Poder adul­to y eman­ci­pa­ción juve­nil por Iña­ki Gil de San vicen­te

(DEBATE CON JOVENES INDEPENDENTISTAS CATALANES)

1. ¿QUÉ ES EL PODER OPRESOR?

2. ¿QUÉ ES EL PODER ADULTO?

3. ¿QUÉ ES EL MOVIMIENTO JUVENIL?

4. ¿POLÍTICA JUVENIL DE LO COTIDIANO?

5. ¿CÓMO PUEDE ORGANIZARSE LA JUVENTUD?

1.- ¿QUÉ ES EL PODER OPRESOR?

Esta­mos acos­tum­bra­dos a hablar del poder de la bur­gue­sía sobre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, del poder de los Esta­dos que opri­men y explo­tan a los pue­blos como es el caso de los Paï­sos Cata­láns, del poder de los hom­bres sobre y con­tra las muje­res, del poder de la civi­li­za­ción euro­cén­tri­ca, blan­ca y cris­tia­na, sobre otras cul­tu­ras y civi­li­za­cio­nes que defi­ni­mos como “de color”, “sub­de­sa­rro­lla­das”, “atra­sa­das”, etc. Intui­mos que estos y otros pode­res extraen algún bene­fi­cio de la opre­sión a la que some­ten a las per­so­nas y colec­ti­vi­da­des que explo­tan y domi­nan, sean las que fue­ren. Algún bene­fi­cio eco­nó­mi­co, polí­ti­co, cul­tu­ral, sexual, etc., sufi­cien­te­men­te gran­de que les com­pen­se los gas­tos en ins­tru­men­tos de repre­sión que deben rea­li­zar para man­te­ner ese poder tan bene­fi­cio­so. Por ejem­plo, algún bene­fi­cio debe obte­ner la bur­gue­sía espa­ño­la y su Esta­do con la opre­sión nacio­nal de los Paï­sos Cata­láns como para man­te­ner en fun­cio­na­mien­to toda la maqui­na­ria que lo ase­gu­re y, ade­más, para des­pués de todo esos gas­tos y des­pués de rea­li­za­das todas las cuen­tas, éstas apor­ten una can­ti­dad neta y “lim­pia” de ganan­cias eco­nó­mi­cas. Las y los cata­la­nes ya habéis demos­tra­do feha­cien­te­men­te, con núme­ros irre­ba­ti­bles, cuán­tos millo­nes de euros se embol­san gra­tis, netos y “lim­pios” la Hacien­da espa­ño­la y su bur­gue­sía con la explo­ta­ción nacio­nal que sufrís.

Otro tan­to, en sín­te­sis, suce­de con el res­to de los pode­res opre­so­res, aun­que explo­ten y domi­nen a otros colec­ti­vos y per­so­nas. Más aún, debe­mos saber que los bene­fi­cios obte­ni­dos, sien­do y bus­can­do ser­lo sobre todo eco­nó­mi­cos en su for­ma direc­ta, cre­ma­tís­ti­ca, tam­bién son y pue­den ser­lo en su for­ma indi­rec­ta, es decir, que si bien al prin­ci­pio se pre­sen­tan como, por ejem­plo, mate­rias pri­mas bru­tas, petró­leo en cru­do, etc., lue­go, al trans­for­mar­las, usar­las o ven­der­las pro­du­cen bene­fi­cios eco­nó­mi­cos direc­tos, mate­ria­li­za­dos en dine­ro con­tan­te y sonan­te o en cual­quie­ra de sus mane­ras actua­les de cir­cu­lar por los mer­ca­dos, des­de oro y dia­man­tes que ter­mi­nan guar­da­do en las cajas fuer­te has­ta dine­ro-elec­tró­ni­co guar­da­do en las compu­tado­ras de los ban­cos. Sien­do ésta la prin­ci­pal fina­li­dad de la explo­ta­ción, tam­bién suce­de que los bene­fi­cios que gene­ra se plas­man de mane­ra más indi­rec­ta, median­te el arte, la cul­tu­ra y los museos saquea­dos a los pue­blos ven­ci­dos, por ejem­plo, o median­te la direc­ta y físi­ca explo­ta­ción sexual de sus muje­res y de algu­nos de sus jóve­nes, que rápi­da­men­te se trans­for­ma en la explo­ta­ción sexo-eco­nó­mi­ca de la pros­ti­tu­ción, una de las for­mas más inhu­ma­nas de escla­vi­zar al ser humano; o median­te el refor­za­mien­to psi­co­po­lí­ti­co de masas del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del Esta­do ocu­pan­te, en este caso del nacio­na­lis­mo espa­ñol que alie­na a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de ese Esta­do.

Por tan­to, el poder opre­sor es el con­cep­to que expre­sa teó­ri­ca­men­te el con­jun­to de medios mate­ria­les e ideo­ló­gi­cos que un gru­po opre­sor emplea para obte­ner un bene­fi­cio median­te la explo­ta­ción y domi­na­ción de la gen­te tra­ba­ja­do­ra, de las muje­res, de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das y opri­mi­das. Como veis, habla­mos siem­pre de “poder opre­sor” en vez de “poder” a secas por­que el “poder” en abs­trac­to no exis­te, como no exis­te la “demo­cra­cia” en abs­trac­to ni la “polí­ti­ca” abs­trac­ta. La socio­lo­gía hace esfuer­zos ingen­tes por demos­trar la exis­ten­cia del “poder”, de la “demo­cra­cia”, de la “polí­ti­ca”, como algo inma­cu­la­do, como ins­tru­men­tos neu­tra­les que pue­den ser apli­ca­dos median­te la “ley”, la “jus­ti­cia” y el “par­la­men­to”, y total­men­te aje­nos a la reali­dad obje­ti­va de la opre­sión, explo­ta­ción y domi­na­ción de la mayo­ría por la mino­ría. Pero todo poder es opre­sor o libe­ra­dor, del mis­mo modo que toda demo­cra­cia es o bien capi­ta­lis­ta o socia­lis­ta, bur­gue­sa o pro­le­ta­ria, machis­ta o femi­nis­ta, espa­ño­la o cata­la­na, impe­ria­lis­ta o inter­na­cio­na­lis­ta; al igual que la polí­ti­ca es reac­cio­na­ria o revo­lu­cio­na­ria, con­ser­va­do­ra o pro­gre­sis­ta, espa­ño­la o cata­la­na.

Cual­quier “teo­ría”, deba­te o dis­cu­sión abs­trac­ta sobre el “poder”, la “polí­ti­ca”, la “demo­cra­cia”, etc., sin con­te­ni­do social interno que refle­je la lucha de con­tra­rios que siem­pre se libra en toda socie­dad basa­da en la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, es un deba­te y dis­cu­sión tram­po­sa, es una “teo­ría” fal­sa, hue­ca y sin con­te­ni­do cien­tí­fi­co-crí­ti­co alguno des­ti­na­da a legi­ti­mar los intere­ses de la mino­ría, nece­si­ta­da de fal­sear u ocul­tar la reali­dad. La socio­lo­gía, por tér­mino medio y ade­más de recha­zar la uni­dad y lucha de con­tra­rios entre los pode­res anta­gó­ni­cos, tam­bién y sobre todo des­co­nec­ta su “teo­ría” sobre el “poder” abs­trac­to de la reali­dad de la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca y de la domi­na­ción cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca. Seme­jan­te ampu­tación de la reali­dad socio­eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ral que fun­cio­na como un todo pese a las dife­ren­cias de rit­mo de sus par­tes cons­ti­tu­ti­vas inter­nas, esta sepa­ra­ción e inco­mu­ni­ca­ción de sus com­po­nen­tes, ais­lán­do­los unos de otros y negan­do su per­ma­nen­te inter­ac­ción e influen­cia mutua, tal error es una nece­si­dad de la “teo­ría” socio­ló­gi­ca para ocul­tar o negar el papel cen­tral y deci­si­vo a la lar­ga, en el tiem­po pro­lon­ga­do de la his­to­ria, de la explo­ta­ción eco­nó­mi­ca.

La explo­ta­ción eco­nó­mi­ca ver­te­bra a los demás com­po­nen­tes de la tota­li­dad social, y defi­ne a dicha tota­li­dad en sí mis­ma, aun­que a cor­to pla­zo, en perío­dos tem­po­ra­les de pocos años, no pue­da apre­ciar­se con faci­li­dad su peso deter­mi­nan­te por­que la domi­na­ción cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca y la opre­sión socio­po­lí­ti­ca pare­ce que actúan libres de toda inge­ren­cia eco­nó­mi­ca. De hecho, la domi­na­ción cul­tu­ral, que bus­ca alie­nar e idio­ti­zar a las per­so­nas, sumién­do­las en la pasi­vi­dad y en el egoís­mo indi­vi­dua­lis­ta, y la opre­sión polí­ti­ca que bus­ca impe­dir­les toda acción polí­ti­ca libe­ra­do­ra y crí­ti­ca, ambas, como deci­mos, actúan exter­na­men­te como si no depen­die­ran de los intere­ses socio­eco­nó­mi­cos de la mino­ría explo­ta­do­ra. De hecho, la máqui­na pro­pa­gan­dís­ti­ca bur­gue­sa y su “cien­cia social”, la socio­lo­gía, hacen esfuer­zos deses­pe­ra­dos por ocul­tar su depen­den­cia inter­na hacia lo eco­nó­mi­co. Las dos tie­nen mayor o menor auto­no­mía rela­ti­va sobre todo en los perío­dos de expan­sión eco­nó­mi­ca en los que no apa­re­cen cla­ra­men­te las con­tra­dic­cio­nes inter­nas del capi­ta­lis­mo, sus cri­sis pro­fun­das. Pero esa rela­ti­va auto­no­mía des­apa­re­ce cuan­do apa­re­cen las cri­sis, cuan­do la bur­gue­sía endu­re­ce la explo­ta­ción, redu­ce sala­rios, incre­men­ta el paro, empeo­ra las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo, etc. Es en estos momen­tos cuan­do la opre­sión y la domi­na­ción apa­re­cen como lo que son: las mule­tas impres­cin­di­bles de la explo­ta­ción socio­eco­nó­mi­ca.

2.- ¿QUÉ ES EL PODER ADULTO?

Los con­cep­tos aquí expues­tos tan bási­ca­men­te son nece­sa­rios para enten­der mejor qué es el poder adul­to tan­to en su espe­ci­fi­ci­dad como en su vital imbri­ca­ción en la tota­li­dad social basa­da, en últi­mo ins­tan­cia, en la explo­ta­ción socio­eco­nó­mi­ca. Lo espe­cí­fi­co del poder adul­to, y lo que expli­ca su apa­ren­te inexis­ten­cia, es que las per­so­nas lo sufren cuan­do no tie­nen con­cien­cia de sí, auto­con­cien­cia y capa­ci­dad crí­ti­ca, o cuan­do la tie­nen muy poco desa­rro­lla­da, inci­pien­te, por­que están en la ado­les­cen­cia, fase inten­sa, cor­ta y rápi­da en la que se agol­pan masas ingen­tes de nue­vas expe­rien­cias e infor­ma­cio­nes exte­rio­res con cam­bios psi­co­fí­si­cos inter­nos todo ello en medio de ten­sio­nes gene­ra­cio­na­les. En estas con­di­cio­nes resul­ta muy difí­cil cuan­do no impo­si­ble tomar con­cien­cia de sí ya que, ade­más, la juven­tud debe seguir abrién­do­se a nue­vas reali­da­des e inte­grar­las en la medi­da de lo posi­ble en una vida que se vive mecá­ni­ca­men­te como un tor­be­llino que arras­tra a la juven­tud hacia los des­ti­nos pre­de­ter­mi­na­dos en sus gran­des líneas por la socie­dad bur­gue­sa.

El poder adul­to es el poder con­cre­to que garan­ti­za al sis­te­ma esta­ble­ci­do la pro­duc­ción en serie de dócil fuer­za de tra­ba­jo explo­ta­ble en su momen­to. El poder adul­to inte­gra a la fami­lia y a las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas y de con­trol social encar­ga­das de pro­du­cir esa fuer­za de tra­ba­jo median­te una tarea que empie­za antes inclu­so del naci­mien­to ofi­cial de la per­so­na. El poder adul­to, como todo poder, es un pro­ce­so en desa­rro­llo super­vi­sa­do por los apa­ra­tos de Esta­do y por los sis­te­mas para­es­ta­ta­les y extra­es­ta­ta­les. Por ejem­plo, el deba­te per­ma­nen­te entre por un lado, l PP, la Igle­sia, y las bur­gue­sías auto­no­mis­tas y regio­na­lis­tas, y por otro lado, el PSOE y gru­pos socio­cul­tu­ra­les refor­mis­tas, refle­ja las dife­ren­cias inter­nas en la bur­gue­sía en lo tocan­te a la crea­ción de “ciu­da­da­nos de bien”, de “bue­nos espa­ño­les”, de “tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos”, de “pre­ven­ción de la delin­cuen­cia”, de “pre­ven­ción sani­ta­ria”, etc. En estos deba­tes que se endu­re­cen en deter­mi­na­dos perío­dos y nun­ca aca­ban, inter­vie­nen los apa­ra­tos de Esta­do, orga­ni­za­cio­nes “lai­cas” fie­les a la Igle­sia, o­nGs, “aso­cia­cio­nes de padres” y un lar­go etcé­te­ra.

Los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos y uni­ver­si­ta­rios, las inver­sio­nes en sani­dad, edu­ca­ción sexualy pre­ven­ción de la “delin­cuen­cia juve­nil”, la pla­ni­fi­ca­ción fami­liar y la polí­ti­ca hacia el abor­to y el divor­cio, la polí­ti­ca a favor o en con­tra del tra­ba­jo domés­ti­co y del tra­ba­jo asa­la­ria­do de las muje­res, todo esto y mucho más, ata­ñe a la per­ma­nen­te inquie­tud de la cla­se domi­nan­te, de la bur­gue­sía, por ase­gu­rar en la medi­da de lo posi­ble la repro­duc­ción de, por un lado, una gene­ra­ción de bue­nos y efec­ti­vos diri­gen­tes bur­gue­ses y, por otro lado, una cla­se tra­ba­ja­do­ra sumi­sa y apta para las nue­vas nece­si­da­des de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Nada per­ma­ne­ce al mar­gen de esta inquie­tud bur­gue­sa por el futu­ro, ni siquie­ra la cues­tión de las pen­sio­nes, de las jubi­la­cio­nes y de los mode­los de fami­lia que deben absor­ber y des­ac­ti­var las ten­sio­nes que inevi­ta­ble­men­te sur­gi­rán con el tiem­po. Exis­te una lógi­ca inter­na entre la edu­ca­ción infan­til, el mode­lo fami­liar y la polí­ti­ca de pen­sio­nes que no pode­mos desa­rro­llar aho­ra, pero que tie­ne en el poder adul­to uno de sus esla­bo­nes auto­ri­ta­rios más sóli­dos.

Pues bien, el Esta­do como “cuar­tel gene­ral” de la cla­se bur­gue­sa es igual­men­te deci­si­vo en la pla­ni­fi­ca­ción glo­bal de la repro­duc­ción de las con­di­cio­nes de explo­ta­ción, en la que hay que intro­du­cir al poder adul­to como una pie­za cla­ve. Todos los pro­ble­mas que sur­gen en y duran­te la for­ma­ción de las futu­ras cla­ses explo­ta­bles tie­nen su corres­pon­dien­te aná­li­sis esta­tal y éste su adap­ta­ción más o menos rápi­da al queha­cer del poder adul­to. No vamos a exten­der­nos por obvio sobre el pro­ble­ma edu­ca­ti­vo, que no es otro que el de la cua­li­fi­ca­ción labo­ral para aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo. El poder adul­to vigi­la con mayor o menor pre­sión y deta­lle, pero vigi­la, los resul­ta­dos de los estu­dios y de la for­ma­ción labo­ral de la infan­cia y de la juven­tud. Si por lo que fue­ra, los padres no rea­li­za­sen la sufi­cien­te pre­sión, el Esta­do ha crea­do los meca­nis­mos nece­sa­rios para com­pen­sar esa indi­fe­ren­cia y deja­dez pater­na hacia sus debe­res para con las nece­si­da­des estra­té­gi­cas del capi­ta­lis­mo. Meca­nis­mos más efec­ti­vos depen­dien­do de la cla­se social, del sexo-gene­ro y de la per­te­nen­cia nacio­nal de los afec­ta­dos, de modo que la juven­tud bur­gue­sa mas­cu­li­na y de la nación opre­so­ra, en este caso de la espa­ño­la, tie­ne más posi­bi­li­da­des y ayu­das de “triun­far” en la vida que las que tie­ne una joven cata­la­na de cla­se obre­ra.

El poder adul­to dedi­ca tan­ta aten­ción a “los estu­dios” – la pre­pa­ra­ción téc­ni­ca de la fuer­za de tra­ba­jo para que rin­da el mayor bene­fi­cio a la bur­gue­sía – , por­que, ade­más, el poder adul­to asu­me que su pro­pio bien­es­tar mate­rial y sim­bó­li­co futu­ro depen­de en gran medi­da de la ren­ta­bi­li­dad glo­bal que extrai­ga del tra­ba­jo de sus hijos e hijas,de “colo­car­los bien” en un “buen tra­ba­jo” y en un “buen matri­mo­nio”. En las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas, agra­rias, gana­de­ras y de pro­duc­ción arte­sa­nal, pre­in­dus­trial, el futu­ro del poder adul­to se garan­ti­za­ba median­te muchos hijos e hijas que, con su tra­ba­jo, apor­ta­ban los recur­sos impres­cin­di­bles. En la socie­dad capi­ta­lis­ta en su fase indus­trial y depen­dien­do de la lucha de cla­ses, la segu­ri­dad social, los sala­rios indi­rec­tos y las pres­ta­cio­nes públi­cas suplen de algún modo siem­pre incier­to e inse­gu­ro, las nece­si­da­des de la vejez. La reali­dad capi­ta­lis­ta advier­te a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, a las muje­res y a las per­so­nas de la ter­ce­ra edad que su futu­ro últi­mo siem­pre es incier­to, siem­pre depen­de del egoís­mo bur­gués, y que si quie­res garan­ti­zar­se unas míni­mas con­di­cio­nes de vejez tras una mala vida explo­ta­da, debe luchar y pelear o car­gar su vejez sobre sus hijas e hijos. Seme­jan­te incer­ti­dum­bre y pre­ca­rie­dad vital cobra mayor gra­ve­dad en las nacio­nes opri­mi­das, some­ti­das a la volun­tad del Esta­do opre­sor, caren­tes de los medios de pla­ni­fi­ca­ción pro­pia.

Al mar­gen del “amor” cier­to e inne­ga­ble que madres y padres sien­tan hacia sus hijos e hijas – sería nece­sa­rio aquí exten­der­nos sobre el deno­mi­na­do “ins­tin­to mater­nal” como ideo­lo­gía patriar­co-bur­gue­sa, pero no tene­mos tiem­po – ,lo que es ver­dad es que por deba­jo y en inte­rior de los sen­ti­mien­tos paterno-filia­les rigen fuer­zas incons­cien­tes cen­tra­das en la obje­ti­vi­dad his­tó­ri­ca de la “men­te mer­can­til”, es decir, de la per­so­na­li­dad y de la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas crea­da por el capi­ta­lis­mo como rela­ción social cosi­fi­ca­da que redu­ce a las per­so­nas y a sus sen­ti­mien­tos más subli­mes a sim­ples mer­can­cías. Peor toda­vía, ese “amor” cier­to es mayo­ri­ta­ria­men­te vivi­do y sen­ti­do des­de los pará­me­tros bur­gue­ses, lo que cie­rra el círcu­lo de la obse­sión del poder adul­to, de los padres, por­que sus hijos “triun­fen” en la vida. Los méto­dos del poder adul­to varia­rán según los casos, según las dis­po­ni­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas de la fami­lia, etc., pero a gran­des ras­gos no tie­nen otro obje­ti­vo que el de, por un lado, inver­tir en la cua­li­fi­ca­ción de la des­cen­den­cia como garan­tía de futu­ro; por otro lado, enten­der esta garan­tía en su sen­ti­do mate­rial y de pres­ti­gio fami­liar y, por últi­mo, cum­plir con la exi­gen­cia social inte­rio­ri­za­da como “deber moral” bur­gués ancla­do en el incons­cien­te de ase­gu­rar la repro­duc­ción del capi­ta­lis­mo.

Son estos fac­to­res los que expli­can que muchas madres y padres sien­tan amar­ga­men­te que han “fra­ca­sa­do en sus vidas” al no haber logra­do estos obje­ti­vos tal cual les fue­ron impues­tos en su infan­cia por el poder adul­to que pade­cie­ron ellos. Los padres pro­yec­tan sobre hijos e hijas sus deseos y anhe­los, sus sue­ños inal­can­za­bles, y cuan­do éstos no cum­plen esos man­da­tos los padres se sien­ten defrau­da­dos, y ese amar­gor se suma a sus frus­tra­cio­nes, a sus derro­tas vita­les. El des­li­za­mien­to impa­ra­ble hacia el “fra­ca­so vital”, a la resig­na­ción derro­ta­da y pasi­va, que abre la puer­ta a la dere­chi­za­ción y al racis­mo, se acre­cien­ta en la medi­da en que van enfrián­do­se las rela­cio­nes sexua­les y amo­ro­sas, en que la ins­ti­tu­ción matri­mo­nial y fami­liar apa­re­ce como lo que es: la cár­cel de los sen­ti­mien­tos ver­da­de­ra­men­te huma­nos. Las ten­sio­nes inter­per­so­na­les, los repro­ches mutuos, los celos y las rela­cio­nes sexua­les extra­ma­tri­mo­nia­les hipó­cri­ta­men­te deno­mi­na­das “infi­de­li­da­des”, y has­ta la vio­len­cia machis­ta intra­fa­mi­liar, el alcoho­lis­mo y la dro­go­de­pen­den­cia abier­ta o sote­rra­da, la pre­ca­rie­dad vital inhe­ren­te a la dic­ta­du­ra del sala­rio, seme­jan­te reali­dad ocul­ta ofi­cial­men­te bajo el mito del “dul­ce hogar” no hace sino ace­le­rar la ten­den­cia al endu­re­ci­mien­to del poder adul­to.

No debe sor­pren­der­nos por tan­to que los padres vigi­len muy aten­ta­men­te las amis­ta­des y las rela­cio­nes per­so­na­les de sus hijas e hijos, sobre todo cuan­do pue­den cho­car con la ley sean en su for­ma de delin­cuen­cia civil, sea en su for­ma de repre­sión socio­po­lí­ti­ca, sin­di­cal, cul­tu­ral y patriar­cal. Dejan­do por fal­ta de tiem­po la pri­me­ra vigi­lan­cia, sí tene­mos que decir que la vigi­lan­cia sobre los pri­me­ros pasos en la vida polí­ti­ca de hijos e hijas está cau­sa­da por el mie­do a que “meter­se en polí­ti­ca” ter­mi­ne arrui­nan­do, por un lado, la inver­sión en tiem­po y dine­ro rea­li­za­do en el hijo, en sus estu­dios y en la bús­que­da de un “buen tra­ba­jo”, y por otro lado, aun­que a una cier­ta dis­tan­cia, el cui­da­do pues­to en el “buen nom­bre” de la fami­lia. El mie­do al “qué dirán” que tie­ne el poder adul­to no res­pon­de sólo a los res­tos de las vie­jas cos­tum­bres pre­bur­gue­sas de “honor y fama” sino fun­da­men­tal­men­te a que en la socie­dad capi­ta­lis­ta tam­bién el “buen nom­bre” pesa a la hora de las rela­cio­nes per­so­na­les que faci­li­tan encon­trar un buen pues­to de tra­ba­jo, sobre todo entre la bur­gue­sía en cual­quie­ra de sus frac­cio­nes. La “fami­lia seria” aun­que sea tra­ba­ja­do­ra y no sola­men­te “bue­na fami­lia”, tie­ne más posi­bi­li­da­des de “colo­car bien” a sus hijos e hijas que las “malas fami­lias”, dife­ren­cia que pue­de garan­ti­zar una mejor cali­dad de vida – den­tro de los pará­me­tros bur­gue­ses – a los padres en su vejez.

Del mis­mo modo, el con­trol de la vida sexual de las hijas e hijos, por este orden de valor, debe inser­tar­se en el con­trol adul­to que tien­de por nece­si­dad a ser total, aun­que nun­ca lo logre ple­na­men­te. Si bien es ver­dad que las gran­des áreas urba­nas, la rela­ti­va faci­li­dad del trans­por­te, la exten­sión del espa­cio pro­duc­ti­vo y sus cre­cien­tes distancias,las luchas femi­nis­tas y sexua­les, los cam­bios en las for­mas de la fami­lia, estos y otros cam­bios per­mi­ten for­mas de vida sexual menos repri­mi­das e hipó­cri­tas que las ante­rio­res, sien­do esto cier­to, tam­po­co tene­mos que come­ter el error de acep­tar el catas­tro­fis­mo de la dere­cha patriar­co-bur­gue­sa más reac­cio­na­ria y cle­ri­cal sobre la “depra­va­ción” de las cos­tum­bres y de la moral, sobre la “per­di­ción de las muje­res” y el hun­di­mien­to de la “sagra­da fami­lia”. Por el con­tra­rio, el sis­te­ma patriar­co-bur­gués está lan­zan­do una con­tra­ofen­si­va anti­se­xual gene­ra­li­za­da que tie­ne varios fren­tes entre los que des­ta­ca redu­cir las posi­bi­li­da­des de tra­ba­jo asa­la­ria­do, en empre­sas, obli­gan­do a las muje­res a pudrir­se en el “dul­ce hogar”. A la vez, se endu­re­cen las exi­gen­cias de “bue­na fama” y de ima­gen físi­ca, que no sola­men­te de pre­pa­ra­ción pro­fe­sio­nal, que las empre­sas ponen a las muje­res para se admi­ti­das.

La con­tra­ofen­si­va patriar­co-bur­gue­sa tie­ne uno de sus argu­men­tos más efec­ti­vos en el fra­ca­so de la pre­ven­ción de las enfer­me­da­des vené­reas y del VIH-Sida, en espe­cial. Muchas madres y en menor medi­da los padres, son bas­tan­te mani­pu­la­bles por esta pro­pa­gan­da vacia­da de todo con­te­ni­do cien­tí­fi­co y peda­gó­gi­co, de mane­ra que tras­la­dan al inte­rior de sus fami­lias tan­to sus pro­pios mie­dos y temo­res, que se refuer­zan con los mie­dos al pla­cer y a la liber­tad sexua­les que les incul­ca­ron a ellas en su infan­cia y ado­les­cen­cia, como sus preo­cu­pa­cio­nes por el ries­go de que las hijas que­den pre­ña­das e infec­ta­das por esas enfer­me­da­des. La vigi­lan­cia sobre los ami­gos y ami­gas de las hijas, sobre sus for­mas de diver­sión, los loca­les que fre­cuen­tan y las gen­tes con las que se rela­cio­nan, estas inquie­tu­des, pue­den lle­gar a ser absor­ben­tes sobre todo cuan­do se suce­den los sus­pen­sos en los exá­me­nes, aumen­ta la ten­sión e inco­mu­ni­ca­ción en la con­vi­ven­cia fami­liar, etc. Suce­de otro tan­to, pero a dife­ren­te esca­la, en lo rela­cio­na­do con la vigi­lan­cia sobre los hijos, fun­da­men­tal­men­te por­que no corren el ries­go que que­dar­se pre­ña­dos y por­que no exis­te el pro­ble­ma del abor­to.

El poder adul­to, para ir con­clu­yen­do, apa­re­ce así como un ins­tru­men­to vital en la con­ti­nui­dad del sis­te­ma domi­nan­te. Todo lo ante­rior no quie­re decir que no exis­tan fami­lias y padres y madres pro­gre­sis­tas y has­ta revo­lu­cio­na­rias, que han asu­mi­do el pro­yec­to de crear per­so­nas libres, crí­ti­cas e inde­pen­dien­tes. Las hay, pero dejan­do aho­ra de lado las que están en la cár­cel, en el paro y en gru­pos orga­ni­za­dos, el res­to han de man­te­ner una heroi­ca lucha dig­na de todo apo­yo mate­rial y moral.

3.- ¿QUÉ ES EL MOVIMIENTO JUVENIL?

Otra de las carac­te­rís­ti­cas del poder adul­to es que impi­de obse­si­va­men­te que la juven­tud pue­da auto­or­ga­ni­zar­se, pue­da desa­rro­llar sus medios de pren­sa y deba­te, de coor­di­na­ción. El poder adul­to tie­ne tres méto­dos fun­da­men­ta­les para impe­dir­lo: uno, vigi­lar de cer­ca a hijas e hijos para que sola­men­te pue­dan rela­cio­nar­se con sus círcu­los alle­ga­dos, fami­lia­res, ami­gos de escue­la y estu­dio, con­ve­ci­nos, etc., en su vida coti­dia­na; dos, per­mi­tir una cier­ta auto­no­mía en las amis­ta­des y en las rela­cio­nes, sobre todo cuan­do los estu­dios o el tra­ba­jo limi­tan el con­trol adul­to por pro­ble­mas de dis­tan­cia geo­grá­fi­ca, hora­rios, edad, etc.; y ter­ce­ro, en el peor de los casos, asu­mir que la juven­tud nece­si­ta “des­aho­gar­se”, vaciar su “fogo­si­dad” uno o dos días a la sema­na para que el res­to del tiem­po estu­die o tra­ba­je al máxi­mo. Este ter­cer caso se da en las fases más crí­ti­cas de la edad juve­nil y el poder adul­to lo jus­ti­fi­ca dicien­do que los exce­sos come­ti­dos en tales casos son “peca­dos de juven­tud”, que se supe­ran con la edad, una espe­cie de “acnea juve­nil”.

Para rom­per este cer­co la juven­tud sola­men­te tie­ne dos recur­sos: uno es el más fácil e inú­til, el de las cua­dri­llas, las ban­das, los gru­pos de ami­gos y ami­gas que se for­man por pura nece­si­dad de des­aho­go y pro­tes­ta, y que se des­ha­cen al poco tiem­po cuan­do la impla­ca­ble lógi­ca capi­ta­lis­ta ha arra­sa­do toda velei­dad esca­pis­ta; y otro, el movi­mien­to juve­nil orga­ni­za­do con fines de supera­ción del poder adul­to y de la socie­dad bur­gue­sa. Exis­ten muchas varia­bles entre ambos extre­mos, pero al final el pro­ble­ma apa­re­ce en toda su cru­de­za: más tem­prano que tar­de la juven­tud ha de enfren­tar­se al poder adul­to si quie­re abrir las puer­tas para su eman­ci­pa­ción vital. Y la úni­ca for­ma de hacer­lo es median­te el movi­mien­to juve­nil, colec­ti­va­men­te, por­que es impo­si­ble luchas en ais­la­do con­tra el poder adul­to. La fami­lia bur­gue­sa aís­la a la juven­tud, rom­pe su uni­dad al impo­ner la deno­mi­na­da “fami­lia nuclear” cen­tra­da en el domi­nio del padre. En su ori­gen, la fami­lia pro­le­ta­ria faci­li­ta­ba el con­tac­to de la juven­tud obre­ra en las gran­des barria­das popu­la­res, alre­de­dor de talle­res y fábri­cas, al igual que lo hacía la fami­lia cam­pe­si­na en los tra­ba­jos del cam­po y en la vida en los pue­blos, en sus fies­tas. Pero la fami­lia bur­gue­sa, núcleo del poder adul­to, se mue­ve en otro cos­mos viven­cial, el del indi­vi­dua­lis­mo bur­gués.

Lue­go, debi­do a cam­bios que no pode­mos expo­ner aho­ra, muchas fami­lias obre­ras asu­men el mis­mo ais­la­mien­to y tra­tan a sus jóve­nes de for­ma simi­lar en lo ideo­ló­gi­co, aun­que en la reali­dad, la juven­tud obre­ra tie­ne más faci­li­da­des para su coor­di­na­ción en movi­mien­tos juve­ni­les. Pero el capi­ta­lis­mo reac­cio­na, el Esta­do, la Igle­sia y más tar­de el con­su­mis­mo, actúan con­tra la juven­tud obre­ra, y sobre todo, el giro al refor­mis­mo de los par­ti­dos “comu­nis­tas” des­de la mitad de los años ’70, todo esto des­tro­za cual­quier posi­bi­li­dad de que la juven­tud apren­da de las luchas juve­ni­les ante­rio­res, reci­ba lec­cio­nes teó­ri­cas y ayu­das prác­ti­cas en la crea­ción de su movi­mien­to juve­nil. Como vere­mos lue­go, si la juven­tud no tie­ne refe­ren­tes en los que basar­se, si des­co­no­ce otras luchas juve­ni­les y si care­ce de un pro­yec­to, obje­ti­vos y estra­te­gia, enton­ces su reac­ción se limi­ta­rá a reu­nir­se espon­tá­nea­men­te en la calle, en los bares y salas de fies­ta. No es cier­to que la juven­tud recha­ce estar jun­ta. Al con­tra­rio, recha­za el ais­la­mien­to y la sole­dad. Lo que ansía y nece­si­ta vital­men­te es explo­rar el mun­do sin la vigi­lan­cia del poder adul­to, de los padres, y con un gru­po de jóve­nes de su edad. El movi­mien­to juve­nil tie­ne, por tan­to, una base obje­ti­va de for­ma­ción pero, sin embar­go, tie­ne unos pode­ro­sos enemi­gos y obs­tácu­los que debe supe­rar.

La bur­gue­sía cono­ce per­fec­ta­men­te esa natu­ra­le­za social y colec­ti­va de la juven­tud y la orien­ta en la direc­ción que a ella le con­vie­ne: des­de los clu­bes depor­ti­vos reac­cio­na­rios, las aso­cia­cio­nes mili­ta­ris­tas y fas­cis­tas, has­ta la mani­pu­la­ción tele­di­ri­gi­da de las aglo­me­ra­cio­nes juve­ni­les en los fines de sema­na para intro­du­cir masi­va­men­te toda serie de dro­gas, pasan­do por las aso­cia­cio­nes reli­gio­sas y por los espec­tácu­los mon­ta­dos por la indus­trial musi­cal. El poder adul­to con­tro­la mal que bien esta reali­dad, dan­do cier­ta auto­no­mía rela­ti­va a muchos gru­pos por­que pre­fie­re, en el peor de los casos, una juven­tud obre­ra podri­da por la dro­ga y el con­su­mis­mo irra­cio­nal, que radi­ca­li­za­da polí­ti­ca y cul­tu­ral­men­te. Este cálcu­lo metó­di­co y frío de la bur­gue­sía apa­re­ce en su ple­na ope­ra­ti­vi­dad en las barria­das obre­ras y popu­la­res, en los luga­res de encuen­tro espon­tá­neo de la juven­tud, en don­de ésta pier­de el tiem­po por­que el sis­te­ma no sólo no le ofre­ce nada mejor, sino por­que el sis­te­ma le impo­ne seme­jan­te for­ma de “diver­sión”. Den­tro de esos gru­pos que se for­man y se des­ha­cen, que se mez­clan y que se enfren­tan, vigi­lan­do a dis­tan­cia como las hie­nas a sus víc­ti­mas, las mafias de las dro­gas, las tien­das con sus ofer­tas de con­su­mo, los medios de pren­sa con su ideo­lo­gía indi­vi­dua­lis­ta y sexis­ta, agre­si­va y racis­ta. No debe sor­pren­der­nos, por tan­to, que bue­na par­te de la juven­tud obre­ra y popu­lar ter­mi­ne defi­ni­ti­va­men­te inte­gra­da en el sis­te­ma al care­cer de otra refe­ren­cia.

Elmo­vi­mien­to juve­nil tie­ne pre­ci­sa­men­te la fun­ción de apor­tar tal refe­ren­cia ausen­te, de mos­trar que la juven­tud mal­vi­ve en una reali­dad obje­ti­va que no com­pren­de y ni tan siquie­ra ve por­que cree que su for­ma de vida es la úni­ca posi­ble. Pero el movi­mien­to juve­nil no sur­ge de la nada, nece­si­ta que ante­rior­men­te haya exis­ti­do una juven­tud que luchó en su momen­to, que se auto­or­ga­ni­zó y que se preo­cu­pó por for­mar a otros jóve­nes de modo que, al lle­gar a su edad adul­ta, ger­mi­na­ra lo sem­bra­do ante­rior­men­te. Aquí lle­ga­mos a un pun­to crí­ti­co en el pro­ble­ma que tra­ta­mos: la res­pon­sa­bi­li­dad doble de las gene­ra­cio­nes adul­tas que se dicen pro­gre­sis­tas, de izquier­das y has­ta revo­lu­cio­na­rias por, pri­me­ro, no haber­se orga­ni­za­do ellas en movi­mien­to juve­nil en sus años jóve­nes y, segun­do y en caso de haber­lo hecho, por no haber apor­ta­do su expe­rien­cia, sus erro­res y acier­to, a la juven­tud pos­te­rior, a sus hijas e hijos. Excep­tuan­do pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal y social y con­tex­tos de lucha de cla­ses muy avan­za­dos, en las situa­cio­nes “nor­ma­les”, son muy poco los padres que han sido mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios­los que cuen­tan a sus hijos sus expe­rien­cias de lucha, y menos aún lo hacen los obre­ros que sos­tu­vie­ron huel­gas y que luchas sin­di­ca­les, que no polí­ti­cas. Este mie­do a “con­ta­giar” a los hijos e hijas, a mos­trar­les un mun­do de peli­gros, se acre­cien­ta si los par­ti­dos que fue­ron revo­lu­cio­na­rios han gira­do al refor­mis­mo, han aban­do­na­do a sus anti­guos com­pa­ñe­ros y han trai­cio­na­do los idea­les del pasa­do, y sobre todo se mul­ti­pli­ca si la bur­gue­sía incre­men­ta la repre­sión.

Nun­ca toma­re­mos sufi­cien­te con­cien­cia crí­ti­ca de la res­pon­sa­bi­li­dad de la izquier­da amaes­tra­da en el olvi­do de la tra­di­ción de lucha, en el aban­dono de la polí­ti­ca y de la éti­ca revo­lu­cio­na­ria y en el recha­zo cobar­de a tras­pa­sar a sus hijos e hijas, a la juven­tud de su entorno, de sus barrios y fábri­cas, estos impres­cin­di­bles valo­res huma­nos. Esta trai­ción es aún mayor en las nacio­nes opri­mi­das, en las que la his­to­ria ofi­cial está cons­trui­da por el Esta­do ocu­pan­te, y la ver­da­de­ra his­to­ria nacio­nal, la del pue­blo opri­mi­do, es des­co­no­ci­da por cuan­to no ha sido ni inves­ti­ga­da ni con­ta­da por sus pro­ta­go­nis­tas a la juven­tud.

Tenien­do todo esto en cuen­ta, una de las pri­me­ras tareas que ha de asu­mir el movi­mien­to juve­nil es la de mos­trar a la juven­tud la exis­ten­cia de autén­ti­cos valo­res huma­nos que per­vi­ven en la vida sub­te­rrá­nea, en los sub­sue­los del desier­to exte­rior, de la super­fi­cie ofi­cial y apa­ren­te de la vida. Pero ha de hacer­lo median­te la peda­go­gía del ejem­plo con­cre­to, en los pro­ble­mas acu­cian­tes e inme­dia­tos que asfi­xian a la juven­tud. Las gran­des pro­cla­mas ape­nas sir­ven de nada si pre­via­men­te no están apo­ya­das por el ejem­plo de los padres, de las per­so­nas mayo­res cono­ci­das, o por el ejem­plo social y popu­lar­men­te arrai­ga­do de una lucha de libe­ra­ción que se ha gana­do a pul­so su legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca. En ausen­cia de este con­tex­to de des­le­gi­ti­ma­ción social del poder explo­ta­dor, o con una débil deslegitimación,las gran­des sofla­mas care­cen de valor, sien­do fun­da­men­ta­les las luchas por los pro­ble­mas con­cre­tos. Aho­ra bien, la sola acción por la acción sobre los pro­ble­mas con­cre­tos sin una expli­ca­ción teó­ri­ca que la sus­ten­te y sin una demos­tra­ción prác­ti­ca de que exis­ten esos valo­res colec­ti­vis­tas, huma­nos y soli­da­rios, no indi­vi­dua­lis­tas ni egoís­tas y paso­tas, esta acción por la acción tam­po­co sir­ve de nada a medio pla­zo.

Una de las nece­si­da­des más urgen­tes de la juven­tud que se abre al mun­do con una men­ta­li­dad crí­ti­ca es la de com­pro­bar en los hechos que es posi­ble rea­li­zar­se huma­na­men­te en la vida, que es posi­ble, agra­da­ble y recon­for­tan­te cons­truir un mun­do jus­to, que hay gen­te que no es como lo es la mayo­ría, como son los padres, por citar el ejem­plo más inme­dia­to, que dicen una cosa y hacen la con­tra­ria, que voci­fe­ran en casa y en el cam­po de fút­bol pero que son unos cobar­des fren­te al patrón y al poder. Unos padres y ami­gos que una y otra vez acep­tan en silen­cio los recor­tes labo­ra­les, socia­les y sin­di­ca­les, los que les afec­tan direc­ta­men­te a ellos y a medio y lar­go pla­zo a sus pro­pios hijos e hijas, que sufri­rán un mayor explo­ta­ción en una vida pre­ca­ri­za­da al máxi­mo por­que las gene­ra­cio­nes adul­tas del pre­sen­te no se han enfren­ta­do a la bur­gue­sía, ni al Esta­do ocu­pan­te, dejan­do que la situa­ción empeo­re aho­ra y más aún en el futu­ro.

Muy impor­tan­te es que la juven­tud com­pren­da en su pro­pia vida colec­ti­va que lo que el poder adul­to des­pre­cia deno­mi­nan­do “polí­ti­ca” – “no te metas el polí­ti­ca que trae pro­ble­mas”, “todos los polí­ti­cos son una corrup­tos”, etc. – es sola­men­te la polí­ti­ca bur­gue­sa, la que rea­li­za esta cla­se, la que sufren las y los explo­ta­dos. La polí­ti­ca está corrup­ta por­que la corrup­ción es un com­po­nen­te interno del capi­ta­lis­mo. Lo ha sido des­de sus orí­ge­nes pero está aumen­tan­do aún­más su papel como recur­so nece­sa­rio para supe­rar las difi­cul­ta­des cre­cien­tes del sis­te­ma. Pero cuan­do el poder adul­to dice a sus hijas e hijos que la polí­ti­ca trae pro­ble­mas está refi­rién­do­se a la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, a la polí­ti­ca de libe­ra­ción nacio­nal y social, a la polí­ti­ca de los opri­mi­dos y opri­mi­das. Hemos dicho arri­ba que no se pue­de hablar en abs­trac­to del poder, de la demo­cra­cia, de la polí­ti­ca, etc. Cuan­do el poder adul­to advier­te a la juven­tud que no se meta en “líos polí­ti­cos” se está refi­rién­do­se a los líos repre­si­vos que tar­de o tem­prano y en menor o mayor cuan­tía, según los casos, aca­rrea la polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta, anti­pa­triar­cal.

El movi­mien­to juve­nil ha de rea­li­zar, por tan­to, una peda­go­gía prác­ti­ca mos­tran­do que la bue­na polí­ti­ca, la de los y las opri­mi­das, es la sín­te­sis, el con­cen­tra­do de todos los valo­res huma­nos, de la soli­da­ri­dad y del inter­na­cio­na­lis­mo, de la capa­ci­dad crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca, del cono­ci­mien­to libre y cien­tí­fi­co y de la filo­so­fía huma­nis­ta y atea. La polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, en cuan­to pra­xis vital, gene­ra una pro­fun­da ilu­sión por la vida, por el futu­ro, un opti­mis­mo y una ale­gría coti­dia­na que se basan en las demos­tra­cio­nes obte­ni­das a dia­rio de que es posi­ble la vic­to­ria sobre la explo­ta­ción, de que el opre­sor no siem­pre ven­ce y de que la domi­na­ción tie­ne un lími­te a par­tir del cual empie­za a retro­ce­der: el de la eman­ci­pa­do­ra. El movi­mien­to juve­nil dis­po­ne de recur­sos sufi­cien­tes para desa­rro­llar esta pra­xis, y el fun­da­men­tal es el de la ini­cia­ti­va crea­do­ra que carac­te­ri­za a la juven­tud des­alie­na­da.

4.- ¿POLÍTICA JUVENIL DE LO COTIDIANO?

La juven­tud está some­ti­da a una impla­ca­ble pre­sión bur­gue­sa des­ti­na­da a impe­dir que tome con­cien­cia de sus pro­ble­mas. El poder adul­to acti­va todas sus fuer­zas alie­nan­tes den­tro y fue­ra de la fami­lia, en la escue­la y en la uni­ver­si­dad, en las for­mas de con­su­mo y de fies­ta. El poder adul­to quie­re crear una juven­tud enve­je­ci­da, una juven­tud sin ale­gría, resig­na­da a espe­rar las órde­nes de arri­ba, can­sa­da de vivir, ansio­sa de pro­tec­ción esta­tal y acos­tum­bra­da a valar como ove­jas a la espe­ra del mata­de­ro de la jubi­la­ción. La coti­dia­nei­dad juve­nil, la vida vivi­da a dia­rio, es para la juven­tud alie­na­da una repe­ti­ción insí­pi­da y mecá­ni­ca de actos deci­di­dos por el poder esta­ble­ci­do. La vida coti­dia­na juve­nil se mue­ve siem­pre den­tro de un hora­rio y prác­ti­cas deter­mi­na­das por el poder adul­to. La ruti­na mecá­ni­ca juve­nil es refor­za­da por el abso­lu­to des­co­no­ci­mien­to de las cau­sas socia­les de los pro­ble­mas que le ata­ñen, y en espe­cial de los pro­ble­mas inhe­ren­tes a su edad, a los cam­bios psi­co­fí­si­cos, hor­mo­na­les y sexua­les que le sumer­gen en una espi­ral de pro­ble­mas ante los que el poder adul­to guar­da un mutis­mo total, o los inten­ta resol­ver con medi­das auto­ri­ta­rias y men­ti­ro­sas, o pos­po­nién­do­los para el futu­ro, para que des­apa­rez­can por sí mis­mos con la sim­ple supera­ción de la ado­les­cen­cia y lle­ga­da de la edad adul­ta.

Muy pocos, con­ta­dí­si­mos son los padres que, pri­me­ro, adquie­ren los cono­ci­mien­tos nece­sa­rios para saber con rigor los pro­ble­mas inhe­ren­tes a la juven­tud, y en espe­cial a los cam­bios psi­co­fí­si­cos en la ado­les­cen­cia; segun­do, menos aún son los que se atre­ven a expli­car a sus hijos esos conocimientos,dialogar con ellos,corregir mutua­men­te los erro­resy auto­cri­ti­car­se si la res­pon­sa­bi­li­dad es suya y no de los hijos y, ter­ce­ro, toda­vía son menos los que se atre­ven a dar altas cotas de con­fian­za a hijas e hijos, por este orden, en cuan­to a su liber­tad per­so­nal en base a los dos pun­tos ante­rio­res. Peor aún, la gran mayo­ría de padres se des­en­tien­den de los pro­ble­mas de la juven­tud, los obser­van des­de fue­ra con una mez­cla de des­con­cier­to, igno­ran­cia y mie­do, y sólo inter­vie­nen ponien­do por delan­te su auto­ri­dad y poder, en vez de su capa­ci­dad y cre­di­bi­li­dad. Es por esto que, cuan­do la reali­dad lla­ma a la puer­ta súbi­ta­men­te en for­ma de pro­ble­mas de los hijos con los estu­dios, las dro­gas, los emba­ra­zos y el sexo, la delin­cuen­cia juve­nil, o la polí­ti­ca, en estos casos tan fre­cuen­tes, la gran mayo­ría de los padres sien­ten que el mun­do se les ha veni­do aba­jo.

El movi­mien­to juve­nil ha de crear espa­cios de coti­dia­nei­dad dife­ren­te a la impues­ta por el poder adul­to. El movi­mien­to juve­nil ha de lograr que el tiem­po dedi­ca­do por los jóve­nes a su auto­eman­ci­pa­ción sea crea­ti­vo e inten­so, que trans­cu­rra en un ins­tan­te, que esa juven­tud que ya se está atre­vien­do a inde­pen­di­zar­se gra­dual­men­te de la coti­dia­nei­dad ofi­cial y a cons­truir la suya, siquie­ra sólo duran­te pocas horas, sien­ta que las horas de liber­tad son pocas, que cada vez nece­si­ta más tiem­po para su vida colec­ti­va y per­so­nal. Se tra­ta de ir logran­do que el tiem­po dedi­ca­do a la eman­ci­pa­ción sea sen­ti­do como tiem­po impres­cin­di­ble e insus­ti­tui­ble por­que es el úni­co que faci­li­ta el desa­rro­llo pleno de la juven­tud. Del mis­mo modo en que para un tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do el ver­da­de­ro tiem­po libre y pro­pio empie­za sola­men­te des­pués de que se haya recu­pe­ra­do psí­qui­ca y físi­ca­men­te del ago­ta­mien­to del tiem­po asa­la­ria­do, tam­bién para la juven­tud su tiem­po pro­pio empie­za des­pués de que aca­ba la coti­dia­nei­dad impues­ta por el poder adul­to.

Avan­zar en esta direc­ción impli­ca abrir deter­mi­na­das vías de pra­xis, de inter­ven­ción y deba­te, de con­tac­to colec­ti­vo e inter­per­so­nal. Aquí sola­men­te vamos a expo­ner cua­tro gran­des blo­ques inter­re­la­cio­na­dos de pro­ble­mas coti­dia­nos que el poder adul­to ni quie­re ni pue­de resol­ver pero que son deci­si­vos para la juven­tud y, por tan­to, bási­cos para su movi­mien­to. Al inter­ac­tuar per­ma­nen­te­men­te, su orden de expo­si­ción no tie­ne aho­ra impor­tan­cia ya que ha de ser cada gru­po juve­nil orga­ni­za­do el que mar­que las prio­ri­da­des, siem­pre des­de una pers­pec­ti­va nacio­nal de lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo.

Uno de los blo­ques ha de abar­car toda la pro­ble­má­ti­ca rela­cio­na­da con la depen­den­cia eco­nó­mi­ca de la juven­tud, sobre todo de la tra­ba­ja­do­ra y popu­lar, con los pro­ble­mas de sus gas­tos, de que no tie­nen recur­sos para rea­li­zar una vida autó­no­ma, de que depen­den de los padres, a no ser que ten­gan un tra­ba­jo asa­la­ria­do. La depen­den­cia eco­nó­mi­ca lle­ga a ser el mayor pro­ble­ma para mucha juven­tud por razo­nes obvias, sobre todo cuan­do quie­ren pasar a vivir en otro sitio, con otras amis­ta­des, y no pue­den hacer­lo, o cuan­do la vida en su fami­lia se ha vuel­to inso­por­ta­ble. Ade­más, en la socie­dad bur­gue­sa la depen­den­cia eco­nó­mi­ca está muy rela­cio­na­da con la depen­den­cia psi­co­ló­gi­ca y afec­ti­va, con el chan­ta­je emo­cio­nal tan usa­do por el poder adul­to con­tra la juven­tud. Por otra par­te, acce­der a un tra­ba­jo asa­la­ria­do no tie­ne por qué resol­ver defi­ni­ti­va­men­te el pro­ble­ma de la depen­den­cia, sino que inclu­so pue­de agu­di­zar­la según qué tra­ba­jo sea, la situa­ción eco­nó­mi­ca de la fami­lia, etc. Está cla­ro que el movi­mien­to juve­nil ha de man­te­ner rela­cio­nes direc­tas con la lucha labo­ral, con los sin­di­ca­tos no refor­mis­tas, con las orga­ni­za­cio­nes de para­dos, tan­to para inter­ve­nir en la lucha de cla­ses en gene­ral como para faci­li­tar la lucha labo­ral con­cre­ta de los jóve­nes.

Otro de los blo­ques ha de ser el de la eman­ci­pa­ción per­so­nal y colec­ti­va de la juven­tud, muy rela­cio­na­da con el ante­rior, por ejem­plo con el pro­ble­ma y la nece­si­dad de crear comu­nas juve­ni­les, gaz­tetxes, espa­cios de auto­or­ga­ni­za­ción juve­nil, etc., vita­les para avan­zar en la inde­pen­den­cia juve­nil en todos los aspec­tos, pero tam­bién uni­da a la des­alie­na­ción en las rela­cio­nes inter­per­so­na­les, al apren­der a tra­tar a las per­so­nas no como mer­can­cías y cosas iner­tes a uti­li­zar en pro­ve­cho pro­pio, sino como com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de lucha. Las rela­cio­nes afec­ti­vas, amo­ro­sas y sexua­les, las atrac­cio­nes y recha­zos no cons­cien­tes, los celos, las fobias y las filias inter­per­so­na­les, todo este uni­ver­so de sen­ti­mien­tos que están exclui­dos ofi­cial­men­te de la vida fami­liar cuan­do no repri­mi­dos por el poder adul­to, tie­ne en la juven­tud una impor­tan­cia socio­po­lí­ti­ca prác­ti­ca deci­si­va. La inde­pen­den­cia per­so­nal que es par­te de la colec­ti­va, y vice­ver­sa, sola­men­te pue­de desa­rro­llar­se cuan­do, a la vez, la per­so­na joven cono­ce sus lími­tes y la nece­si­dad de la inter­de­pen­den­cia mutua, lo que nos lle­va al pro­ble­ma de la com­pren­sión de las nece­si­da­des delos demás.

Ade­más, tene­mos el blo­que de la for­ma­ción teó­ri­co-polí­ti­ca, cul­tu­ral y huma­nis­ta que debe cre­cer a la mis­ma velo­ci­dad de los dos pun­tos ante­rio­res. Nun­ca nin­gún joven cono­ce­rá las razo­nes últi­mas de su depen­den­cia eco­nó­mi­ca si no estu­dia el papel de la fami­lia en el capi­ta­lis­mo, y si no estu­dia la explo­ta­ción asa­la­ria­da de sus padres y la explo­ta­ción de su madre median­te el tra­ba­jo domés­ti­co, etc. Tam­po­co sabrá nun­ca las razo­nes de su depen­den­cia psi­co­afec­ti­va hacia el poder adul­to, de su alie­na­ción juve­nil, si no estu­dia el papel de la ideo­lo­gía bur­gue­sa, de la sub­je­ti­vi­dad depen­dien­te y de la mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca en el capi­ta­lis­mo. Lo mis­mo le suce­de­rá en su vida afec­ti­va extra­fa­mi­liar, en sus rela­cio­nes sexua­les y amo­ro­sas, si ade­más de des­co­no­cer la inter­ac­ción entre los fac­to­res obje­ti­vos y los sub­je­ti­vos ya cita­dos, tam­po­co pro­fun­di­za en la crí­ti­ca del sis­te­ma patriar­co-bur­gués. Des­co­no­ce­rá el ver­da­de­ro poder des­hu­ma­ni­za­dor del con­su­mis­mo si no estu­dia el pro­ce­so de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, que crea y recrea nue­vas fal­sas y fatuas nece­si­da­des, nue­vas expec­ta­ti­vas hue­cas que nun­ca se cum­pli­rán del todo o en abso­lu­to, y que enca­de­nan men­tal y mate­rial­men­te a las per­so­nas alie­na­das. Que­re­mos decir que la for­ma­ción teó­ri­co-polí­ti­ca simul­tá­nea a los avan­ces que se van rea­li­zan­do en la lucha con­tra el poder adul­to, es deci­si­va para apun­ta­lar esos avan­ces y, sobre todo, para abrir nue­vas vías de explo­ra­ción y de lucha al des­cu­brir otras expe­rien­cias y las lec­cio­nes que pue­den apor­tar.

Los tres blo­ques aquí expues­tos deben estar enmar­ca­dos en una pers­pec­ti­va gene­ral de los pro­ble­mas his­tó­ri­cos de la juven­tud cata­la­na, de su pre­sen­te y de las difi­cul­ta­des que debe­rá supe­rar en el futu­ro, es decir, den­tro de la reali­dad de opre­sión nacio­nal que pade­cen los Paï­sos Cata­lans. La juven­tud cata­la­na no tie­ne futu­ro como tal si sigue bajo la domi­na­ción espa­ño­la. Ten­drá futu­ro como par­te de la juven­tud espa­ño­la, pero no como juven­tud cata­la­na. El movi­mien­to juve­nil cata­lán ha de afron­tar el pro­ble­ma espa­ñol en los Paï­sos Cata­lans como el pro­ble­ma que deter­mi­na a todos los demás por­que, en últi­ma ins­tan­cia, es la bur­gue­sía espa­ño­la y su Esta­do quien impo­ne los estre­chos­lí­mi­tes insal­va­bles den­tro de los cua­les se han de cons­tre­ñir las expec­ta­ti­vas de la juven­tud cata­la­na, su futu­ro. La opre­sión nacio­nal de un pue­blo nie­ga por defi­ni­ción que éste pue­da deci­dir por sí mis­mo qué quie­re hacer con su pre­sen­te y con su futu­ro. Las deci­sio­nes toma­das por el Esta­do ocu­pan­te afec­tan a lo esen­cial de la liber­tad del pue­blo ocu­pa­do: su capa­ci­dad de deci­dir libre y sobe­ra­na­men­te qué desea ser.

En cier­ta for­ma y sal­van­do todas las dis­tan­cias, fre­cuen­te­men­te un pue­blo opri­mi­do es tra­ta­do como un pue­blo infan­til, no adul­to, inca­paz de vivir sin el cui­da­do pro­tec­tor del Esta­do que lo domi­na, que asu­me el papel del poder adul­to pero a gran esca­la. La infan­ti­li­za­ción del pue­blo domi­na­do tie­ne como obje­ti­vo anu­lar su capa­ci­dad de inde­pen­den­cia, hacer­lo eso, depen­dien­te como un niño. Un pue­blo es reba­ja­do a su nivel de depen­den­cia infan­til cuan­do des­de su his­to­ria y pasa­do has­ta su futu­ro, todo que­da en pro­pie­dad del Esta­do ocu­pan­te, de sus ins­tru­men­tos deci­so­rios, cuan­do es obli­ga­do a defi­nir­se a sí mis­mo según los cri­te­rios del Esta­do ocu­pan­te. La depen­den­cia infan­til pue­de ser mayor o menor según el gra­do de auto­no­mía con­ce­di­do por el Esta­do, pero en todas las cues­tio­nes deci­si­vas es éste y no la nación opri­mi­da la que tie­ne la últi­ma pala­bra en todos los pro­ble­mas deci­si­vos, exac­ta­men­te igual a cómo el poder adul­to tra­ta a la gen­te joven.

Como vemos, el movi­mien­to juve­nil debe enfren­tar a la coti­dia­nei­dad bur­gue­sa otra for­ma opues­ta y supe­rior de prac­ti­car la vida, de vivir­la y de inte­grar­la en el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal, de cla­se y anti­pa­triar­cal de la nación cata­la­na. Los cua­tro blo­ques tan bre­ve­men­te expues­tos afec­tan a la tota­li­dad de la vida de la juven­tud y a su futu­ro colec­ti­vo e indi­vi­dual. Debe­mos estu­diar­los más en deta­lle en sus cues­tio­nes orga­ni­za­ti­vas.

5.- ¿CÓMO PUEDE ORGANIZARSE LA JUVENTUD?

Lo que sigue no pre­ten­de en modo alguno ser un pro­gra­ma de obli­ga­do cum­pli­mien­to. Ni pode­mos ni que­re­mos “impar­tir doc­tri­na” a la juven­tud cata­la­na por­que, pri­me­ro, la expe­rien­cia de este pue­blo es dife­ren­te a la vas­ca y tam­bién lo son sus luchas de libe­ra­ción; segun­do, por­que hace tres déca­das que deje se ser joven, y ter­ce­ro y lo deci­si­vo, por­que la juven­tud, sea de don­de sea, ha de explo­rar ella mis­ma sus cami­nos. Esta últi­ma afir­ma­ción no se con­tra­di­ce con lo dicho arri­ba sobre la res­pon­sa­bi­li­dad imper­do­na­ble de los adul­tos al no poner su expe­rien­cia a dis­po­si­ción de los jóve­nes para ayu­dar­les en su eman­ci­pa­ción. Lo que no debe nun­ca la izquier­da adul­ta es impo­ner auto­ri­ta­ria­men­te un camino a la juven­tud, cerran­do todo deba­te y, lo que es peor, impi­dien­do que ésta expe­ri­men­te por sí mis­ma. La izquier­da revo­lu­cio­na­ria ha come­ti­do muy fre­cuen­te­men­te este error irre­cu­pe­ra­ble por des­pre­ciar la crea­ti­vi­dad y la capa­ci­dad de auto­crí­ti­ca de la juven­tud, lo mis­mo que des­pre­cia­ba la capa­ci­dad del movi­mien­to obre­ro, de las muje­res, etc., es decir, por creer que sola­men­te la ella, la buro­cra­cia del par­ti­do, está en pose­sión exclu­si­va de toda la ver­dad. Por su par­te, el refor­mis­mo siem­pre ha que­ri­do cor­tar de cua­jo, de raíz, la capa­ci­dad crí­ti­ca de la juven­tud para impe­dir que se refor­za­da la izquier­da revo­lu­cio­na­ria.

Es inne­ga­ble que en ambas pos­tu­ras ani­da más o menos desa­rro­lla­da la ideo­lo­gía del poder adul­to en cuan­to tal, que des­pre­cia y teme a la juven­tud. Los dos erro­res están, en apa­rien­cia, muy dis­tan­cia­dos uno de otro, pero tie­nen la mis­ma base: impe­dir el movi­mien­to juve­nil. De lo que se tra­ta es que la izquier­da esta­blez­ca rela­cio­nes bidi­rec­cio­na­les con el movi­mien­to juve­nil, apor­tan­do toda su expe­rien­cia, cre­di­bi­li­dad y legi­ti­mi­dad con­quis­ta­das duran­te años en los que nun­ca se ha arro­di­lla­do fren­te al opre­sor. Duran­te estas rela­cio­nes bidi­rec­cio­na­les la prác­ti­ca irá liman­do y superan­do las dis­tan­cias a la vez que irá crean­do nue­vos pun­tos de deba­te. En la medi­da en que, con el paso de los años, bue­na par­te de los jóve­nes que por edad deben dejar la lucha juve­nil para inte­grar­se defi­ni­ti­va­men­te en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, en esa medi­da apor­ta­rán a ésta todo el fres­cos, ini­cia­ti­va e intre­pi­dez apren­di­das duran­te su ante­rior eta­pa, y en la medi­da en que se sigan man­te­nien­do los lazos entre la izquier­da adul­ta y la izquier­da juve­nil, ambas inde­pen­den­tis­tas, la pri­me­ra apor­ta­rá a la segun­da un cau­dal de expe­rien­cias más amplias, pero siem­pre debe­rá hacer­lo con el cri­te­rio de que a la juven­tud se le gana con­ven­cién­do­la en la prác­ti­ca, con los hechos y con el ejem­plo sos­te­ni­do, y nun­ca con la dema­go­gia y la ver­bo­rrea vacía y cíni­ca, auto­ri­ta­ria en el fon­do y en la for­ma, cos­tum­bre esta típi­ca del poder adul­to.

Tenien­do esto en cuen­ta, pode­mos pro­po­ner cin­co prin­ci­pios gene­ra­les comu­nes por­que sin­te­ti­zan años de expe­rien­cias, con­quis­tas y logros, fra­ca­sos y erro­res. Insis­to en que es una pro­pues­ta a deba­te, nada más. El pri­me­ro tra­ta sobre la serie­dad mili­tan­te. Es un mito adul­to, fal­so y peli­gro­so, la supues­ta inca­pa­ci­dad de la juven­tud para ser seria, efi­caz y cons­tan­te en lo que hace. La ideo­lo­gía adul­ta des­pres­ti­gia a la juven­tud afir­man­do que es incons­tan­te y des­preo­cu­pa­da. Toda la expe­rien­cia lo nie­ga, y con­fir­ma que cuan­do la juven­tud se orga­ni­za es capaz de impre­sio­nan­tes logros. Sin embar­go, sien­do esto cier­to, den­tro de la juven­tud como con­jun­to exis­ten fuer­tes des­ni­ve­les de con­cien­cia, y exis­ten gru­pos de jóve­nes más efi­ca­ces y mili­tan­tes, más orga­ni­za­dos y auto­crí­ti­cos. Corres­pon­de a este selec­to gru­po con­ven­cer a los demás de la nece­si­dad de una for­ma de hacer las cosas que maxi­mi­ce los logros y mini­mi­ce los erro­res.

Por ejem­plo, la pun­tua­li­da­des muy impor­tan­te por­que aho­rra tiem­po, mul­ti­pli­ca la efi­ca­cia, for­ta­le­ce las bue­nas rela­cio­nes inter­per­so­na­les, indi­ca el nivel de deci­sión y con­cien­cia de las per­so­nas pun­tua­les, etc. La impun­tua­li­dad reite­ra­da pue­de indi­car des­ga­na, inde­ci­sión e indi­fe­ren­cia, can­san­cio, inca­pa­ci­dad para man­te­ner un pro­yec­to sis­te­má­ti­co, etc., pero tam­bién sen­ti­do de supe­rio­ri­dad y des­pre­cio hacia los demás, que se les hace espe­rar y per­der el tiem­po; y des­pre­cio hacia las deci­sio­nes colec­ti­vas toma­das en la ela­bo­ra­ción de los pla­nes y de sus hora­rios, que son incum­pli­dos. Uno de los sín­to­mas más cla­ros de que un pro­yec­to colec­ti­vo empie­za a ir mal, empie­za a per­der el apo­yo de la gen­te que lo ha idea­do es la apa­ri­ción de la impun­tua­li­dad de sus miem­bros. La pun­tua­li­dad va uni­da a otras vir­tu­des y hábi­tos bue­nos como son el cum­plir con las res­pon­sa­bi­li­da­des asu­mi­das cons­cien­te­men­te, el no defrau­dar en la medi­da de lo posi­ble, el ana­li­zar crí­ti­ca­men­te cómo se desa­rro­llan los pro­yec­tos para corre­gir los erro­res, etc. La pun­tua­li­dad, en suma, saca a la super­fi­cie el cru­cial pro­ble­ma del domi­nio del tiem­po, de saber uti­li­zar el tiem­po para la eman­ci­pa­ción en vez de mal­gas­tar­lo según­lo man­da el poder domi­nan­te. A par­tir del pro­ble­ma de la pun­tua­li­dad, por seguir con este tema, pode­mos avan­zar en otros dos prin­ci­pios gene­ra­les estre­cha­men­te rela­cio­na­dos con el ante­rior.

El segun­do prin­ci­pio gene­ral que afec­ta al movi­mien­to juve­nil sur­ge pre­ci­sa­men­te de las lec­cio­nes obte­ni­das con el pro­ble­ma de la pun­tua­li­dad y todo lo que esta tras­lu­ce. Habla­mos de las rela­cio­nes entre el desa­rro­llo per­so­nal y el desa­rro­llo colec­ti­vo en la juven­tud que asu­me dife­ren­tes gra­dos de orga­ni­za­ción, dis­ci­pli­na cons­cien­te y lucha inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta. Para la juven­tud que empie­za a cues­tio­nar el poder adul­to que sufre, adquie­re gran impor­tan­cia la nece­si­dad de dis­fru­tar de la liber­tad que empie­za a cons­truir. Fre­nár­se­la o cor­tar­la con impe­ra­ti­vos de mili­tan­cia seve­ra y estric­ta, sacri­fi­ca­da, supo­ne el ini­cio del desas­tre. Tal vez y en un pri­mer momen­to, los sec­to­res menos con­cien­cia­dos de la juven­tud reali­cen tareas del movi­mien­to que no las com­pren­de del todo, que las sien­te como impues­tas y extem­po­rá­neas, pero más tem­prano que tar­de aban­do­na­rá la mili­tan­cia y pasa­rá a engro­sar el reba­ño de los jóve­nes des­ilu­sio­na­dos, can­sa­dos y pre­ma­tu­ra­men­te enve­je­ci­dos, y todo por­que no se han res­pe­ta­do los rit­mos de su evo­lu­ción per­so­nal, han sido for­za­dos y ace­le­ra­dos des­de fue­ra, sin una peda­go­gía com­par­ti­da y cons­cien­te.

La juven­tud más con­cien­cia­da y pre­pa­ra­da den­tro del movi­mien­to, ese sec­tor más redu­ci­do al que nos hemos refe­ri­do arri­ba, debe pres­tar la aten­ción nece­sa­ria al pare­jo desa­rro­llo entre la liber­tad indi­vi­dual de los jóve­nes menos con­cien­cia­dos y las nece­si­da­des colec­ti­vas de la lucha juve­nil. Uno de los méto­dos más efec­ti­vos para man­te­ner pare­jos e inter­ac­ti­vos, en la medi­da de lo posi­ble, ambos desa­rro­llos, el colec­ti­vo y el indi­vi­dual, con­sis­te en, por un lado, crear un con­tex­to de con­fian­za mutua colec­ti­va para tra­tar estos pro­ble­mas y, por otro, pro­gra­mar deba­tes colec­ti­vos sobre estos pro­ble­mas, sobre la sexua­li­dad, la afec­ti­vi­dad, el papel de la fami­lia y de la reli­gión en la vida coti­dia­na, el papel del con­su­mis­mo, de la dro­gas, de la cares­tía de vida para la juven­tud, de la nece­si­dad de inde­pen­di­zar­se del poder adul­to pasan­do a vivir en comu­nas juve­ni­les, etc.

Poder adul­to y eman­ci­pa­ción juve­nil.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *