28 de Febre­ro, Día de lucha con­tra la depen­den­cia y por la sobe­ra­nía anda­lu­za por Nacion Andaluza

El 28 de Febre­ro de 1980 cul­mino el pro­ce­so de des­man­te­la­mien­to del prin­ci­pio de empo­de­ra­mien­to popu­lar acon­te­ci­do tres años antes, un 4 de Diciem­bre de 1977. La ima­gen del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz avan­zan­do por las calles de las pobla­cio­nes anda­lu­zas, reco­no­cién­do­se como anda­lu­ces y como tra­ba­ja­do­res, en lucha por la con­quis­ta de sus dere­chos nacio­na­les y socia­les, por ser due­ños y pro­ta­go­nis­tas de su des­tino, pro­du­jo tal gra­do de sor­pre­sa y temor en el Sis­te­ma que el régi­men neo­fran­quis­ta se impu­so, como tarea prio­ri­ta­ria, devol­ver­nos al lugar subor­di­na­do y alie­na­do pre­des­ti­na­do para noso­tros des­de la con­quis­ta y ocu­pa­ción de nues­tra tierra.

Tras casi cua­tro déca­das de exter­mi­nio, terror y “reedu­ca­ción”, el Sis­te­ma con­si­de­ró que el fran­quis­mo había cum­pli­do con la enco­mien­da de “recon­duc­ción” social. Había logra­do aca­bar con unas gene­ra­cio­nes obre­ras con­cien­cia­das, con los pro­ce­sos de des­per­tar nacio­nal de la mayo­ría de los dife­ren­tes pue­blos some­ti­dos por el espa­ño­lis­mo y con la con­fluen­cia, letal para el sta­tus quo, entre ambos movi­mien­tos. Por ello, tras la muer­te del Dic­ta­dor, se pusie­ron en fun­cio­na­mien­to los
meca­nis­mos, pre­vis­tos y pac­ta­dos, de cul­mi­na­ción del pro­ce­so ini­cia­do un 18 de Julio del 36, “nor­ma­li­zan­do” al régi­men median­te la “refor­ma”, su adap­ta­ción a for­ma­lis­mos demo­crá­ti­cos. Se tra­ta­ba de per­pe­tuar la situa­ción cam­bian­do solo super­fi­cial­men­te lo impres­cin­di­ble e impi­dien­do toda posi­bi­li­dad de ries­go para las dos bases jus­ti­fi­ca­ti­vas de todo Esta­do Espa­ñol, la “uni­dad de la patria” y el “libre mer­ca­do”. La “tran­si­ción” con­sis­tía en ampliar su base polí­ti­ca a la social­de­mo­cra­cia espa­ño­lis­ta y al pseu­do-nacio­na­lis­mo regio­na­lis­ta bur­gués. A cam­bio de for­mar par­te del poder, esa supues­ta “opo­si­ción” se com­pro­me­tía a defen­der la con­ti­nui­dad de las ins­ti­tu­cio­nes, a pro­te­ger a sus éli­tes polí­ti­cas y socio-eco­nó­mi­cas, y a per­pe­tuar la impo­si­ción a los pue­blos y los tra­ba­ja­do­res de Espa­ña y el capi­ta­lis­mo. Nacía el neo-fran­quis­mo “cons­ti­tu­cio­na­lis­ta”.

El pac­to le asig­na­ba a Anda­lu­cía idén­ti­co papel al des­em­pa­ña­do des­de la impo­si­ción del pri­mer Esta­do Espa­ñol al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, den­tro de un esque­ma estruc­tu­ral capi­ta­lis­ta-esta­ta­lis­ta del
impe­ria­lis­mo espa­ño­lis­ta penin­su­lar. El de colo­nia inte­rior, pro­por­cio­na­do­ra de mate­rias pri­mas y mano de obra bara­ta para sumi­nis­trar a otros terri­to­rios des­ti­na­dos a la indus­tria­li­za­ción. El de gra­ne­ro ali­men­ta­dor y patio tra­se­ro de espar­ci­mien­to. El de pade­cer un desa­rro­llo des­igual for­zo­so y for­za­do, un sub­de­sa­rro­llo indu­ci­do cró­ni­co y per­ma­nen­te. El de sufrir tal gra­do de alie­na­ción y
depen­den­cia polí­ti­ca, social y eco­nó­mi­ca popu­lar, que hicie­se posi­ble y faci­li­ta­se el expo­lio de tie­rras y rique­zas, así como la explo­ta­ción de nues­tra fuer­za de trabajo.

No obs­tan­te, todo esta­ba en peli­gro ante la mera exis­ten­cia de un pue­blo cons­cien­te, en pie y en mar­cha. Y el régi­men reac­cio­nó idean­do un pro­yec­to de embau­ca­mien­to masi­vo que con­lle­va­se aca­bar con ese espí­ri­tu del 4 de Diciem­bre y reto­mar el plan pre­vis­to. El pro­yec­to era hacer creer al pue­blo que logra­ba sus metas mien­tras en reali­dad se le nega­ban, lle­ván­do­lo a des­ti­nos opues­tos inad­ver­ti­da­men­te. En vez de auto­no­mía le darían des­cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va y en lugar de
auto­go­bierno ges­tión dele­ga­da de com­pe­ten­cias. Des­pués se le con­ven­ce­ría de que obte­ner el mayor gra­do de des­cen­tra­li­za­ción y ges­tión per­mi­ti­das, “la auto­no­mía de pri­me­ra por la vía del 151”, supo­nía una Anda­lu­cía libre. Final­men­te se repar­ti­rían pape­les de bue­nos y malos. De par­ti­da­rios y detrac­to­res, no del suce­dá­neo auto­nó­mi­co, solo de la vía. La far­sa esta­ba ser­vi­da. El úni­co voto posi­ble era el si a la Anda­lu­cía dependiente.

Para ase­gu­rar la via­bi­li­dad del pro­yec­to, resul­ta­ba impres­cin­di­ble la cola­bo­ra­ción y par­ti­ci­pa­ción de todos. Una sola voz dis­cor­dan­te podría haber anu­la­do los efec­tos del enga­ño. Pero los gru­pos e inte­lec­tua­les de “izquier­das” y “nacio­na­lis­tas” de enton­ces, opta­ron por el aca­ta­mien­to y some­ti­mien­to al espa­ño­lis­mo y al capi­ta­lis­mo, en lugar de denun­ciar la far­sa, opo­ner­se a ella, y man­te­ner e impul­sar los esta­dos de movi­li­za­ción, com­ba­ti­vi­dad y auto-con­cien­cia­ción popu­lar. Fue el lla­ma­do “Pac­to de Ante­que­ra”. Un 28 de febre­ro de 1980 se repre­sen­tó el acto final. El Pue­blo fue con­vo­ca­do a rati­fi­car en refe­rén­dum esa “auto­no­mía ple­na”, que se le ven­dió como logro de los
obje­ti­vos por los que cla­ma­ban tres años antes. Esa y no otra fue la razón de que res­pon­die­se y actua­se como lo hizo. Aquel refe­rén­dum cons­ti­tu­yo un triun­fo, pero para el Sis­te­ma, y una derro­ta para nues­tro pue­blo. La Anda­lu­cía resul­tan­te del 28‑F no iba a ser el fru­to del 4‑D, sino su opues­to. No con­lle­va­ría una Anda­lu­cía nue­va sino la con­ti­nua­ción de la exis­ten­te. No sería prin­ci­pio de una posi­bi­li­dad de Anda­lu­cía libre sino per­pe­tua­ción de la Anda­lu­cía escla­va. Dos “esta­tu­tos” y trein­ta años de “auto­no­mía” lo avalan.

En lo esen­cial, en nada difie­re esta Anda­lu­cía de aque­lla. Segui­mos sien­do una nación nega­da, ocu­pa­da y esquil­ma­da. Un pue­blo al que se man­tie­ne secues­tra­da su liber­tad, su iden­ti­dad, his­to­ria y cul­tu­ra. Que per­ma­ne­ce en los últi­mos pues­tos esta­dís­ti­cos esta­ta­les de desa­rro­llo, bien­es­tar, tra­ba­jo y opor­tu­ni­da­des. Que solo es el pri­me­ro en paro, pre­ca­rie­dad y caren­cias. La izquier­da nacio­nal anda­lu­za más cohe­ren­te y con­se­cuen­te, la inde­pen­den­tis­ta y revo­lu­cio­na­ria, la lucha­do­ra por la más com­ple­ta libe­ra­ción nacio­nal y social del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, no tie­ne nada que cele­brar un 28‑F. No debe ser nada, ni el Día “ofi­cial” de Anda­lu­cía ni el “ins­ti­tu­cio­nal”. El 28‑F
solo es el día de espa­ño­lis­tas y regio­na­lis­tas. De aque­llos que lo esta­ble­cie­ron como Día de Anda­lu­cía en lugar del ver­da­de­ro y de aque­llos que pre­ten­den, por igno­ran­cia o cola­bo­ra­cio­nis­mo, man­te­ner­lo y com­pa­ti­bi­li­zar­lo con el autén­ti­co. El 4 de Diciem­bre es el úni­co día de nues­tra tie­rra, de nues­tro pue­blo y nues­tra nacio­na­li­dad. No pue­de ser anu­la­do o degra­da­do a Día “del Pue­blo Anda­luz” y de “sus sím­bo­los his­tó­ri­cos”. Para los que no nos ren­di­mos ni nos resig­na­mos, solo
cons­ti­tu­ye un día de lucha con­tra la depen­den­cia y por la sobe­ra­nía. De denun­cia de la far­sa demo­crá­ti­ca y autonómica.

Pero des­de aho­ra, ade­más de recor­dar trein­ta años de men­ti­ras y fal­ta de liber­tad, esta fecha tam­bién con­me­mo­ra­rá el naci­mien­to de la espe­ran­za. Un 28 de Febre­ro, el de 2009 se dio a cono­cer el Mani­fies­to de Gra­na­da, docu­men­to cons­ti­tu­ti­vo y aglu­ti­na­dor del MLNA de dicha ciu­dad en una Coor­di­na­do­ra por la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Tra­ba­ja­do­res (CRAT). Una uni­dad en torno a prin­ci­pios rup­tu­ris­tas. Que reto­ma la lucha por una Anda­lu­cía y un Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz libres. Con­tra el neo­fran­quis­mo con apa­rien­cia de demo­cra­cia, el impe­ria­lis­mo espa­ño­lis­ta-capi­ta­lis­ta camu­fla­do de cons­ti­tu­cio­na­lis­mo y la depen­den­cia escla­va dis­fra­za­da de autonomía.

Este es el camino, la con­for­ma­ción y con­so­li­da­ción de un fren­te de acción uni­ta­rio y pro­pio de toda la izquier­da nacio­nal anda­lu­za, sur­gi­do a par­tir de nues­tra reali­dad, sus cir­cuns­tan­cias y
sin­gu­la­ri­da­des, y des­ti­na­do a su trans­for­ma­ción radi­cal. A rea­li­zar la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca y devol­ver­le su liber­tad al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz. A hacer reali­dad el Esta­do Libre Anda­luz, la Anda­lu­cía sobe­ra­na cons­ti­tui­da en demo­cra­cia repu­bli­ca­na pro­pug­na­da por Blas Infan­te. En el día que repre­sen­ta el enga­ño y la trai­ción a los anda­lu­ces, pero que a par­tir del sur­gi­mien­to de la CRAT en Gra­na­da tam­bién repre­sen­ta­rá el ini­cio de la lar­ga mar­cha hacia su libe­ra­ción, Nación Anda­lu­za hace un lla­ma­mien­to a seguir el ejem­plo de la Coor­di­na­do­ra, a la uni­dad del MLNA en torno a los obje­ti­vos bási­cos de lucha por la demo­cra­cia y la liber­tad en nues­tro país y para sus cla­ses popu­la­res. A la recu­pe­ra­ción de nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal y social.

¡Por Anda­lu­cía libre y socialista!

¡Viva la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Trabajadores!

Nación Anda­lu­za – Comi­sión Permanente

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.