Luna de hiel entre EEUU y Chi­na

¿Gran Sal­to Atrás o tor­men­ta en una taza de té? Las rela­cio­nes entre EEUU y Chi­na han pasa­do en pocas sema­nas de lo que pare­cía una luna de miel a con­ver­tir­se de repen­te en otra de hiel. La visi­ta de Oba­ma en noviem­bre a Chi­na cul­mi­na­ba el acer­ca­mien­to pro­pi­cia­do des­de febre­ro de 2009, al poco de tomar pose­sión, cuan­do la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton anti­ci­pa­ba en Bei­jing el deseo de ele­var las rela­cio­nes bila­te­ra­les a una nue­va fase. La inau­gu­ra­ción del diá­lo­go eco­nó­mi­co y estra­té­gi­co, la reanu­da­ción de los con­tac­tos mili­ta­res, la mode­ra­ción expre­sa­da por Washing­ton duran­te los gra­ves inci­den­tes de Xin­jiang en julio y tam­bién res­pec­to a la apre­cia­ción del yuan, o la aten­ción a la baja en mate­ria de dere­chos huma­nos, pare­cían indi­car la exis­ten­cia de un nue­vo pun­to de encuen­tro y tam­bién de par­ti­da para la arti­cu­la­ción de sus rela­cio­nes basa­do en una agen­da dife­ren­te en la cual per­dían peso algu­nos de los asun­tos más con­flic­ti­vos o se enfa­ti­za­ba un tono más dia­lo­gan­te para otras con­tro­ver­sias..

La cri­sis eco­nó­mi­ca había aupa­do a Chi­na, antes de lo pre­vis­to, al gru­po de paí­ses cen­tra­les del sis­te­ma inter­na­cio­nal. Oba­ma lo reco­no­cía dejan­do en el aire una cier­ta sen­sa­ción de clau­di­ca­ción. En para­le­lo, el Japón de Hato­ya­ma daba alas a una Comu­ni­dad del Este Asiá­ti­co en cuya pro­pues­ta des­car­ta­ba la pre­sen­cia de EEUU. Y en el sudes­te asiá­ti­co, la crea­ción de la zona de libre comer­cio entre Chi­na y los paí­ses de la ANSEA ame­na­za­ba con difi­cul­tar la recu­pe­ra­ción de la tra­di­cio­nal influen­cia de EEUU, tam­bién mer­ma­da en los últi­mos años. Hillary Clin­ton defi­nió enton­ces como la mayor prio­ri­dad estra­té­gi­ca de su depar­ta­men­to el regre­so a Asia-Pací­fi­co, don­de se deci­de hoy día la supre­ma­cía mun­dial.

Todo pare­ció cam­biar en Copenha­gue, al evi­den­ciar­se con cla­ri­dad humi­llan­te el nue­vo papel de Chi­na fren­te a EEUU y su indis­po­ni­bi­li­dad para con­gra­ciar­se con los paí­ses más desa­rro­lla­dos de Occi­den­te ple­gán­do­se a sus reque­ri­mien­tos. Esa pér­di­da de lide­raz­go se evi­den­ció de nue­vo cuan­do los ser­vi­cios de emer­gen­cia de Chi­na lle­ga­ban a Hai­tí dos horas antes que los envia­dos por Washing­ton, a pesar de su cla­mo­ro­sa pro­xi­mi­dad a Puer­to Prín­ci­pe. Por otra par­te, a nivel interno, las expec­ta­ti­vas de Oba­ma ante la derro­ta sufri­da en Mas­sa­chus­sets y el reto de las elec­cio­nes de mitad de man­da­to pro­ba­ble­men­te tam­bién han influi­do en un cam­bio de rum­bo pre­si­di­do por la recu­pe­ra­ción de la agen­da y la acti­tud tra­di­cio­nal en las rela­cio­nes bila­te­ra­les.

La caja de los true­nos inclu­ye la polé­mi­ca por el plan­te de Goo­gle, la ven­ta de armas a Tai­wán, las crí­ti­cas por la mani­pu­la­ción del yuan, la recep­ción al Dalai Lama, la adop­ción de medi­das pro­tec­cio­nis­tas en diver­sos rubros, etc., gene­ran­do ten­sio­nes en el orden comer­cial, polí­ti­co y estra­té­gi­co y retro­ce­dien­do en su enten­di­mien­to a la épo­ca de Bush. Chi­na no se ha ami­la­na­do y, al con­tra­rio, ha res­pon­di­do al desa­fío plan­tea­do por la Casa Blan­ca con aira­das crí­ti­cas, des­men­ti­dos, sus­pen­sión del diá­lo­go en mate­ria de defen­sa, ame­na­za de san­ción a las empre­sas impli­ca­das en las ven­tas a Tai­wán, entre otras accio­nes. A medi­da que se afian­za su poder tam­bién cre­ce su fir­me­za a la hora de defen­der sus pun­tos de vis­ta.

En el tira y aflo­ja entre EEUU y Chi­na exis­ten fac­to­res coyun­tu­ra­les rela­cio­na­dos con la cri­sis finan­cie­ra y los encon­tra­dos intere­ses eco­nó­mi­cos y comer­cia­les de ambas par­tes. Pero tam­bién está muy pre­sen­te un pul­so de carác­ter estra­té­gi­co, que obe­de­ce al des­acuer­do mani­fes­ta­do en noviem­bre, cuan­do las auto­ri­da­des orien­ta­les des­oye­ron la peti­ción de Oba­ma de con­for­mar una alian­za o G‑2 capaz de ofre­cer res­pues­tas comu­nes a los gran­des desa­fíos glo­ba­les acer­can­do sus res­pec­ti­vas iden­ti­da­des y plan­tea­mien­tos. Chi­na no ha dado garan­tías a EEUU de que el incre­men­to de su influen­cia mun­dial no va a ir en menos­ca­bo de la hoy deten­ta­da por la úni­ca super­po­ten­cia, lo cual sugie­re la pro­lon­ga­ción de las ten­sio­nes bila­te­ra­les por lar­go tiem­po.

No quie­re ello decir que nos halle­mos en los pro­le­gó­me­nos de una nue­va gue­rra fría. La inter­de­pen­den­cia entre ambos paí­ses es dema­sia­do gran­de y a ambos les exi­ge encon­trar fór­mu­las de enten­di­mien­to en nume­ro­sos temas, pero en los gran­des asun­tos es más pro­ba­ble la afir­ma­ción de las dife­ren­cias en tan­to Chi­na no acep­te entrar en el jue­go esta­dou­ni­den­se y con sus reglas e insis­ta en con­du­cir­se recha­zan­do las exi­gen­cias occi­den­ta­les sobre sus valo­res y sis­te­ma.

Chi­na sopor­ta­rá cuan­to sea nece­sa­rio para afir­mar­se en el esce­na­rio glo­bal como un poder autó­no­mo, cir­cuns­tan­cia que no es del agra­do de Washing­ton. Para debi­li­tar a Bei­jing, a sabien­das de que sus intere­ses cen­tra­les radi­can en la inte­gri­dad terri­to­rial, la esta­bi­li­dad o el régi­men polí­ti­co, no duda­rá en ges­ti­cu­lar cuan­to pue­da para ero­sio­nar su poder. Pero no es pro­ba­ble que Chi­na clau­di­que, optan­do por blin­dar el régi­men echan­do mano del sue­ño nacio­na­lis­ta que le abre las puer­tas del fin de la deca­den­cia pro­vo­ca­da en bue­na medi­da por la agre­sión occi­den­tal hace siglo y medio. Cuan­ta más pre­sión, más alta ten­de­rá a ser la mura­lla, pudien­do disi­mu­lar con ella sus mayo­res vul­ne­ra­bi­li­da­des inter­nas, las de ori­gen socio-polí­ti­co y eco­nó­mi­co.

La pug­na de intere­ses entre ambos paí­ses irá en aumen­to a lo lar­go de 2010, que pro­me­te ser otro año espe­cial­men­te difí­cil para Chi­na.

Xulio Ríos es direc­tor del Obser­va­to­rio de la Polí­ti­ca Chi­na (www​.poli​ti​ca​-chi​na​.org)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *