Lo que escon­de la Bur­ka… por Delia Añón Suá­rez

Por: Delia Añón Suá­rez

Por­tal­BA-. A mi modes­to enten­der, sólo escon­de ros­tros de mujeres…todas dife­ren­tes. Algu­nas, supon­go, la lle­va­rán con gus­to, otras no tan­to.

La Unión Euro­pea –con Fran­cia a la cabe­za- insis­te en deba­tir si debe o no admi­tir­se su uso por par­te de las muje­res islá­mi­cas que viven allí. Las líneas argu­men­ta­ti­vas se cru­zan de dere­cha a izquier­da cau­san­do enor­me asom­bro por par­te de los perio­dis­tas que abor­dan la cues­tión. Son inca­pa­ces de ver que el res­pe­to reve­ren­cial por el patriar­ca­do es el ele­men­to de unión más fuer­te que exis­te entre las dife­ren­tes ideo­lo­gías.

El indu­da­ble tufi­llo xenó­fo­bo que el deba­te adquie­re, y la eter­na visión occi­den­tal y cris­tia­na que con­si­de­ra que el úni­co modo de vida posi­ble son sus “repú­bli­cas libres”, y que los úni­cos íco­nos res­pe­ta­bles son los que ella impo­ne que­dan bur­da­men­te expues­tos cuan­do los fun­cio­na­rios encar­ga­dos de lle­var la medi­da ade­lan­te decla­ran a viva voz que el hecho de usar bur­ka debe cons­ti­tuir un impe­di­men­to para la obten­ción de ciu­da­da­nía de aque­llas muje­res que la tra­mi­tan, ya que su uso repre­sen­ta– según estos ver­da­de­ros fun­da­men­ta­lis­tas ‑un cla­ro repu­dio a los idea­les repu­bli­ca­nos que los paí­ses miem­bro de la Unión Euro­pea creen tener el honor de cris­ta­li­zar mejor que cual­quier otro país del mun­do.

Pero no quie­ro dete­ner­me en el tema de la jerar­qui­za­ción de pau­tas cul­tu­ra­les, sino en el tema muje­res. En cómo que­da­mos las muje­res para­das en este deba­te. En el efec­to pro­pa­gan­dís­ti­co que tie­ne para con noso­tras las occi­den­ta­les.


En el ras­treo nada pre­ten­cio­so de tener valor esta­dís­ti­co que reali­cé acer­ca de las tomas de posi­ción res­pec­to al tema, me encon­tré con un pre­do­mi­nio de voces de varo­nes ana­li­zan­do la cues­tión. Pero lo peor del caso, es que las pocas voces de muje­res tam­bién sona­ban mas­cu­li­nas en esto de atri­buir­se “la pos­tu­ra” correc­ta y la repre­sen­ta­ti­vi­dad de todas las muje­res que da lugar a que en nues­tros tiem­pos se hable de “la mujer” como extrac­to con­cen­tra­do úni­co, con una esen­cia com­par­ti­da por todas noso­tras que hace posi­ble que se nos alu­da en sin­gu­lar. En este caso, “la mujer” de la que se habla es “la islá­mi­ca”, tam­bién como si exis­tie­ra una sola mane­ra posi­ble de ser mujer que prac­ti­ca ese cul­to.

El efec­to dis­ci­pli­na­dor que tie­ne este deba­te para las muje­res occi­den­ta­les no pue­de dejar­se de lado: apa­re­cen por Euro­pa femi­nis­tas que se opo­nen fer­vien­te­men­te a que se ocul­te el ros­tro de sus con­gé­ne­res, esgri­mien­do su pos­tu­ra con una espe­cie de supe­rio­ri­dad. Como si sobre nues­tros cuer­pos y nues­tras caras no se impu­sie­ran man­da­tos tan terri­bles para nues­tras sub­je­ti­vi­da­des como los que se les impo­nen “a las otras”, las que “no son noso­tras”.

Es de algún modo que­rer con­ven­cer­nos de que –des­pués de todo- a noso­tras no nos va tan mal…. Jamás nos encon­tra­mos con esta­dís­ti­cas acer­ca de can­ti­dad de muje­res vio­la­das en los paí­ses islá­mi­cos, ni con cifras que nos mues­tren la can­ti­dad de femi­ci­dios anua­les de cada uno de ellos. Si se nos envían cade­nas por mail y algu­na vez vemos por tele­vi­sión o publi­ca­do en algún medio grá­fi­co que algu­na mujer islá­mi­ca está por ser “ape­drea­da por adúl­te­ra” como si ello cons­ti­tu­ye­ra en esos paí­ses una prác­ti­ca habi­tual por un lado. Como si en nues­tros paí­ses las muje­res sos­pe­cha­das de adul­te­rio no fue­ran eje­cu­ta­das tam­bién por sus pare­jas bajo el man­to de una cul­tu­ra que lo tole­ra por otro.

En toda esta dis­cu­sión, ¿dón­de se men­cio­na que las muje­res somos seres pen­san­tes, capa­ces de tener opi­nión pro­pia y deci­dir sobre nues­tros cuer­pos y el modo de ves­tir­los?.

Dón­de que­da –para estos paí­ses ada­li­des de la demo­cra­cia – el res­pe­to por la volun­tad y libre elec­ción de todo aque­llo que cons­ti­tu­ye “lo otro”, “lo dife­ren­te”.

Indu­da­ble­men­te, el modo en que han asu­mi­do a tra­vés de los siglos su “misión” en el mun­do indi­ca que son los encar­ga­dos de libe­rar­lo de cual­quier cla­se de tute­la que no sea la tute­la ejer­ci­da por ellos mis­mos: un cla­ro inten­to por lograr que las muje­res pasen de cum­plir los man­da­tos del Islam a cum­plir con los de occi­den­te.

Dejan­do siem­pre muy en cla­ro, eso sí, que las muje­res somos inca­pa­ces de ejer­cer nues­tra volun­tad. O de hacer escu­char nues­tras voces.

Cons­ti­tui­mos algo así como la infan­cia de la huma­ni­dad. No por nada ante una catás­tro­fe gri­tan “las muje­res y los niños pri­me­ro”: somos el obje­to inca­paz de cui­dar­se por sí solo o de tomar deci­sio­nes.

En lo per­so­nal, ya no me cui­den más…

Prof. Delia Añón Suá­rez-.

Publi­ca­do por Géne­ro con Cla­se  

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *