Bajo Aguan: medios de des­in­for­ma­ción inci­tan masa­cre

El pasa­do 28 de febre­ro, el Dia­rio La Pren­sa, pro­pie­dad de Jai­me Larach Canahua­ti, publi­có un artícu­lo inti­tu­la­do «Célu­la Gue­rri­lle­ra en el Bajo Aguan», don­de se pre­ten­de sata­ni­zar al movi­mien­to cam­pe­sino del Bajo Aguan. El artícu­lo supues­ta­men­te está basa­do en datos pro­ve­nien­tes de un «infor­me de inte­li­gen­cia», el cual seña­la que el «apo­yo de movi­mien­tos de izquier­da, entre­na­mien­to de la gue­rri­lla y finan­cia­mien­to estra­té­gi­co del nar­co­trá­fi­co están detrás de los gru­pos cam­pe­si­nos».
No es la pri­me­ra oca­sión en que los perió­di­cos pro­pie­dad de Larach Canahua­ti lan­zan acu­sa­cio­nes en con­tra del movi­mien­to popu­lar, con la cla­ra inten­ción de pola­ri­zar la can­den­te situa­ción polí­ti­ca en que se encuen­tra una de las zonas más pobres del país.
El fra­ca­so de la refor­ma agra­ria, moti­va­do entre otras por la Ley de Moder­ni­za­ción Agrí­co­la y el feu­da­lis­mo que pre­va­le­ce en las zonas rura­les el país, ha ser­vi­do para incre­men­tar el alto gra­do de mise­ria que se vive en el Bajo Aguan.
La pal­ma afri­ca­na y su expan­sión ace­le­ra­da en la cos­ta nor­te de Hon­du­ras ha ser­vi­do para fomen­tar el lati­fun­dis­mo, sir­vien­do a los intere­ses eco­nó­mi­cos de unos cuan­tos acau­da­la­dos que has­ta la fecha se vie­nen apro­pian­do de enor­mes exten­sio­nes de tie­rra, des­ti­na­das al cul­ti­vo de la olea­gi­no­sa en detri­men­to de la segu­ri­dad ali­men­ti­cia del país.
En los últi­mos años, espe­cial­men­te pos­te­rior al gol­pe de esta­do del año pasa­do, los capos de la pal­ma han incre­men­ta­do su acti­tud de hos­ti­ga­mien­to hacia los gru­pos cam­pe­si­nos asen­ta­dos en la región, los cua­les recla­man con toda la razón sus dere­chos a la pose­sión de la tie­rra, el que les ha sido dene­ga­do his­tó­ri­ca­men­te en nues­tro país.
La acti­tud asu­mi­da por el dia­rio La Pren­sa al supues­ta­men­te hacer públi­co el infor­me de inte­li­gen­cia mili­tar, impli­ca una acu­sa­ción que pue­de ser­vir para ori­gi­nar y jus­ti­fi­car una masa­cre de gru­pos cam­pe­si­nos, al enar­de­cer a los lati­fun­dis­tas y sus ejér­ci­tos de sica­rios al ser­vi­cio de los intere­ses de la «demo­cra­cia».
Los perió­di­cos de Larach (Heral­do y Pren­sa) duran­te varios años han veni­do hacien­do alar­de del poder que tie­ne la dis­tor­sión de la infor­ma­ción en la gene­ra­ción de la opi­nión públi­ca. Los sec­to­res más recal­ci­tran­tes en la defen­sa del sta­tus quo y por supues­to de los pri­vi­le­gios de la peque­ña mino­ría que ha saquea­do el país en detri­men­to de la gran mayo­ría, se han sus­ten­ta­do en los medios de Larach para deni­grar y difa­mar a líde­res, orga­ni­za­cio­nes y pro­ce­sos que cues­tio­na el feu­da­lis­mo impe­ran­te en el país.
Los amos y seño­res de la pal­ma, René Mora­les y Miguel Facus­se han sido seña­la­dos duran­te años como los acé­rri­mos enemi­gos de los gru­pos cam­pe­si­nos, con las cua­les man­tie­nen dispu­tas terri­to­ria­les; has­ta el pun­to que Facus­sé acu­só, que las impug­na­cio­nes de los gru­pos cam­pe­si­nos son moti­vo por el cual ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias inter­na­cio­na­les han fre­na­do emprés­ti­tos a sus empre­sas (http://​www​.latri​bu​na​.hn/​w​e​b​2​.​0​/​?​p​=​9​9​184 ).
El mode­lo agrí­co­la que impo­ne la pal­ma afri­ca­na ade­más del enor­me cos­to social, impli­ca una dete­rio­ro ambien­tal, por la des­truc­ción ace­le­ra­da de los hume­da­les y la enor­me can­ti­dad d agro­tó­xi­co uti­li­za­dos en las plan­ta­cio­nes. Las comu­ni­da­des garí­fu­nas han sufri­do la tra­ge­dia de la vora­ci­dad de Miguel Facus­sé, el que en nom­bre del «desa­rro­llo» se ha apro­pia­do de luga­res estra­té­gi­cos, sin que las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes medien en el asun­to.
La vola­ti­bi­li­dad del Bajo Aguan suma­do a la ofen­si­va que se vie­ne dan­do por los medios de comu­ni­ca­ción del régi­men, hace pen­sar que se está abo­nan­do el camino para empren­der des­alo­jos masi­vos de los cam­pe­si­nos radi­ca­dos en el Aguan, bajo el pre­tex­to del sur­gi­mien­to de un movi­mien­to arma­do.
El «infor­me» lle­ga al extre­mo de cani­ba­li­zar a la igle­sia cató­li­ca, en espe­cial a los jesui­tas, gru­pos ambien­ta­lis­tas y étni­cos. Este no es el pri­mer glo­bo son­da con­mi­nan­do a la per­se­cu­ción de indi­vi­duos y orga­ni­za­cio­nes de base, cuyo cri­men es denun­ciar las iniqui­da­des y ausen­cia de apli­ca­ción de jus­ti­cia.
Ya para el 24 de agos­to del año pasa­do, los perió­di­cos de Larach hicie­ron eco de un artícu­lo publi­ca­do por el Wall Street Jour­nal, perió­di­co de la cade­na de Rupert Mur­doch, en el cual acu­sa­ban al par­ti­do Uni­fi­ca­ción Demo­crá­ti­ca (UD), Fede­ra­ción Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res de Hon­du­ras (FUTH), un sacer­do­te y un líder de pue­blo negro, como con­tac­to de las FARC
La publi­ca­ción del artícu­lo en cues­tión, ocul­ta­ba sinies­tras inten­cio­nes por par­te de los reales ges­to­res del gol­pe en Hon­du­ras: La cri­mi­na­li­za­ción de la resis­ten­cia con­vir­tién­do­la de un movi­mien­to paci­fis­ta a una repli­ca de movi­mien­tos arma­dos, fue­ron argu­men­tos esgri­mi­dos por los espe­cia­lis­tas en des­in­for­ma­ción de las agen­cias de inte­li­gen­cia de los Esta­dos Uni­dos.
Por supues­to que los nue­vos ase­so­res en segu­ri­dad pro­ve­nien­tes de Colom­bia, están invo­lu­cra­dos en uti­li­zar a los medios de comu­ni­ca­ción local, para esti­mu­lar la ima­gi­na­ción de las masas, insi­nuan­do que el Bajo Aguan es un esce­na­rio de gue­rra. A par­tir de ese pun­to, es de espe­rar la imple­men­ta­ción de los fal­sos posi­ti­vos, situa­ción en la cual son exper­tos los ase­so­res de la demo­cra­cia de la moto­sie­rra, que pare­ce ser han veni­do al país como invi­ta­dos de la actual admi­nis­tra­ción.
El caso de los cam­pe­si­nos del Bajo Aguan es un indi­ca­dor de la enor­me dis­pa­ri­dad que exis­te en Hon­du­ras en cuan­to a la dis­tri­bu­ción de la rique­za, sin embar­go la pobre­za no es para Larach y Com­pa­ñia un deto­nan­te social. Es sim­ple­men­te par­te del pai­sa­je y una for­ma de con­ser­var pri­vi­le­gios, mien­tras tan­to per­sis­ten en prac­ti­car perio­dis­mo a la Judith Miller del New York Times (remem­ber: armas de des­truc­ción masi­va en Irak). La lec­ción ha sido inte­rio­ri­za­da, esti­mu­lar la ima­gi­na­ción des­de los medios de comu­ni­ca­ción y crear enemi­gos inexis­ten­tes, para así pro­ce­der a gol­pear, con­tan­do con el apo­yo de la opi­nión públi­ca.
Dado en La Cei­ba, 2 de mar­zo de 2010
Orga­ni­za­ción Fra­ter­nal Negra Hon­du­re­ña, OFRANEH

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *