Las armas de la seño­ra Clin­ton, por Breno Altman

La gira sur­ame­ri­ca­na de la secre­ta­ria de Esta­do nor­te­ame­ri­ca­na es uno de aque­llos hechos ordi­na­rios que deben ser leí­dos más allá de su apa­ren­te nor­ma­li­dad. Sal­vo si algo se esca­pa del iti­ne­ra­rio ori­gi­nal, man­ten­drá un dis­cur­so públi­co ami­ga­ble y tra­ta­rá de pro­ble­mas deli­ca­dos con manos de seda. Pero nin­gún obser­va­dor aten­to debe caer en la tram­pa de que la seño­ra Clin­ton vino de paseo.
Al final, la ex sena­do­ra por Nue­va York jue­ga un papel estra­té­gi­co en el núcleo duro de la Casa Blan­ca. Esa rele­van­cia va más allá del peso rela­ti­vo de la fun­ción que cum­ple: en la fór­mu­la de la gober­na­bi­li­dad sobre la que se apo­ya Barak Oba­ma, el Depar­ta­men­to de Esta­do fue cedi­do a la frac­ción demó­cra­ta más afín al esta­blish­ment nor­te­ame­ri­cano y sus pode­ro­sos intereses.
Hillary Clin­ton qui­zás sea la prin­ci­pal garan­tía de la eli­te blan­ca e impe­rial en el gobierno Oba­ma. Bajo su batu­ta se agru­pan, en el terreno de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, los movi­mien­tos del lobby sio­nis­ta, de la comu­ni­dad cubano-ame­ri­ca­na, de los con­sor­cios que for­man el com­ple­jo béli­co-indus­trial. Su auto­ri­dad, muchas veces, com­pi­te con la del pro­pio presidente.
Tras el dis­cur­so de Oba­ma en El Cai­ro, en junio de 2009, cuan­do anun­ció una nue­va era en las rela­cio­nes de su país con el mun­do islá­mi­co, Hillary rápi­da­men­te dejó cla­ro que aque­llas pala­bras boni­tas eran letra muer­ta. Públi­ca­men­te asu­mió com­pro­mi­sos y adop­tó medi­das que reafir­ma­ban el ali­nea­mien­to de Washing­ton con la polí­ti­ca expan­sio­nis­ta de Israel.
Los lla­ma­dos de su jefe a nego­cia­cio­nes razo­na­bles con Irán, alre­de­dor de la cues­tión nuclear, fue­ron sus­ti­tui­dos por una esca­la­da ver­bal y puni­ti­va con­du­ci­da por la secre­ta­ria de Esta­do. Sus acti­tu­des ale­ja­ron las espe­ran­zas de que pudie­ra nacer una nue­va polí­ti­ca para la región. El cen­tro de gra­ve­dad de la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na con­ti­nua­rá sien­do el ejer­ci­cio de la pre­sión polí­ti­co-mili­tar para for­zar la ren­di­ción incon­di­cio­nal a la coa­li­ción ver­te­bra­da por Esta­dos Uni­dos e Israel.
Tam­bién Amé­ri­ca Lati­na fue esce­na­rio de ese due­to des­afi­na­do entre el pre­si­den­te y su ase­so­ra. ¿Quien se acuer­da del Oba­ma gene­ro­so que pro­me­tía, en la 5ª Cum­bre de las Amé­ri­cas, en Tri­ni­dad y Toba­go, una rela­ción dife­ren­te con sus veci­nos del sur? Las pro­me­sas de diá­lo­go y coope­ra­ción fue­ron des­he­chas por los acuer­dos bila­te­ra­les para la ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res en Colom­bia, el man­te­ni­mien­to del blo­queo eco­nó­mi­co con­tra Cuba y el apo­yo mal disi­mu­la­do al gol­pe de Esta­do en Honduras.
Des­de enton­ces, la influen­cia de Hillary, y de los intere­ses que repre­sen­ta, sólo se han incre­men­ta­do. El pre­si­den­te Oba­ma, atra­pa­do en la cri­sis eco­nó­mi­ca y en el fra­ca­so de la refor­ma sani­ta­ria, per­dió cual­quier ímpe­tu reno­va­dor en la polí­ti­ca inter­na­cio­nal. Rehén de la mayo­ría con­ser­va­do­ra de su pro­pio par­ti­do, en la prác­ti­ca, dele­gó a la ex pri­me­ra dama el man­do de la polí­ti­ca exter­na de su gobierno.
Es en esa con­di­ción de dele­ga­da ple­ni­po­ten­cia­ria, que Hillary orga­ni­zó su pri­mer peri­plo sur­ame­ri­cano. Vie­ne con algún cui­da­do, para tomar el pul­so de la región y diag­nos­ti­car posi­bi­li­da­des. No trae en su male­ta pro­yec­tos aca­ba­dos, aun­que su mari­do haya sido el prin­ci­pal men­tor de la falle­ci­da ALCA. Pero tie­ne un fir­me pro­pó­si­to: explo­rar nue­vos cami­nos de hege­mo­nía en una región en la cual los Esta­dos Uni­dos per­die­ron mucho espa­cio en los últi­mos diez años. 
El perio­do repu­bli­cano fue iró­ni­ca­men­te posi­ti­vo para las fuer­zas pro­gre­sis­tas lati­no­ame­ri­ca­nas. La polí­ti­ca impe­ria­lis­ta coman­da­da por Geor­ge W. Bush, cuyo momen­to sim­bó­li­co fue el apo­yo al gol­pe cívi­co-mili­tar en Vene­zue­la en 2002, tuvo un efec­to tóxi­co sobre la inti­mi­dad de las eli­tes loca­les con la gran poten­cia al nor­te. Aca­bó por incen­ti­var una nue­va ola nacio­na­lis­ta en el con­ti­nen­te, uno de los afluen­tes que lle­va­ron a las impor­tan­tes vic­to­rias elec­to­ra­les de los par­ti­dos de la izquierda.
La exis­ten­cia de gobier­nos pro­gre­sis­tas, sin embar­go, no es el úni­co ingre­dien­te incó­mo­do para la Casa Blan­ca. El avan­ce en la inte­gra­ción regio­nal, por ejem­plo, que con­clu­yó con la pro­pues­ta de crear una comu­ni­dad lati­no­ame­ri­ca­na sin la par­ti­ci­pa­ción de Esta­dos Uni­dos, no le hace feliz a Washing­ton. Mucho menos la emer­gen­cia de nacio­nes, con el ejem­plo de Bra­sil, que desa­fía los intere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos en otras regio­nes del pla­ne­ta, como suce­de con la cues­tión iraní.
La seño­ra Clin­ton, en esas cir­cuns­tan­cias, está asu­mien­do la tarea de inten­tar cam­biar una reali­dad que le es des­fa­vo­ra­ble, de orga­ni­zar una con­tra­ofen­si­va que pue­da divi­dir y derro­tar al blo­que pro­gre­sis­ta. Como hacer eso, sin embar­go, es la pre­gun­ta del millón. Esta­dos Uni­dos son toda­vía un país muy pode­ro­so, bajo cual­quier pun­to de vis­ta, pero enfermo.
Apa­ren­te­men­te la male­ta de la secre­ta­ria de Esta­do trae bon­da­des y mal­da­des. Sus ges­tos aso­cian pro­pues­tas bila­te­ra­les de asis­ten­cia eco­nó­mi­co-social con ame­na­zas des­igua­les y com­bi­na­das con­tra gobier­nos que pre­ten­den esca­par del área de la hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na. Los obje­ti­vos apa­ren­tes: for­ta­le­cer a los paí­ses alia­dos (en espe­cial Perú, Colom­bia y Chi­le), neu­tra­li­zar las nacio­nes más frá­gi­les, ais­lar el teji­do boli­va­riano coman­da­do por Vene­zue­la y obli­gar a Bra­sil a nego­cia­cio­nes por sepa­ra­do y pau­ta­das sobre todo por los intere­ses de sus gru­pos empresariales.
No se tra­ta, pare­ce evi­den­te, sólo de una estra­te­gia comer­cial y finan­cie­ra. Esta­dos Uni­dos están relan­zan­do su capa­ci­dad de acción mili­tar y de inte­li­gen­cia en el con­ti­nen­te. El Depar­ta­men­to de Esta­do tam­bién tra­ta de reac­ti­var sus lazos con gru­pos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos nacio­na­les, bas­tan­te debi­li­ta­dos en la era Bush, en un esfuer­zo por cons­truir alian­zas que pue­dan con­tra­rres­tar el avan­ce de las corrien­tes de izquier­da y nacionalistas.
La ver­dad es que el giro pro­gre­sis­ta en el con­ti­nen­te, des­pués de la derro­ta de los gol­pis­tas vene­zo­la­nos en 2002, pue­de desa­rro­llar­se en un esce­na­rio de retro­ce­so de la pre­sen­cia nor­te­ame­ri­ca­na. El via­je de la seño­ra Clin­ton, sin embar­go, even­tual­men­te sig­ni­fi­ca una apues­ta a la rever­sión de ese cua­dro. Si así fue­re, los gobier­nos popu­la­res ten­drán que mover­se en un terreno de cre­cien­tes con­flic­tos y ten­sio­nes, en el cual la ace­le­ra­ción y la radi­ca­li­za­ción de la uni­dad regio­nal serán indis­pen­sa­bles para la con­ti­nui­dad del cur­so abier­to con la elec­ción de los pre­si­den­tes Hugo Chá­vez y Lula. (Tra­duc­ción ALAI)
- Breno Alt­man es perio­dis­ta y direc­tor de Ope­ra Mundi.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *