El sui­ci­dio de un “disi­den­te”, por Ati­lio Boron

Hacien­do una vez más gala de su pro­ver­bial fal­ta de escrú­pu­los El País de Madrid infor­mó en su edi­ción digi­tal del 27 de Febre­ro que “La disi­den­cia cuba­na sigue movi­li­za­da por la muer­te del pri­sio­ne­ro de con­cien­cia Orlan­do Zapa­ta Tama­yo.” Afir­ma­ción tan rotun­da como fal­sa cuya inten­ción no es otra que la de lle­var agua para el molino de la per­ma­nen­te cam­pa­ña de ata­ques y agre­sio­nes con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na y ali­men­tar los pre­jui­cios de una gran par­te de los lec­to­res de ese perió­di­co que no siem­pre tie­nen tiem­po, posi­bi­li­dad o inte­rés en corro­bo­rar la vera­ci­dad de las infor­ma­cio­nes que les pro­por­cio­nan los gran­des medios de comu­ni­ca­ción. 

Afor­tu­na­da­men­te, una opor­tu­na nota publi­ca­da por el pres­ti­gio­so inte­lec­tual cubano Enri­que Ubie­ta Gómez per­mi­te echar luz sobre este peno­so epi­so­dio y des­mon­tar la men­ti­ra urdi­da por el perió­di­co madri­le­ño. (http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​o​p​i​n​i​o​n​/​2​0​1​0​/​0​2​/​2​6​/​o​r​l​a​n​d​o​-​z​a​p​a​t​a​-​t​a​m​a​y​o​-​l​a​-​m​u​e​r​t​e​-​u​t​i​l​-​d​e​-​l​a​-​c​o​n​t​r​a​r​r​e​v​o​l​u​c​i​on/). En ella se demues­tra que el supues­to “pri­sio­ne­ro de con­cien­cia” no era tal; por eso nun­ca figu­ró en la lis­ta de “pri­sio­ne­ros polí­ti­cos” ela­bo­ra­da por la ya disuel­ta Comi­sión de Dere­chos Huma­nos de la ONU en 2003, reem­pla­za­da a cau­sa de sus serios vicios y su mani­fies­ta arbi­tra­rie­dad al ser­vi­cio de los intere­ses de los Esta­dos Uni­dos por el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos. ¿Cómo es posi­ble que un “pri­sio­ne­ro de con­cien­cia” cuya iden­ti­fi­ca­ción con el pro­yec­to polí­ti­co lo lle­vó a inmo­lar­se con tal de no trai­cio­nar sus ideas hubie­ra pasa­do des­aper­ci­bi­do ante los aten­tos ojos de la Comi­sión?

La res­pues­ta es bien sim­ple: Zapa­ta Tama­yo, nos dice Ubie­ta Gómez, era un pre­so común cuyos pro­ble­mas con la jus­ti­cia comen­za­ron en 1988, es decir, quin­ce años antes de la con­fec­ción de la famo­sa lis­ta. En su lar­ga carre­ra delic­ti­va fue pro­ce­sa­do por «vio­la­ción de domi­ci­lio» (1993), «lesio­nes menos gra­ves» (2000), «esta­fa» (2000), «lesio­nes y tenen­cia de arma blan­ca» (2000: heri­das y frac­tu­ra de crá­neo a una víc­ti­ma uti­li­zan­do un mache­te), «alte­ra­ción del orden» y «des­ór­de­nes públi­cos» (2002), entre otras cau­sas que, como pue­de obser­var­se, nada tie­nen que ver con la pro­tes­ta polí­ti­ca y sí con deli­tos comu­nes. En un alar­de de gene­ro­si­dad la jus­ti­cia cuba­na dis­pu­so que Zapa­ta Tama­yo fue­se libe­ra­do bajo fian­za el 9 de Mar­zo de 2003. Sin embar­go, pocos días des­pués rein­ci­di­ría en sus deli­tos y sería dete­ni­do y con­de­na­do a tres años de pri­sión. Pero, en esta oca­sión, su sen­ten­cia se fue exten­dien­do a cau­sa de su agre­si­va con­duc­ta en la cár­cel. Es pre­ci­sa­men­te en este mar­co cuan­do se pro­du­ce su mila­gro­sa meta­mor­fo­sis: el malean­te repe­ti­da­men­te encar­ce­la­do por la comi­sión de nume­ro­sos deli­tos comu­nes se con­vier­te en un ardien­te ciu­da­dano que deci­de con­sa­grar su vida a la pro­mo­ción de la “liber­tad” y la “demo­cra­cia” en Cuba. Astu­ta­men­te reclu­ta­do por sec­to­res de la “disi­den­cia polí­ti­ca” cuba­na, siem­pre deseo­sa de con­tar con un már­tir en sus magras filas, se lo impul­só irres­pon­sa­ble­men­te y con total des­pre­cio de su per­so­na a lle­var a cabo una huel­ga de ham­bre has­ta el final, a cam­bio de quien sabe cua­les pro­me­sas o con­tra­par­ti­das de todo tipo que, segu­ra­men­te, el paso del tiem­po no tar­da­rá en acla­rar.

El caso de esta víc­ti­ma es alec­cio­na­dor del talan­te moral de quie­nes pug­nan por lograr el “cam­bio de régi­men” en Cuba; tam­bién de la cata­du­ra moral de medios como El País, y otros simi­la­res, que ponen su inmen­so poder mediá­ti­co, for­ma­dor y defor­ma­dor de con­cien­cias, al ser­vi­cio de las más inno­bles cau­sas. Nada dicen, por ejem­plo, que la des­gra­cia­da vida del sui­ci­da fue vil­men­te mani­pu­la­da por la “disi­den­cia” y sus man­dan­tes, que pre­ten­den hacer pasar por un “pre­so de con­cien­cia” a quien no fue otra cosa que un delin­cuen­te común. Tam­bién ocul­tan que la sedi­cen­te “disi­den­cia polí­ti­ca” es, en reali­dad, algo bien dis­tin­to: el caba­llo de Tro­ya de la anhe­la­da reins­tau­ra­ción de la domi­na­ción impe­ria­lis­ta en Cuba. “Disi­den­tes” se les lla­ma a quie­nes fue­ron fil­ma­dos mien­tras reci­bían impor­tan­tes sumas de dine­ro en la Sec­ción de Intere­ses de Esta­dos Uni­dos en La Haba­na para finan­ciar sus acti­vi­da­des sub­ver­si­vas de la cons­ti­tu­ción y las leyes de la repú­bli­ca. Es decir, para tra­ba­jar con­jun­ta­men­te con el gobierno de un país que hace medio siglo le ha decla­ra­do la gue­rra a Cuba, que man­tie­ne con­tra esa isla un blo­queo cri­mi­nal uná­ni­me­men­te con­de­na­do por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y que ha hecho más de seis­cien­tos inten­tos de ase­si­nar al líder de la revo­lu­ción cuba­na.

¿Cómo reac­cio­na­ría Washing­ton si hoy sor­pren­die­ra a un gru­po de sus ciu­da­da­nos reci­bien­do gene­ro­sas sumas de dine­ro, equi­pos de comu­ni­ca­ción y con­se­jos prác­ti­cos acer­ca de cómo derro­car al gobierno de Esta­dos Uni­dos en la emba­ja­da de Afga­nis­tán en Washing­ton? ¿Hubie­ra con­si­de­ra­do El País a esos sub­ver­si­vos como “disi­den­tes polí­ti­cos” o como trai­do­res a su patria? Ade­más, a dife­ren­cia de lo ocu­rri­do con los mer­ce­na­rios cuba­nos, lo más pro­ba­ble es que los esta­dou­ni­den­ses hubie­ran sido inme­dia­ta­men­te eje­cu­ta­dos, acu­sa­dos del infa­me deli­to de trai­ción a la patria por su des­em­bo­za­da y anti­pa­trió­ti­ca cola­bo­ra­ción con una poten­cia agre­so­ra. Por mucho menos que esto la “demo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na” envió a la silla eléc­tri­ca a los espo­sos Julius y Ethel Rosen­berg en 1953 en un jui­cio (como el aho­ra per­pe­tra­do con­tra “los 5”) que fue una ver­da­de­ra bur­la a la jus­ti­cia. Pero nada de eso ocu­rre en Cuba. Y nada de esto se infor­ma a la opi­nión públi­ca mun­dial. No hay en la isla cár­ce­les secre­tas, ni lega­li­za­ción de la tor­tu­ra, ni tras­la­do de pri­sio­ne­ros para ser tor­tu­ra­dos en ter­ce­ros paí­ses, ni des­apa­re­ci­dos, ni vue­los ile­ga­les, ni deten­cio­nes arbi­tra­rias sin pla­zos ni jui­cios y tan­tas otras prác­ti­cas que ruti­na­ria­men­te se lle­van a cabo en las maz­mo­rras esta­dou­ni­den­ses y que son sis­te­má­ti­ca­men­te silen­cia­das y ocul­ta­das por la “pren­sa seria” cuya supues­ta misión es infor­mar. Para la pren­sa del impe­rio, como El País, todas estas son minu­cias sin impor­tan­cia. Nego­cios son nego­cios y si hay que men­tir se mien­te una y cien veces con la cer­te­za que otor­ga la impu­ni­dad que le con­fie­re la inde­fen­sión, la cre­du­li­dad o la apa­tía de sus lec­to­res, ale­tar­ga­dos por la pro­pa­gan­da y cui­da­do­sa­men­te des­in­for­ma­dos y embru­te­ci­dos por los gran­des medios. En un lumi­no­so pasa­je de El Die­cio­cho Bru­ma­rio de Luis Bona­par­te Marx decía que, ante su orfan­dad, la con­tra­rre­vo­lu­ción bona­par­tis­ta extraía sus cua­dros y sus héroes del lum­pen­pro­le­ta­ria­do de Paris. Lo mis­mo ocu­rre en nues­tros días con los auto­pro­cla­ma­dos ada­li­des de las liber­ta­des y la demo­cra­cia en Cuba y sus com­pin­ches en la “pren­sa seria” inter­na­cio­nal. Por eso, si es nece­sa­rio decir que Barra­bás era Jesu­cris­to se dice. Y si hay que decir que Zapa­ta Tama­yo era un “pri­sio­ne­ro de con­cien­cia” tam­bién se dice y san­sea­ca­bó.

- Dr. Ati­lio A. Boron, direc­tor del Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Socia­les (PLED), Bue­nos Aires, Argen­ti­na www​.cen​tro​cul​tu​ral​.coop/​p​ledhttp://​www​.ati​lio​bo​ron​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *