Una visión dis­tin­ta de los pira­tas soma­líes ¿qué hay detrás?

La comu­ni­dad inter­na­cio­nal con­de­nó con fuer­za y decla­ró la gue­rra a los pira­tas-pes­ca­do­res soma­líes, mien­tras pro­te­ge dis­cre­ta­men­te las ope­ra­cio­nes de sus flo­tas dedi­ca­das a la Pes­ca Ile­gal No Decla­ra­da y No Regla­men­ta­da (IUU, por su sigla en inglés) pro­ce­den­tes de todo el mun­do, que pes­can fur­ti­va­men­te y, ade­más, des­car­gan basu­ra tóxi­ca en aguas soma­líes des­de que cayó el gobierno de ese país hace 18 años.

Cuan­do colap­só el gobierno de Soma­lia, en 1991, los intere­ses extran­je­ros apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad para comen­zar a saquear las fuen­tes ali­men­ta­rias del mar del país y a uti­li­zar las aguas sin vigi­lan­cia como ver­te­de­ro de basu­ra nuclear y tóxica.

Según el Gru­po de Tra­ba­jo de Alta Mar (HSTF, por sus siglas en inglés), en 2005 más de 800 bar­cos pes­que­ros IUU ope­ra­ban al mis­mo tiem­po en aguas de Soma­lia, apro­ve­chán­do­se de la inca­pa­ci­dad del país de vigi­lar y con­tro­lar sus pro­pias aguas y zonas de pesca.

Los bar­cos IUU arra­san anual­men­te con un esti­ma­do de 450 millo­nes de dóla­res en maris­cos y peces de las aguas soma­líes. Así roban una fuen­te ines­ti­ma­ble de pro­teí­na a una de las nacio­nes más pobres del mun­do y arrui­nan el sus­ten­to de vida legí­ti­mo de los pescadores.

Los recla­mos con­tra la des­car­ga de basu­ra tóxi­ca, así como la pes­ca ile­gal, han exis­ti­do des­de prin­ci­pios de los años 90, pero las prue­bas físi­cas emer­gie­ron cuan­do el tsu­na­mi de 2004 azo­tó el país.

El tsu­na­mi sacó a la luz un peli­gro oculto

El Pro­gra­ma del Ambien­te de Nacio­nes Uni­das (UNEP, por sus siglas en inglés) repor­tó que el tsu­na­mi reven­tó la herrum­bre de los con­te­ne­do­res de basu­ra tóxi­ca que se vara­ron a ori­llas de Puntland, en el nor­te de Somalia.

Nick Nut­tall, por­ta­voz del UNEP, dijo a la cade­na ára­be Al-Yazi­ra que cuan­do los enva­ses fue­ron rotos y abier­tos por la fuer­za de las olas, los con­te­ne­do­res expu­sie­ron a la luz una “acti­vi­dad espan­to­sa” que se había esta­do lle­van­do a cabo por más de una década.

“Soma­lia está sien­do uti­li­za­da como ver­te­de­ro para dese­chos peli­gro­sos des­de comien­zos de los años 90, y con­ti­nuó sién­do­lo con la gue­rra civil des­ata­da en ese país. La basu­ra es de muy diver­sas cla­ses. Hay dese­chos radio­ac­ti­vos de ura­nio, la basu­ra prin­ci­pal, y meta­les pesa­dos como cad­mio y mer­cu­rio. Tam­bién hay basu­ra indus­trial, dese­chos de hos­pi­tal, basu­ras de sus­tan­cias quí­mi­cas y lo que se desee nom­brar”, afir­mó Nuttall.

El fun­cio­na­rio de Nacio­nes Uni­das reve­ló ade­más que des­de que los con­te­ne­do­res lle­ga­ron a las pla­yas, cen­te­na­res de resi­den­tes han caí­do enfer­mos, afec­ta­dos por hemo­rra­gias abdo­mi­na­les y de boca, infec­cio­nes en la piel y otras dolencias.

“Lo más alar­man­te aquí es que se está des­car­gan­do basu­ra nuclear. La basu­ra radiac­ti­va de ura­nio está matan­do poten­cial­men­te a los soma­líes y está des­tru­yen­do total­men­te el océano”, dijo.

Intere­ses occi­den­ta­les detrás de la gue­rra civil

Ahme­dou Ould-Abda­llah, envia­do de la ONU para Soma­lia, dijo que en la prác­ti­ca, el petró­leo con­tri­bu­yó a la gue­rra civil de 18 años en Soma­lia, pues las com­pa­ñías pagan para des­car­gar su basu­ra a los minis­tros del gobierno y/​o a los líde­res de la milicia.

“No hay con­trol guber­na­men­tal… y sí hay pocas per­so­nas con alta base moral…, están pagán­do­le a gen­te encum­bra­da, pero a cau­sa de la fra­gi­li­dad del ‘gobierno fede­ral tran­si­to­rio’, algu­nas de estas cor­po­ra­cio­nes aho­ra ni siquie­ra con­sul­tan a las auto­ri­da­des: sim­ple­men­te des­car­gan su basu­ra y se van”.

En 1992 los paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea y otras 168 nacio­nes fir­ma­ron la Con­ven­ción de Basi­lea, sobre el con­trol de movi­mien­tos trans­fron­te­ri­zos de dese­chos peli­gro­sos y su almacenamiento.

El con­ve­nio prohí­be el comer­cio de basu­ra entre los paí­ses sig­na­ta­rios, así como tam­bién a los paí­ses que no hayan fir­ma­do el acuer­do, a menos que haya sido nego­cia­do un acuer­do bila­te­ral. Tam­bién prohí­be el envío de dese­chos peli­gro­sos a zonas de guerra.

Asom­bro­sa­men­te, la ONU ha des­aten­di­do sus pro­pios prin­ci­pios y ha igno­ra­do súpli­cas soma­líes e inter­na­cio­na­les para dete­ner la devas­ta­ción con­ti­nua de los recur­sos mari­nos soma­líes y la des­car­ga de basu­ra tóxi­ca. Las vio­la­cio­nes tam­bién han sido lar­ga­men­te igno­ra­das por las auto­ri­da­des marí­ti­mas de la región. Éste es el con­tex­to en el que apa­re­cie­ron los hom­bres que esta­mos lla­man­do “pira­tas”.

Los pira­tas son otros

Hay acuer­do en que al prin­ci­pio los pes­ca­do­res soma­líes ordi­na­rios fue­ron quie­nes usa­ron lan­chas rápi­das para inten­tar disua­dir a los bar­cos des­car­ga­do­res y ras­trea­do­res, o por lo menos apli­car­les un “impues­to”. Se lla­ma­ron a sí mis­mos “Guar­da­cos­tas Volun­ta­rios de Somalia”.

Uno de los líde­res de los pira­tas, Sugu­le Ali, expli­có que su moti­vo fue “poner alto a la pes­ca ile­gal y a las des­car­gas en nues­tras aguas… No nos con­si­de­ra­mos ban­di­dos del mar. Con­si­de­ra­mos que los ban­di­dos del mar [son] quie­nes pes­can ile­gal­men­te y des­car­gan basu­ra, y por­ta­mos armas pero en nues­tros mares”.

El perio­dis­ta bri­tá­ni­co Johann Hari obser­vó en el Huf­fing­ton Post que, mien­tras nada de esto jus­ti­fi­ca la toma de rehe­nes, los “pira­tas” tie­nen, de mane­ra aplas­tan­te, el apo­yo de la pobla­ción local que les da la razón.

El sitio web inde­pen­dien­te Wardher­News, de Soma­lia, con­du­jo la mejor inves­ti­ga­ción que tene­mos sobre qué está pen­san­do el soma­lí ordi­na­rio. Encon­tró que el 70% “apo­ya fuer­te­men­te la pira­te­ría como una for­ma de defen­sa nacio­nal de las aguas terri­to­ria­les del país”.

En vez de tomar medi­das para pro­te­ger a la pobla­ción y las aguas de Soma­lia con­tra las trans­gre­sio­nes inter­na­cio­na­les, la res­pues­ta de la ONU a esta situa­ción ha sido apro­bar reso­lu­cio­nes agre­si­vas que dan dere­cho y ani­man a los trans­gre­so­res a empren­der la gue­rra con­tra los pira­tas somalíes.

Tomar las aguas soma­líes por la fuerza

Un coro de paí­ses que deman­da endu­re­cer la acción inter­na­cio­nal con­du­jo a una pre­ci­pi­ta­ción naval mul­ti­na­cio­nal y uni­la­te­ral por inva­dir y tomar el con­trol de las aguas somalíes.

El Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU (algu­nos de cuyos miem­bros pue­den tener muchos moti­vos ocul­tos para pro­te­ger indi­rec­ta­men­te a sus flo­tas pes­que­ras ile­ga­les en aguas soma­líes) apro­bó las reso­lu­cio­nes 1816, en junio de 2008, y 1838, en octu­bre de 2008, que “invi­tan a los esta­dos intere­sa­dos en la segu­ri­dad de las acti­vi­da­des marí­ti­mas a par­ti­ci­par acti­va­men­te en la lucha con­tra la pira­te­ría en alta mar fue­ra de las cos­tas de Soma­lia, par­ti­cu­lar­men­te des­ple­gan­do buques de gue­rra y avio­nes militares…”

La OTAN y la Unión Euro­pea han publi­ca­do órde­nes al mis­mo efec­to. Rusia, Japón, India, Mala­sia, Egip­to y Yemen se han uni­do a la bata­lla, jun­to con un núme­ro cada vez mayor de países.

Duran­te años, las ten­ta­ti­vas rea­li­za­das para con­tro­lar la pira­te­ría en los mares del mun­do a tra­vés de reso­lu­cio­nes de la ONU no pudie­ron apro­bar­se, en gran par­te por­que las nacio­nes miem­bro sen­tían que tales acuer­dos afec­ta­rían a su sobe­ra­nía y seguridad.

Reso­lu­ción de la ONU con­tra un país que no tie­ne silla en el organismo

Los paí­ses son poco pro­cli­ves a ceder el con­trol y patru­lla­je de sus pro­pias aguas. Las reso­lu­cio­nes 1816 y 1838 de la ONU, a las que se opu­sie­ron algu­nas nacio­nes de Áfri­ca Occi­den­tal, del Cari­be y Sur Amé­ri­ca, por con­si­guien­te fue­ron acor­da­das para apli­car­se sola­men­te a Soma­lia, un país que no tie­ne nin­gu­na repre­sen­ta­ción en las Nacio­nes Uni­das con fuer­za como para exi­gir enmien­das des­ti­na­das a pro­te­ger su soberanía.

Igual­men­te, fue­ron igno­ra­das las obje­cio­nes de la socie­dad civil soma­lí al pro­yec­to de reso­lu­ción, que no hizo nin­gu­na men­ción a la pes­ca ile­gal ni a los peli­gros de la des­car­ga de basura.

El perio­dis­ta Johann Hari pre­gun­tó: “¿Espe­ra­mos que los soma­líes ham­brien­tos per­ma­nez­can pasi­va­men­te en sus pla­yas, reman­do entre nues­tra basu­ra nuclear, y nos obser­ven cómo les arre­ba­ta­mos sus peces para comér­nos­los en res­tau­ran­tes de Lon­dres, París y Roma? No hemos actua­do con­tra esos crí­me­nes. Pero cuan­do algu­nos pes­ca­do­res res­pon­die­ron inte­rrum­pien­do el trán­si­to por el corre­dor marí­ti­mo del 20% del sumi­nis­tro de petró­leo del mun­do, comen­za­mos a chi­llar sobre esta “mal­dad”. Si real­men­te que­re­mos ocu­par­nos de la pira­te­ría, nece­si­ta­mos extir­par la raíz que la cau­sa ‑nues­tros crímenes‑, antes de enviar a las caño­ne­ras a des­pe­jar la ruta de cri­mi­na­les somalíes”.

Los «pira­tas» soma­líes son pes­ca­do­res en lucha con­tra saqueo occidental

Debe seña­lar­se que la IUU (sigla en inglés de Pes­ca Ile­gal, No Decla­ra­da y No Regla­men­ta­da) y la des­car­ga de dese­chos están ocu­rrien­do tam­bién en otros paí­ses afri­ca­nos. Cos­ta de Mar­fil es otra víc­ti­ma impor­tan­te de la des­car­ga tóxi­ca internacional.

Se dice que los actos de pira­te­ría real­men­te son actos de deses­pe­ra­ción y, como en el caso de Soma­lia, un hom­bre trans­for­ma­do en pira­ta a la vez es guardacostas.

Najad Abdu­llahi (Al Jazee­ra English) Johann Hari (Huf­fing­ton Post) Moha­med Abshir Wal­do (Wardheer­News) *Tra­duc­ción de Ernes­to Car­mo­na (ARGEN​PRESS​.info)

Fuen­te: http://​www​.corres​pon​sal​de​paz​.org/ne…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.