Nos hun­den en la mise­ria por Ezker Abertzalea

Por cuar­to tri­mes­tre con­se­cu­ti­vo el Esta­do Espa­ñol está en rece­sión. Pero lo mas preo­cu­pan­te con ser esto sig­ni­fi­ca­ti­vo, no es que el Esta­do Espa­ñol siga en rece­sión, lo mas preo­cu­pan­te es que se sigan hacien­do y pro­po­nien­do por par­te de gobierno y opo­si­ción las mis­mas polí­ti­cas que nos lle­va­ron a la situa­ción de cri­sis que se pro­lon­ga indefinidamente.

Las con­se­cuen­cias de esta situa­ción las esta­mos vien­do y sobre­to­do sin­tien­do las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res que esta­mos pagan­do en for­ma de des­em­pleo masi­vo y empeo­ra­mien­to de nues­tras con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, la reduc­ción de los pre­su­pues­tos públi­cos, el frau­de fis­cal de los mas ricos y la pues­ta a dis­po­si­ción de la mejo­ra de la cuen­ta de resul­ta­dos de los ban­cos de una bue­na por­ción de los dine­ros públi­cos (300.000 millo­nes de euros).

Los gobier­nos se rodean de “exper­tos” empre­sa­rios y ban­que­ros que se han hecho y se hacen inmen­sa­men­te ricos a cos­ta de espe­cu­lar, explo­tar a sus tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, mono­po­li­zar el mer­ca­do y esquil­mar los recur­sos natu­ra­les. Nos han arre­ba­ta­do la capa­ci­dad de deci­dir direc­ta­men­te sobre las cues­tio­nes que nos afec­tan. Un solo ban­que­ro tie­ne mucha mas capa­ci­dad de influir en la orien­ta­ción de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca que el con­jun­to de ciu­da­da­nos y ciudadanas.

Como estas polí­ti­cas no están dan­do resul­ta­dos, como los recur­sos públi­cos no son ili­mi­ta­dos y nadie se atre­ve a abrir el melón de la nefas­ta polí­ti­ca fis­cal que pri­ma a las ren­tas de capi­tal y per­ju­di­ca gra­ve­men­te a las ren­tas de tra­ba­jo, como nadie se atre­ve a inves­ti­gar de una vez por todas un frau­de fis­cal esti­ma­do en el 25% del PIB, como nadie quie­re meter mano en la inge­nie­ría socie­ta­ria que posi­bi­li­ta que ese frau­de se pue­da come­ter impu­ne­men­te, como no hay cora­je polí­ti­co para deci­dir que los ricos paguen los impues­tos que no pagan y todas las per­so­nas tri­bu­ten en la mis­ma esca­la impo­si­ti­va inde­pen­dien­te­men­te del ori­gen de sus ren­tas, la cul­pa la tie­nen, las pen­sio­nes que son dema­sia­do altas, las per­so­nas que gozan de bue­na salud y viven dema­sia­do tiem­po, los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras que tra­ba­jan poco y cobran mucho, quie­nes cobran el sub­si­dio de des­em­pleo que son unos vagos y las muje­res que recla­man su dere­cho a acce­der a un empleo de cali­dad que esta­rían mucho mejor en su casa.

Con­tra este esta­do de cosas mano dura. Redu­cir el gas­to públi­co en ser­vi­cios socia­les, redu­cir pen­sio­nes para fomen­tar los Fon­dos pri­va­dos, refor­mas labo­ra­les para empeo­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y redu­cir los salarios.

En defi­ni­ti­va, se tra­ta de seguir hacien­do lo mis­mo que has­ta aho­ra para enri­que­cer a los ricos y empo­bre­cer al res­to. La exclu­sión social se extien­de como una bal­sa de acei­te y ni gobierno ni opo­si­ción hacen abso­lu­ta­men­te nada para evitarlo.

El Esta­do Espa­ñol fomen­ta la inso­li­da­ri­dad y es cam­peón euro­peo en nive­les de des­em­pleo, sinies­tra­li­dad y pre­ca­rie­dad labo­ral y dispu­ta con éxi­to las pri­me­ras pla­zas en défi­cit de las cuen­tas públi­cas, en endeu­da­mien­to, en la esca­sez del gas­to en rela­ción al PIB en mate­ria de sani­dad, edu­ca­ción, pro­tec­ción social, ser­vi­cios socia­les y en el tan cacarea­do I+D+i.

El Esta­do espa­ñol ha hecho lo impo­si­ble para con­se­guir adhe­sio­nes incon­di­cio­na­les por medio de un mode­lo pro­duc­ti­vo inso­li­da­rio que enri­que­ce a los mas ricos, lide­ra­do por los gran­des ban­cos, basa­do en el pelo­ta­zo inmo­bi­lia­rio, el cazo, el frau­de, la ges­tión par­ti­dis­ta y clien­te­lis­ta de la admi­nis­tra­ción y los ser­vi­cios públi­co para man­te­ner a flo­te su pro­yec­to espa­ñol de pandereta.

El Esta­do Espa­ñol nos arras­tra a noso­tros y noso­tras a una situa­ción insostenible.

Si a esto aña­di­mos el enor­me défi­cit demo­crá­ti­co que acu­mu­la impi­dien­do a los pue­blos que lo com­po­nen el libre ejer­ci­cio a su dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, el incum­pli­mien­to de su pro­pia lega­li­dad en bene­fi­cio pro­pio, la fal­ta de res­pe­to a las mayo­rías nacio­na­les y la impo­si­ción de leyes y tri­bu­na­les de excep­ción la pre­gun­ta es evi­den­te ¿Qué pin­ta­mos noso­tras y noso­tros en un Esta­do como este?

Entre­tan­to aquí, en Hego Eus­kal Herria las cosas siguen su cur­so, el PSOE y el PP han deci­di­do impo­ner la pax roma­na al con­jun­to de los terri­to­rios vas­cos, aquí no hacen dis­tin­cio­nes, para ellos HE es una iden­ti­dad terri­to­rial y polí­ti­ca a la que hay que redi­mir, redu­cir y nor­ma­li­zar. Como cón­su­les del impe­rio se empe­ñan en demos­trar que las cosas por allí fun­cio­nan bien, que las polí­ti­cas que se apli­can son las nece­sa­rias y que la cali­dad demo­crá­ti­ca es exce­len­te, que las cosas se van a resol­ver ya, si no es hoy maña­na y como muy tar­de pasa­do maña­na. Por ello son pre­mia­dos y aga­sa­ja­dos en la capi­tal del reino.

Patxi López pre­ten­de hablar, dice, de las cosas que intere­san a los ciu­da­da­nos y las ciu­da­da­nas y sólo far­fu­lla cues­tio­nes iden­ti­ta­rias que ni siquie­ra sabe como se iden­ti­fi­can. Patxi López está aga­za­pa­do en las cues­tio­nes fun­da­men­ta­les que deter­mi­nan las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de vas­cas y vas­cos, care­ce de pro­yec­tos pro­pios; si Zapa­te­ro crea un equi­po de ase­so­res el tam­bién, si Zapa­te­ro habla de con­tra­to social el tam­bién, si hace un plan para vía pre­su­pues­tos públi­cos favo­re­cer a los empre­sa­rios, el tam­bién, si se habla de refor­mar la sani­dad tam­bién él habla de ello, si Zapa­te­ro estor­nu­da López saca el pañuelo.

Lo dicho ¿Que hace un país como Eus­kal Herria en un Esta­do como este?. La res­pues­ta está en los par­ti­dos vas­cos, en la socie­dad vas­ca. Todas las per­so­nas que vivi­mos y tra­ba­ja­mos aquí, inde­pen­dien­te­men­te de creen­cias reli­gio­sas y opcio­nes polí­ti­cas, eus­kal­du­nes o inmi­gran­tes, hom­bres, jóve­nes y muje­res tene­mos el dere­cho y la obli­ga­ción de cons­truir nues­tro futu­ro y reve­lar­nos ante la situa­ción. Nadie pue­de usur­par nues­tra capa­ci­dad de deci­sión. Es la hora de que las cosas cam­bien de ver­dad. Quie­nes han toma­do has­ta aho­ra las deci­sio­nes por noso­tras y noso­tros nos están lle­van­do a la ruina.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.