Nue­vo ase­si­na­to en Gua­te­ma­la de un acti­vis­ta con­tra­rio a Unión Feno­sa

«La situa­ción de repre­sión sigue agra­ván­do­se con­tra quie­nes defien­den la dig­ni­dad y la sobe­ra­nía de las comu­ni­da­des indí­ge­nas fren­te a las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les en San Mar­cos, Huehue­te­nan­go, El Qui­ché y Las Vera­pa­ces». Son pala­bras ‑en decla­ra­cio­nes a Viei­ros- de Pablo Ceto, diri­gen­te maya de la Uni­dad Revo­lu­cio­na­ria Nacio­nal Gua­te­mal­te­ca (URNG).

La san­gre vol­vió a correr este mar­tes en Gua­te­ma­la. Octa­vio Roble­ro, diri­gen­te del Fren­te de Resis­ten­cia en Defen­sa de los Recur­sos Natu­ra­les y Dere­chos de los Pue­blos (FRENA) y líder de la lucha con­tra Unión Feno­sa-Gas Natu­ral en el Muni­ci­pio de Mala­ca­tán (San Mar­cos) fue ase­si­na­do por varios des­co­no­ci­dos que, des­de un vehícu­lo, lo acri­bi­lla­ron enfren­te de su nego­cio.

El nom­bre de Roble­ro figu­ra­ba en la lis­ta de per­so­nas que, por estar bajo ame­na­za de muer­te, inter­pu­sie­ron un recur­so de exhi­bi­ción per­so­nal, entre­ga­do a la Pre­si­den­cia de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia de Gua­te­ma­la, el pasa­do 20 de enero, como una medi­da de pro­tec­ción.

Una sema­na antes tam­bién era ase­si­na­da a tiros Eve­lin­da Ramí­rez, pre­si­den­ta del Comi­té del FRENA, cuan­do regre­sa­ba de la capi­tal del país acom­pa­ña­da por tres com­pa­ñe­ros diri­gen­tes. No era ni la pri­me­ra víc­ti­ma ni, tal y como se con­fir­mó esta sema­na, sería la últi­ma.

Antes que Ramí­rez y Roble­ro fue la vida de Víc­tor Gál­vez, otro acti­vis­ta de Mala­ca­tán, la que se lle­va­ron por delan­te. Pre­ci­sa­men­te, el gru­po de Eve­lin­da Ramí­rez venía de reu­nir­se duran­te dos días con dife­ren­tes auto­ri­da­des del Gobierno para recla­mar el escla­re­ci­mien­to de su ase­si­na­to, la sus­pen­sión del esta­do de sitio decre­ta­do en San Mar­cos y la expul­sión de Unión Feno­sa del país.

Irre­gu­la­ri­da­des de Unión Feno­sa

Feno­sa, aho­ra inte­gra­da en Gas Natu­ral, está denun­cia­da entre otras cosas por aten­tar con­tra los dere­chos huma­nos. El pasa­do 30 de noviem­bre, más de 50 orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les, par­ti­dos polí­ti­cos y sin­di­ca­tos envia­ron una car­ta al pre­si­den­te del gobierno espa­ñol, al cata­lán y a los direc­ti­vos de Gas Natu­ral, La Cai­xa y Rep­sol exi­gien­do res­pon­sa­bi­li­da­des.

Las irre­gu­la­ri­da­des no ter­mi­nan ahí. La Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad gua­te­mal­te­ca deter­mi­nó en noviem­bre de 2004 que la empre­sa, a tra­vés de su filial DEOCSA, esta­ba rea­li­zan­do cobros inde­bi­dos median­te un impues­to ile­gal, y que debía devol­ver a los usua­rios los impor­tes cobra­dos, que ascien­den a casi 200 millo­nes de euros. Sin embar­go, a día de hoy, la empre­sa espa­ño­la sigue recau­dan­do frau­du­len­ta­men­te ese dine­ro.

Ade­más, se cues­tio­na la adqui­si­ción irre­gu­lar de la empre­sa públi­ca de dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca por par­te de Unión Feno­sa. «Des­de que en 1998 el Esta­do pri­va­ti­zó la dis­tri­bu­ción de la ener­gía eléc­tri­ca entre­gán­do­se­la a las empre­sas tras­na­cio­na­les espa­ño­las Unión Feno­sa e Iber­dro­la, el ser­vi­cio de elec­tri­ci­dad se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma pesa­do sobre los hom­bros del pue­blo», sos­tie­ne el FRENA.

Lejos de ceder en su pos­tu­ra ‑y sin nadie que le haga cum­plir la ley‑, Unión Feno­sa ha res­pon­di­do a la lucha de los movi­mien­tos socia­les con repre­sa­lias con­tra la pobla­ción, en oca­sio­nes inclu­so dejan­do sin sumi­nis­tro eléc­tri­co a las comu­ni­da­des que pro­tes­ta­ron por las altas tari­fas, la mala cali­dad del ser­vi­cio y los cobros inde­bi­dos.

Pablo Ceto (URNG): «Un nue­vo expo­lio colo­nial»

Y mien­tras todo esto ocu­rre, seña­la el ex dipu­tado indí­ge­na Pablo Ceto, «el actual gobierno pone cara de social­de­mó­cra­ta fren­te a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal». «Se tra­ta de un nue­vo expo­lio colo­nial, neo­co­lo­nial, neo­li­be­ral. Son las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les con la com­pli­ci­dad de los gobier­nos las que están aho­ra come­tien­do este expo­lio de nues­tros recur­sos natu­ra­les a cos­ta de las vidas de nues­tros líde­res», dice.

Viei­ros /​Rebe­lion

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *