28 de Febre­ro, Día de lucha con­tra la depen­den­cia y por la sobe­ra­nía anda­lu­za por Nacion Anda­lu­za

El 28 de Febre­ro de 1980 cul­mino el pro­ce­so de des­man­te­la­mien­to del prin­ci­pio de empo­de­ra­mien­to popu­lar acon­te­ci­do tres años antes, un 4 de Diciem­bre de 1977. La ima­gen del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz avan­zan­do por las calles de las pobla­cio­nes anda­lu­zas, reco­no­cién­do­se como anda­lu­ces y como tra­ba­ja­do­res, en lucha por la con­quis­ta de sus dere­chos nacio­na­les y socia­les, por ser due­ños y pro­ta­go­nis­tas de su des­tino, pro­du­jo tal gra­do de sor­pre­sa y temor en el Sis­te­ma que el régi­men neo­fran­quis­ta se impu­so, como tarea prio­ri­ta­ria, devol­ver­nos al lugar subor­di­na­do y alie­na­do pre­des­ti­na­do para noso­tros des­de la con­quis­ta y ocu­pa­ción de nues­tra tie­rra.

Tras casi cua­tro déca­das de exter­mi­nio, terror y “reedu­ca­ción”, el Sis­te­ma con­si­de­ró que el fran­quis­mo había cum­pli­do con la enco­mien­da de “recon­duc­ción” social. Había logra­do aca­bar con unas gene­ra­cio­nes obre­ras con­cien­cia­das, con los pro­ce­sos de des­per­tar nacio­nal de la mayo­ría de los dife­ren­tes pue­blos some­ti­dos por el espa­ño­lis­mo y con la con­fluen­cia, letal para el sta­tus quo, entre ambos movi­mien­tos. Por ello, tras la muer­te del Dic­ta­dor, se pusie­ron en fun­cio­na­mien­to los
meca­nis­mos, pre­vis­tos y pac­ta­dos, de cul­mi­na­ción del pro­ce­so ini­cia­do un 18 de Julio del 36, “nor­ma­li­zan­do” al régi­men median­te la “refor­ma”, su adap­ta­ción a for­ma­lis­mos demo­crá­ti­cos. Se tra­ta­ba de per­pe­tuar la situa­ción cam­bian­do solo super­fi­cial­men­te lo impres­cin­di­ble e impi­dien­do toda posi­bi­li­dad de ries­go para las dos bases jus­ti­fi­ca­ti­vas de todo Esta­do Espa­ñol, la “uni­dad de la patria” y el “libre mer­ca­do”. La “tran­si­ción” con­sis­tía en ampliar su base polí­ti­ca a la social­de­mo­cra­cia espa­ño­lis­ta y al pseu­do-nacio­na­lis­mo regio­na­lis­ta bur­gués. A cam­bio de for­mar par­te del poder, esa supues­ta “opo­si­ción” se com­pro­me­tía a defen­der la con­ti­nui­dad de las ins­ti­tu­cio­nes, a pro­te­ger a sus éli­tes polí­ti­cas y socio-eco­nó­mi­cas, y a per­pe­tuar la impo­si­ción a los pue­blos y los tra­ba­ja­do­res de Espa­ña y el capi­ta­lis­mo. Nacía el neo-fran­quis­mo “cons­ti­tu­cio­na­lis­ta”.

El pac­to le asig­na­ba a Anda­lu­cía idén­ti­co papel al des­em­pa­ña­do des­de la impo­si­ción del pri­mer Esta­do Espa­ñol al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, den­tro de un esque­ma estruc­tu­ral capi­ta­lis­ta-esta­ta­lis­ta del
impe­ria­lis­mo espa­ño­lis­ta penin­su­lar. El de colo­nia inte­rior, pro­por­cio­na­do­ra de mate­rias pri­mas y mano de obra bara­ta para sumi­nis­trar a otros terri­to­rios des­ti­na­dos a la indus­tria­li­za­ción. El de gra­ne­ro ali­men­ta­dor y patio tra­se­ro de espar­ci­mien­to. El de pade­cer un desa­rro­llo des­igual for­zo­so y for­za­do, un sub­de­sa­rro­llo indu­ci­do cró­ni­co y per­ma­nen­te. El de sufrir tal gra­do de alie­na­ción y
depen­den­cia polí­ti­ca, social y eco­nó­mi­ca popu­lar, que hicie­se posi­ble y faci­li­ta­se el expo­lio de tie­rras y rique­zas, así como la explo­ta­ción de nues­tra fuer­za de tra­ba­jo.

No obs­tan­te, todo esta­ba en peli­gro ante la mera exis­ten­cia de un pue­blo cons­cien­te, en pie y en mar­cha. Y el régi­men reac­cio­nó idean­do un pro­yec­to de embau­ca­mien­to masi­vo que con­lle­va­se aca­bar con ese espí­ri­tu del 4 de Diciem­bre y reto­mar el plan pre­vis­to. El pro­yec­to era hacer creer al pue­blo que logra­ba sus metas mien­tras en reali­dad se le nega­ban, lle­ván­do­lo a des­ti­nos opues­tos inad­ver­ti­da­men­te. En vez de auto­no­mía le darían des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va y en lugar de
auto­go­bierno ges­tión dele­ga­da de com­pe­ten­cias. Des­pués se le con­ven­ce­ría de que obte­ner el mayor gra­do de des­cen­tra­li­za­ción y ges­tión per­mi­ti­das, “la auto­no­mía de pri­me­ra por la vía del 151”, supo­nía una Anda­lu­cía libre. Final­men­te se repar­ti­rían pape­les de bue­nos y malos. De par­ti­da­rios y detrac­to­res, no del suce­dá­neo auto­nó­mi­co, solo de la vía. La far­sa esta­ba ser­vi­da. El úni­co voto posi­ble era el si a la Anda­lu­cía depen­dien­te.

Para ase­gu­rar la via­bi­li­dad del pro­yec­to, resul­ta­ba impres­cin­di­ble la cola­bo­ra­ción y par­ti­ci­pa­ción de todos. Una sola voz dis­cor­dan­te podría haber anu­la­do los efec­tos del enga­ño. Pero los gru­pos e inte­lec­tua­les de “izquier­das” y “nacio­na­lis­tas” de enton­ces, opta­ron por el aca­ta­mien­to y some­ti­mien­to al espa­ño­lis­mo y al capi­ta­lis­mo, en lugar de denun­ciar la far­sa, opo­ner­se a ella, y man­te­ner e impul­sar los esta­dos de movi­li­za­ción, com­ba­ti­vi­dad y auto-con­cien­cia­ción popu­lar. Fue el lla­ma­do “Pac­to de Ante­que­ra”. Un 28 de febre­ro de 1980 se repre­sen­tó el acto final. El Pue­blo fue con­vo­ca­do a rati­fi­car en refe­rén­dum esa “auto­no­mía ple­na”, que se le ven­dió como logro de los
obje­ti­vos por los que cla­ma­ban tres años antes. Esa y no otra fue la razón de que res­pon­die­se y actua­se como lo hizo. Aquel refe­rén­dum cons­ti­tu­yo un triun­fo, pero para el Sis­te­ma, y una derro­ta para nues­tro pue­blo. La Anda­lu­cía resul­tan­te del 28‑F no iba a ser el fru­to del 4‑D, sino su opues­to. No con­lle­va­ría una Anda­lu­cía nue­va sino la con­ti­nua­ción de la exis­ten­te. No sería prin­ci­pio de una posi­bi­li­dad de Anda­lu­cía libre sino per­pe­tua­ción de la Anda­lu­cía escla­va. Dos “esta­tu­tos” y trein­ta años de “auto­no­mía” lo ava­lan.

