La «pesa­di­lla ame­ri­ca­na» de vivir sin tra­ba­jo por años

En EE.UU., unas 15 millo­nes de per­so­nas no tie­nen empleo. Y la pers­pec­ti­va de hallar uno pare­ce difí­cil.

Por Peter S. Good­man - The New York Times

Aun cuan­do la eco­no­mía de EE.UU. mues­tra algún sig­nos de rebo­te, el cos­to humano de la rece­sión cre­ce y millo­nes de esta­dou­ni­den­ses con­ti­núan sin empleo, sin aho­rros y acer­cán­do­se al tér­mino de su sub­si­dio por des­em­pleo. Son los nue­vos pobres: per­so­nas acos­tum­bra­das a las como­di­da­des de la cla­se media que aho­ra depen­den de la asis­ten­cia públi­ca por pri­me­ra vez en su vida, y posi­ble­men­te por varios años.

La red de segu­ri­dad social ya está evi­den­cian­do gra­ves ten­sio­nes. Alre­de­dor de 2,7 millo­nes de des­ocu­pa­dos per­de­rán su sub­si­dio por des­em­pleo antes de fines de abril si el Con­gre­so no aprue­ba la pro­pues­ta de Barack Oba­ma de exten­der el pago.

Hoy hay 6,3 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses sin empleo des­de hace 6 meses o más, la cifra más alta des­de que se comen­zó a lle­var esta­dís­ti­cas en 1948. Los espe­cia­lis­tas en tra­ba­jo dicen que la eco­no­mía nece­si­ta 100.000 nue­vos empleos por mes sólo para absor­ber a quie­nes ingre­san a la fuer­za labo­ral. Con más de 15 millo­nes de per­so­nas des­ocu­pa­das, es pro­ba­ble que has­ta una recu­pe­ra­ción vigo­ro­sa deje a una enor­me can­ti­dad de habi­tan­tes sin tra­ba­jo duran­te años.

Algu­nos espe­cia­lis­tas dicen que el fun­cio­na­mien­to bási­co de la eco­no­mía de EE.UU. se ha modi­fi­ca­do de for­mas que hacen esca­sear los pues­tos de tra­ba­jo, en par­ti­cu­lar para las per­so­nas de más edad y menor nivel edu­ca­ti­vo.

Cada vez más, las gran­des empre­sas son pro­pie­dad de inver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les que bus­can ganan­cias rápi­das, algo que con fre­cuen­cia se logra recor­tan­do per­so­nal. La menor influen­cia de los sin­di­ca­tos ha faci­li­ta­do que los emplea­do­res tras­fie­ran el tra­ba­jo a emplea­dos a tiem­po par­cial. En los últi­mos años, los tra­ba­jos fabri­les e inclu­so los de ofi­ci­na se han tras­la­da­do a paí­ses de bajo cos­to. La auto­ma­ti­za­ción ha hecho des­apa­re­cer 5,6 millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo des­de 2000.

Tra­di­cio­nal­men­te, tres sec­to­res han enca­be­za­do la sali­da de la rece­sión: el auto­mo­tor, la cons­truc­ción y la ban­ca. Pero las auto­mo­tri­ces se están redu­cien­do des­de hace tiem­po por­que los hoga­res, con serias difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, tie­nen menor poder adqui­si­ti­vo.

La cons­truc­ción se ve limi­ta­da por los temo­res que sus­ci­ta el exce­so de pro­pie­da­des eje­cu­ta­das. La ban­ca está cre­cien­do pero por un apo­yo guber­na­men­tal que aho­ra comien­za a ser reti­ra­do. «El sis­te­ma no esta­ba pre­pa­ra­do para la reali­dad del des­em­pleo de lar­go pla­zo», dijo Mau­ri­ce Emse­llen, direc­tor del Nacio­nal Employ­ment Law Pro­ject.

«Aho­ra, suma­mos una pro­fun­da rece­sión y hemos crea­do una cri­sis de pro­por­cio­nes his­tó­ri­cas». Timothy M. Smee­ding, direc­tor del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción de la Pobre­za de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin agre­ga: «Las per­so­nas con más edu­ca­ción y habi­li­da­des tal vez encuen­tren algu­na solu­ción cuan­do la eco­no­mía se recu­pe­re. El pro­ble­ma son los que tie­nen menos edu­ca­ción y habi­li­da­des: ellos son los nue­vos pobres».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *