Un nue­vo gol­pe de esta­do en Niger por Txen­te Rekondo


La par­ti­ci­pa­ción e inter­ven­ción direc­ta del ejér­ci­to de Níger en las acti­vi­da­des polí­ti­cas del país se ha con­ver­ti­do en tóni­ca gene­ral duran­te mucho tiem­po. Por eso, nue­va­men­te, el gol­pe de estos días se enmar­ca en la tra­di­ción gol­pis­ta del país. Las reac­cio­nes de los dife­ren­tes acto­res extran­je­ros tam­bién pue­den ayu­dar­nos a la hora de acer­car­nos a lo que está ocu­rrien­do en aquel país africano.

Lla­ma pode­ro­sa­men­te la aten­ción la pre­sen­ta­ción mediá­ti­ca que se nos hace de Níger, al que la mayo­ría de los medios nos seña­lan como uno de los paí­ses más pobres del mun­do?, apor­tan­do para ello algu­nos datos que evi­den­cian las altas caren­cias que sopor­ta la mayor par­te de la pobla­ción. En ese sen­ti­do se nos dice que más del sesen­ta por cien­to de los habi­tan­tes de Níger tie­nen que vivir con menos de un dólar al día, las cifras de mor­ta­li­dad infan­til y des­nu­tri­ción tam­bién se sitúan entre las más ele­va­das del con­ti­nen­te afri­cano y del mun­do. Al mis­mo tiem­po se inci­de en el alto ratio de nata­li­dad (entre 7 y 8 hijos por mujer), lo que al mis­mo tiem­po pre­sen­ta una pobla­ción muy joven (dos ter­cios de la mis­ma por deba­jo de los 25 años).

Sin embar­go, tras esa cor­ti­na, real y cru­da, se escon­de una reali­dad mucho más pro­fun­da. Níger no es un país pobre, sino que es un esta­do don­de la pobre­za afec­ta a la mayor par­te de la pobla­ción. La pro­duc­ción de ura­nio podría gene­rar recur­sos impor­tan­tes para asis­tir a las deman­das de la ciu­da­da­nía, sin embar­go, su explo­ta­ción y sobre todo el repar­to de sus bene­fi­cios en lugar de rever­tir sobre el país, aca­ba en los bol­si­llos de las pode­ro­sas mul­ti­na­cio­na­les que ope­ran en el mis­mo y en el de redu­ci­dos círcu­los de la éli­te polí­ti­ca local. Ade­más, la exis­ten­cia de reser­vas sin explo­tar de oro, petró­leo y otros mine­ra­les hacen del país un obje­ti­vo para esas fuer­zas depredadoras.

La depen­den­cia hacia la pro­duc­ción agrí­co­la, afec­ta­da por impor­tan­tes desas­tres natu­ra­les (sequías fun­da­men­tal­men­te) y por una inefi­caz o inexis­ten­te pla­ni­fi­ca­ción guber­na­men­tal, ha ha hecho que la pobla­ción esté some­ti­da en dema­sia­das oca­sio­nes a eta­pas de ham­bru­na, lo que hace que la depen­den­cia hacia a ?ayu­da huma­ni­ta­ria? aumen­te. La tala des­con­tro­la­da duran­te déca­das ha traí­do con­si­go una defo­res­ta­ción casi abso­lu­ta de los bos­ques de Níger.

La ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca es la excu­sa uti­li­za­da en esta oca­sión por los gol­pis­tas para defen­der su actua­ción. Las pre­ten­sio­nes del has­ta hace poco pre­si­den­te del país, Mama­dou Tand­ja, para refor­mar la cons­ti­tu­ción y abrir un camino a su ter­ce­ra reelec­ción, ha cho­ca­do con buen apar­te de las fuer­zas polí­ti­cas y socia­les de la opo­si­ción, que no han duda­do en aplau­dir la inter­ven­ción gol­pis­ta. Cuan­do en mayo y junio del año pasa­do Tand­ja disol­vió el par­la­men­to y el tri­bu­nal cons­ti­tu­cio­nal, la opo­si­ción a su man­da­to aumen­tó en los cita­dos sec­to­res. El pos­te­rior refe­rén­dum de agos­to que per­mi­tía lle­var a cabo esos cam­bios (y denun­cia­do como frau­du­len­to por la opo­si­ción), jun­to a las elec­cio­nes legis­la­ti­vas de octu­bre y las muni­ci­pa­les de diciem­bre (ambas citas boi­co­tea­das por las fuer­zas opo­si­to­ras a Tanj­da) incre­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te esa ines­ta­bi­li­dad política.

Algu­nas fuen­tes seña­lan ese inten­to del depues­to pre­si­den­te por incre­men­tar un esti­lo auto­crá­ti­co, sin embar­go, otros apun­tan que los últi­mos movi­mien­tos diplo­má­ti­cos de Tanj­da no habrían agra­da­do a deter­mi­na­das fuer­zas loca­les y extran­je­ras. Los recien­tes via­jes a Libia y Vene­zue­la, bus­can­do nue­vos apo­yos ante las ame­na­zas de par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal de inte­rrum­pir la asis­ten­cia, o el inte­rés de Chi­na, India o Irán por hacer­se con la explo­ta­ción de las reser­vas de ura­nio no habrían gus­ta­do al gobierno fran­cés y a la empre­sa nuclear Areva.

La sos­pe­cho­sa indi­fe­ren­cia por par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal occi­den­tal hacia el gol­pe, jun­to a las decla­ra­cio­nes de los diri­gen­tes de éste seña­lan­do la inten­ción de man­te­ner y res­pe­tar los tra­ta­dos fir­ma­dos has­ta la fecha? pue­de ayu­dar a com­pren­der mejor la situación.

La inter­ven­ción de los mili­ta­res de Níger en la vida polí­ti­ca ha sido una cons­tan­te. Se comen­ta en las calles de aquél país que cada vez que se pro­du­ce una reu­nión del gabi­ne­te minis­te­rial los mili­ta­res per­ma­ne­cen en aler­ta. Cua­tro gol­pes de esta­do y otras tan­tas ten­ta­ti­vas des­de los años sesen­ta, de cin­cuen­ta años de inde­pen­den­cia más de vein­te han sido bajo un régi­men mili­tar, ade­más, cua­ren­ta de los cua­ren­ti­nue­ve gobier­nos han alber­ga­do pre­sen­cia de mili­ta­res, cua­tro de los seis pre­si­den­tes han sido mili­ta­res, así como impor­tan­tes car­gos de la estruc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal han esta­do en manos de mili­ta­res también.

La poli­ti­za­ción del ejér­ci­to tie­ne raí­ces en el perío­do pre-colo­nial, cuan­do el auge de los seño­res de la gue­rra loca­les con­di­cio­na­ba la vida polí­ti­ca del momen­to. Bajo el colo­nia­lis­mo fran­cés esa nue­va cate­go­ría social se adap­tó a la situa­ción, y si en un prin­ci­pio los man­dos del ejér­ci­to colo­nial impu­sie­ron su domi­nio, la adap­ta­ción de los seño­res de la gue­rra les man­tu­vo a la espe­ra del cam­bio de posiciones.

La con­fluen­cia de fac­to­res exter­nos e inter­nos (ham­bru­na, difi­cul­ta­des finan­cie­ras, rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les, ten­sio­nes con los agen­tes extran­je­ros) han ser­vi­do de excu­sa en una u otra oca­sión para la inter­ven­ción mili­tar. Esa reite­ra­ción de gol­pes e inter­ven­cio­nes han ter­mi­na­do por poli­ti­zar los mis­mos. La afi­ni­dad de una par­te de la cla­se polí­ti­ca hacia los movi­mien­tos mili­ta­res, segui­da de una tran­si­ción diri­gi­da por los mis­mos, aca­ba legi­ti­man­do la actua­ción gol­pis­ta y al mis­mo tiem­po colo­ca la ges­tión del poder en manos de los man­dos mili­ta­res de Níger.

Níger afron­ta otros pro­ble­mas que con­di­cio­nan su queha­cer polí­ti­co. El enfren­ta­mien­to con la comu­ni­dad Tua­reg o la pre­sen­cia de la orga­ni­za­ción jiha­dis­ta al Qae­da del Magreb Islá­mi­co (AQMI) en los paí­ses veci­nos son fac­to­res a tener en cuanta.

Duran­te déca­das, el pue­blo Tua­reg ha veni­do deman­dan­do un acuer­do de cara a al explo­ta­ción de las rique­zas que exis­ten en su terri­to­rio, que has­ta la fecha han sido explo­ta­das por los gobier­nos cen­tra­les de Níger y no han supues­to nin­gu­na mejo­ra para la pobla­ción Tua­reg. Los acuer­dos de paz del pasa­do año con el gobierno de Tanj­da, en par­te por el inte­rés de los acto­res occi­den­ta­les de no incre­men­tar la inse­gu­ri­dad en la zona tras la cons­ta­ta­ción del auge de AQMI y de algu­nos paí­ses veci­nos que no que­rían aumen­tar la ines­ta­bi­li­dad regio­nal, eran una puer­ta abier­ta a la espe­ran­za para par­te de las deman­das de los Tuareg.

La pre­sen­cia de los gru­pos jiha­dis­tas, con los secues­tros de extran­je­ros y los ata­ques a las fuer­zas guber­na­men­ta­les loca­les, en una región con poco con­trol, ha encen­di­do las luces de alar­ma en las can­ci­lle­rías loca­les e inter­na­cio­na­les. La posi­bi­li­dad de que Níger afron­ta­ra una situa­ción de ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca no obe­de­ce a los intere­ses de esos acto­res, lo que en cier­ta medi­da podría inter­pre­tar­se como un apo­yo táci­to al actual gol­pe de esta­do, en bús­que­da de un nue­vo gobierno fuer­te y acor­de con el guión dise­ña­do en el exte­rior para el con­jun­to de la región.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *