Paso his­tó­ri­co: Acuer­dan crear la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (+ Fotos)

Los presidentes Hugo Chávez y Raúl Castro, saludaron este martes a la presidenta electa de Costa Rica, Laura Chinchilla.Los pre­si­den­tes Hugo Chá­vez y Raúl Cas­tro, salu­da­ron este mar­tes a la pre­si­den­ta elec­ta de Cos­ta Rica, Lau­ra Chin­chi­lla.

Man­da­ta­rios de la región apro­ba­ron el mar­tes por acla­ma­ción cons­ti­tuir la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños que incor­po­re a todos los paí­ses del hemis­fe­rio, sin Esta­dos Uni­dos ni Cana­dá.

Los pre­si­den­tes y altos repre­sen­tan­tes de 32 paí­ses asis­ten­tes a la deno­mi­na­da Cum­bre de la Uni­dad acor­da­ron lan­zar la nue­va enti­dad, aun­que su fun­cio­na­mien­to for­mal no ocu­rri­rá sino en un futu­ro cuan­do se hayan acor­da­do sus esta­tu­tos.

El obje­ti­vo del nue­vo orga­nis­mo será pro­yec­tar a nivel glo­bal a la región con fun­da­men­to en el res­pe­to al dere­cho inter­na­cio­nal, igual­dad de esta­dos, res­pe­to a los dere­chos huma­nos y la coope­ra­ción, seña­ló el pre­si­den­te mexi­cano Feli­pe Cal­de­rón, anfi­trión del encuen­tro.

Al encuen­tro de esta loca­li­dad del cari­be mexi­cano sólo fal­tó Hon­du­ras, país que no fue invi­ta­do por estar sus­pen­di­do de la OEA.

Has­ta en tan­to no se cons­ti­tu­ya en su tota­li­dad el nue­vo orga­nis­mo la cum­bre de la uni­dad será “un foro uni­fi­ca­do” que pre­ser­va­rá el Gru­po de Río y a la Cum­bre de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be sobre Inte­gra­ción y Desa­rro­llo (CALC), que por pri­me­ra vez se desa­rro­lló en el 2008 en Bra­sil y don­de se habló de mane­ra for­mal de la nece­si­dad de avan­zar hacia un nue­vo meca­nis­mo.

Los presidentes Hugo Chávez y Raúl Castro, saludaron este martes a la presidenta electa de Costa Rica, Laura Chinchilla.Los pre­si­den­tes Hugo Chá­vez y Raúl Cas­tro, salu­da­ron este mar­tes a la pre­si­den­ta elec­ta de Cos­ta Rica, Lau­ra Chin­chi­lla.

VERSIÓN DE LAS PALABRAS DE RAÚL REALIZADA POR CUBADEBATE

Qui­sie­ra comen­zar con men­sa­je fra­terno al pue­blo mexi­cano, cuya tie­rra dio abri­go a muchos lucha­do­res de Lati­noa­mé­ri­ca, entre ellos a los ini­cia­do­res de la Revo­lu­ción Cuba­na y al que nos unen entra­ña­bles lazos de amis­tad. Agra­dez­co la cáli­da hos­pi­ta­li­dad con que se nos ha reci­bi­do.

La deci­sión que aca­ba­mos de adop­tar de crear la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños es de tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca. Cuba con­si­de­ra que están dadas las con­di­cio­nes para avan­zar con rapi­dez hacia la cons­ti­tu­ción de una orga­ni­za­ción regio­nal pura­men­te lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña que inte­gre y repre­sen­te a las 33 nacio­nes inde­pen­dien­tes de la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be.

La mayo­ría de las regio­nes del mun­do tie­ne su pro­pia orga­ni­za­ción, con la inde­pen­den­cia de que algu­nos de sus miem­bros per­te­nez­can a otras agru­pa­cio­nes subre­gio­na­les u orga­nis­mos que abar­can a más de un área geo­grá­fi­ca. No hay razón para que Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be no cuen­ten con su pro­pia enti­dad de con­cer­ta­ción polí­ti­ca, de coor­di­na­ción eco­nó­mi­ca y de coope­ra­ción e inte­gra­ción. No ten­dría sen­ti­do dila­tar ese pro­ce­so, sea­mos con­se­cuen­tes con la volun­tad expre­sa­da en la Cum­bre de Sal­va­dor de Bahía.

La cele­bra­ción en Cara­cas de la pró­xi­ma Cum­bre en el año 2011, sería el momen­to pro­pi­cio para con­cluir los tra­ba­jos pre­pa­ra­to­rios de la orga­ni­za­ción y poner­la en mar­cha. En ese sen­ti­do con­si­de­ra­mos con­ve­nien­te rea­li­zar esfuer­zos para defi­nir con pron­ti­tud sus esta­tu­tos y for­mas de ope­ra­ción de mane­ra tal que en ellos se reco­jan los intere­ses colec­ti­vos hacia una mayor inte­gra­ción y uni­dad de nues­tra región. Corres­pon­de­rá a Vene­zue­la pre­si­dir los tra­ba­jos pre­pa­ra­to­rios, inclui­da la ela­bo­ra­ción de los docu­men­tos.

Ser una nación inde­pen­dien­te de Amé­ri­ca lati­na y el cari­be es con­di­ción impres­cin­di­ble para for­mar par­te del nue­vo orga­nis­mo que debe­rá carac­te­ri­zar­se por el res­pe­to a la diver­si­dad cul­tu­ral, a las dis­tin­tas dimen­sio­nes geo­grá­fi­cas y eco­nó­mi­cas, al sis­te­ma polí­ti­co que cada país adop­te, a la dis­pa­ri­dad de rique­zas natu­ra­les y al dife­ren­te desa­rro­llo social.

Cuba con­si­de­ra que la decla­ra­ción que se nos pro­po­ne sobre este tema, es posi­ti­va y con­tie­ne los ele­men­tos nece­sa­rios para abrir un perio­do de tra­ba­jo y pre­pa­ra­ción. Nues­tra aspi­ra­ción es que el docu­men­to cons­ti­tu­ti­vo del nue­vo orga­nis­mo se ela­bo­re con efi­cien­cia y agi­li­dad para poder ela­bo­rar­lo en la pró­xi­ma Cum­bre. Cuba tra­ba­ja­rá con dedi­ca­ción en ese empe­ño.

Agra­dez­co pro­fun­da­men­te la adop­ción de un comu­ni­ca­do espe­cial que recla­ma poner fin al injus­to blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro de los Esta­dos Uni­dos con­tra mi país así como las expre­sio­nes de soli­da­ri­dad mani­fes­ta­das aquí por algu­nos de los ora­do­res que me han pre­ce­di­do.

La pobre­za en Hai­tí es un pro­duc­to del colo­nia­lis­mo y la pos­te­rior domi­na­ción neo­co­lo­nial. En esa sufri­da nación se pro­du­jo la pri­me­ra revo­lu­ción social que la con­vir­tió en el úni­co terri­to­rio inde­pen­dien­te de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be y fue ade­más – como todos cono­ce­mos – la úni­ca revo­lu­ción social diri­gi­da por escla­vos, vic­to­rio­sa, en la His­to­ria de la huma­ni­dad.

La res­pues­ta de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal ante el terre­mo­to y en par­ti­cu­lar de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños ha sido enco­mia­ble, pero el gran desa­fío empie­za aho­ra.

Cuan­do los titu­la­res de pren­sa aban­do­nen a Hai­tí, el momen­to de emer­gen­cia haya pasa­do y se dilu­ya la supues­ta ame­na­za de una olea­da migra­to­ria, la soli­da­ria ayu­da fren­te al desas­tre no debe pasar a la his­to­ria como un ges­to fugaz y repen­tino de gene­ro­sa cari­dad. Ese país her­mano requie­re y mere­ce un esfuer­zo inter­na­cio­nal de enver­ga­du­ra para su recons­truc­ción. Desin­te­rés y pleno res­pe­to a la sobe­ra­nía de Hai­tí y su gobierno y una volun­tad urgen­te de lar­go pla­zo bajo la auto­ri­dad de nacio­nes Uni­das con la úni­ca pre­sen­cia de la MINUSTAH.

La soli­da­ri­dad del pue­blo cubano no lle­gó a Hai­tí con el terre­mo­to, ha esta­do pre­sen­te des­de hace más de una déca­da. Des­de ese tiem­po, los médi­cos cuba­nos habían rea­li­za­do 14 millo­nes de con­sul­tas, 200 mil ciru­gías, 100 mil par­tos y 45 mil ope­ra­cio­nes oftal­mo­ló­gi­cas. Se alfa­be­ti­za­ron 165 mil hai­tia­nos, se gra­dua­ron de nivel supe­rior 917 jóve­nes y cur­sa­ban estu­dios en Cuba 660 beca­rios hai­tia­nos.

En el momen­to del desas­tre, se encon­tra­ban tra­ba­jan­do allí más de 400 cola­bo­ra­do­res cuba­nos. Nues­tros médi­cos comen­za­ron a brin­dar su ser­vi­cio des­de el pri­mer ins­tan­te. Aho­ra están pres­tan­do asis­ten­cia médi­ca en el terreno 1 429 cola­bo­ra­do­res de la salud, que inclu­yen 406 médi­cos resi­den­tes, inter­nos y estu­dian­tes hai­tia­nos de 5to año de Medi­ci­na pro­ce­den­tes de Cuba, ade­más de 224 médi­cos de 22 nacio­nes de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be y 7 médi­cos de Esta­dos Uni­dos, gra­dua­dos en la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na en Cuba, que con­for­man un gran con­tin­gen­te inter­na­cio­nal.

Vene­zue­la, el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez, con su espe­cial sen­si­bi­li­dad y gene­ro­si­dad, Cuba y los demás paí­ses del ALBA, se pro­po­nen man­te­ner e incre­men­tar ese esfuer­zo y están dis­pues­tos a coope­rar con todas las nacio­nes, sin excep­ción, para ayu­dar al gobierno y el pue­blo hai­tiano a par­tir de que con­ta­mos con los recur­sos huma­nos, la expe­rien­cia e infra­es­truc­tu­ra ini­cial apro­pia­da en el terreno.

Deseo com­par­tir con uste­des un pro­ver­bio chino gra­ba­do en la Capi­lla del Hom­bre, del gran pin­tor ecua­to­riano Oswal­do Gua­ya­sa­mín, que me impac­tó cuan­do la visi­té en agos­to pasa­do a la toma de pose­sión de nues­tro ami­go Rafael Correa, cito: “yo llo­ré por­que no tenía zapa­tos has­ta que vi a un niño que no tenía pies”. Esta pro­fun­da refle­xión me hizo pen­sar con orgu­llo en nues­tro pue­blo, en Mar­tí que nos ense­ñó que Patria es huma­ni­dad. Pien­so tam­bién en la Revo­lu­ción Cuba­na, en estos 50 años de lucha y en Fidel, que con su magis­te­rio nos ha edu­ca­do en la gene­ro­si­dad y la fuer­za de la soli­da­ri­dad.

Les ase­gu­ro que la cola­bo­ra­ción cuba­na y su modes­to esfuer­zo per­ma­ne­ce­rán en Hai­tí los años que sea nece­sa­rio si el gobierno de esa nación así lo dis­po­ne. A nues­tro país, férrea­men­te blo­quea­do, no le sobran recur­sos, más bien le fal­ta de todo, pero está dis­pues­to a com­par­tir su pobre­za con quien tie­ne menos y en espe­cial con quien hoy más lo nece­si­ta en el Con­ti­nen­te.

Pre­si­den­tes y Pri­me­ros Minis­tros, Cuba, jun­to al res­to de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, ha revin­di­ca­do siem­pre el jus­to recla­mo de la Repú­bli­ca de Argen­ti­na en torno a las Islas Mal­vi­nas y otros terri­to­rios cir­cun­dan­tes. Hoy res­pal­da­mos fir­me­men­te el dere­cho legí­ti­mo de esa her­ma­na nación a los recur­sos natu­ra­les de su pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal y a deman­dar que cesen las acti­vi­da­des forá­neas de explo­ra­ción y explo­ta­ción de hidro­car­bu­ros. Estas accio­nes, que cuen­tan con la auto­ri­za­ción del gobierno bri­tá­ni­co, entra­ñan una gra­ve vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal. No le fal­ta­rá al pue­blo argen­tino nues­tro apo­yo en esta noble lucha.

Cuba apo­ya tam­bién al gobierno ecua­to­riano y su jus­ta deman­da con­tra la deci­sión del Gru­po de Acti­vos Finan­cie­ros Inter­na­cio­na­les y la pre­ten­sión de adju­di­car­se la auto­ri­dad de des­ca­li­fi­car o des­ca­li­fi­car a gobier­nos sobe­ra­nos sin fun­da­men­to alguno. Nos recuer­dan las lis­tas espu­rias del Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos con res­pec­to a paí­ses que supues­ta­men­te patro­ci­nan el terro­ris­mo.

Otro tema bajo nues­tra aten­ción es el cam­bio cli­má­ti­co, que cons­ti­tu­ye hoy la prin­ci­pal ame­na­za que enfren­ta la huma­ni­dad. Lo que suce­dió en Copenha­gue fue anti­de­mo­crá­ti­co, care­ció de trans­pa­ren­cia y se impu­so median­te un el for­ma­to de nego­cia­cio­nes exclu­yen­tes que igno­ró a la mayo­ría esta­dos par­tes en la Con­ven­ción. Nues­tro país se pro­po­ne tra­ba­jar con dedi­ca­ción y espí­ri­tu cons­truc­ti­vo de la 16 Con­fe­ren­cia de las par­tes defen­der que se aun pro­ce­so de nego­cia­ción trans­pa­ren­te e inclu­yen­te que de lugar a un acuer­do amplio y jurí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te.

Cuba sos­tie­ne que es pre­ci­so sal­va­guar­dar el con­ve­nio mar­co sobre el cam­bio cli­má­ti­co y su pro­to­co­lo de Kyo­to y defen­der el prin­ci­pio de las res­pon­sa­bi­li­da­des comu­nes, pero dife­ren­cia­das, y res­pe­tar el meca­nis­mo de nego­cia­ción esti­pu­la­do en la ruta de Bali. Creemos que los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños, a pesar de nues­tras carac­te­rís­ti­cas diver­sas, esta­mos com­pro­me­ti­dos con estos prin­ci­pios y tene­mos la fuer­za para defen­der­los.

(Con infor­ma­ción de Cuba­de­ba­te)

Foto de familia de la Cumbre de la Unidad. (Foto: Raúl Estrella, El Universal)

Raúl en la Cumbre de la Unidad.
cumbre-de-la-unidad-en-mexico-chavez-correa

Foto tomada de Twitter: http://twitpic.com/14r7dzEl pre­si­den­te cubano, Raúl Cas­tro Ruz, es reci­bi­do por el pre­si­den­te mexi­cano, Feli­pe Cal­de­rón, a su lle­ga­da a Can­cún, Méxi­co, el 22 de febre­ro de 2010, para asis­tir a la Cum­bre de la Uni­dad: Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. AIN FOTO/​Ronal­do Sche­midt

Inaugura Calderón Cumbre de la Unidad en México. Foto: AFP

Hugo Chávez en Cancún.

René Preval en Cancún
Cumbre de la Unidad en México
Cumbre de la Unidad en México
Cumbre de la Unidad en México

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *