Con­cen­tra­cio­nes de LAB en Gas­teiz e Iru­ñea con­tra la refor­ma de pen­sio­nes

LAB sigue ade­lan­te con las movi­li­za­cio­nes para mos­trar su opo­si­ción ante la refor­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes que pre­ten­de impul­sar el Gobierno espa­ñol. En este con­tex­to, hoy se han lle­va­do a cabo dos con­cen­tra­cio­nes «rui­do­sas» fren­te a los par­la­men­tos de Gas­teiz e Iru­ñea para mos­trar una vez más la opo­si­ción a dicha ini­cia­ti­va. Apro­ve­chan­do que se cele­bra­ban ple­nos en ambos par­la­men­tos LAB ha entre­ga­do un docu­men­to a ambos gru­pos par­la­men­ta­rios don­de se reco­gen las rei­vin­di­ca­cio­nes y las alter­na­ti­vas que defien­de el sin­di­ca­to.

· Rei­vin­di­ca­cio­nes y alter­na­ti­vas de LAB 

GOBERNU ESPAINOLAK IRAGARRITAKO PENTSIOEN ERREFORMAREN AURREAN NAFARROAKO ETA EAE-KO PARLAMENTUEI ZUZENDUTAKO ESKAERA

A la aten­ción de la Mesa del Par­la­men­to:
El naci­mien­to del Esta­do de Bien­es­tar es el resul­ta­do de un com­pro­mi­so his­tó­ri­co,

social y polí­ti­co. Una de sus carac­te­rís­ti­cas, radi­ca en la con­so­li­da­ción de un sis­te­ma
de pro­tec­ción social median­te el desa­rro­llo de sis­te­mas públi­cos de sani­dad,
ense­ñan­za y vivien­da y la aten­ción a los sec­to­res exclui­dos del mer­ca­do de tra­ba­jo,
así como un sis­te­ma de pen­sio­nes.
Duran­te los años 70 y 90 los sis­te­mas públi­cos de pen­sio­nes fue­ron some­ti­dos al

ata­que de un neo­li­be­ra­lis­mo que había toma­do el poder y se pro­po­nía redu­cir a la
míni­ma expre­sión tan­to el esta­do de bien­es­tar here­da­do del key­ne­sia­nis­mo como
las regu­la­cio­nes públi­cas de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca.
Actual­men­te, el deba­te sobre el mode­lo social euro­peo está enci­ma de la mesa. Un

día sí y otro tam­bién, se escu­chan voces des­de las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas ponien­do
en cues­tión los sis­te­mas públi­cos de pen­sio­nes, y obser­va­mos y pade­ce­mos
con­ti­nuas refor­mas que no hacen sino mer­mar y recor­tar dere­chos labo­ra­les y
socia­les con­quis­ta­dos median­te las dife­ren­tes luchas obre­ras que a lo lar­go del
siglo XIX y XX se suce­die­ron.
Los Esta­dos espa­ñol y fran­cés están inmer­sos en pro­fun­dos y cons­tan­tes cam­bios

en dichos sis­te­mas. Refor­mas anun­cia­das, que se impon­drán en Eus­kal Herria y
afec­ta­rán a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca sin tener opción a deci­dir.
Los sis­te­mas de pen­sio­nes, están en manos de los Esta­dos. Eus­kal Herria, no pue­de

deci­dir nada en este sen­ti­do. En Lapur­di, Behe Nafa­rroa y Zube­roa, se apli­ca lo
deci­di­do en París a fal­ta de ins­ti­tu­cio­nes pro­pias. Los Gobier­nos de Nafa­rroa y de la
CAV, sumi­sos a los dic­ta­dos de Madrid, se que­dan impa­si­bles ante el recor­te de
dere­chos de los y las pen­sio­nis­tas.
En el caso del Esta­do espa­ñol, el desa­rro­llo de las polí­ti­cas key­ne­sia­nas y del

pro­pio Esta­do de Bien­es­tar lle­ga tar­de. Su evo­lu­ción no ha con­se­gui­do nun­ca
situar­se en los pará­me­tros de la UE, por lo que con­so­li­da­ción y refor­ma han esta­do
uni­das des­de el prin­ci­pio. En lo que res­pec­ta a gas­to en rela­ción al PIB se ha
man­te­ni­do una dife­ren­cia con el res­to de Euro­pa que ha ido aumen­tan­do en los
últi­mos años. El esta­do espa­ñol dedi­ca el 9% PIB al pago de pen­sio­nes, mien­tras la
media euro­pea es del 14% del PIB.
Así, nos encon­tra­mos con un sis­te­ma de pen­sio­nes de reparto2, don­de, las futu­ras

pen­sio­nes se obtie­nen de una par­te del sala­rio. Es decir, el sis­te­ma de pen­sio­nes es
un pro­gra­ma públi­co que pro­por­cio­na una fuen­te de ren­tas (para cuan­do la
per­so­na por una serie de cir­cuns­tan­cias no pue­da obte­ner­las) y para obte­ner sus
bene­fi­cios, es nece­sa­rio haber rea­li­za­do pagos perió­di­cos, coti­za­cio­nes. Esta par­te
del sala­rio se ingre­sa en la deno­mi­na­da Caja Úni­ca de la Segu­ri­dad Social y el
supe­rá­vit es ingre­sa­do en el Fon­do de Reser­va. Dicho Fon­do, es una pie­za
dema­sia­do pre­cio­sa para resis­tir los ata­ques del capi­tal finan­cie­ro y para no
inten­tar ges­tio­nar direc­ta­men­te dicho aho­rro pri­va­ti­zan­do el sis­te­ma de pen­sio­nes.
En este sen­ti­do, para que este ata­que pue­da mate­ria­li­zar­se, y agu­di­zán­do­se en

este con­tex­to de cri­sis eco­nó­mi­ca, un día sí y otro tam­bién, nos encon­tra­mos con
dis­cur­sos y afir­ma­cio­nes que ponen en duda la via­bi­li­dad del sis­te­ma y de esta
mane­ra pro­vo­can que los y las tra­ba­ja­do­ras colo­quen sus aho­rros en manos
pri­va­das a tra­vés de los fon­dos de pen­sio­nes. Es decir, ponen en mar­cha cam­pa­ñas
per­ma­nen­tes para minar el sis­te­ma públi­co y rei­vin­di­car los sis­te­mas pri­va­dos. La
ofen­si­va en este sen­ti­do de los intere­ses finan­cie­ros es per­ma­nen­te.
Sin duda algu­na, una y otra vez se jue­ga y mani­pu­la con la via­bi­li­dad del sis­te­ma.

En este sen­ti­do, si nos remi­ti­mos a muchos de los tan­tos infor­mes ela­bo­ra­dos
des­de diver­sas ins­tan­cias cues­tio­nan­do el sis­te­ma, nos encon­tra­mos con que las
esta­dís­ti­cas de muchos de ellos anun­cia­ban un cata­clis­mo para el día de hoy, y en
vez de ello, asis­ti­mos a un supe­rá­vit de la Segu­ri­dad Social esti­ma­do en 8.500
millo­nes de euros.
La sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma no es una cues­tión eco­nó­mi­ca, es una cues­tión de

volun­tad polí­ti­ca, una cues­tión de con­cep­ción del pro­pio sis­te­ma, y eso es lo que
des­de hace años está en sol­fa: la ten­den­cia de las suce­si­vas refor­mas des­de el
Pac­to de Tole­do, es la pri­va­ti­za­ción del pro­pio sis­te­ma.
Y el nue­vo recor­te de dere­chos que des­de el Gobierno espa­ñol se vie­ne

anun­cian­do, va en esa direc­ción. La jus­ti­fi­ca­ción de tener que adop­tar esta medi­da,
es el peli­gro de la invia­bi­li­dad del sis­te­ma de pen­sio­nes a cau­sa sobre todo, del
enve­je­ci­mien­to de la pobla­ción. Y para ello, para jus­ti­fi­car la sos­te­ni­bi­li­dad del
2
Coti­za­cio­nes que pagan las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras acti­vas para pagar las pen­sio­nes de las que están jubi­la­das en el
momen­to actual. Cuan­do estas per­so­nas en acti­vo se jubi­len, sus pen­sio­nes se paga­rán con las coti­za­cio­nes de
quie­nes están tra­ba­jan­do en ese momen­to.
sis­te­ma, nos anun­cian recor­tes alar­man­tes que mer­ma­rán de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va el
sis­te­ma de pro­tec­ción social actual.
Las medi­das que hoy por hoy han sido anun­cia­das, afec­tan entre otras a las

siguien­tes mate­rias: endu­re­ci­mien­to de los requi­si­tos para acce­der a una pen­sión
de viu­de­dad, refor­za­mien­to de la pre­vi­sión social com­ple­men­ta­ria (impul­so a los
segu­ros pri­va­dos), cul­mi­na­ción de la sepa­ra­ción de fuen­tes del sis­te­ma (eli­mi­na­ción
total del prin­ci­pio de soli­da­ri­dad), alar­ga­mien­to de la edad de jubi­la­ción ordi­na­ria o
legal ( de 65 años a 67 años), modi­fi­ca­cio­nes en el cálcu­lo de las pres­ta­cio­nes
(amplia­ción del perío­do de coti­za­ción..), aumen­to del pla­zo de coti­za­ción míni­ma
para acce­der al cobro…
Habla­mos de medi­das que endu­re­cen bru­tal­men­te el acce­so a una pen­sión, sobre

todo para los colec­ti­vos más des­fa­vo­re­ci­dos como son, muje­res, jóve­nes,
inmi­gran­tes y per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Estos colec­ti­vos tie­nen en común el
las­tre pre­ca­rio con el que se carac­te­ri­zan sus con­di­cio­nes labo­ra­les – tra­ba­jos
tem­po­ra­les, fijos dis­con­ti­nuos, a media jor­na­da.. – y obvia­men­te la difi­cul­tad a la
hora de obte­ner una pen­sión es mayor. Es un nue­vo ata­que a los dere­chos
labo­ra­les y socia­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca que no pode­mos acep­tar.
Actual­men­te, la media de las pen­sio­nes en Hego Eus­kal Herria, es

apro­xi­man­da­men­te de 876,24€. Según un infor­me publi­ca­do por la Fun­da­ción Ipar
Hegoa del sin­da­to LAB, casi la mitad de las per­so­nas pen­sio­nis­tas viven en
situa­ción de pobre­za, y una vez más, las muje­res se lle­van la peor par­te,
encon­trán­do­se en situa­cio­nes de pobre­za gra­ve. Por lo tan­to, si a día de hoy, este
es el pano­ra­ma cree­mos sin­ce­ra­men­te, que es esta refor­ma va a gene­rar muchí­si­ma
inse­gu­ri­dad y unas bol­sas de pre­ca­rie­dad y pobre­za de gran cala­do.
Para poder garan­ti­zar unas pen­sio­nes públi­cas y de cali­dad, las medi­das a adop­tar

tie­nen que ir en otra direc­ción, en la direc­ción con­tra­ria; El pro­ble­ma, no es de
enve­je­ci­mien­to, es de coti­zan­tes, es decir, de empleo. Por lo tan­to, lo nece­sa­rio,
no son los recor­tes que se plan­tean, lo nece­sa­rio, son polí­ti­cas de pleno empleo de
cali­dad para poder coti­zar. Y cuan­ta mayor cali­dad ten­ga­mos, mayo­res serán
nues­tros sala­rios, y mayo­res las apor­ta­cio­nes deri­va­das al sis­te­ma. Habla­mos de
crea­ción de empleo de cali­dad, que las per­so­nas que no ten­gan tra­ba­jo, pue­dan
acce­der a él y aca­bar con la eco­no­mía sumer­gi­da que supo­ne cer­ca del 20 – 25% del
PIB, con el con­si­guien­te aho­rro de las coti­za­cio­nes por par­te de la patro­nal. Se
debe faci­li­tar la incor­po­ra­ción de la mujer al mer­ca­do labo­ral, con medi­das que
favo­rez­can la con­ci­lia­ción de la vida labo­ral y fami­liar.
El mode­lo socio-eco­nó­mi­co del esta­do espa­ñol está hacien­do aguas por todas

par­tes como suce­de con su per­fil demo­crá­ti­co. Es hora de que en EH tome­mos
nues­tras pro­pias deci­sio­nes tan­to en mate­ria polí­ti­ca como socio-eco­nó­mi­ca. Es
nece­sa­rio un Sis­te­ma Públi­co Vas­co de Segu­ri­dad Social.
Por todo ello y con el obje­ti­vo de que las admi­nis­tra­cio­nes vas­cas asu­man su

res­pon­sa­bi­li­dad de garan­ti­zar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca y ciu­da­da­nía en gene­ral
el dere­cho a la pro­tec­ción y bien­es­tar social y, deman­da­mos de este Par­la­men­to:
1. Recha­zar la refor­ma de las pen­sio­nes pro­mo­vi­da por el Gobierno Espa­ñol, dado
que será adop­ta­da des­de la exclu­sión de la mayo­ría sin­di­cal vas­ca y por­que decae
en la garan­tía de acce­so a unas pen­sio­nes dig­nas y reba­ja su nivel de pro­tec­ción.
2. Impul­sar un pro­ce­so de cons­truc­ción de un mar­co nor­ma­ti­vo que nos per­mi­ta
orde­nar, regu­lar y ges­tio­nar la polí­ti­ca de pro­tec­ción social más ade­cua­da a las
nece­si­da­des de nues­tro teji­do social, y ges­tio­nar los recur­sos finan­cie­ros
pro­ce­den­tes de las coti­za­cio­nes de las empre­sas, tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras
vas­cas en mate­ria de Segu­ri­dad Social, empleo y For­ma­ción Pro­fe­sio­nal.
3. Sis­te­ma cons­trui­do des­de las mayo­rías socia­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cas vas­cas, con
ple­na capa­ci­dad nor­ma­ti­va y finan­cie­ra que nos garan­ti­ce que si aquí vivi­mos y
tra­ba­ja­mos, aquí tene­mos que tener el con­trol y la deci­sión res­pec­to a las
coti­za­cio­nes que nos des­cuen­tan todos los meses y las pres­ta­cio­nes que reci­bi­mos.
Un sis­te­ma vas­co de segu­ri­dad social inte­gral, que for­me par­te de un sis­te­ma más
amplio de garan­tía de ren­tas y pro­tec­ción social.
4. Incre­men­tar sus­tan­cial­men­te vía fis­cal y pre­su­pues­ta­ria la dota­ción de recur­sos
públi­cos nece­sa­rios para mejo­rar las pen­sio­nes actua­les y garan­ti­zar las futu­ras,
equi­pa­rán­do­nos en gas­to en pen­sio­nes a los paí­ses euro­peos de simi­lar ren­ta.
5. Iru­ñean – Gas­tei­zen, 2010ko otsai­la­ren 16an

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *