[Fotos] Éxi­to del acto de Soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria en Madrid

Más de 140 per­so­nas aba­rro­ta­ron el pasa­do vier­nes 19 el Ate­neo Repu­bli­cano de Valle­cas, en Madrid, en el acto con­vo­ca­do por el Ate­neo Popu­lar de Soli­da­ri­dad entre los Pue­blos, Ini­cia­ti­va Comu­nis­ta e Izquier­da Castellana.

El acto esta­ba enmar­ca­do den­tro de la sema­na de soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria pro­pues­ta por Aska­pe­na, aun­que unos días más tar­de, des­de las cita­das orga­ni­za­cio­nes se con­vo­có el acto, dan­do para ello la voz a dife­ren­tes colec­ti­vos que sufren la repre­sión y que tra­ba­jan por aca­bar con la mis­ma. La afluen­cia de gen­te fue tal que inclu­so hubo gen­te que se tuvo que que­dar en la calle, ante el lle­na­zo total de la sala.

En el acto inter­vi­nie­ron repre­sen­tan­tes de la Coor­di­na­do­ra Anti­fas­cis­ta de Madrid, Beha­to­kia, Etxe­rat y la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción de la Tortura.

Comen­zó el acto con la pro­yec­ción de un vídeo sobre la lucha en Eus­kal Herria y la repre­sión a la que duran­te años están tenien­do que hacer frente.

El encar­ga­do de pre­sen­tar el acto en nom­bre de los colec­ti­vos con­vo­can­tes, hizo hin­ca­pié en lo absur­do de que se cri­mi­na­li­cen este tipo de actos por el sim­ple hecho de que­rer infor­mar sobre la reali­dad de la repre­sión. Y sub­ra­yó que esa es una mayor razón para seguir soli­da­ri­zán­do­se con los represaliados.

Des­pués tomo la pala­bra Ele­na Mar­tí­nez, de la Coor­di­na­do­ra Anti­fas­cis­ta de Madrid, quien seña­ló que aun­que la repre­sión es una cons­tan­te, es nece­sa­rio encua­drar­la en el con­tex­to, situar­la en el tiem­po y en cada pue­blo, pues varia­rá según el gra­do de desa­rro­llo de las fuer­zas popu­la­res, según el papel que des­de el blo­que domi­nan­te ten­ga asig­na­do a cada pue­blo. Para enten­der la repre­sión que hoy sufri­mos, hizo men­ción a la far­sa que fue la tran­si­ción, que dejó una serie de heri­das abier­tas (con­tra­dic­cio­nes en torno a la cues­tión de cla­se, la for­ma de esta­do, la cues­tión nacio­nal y la de géne­ro) y tam­bién la per­vi­ven­cia de una serie de ins­ti­tu­cio­nes y per­so­nas, debi­do a la impu­ni­dad y fal­ta de depu­ra­ción (como la monar­quía o la Audien­cia Nacio­nal), así como el actual con­tex­to de cri­sis. Todo ello, no sólo nos per­mi­te enten­der la repre­sión, sino la lucha que hay detrás de ella, los pro­yec­tos que tra­tan de resol­ver de una mane­ra favo­ra­ble para los tra­ba­ja­do­res, los pue­blos y las muje­res dichas con­tra­dic­cio­nes. Al hablar de repre­sión debe­mos men­cio­nar los pro­yec­tos sobre los que esta recae. Resal­tó, en el caso con­cre­to del anti­fas­cis­mo, la cri­mi­na­li­za­ción mediá­ti­ca y la prohi­bi­ción de con­vo­ca­to­rias, así como un actual sal­do repre­si­vo con varios com­pa­ñe­ros a quie­nes ade­más de mul­tas, tie­nen peti­cio­nes de dece­nas de años de cárcel.

Con­ti­nuo Iratxe, abo­ga­da y miem­bro de Beha­to­kia, el Obser­va­to­rio de Dere­chos Huma­nos de Eus­kal Herria, que infor­mó sobre las medi­das lega­les que se toman con­tra los pre­sos polí­ti­cos, des­ta­can­do de su inter­ven­ción que, medi­das supues­ta­men­te “de excep­ción” son apli­ca­das sis­te­má­ti­ca­men­te cuan­do se tra­ta de Eus­kal Herria, “lo que en otros lados es la excep­ción, en Eus­kal Herria es la nor­ma gene­ral”. Algu­nas de estas prác­ti­cas son pues­tas en mar­cha allí como labo­ra­to­rio, para des­pués poder expor­tar­las a otros pue­blos. Prác­ti­cas como la inco­mu­ni­ca­ción, las deten­cio­nes pre­ven­ti­vas, tor­tu­ras, excep­cio­na­li­dad en las con­de­nas o la dis­per­sión. Repa­só algu­nos casos como el de Igor Por­tu, dete­ni­do por la guar­dia civil y que a las horas de su deten­ción tuvo que ser ingre­sa­do en la UCI con cla­ros sig­nos de haber sido tor­tu­ra­do. Y dibu­jó el pano­ra­ma actual, en el cuál cual­quie­ra pude ser terro­ris­ta, expli­can­do con­cep­tos que bara­ja la judi­ca­tu­ra, como el del “terro­ris­mo des­ar­ma­do” o el “terro­ris­mo indi­vi­dual”. Denun­ció que el con­cep­to de terro­ris­mo cada día es más amplio y apli­ca­ble cada vez a más per­so­nas, a modo de «chi­cle» que no dejan de estirar.

El siguien­te ponen­te fue Beñat, de Etxe­rat, que hizo un repa­so a la evo­lu­ción de los 30 últi­mos años en cuan­to a pre­sos se refie­re, des­de la amnis­tía del 78, de la que recor­dó que “sólo hubo una sema­na sin pre­sos polí­ti­cos vas­cos en las cár­ce­les, a la sema­na siguien­te ya había nue­vos mili­tan­tes pre­sos”, la apa­ri­ción de las pri­me­ras cár­ce­les de máxi­ma segu­ri­dad a las que cali­fi­có como “cen­tros de exter­mi­nio”, la dis­per­sión y todo el sufri­mien­to que ello con­lle­va tan­to a los pre­sos como a sus fami­lia­res y ami­gos, la doc­tri­na Parot, la exis­ten­cia de pre­sos con enfer­me­da­des ter­mi­na­les que siguen en pri­sión, y en defi­ni­ti­va la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de ven­gan­za que apli­ca el esta­do espa­ñol sobre los pre­sos políticos.

Así, tras con­tar los cacheos y humi­lla­cio­nes a los que, espe­cial­men­te en los últi­mos meses, son expues­tos los fami­lia­res que reco­rren cien­tos de kiló­me­tros para ver a algún alle­ga­do pre­so, o los Vis a Vis per­di­dos por la acti­tud pre­po­ten­te de los fun­cio­na­rios, recor­dó que actual­men­te el Colec­ti­vo de Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos (EPPK) se encuen­tra en una diná­mi­ca de lucha den­tro de las cár­ce­les, con­vo­can­do cha­peos en las cel­das y huel­gas de ham­bre o de comu­ni­ca­ción. Denun­ció tam­bién la dis­per­sión den­tro de la dis­per­sión, den­tro de las pro­pias cár­ce­les, prác­ti­cas como el ais­la­mien­to o la divi­sión en dife­ren­tes módu­los Tras agra­de­cer a los asis­ten­tes por arro­par el acto cedió la pala­bra al siguien­te ponente.

El últi­mo ponen­te fue Jor­ge del Cura, de la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra, que inte­gra a 44 colec­ti­vos de todo el esta­do, el cual comen­zó dan­do cifras sobre la tor­tu­ra en el esta­do espa­ñol, don­de la Coor­di­na­do­ra tie­ne docu­men­ta­dos más de 700 casos en el últi­mo año, “si bien son muchos más y es impo­si­ble saber cuan­tos casos de tor­tu­ra y malos tra­tos exis­ten ya que, la mayor par­te no se denun­cian por mie­do a las repre­sa­lias”. Valo­ró que la tor­tu­ra per­sis­te hoy en día en el esta­do espa­ñol “por­que no hay volun­tad polí­ti­ca para aca­bar con ella” y enume­ró los dis­tin­tos pro­to­co­los de pre­ven­ción de la tor­tu­ra, que en el caso del esta­do espa­ñol se incum­plen reite­ra­da­men­te “inclu­so el famo­so pro­to­co­lo de Gar­zón en muchos casos no lo apli­ca ni él mismo”.

Tras inter­ven­cio­nes del públi­co en las que pre­gun­ta­ron por el ciclo abier­to tras la nue­va pro­pues­ta de la Izquier­da Aber­tza­le o por el papel juga­do por Amnis­tía Inter­na­cio­nal en la denun­cia de la tor­tu­ra y la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria, los ponen­tes resal­ta­ron que no debe­mos que­dar­nos con una sen­sa­ción nega­ti­va por toda la reali­dad repre­si­va dibu­ja­da, por­que si esto ocu­rre es por­que exis­te lucha y por­que hay un avan­ce de los movi­mien­tos populares.

Por últi­mo el pre­sen­ta­dor del acto, en nom­bre de los con­vo­can­tes y segu­ro que de la mayo­ria de quie­nes asis­tie­ron, des­pi­dió el acto man­dan­do a los com­pa­ñe­ros veni­dos de Eus­kal Herria “un fuer­te abra­zo des­de el Madrid obre­ro, com­ba­ti­vo y soli­da­rio con los pue­blos”. Una agra­da­ble cena soli­da­ria cerró el acto con muy buen sabor de boca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.