Mal­colm X, un musul­mán inter­na­cio­na­lis­ta por Fer­nan­do Acos­ta

agrandar

Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca ha teni­do hom­bres y muje­res que, a lo lar­go de la his­to­ria, se han opues­to a la opre­sión. Fra­ter­ni­dad, liber­tad y jus­ti­cia social, han sido aspi­ra­cio­nes de los pue­blos de la Unión Ame­ri­ca­na (USA).

En la ciu­dad de Omaha, situa­da en el esta­do de Nebras­ka, nació hace casi 85 años Mal­colm Little, quien des­pués fue­ra famo­so mun­dial­men­te como Mal­colm X, el musul­mán inter­na­cio­na­lis­ta que se soli­da­ri­zó con los pue­blos que luchan con­tra el capi­ta­lis­mo, como lo mani­fes­tó duran­te su encuen­tro con Celia Sán­chez Man­du­ley, Fidel Cas­tro Ruz y otros diri­gen­tes revo­lu­cio­na­rios cuba­nos en el Hotel The­re­sa de Har­lem, Nue­va York en sep­tiem­bre de 1960.

Mal­colm Little y sus fami­lia­res fue­ron víc­ti­mas de la dis­cri­mi­na­ción y el odio racial impe­ran­te en Esta­dos Uni­dos. Su padre, Earl Little, era pas­tor evan­gé­li­co y se había con­ver­ti­do en un pro­mo­tor de los dere­chos civi­les. Reci­bió varias ame­na­zas de muer­te. Obli­ga­do a mudar­se de casa en dife­ren­tes oca­sio­nes, final­men­te fue ase­si­na­do en 1931. El hallaz­go del cuer­po muti­la­do cer­ca de una esta­ción del auto­bús eléc­tri­co, pro­vo­có tris­te­za y des­equi­li­brio men­tal a su espo­sa Loui­se, quien debió ser inter­na­da en un cen­tro psi­quiá­tri­co.

Hoga­res sus­ti­tu­tos y orfa­na­tos fue­ron los esce­na­rios don­de Mal­colm y sus her­ma­nos sobre­vi­vie­ron des­de cor­ta edad. Mal­colm fue un buen estu­dian­te en la pri­ma­ria don­de se des­ta­có por su capa­ci­dad para comu­ni­car­se con sus com­pa­ñe­ros y con los edu­ca­do­res. Qui­so estu­diar dere­cho para con­ver­tir­se en un buen abo­ga­do pero le advir­tie­ron que “por ser negro” iba a ser casi impo­si­ble. Dejó la escue­la y se unió a gru­pos de vagos que se dedi­ca­ban a delin­quir. A sus vein­te años de edad fue con­de­na­do por robo y envia­do a pri­sión. En la cár­cel tuvo la for­tu­na de cono­cer a her­ma­nos musul­ma­nes que lo invi­ta­ron a estu­diar el Islam. Leyó el Noble Corán, la vida del pro­fe­ta Muha­mad y publi­ca­cio­nes edi­ta­das por La Nación del Islam, una comu­ni­dad de musul­ma­nes negros, diri­gi­da enton­ces por Eli­ja Moha­med.
El Islam cam­bió la vida de Mal­colm Little. Su fe en Allah, el Crea­dor, y la con­vi­ven­cia con sus her­ma­nos musul­ma­nes, le die­ron fuer­za para luchar por los dere­chos de los negros. Se enfren­tó al impe­rio sin temo­res, por­que un musul­mán no teme a los opre­so­res, sola­men­te teme a Dios y sabe tam­bién que Allah es el Gran­de, Cle­men­te y Mise­ri­cor­dio­so. En los años 60 del siglo XX, Mal­colm X era un líder influ­yen­te y res­pe­ta­do.

Los estu­dios corá­ni­cos rea­li­za­dos por Mal­colm X lo con­vir­tie­ron no solo en crí­ti­co del sis­te­ma cri­mi­nal que repre­sen­ta­ban los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos, sino tam­bién en auto­crí­ti­co. Via­jó a La Meca, Ara­bia Sau­di­ta, para cum­plir con la Pere­gri­na­ción, uno de los cin­co pila­res del Islam y mien­tras visi­ta­ba la heroi­ca y sagra­da ciu­dad del pro­fe­ta Muham­mad com­pren­dió que no todos los blan­cos eran par­ti­da­rios del racis­mo y la opre­sión, por lo cual exten­dió su amor y soli­da­ri­dad con todos los pue­blos de la tie­rra.
Des­de La Meca, escri­bió: “Amé­ri­ca nece­si­ta enten­der el Islam, por­que esta es la reli­gión que borra de la socie­dad el pro­ble­ma del racis­mo. A lo lar­go de mis via­jes en el mun­do musul­mán, yo me he encon­tra­do, he habla­do, e inclu­so he comi­do con las per­so­nas que en Amé­ri­ca habrían sido con­si­de­ra­das ‘blan­cos’, pero la acti­tud blan­ca esta­ba ale­ja­da de sus men­tes por la reli­gión del Islam. Yo nun­ca antes tuve una expe­rien­cia así, de her­man­dad sin­ce­ra y ver­da­de­ra, prac­ti­ca­da con­jun­ta­men­te por gen­te de todos los colo­res, inde­pen­dien­te­men­te de su raza”.

Mal­colm X tenía muchos ami­gos y sim­pa­ti­zan­tes, pero tam­bién una can­ti­dad de enemi­gos, inclu­so algu­nos sec­ta­rios que den­tro de la comu­ni­dad lla­ma­da Nación del Islam le cues­tio­na­ban su aper­tu­ra para hablar con blan­cos que sin­ce­ra­men­te se enfren­ta­ban al impe­rio y a su sis­te­ma capi­ta­lis­ta, cri­mi­nal, egoís­ta y opre­sor. Mal­colm X esta­ba fir­me­men­te con­ven­ci­do de su fe islá­mi­ca y de su jus­ta lucha con­tra el Esta­do racis­ta y agre­sor.

En 1964 aban­do­nó la comu­ni­dad Nación del Islam con la inten­ción de fun­dar otra don­de tuvie­ran espa­cio todos los musul­ma­nes. Siguió con su acti­vis­mo polí­ti­co, com­par­tió sus refle­xio­nes y tes­ti­mo­nio de vida. Mal­colm X sim­bo­li­za­ba un peli­gro para el sis­te­ma impe­ria­lis­ta y se con­vir­tió en un fuer­te opo­si­tor a Eli­ja Moha­med, quien lo había vis­to, pri­me­ro, con rece­lo y lue­go con odio. El 21 de febre­ro de 1965 mien­tras pro­nun­cia­ba un dis­cur­so ante una mul­ti­tud, tres jóve­nes se le acer­ca­ron y dis­pa­ra­ron 15 bala­zos sobre su cuer­po. Con la muer­te de Mal­colm X se reafir­mó la pre­sen­cia de vio­len­cia racis­ta que ha esta­do pre­sen­te en la his­to­ria esta­dou­ni­den­se aun­que los gober­nan­tes hayan pro­me­ti­do a los ciu­da­da­nos de la patria de Abraham Lin­coln, “for­ta­le­cer la demo­cra­cia y las liber­ta­des”. Des­de la pre­si­den­cia de Cal­vin Coolid­ge en 1925 has­ta el gobierno de Lyn­don B. John­son en los años sesen­ta del siglo XX.
Cua­ren­ta y cin­co años des­pués del sacri­fi­cio de Mal­colm X, en febre­ro de 2010 el ejem­plo del inter­na­cio­na­lis­ta musul­mán con­ti­núa vigen­te. Esta­dos Uni­dos ha teni­do otros gobier­nos, casi todos, cri­mi­na­les y enemi­gos de la huma­ni­dad. Demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos se han repar­ti­do el poder y a tra­vés de sus gue­rras inter­ven­cio­nis­tas desean repar­tir­se las rique­zas de todos los paí­ses del mun­do. Des­de Washing­ton se inven­tan nue­vos “enemi­gos” y “peli­gros”. Pre­tex­tos para con­ti­nuar ejer­cien­do la inter­ven­ción y el saqueo. Bill Clin­ton, Geor­ge W. Bush y Barack Oba­ma son tres man­da­ta­rios dife­ren­tes. Sin embar­go los tres per­te­ne­cen y han ser­vi­do has­ta hoy a un sis­te­ma des­es­ta­bi­li­za­dor y opre­sor.

Estu­diar la vida y el pen­sa­mien­to de Mal­colm X dará fuer­za a los musul­ma­nes y revo­lu­cio­na­rios en todo el con­ti­nen­te para con­ti­nuar la lucha des­de dife­ren­tes trin­che­ras con­tra el capi­ta­lis­mo sal­va­je que des­ar­mo­ni­za la Crea­ción y pre­ten­de con­ver­tir el mun­do en un basu­re­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *