«Noso­tros, el pue­blo, la resis­ten­cia y el ejér­ci­to, somos capa­ces de pro­te­ger el Líbano sin ayu­da de nadie»

El Sayed Hasan Nas­ra­la, secre­ta­rio gene­ral de Hiz­bu­la, ase­gu­ró con oca­sión del ani­ver­sa­rio anual de los líde­res már­ti­res

El jeque Raghib Harb, al-sayed Abbás al-Musa­wi e Imad Mugh­ni­ya- en el esta­dio Sayed al-Shuha­da de la Dahi­ya de Bei­rut, a tra­vés de una pan­ta­lla gigan­te: «que­re­mos una ven­gan­za a la altu­ra de Imad Mugh­ni­ya y sere­mos noso­tros los que eli­ja­mos el lugar y el momen­to». Tam­bién diri­gió estas pala­bras a los israe­líes: «si bom­bar­deáis el aero­puer­to Rafiq al-Hari­ri, bom­bar­dea­re­mos Ben Gurión, si bom­bar­deáis nues­tros puer­tos, bom­bar­dea­re­mos los vues­tros y si bom­bar­deáis nues­tras cen­tra­les eléc­tri­cas, bom­bar­dea­re­mos las vues­tras», y ter­mi­nó así: «noso­tros los liba­ne­ses, tan­to el pue­blo como el ejér­ci­to y la resis­ten­cia, somos capa­ces de defen­der nues­tro país sin la ayu­da de nadie».
El sayed Hasan Nas­ra­la ini­ció el dis­cur­so con pala­bras de con­do­len­cia para las víc­ti­mas del avión sinies­tra­do que, tras varias sema­nas de la des­gra­cia, siguen espe­ran­do los cuer­pos de sus fami­lia­res que muchas veces retor­nan des­pe­da­za­dos por los «efec­tos natu­ra­les». Tam­bién expre­só su «pésa­me con oca­sión del quin­to ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de Rafiq al-Hari­ri a la fami­lia del difun­to y muy espe­cial­men­te a su espo­sa y al pre­si­den­te del gobierno liba­nés Saad al-Hari­ri, así como a todos los her­ma­nos y her­ma­nas de la «Corrien­te del Futu­ro» (tiyar al-mus­taq­bal).
Tam­bién alu­dió Nas­ra­la a las repe­ti­das ame­na­zas israe­líes de los últi­mos meses:
«Por des­gra­cia en el Líbano siem­pre vol­ve­mos a la casi­lla de sali­da, no saca­mos pro­ve­cho de nues­tras expe­rien­cias como liba­ne­ses ni de las del res­to del mun­do ni de las de la his­to­ria y siem­pre vol­ve­mos a la casi­lla de sali­da y a plan­tear­nos las mis­mas pre­gun­tas. Siem­pre las mis­mas pre­gun­tas des­de 1982 y des­de antes, se plan­tean las mis­mas opcio­nes y vías y yo no estoy dis­pues­to a dis­cu­tir­las, sin embar­go comen­to la cues­tión con una pre­gun­ta acla­ra­to­ria cuya res­pues­ta ya cono­ce­mos: ¿Pue­den las pro­me­sas de los esta­dou­ni­den­ses pro­te­ger el Líbano? Quie­ro decir, si salen Barack y Biden (por fin aca­ba­mos con Bush y Che­ney) y se gol­pean el pecho y nos pro­me­ten que no tema­mos ni nos preo­cu­pe­mos por el Líbano por­que ellos lo pro­te­gen, ¿podrán man­te­ner la pro­me­sa?
«Un pun­to rela­cio­na­do con la cre­di­bi­li­dad de Oba­ma y que tie­ne rela­ción con el Pro­ce­so de Paz es que no ha sido capaz de con­ge­lar la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos. ¿Es ver­dad que las reso­lu­cio­nes inter­na­cio­na­les pro­te­gen el Líbano? ¿Lo han pro­te­gi­do en los últi­mos 60 años? ¿Es ver­dad que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal pro­te­ge el Líbano? ¿Aca­so lo ha pro­te­gi­do en los últi­mos 60 años?
Pro­si­guió:
«La Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal, que no se preo­cu­pa más que por sus intere­ses y sólo res­pe­ta al más fuer­te, ¿será capaz de ser neu­tral con el Líbano?, es decir: si tomá­se­mos el Líbano como un país neu­tral, ¿aca­so sería­mos capa­ces de con­ven­cer a Israel de que no ten­ga ambi­cio­nes en nues­tra tie­rra y nues­tras aguas, sería­mos capa­ces de con­ven­cer­lo de nos devuel­va las Gran­jas de Sha­baa y las coli­nas de Kfer Shou­ba y de que regre­sen los refu­gia­dos pales­ti­nos? ¿Ser neu­tra­les nos per­mi­ti­ría con­ven­cer a Israel de esto? Hoy hemos leí­do en los perió­di­cos que Liber­man dice que si alguien sue­ña con tener la paz sobre el prin­ci­pio de que le devol­va­mos un solo pal­mo de tie­rra que sepa que eso es una ilu­sión. Estas pala­bras no van diri­gi­das sólo a los pales­ti­nos y a los sirios, tam­bién a noso­tros los liba­ne­ses, y des­pués nos sale su ase­sor dicien­do que el regre­so de los pales­ti­nos a la Pales­ti­na ocu­pa­da es una línea roja que no se pue­de tras­pa­sar. Por supues­to él se refie­re al Esta­do de Israel, y habla des­de un pun­to de vis­ta lógi­co, legal y moral para prohi­bir el regre­so de los refu­gia­dos pales­ti­nos. Si el Líbano fue­se neu­tral ¿sería capaz de recu­pe­rar y pro­te­ger su tie­rra y sus aguas en el futu­ro, podría ayu­dar a los pales­ti­nos a vol­ver a sus casas y sus tie­rras?, por supues­to la expe­rien­cia nos dice que no. Es extra­ño que en el Líbano este­mos dis­cu­tien­do estas evi­den­cias. En el Uni­ver­so hay leyes natu­ra­les, en la his­to­ria y las socie­da­des hay códi­gos, toda la expe­rien­cia huma­na dice que el fuer­te sobre­vi­ve en la lucha con­tra el tirano, el opre­sor, el ocu­pan­te y el inva­sor; la his­to­ria dice que sólo tu fuer­za pro­te­ge­rá tu tie­rra, los débi­les no pin­tan nada en estas cuen­tas y equi­li­brios, como los que rue­gan por­que los pro­te­jan tam­po­co pin­tan nada, sólo los fuer­tes pue­den impo­ner res­pe­to ante el mun­do y rea­li­zar sus obje­ti­vos y, si mue­ren, se con­vier­ten en már­ti­res con todos los hono­res. ¿El Líbano pue­de ser fuer­te?
Ame­na­zas israe­líes
«Hoy nos vemos ante esta corrien­te de ame­na­zas israe­líes y cómo nos vamos a com­por­tar. Quie­ro decir dos cosas, una rela­cio­na­da con la situa­ción inter­na liba­ne­sa y la otra con la israe­lí. Res­pec­to a la situa­ción inter­na liba­ne­sa no cabe duda de que ten­go que apro­bar la posi­ción ofi­cial del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, el Pri­mer Minis­tro, el Pre­si­den­te del Par­la­men­to y los man­dos del ejér­ci­to, así como la posi­ción de la gran mayo­ría de las fuer­zas polí­ti­cas del Líbano, por­que todos expre­san recha­zo a las ame­na­zas israe­líes, insu­mi­sión a su volun­tad y soli­da­ri­dad nacio­nal para enfren­tar­se a cual­quier agre­sión israe­lí.» Con­ti­nuó: «Tam­bién en lo tocan­te a la situa­ción inter­na ten­go que hablar del tema de los pre­tex­tos, es decir, que recha­za­mos las ame­na­zas israe­líes a la vez que exi­gi­mos que no se le den pre­tex­tos, y este argu­men­to quie­ro abor­dar­lo por­que no es correc­to y com­pren­de algu­nas per­ver­si­da­des que no nos ayu­da­rán a com­ba­tir las ame­na­zas por muchas razo­nes, en pri­mer lugar por­que Israel cuan­do quie­re agre­dir a cual­quier país no nece­si­ta pre­tex­tos.
«Des­de 1948 has­ta 1967, y en todas las gue­rras pos­te­rio­res con­tra el Líbano, inclu­so en la gue­rra de julio de 2006 en la que los dos sol­da­dos cap­tu­ra­dos no fue­ron excu­sa ni pre­tex­to, todas las gue­rras esta­ban pre­pa­ra­das con ante­rio­ri­dad y los mis­mos israe­líes lo han reco­no­ci­do pos­te­rior­men­te. Israel no nece­si­ta pre­tex­tos que pre­sen­tar ante nadie, y si los nece­si­ta­se es muy inge­nio­so para fabri­car­los; pla­nea una ope­ra­ción fra­ca­sa­da en cual­quier par­te del mun­do, res­pon­sa­bi­li­za a Hiz­bu­la y ata­ca el Líbano, o res­pon­sa­bi­li­za a los her­ma­nos pales­ti­nos y ata­ca Gaza, tam­bién pue­de res­pon­sa­bi­li­zar a Siria y ata­car­la. Por eso en este tema sea­mos sin­ce­ros y cla­ros con la gen­te, y quie­ro hacer un lla­ma­mien­to a las pala­bras de algu­nos res­pon­sa­bles en entre­vis­tas por tele­vi­sión, y lo peor y más peli­gro­so de esas decla­ra­cio­nes es que res­pon­sa­bi­li­zan implí­ci­ta­men­te a la Resis­ten­cia, es decir, vie­nen a decir que hacen res­pon­sa­ble con ante­la­ción a la Resis­ten­cia de cual­quier posi­ble agre­sión israe­lí, y eso es una for­ma de jus­ti­fi­car los ata­ques de Israel y dar­les pre­tex­tos, por eso esta­mos dis­pues­tos a dis­cu­tir esta idea de for­ma bila­te­ral con quién sea para con­ven­cer­lo de que esa lógi­ca y estra­te­gia son erró­neas, y que ese camino no sir­ve para com­ba­tir al enemi­go.
«Lo más peli­gro­so en este con­tex­to es lo que veni­mos oyen­do des­de hace un mes, pues hay un nue­vo len­gua­je en un lugar con­cre­to y redu­ci­do del Líbano, ese len­gua­je vie­ne a decir lo que resu­mo como sigue: la mis­ma exis­ten­cia de la Resis­ten­cia en el Líbano, inclu­so si no hace nada ni en la fron­te­ra ni en el extran­je­ro, su mis­ma exis­ten­cia es un pre­tex­to sufi­cien­te para que el enemi­go israe­lí ata­que el Líbano, por eso debe­mos anu­lar la Resis­ten­cia con sus armas, y esas pala­bras son muy muy muy peli­gro­sas a nivel nacio­nal por­que como míni­mo jus­ti­fi­can cual­quier agre­sión israe­lí aun­que la resis­ten­cia no les hubie­ra dado pre­tex­to, como ellos mis­mos dicen, la mis­ma exis­ten­cia de la resis­ten­cia es una excu­sa sufi­cien­te.
«Si segui­mos tiran­do del hilo de esta cues­tión lle­ga­mos a lo más peli­gro­so e impor­tan­te, no quie­ro acu­sar a nadie, sola­men­te hacer una pre­gun­ta, ¿Están lla­man­do a la gue­rra? Has­ta aho­ra decía­mos que esta­ban jus­ti­fi­can­do la gue­rra y que esta­ban equi­vo­ca­dos, pero pode­mos pre­gun­tar­nos a un segun­do nivel: ¿Están ape­lan­do a una gue­rra israe­lí con­tra el Líbano? ¿Esta­mos de nue­vo en la situa­ción de 1982? ¿Tan deses­pe­ra­dos están algu­nos que ven la gue­rra israe­lí con­tra el Líbano como úni­co camino para esca­par de los pro­yec­tos, sue­ños y aspi­ra­cio­nes que se les han esfu­ma­do en los últi­mos momen­tos?
«Ante tal len­gua­je y tal lógi­ca ¿cuál es la res­pon­sa­bi­li­dad del Gobierno liba­nés y de las auto­ri­da­des?, ¿así se cons­tru­ye el país?, ¿pue­de callar­se el país ante los que pro­veen jus­ti­fi­ca­cio­nes ple­nas para un ata­que con­tra el Líbano, su pue­blo, su tie­rra, sus infra­es­truc­tu­ras, del mis­mo modo que nos ame­na­zan los israe­líes?
Israel, en un aprie­to
EL sayed Hasan Nas­ra­la pasó a «des­cri­bir la situa­ción estra­té­gi­ca que vive Israel des­de que fra­ca­só en la gue­rra de julio con­tra el Líbano y en la de Gaza» y en este con­tex­to dijo:
«Israel vive en el aprie­to de no poder impo­ner la paz ni poder hacer la gue­rra. Ni es capaz de impo­ner sus con­di­cio­nes para la paz, y entre sus con­di­cio­nes está no devol­ver el Golán a Siria ‑por lo que se com­pli­ca­ron las nego­cia­cio­nes, pues­to que abor­dar el Golán con­lle­va­ba ser some­ti­do a vota­ción en la Knes­set y pos­te­rior­men­te en refe­rén­dum popu­lar, etc,- y pasa lo mis­mo con la Gran­jas de la Sha­baa, las coli­nas de kfer Shou­ba, y eso sin con­tar los terri­to­rios pales­ti­nos ocu­pa­dos. Muy bien, tras la evo­lu­ción de los vein­te últi­mos años ¿serán capa­ces los israe­líes hoy de impo­ner a los gobier­nos ára­bes y al pue­blo ára­be la paz sin devol­ver la tie­rra? ¿Podrían impo­ner la paz sin devol­ver Jeru­sa­lén y dejar regre­sar a los refu­gia­dos? Eso se aca­bó, con todo mi res­pe­to a la Ini­cia­ti­va Ára­be por la Paz (al-muba­da­ra).
«Los israe­líes ya no pue­den impo­ner sus con­di­cio­nes para la paz, hoy vivi­mos una situa­ción crí­ti­ca pues no hay socio para la paz en nin­gún lado, aquí dicen que no hay socio y allí dicen que no hay socio, y tam­po­co tie­nen capa­ci­dad de empren­der una gue­rra. Todas las manio­bras y alar­des que vemos hoy tras la gue­rra de julio y la de Gaza son una res­pues­ta natu­ral al fra­ca­so estre­pi­to­so que sufrió el ejér­ci­to israe­lí. Los mis­mos israe­líes reco­no­cie­ron con cla­ri­dad que habían fra­ca­sa­do en la gue­rra con­tra el Líbano, se pro­pu­sie­ron aca­bar con la Resis­ten­cia y fra­ca­sa­ron, pues la Resis­ten­cia era más fuer­te de lo que se pen­sa­ban, según lo que ha escri­to Ehud Olmert y que se va a publi­car en sus memo­rias, de las que se ha ade­lan­ta­do un resu­men; él mis­mo con­fie­sa haber fra­ca­sa­do has­ta en la gue­rra de Gaza pues­to que el obje­ti­vo de la gue­rra era aca­bar con el Gobierno de Hamás, aca­bó la gue­rra y siguió el Gobierno de Hamás.
«Hoy, cuan­do el israe­lí quie­re ir a la gue­rra- y esta apre­cia­ción tie­ne mucho inte­rés debi­do a su impli­ca­ción en la res­pues­ta- hay una con­di­ción pre­via esen­cial, des­de hoy, que se lla­ma la vic­to­ria segu­ra, tajan­te y garan­ti­za­da, ya no se pue­den per­mi­tir una vic­to­ria posi­ble, es decir, no harán la gue­rra con­tra Gaza a menos que ganen segu­ro, tam­po­co lan­za­rán una gue­rra con­tra el Líbano a no ser que ten­gan la abso­lu­ta con­vic­ción de que ven­ce­rán, y lo mis­mo pasa con Siria e Irán tras la gue­rra de julio, la agre­sión con­tra Gaza, la derro­ta y el fra­ca­so, y su impo­ten­cia. De todos modos, yo des­de aquí no le qui­to fuer­za y poder a Israel, pero digo que noso­tros en el Líbano, Pales­ti­na, Siria e Irán y en toda la región, tam­bién somos fuer­tes has­ta el pun­to de impe­dir que Israel lan­ce una gue­rra en el momen­to que quie­ra.»
Dijo que los israe­líes se dotan de tres estra­te­gias para impe­dir la pre­pa­ra­ción y la inten­den­cia de sus enemi­gos:

«la pri­me­ra con­sis­te en ame­na­zar con lan­zar un ata­que y meter mie­do, si uti­li­zan ese tipo de armas, noso­tros nos pon­dre­mos manos a la obra y lo hare­mos mejor, muy bien, lo hare­mos y que se mar­chen al infierno por­que no podrán impe­dír­nos­lo. Amen­zan a Siria por­que le acu­san de dar armas y cohe­tes a Hiz­bu­la, ame­na­zan a Irán, ame­na­zan al Gobierno liba­nés. La ame­na­za cons­tan­te de gue­rra es un ins­tru­men­to para impe­dir que este­mos pre­pa­ra­dos. En segun­do lugar, a nivel de segu­ri­dad, se dedi­can a matar diri­gen­tes que tra­ba­jan hacen los con­tac­tos para tener los pre­pa­ra­ti­vos de la gue­rra a pun­to; el Hajj Imad Mugh­ni­ya, el már­tir al-Mabhuh, ¿por qué éste már­tir en par­ti­cu­lar?, pues por­que juga­ba un papel logís­ti­co en Gaza, como se dice en tér­mi­nos de estra­te­gia. No que­re­mos entrar en deta­lles, lo impor­tan­te es que la segun­da vía es la de gol­pear en las redes de inten­den­cia. La ter­ce­ra estra­te­gia es la de sem­brar la fit­na (la divi­sión inter­na, gue­rra civil); Israel es el prin­ci­pal esco­llo para la recon­ci­lia­ción inter­na pales­ti­na, cual­quier ára­be que obs­ta­cu­li­ce la recon­ci­lia­ción inter­na pales­ti­na hace un ser­vi­cio cons­cien­te y en con­ni­ven­cia con Israel. Tam­bién usan la opción de la fit­na en el Líbano, y así vemos salir a Lie­ber­man para con­fir­mar que se tra­ta de una tác­ti­ca israe­lí que se lle­va apli­can­do des­de que acu­sa­ron a Hiz­bu­la de aten­tar con­tra al-Hari­ri, esa es la for­ma de ope­rar de los israe­líes que empe­zó con el Der Spie­gel y aho­ra con­ti­núa con Le Mon­de, y Liber­man lo expre­só con sin­ce­ri­dad, y la úni­ca bue­na vir­tud de Liber­man es que dice pun­to por pun­to lo que lle­va den­tro, y escu­chán­do­le enten­de­mos qué dicen los israe­líes, qué quie­ren y cómo pien­san.
«Nos vinie­ron con una nue­va teo­ría que lla­ma­ron “teo­ría de al-Dahi­ya”: debéis saber, espe­cial­men­te los veci­nos de al-Dahi­ya del sur, que el tér­mino Dahi­ya ha entra­do en todos los dic­cio­na­rios mili­ta­res y estra­té­gi­cos. ¿Qué dice esta teo­ría israe­lí? Supo­ne que des­tro­za­rán cual­quier lugar de al-Dahi­ya. Hoy quie­ro decir algo, lo que hicie­ron las fuer­zas aéreas israe­líes duran­te los 33 días de la gue­rra de julio es lo máxi­mo que pue­den hacer, así que no nos pre­ten­dan asus­tar con más teo­rías. En la cele­bra­ción de la vic­to­ria del 14 de agos­to del año pasa­do repe­ti­mos lo que ya les había­mos dicho; en la gue­rra ante­rior os diji­mos que si bom­bar­dea­bais Bei­rut bom­bar­dea­ría­mos Tel Aviv, pues bien, si lan­za­seis una gue­rra aho­ra, y noso­tros no que­re­mos ir a la gue­rra, lo deci­mos cla­ro para que no sal­ga maña­na nadie en el Líbano y haga teo­rías sobre la deci­sión de lan­zar la gue­rra o hacer la paz. Noso­tros no que­re­mos ir a la gue­rra, no por mie­do ni por­que sea­mos cobar­des ni débi­les, la echa­mos de menos pero no la que­re­mos. Aho­ra os deci­mos que si bom­bar­deáis al-Dahi­ya bom­bar­dea­re­mos Tel Aviv, a sabien­das de que el hecho de bom­bar­dear Tel Aviv os obli­ga a reha­cer las cuen­tas, antes des­alo­jas­teis algu­nas colo­nias del nor­te pero aho­ra vais a tener que des­alo­jar Tel Aviv. Tal vez esti­men los israe­líes que cuan­do deci­mos que si bom­bar­dean al-Dahi­ya bom­bar­dea­re­mos Tel Aviv, equi­va­le a que ellos arra­sa­rán edi­fi­cos en al-Dahi­ya y noso­tros “ara­ña­re­mos” los muros de Tel Aviv, pue­de ser que así lo crean, por eso les digo hoy: Ni hablar, voso­tros arra­sáis edi­fi­cios en al-Dahi­ya y noso­tros arra­sa­re­mos edi­fi­cios en Tel Aviv. Esta es nues­tra res­pues­ta a la “teo­ría de al-Dahi­ya”.
«Hoy digo a los israe­líes, no sólo si ata­cáis al-Dahi­ya ata­ca­re­mos Tel Aviv, si ata­cáis el aero­puer­to inter­na­cio­nal Rafiq al-Hari­ri de Bei­rut, ata­ca­re­mos el aero­puer­to Ben Gurión de Tel Aviv, si bom­bar­deáis nues­tros puer­tos, bom­bar­dea­re­mos los vues­tros, si des­truís nues­tras refi­ne­rías des­trui­re­mos vues­tras refi­ne­rías, si des­tro­záis nues­tras cen­tra­les eléc­tri­cas, des­tro­za­re­mos vues­tras cen­tra­les eléc­tri­cas. Y ter­mi­nó: «En el ani­ver­sa­rio del mar­ti­rio del sayed Abbas al-Musa­wi, el jeque Raghib y el hajj Imad lan­zo este desa­fío y lo man­ten­go. Noso­tros somos un pue­blo, una resis­ten­cia y un ejér­ci­to nacio­nal capa­ces de pro­te­ger nues­tro país por la fuer­za y no nece­si­ta­mos a nadie en este mun­do para pro­te­ger­nos.»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *