis­po­nen de pasa­por­te ale­mán, sien­do car­ne de cañón de las pési­mas con­di­cio­nes del mer­ca­do labo­ral y los tra­ba­jos «en negro». Pero no serán úti­les vic­to­rias elec­to­ra­les que sola­men­te sir­van para reedi­tar gobier­nos de supe­di­ta­ción a la social­de­mo­cra­cia y de apli­ca­ción de polí­ti­cas anti­so­cia­les en nom­bre del mal menor.

Es recu­rren­te en el pano­ra­ma de los medios escri­tos ale­ma­nes al ata­que a Die Lin­ke, til­dán­do­lo de extre­ma izquier­da, com­pa­rán­do­lo con la extre­ma dere­cha por el supues­to carác­ter popu­lis­ta de sus pro­pues­tas. En cier­ta mane­ra, son los úni­cos dos par­ti­dos que pue­den reco­ger el «voto bron­ca» de las capas popu­la­res des­ilu­sio­na­das por años de gobier­nos social­de­mó­cra­tas de recor­te de dere­chos socia­les y apo­yo a los ricos. Lógi­ca­men­te, este tipo de acu­sa­ción de popu­lis­ta a Die Lin­ke, que la más de las veces pro­vie­ne de los medios afi­nes a SPD o Ver­des, mues­tran la inquie­tud de estos par­ti­dos por per­der su espa­cio elec­to­ral fren­te a una izquier­da con un pro­gra­ma socia­lis­ta y anti-impe­ria­lis­ta.

Para­dó­ji­ca­men­te, el peli­gro para Die Lin­ke ale­ma­na es morir de pro­pio éxi­to. Es decir, cre­cer más rápi­do en el valor de voto y repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal que el el nivel de la capa­ci­dad de movi­li­za­ción y for­ma­ción de cua­dros. Es la dis­yun­ti­va en la que se han movi­do en las últi­mas déca­das los par­ti­dos clá­si­cos a la izquier­da de la social­de­mo­cra­cia euro­pea. Es pre­vi­si­ble que este par­ti­do aún nue­vo y en for­ma­ción se enfren­ta­rá a con­tra­dic­cio­nes y cri­sis simi­la­res. Aun­que el perio­do his­tó­ri­co y el par­ti­do que estar por jugar­se se dará en un esce­na­rio dife­ren­te a la de la cri­sis de los par­ti­dos comu­nis­tas. Es toda­vía tem­prano para rea­li­zar pro­fe­cías sobre el caso ale­mán. Pero no es casua­li­dad que la extre­ma dere­cha ale­ma­na sea más fuer­te en aque­llos luga­res del Este del país, don­de Die Lin­ke tie­ne mejo­res resul­ta­dos elec­to­ra­les (anti­guo PDS) y de hecho gobier­na en cola­ción con el SPD o se mues­tra deseo­sa de hacer­lo en gobier­nos de cen­tro-izquier­da. Aquí vale más que nun­ca esa máxi­ma según la cual la izquier­da no pue­de con­se­guir median­te cañe­ría par­la­men­ta­ria lo que no es capaz de con­se­guir en la calle. Gobier­nos pro­gre­sis­tas sin orga­ni­za­ción popu­lar sola­men­te pue­den lle­var a des­ilu­sión y paso­tis­mo de las cla­ses popu­la­res, y a refor­za­mien­to de las sali­das auto­ri­ta­rias de dere­cha. Es una ense­ñan­za his­tó­ri­ca que se ha mos­tra­do repe­ti­da­men­te trá­gi­ca en su ver­dad.

De hecho, y como comen­ta­mos arri­ba, la extre­ma dere­cha ale­ma­na a pesar de tener retro­ce­sos y derro­tas como esta que narra­mos aquí, rea­li­za una labor per­ma­nen­te de pro­pa­gan­da y refor­za­mien­to orga­ni­za­ti­vo. Otra pun­ta de lan­za usa­da des­de hace años es la cues­tión de la isla­mo­fo­bia. Bajo la cor­ti­na de humo de la «inva­sión islá­mi­ca» pre­ten­den escon­der la cues­tión de que son ya varias gene­ra­cio­nes de inmi­gran­tes los que han levan­ta­do la eco­no­mía del país a base de tra­ba­jo a des­ta­jo en la indus­tria y en los sec­to­res de ser­vi­cios con el escla­vis­mo del tra­ba­jo «en negro». Pre­ci­sa­men­te en épo­ca de cri­sis como ésta, vie­ne muy bien a la patro­nal y los pode­res fác­ti­vos reani­mar espan­ta­pá­ja­ros como éste, para pre­pa­rar el terreno de la gue­rra de pobres con­tra pobres en for­ma de racis­mo.

La cam­pa­ña con­tra la prohi­bi­ción de los mina­re­tes en Sui­za ya tuvo sus con­se­cuen­cias en Ale­ma­nia en los pasa­dos meses. Sal­tó a los medios de comu­ni­ca­ción como tema cen­tral. Y aun­que ha pasa­do a segun­do plano en las últi­mas sema­nas, ya han apa­re­ci­do en la capi­tal los pri­me­ros ele­men­tos de pro­pa­gan­da de una ini­cia­ti­va «ciu­da­da­na» ‑care­ta de los neo­na­zis- con­tra la isla­mi­za­ción de la ciu­dad. Cabe en este apar­ta­do recor­dar epi­so­dios trá­gi­cos como el ase­si­na­to de Mar­wa Ali El-Sher­bi­ni a cuchi­lla­zos por un neo­na­zi en ple­na sesión de un jui­cio con­tra él. Le ases­tó 18 puña­la­das en públi­co, y cuan­do su espo­so inten­tó defen­der­la, la poli­cía allí pre­sen­te le dis­pa­ró a él en lugar de al agre­sor neo­na­zi. Un «acci­den­te» que mues­tra has­ta dón­de lle­ga la pene­tra­ción del dis­cur­so isla­mó­fo­bo en algu­nas zonas del país.

La lucha anti­fas­cis­ta no pue­de ser más un sim­ple lema vació de con­te­ni­do prác­ti­co o una esté­ti­ca. Debe estar pre­sen­te en las estra­te­gias y el día a día de las orga­ni­za­cio­nes pro­gre­sis­tas y movi­mien­tos socia­les. Pue­blo a pue­blo, barrio a barrio inten­tan cons­truir­se las orga­ni­za­cio­nes fas­cis­tas a fue­go len­to. Sola­men­te se le pue­de hacer fren­te, ocu­pan­do antes esos espa­cios socia­les. Refor­zan­do las luchas sin­di­ca­les des­de la base y creán­do­le con­tra­dic­cio­nes a las buro­cra­cias, unien­do las luchas de los movi­mien­tos socia­les para con­se­guir vic­to­rias y ani­mar a la auto­or­ga­ni­za­ción ciu­da­da­na. Sola­men­te se les pue­de ven­cer en las calles, uti­li­zan­do el par­la­men­to como ins­tru­men­to de denun­cia y agi­ta­ción, pero sin caer en las ilu­sión par­la­men­ta­ria de cam­biar las cosas des­de arri­ba. Por­que como bien iro­ni­zó Oli­vier Besa­nçe­not [repi­tien­do una fra­se de Eduar­do Galeano] en su últi­ma visi­ta a Madrid: «Si la elec­cio­nes sir­vie­ran para cam­biar real­men­te las cosas, ya las habrían prohi­bi­do.»

Los movi­mien­tos fas­cis­tas, con el bene­plá­ci­to de muchos gobier­nos y sec­to­res empre­sa­ria­les, vuel­ven a levan­tar la ban­de­ra de la caza de bru­jas, de bus­car cul­pa­bles a la cri­sis pre­ci­sa­men­te en los sec­to­res más débi­les de la socie­dad y es lo que la sufren de for­ma más bru­tal por­que muchas veces no dis­po­nen de los míni­mos dere­chos socia­les: inmi­gran­tes, para­dos, etc. Vie­nen bien a los pode­ro­sos como cor­ti­na de humo. Por ese moti­vo hay que seña­lar una y otra vez a los cul­pa­bles: los que se enri­que­cie­ron a cos­ta de un mode­lo sal­va­je insos­te­ni­ble. Los que quie­ren vaciar las arcas del Esta­dos en for­ma de ayu­das direc­tas (a los ban­cos) e indi­rec­tas (mer­can­ti­li­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos). Es el plan de cri­sis para la éli­tes eco­nó­mi­cas euro­peas. Quie­ren vaciar las arcas del Esta­do para enri­que­cer­se aún más y para eli­mi­nar las ya raquí­ti­cas ayu­das socia­les. Para que los para­dos ten­gan que tra­ba­jar en con­di­cio­nes escla­vas sin nin­gu­na pro­tec­ción social. Es su sue­ño: la gue­rra de los pobres con­tra los pobres. Y para ello usa­rán todos los ins­tru­men­tos en sus manos: refor­mas labo­ra­les y más pri­va­ti­za­cio­nes. Y si las cla­ses popu­la­res no se dejan, siem­pre está a alter­na­ti­va de sol­tar los perros con cami­sas par­das.

La movi­li­za­ción y auto­or­ga­ni­za­ción es la úni­ca mane­ra de hacer fren­te a la extre­ma dere­cha, que sabe explo­tar muy bien la fala­cia del cen­tro polí­ti­co. Ese eufe­mis­mo, ese con­cep­to vacío que duran­te déca­das ha ser­vi­do para que los polí­ti­cos de dis­tin­tos par­ti­dos en gobierno secues­tren la polí­ti­ca y la pon­gan al ser­vi­cio del mer­ca­do y la dic­ta­du­ra capi­ta­lis­ta del pen­sa­mien­to úni­co. Es hora de libe­rar la polí­ti­ca para el pue­blo, de bajar­la a la calle, con­ver­tir­la en una acti­vi­dad social masi­va.

El 13 de febre­ro los nazis no pasa­ron en Dres­den, ni vol­ve­rán a pasar nun­ca más!

Ber­lin, 18/​02/​2010


Notas

1) Sobre las cues­tión de la per­se­cu­ción a gita­nos, ten­dre­mos que pen­sar que has­ta que no ocu­rra otro holo­caus­to nin­gu­na ins­ti­tu­ción los toma­ra en serio como seres huma­nos. La cace­ría, racis­mo y exclu­sión social que sufren los gita­nos del este euro­peo en la Euro­pa del siglo XXI es abo­mi­na­ble, y un sín­to­ma de lo que pue­de venir en tiem­pos futu­ros.

2) Cabe aquí comen­tar de paso, que el bom­bar­deo de Dres­den fue una masa­cre del todo inne­ce­sa­ria, menos rele­van­te des­de un pun­to de vis­ta mili­tar de vic­to­ria alia­da que el uso de las bom­bas ató­mi­cas en Japón. Ambas masa­cres son fácil­men­te enmar­ca­bles en el inten­to de las fuer­zas alia­das de enviar un men­sa­je a la URSS sobre la post­gue­rra. En cier­ta mane­ra, pue­de hablar­se des­de ese momen­to del comien­zo de la gue­rra fría, como bien ha ana­li­za­do Jac­ques R. Pau­wels en http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​4​3​333 13/​02/​2010 (El mito de la gue­rra bue­na: EE.UU. en la Segun­da Gue­rra Mun­dial)

3) La cam­pa­ña uni­ta­ria abar­ca un amplio aba­ni­co de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les. Des­de los sec­to­res más mode­ra­dos de la izquier­da (jóve­nes del SPD y los Ver­des) has­ta gru­pos de la revo­lu­cio­na­ria, pasan­do por orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, así como la mul­ti­tud de gru­pos anti­fas­cis­tas de la lla­ma­da «esce­na autó­no­ma». Sobre estos últi­mos hay que des­ta­car que rea­li­za­ron un tra­ba­jo impor­tan­te de blo­queo de puen­tes y otros pun­tos «calien­tes», don­de la inti­mi­da­ción de la poli­cía fue inten­sa. Pero tam­bién es des­ta­ca­ble el hecho de que la diná­mi­ca de resis­ten­cia de no ceder a pro­vo­ca­cio­nes poli­cia­les fue par­te impor­tan­te del éxi­to de la cam­pa­ña. Los enfren­ta­mien­tos direc­tos con­tra poli­cía fue­ron pun­tua­les, más par­te del fol­klo­re típi­co de estos even­tos que otra cosa. Die Lin­ke jugó un papel impor­tan­te en la orga­ni­za­ción pre­via y movi­li­za­ción, así como la orga­ni­za­ción estu­dian­til SDS-Die Lin­ke.

4) Ins­ti­tu­cio­nes loca­les y paci­fis­tas ofi­cia­lis­tas habían con­vo­ca­do una cade­na huma­na en la ciu­dad anti­gua, muy lejos de la con­vo­ca­to­ria fas­cis­ta. Tal con­vo­ca­to­ria fue rea­li­za­da en con­tra del uso revi­sio­nis­ta neo­na­zi de del bom­bar­deo de Dres­den. Pero en nin­gún momen­to se pre­sen­ta­ba como un inten­to de parar la movi­li­za­ción nazi. Los medios de comu­ni­ca­ción se apre­su­ra­ron a pre­sen­tar el fra­ca­so de la movi­li­za­ción nazi como con­se­cuen­cia de esta cade­na huma­na, que no tuvo nada que ver con ello. Un inten­to más de tor­pe­dear la cam­pa­ña uni­ta­ria anti­fas­cis­ta, inten­tan­do de for­ma deses­pe­ra­da hacer­la des­apa­re­cer del esce­na para lso lec­to­res menos infor­ma­dos sobre la situa­ción.

unmun​do​por​ga​nar​.blogs​pot​.com


Noti­cia rela­cio­na­da en La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *