Una visión dis­tin­ta de los pira­tas soma­líes ¿qué hay detrás?

La comu­ni­dad inter­na­cio­nal con­de­nó con fuer­za y decla­ró la gue­rra a los pira­tas-pes­ca­do­res soma­líes, mien­tras pro­te­ge dis­cre­ta­men­te las ope­ra­cio­nes de sus flo­tas dedi­ca­das a la Pes­ca Ile­gal No Decla­ra­da y No Regla­men­ta­da (IUU, por su sigla en inglés) pro­ce­den­tes de todo el mun­do, que pes­can fur­ti­va­men­te y, ade­más, des­car­gan basu­ra tóxi­ca en aguas soma­líes des­de que cayó el gobierno de ese país hace 18 años.

Cuan­do colap­só el gobierno de Soma­lia, en 1991, los intere­ses extran­je­ros apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad para comen­zar a saquear las fuen­tes ali­men­ta­rias del mar del país y a uti­li­zar las aguas sin vigi­lan­cia como ver­te­de­ro de basu­ra nuclear y tóxica.

Según el Gru­po de Tra­ba­jo de Alta Mar (HSTF, por sus siglas en inglés), en 2005 más de 800 bar­cos pes­que­ros IUU ope­ra­ban al mis­mo tiem­po en aguas de Soma­lia, apro­ve­chán­do­se de la inca­pa­ci­dad del país de vigi­lar y con­tro­lar sus pro­pias aguas y zonas de pesca.

Los bar­cos IUU arra­san anual­men­te con un esti­ma­do de 450 millo­nes de dóla­res en maris­cos y peces de las aguas soma­líes. Así roban una fuen­te ines­ti­ma­ble de pro­teí­na a una de las nacio­nes más pobres del mun­do y arrui­nan el sus­ten­to de vida legí­ti­mo de los pescadores.

Los recla­mos con­tra la des­car­ga de basu­ra tóxi­ca, así como la pes­ca ile­gal, han exis­ti­do des­de prin­ci­pios de los años 90, pero las prue­bas físi­cas emer­gie­ron cuan­do el tsu­na­mi de 2004 azo­tó el país.

El tsu­na­mi sacó a la luz un peli­gro oculto

El Pro­gra­ma del Ambien­te de Nacio­nes Uni­das (UNEP, por sus siglas en inglés) repor­tó que el tsu­na­mi reven­tó la herrum­bre de los con­te­ne­do­res de basu­ra tóxi­ca que se vara­ron a ori­llas de Puntland, en el nor­te de Somalia.

Nick Nut­tall, por­ta­voz del UNEP, dijo a la cade­na ára­be Al-Yazi­ra que cuan­do los enva­ses fue­ron rotos y abier­tos por la fuer­za de las olas, los con­te­ne­do­res expu­sie­ron a la luz una “acti­vi­dad espan­to­sa” que se había esta­do lle­van­do a cabo por más de una década.

“Soma­lia está sien­do uti­li­za­da como ver­te­de­ro para dese­chos peli­gro­sos des­de comien­zos de los años 90, y con­ti­nuó sién­do­lo con la gue­rra civil des­ata­da en ese país. La basu­ra es de muy diver­sas cla­ses. Hay dese­chos radio­ac­ti­vos de ura­nio, la basu­ra prin­ci­pal, y meta­les pesa­dos como cad­mio y mer­cu­rio. Tam­bién hay basu­ra indus­trial, dese­chos de hos­pi­tal, basu­ras de sus­tan­cias quí­mi­cas y lo que se desee nom­brar”, afir­mó Nuttall.

El fun­cio­na­rio de Nacio­nes Uni­das reve­ló ade­más que des­de que los con­te­ne­do­res lle­ga­ron a las pla­yas, cen­te­na­res de resi­den­tes han caí­do enfer­mos, afec­ta­dos por hemo­rra­gias abdo­mi­na­les y de boca, infec­cio­nes en la piel y otras dolencias.

“Lo más alar­man­te aquí es que se está des­car­gan­do basu­ra nuclear. La basu­ra radiac­ti­va de ura­nio está matan­do poten­cial­men­te a los soma­líes y está des­tru­yen­do total­men­te el océano”, dijo.

Intere­ses occi­den­ta­les detrás de la gue­rra civil

Ahme­dou Ould-Abda­llah, envia­do de la ONU para Soma­lia, dijo que en la prác­ti­ca, el petró­leo con­tri­bu­yó a la gue­rra civil de 18 años en Soma­lia, pues las com­pa­ñías pagan para des­car­gar su basu­ra a los minis­tros del gobierno y/​o a los líde­res de la milicia.

“No hay con­trol guber­na­men­tal… y sí hay pocas per­so­nas con alta base moral…, están pagán­do­le a gen­te encum­bra­da, pero a cau­sa de la fra­gi­li­dad del ‘gobierno fede­ral tran­si­to­rio’, algu­nas de estas cor­po­ra­cio­nes aho­ra ni siquie­ra con­sul­tan a las auto­ri­da­des: sim­ple­men­te des­car­gan su basu­ra y se van”.

En 1992 los paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea y otras 168 nacio­nes fir­ma­ron la Con­ven­ción de Basi­lea, sobre el con­trol de movi­mien­tos trans­fron­te­ri­zos de dese­chos peli­gro­sos y su almacenamiento.

El con­ve­nio prohí­be el comer­cio de basu­ra entre los paí­ses sig­na­ta­rios, así como tam­bién a los paí­ses que no hayan fir­ma­do el acuer­do, a menos que haya sido nego­cia­do un acuer­do bila­te­ral. Tam­bién prohí­be el envío de dese­chos peli­gro­sos a zonas de guerra.

Asom­bro­sa­men­te, la ONU ha des­aten­di­do sus pro­pios prin­ci­pios y ha igno­ra­do súpli­cas soma­líes e inter­na­cio­na­les para dete­ner la devas­ta­ción con­ti­nua de los recur­sos mari­nos soma­líes y la des­car­ga de basu­ra tóxi­ca. Las vio­la­cio­nes tam­bién han sido lar­ga­men­te igno­ra­das por las auto­ri­da­des marí­ti­mas de la región. Éste es el con­tex­to en el que apa­re­cie­ron los hom­bres que esta­mos lla­man­do “pira­tas”.

Los pira­tas son otros

Hay acuer­do en que al prin­ci­pio los pes­ca­do­res soma­líes ordi­na­rios fue­ron quie­nes usa­ron lan­chas rápi­das para inten­tar disua­dir a los bar­cos des­car­ga­do­res y ras­trea­do­res, o por lo menos apli­car­les un “impues­to”. Se lla­ma­ron a sí mis­mos “Guar­da­cos­tas Volun­ta­rios de Somalia”.

Uno de los líde­res de los pira­tas, Sugu­le Ali, expli­có que su moti­vo fue “poner alto a la pes­ca ile­gal y a las des­car­gas en nues­tras aguas… No nos con­si­de­ra­mos ban­di­dos del mar. Con­si­de­ra­mos que los ban­di­dos del mar [son] quie­nes pes­can ile­gal­men­te y des­car­gan basu­ra, y por­ta­mos armas pero en nues­tros mares”.

El perio­dis­ta bri­tá­ni­co Johann Hari obser­vó en el Huf­fing­ton Post que, mien­tras nada de esto jus­ti­fi­ca la toma de rehe­nes, los “pira­tas” tie­nen, de mane­ra aplas­tan­te, el apo­yo de la pobla­ción local que les da la razón.

El sitio web inde­pen­dien­te Wardher­News, de Soma­lia, con­du­jo la mejor inves­ti­ga­ción que tene­mos sobre qué está pen­san­do el soma­lí ordi­na­rio. Encon­tró que el 70% “apo­ya fuer­te­men­te la pira­te­ría como una for­ma de defen­sa nacio­nal de las aguas terri­to­ria­les del país”.

En vez de tomar medi­das para pro­te­ger a la pobla­ción y las aguas de Soma­lia con­tra las trans­gre­sio­nes inter­na­cio­na­les, la res­pues­ta de la ONU a esta situa­ción ha sido apro­bar reso­lu­cio­nes agre­si­vas que dan dere­cho y ani­man a los trans­gre­so­res a empren­der la gue­rra con­tra los pira­tas somalíes.

Tomar las aguas soma­líes por la fuerza

Un coro de paí­ses que deman­da endu­re­cer la acción inter­na­cio­nal con­du­jo a una pre­ci­pi­ta­ción naval mul­ti­na­cio­nal y uni­la­te­ral por inva­dir y tomar el con­trol de las aguas somalíes.

El Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU (algu­nos de cuyos miem­bros pue­den tener muchos moti­vos ocul­tos para pro­te­ger indi­rec­ta­men­te a sus flo­tas pes­que­ras ile­ga­les en aguas soma­líes) apro­bó las reso­lu­cio­nes 1816, en junio de 2008, y 1838, en octu­bre de 2008, que “invi­tan a los esta­dos intere­sa­dos en la segu­ri­dad de las acti­vi­da­des marí­ti­mas a par­ti­ci­par acti­va­men­te en la lucha con­tra la pira­te­ría en alta mar fue­ra de las cos­tas de Soma­lia, par­ti­cu­lar­men­te des­ple­gan­do buques de gue­rra y avio­nes militares…”

La OTAN y la Unión Euro­pea han publi­ca­do órde­nes al mis­mo efec­to. Rusia, Japón, India, Mala­sia, Egip­to y Yemen se han uni­do a la bata­lla, jun­to con un núme­ro cada vez mayor de países.

Duran­te años, las ten­ta­ti­vas rea­li­za­das para con­tro­lar la pira­te­ría en los mares del mun­do a tra­vés de reso­lu­cio­nes de la ONU no pudie­ron apro­bar­se, en gran par­te por­que las nacio­nes miem­bro sen­tían que tales acuer­dos afec­ta­rían a su sobe­ra­nía y seguridad.

Reso­lu­ción de la ONU con­tra un país que no tie­ne silla en el organismo

Los paí­ses son poco pro­cli­ves a ceder el con­trol y patru­lla­je de sus pro­pias aguas. Las reso­lu­cio­nes 1816 y 1838 de la ONU, a las que se opu­sie­ron algu­nas nacio­nes de Áfri­ca Occi­den­tal, del Cari­be y Sur Amé­ri­ca, por con­si­guien­te fue­ron acor­da­das para apli­car­se sola­men­te a Soma­lia, un país que no tie­ne nin­gu­na repre­sen­ta­ción en las Nacio­nes Uni­das con fuer­za como para exi­gir enmien­das des­ti­na­das a pro­te­ger su soberanía.

Igual­men­te, fue­ron igno­ra­das las obje­cio­nes de la socie­dad civil soma­lí al pro­yec­to de reso­lu­ción, que no hizo nin­gu­na men­ción a la pes­ca ile­gal ni a los peli­gros de la des­car­ga de basura.

El perio­dis­ta Johann Hari pre­gun­tó: “¿Espe­ra­mos que los soma­líes ham­brien­tos per­ma­nez­can pasi­va­men­te en sus pla­yas, reman­do entre nues­tra basu­ra nuclear, y nos obser­ven cómo les arre­ba­ta­mos sus peces para comér­nos­los en res­tau­ran­tes de Lon­dres, París y Roma? No hemos actua­do con­tra esos crí­me­nes. Pero cuan­do algu­nos pes­ca­do­res res­pon­die­ron inte­rrum­pien­do el trán­si­to por el corre­dor marí­ti­mo del 20% del sumi­nis­tro de petró­leo del mun­do, comen­za­mos a chi­llar sobre esta “mal­dad”. Si real­men­te que­re­mos ocu­par­nos de la pira­te­ría, nece­si­ta­mos extir­par la raíz que la cau­sa ‑nues­tros crímenes‑, antes de enviar a las caño­ne­ras a des­pe­jar la ruta de cri­mi­na­les somalíes”.

Los «pira­tas» soma­líes son pes­ca­do­res en lucha con­tra saqueo occidental

Debe seña­lar­se que la IUU (sigla en inglés de Pes­ca Ile­gal, No Decla­ra­da y No Regla­men­ta­da) y la des­car­ga de dese­chos están ocu­rrien­do tam­bién en otros paí­ses afri­ca­nos. Cos­ta de Mar­fil es otra víc­ti­ma impor­tan­te de la des­car­ga tóxi­ca internacional.

Se dice que los actos de pira­te­ría real­men­te son actos de deses­pe­ra­ción y, como en el caso de Soma­lia, un hom­bre trans­for­ma­do en pira­ta a la vez es guardacostas.

Najad Abdu­llahi (Al Jazee­ra English) Johann Hari (Huf­fing­ton Post) Moha­med Abshir Wal­do (Wardheer­News) *Tra­duc­ción de Ernes­to Car­mo­na (ARGEN​PRESS​.info)

Fuen­te: http://​www​.corres​pon​sal​de​paz​.org/ne…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *