Lo que se pre­pa­ra con­tra Vene­zue­la, por Ángel Gue­rra Cabre­ra

La lar­ga y tupi­da gue­rra mediá­ti­ca con­tra Vene­zue­la ha entra­do en una fase deli­ran­te en la que es abis­mal la dis­tan­cia entre lo que real­men­te ocu­rre en el país y lo que publi­can los con­sor­cios mediá­ti­cos. Quien juz­gue a Vene­zue­la úni­ca­men­te por lo que se publi­ca en ellos lle­ga a la con­clu­sión de que es un Esta­do “falli­do”, don­de se jus­ti­fi­ca cual­quier cosa, sea el gol­pe mili­tar, el mag­ni­ci­dio, una inter­ven­ción arma­da extran­je­ra o todos esos “reme­dios” jun­tos, pre­ci­sa­men­te el sen­ti­do común que bus­can ins­ta­lar sus edi­to­res. Y es que los gran­des medios de Esta­dos Uni­dos, Espa­ña y otros paí­ses del la OTAN, los miem­bros de la Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa y las cade­nas elec­tró­ni­cas lati­no­ame­ri­ca­nas dibu­jan una ima­gen tan dis­tor­sio­na­da de la reali­dad vene­zo­la­na que nadie des­pre­jui­cia­do acep­ta­ría que la nación así des­cri­ta sea la mis­ma en la que una dece­na de trans­na­cio­na­les –entre ellas Che­vron y Rep­sol- aca­ba de inver­tir ochen­ta millo­nes de dóla­res para ini­ciar ope­ra­cio­nes en un sec­tor de la Faja Petro­le­ra del Ori­no­co, aque­lla en la que millo­nes his­tó­ri­ca­men­te mar­gi­na­dos hoy gozan de todos los dere­chos, don­de exis­te una sóli­da popu­la­ri­dad de su pre­si­den­te y con­fian­za en su gobierno, que se expre­sa en la esta­bi­li­dad polí­ti­ca o en mar­chas des­bor­dan­tes como la del 23 de enero. Hace poco el vete­rano perio­dis­ta vene­zo­lano Elea­zar Díaz Ran­gel se pre­gun­ta­ba de dón­de podía haber saca­do la revis­ta News­week los ele­men­tos de infor­ma­ción como para vati­ci­nar para este año algo tan des­ca­be­lla­do como el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te Hugo Chá­vez por un gol­pe mili­tar.
Pero la arre­me­ti­da con­tra Cara­cas en el exte­rior no es sólo mediá­ti­ca, por más impor­tan­te que sea este com­po­nen­te de la estra­te­gia anti­ve­ne­zo­la­na de Esta­dos Uni­dos. Es mul­ti­fa­cé­ti­ca y con­tie­ne pla­nes de inte­li­gen­cia, sub­ver­sión y agre­sión mili­tar en los que par­ti­ci­pan el Depar­ta­men­to de Esta­do, el Coman­do Sur de las fuer­zas arma­das de ese país, ni qué decir la “comu­ni­dad de inte­li­gen­cia” bajo las órde­nes del almi­ran­te Den­nis Blair, la oli­gar­quía y el gobierno colom­bia­nos, más o menos abier­ta­men­te los gobier­nos y fuer­zas polí­ti­cas de dere­cha den­tro y fue­ra de Amé­ri­ca Lati­na y, por supues­to, la con­tra­rre­vo­lu­ción inter­na. De todo ello hay sobra­das prue­bas.
La con­tra­rre­vo­lu­ción inter­na es muy nece­sa­ria para dar la ima­gen de una socie­dad insu­bor­di­na­da y un país ingo­ber­na­ble y rea­li­zar labo­res de espio­na­je y sub­ver­sión para los ser­vi­cios espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses y alia­dos pero su des­gas­te y des­pres­ti­gio for­zó a Washing­ton a bus­car reclu­tas entre estu­dian­tes de cla­se media que han sido entre­na­dos en las téc­ni­cas de las revo­lu­cio­nes de colo­res con fon­dos de la Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (USAID por sus siglas en inglés) y de la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy, ambas facha­das de la CIA. Pero ya este gru­po tam­bién ha per­di­do la fuer­za ini­cial y la mul­ti­tu­di­na­ria mar­cha de los jóve­nes boli­va­ria­nos de hace unos días en Cara­cas des­ac­ti­vó las accio­nes cri­mi­na­les que había ini­cia­do y no dejó dudas del apo­yo al gobierno en ese sec­tor.
Tan­to para la revo­lu­ción como para la con­tra­rre­vo­lu­ción la bata­lla más impor­tan­te de este año es la elec­ción legis­la­ti­va del 26 de sep­tiem­bre. Pero den­tro de la con­tra­rre­vo­lu­ción, que sal­vo por el odio a Chá­vez está divi­di­da, hay un plei­to feroz por las can­di­da­tu­ras y, sobre todo, no tie­ne con­fian­za en que pue­da impe­dir a los boli­va­ria­nos alzar­se con las dos ter­ce­ras par­tes de los esca­ños en la Asam­blea Nacio­nal nece­sa­rios para man­te­ner el rum­bo revo­lu­cio­na­rio. El domi­nio elec­to­ral del cha­vis­mo es lo que inva­ria­ble­men­te ter­mi­na incli­nán­do­la al rum­bo gol­pis­ta y a la deses­pe­ra­ción. Ello expli­ca los inten­tos de cul­par a Chá­vez de los pro­ble­mas con el abas­to de agua y elec­tri­ci­dad debi­dos a una de las más gran­des sequías des­de que se lle­van regis­tros, que el gobierno está enfren­tan­do con gran ener­gía y ha colo­ca­do a Alí Rodrí­guez, uno de sus mejo­res cua­dros, para dar­le solu­ción.
Pero para tener una idea de lo que se pre­pa­ra con­tra Vene­zue­la nada más elo­cuen­te que recor­dar el Esti­ma­do Nacio­nal de Inte­li­gen­cia pre­sen­ta­do al Con­gre­so de Washing­ton por el almi­ran­te Blair: “En Vene­zue­la, Boli­via y Nica­ra­gua líde­res popu­lis­tas… se han uni­do para recha­zar la influen­cia de Esta­dos Uni­dos… en la región. El pre­si­den­te de Vene­zue­la… se ha esta­ble­ci­do como uno de los detrac­to­res prin­ci­pa­les a nivel inter­na­cio­nal con­tra Esta­dos Uni­dos…” Si esto es lo que dicen públi­ca­men­te…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *