¿Quién dice que esta­mos solos? por Jesús Valencia

Rubal­ca­ba y sus lan­ce­ros mediá­ti­cos no des­can­san. Derro­chan millo­nes de pala­bras y euros mer­ce­na­rios para pro­pa­gar la espe­cie de que Eus­kal Herria se ha que­da­do «tris­te y sola». Pobri­cos. La crea­ti­vi­dad y mili­tan­cia de nues­tras amis­ta­des inter­na­cio­na­lis­tas car­co­men este infundio.

Aca­ba de cele­brar­se una nue­va Sema­na a favor de Eus­kal Herria; can­de­la soli­da­ria que se avi­va con el paso del tiem­po. La con­ge­la­da Euro­pa y la achi­cha­rra­da Amé­ri­ca se han pues­to de acuer­do para alzar su voz en defen­sa de nues­tra cau­sa. Si el año pasa­do fue­ron inter­na­cio­na­lis­tas de 13 paí­ses quie­nes pro­mo­vie­ron 50 ini­cia­ti­vas, este año han sido 18 los paí­ses impli­ca­dos y más de 80 las accio­nes rea­li­za­das. Voces muy dis­pa­res han airea­do ante sus res­pec­ti­vas cui­da­da­nías la repre­sión y las tor­tu­ras que sufri­mos; han defen­di­do a nues­tras pre­sas y refu­gia­dos; han reafir­ma­do el dere­cho que nos asis­te a ser pue­blo libre y sobe­rano. Madru­ga­ron los ami­gos irlan­de­ses e intro­du­je­ron nues­tra cau­sa en su mar­cha del 30 de enero, recor­da­to­rio del Domin­go San­grien­to; no fal­tó la defen­sa de Artu­ro y de Iña­ki, refu­gia­dos vas­cos a quie­nes las fau­ces del mons­truo espa­ñol pre­ten­den engu­llir. Gotzo­ne Lopez de Luzu­ria­ga estu­vo ante la emba­ja­da espa­ño­la en Dina­mar­ca, Jon Anza hizo lo pro­pio en Sui­za, y la ban­de­ro­la repa­tria­do­ra en Eslo­ve­nia. En París, lo mis­mo que en Méxi­co, opta­ron por cenas inter­na­cio­na­lis­tas; dos encuen­tros con muchas millas de por medio y una mis­ma sin­to­nía. Nume­ro­sos actos se con­vir­tie­ron en espa­cio com­par­ti­do con mili­tan­tes de otros fren­tes; que la lucha por el socia­lis­mo es común y la cau­sa inter­na­cio­na­lis­ta avi­va fra­ter­ni­da­des. ¿Cómo resu­mir en tan bre­ve espa­cio tan­tas mues­tras de apo­yo? Noches de colo­quios, cine tes­ti­mo­nial y músi­ca vas­ca espar­ci­dos por toda Euro­pa. Gru­pos ya cur­ti­dos y otros que se estre­na­ron con fer­vor de neó­fi­tos. Un aplau­so a la masi­va soli­da­ri­dad ita­lia­na que movi­li­zó a miles de per­so­nas; a la tenaz y difí­cil de Cas­ti­lla, Ara­gón, Madrid o Cata­lun­ya; a la anti­gua y nece­sa­ria de Lis­boa. Todas úti­les y muchas de ellas acosadas.

En el Hotel Bauen de Bue­nos Aires ‑terri­to­rio libe­ra­do- se reu­nió lo más gra­na­do de la Argen­ti­na popu­lar y peleo­na. Pesos pesa­dos de aque­llas luchas avi­va­ron un colo­quio sus­tan­cial. Decla­ra­ron a Gar­zón «arqui­tec­to del terro­ris­mo de Esta­do» y a Espa­ña «pro­to­ti­po de un Esta­do opre­sor». Uru­guay vol­vió a dar la talla; a pesar del sosie­go esti­val, puso en mar­cha un Mani­fies­to que con­ci­ta adhe­sio­nes. En Cara­cas irrum­pió con fuer­za el Colec­ti­vo Inter­na­cio­na­lis­ta Paki­to Arria­rán. Arro­pa­do por la Coor­di­na­do­ra y el Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­ria­nos, tras­la­dó su soli­da­ri­dad has­ta el mis­mo cora­zón de Vene­zue­la. La esqui­na calien­te de tan­tas luchas popu­la­res cono­ció la soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria y aco­gió a quie­nes com­par­tían un exqui­si­to mar­mi­ta­ko. Doy por hecho que el Liber­ta­dor dis­fru­tó al cons­ta­tar que su pue­blo, obli­ga­do a pelear en tan­tos fren­tes, atien­de tam­bién el inter­na­cio­na­lis­ta. «Nun­ca sere­mos libres ‑nos recuer­dan- mien­tras exis­ta un solo pue­blo opri­mi­do». Hare­mos de nues­tra gra­ti­tud corres­pon­den­cia solidaria.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.