En lo esen­cial, en nada difie­re esta Anda­lu­cía de aque­lla. Segui­mos sien­do una nación nega­da, ocu­pa­da y esquil­ma­da. Un pue­blo al que se man­tie­ne secues­tra­da su liber­tad, su iden­ti­dad, his­to­ria y cul­tu­ra. Que per­ma­ne­ce en los últi­mos pues­tos esta­dís­ti­cos esta­ta­les de desa­rro­llo, bien­es­tar, tra­ba­jo y opor­tu­ni­da­des. Que solo es el pri­me­ro en paro, pre­ca­rie­dad y caren­cias. La izquier­da nacio­nal anda­lu­za más cohe­ren­te y con­se­cuen­te, la inde­pen­den­tis­ta y revo­lu­cio­na­ria, la lucha­do­ra por la más com­ple­ta libe­ra­ción nacio­nal y social del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, no tie­ne nada que cele­brar un 28‑F. No debe ser nada, ni el Día “ofi­cial” de Anda­lu­cía ni el “ins­ti­tu­cio­nal”. El 28‑F
solo es el día de espa­ño­lis­tas y regio­na­lis­tas. De aque­llos que lo esta­ble­cie­ron como Día de Anda­lu­cía en lugar del ver­da­de­ro y de aque­llos que pre­ten­den, por igno­ran­cia o cola­bo­ra­cio­nis­mo, man­te­ner­lo y com­pa­ti­bi­li­zar­lo con el autén­ti­co. El 4 de Diciem­bre es el úni­co día de nues­tra tie­rra, de nues­tro pue­blo y nues­tra nacio­na­li­dad. No pue­de ser anu­la­do o degra­da­do a Día “del Pue­blo Anda­luz” y de “sus sím­bo­los his­tó­ri­cos”. Para los que no nos ren­di­mos ni nos resig­na­mos, solo
cons­ti­tu­ye un día de lucha con­tra la depen­den­cia y por la sobe­ra­nía. De denun­cia de la far­sa demo­crá­ti­ca y auto­nó­mi­ca.

Pero des­de aho­ra, ade­más de recor­dar trein­ta años de men­ti­ras y fal­ta de liber­tad, esta fecha tam­bién con­me­mo­ra­rá el naci­mien­to de la espe­ran­za. Un 28 de Febre­ro, el de 2009 se dio a cono­cer el Mani­fies­to de Gra­na­da, docu­men­to cons­ti­tu­ti­vo y aglu­ti­na­dor del MLNA de dicha ciu­dad en una Coor­di­na­do­ra por la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Tra­ba­ja­do­res (CRAT). Una uni­dad en torno a prin­ci­pios rup­tu­ris­tas. Que reto­ma la lucha por una Anda­lu­cía y un Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz libres. Con­tra el neo­fran­quis­mo con apa­rien­cia de demo­cra­cia, el impe­ria­lis­mo espa­ño­lis­ta-capi­ta­lis­ta camu­fla­do de cons­ti­tu­cio­na­lis­mo y la depen­den­cia escla­va dis­fra­za­da de auto­no­mía.

Este es el camino, la con­for­ma­ción y con­so­li­da­ción de un fren­te de acción uni­ta­rio y pro­pio de toda la izquier­da nacio­nal anda­lu­za, sur­gi­do a par­tir de nues­tra reali­dad, sus cir­cuns­tan­cias y
sin­gu­la­ri­da­des, y des­ti­na­do a su trans­for­ma­ción radi­cal. A rea­li­zar la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca y devol­ver­le su liber­tad al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz. A hacer reali­dad el Esta­do Libre Anda­luz, la Anda­lu­cía sobe­ra­na cons­ti­tui­da en demo­cra­cia repu­bli­ca­na pro­pug­na­da por Blas Infan­te. En el día que repre­sen­ta el enga­ño y la trai­ción a los anda­lu­ces, pero que a par­tir del sur­gi­mien­to de la CRAT en Gra­na­da tam­bién repre­sen­ta­rá el ini­cio de la lar­ga mar­cha hacia su libe­ra­ción, Nación Anda­lu­za hace un lla­ma­mien­to a seguir el ejem­plo de la Coor­di­na­do­ra, a la uni­dad del MLNA en torno a los obje­ti­vos bási­cos de lucha por la demo­cra­cia y la liber­tad en nues­tro país y para sus cla­ses popu­la­res. A la recu­pe­ra­ción de nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal y social.

¡Por Anda­lu­cía libre y socia­lis­ta!

¡Viva la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Tra­ba­ja­do­res!

Nación Anda­lu­za – Comi­sión Per­ma­nen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *