Bajo Aguan: medios de des­in­for­ma­ción inci­tan masacre

El pasa­do 28 de febre­ro, el Dia­rio La Pren­sa, pro­pie­dad de Jai­me Larach Canahua­ti, publi­có un artícu­lo inti­tu­la­do «Célu­la Gue­rri­lle­ra en el Bajo Aguan», don­de se pre­ten­de sata­ni­zar al movi­mien­to cam­pe­sino del Bajo Aguan. El artícu­lo supues­ta­men­te está basa­do en datos pro­ve­nien­tes de un «infor­me de inte­li­gen­cia», el cual seña­la que el «apo­yo de movi­mien­tos de izquier­da, entre­na­mien­to de la gue­rri­lla y finan­cia­mien­to estra­té­gi­co del nar­co­trá­fi­co están detrás de los gru­pos campesinos».
No es la pri­me­ra oca­sión en que los perió­di­cos pro­pie­dad de Larach Canahua­ti lan­zan acu­sa­cio­nes en con­tra del movi­mien­to popu­lar, con la cla­ra inten­ción de pola­ri­zar la can­den­te situa­ción polí­ti­ca en que se encuen­tra una de las zonas más pobres del país.
El fra­ca­so de la refor­ma agra­ria, moti­va­do entre otras por la Ley de Moder­ni­za­ción Agrí­co­la y el feu­da­lis­mo que pre­va­le­ce en las zonas rura­les el país, ha ser­vi­do para incre­men­tar el alto gra­do de mise­ria que se vive en el Bajo Aguan.
La pal­ma afri­ca­na y su expan­sión ace­le­ra­da en la cos­ta nor­te de Hon­du­ras ha ser­vi­do para fomen­tar el lati­fun­dis­mo, sir­vien­do a los intere­ses eco­nó­mi­cos de unos cuan­tos acau­da­la­dos que has­ta la fecha se vie­nen apro­pian­do de enor­mes exten­sio­nes de tie­rra, des­ti­na­das al cul­ti­vo de la olea­gi­no­sa en detri­men­to de la segu­ri­dad ali­men­ti­cia del país.
En los últi­mos años, espe­cial­men­te pos­te­rior al gol­pe de esta­do del año pasa­do, los capos de la pal­ma han incre­men­ta­do su acti­tud de hos­ti­ga­mien­to hacia los gru­pos cam­pe­si­nos asen­ta­dos en la región, los cua­les recla­man con toda la razón sus dere­chos a la pose­sión de la tie­rra, el que les ha sido dene­ga­do his­tó­ri­ca­men­te en nues­tro país.
La acti­tud asu­mi­da por el dia­rio La Pren­sa al supues­ta­men­te hacer públi­co el infor­me de inte­li­gen­cia mili­tar, impli­ca una acu­sa­ción que pue­de ser­vir para ori­gi­nar y jus­ti­fi­car una masa­cre de gru­pos cam­pe­si­nos, al enar­de­cer a los lati­fun­dis­tas y sus ejér­ci­tos de sica­rios al ser­vi­cio de los intere­ses de la «demo­cra­cia».
Los perió­di­cos de Larach (Heral­do y Pren­sa) duran­te varios años han veni­do hacien­do alar­de del poder que tie­ne la dis­tor­sión de la infor­ma­ción en la gene­ra­ción de la opi­nión públi­ca. Los sec­to­res más recal­ci­tran­tes en la defen­sa del sta­tus quo y por supues­to de los pri­vi­le­gios de la peque­ña mino­ría que ha saquea­do el país en detri­men­to de la gran mayo­ría, se han sus­ten­ta­do en los medios de Larach para deni­grar y difa­mar a líde­res, orga­ni­za­cio­nes y pro­ce­sos que cues­tio­na el feu­da­lis­mo impe­ran­te en el país.
Los amos y seño­res de la pal­ma, René Mora­les y Miguel Facus­se han sido seña­la­dos duran­te años como los acé­rri­mos enemi­gos de los gru­pos cam­pe­si­nos, con las cua­les man­tie­nen dispu­tas terri­to­ria­les; has­ta el pun­to que Facus­sé acu­só, que las impug­na­cio­nes de los gru­pos cam­pe­si­nos son moti­vo por el cual ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias inter­na­cio­na­les han fre­na­do emprés­ti­tos a sus empre­sas (http://​www​.latri​bu​na​.hn/​w​e​b​2​.​0​/​?​p​=​9​9​184 ).
El mode­lo agrí­co­la que impo­ne la pal­ma afri­ca­na ade­más del enor­me cos­to social, impli­ca una dete­rio­ro ambien­tal, por la des­truc­ción ace­le­ra­da de los hume­da­les y la enor­me can­ti­dad d agro­tó­xi­co uti­li­za­dos en las plan­ta­cio­nes. Las comu­ni­da­des garí­fu­nas han sufri­do la tra­ge­dia de la vora­ci­dad de Miguel Facus­sé, el que en nom­bre del «desa­rro­llo» se ha apro­pia­do de luga­res estra­té­gi­cos, sin que las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes medien en el asunto.
La vola­ti­bi­li­dad del Bajo Aguan suma­do a la ofen­si­va que se vie­ne dan­do por los medios de comu­ni­ca­ción del régi­men, hace pen­sar que se está abo­nan­do el camino para empren­der des­alo­jos masi­vos de los cam­pe­si­nos radi­ca­dos en el Aguan, bajo el pre­tex­to del sur­gi­mien­to de un movi­mien­to armado.
El «infor­me» lle­ga al extre­mo de cani­ba­li­zar a la igle­sia cató­li­ca, en espe­cial a los jesui­tas, gru­pos ambien­ta­lis­tas y étni­cos. Este no es el pri­mer glo­bo son­da con­mi­nan­do a la per­se­cu­ción de indi­vi­duos y orga­ni­za­cio­nes de base, cuyo cri­men es denun­ciar las iniqui­da­des y ausen­cia de apli­ca­ción de justicia.
Ya para el 24 de agos­to del año pasa­do, los perió­di­cos de Larach hicie­ron eco de un artícu­lo publi­ca­do por el Wall Street Jour­nal, perió­di­co de la cade­na de Rupert Mur­doch, en el cual acu­sa­ban al par­ti­do Uni­fi­ca­ción Demo­crá­ti­ca (UD), Fede­ra­ción Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res de Hon­du­ras (FUTH), un sacer­do­te y un líder de pue­blo negro, como con­tac­to de las FARC
La publi­ca­ción del artícu­lo en cues­tión, ocul­ta­ba sinies­tras inten­cio­nes por par­te de los reales ges­to­res del gol­pe en Hon­du­ras: La cri­mi­na­li­za­ción de la resis­ten­cia con­vir­tién­do­la de un movi­mien­to paci­fis­ta a una repli­ca de movi­mien­tos arma­dos, fue­ron argu­men­tos esgri­mi­dos por los espe­cia­lis­tas en des­in­for­ma­ción de las agen­cias de inte­li­gen­cia de los Esta­dos Unidos.
Por supues­to que los nue­vos ase­so­res en segu­ri­dad pro­ve­nien­tes de Colom­bia, están invo­lu­cra­dos en uti­li­zar a los medios de comu­ni­ca­ción local, para esti­mu­lar la ima­gi­na­ción de las masas, insi­nuan­do que el Bajo Aguan es un esce­na­rio de gue­rra. A par­tir de ese pun­to, es de espe­rar la imple­men­ta­ción de los fal­sos posi­ti­vos, situa­ción en la cual son exper­tos los ase­so­res de la demo­cra­cia de la moto­sie­rra, que pare­ce ser han veni­do al país como invi­ta­dos de la actual administración.
El caso de los cam­pe­si­nos del Bajo Aguan es un indi­ca­dor de la enor­me dis­pa­ri­dad que exis­te en Hon­du­ras en cuan­to a la dis­tri­bu­ción de la rique­za, sin embar­go la pobre­za no es para Larach y Com­pa­ñia un deto­nan­te social. Es sim­ple­men­te par­te del pai­sa­je y una for­ma de con­ser­var pri­vi­le­gios, mien­tras tan­to per­sis­ten en prac­ti­car perio­dis­mo a la Judith Miller del New York Times (remem­ber: armas de des­truc­ción masi­va en Irak). La lec­ción ha sido inte­rio­ri­za­da, esti­mu­lar la ima­gi­na­ción des­de los medios de comu­ni­ca­ción y crear enemi­gos inexis­ten­tes, para así pro­ce­der a gol­pear, con­tan­do con el apo­yo de la opi­nión pública.
Dado en La Cei­ba, 2 de mar­zo de 2010
Orga­ni­za­ción Fra­ter­nal Negra Hon­du­re­ña, OFRANEH

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.