En Colom­bia “Más del 70% de la pobla­ción está por la sali­da política»

ANNCOL

Intere­san­te docu­men­to en el pre­ci­so momen­to en que la oli­gar­quía colom­bia­na sufre otra derro­ta con su pro­yec­to de gue­rra sucia, esta vez eje­cu­ta­do por Álva­ro Uri­be Vélez.

Lea­mos en su tota­li­dad docu­men­to de las Farc:

Memo­ran­do para un inter­cam­bio sobre el con­flic­to colombiano

Pri­me­ro. Siem­pre hemos creí­do en una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to. Des­de antes de la agre­sión a Mar­que­ta­lia y duran­te estos 46 años lo hemos reite­ra­do, expre­sa­do y luchado.

Segun­do. Noso­tros no somos gue­rre­ris­tas, ni lucha­mos por ven­gan­zas per­so­na­les, no tene­mos patri­mo­nios mate­ria­les ni pri­vi­le­gios que defen­der, somos revo­lu­cio­na­rios com­pro­me­ti­dos a con­cien­cia y has­ta siem­pre, con la bús­que­da de una socie­dad jus­ta y sobe­ra­na; pro­fun­da­men­te huma­nis­tas, des­pro­vis­tos de cual­quier inte­rés per­so­nal mez­quino, que ama­mos nues­tra patria por enci­ma de todo y obli­ga­dos a desa­rro­llar la gue­rra con­tra una cla­se diri­gen­te arro­di­lla­da al impe­rio, que ha uti­li­za­do de mane­ra sis­te­má­ti­ca la vio­len­cia y el aten­ta­do per­so­nal como arma polí­ti­ca para sos­te­ner­se en el poder, des­de el 25 de sep­tiem­bre de 1828 cuan­do pre­ten­dió ase­si­nar al Liber­ta­dor Simón Bolí­var, has­ta hoy, en que prac­ti­ca el Terro­ris­mo del Esta­do para man­te­ner el Sta­tu quo.

Ter­ce­ro. La difi­cul­tad que Colom­bia ha enfren­ta­do para lograr la recon­ci­lia­ción a tra­vés del diá­lo­go y los acuer­dos, ha sido la con­cep­ción de paz oli­gár­qui­ca del régi­men, que solo acep­ta el some­ti­mien­to abso­lu­to de la insur­gen­cia al lla­ma­do «orden esta­ble­ci­do», ó, como alter­na­ti­va, la «paz de los sepulcros».

Cuar­to. No hemos pelea­do toda la vida con­tra un régi­men exclu­yen­te y vio­len­to, corrup­to, injus­to y anti patrio­ta, para aho­ra, sin cam­bios en su estruc­tu­ra, retor­nar a él.

Quin­to. En Colom­bia mucha gen­te bue­na y capaz que que­ría un país mejor y que lo luchó por las vías pací­fi­cas, como Jai­me Par­do Leal, Ber­nar­do Jara­mi­llo, Manuel Cepe­da y otros, fue ase­si­na­da de for­ma pre­me­di­ta­da, vil y a man­sal­va por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia del Esta­do en alian­za con los para­mi­li­ta­res y las mafias, enemi­gos del pue­blo, en un geno­ci­dio sin pre­ce­den­tes que liqui­dó físi­ca­men­te a todo un movi­mien­to polí­ti­co diná­mi­co y en pleno cre­ci­mien­to: LA UNION PATRIOTICA.

Por esa estra­te­gia del Terro­ris­mo de Esta­do se fra­ca­só en la bús­que­da de solu­ción polí­ti­ca en La Uri­be duran­te los gobier­nos de Beli­sa­rio Betan­cur y Vir­gi­lio Bar­co y, en Cara­cas y Méxi­co duran­te el gobierno de César Gaviria.

Sex­to. En El Caguán, como lo ha reco­no­ci­do en su libro y en decla­ra­cio­nes públi­cas el pre­si­den­te Pas­tra­na, el régi­men solo bus­ca­ba ganar tiem­po para recom­po­ner la ali­caí­da fuer­za mili­tar del esta­do con un cro­no­gra­ma, direc­tri­ces, ins­truc­cio­nes y finan­cia­ción de la Casa Blan­ca, inte­gra­dos en el Plan Colom­bia e impues­to por la admi­nis­tra­ción de Bill Clin­ton para abor­tar una sali­da polí­ti­ca demo­crá­ti­ca al con­flic­to colom­biano y dar ini­cio a su cam­pa­ña por rever­tir los cam­bios pro­gre­sis­tas que des­de enton­ces, avan­zan en el con­ti­nen­te. El sata­ni­za­do pro­ce­so del Caguán, esta­ba con­de­na­do al fra­ca­so antes de empe­zar como lo ha corro­bo­ra­do el ex pre­si­den­te Pas­tra­na, pues su gobierno jamás bus­có alla­nar el camino hacia la paz, sino for­ta­le­cer y afi­nar su apa­ra­to de domi­na­ción, para con­ti­nuar la guerra.

Sép­ti­mo. Estos ante­ce­den­tes no inva­li­dan las posi­bi­li­da­des de una solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to colom­biano. Evi­den­cian sí la casi nula inten­ción de las cla­se diri­gen­te colom­bia­na de ceder en su he gemo­nis­mo y su into­le­ran­cia fren­te a otras corrien­tes u opcio­nes polí­ti­cas de opo­si­ción que cues­tio­nen su régi­men polí­ti­co y su ali­nea­mien­to inter­na­cio­nal incon­di­cio­nal a favor de los intere­ses impe­ria­les de los Esta­dos Uni­dos, con menos­ca­bo de nues­tra sobe­ra­nía y en con­tra­vía de los más caros y sen­ti­dos intere­ses de la nación y de la patria.

Su con­cep­ción sobre el ejer­ci­cio del poder está sig­na­da y sos­te­ni­da por la vio­len­cia, la corrup­ción y la rapa­ci­dad y ello hace muy difí­cil una sali­da incruen­ta, que de todas for­mas, con­ti­nua­rá sien­do ban­de­ra de las FARC – EP y segu­ra­men­te de amplios sec­to­res del pue­blo que final­men­te, son los que sien­ten sobre su huma­ni­dad, los efec­tos de la hege­mo­nía oligárquica.

Octa­vo. Los intere­ses de los dis­tin­tos sec­to­res socia­les se están con­fron­tan­do per­ma­nen­te­men­te. En oca­sio­nes y por perio­dos defi­ni­dos la oli­gar­quía ejer­ce su dic­ta­du­ra a fon­do, sin res­pues­tas tras­cen­den­tes de par­te de las mayo­rías por la pre­sión, repre­sión, gue­rra sucia y des­ca­li­fi­ca­ción que se desa­rro­lla des­de el Esta­do sobre ellas de dife­ren­tes mane­ras; en otros, las res­pues­tas son impor­tan­tes pero no sufi­cien­tes; en otros, lue­go de una acu­mu­la­ción de fac­to­res socia­les des­bor­dan­tes, la res­pues­ta popu­lar es con­tun­den­te. Enten­de­mos que los intere­ses de los dife­ren­tes sec­to­res en una socie­dad como la nues­tra, están en per­ma­nen­te cho­que y movi­mien­to, nun­ca para­li­za­dos. Por eso, hablar en la Colom­bia de hoy del post con­flic­to, es propaganda.

Noveno. Esta refle­xión es per­ti­nen­te, pues­to que las cau­sas gene­ra­do­ras del alza­mien­to arma­do en nues­tro país exis­ten más vivas y pujan­tes que hace 46 años, lo que recla­ma, si que­re­mos cons­truir un futu­ro cier­to de con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca, mayo­res esfuer­zos, des­pren­di­mien­to, com­pro­mi­so, gene­ro­si­dad e ima­gi­na­ción rea­lis­ta para ata­car la raíz de los pro­ble­mas y no las con­se­cuen­cias de los mismos.

Déci­mo. Lue­go de 12 años de ofen­si­va total con­tra las FARC – EP por par­te del gobierno de los Esta­dos Uni­dos y del Esta­do colom­biano, los ase­si­na­tos ofi­cia­les, ver­da­de­ros crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, hoy lla­ma­dos fal­sos posi­ti­vos, el terror cre­cien­te de la nue­va más­ca­ra del nar­co para­mi­li­ta­ris­mo deno­mi­na­da ban­das cri­mi­na­les, la asquean­te tru­cu­len­cia del pre­si­den­te para man­te­ner­se en el poder con tram­pas, la incon­te­ni­ble corrup­ción de la admi­nis­tra­ción y de la empre­sa pri­va­da que a true­que de esa mis­ma corrup­ción y de millo­na­rias gabe­las apo­ya al gobierno, la impú­di­ca inva­sión del ejér­ci­to grin­go a Colom­bia y la cre­cien­te injus­ti­cia social con alto des­em­pleo, sin salud para las mayo­rías, con un altí­si­mo des­pla­za­mien­to interno, con un ridícu­lo sala­rio míni­mo en opo­si­ción a las enor­mes ganan­cias de ban­que­ros, hacen­da­dos y empre­sas mul­ti­na­cio­na­les y lue­go de haber­le rapo­nean­do con una refor­ma labo­ral las con­quis­tas sala­ria­les más tras­cen­den­tes a los tra­ba­ja­do­res del cam­po y la ciu­dad, todo lo que se ha logra­do es abo­nar más el terreno para el cre­ci­mien­to de la insur­gen­cia revolucionaria.

Segun­da parte:

1. El con­flic­to arma­do colom­biano posee pro­fun­das raí­ces his­tó­ri­cas, socia­les y polí­ti­cas. No ha sido el inven­to de nin­gún demiur­go, pro­duc­to de áni­mos sec­ta­rios, ni con­se­cuen­cia de algu­na espe­cu­la­ción teó­ri­ca, sino el resul­ta­do y la res­pues­ta a for­mas de domi­na­ción espe­cí­fi­cas, impues­tas por las cla­ses gober­nan­tes des­de los gér­me­nes del Esta­do – nación cuyo eje ha sido la sis­te­má­ti­ca vio­len­cia terro­ris­ta anti popu­lar, pro­pi­cia­da des­de el esta­do, espe­cial­men­te en los últi­mos 60 años.

2. Supe­rar­lo, por las vías pací­fi­cas, supo­ne que pre­li­mi­nar­men­te exis­ta total dis­po­si­ción a abor­dar los temas del poder y del régi­men polí­ti­co, si la deci­sión es encon­trar solu­cio­nes sóli­das y perdurables.

3. Hemos plan­tea­do la nece­si­dad de con­ver­sar, en prin­ci­pio, para lograr acuer­dos de can­je, lo que per­mi­ti­ría no solo la liber­tad de pri­sio­ne­ros de gue­rra de lado y lado, sino avan­zar en la huma­ni­za­ción del con­flic­to y segu­ra­men­te ganar terreno en el camino hacia acuer­dos definitivos.

4. Con­ver­sar, bus­car con­jun­ta­men­te solu­cio­nes a los gran­des pro­ble­mas del país, no debe ser con­si­de­ra­do como con­ce­sión de nadie, sino como un esce­na­rio rea­lis­ta y posi­ble para inten­tar, una vez más, dete­ner la gue­rra entre colom­bia­nos a par­tir de la civi­li­dad de unos diálogos.

5. Reu­nir­se para con­ver­sar de can­je y de solu­ción polí­ti­ca supo­ne ple­nas garan­tías para hacer­lo, libres de toda pre­sión, dan­do por des­con­ta­do que, quien las pue­de otor­gar es, exclu­si­va­men­te, el gobierno de turno, si posee la volun­tad de encon­trar cami­nos de diálogo.

6. Nues­tra his­tó­ri­ca y per­ma­nen­te dis­po­si­ción por encon­trar esce­na­rios de con­fluen­cia a tra­vés del diá­lo­go y la bús­que­da colec­ti­va de acuer­dos de con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca no depen­den de una coyun­tu­ra espe­cial o de la corre­la­ción de las fuer­zas polí­ti­cas, es sen­ci­lla­men­te, par­te de nues­tro acer­bo programático.

7. Duran­te los últi­mos 45 años hemos sido obje­to de toda suer­te de ofen­si­vas polí­ti­cas, pro­pa­gan­dís­ti­cas, mili­ta­res, con pre­sen­cia abier­ta o sote­rra­da del Pen­tá­gono, con toda suer­te de ulti­má­tum y de ame­na­zas de auto­ri­da­des civi­les y mili­ta­res, bajo una per­ma­nen­te agre­sión terro­ris­ta sobre la pobla­ción civil de las áreas don­de ope­ra­mos, etc., que no han mella­do ni un ápi­ce nues­tra deci­sión y dis­po­si­ción de luchar, por el medio que nos dejen, por una Colom­bia sobe­ra­na, demo­crá­ti­ca y con jus­ti­cia social.

8. Enten­de­mos los diá­lo­gos, en la bús­que­da de cami­nos hacia la paz, no como una nego­cia­ción por­que no lo es, sino como un enor­me esfuer­zo colec­ti­vo por lograr acuer­dos que posi­bi­li­ten ata­car las raí­ces que ori­gi­nan el con­flic­to colombiano.

Ter­ce­ra Parte:

Las FARC somos res­pues­ta a la vio­len­cia y a la injus­ti­cia del Esta­do. Nues­tra insur­gen­cia es un acto legí­ti­mo, un ejer­ci­cio del dere­cho uni­ver­sal que asis­te a todos los pue­blos del mun­do de rebe­lar­se con­tra la opre­sión. De nues­tros liber­ta­do­res apren­di­mos que “cuan­do el poder es opre­sor, la vir­tud tie­ne dere­cho a ano­na­dar­lo”, y que, “el hom­bre social pue­de cons­pi­rar con­tra toda ley posi­ti­va que ten­ga encor­va­da su cerviz”.

Tal como lo pro­cla­ma el Pro­gra­ma Agra­rio de los Gue­rri­lle­ros, las FARC “somos una orga­ni­za­ción polí­ti­ca mili­tar que reco­ge las ban­de­ras boli­va­ria­nas y las tra­di­cio­nes liber­ta­rias de nues­tro pue­blo para luchar por el poder y lle­var a Colom­bia al ejer­ci­cio pleno de su sobe­ra­nía nacio­nal y hacer vigen­te la sobe­ra­nía popu­lar. Lucha­mos por el esta­ble­ci­mien­to de un régi­men demo­crá­ti­co que garan­ti­ce la paz con jus­ti­cia social, el res­pe­to de los dere­chos huma­nos y un desa­rro­llo eco­nó­mi­co con bien­es­tar para todos quie­nes vivi­mos en Colombia».

Una orga­ni­za­ción con estas pro­yec­cio­nes, que bus­ca la con­cre­ción del pro­yec­to polí­ti­co y social del padre de la Repú­bli­ca, el Liber­ta­dor Simón Bolí­var, irra­dia en su tác­ti­ca y estra­te­gia un carác­ter emi­nen­te­men­te polí­ti­co impo­si­ble de refu­tar. Sólo el gobierno de Bogo­tá, que actúa como colo­nia de Washing­ton, nie­ga el carác­ter polí­ti­co del con­flic­to. Lo hace den­tro del mar­co de su estra­te­gia de gue­rra sin fin para negar la sali­da polí­ti­ca que recla­ma más del 70% de la pobla­ción. Con ello pre­ten­de impo­ner a la fuer­za una anti­pa­trió­ti­ca con­cep­ción de segu­ri­dad inver­sio­nis­ta idea­da por los estra­te­gas del Coman­do Sur del ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos, que rele­ga a pla­nos secun­da­rios la dig­ni­dad de la nación.

Para el gobierno de Uri­be, en Colom­bia no exis­te un con­flic­to polí­ti­co-social, sino una gue­rra del Esta­do con­tra el terro­ris­mo, y con este pre­su­pues­to, com­ple­men­ta­do con la más inten­sa mani­pu­la­ción infor­ma­ti­va, se cree con jus­ti­fi­ca­ción y paten­te de cor­so para des­atar su terro­ris­mo de Esta­do con­tra la pobla­ción, y para negar la solu­ción polí­ti­ca y el dere­cho a la paz.

Aho­ra que Colom­bia es un país for­mal­men­te inva­di­do, ocu­pa­do mili­tar­men­te por tro­pas esta­dou­ni­den­ses, esa absur­da per­cep­ción será for­ta­le­ci­da, pro­vo­can­do la agu­di­za­ción del conflicto.

Uri­be no está ins­trui­do por sus amos de Washing­ton ni para el can­je ni para la paz.

El pre­si­den­te de Colom­bia crea fan­tas­mas para jus­ti­fi­car su inamo­vi­li­dad fren­te al tema del can­je de pri­sio­ne­ros: que el acuer­do impli­ca un reco­no­ci­mien­to del carác­ter de fuer­za beli­ge­ran­te del adver­sa­rio y que la libe­ra­ción de gue­rri­lle­ros pro­vo­ca­ría la más gran­de des­mo­ra­li­za­ción de las tro­pas… Es su mane­ra de atra­ve­sar palos en la sen­da del enten­di­mien­to. Esta intran­si­gen­cia inne­ce­sa­ria del gobierno ha sido la cau­sa fun­da­men­tal de la pro­lon­ga­ción del cau­ti­ve­rio de los pri­sio­ne­ros de ambas par­tes. Cuan­do Bolí­var fir­ma­ba el armis­ti­cio con Mori­llo en noviem­bre de 1820, pro­pu­so al gene­ral espa­ñol, apro­ve­char la volun­tad de enten­di­mien­to rei­nan­te para acor­dar un tra­ta­do de regu­la­ri­za­ción de la gue­rra “con­for­me a las leyes de las nacio­nes cul­tas y a los prin­ci­pios libe­ra­les y filan­tró­pi­cos”. Su ini­cia­ti­va fue acep­ta­da, con­vi­nién­do­se el can­je de pri­sio­ne­ros, la recu­pe­ra­ción de los cuer­pos de los caí­dos en com­ba­te, y el res­pe­to a la pobla­ción civil no com­ba­tien­te. Cuán dis­tan­te está Uri­be de estos impe­ra­ti­vos éti­cos de humanidad.

Sin duda, aso­cia Uri­be la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to con el fra­ca­so y la inuti­li­dad de su Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal y con el fin melan­có­li­co de su arre­ba­to gue­rre­ris­ta de aplas­tar median­te las armas, la cre­cien­te incon­for­mi­dad social. Pare­ce un sol­da­do japo­nés de la segun­da gue­rra mun­dial per­di­do en una isla, dis­pa­ran­do a enemi­gos ima­gi­na­rios en medio de su locura.

A los par­ti­ci­pan­tes de este inter­cam­bio sobre el con­flic­to colom­biano les reite­ra­mos lo plan­tea­do recien­te­men­te a los pre­si­den­tes de UNASUR y del ALBA:

“…Con un Uri­be imbui­do en el fre­ne­sí de la gue­rra y enva­len­to­na­do con las bases nor­te­ame­ri­ca­nas, no habrá paz en Colom­bia ni esta­bi­li­dad en la región. Si no se fre­na el gue­rre­ris­mo ‑aho­ra repotenciado‑, se incre­men­ta­rá en pro­por­ción dan­tes­ca el dra­ma huma­ni­ta­rio de Colom­bia. Es hora que Nues­tra Amé­ri­ca y el mun­do vuel­van sus ojos sobre este país vio­len­ta­do des­de el poder. No se pue­de con­de­nar eter­na­men­te a Colom­bia a ser el país de los “fal­sos posi­ti­vos”, del ase­si­na­to de milla­res de civi­les no com­ba­tien­tes por la Fuer­za Públi­ca, de las fosas comu­nes, del des­po­jo de tie­rras, del des­pla­za­mien­to for­zo­so de millo­nes de cam­pe­si­nos, de las deten­cio­nes masi­vas de ciu­da­da­nos, de la tira­nía y de la impu­ni­dad de los vic­ti­ma­rios ampa­ra­dos en el Estado”.

Soli­ci­ta­mos a los asis­ten­tes a este even­to inter­po­ner sus bue­nos ofi­cios pro­mo­vien­do, como un prin­ci­pio de solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to, el reco­no­ci­mien­to del esta­tus de fuer­za beli­ge­ran­te a las FARC. Sería el comien­zo de la mar­cha de Colom­bia hacia la paz. Si vamos a hablar de paz, las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas deben salir del país, y el señor Uri­be aban­do­nar su cam­pa­ña goeb­be­lia­na de cali­fi­car de terro­ris­ta a las FARC. De nues­tra par­te esta­mos lis­tos para asu­mir la dis­cu­sión en torno a la orga­ni­za­ción del Esta­do y de la eco­no­mía, la polí­ti­ca social y la doc­tri­na que ha de guiar a las nue­vas Fuer­zas Arma­das de la nación.

De uste­des atentamente. 

Compatriotas,

Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC.

Mon­ta­ñas de Colom­bia, Febre­ro 22 de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.