Entre­vis­ta al coman­dan­te Anto­nio Gar­cía.

BICENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA Y EL IMPERIALISMO.
1. En el año que esta­mos por ini­ciar se con­me­mo­ran los 200 años de la pri­me­ra inde­pen­den­cia de Colom­bia de la coro­na espa­ño­la. ¿cua­les con­si­de­ra son las carac­te­rís­ti­cas de la colo­ni­za­ción de hace 200 años y la situa­ción de depen­den­cia actual en Colom­bia y Lati­noa­mé­ri­ca?

Las carac­te­rís­ti­cas de la colo­ni­za­ción de hace 200 años se for­ma­ron en el año 1492, bajo la hege­mo­nía del impe­rio espa­ñol, prin­ci­pal fuer­za del mun­do occi­den­tal con una estruc­tu­ra de domi­na­ción feu­dal, en medio de una Euro­pa que ini­cia­ba su trán­si­to hacia el capi­ta­lis­mo. Pode­mos decir que los demás rei­nos euro­peos esta­ban subor­di­na­dos al espa­ñol.

Si bien todos los demás rei­nos y pode­res euro­peos, esta­ban supe­di­ta­dos al impe­rio espa­ñol, este no pudo rea­li­zar un pro­ce­so de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, pues su estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca no se lo per­mi­tía, solo fue un saquea­dor y un comer­cian­te, pues las mer­can­cías que lle­ga­ban a Amé­ri­ca pro­ve­nían de regio­nes dife­ren­tes a la penín­su­la ibé­ri­ca. Las rique­zas roba­das de Amé­ri­ca sir­vie­ron para cata­li­zar el capi­ta­lis­mo en for­ma­ción en el vie­jo con­ti­nen­te. Lue­go esa bur­gue­sía se alió con los sier­vos cam­pe­si­nos y pro­du­je­ron las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas en casi todo Euro­pa, fue­ron más de tres siglos de tran­si­ción. Napo­león es pro­duc­to de esa reali­dad, pri­vi­le­gió la alian­za de la bur­gue­sía con la noble­za feu­dal y dejó de lado al cam­pe­si­na­do y a los tra­ba­ja­do­res, y así pro­pi­ció un nue­vo equi­li­brio domi­nan­te y le dio paso a la for­ma­ción de los esta­dos nacio­na­les. Se que­bró de esta mane­ra la hege­mo­nía de un solo rey en el mun­do occi­den­tal y la ocu­pa­ción de Espa­ña por Napo­león pro­pi­ció los gri­tos de inde­pen­den­cia, sin gue­rra de libe­ra­ción, pues la coro­na no tenía alien­tos para enfren­tar la gue­rra con­tra Fran­cia y la mul­ti­tud de rebe­lio­nes en todo el con­ti­nen­te ame­ri­cano; si bien sus ejér­ci­tos que­da­ron sin apo­yo, desa­rro­lla­ron esfuer­zos limi­ta­dos de recu­pe­ra­ción del con­trol, pero muy ines­ta­bles. 

Toda Amé­ri­ca se abrió a un perio­do de tran­si­ción, pero no pudo esta­bi­li­zar sus pro­ce­sos eman­ci­pa­do­res y en Colom­bia se vivió lo que se cono­ció como la patria boba, una con­fron­ta­ción entre quie­nes que­rían la inde­pen­den­cia total o una supe­di­ta­ción rela­ti­va a la coro­na espa­ño­la, así como tam­bién quie­nes creían que era mejor un mode­lo cen­tra­lis­ta y otros fede­ra­lis­ta, pug­nas que impi­die­ron orga­ni­zar y defen­der la socie­dad que nacía. Se per­die­ron años valio­sos, has­ta cuan­do Napo­león es derro­ta­do y Espa­ña reor­ga­ni­za la recon­quis­ta en 1816, con Pablo Mori­llo a la cabe­za de los ejér­ci­tos. Pero ya ni el Impe­rio espa­ñol ni Amé­ri­ca eran los mis­mos, y se ini­cia la fase de las gue­rras de inde­pen­den­cia lide­ra­das por Bolí­var. Un gran esfuer­zo por cons­truir iden­ti­dad lati­no­ame­ri­ca­na, que lue­go del triun­fo defi­ni­ti­vo en Aya­cu­cho, no pudo pros­pe­rar y se impu­so la frag­men­ta­ción cua­si feu­dal de peque­ñas nacio­nes que siguie­ron man­te­nien­do las estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas, socia­les y polí­ti­cas del colo­nia­lis­mo. Este perío­do pue­de decir­se que fue una des­co­lo­ni­za­ción frus­tra­da.
Hoy, se vive tam­bién un pro­ce­so de cri­sis del mode­lo de domi­na­ción impe­rial, de glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral lide­ra­da por Esta­dos Uni­dos, en ese con­tex­to Amé­ri­ca Lati­na ha logra­do abrir una impor­tan­te bre­cha y está colo­can­do una pla­ta­for­ma eco­nó­mi­ca, social, polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca para hacer via­ble una tran­si­ción de mane­ra colec­ti­va a una socie­dad pos-capi­ta­lis­ta, es un pro­ce­so no homo­gé­neo, hay diver­si­dad en cada uno de los paí­ses, pero de con­jun­to se ha ido con­fi­gu­ran­do una nue­va diná­mi­ca que con­fron­ta al impe­rio y ofre­ce alter­na­ti­vas de futu­ro. El impe­rio se resis­te a per­mi­tir la des­co­lo­ni­za­ción y ha orga­ni­za­do la con­tra­ofen­si­va que ya se ha vis­to, el gol­pe a Hon­du­ras, las bases mili­ta­res en Colom­bia, y tra­ta de des­es­ta­bi­li­zar la región por todos los medios, don­de el gobierno de Uri­be es el prin­ci­pal alia­do de dicha estra­te­gia.

2. ¿Cómo influ­yó a fina­les de los años 80, la caí­da del muro de Ber­lín, esto es, el decli­ve de la cons­truc­ción del lla­ma­do socia­lis­mo real, en las luchas anti­im­pe­ria­lis­tas de libe­ra­ción nacio­nal, en Lati­noa­mé­ri­ca y las expre­sa­das por ejem­plo entre otras la Revo­lu­ción Viet­na­mi­ta y Cuba­na?

El impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano que­dó a sus anchas en el mun­do, sin el con­tra­pe­so estra­té­gi­co que de una mane­ra u otra lo ejer­cía la URSS lue­go de de Segun­da Gue­rra Mun­dial. Los mode­los del socia­lis­mo real de Euro­pa del Este hicie­ron cri­sis a fina­les de la déca­da de los ochen­ta, no por la caí­da del muro, este fue un fac­tor sim­bó­li­co que des­ta­pa­ba lo que ya venía repre­sa­do y que se reven­tó con el empan­ta­na­mien­to de Rusia en la gue­rra con­tra Afga­nis­tán, que sí fue un ver­da­de­ro cata­li­za­dor. Pero más que esto, fue la estruc­tu­ra pro­pia de estos pro­ce­sos con sus caren­cias de demo­cra­cia, depen­den­cia eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, buro­cra­tis­mo; prin­ci­pal­men­te ausen­cia de par­ti­ci­pa­ción de la pobla­ción en las defi­ni­cio­nes nacio­na­les. Los pila­res de la eco­no­mía que se decía socia­lis­ta y esta­tal, no había roto con las for­mas capi­ta­lis­tas de pro­pie­dad y de orga­ni­za­ción de la pro­duc­ción. Estos temas eran dis­cu­ti­dos en los movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal, man­te­nía­mos estas refle­xio­nes crí­ti­cas, y el Che con ante­rio­ri­dad lo había expre­sa­do con mucha fran­que­za.

Des­de ini­cios de los años 80, mucho antes de la caí­da del muro, Esta­dos Uni­dos colo­có en mar­cha su maqui­na­ria para des­es­ta­bi­li­zar los paí­ses del este euro­peo. Des­de el gobierno nor­te­ame­ri­cano en cabe­za de Reagan, y jun­to con el Papa Juan Pablo II, impul­san dicha ofen­si­va. Con per­fil cla­ra­men­te gue­rre­ris­ta tam­bién se imple­men­ta en Lati­noa­mé­ri­ca para fre­nar los pro­ce­sos de libe­ra­ción en Nica­ra­gua, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la. Fue­ron los tiem­pos de la “gue­rra de baja inten­si­dad” para blo­quear y que­brar los pro­ce­sos de cam­bio.

Se rea­li­za la agre­sión fron­tal con­tra Nica­ra­gua para qui­tar­le oxí­geno a los otros pro­ce­sos veci­nos, y cuan­do se da el colap­so de la URSS, los grin­gos que­dan sin con­tra­pe­so polí­ti­co y mili­tar en el mun­do. Dicha ofen­si­va se extien­de al plano eco­nó­mi­co con su mode­lo neo­li­be­ral que se eri­ge como el triun­fo defi­ni­ti­vo del capi­ta­lis­mo y el fin de la his­to­ria.

Los pro­ce­sos de Cen­troa­mé­ri­ca se van por la vía de la nego­cia­ción, muchos de dichos acuer­dos fue­ron incum­pli­dos y sus alcan­ces no logra­ron modi­fi­car las situa­cio­nes de cri­sis que habían gene­ra­do los con­flic­tos. En la mis­ma Nica­ra­gua, al per­der las elec­cio­nes en 1990, la dere­cha des­ba­ra­ta lo que la revo­lu­ción San­di­nis­ta había logra­do cons­truir, sumien­do a su pue­blo en una pobre­za, aún peor a la vivi­da en tiem­pos de Somo­za. En ese tiem­po se cree que es difí­cil resis­tir a la ofen­si­va impe­ria­lis­ta; de igual mane­ra se vivie­ron pro­ce­sos de des­mo­vi­li­za­ción en Colom­bia, como pro­duc­to de esta mis­ma valo­ra­ción. Solo el ELN y las FARC, se man­tie­nen como tal en el con­ti­nen­te, ade­más de los Zapa­tis­tas, como movi­mien­tos insur­gen­tes arma­dos no derro­ta­dos y que man­tie­nen una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria que bus­ca jun­to con el movi­mien­to de masas una trans­for­ma­ción de las estruc­tu­ras de injus­ti­cia exis­ten­tes en el caso de Colom­bia.

Cuba, vivió momen­tos muy difí­ci­les, pero logró resis­tir con una estra­te­gia de defen­sa de la revo­lu­ción y siguió sien­do refe­ren­te de la lucha revo­lu­cio­na­ria en el con­ti­nen­te y en el mun­do. Hoy su pro­ce­so le da con­ti­nui­dad, jun­to con otros paí­ses, a una pro­pues­ta de cam­bio más colec­ti­va y de carác­ter con­ti­nen­tal.

3. ¿En qué con­sis­tió el posible/​supuesto giro de la gue­rra fría – capi­ta­lis­mo vs comu­nis­mo des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2001, en la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo»?

Exis­ten muchos inte­rro­gan­tes sobre los hechos que ocu­rrie­ron el 11 de sep­tiem­bre, es cono­ci­do que los impe­rios siem­pre han recu­rri­do a las jus­ti­fi­ca­cio­nes para actuar con­tra lo que ellos deno­mi­nan “ame­na­zas”; des­de Nerón, pasan­do por Hitler, Reagan y lle­gan­do a Bush hijo. Se rea­li­zan accio­nes que se adju­di­can supues­tos “enemi­gos”, para actuar con­tra ellos.

Esta­dos Uni­dos, por su pla­ta­for­ma ener­gé­ti­ca, es depen­dien­te del petró­leo, de los hidro­car­bu­ros, de ahí su inte­rés por con­tro­lar Asia Cen­tral y el Mun­do Ára­be y su deter­mi­na­ción geo­es­tra­té­gi­ca es no per­mi­tir flui­dez entre los diver­sos paí­ses que pue­den con­fi­gu­rar un blo­que de poder impor­tan­te en el mun­do: Rusia, Chi­na, India y los paí­ses ára­bes.

Des­de hace años exis­te una cri­sis estruc­tu­ral que corroe al impe­rio, su mode­lo con­su­mis­ta ha depre­da­do el pla­ne­ta, el rit­mo de explo­ta­ción de los recur­sos natu­ra­les ha supe­ra­do la capa­ci­dad de repro­duc­ción natu­ral, daño que es irre­ver­si­ble; la cri­sis del dólar como mone­da uni­ver­sal; las recu­rren­tes cri­sis finan­cie­ras ata­can de mane­ra recu­rren­te­men­te aquí y allá. La glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral exten­dió la mise­ria por el mun­do, con­cen­tró y pri­va­ti­zó aún más las rique­zas. Al fra­ca­sar el neo­li­be­ra­lis­mo en todos los pue­blos del mun­do, las socie­da­des se ven obli­ga­das a bus­car otras alter­na­ti­vas. En un mis­mo tiem­po se jun­tan la cri­sis de los sis­te­mas de domi­na­ción y la lucha de los pue­blos.

Mien­tras Esta­dos Uni­dos se empe­ci­na­ba por inter­ve­nir en el Cen­tro de Asia, en Lati­noa­mé­ri­ca se empie­za a con­fi­gu­rar un pro­ce­so de cam­bio con­ti­nen­tal, cons­tru­yen­do nue­vas pla­ta­for­mas eco­nó­mi­cas, socia­les y polí­ti­cas que con­fron­tan al neo­li­be­ra­lis­mo: el ALBA y UNASUR. Es en este mar­co que se da evo­lu­ción de la doc­tri­na mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na, que ini­cial­men­te se expre­sa como “gue­rra al terro­ris­mo”, para lle­gar a ser como hoy se plan­tea: “una gue­rra glo­bal con­tra­in­sur­gen­te”, es una con­fron­ta­ción con­tra toda ame­na­za a Esta­dos Uni­dos, sea esta un Esta­do o una orga­ni­za­ción insur­gen­te, con cla­ri­dad está escri­ta en el docu­men­to fir­ma­do entre Colom­bia y Esta­dos Uni­dos que auto­ri­za las bases mili­ta­res grin­gas: su obje­ti­vo es res­pon­der a todo “lo que ame­na­ce la esta­bi­li­dad demo­crá­ti­ca de la región”, que en otras pala­bras sig­ni­fi­ca cual­quier cosa que ame­na­ce su hege­mo­nía.

Lue­go del 11 de sep­tiem­bre, Esta­dos Uni­dos vio­ló toda legis­la­ción inter­na­cio­nal, se inven­tó cate­go­rías para eva­dir­la, como es el caso de los “com­ba­tien­tes ile­ga­les”, reali­zó secues­tros, cár­ce­les clan­des­ti­nas en diver­sos paí­ses del vie­jo con­ti­nen­te y ha des­ple­ga­do sus Coman­dos Ope­ra­ti­vos y sus Flo­tas para ocu­par mili­tar­men­te el mun­do ente­ro, una fuer­za mili­tar des­co­mu­nal. Pese a lo ante­rior, no ha sido capaz de con­tro­lar ni a Irak ni a Afga­nis­tán, y el con­flic­to ame­na­za a exten­der­se a un país colo­sal: Paquis­tán.

4. ¿El ELN como ha fun­da­men­ta­do y carac­te­ri­za­do la pre­sen­cia e inje­ren­cia de los impe­ria­lis­mos nor­te­ame­ri­cano y euro­peo en el sur del con­ti­nen­te Ame­ri­cano, en el orden eco­nó­mi­co, polí­ti­co, cul­tu­ral y mili­tar?

Lo que los impe­ria­lis­tas impul­san en el mun­do es la reco­lo­ni­za­ción, para saquear los recur­sos natu­ra­les y ener­gé­ti­cos, apo­de­ra­se de los recur­sos hídri­cos y la bio­di­ver­si­dad, con­tro­lar los mer­ca­dos e impo­ner la sobre-explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo. Des­plie­gan una ofen­si­va mediá­ti­ca para impo­ner los valo­res cul­tu­ra­les de una socie­dad con­su­mis­ta que des­tru­ye la his­to­ria y la cul­tu­ra de los pue­blos.

Por eso vemos en el con­ti­nen­te a unos pue­blos empu­jan­do pro­ce­sos libe­ra­do­res y pro­gre­sis­tas; que cons­tru­yen socie­da­des de tran­si­ción, hacia mayor demo­cra­cia, jus­ti­cia, equi­dad y una mayor armo­nía con la natu­ra­le­za. Otros paí­ses quie­ren man­te­ner las vie­jas estruc­tu­ras de injus­ti­cia y domi­na­ción, en esta reali­dad el impe­rio nor­te­ame­ri­cano lan­za sus ofen­si­vas por la reco­lo­ni­za­ción, por medio de sus pla­nes eco­nó­mi­cos como los TLC para adue­ñar­se de las prin­ci­pa­les fuen­tes de recur­sos natu­ra­les y ener­gé­ti­cos, pero tam­bién por la vía de los gol­pes de esta­do y la ame­na­za mili­tar. Los paí­ses euro­peos tam­bién tie­nen sus intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos en el con­ti­nen­te, bus­can posi­cio­nar­se para dispu­tar espa­cios de poder estra­té­gi­cos que favo­rez­can su inte­rés.

El pro­yec­to de domi­na­ción impe­rial es inte­gral, por eso lo que vive el con­ti­nen­te es un esfuer­zo en todos los ámbi­tos, eco­nó­mi­co, polí­ti­co, social, mili­tar, ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral. Por eso se requie­re de otro tipo de esta­dos que se pla­teen cam­bios de fon­do a estas socie­da­des. Hoy vemos que los pue­blos se sien­ten más cómo­dos y a gus­to con lo que se vie­ne dan­do en el con­ti­nen­te. Se aca­bó el mito que solo los bur­gue­ses pue­den gober­nar, ya hay ejem­plos con­cre­tos don­de los pro­pios diri­gen­tes socia­les y de izquier­da pue­den gober­nar, y lo hacen mejor que los vie­jos gobier­nos. Nin­gún gobierno en el mun­do ha sido capaz de con­for­mar un gabi­ne­te minis­te­rial como lo ha hecho Evo Mora­les en Boli­via en recien­te pose­sión como Pre­si­den­te, el 50 por cien­to de sus minis­tros son muje­res, para eso se requie­re mucho valor y con­se­cuen­cia con lo que se pre­di­ca.

5. ¿Cómo afec­ta a estos paí­ses del sur el mode­lo de desa­rro­llo impues­to por las poten­cias mun­dia­les? ¿La cri­sis de la eco­no­mía mun­dial evi­den­cia­da en este año con el deba­cle finan­cie­ro, pre­di­ce el derrum­be del capi­ta­lis­mo?

Para ser obje­ti­vos no solo la cri­sis, sino el mode­lo neo­li­be­ral ha afec­ta­do a la pobla­ción mun­dial, sin impor­tar que esta pobla­ción esté ubi­ca­da en el nor­te o en el sur. La cri­sis ha agu­di­za­do aún más el nivel de vida de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y la cla­se media. Las medi­das eco­nó­mi­cas impul­sa­das por el neo­li­be­ra­lis­mo aca­ba­ron con la pro­tec­ción social y la esta­bi­li­dad labo­ral pre­ca­ri­zan­do al extre­mo la vida de la gen­te que es esen­cial en la cons­truc­ción de la rique­za de los pue­blos, los tra­ba­ja­do­res del cam­po y la ciu­dad. Hoy se habla de 30 millo­nes de per­so­nas que en Esta­dos Uni­dos pade­cen ham­bre, casi una Colom­bia com­ple­ta. La afec­ción no es solo para las pobla­cio­nes de los paí­ses del sur, sino para todos los pobres del mun­do.

El capi­ta­lis­mo con­du­jo a una cri­sis social y eco­ló­gi­ca, la socie­dad de con­su­mo don­de los capi­ta­lis­tas bus­can la máxi­ma ren­ta­bi­li­dad, sin impor­tar las afec­cio­nes socia­les y ambien­ta­les nos ha con­du­ci­do a una cri­sis de civi­li­za­ción. Los pará­me­tros para medir la sani­dad de una eco­no­mía están man­da­dos a reco­ger, pues si las eco­no­mías siguen per­si­guien­do gran­des incre­men­tos en el PIB, la huma­ni­dad para sobre­vi­vir nece­si­ta­rá más de 5 pla­ne­tas como la tie­rra para pro­veer los recur­sos y mate­rias pri­mas. La cri­sis ener­gé­ti­ca está a la vis­ta, pero las medi­das que pre­ten­den evi­tar un défi­cit de hidro­car­bu­ros, ha pro­du­ci­do un enca­re­ci­mien­to de los ali­men­tos al des­ti­nar tie­rras y recur­sos a la pro­duc­ción de agro-com­bus­ti­bles, prio­ri­zan­do los vehícu­los de los ricos y de la cla­se media por enci­ma de los seres huma­nos. Un ver­da­de­ro tras­to­que de valo­res.

Se requie­re otro tipo de civi­li­za­ción, que haga via­ble socie­da­des pos-capi­ta­lis­tas, que colo­quen la vida huma­na en armo­nía con la natu­ra­le­za, que el cen­tro sea la esta­bi­li­dad de la huma­ni­dad, sus­ten­ta­da en una for­ma de pro­du­cir y con­su­mir aus­te­ra. Es impres­cin­di­ble fre­nar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co derro­cha­dor irra­cio­nal, se debe pro­pug­nar por un cre­ci­mien­to cero o inclu­so nega­ti­vo. Este nue­vo enfo­que de la eco­no­mía jamás lo podrá acep­tar el capi­ta­lis­mo, pues su visión de recu­pe­ra­ción de la cri­sis se sus­ten­ta en el incre­men­to del PIB, o sea en la irra­cio­na­li­dad derro­cha­do­ra y con­su­mis­ta.

La cri­sis actual es más que una cri­sis finan­cie­ra o eco­nó­mi­ca, abar­ca el sis­te­ma com­ple­to de pro­duc­ción, con sus estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas, socia­les, polí­ti­cas y cul­tu­ra­les. No en vano se habla de una cri­sis de civi­li­za­ción que lle­vó a la huma­ni­dad a los lími­tes de su exis­ten­cia. Por ello no pode­mos decir que el capi­ta­lis­mo ya se aca­bó y que por sí solo va a colap­sar, las cri­sis lo que hacen es faci­li­tar­le su muta­ción cuan­do la lucha de los pue­blos no logra reem­pla­zar la cri­sis por otra pro­pues­ta de socie­dad, en eso con­sis­ten las ver­da­de­ras revo­lu­cio­nes. Por eso hoy se abre esa doble posi­bi­li­dad, cam­bios revo­lu­cio­na­rios en algu­nos paí­ses y muta­cio­nes del mode­lo de domi­na­ción en otros. Eso ha acon­te­ci­do en otros momen­tos de la his­to­ria, des­de lue­go no siem­pre es de la mis­ma mane­ra ni bajo las mis­mas estruc­tu­ras.

6. ¿Las expre­sio­nes de lucha y resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta de los pue­blos del sur han fra­ca­sa­do en dete­ner el pro­yec­to neo­co­lo­nia­lis­ta en el con­ti­nen­te? ¿Cómo avan­zar hacia la inde­pen­den­cia defi­ni­ti­va?

El fra­ca­so real ha sido para el mode­lo neo­li­be­ral impe­ria­lis­ta, en el mun­do no ha logra­do esta­bi­li­zar las socie­da­des con mayo­res nive­les de bien­es­tar en el pre­sen­te y ha colo­ca­do en serio ries­go el futu­ro de la huma­ni­dad y el pla­ne­ta. Los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca tam­bién hicie­ron cri­sis en manos de gobier­nos y mode­los neo­li­be­ra­les, des­tro­za­ron las eco­no­mías nacio­na­les, feria­ron al capi­tal trans­na­cio­nal el patri­mo­nio de los pue­blos y ter­mi­na­ron con todo ves­ti­gio de sobe­ra­nía.

Hemos dicho que el neo­li­be­ra­lis­mo fra­ca­só como mode­lo de domi­na­ción, pues los nive­les de sobre explo­ta­ción, de gobier­nos corrup­tos, hicie­ron que los pue­blos toma­ran mayor con­cien­cia y se atre­vie­ran a bus­car otras alter­na­ti­vas, eso se fue acu­mu­lan­do en las déca­das de los 80 y 90. Los exclui­dos y expo­lia­dos resis­tie­ron la ofen­si­va del capi­tal, fina­li­zan­do el mile­nio se inau­gu­ra una nue­va épo­ca para el con­ti­nen­te con el triun­fo de Chá­vez, que hoy se extien­de por todo el con­ti­nen­te. No ha sido fácil recons­truir los paí­ses lue­go de los desas­tres deja­dos por la bur­gue­sía neo­li­be­ral apá­tri­da. Pen­sar e idear nue­vos cami­nos hacia la demo­cra­cia, la equi­dad y jus­ti­cia social ha sido com­ple­jo, pero más aún cons­truir en lo con­cre­to solu­cio­nes para los pue­blos. Con­se­guir resul­ta­dos lue­go de déca­das de expo­lia­ción va a reque­rir de tiem­po, pues se tra­ta de cons­truir demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, nue­vas for­mas de gober­nar, otras estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas, cubrir las gran­des caren­cias socia­les y de infra­es­truc­tu­ra que pade­cen estos paí­ses, rom­per con la cul­tu­ra de la depen­den­cia. Esto fue­ra más sen­ci­llo si no se usa­ra la agre­sión mili­tar por par­te del impe­rio. 

7. ¿Con­si­de­ra que se pue­de hablar de la derro­ta del pro­yec­to de cam­bio, de la posi­bi­li­dad de cons­truc­ción de otro mode­lo socio-eco­nó­mi­co, jus­to, huma­nis­ta, en equi­li­brio con la natu­ra­le­za?

Es todo lo con­tra­rio. Esta­dos Uni­dos es el país más endeu­da­do del mun­do, la cri­sis social lo car­co­me por den­tro, ya no se requie­re ir a los paí­ses del sur para ver lo que es la mise­ria, es un impe­rio que se man­tie­ne con la fuer­za mili­tar; pre­ten­de fre­nar, a pun­ta de gue­rras de ocu­pa­ción, los pro­ce­sos de cam­bio que los pue­blos dina­mi­zan en diver­sas lati­tu­des. Tan­to dine­ro en los bol­si­llos de unos pocos no pue­de con­si­de­rar­se mode­lo de socie­dad cuan­do paí­ses ente­ros de hun­den en el ham­bre.

El mun­do uni­po­lar ha hecho cri­sis, hoy más que nun­ca es vigen­te un pro­yec­to de cam­bio, así lo mues­tran los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca y la agen­da del BRIC (Bra­sil, Rusia, India y Chi­na), favo­ra­bles al mul­ti­la­te­ra­lis­mo, a socie­da­des más demo­crá­ti­cas y a rela­cio­nes más hori­zon­ta­les entre pue­blos y nacio­nes. Esto ya con­fi­gu­ra una nue­va reali­dad, con socie­da­des en tran­si­ción que rei­vin­di­can la demo­cra­cia, la equi­dad y le dispu­tan espa­cios impor­tan­tes al impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano.

8. ¿Cómo se han mani­fes­ta­do en nues­tro país las impli­ca­cio­nes del capi­ta­lis­mo sal­va­je- Neo­li­be­ra­lis­mo-? y ¿cómo los pro­ce­sos de resis­ten­cia?

Se pri­va­ti­za­ron las empre­sas esta­ta­les que eran patri­mo­nio nacio­nal, entre­gán­do­se a bajo pre­cio al capi­tal pri­va­do y tras­na­cio­nal; se des-regu­la­ri­zó la fuer­za labo­ral, aca­ban­do con toda la segu­ri­dad social y la esta­bi­li­dad; se des­tru­ye­ron las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les; se des­tru­yó la eco­no­mía agra­ria impo­nién­do­se por medio de la vio­len­cia ofi­cial del esta­do y los para­mi­li­ta­res el des­po­jo de los cam­pe­si­nos y afec­tan­do seria­men­te la sobe­ra­nía y segu­ri­dad ali­men­ta­ria del país.

La lucha del pue­blo colom­biano ha sido tenaz, su capa­ci­dad de resis­ten­cia ha sido admi­ra­ble, no han podi­do doble­gar­lo. Se cuen­tan por cen­te­na­res de miles los ase­si­na­tos, incon­ta­bles masa­cres, más de 4 millo­nes de des­pla­za­dos, y aún la resis­ten­cia sigue. Nue­vas for­mas de lucha como la Min­ga indí­ge­na y Social se ha con­ver­ti­do en refe­ren­te de los pro­ce­sos de con­ver­gen­cia para la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va nacio­nal, ejem­plo de per­sis­ten­cia en la lucha y movi­li­za­ción. La inde­cli­na­ble lucha de las víc­ti­mas con­tra la impu­ni­dad enfi­la de mane­ra cer­te­ra su acción con­tra el esta­do. La lucha de la insur­gen­cia arma­da tam­bién hace par­te de esta lucha de resis­ten­cia del pue­blo colom­biano, sus obje­ti­vos son los mis­mos. 

9. ¿Cómo ana­li­za el con­tex­to sur­ame­ri­cano en el pro­ce­so demo­cra­ti­za­dor hoy y la ofen­si­va des­es­ta­bi­li­za­do­ra impe­ria­lis­ta? ¿El refor­za­mien­to impe­ria­lis­ta a Colom­bia como pro­yec­to de la con­tra­rre­vo­lu­ción?

En Sura­mé­ri­ca hoy com­pi­ten dos mode­los, dos ini­cia­ti­vas, ya no se tra­ta solo de teo­rías. Las alter­na­ti­vas demo­cra­ti­za­do­ras, entre las que se encuen­tran Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via, en una posi­ción más de avan­za­da y otros pro­ce­sos que acom­pa­ñan a otros nive­les los pro­ce­sos de cam­bio, pero de con­jun­to se ha veni­do crean­do una con­cien­cia de que es posi­ble otro tipo de socie­da­des, estos pro­ce­sos se han exten­di­do con mayor rit­mo. De otro lado están los paí­ses que quie­ren eter­ni­zar las estruc­tu­ras de domi­na­ción neo­li­be­ral supe­di­ta­das al dic­ta­men del impe­ria­lis­mo, quie­nes desa­rro­llan una agen­da de des­es­ta­bi­li­za­ción de los pro­ce­sos demo­cra­ti­za­do­res. Hoy ya exis­ten otras ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les que ponen en inte­rro­ga­ción los vie­jos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como la OEA y el TIAR, se escu­chan más las voces de UNASUR, el ALBA o el Con­se­jo de Segu­ri­dad Sur­ame­ri­ca­na. De un lado está la defen­sa de la demo­cra­cia, la jus­ti­cia, la equi­dad, la sobe­ra­nía nacio­nal y la paz; del otro lado está la expo­lia­ción y saqueo de los pue­blos, la exclu­sión y la gue­rra.

El gobierno de Uri­be y la oli­gar­quía colom­bia­na son los prin­ci­pa­les alia­dos del impe­rio nor­te­ame­ri­cano en sus pla­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción de los pro­ce­sos demo­cra­ti­za­do­res que vive el con­ti­nen­te. La expor­ta­ción de las fuer­zas para­mi­li­ta­res a las fron­te­ras y paí­ses veci­nos es una de las estra­te­gias que per­mi­ten gene­rar esce­na­rios de vio­len­cia para jus­ti­fi­car cual­quier tipo de actua­ción mili­tar; jun­to a lo ante­rior se da la mili­ta­ri­za­ción de las fron­te­ras crean­do estruc­tu­ras mili­ta­res de carác­ter estra­té­gi­co como acon­te­ce con las divi­sio­nes del ejér­ci­to y sus coman­dos uni­fi­ca­dos. Colom­bia es el país que más se adap­ta al tipo de fuer­zas mili­ta­res y doc­tri­na mili­tar grin­ga, pues son copia de ellas. Com­pa­ra­ti­va­men­te son las fuer­zas mili­ta­res más gran­des del con­ti­nen­te, igua­lan­do en tro­pas a Bra­sil y cuen­tan con una flo­ta de heli­cóp­te­ros de com­ba­te entre las más des­ta­ca­das del mun­do. Pese a eso, tie­ne el atre­vi­mien­to de que­jar­se por que otros paí­ses tra­tan de acon­di­cio­nar sus medios defen­si­vos.

Con la des­ca­ra­da acep­ta­ción de las bases mili­ta­res grin­gas en sue­lo colom­biano, que­da cla­ra la direc­ción que segui­rán las ope­ra­cio­nes mili­ta­res, el con­ti­nen­te ente­ro que­da expues­to a la vigi­lan­cia per­ma­nen­te de sus avio­nes espías que se apo­ya­rán en las bases mili­ta­res y los 7 aero­puer­tos inter­na­cio­na­les. Lo que acon­te­ce en Hai­tí es la mues­tra de lo que está por venir, pues con el pre­tex­to de lle­var ayu­da huma­ni­ta­ria a las víc­ti­mas del terre­mo­to, rea­li­zan la ocu­pa­ción mili­tar con cer­ca de 20 mil mari­nes, han deja­do cla­ro que su esta­día no es por cor­to tiem­po.

10. ¿Para el ELN los des­ti­nos de la nación colom­bia­na con este gobierno hacia don­de van? ¿qué impli­ca­cio­nes tie­nen para el país y la región la exten­sión de los pla­nes de gue­rra, plan Colom­bia, Ome­ga, plan Patrio­ta y el incre­men­to de las bases mili­ta­res grin­gas con el pre­tex­to de la gue­rra con­tra el «nar­co­te­rro­ris­mo»?

La nación va para una agu­di­za­ción de la cri­sis social y huma­ni­ta­ria, y hacia una expor­ta­ción de la gue­rra de des­es­ta­bi­li­za­ción hacia los paí­ses veci­nos. Pero el con­ti­nen­te hoy cuen­ta con una reali­dad nue­va, pues hay un con­jun­to de paí­ses com­pro­me­ti­dos con otro des­tino para el con­ti­nen­te, ins­pi­ra­dos en idea­les de demo­cra­cia y jus­ti­cia social que podrán enfren­tar estas pre­ten­sio­nes impe­ria­lis­tas y gue­rre­ris­tas. Los colom­bia­nos tene­mos que mirar a los paí­ses del sur como nues­tros alia­dos natu­ra­les y bus­car con ellos un futu­ro común.

Esta­dos Uni­dos ya no tie­ne nada que ofre­cer a estos pue­blos, esa es la his­to­ria de un siglo com­ple­to de vasa­lla­je grin­go. Es el tiem­po de cons­truir jun­to con los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca una sali­da de solu­ción polí­ti­ca para Colom­bia, con su acom­pa­ña­mien­to y actuar en armo­nía con el nue­vo mode­lo de demo­cra­cia que se cons­tru­ye. La paz de Colom­bia hace par­te de la lucha por la paz en el con­ti­nen­te.

11. ¿Des­pués de los inten­tos de nego­cia­ción polí­ti­ca, des­de el año 2000, de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias e insur­gen­tes, FARC Y ELN, en el Caguán, Cara­cas, Haba­na Cuba, con los gobier­nos de Pas­tra­na y aho­ra con Uri­be Vélez, si es lógi­ca, sus­ten­ta­ble y via­ble esa posi­bi­li­dad, en qué con­sis­te, cual es la pro­pues­ta y el papel de los sec­to­res socia­les?

La bús­que­da de la paz sigue sien­do váli­da y nece­sa­ria, una paz con dig­ni­dad y que cons­tru­ya solu­cio­nes evi­tan­do el derra­ma­mien­to de san­gre es lo más ele­men­tal del mun­do. Pero eso no lo han vis­to así los gobier­nos, pues para ellos el con­flic­to interno es pro­duc­to de la acción de unos locos que hay que exter­mi­nar, sin impor­tar las cau­sas que lo ori­gi­na­ron, por eso siem­pre han bus­ca­do y siguen bus­can­do el desar­me y la des­mo­vi­li­za­ción de la insur­gen­cia. Para el ELN una paz es via­ble si está sus­ten­ta­da en la posi­bi­li­dad real de tran­si­tar a una socie­dad más demo­crá­ti­ca, que via­bi­li­ce trans­for­ma­cio­nes socia­les estruc­tu­ra­les para hacer de Colom­bia un país más jus­to y sobe­rano, para ofre­cer­les a sus gen­tes mayor bien­es­tar y feli­ci­dad. Den­tro de esta ópti­ca el ELN siem­pre esta­rá dis­pues­to a tra­ba­jar por ella.

La cons­truc­ción de la paz debe ser un esfuer­zo de todos los colom­bia­nos, sobre todo de los sec­to­res socia­les y mar­gi­na­dos de Colom­bia. Un pro­ce­so de paz no es solo unas con­ver­sa­cio­nes entre la insur­gen­cia y el gobierno. Se tra­ta de cons­truir esce­na­rios don­de se dis­cu­tan los gran­des pro­ble­mas del país, don­de se ana­li­cen sus dolo­res y don­de se cons­tru­yan pro­pues­tas de carác­ter colec­ti­vo y nacio­nal.

La polí­ti­ca en Colom­bia está con­ge­la­da, el par­la­men­to no dis­cu­te los pro­ble­mas del país, sino que se preo­cu­pa por esqui­var­los y per­pe­tuar unos intere­ses de las cla­ses domi­nan­tes. Un pro­ce­so de paz debe res­ca­tar la polí­ti­ca, los deba­tes para el pue­blo, para las mayo­rías y des­de ahí cons­truir sali­das para la cri­sis del país. Des­de la solu­ción polí­ti­ca exis­te la posi­bi­li­dad de cons­truir rei­vin­di­ca­ción para toda la socie­dad.

12. ¿Para el ELN en las actua­les con­di­cio­nes cual es el pro­yec­to de cam­bio, el país que pro­po­ne? ¿Cuá­les son los alcan­ces de revo­lu­ción a la que se aspi­ra? ¿Cómo ve el ELN el pro­ce­so de uni­dad de las fuer­zas de izquier­da?

Para el ELN el pro­yec­to de nue­vo país se cons­tru­ye con el con­jun­to de la socie­dad, gene­ran­do esce­na­rios de deba­te demo­crá­ti­co y con la par­ti­ci­pa­ción direc­ta de la gen­te. La socie­dad debe ser escu­cha­da, ella mis­ma debe lle­var su voz, no pode­mos seguir con demo­cra­cias repre­sen­ta­ti­vas, y debe supe­rar­se el mono­po­lio que la cla­se polí­ti­ca hace del ejer­ci­cio de gober­nar, los sec­to­res socia­les deben lle­gar a los esce­na­rios don­de se toman las defi­ni­cio­nes. El ELN le apues­ta a ayu­dar a cons­truir estos esce­na­rios y a ellos lle­va­re­mos nues­tras ideas o pro­pues­tas, esta­mos segu­ros que coin­ci­di­mos con ele­men­tos pro­gra­má­ti­cos que casi todos los movi­mien­tos socia­les han defen­di­do y cons­trui­do a lo lar­go de déca­das de luchas.

La revo­lu­ción a la que aspi­ra­mos es abrir un camino para una Colom­bia más demo­crá­ti­ca, jus­ta, más equi­ta­ti­va, don­de el pue­blo sea el pro­ta­go­nis­ta de su pro­pia his­to­ria, una revo­lu­ción de pro­fun­do con­te­ni­do social, humano, eco­ló­gi­co y cul­tu­ral.

Febre­ro de 2010 

Revis­ta Insu­rrec­ción 205  

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *