¿Quién dice que esta­mos solos? por Jesús Valen­cia

Rubal­ca­ba y sus lan­ce­ros mediá­ti­cos no des­can­san. Derro­chan millo­nes de pala­bras y euros mer­ce­na­rios para pro­pa­gar la espe­cie de que Eus­kal Herria se ha que­da­do «tris­te y sola». Pobri­cos. La crea­ti­vi­dad y mili­tan­cia de nues­tras amis­ta­des inter­na­cio­na­lis­tas car­co­men este infun­dio.

Aca­ba de cele­brar­se una nue­va Sema­na a favor de Eus­kal Herria; can­de­la soli­da­ria que se avi­va con el paso del tiem­po. La con­ge­la­da Euro­pa y la achi­cha­rra­da Amé­ri­ca se han pues­to de acuer­do para alzar su voz en defen­sa de nues­tra cau­sa. Si el año pasa­do fue­ron inter­na­cio­na­lis­tas de 13 paí­ses quie­nes pro­mo­vie­ron 50 ini­cia­ti­vas, este año han sido 18 los paí­ses impli­ca­dos y más de 80 las accio­nes rea­li­za­das. Voces muy dis­pa­res han airea­do ante sus res­pec­ti­vas cui­da­da­nías la repre­sión y las tor­tu­ras que sufri­mos; han defen­di­do a nues­tras pre­sas y refu­gia­dos; han reafir­ma­do el dere­cho que nos asis­te a ser pue­blo libre y sobe­rano. Madru­ga­ron los ami­gos irlan­de­ses e intro­du­je­ron nues­tra cau­sa en su mar­cha del 30 de enero, recor­da­to­rio del Domin­go San­grien­to; no fal­tó la defen­sa de Artu­ro y de Iña­ki, refu­gia­dos vas­cos a quie­nes las fau­ces del mons­truo espa­ñol pre­ten­den engu­llir. Gotzo­ne Lopez de Luzu­ria­ga estu­vo ante la emba­ja­da espa­ño­la en Dina­mar­ca, Jon Anza hizo lo pro­pio en Sui­za, y la ban­de­ro­la repa­tria­do­ra en Eslo­ve­nia. En París, lo mis­mo que en Méxi­co, opta­ron por cenas inter­na­cio­na­lis­tas; dos encuen­tros con muchas millas de por medio y una mis­ma sin­to­nía. Nume­ro­sos actos se con­vir­tie­ron en espa­cio com­par­ti­do con mili­tan­tes de otros fren­tes; que la lucha por el socia­lis­mo es común y la cau­sa inter­na­cio­na­lis­ta avi­va fra­ter­ni­da­des. ¿Cómo resu­mir en tan bre­ve espa­cio tan­tas mues­tras de apo­yo? Noches de colo­quios, cine tes­ti­mo­nial y músi­ca vas­ca espar­ci­dos por toda Euro­pa. Gru­pos ya cur­ti­dos y otros que se estre­na­ron con fer­vor de neó­fi­tos. Un aplau­so a la masi­va soli­da­ri­dad ita­lia­na que movi­li­zó a miles de per­so­nas; a la tenaz y difí­cil de Cas­ti­lla, Ara­gón, Madrid o Cata­lun­ya; a la anti­gua y nece­sa­ria de Lis­boa. Todas úti­les y muchas de ellas aco­sa­das.

En el Hotel Bauen de Bue­nos Aires ‑terri­to­rio libe­ra­do- se reu­nió lo más gra­na­do de la Argen­ti­na popu­lar y peleo­na. Pesos pesa­dos de aque­llas luchas avi­va­ron un colo­quio sus­tan­cial. Decla­ra­ron a Gar­zón «arqui­tec­to del terro­ris­mo de Esta­do» y a Espa­ña «pro­to­ti­po de un Esta­do opre­sor». Uru­guay vol­vió a dar la talla; a pesar del sosie­go esti­val, puso en mar­cha un Mani­fies­to que con­ci­ta adhe­sio­nes. En Cara­cas irrum­pió con fuer­za el Colec­ti­vo Inter­na­cio­na­lis­ta Paki­to Arria­rán. Arro­pa­do por la Coor­di­na­do­ra y el Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­ria­nos, tras­la­dó su soli­da­ri­dad has­ta el mis­mo cora­zón de Vene­zue­la. La esqui­na calien­te de tan­tas luchas popu­la­res cono­ció la soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria y aco­gió a quie­nes com­par­tían un exqui­si­to mar­mi­ta­ko. Doy por hecho que el Liber­ta­dor dis­fru­tó al cons­ta­tar que su pue­blo, obli­ga­do a pelear en tan­tos fren­tes, atien­de tam­bién el inter­na­cio­na­lis­ta. «Nun­ca sere­mos libres ‑nos recuer­dan- mien­tras exis­ta un solo pue­blo opri­mi­do». Hare­mos de nues­tra gra­ti­tud corres­pon­den­cia soli­da­ria.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *