Mal­colm X, un musul­mán inter­na­cio­na­lis­ta por Fer­nan­do Acosta

agrandar

Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca ha teni­do hom­bres y muje­res que, a lo lar­go de la his­to­ria, se han opues­to a la opre­sión. Fra­ter­ni­dad, liber­tad y jus­ti­cia social, han sido aspi­ra­cio­nes de los pue­blos de la Unión Ame­ri­ca­na (USA).

En la ciu­dad de Omaha, situa­da en el esta­do de Nebras­ka, nació hace casi 85 años Mal­colm Little, quien des­pués fue­ra famo­so mun­dial­men­te como Mal­colm X, el musul­mán inter­na­cio­na­lis­ta que se soli­da­ri­zó con los pue­blos que luchan con­tra el capi­ta­lis­mo, como lo mani­fes­tó duran­te su encuen­tro con Celia Sán­chez Man­du­ley, Fidel Cas­tro Ruz y otros diri­gen­tes revo­lu­cio­na­rios cuba­nos en el Hotel The­re­sa de Har­lem, Nue­va York en sep­tiem­bre de 1960.

Mal­colm Little y sus fami­lia­res fue­ron víc­ti­mas de la dis­cri­mi­na­ción y el odio racial impe­ran­te en Esta­dos Uni­dos. Su padre, Earl Little, era pas­tor evan­gé­li­co y se había con­ver­ti­do en un pro­mo­tor de los dere­chos civi­les. Reci­bió varias ame­na­zas de muer­te. Obli­ga­do a mudar­se de casa en dife­ren­tes oca­sio­nes, final­men­te fue ase­si­na­do en 1931. El hallaz­go del cuer­po muti­la­do cer­ca de una esta­ción del auto­bús eléc­tri­co, pro­vo­có tris­te­za y des­equi­li­brio men­tal a su espo­sa Loui­se, quien debió ser inter­na­da en un cen­tro psiquiátrico.

Hoga­res sus­ti­tu­tos y orfa­na­tos fue­ron los esce­na­rios don­de Mal­colm y sus her­ma­nos sobre­vi­vie­ron des­de cor­ta edad. Mal­colm fue un buen estu­dian­te en la pri­ma­ria don­de se des­ta­có por su capa­ci­dad para comu­ni­car­se con sus com­pa­ñe­ros y con los edu­ca­do­res. Qui­so estu­diar dere­cho para con­ver­tir­se en un buen abo­ga­do pero le advir­tie­ron que “por ser negro” iba a ser casi impo­si­ble. Dejó la escue­la y se unió a gru­pos de vagos que se dedi­ca­ban a delin­quir. A sus vein­te años de edad fue con­de­na­do por robo y envia­do a pri­sión. En la cár­cel tuvo la for­tu­na de cono­cer a her­ma­nos musul­ma­nes que lo invi­ta­ron a estu­diar el Islam. Leyó el Noble Corán, la vida del pro­fe­ta Muha­mad y publi­ca­cio­nes edi­ta­das por La Nación del Islam, una comu­ni­dad de musul­ma­nes negros, diri­gi­da enton­ces por Eli­ja Mohamed.
El Islam cam­bió la vida de Mal­colm Little. Su fe en Allah, el Crea­dor, y la con­vi­ven­cia con sus her­ma­nos musul­ma­nes, le die­ron fuer­za para luchar por los dere­chos de los negros. Se enfren­tó al impe­rio sin temo­res, por­que un musul­mán no teme a los opre­so­res, sola­men­te teme a Dios y sabe tam­bién que Allah es el Gran­de, Cle­men­te y Mise­ri­cor­dio­so. En los años 60 del siglo XX, Mal­colm X era un líder influ­yen­te y respetado.

Los estu­dios corá­ni­cos rea­li­za­dos por Mal­colm X lo con­vir­tie­ron no solo en crí­ti­co del sis­te­ma cri­mi­nal que repre­sen­ta­ban los gobier­nos de Esta­dos Uni­dos, sino tam­bién en auto­crí­ti­co. Via­jó a La Meca, Ara­bia Sau­di­ta, para cum­plir con la Pere­gri­na­ción, uno de los cin­co pila­res del Islam y mien­tras visi­ta­ba la heroi­ca y sagra­da ciu­dad del pro­fe­ta Muham­mad com­pren­dió que no todos los blan­cos eran par­ti­da­rios del racis­mo y la opre­sión, por lo cual exten­dió su amor y soli­da­ri­dad con todos los pue­blos de la tierra.
Des­de La Meca, escri­bió: “Amé­ri­ca nece­si­ta enten­der el Islam, por­que esta es la reli­gión que borra de la socie­dad el pro­ble­ma del racis­mo. A lo lar­go de mis via­jes en el mun­do musul­mán, yo me he encon­tra­do, he habla­do, e inclu­so he comi­do con las per­so­nas que en Amé­ri­ca habrían sido con­si­de­ra­das ‘blan­cos’, pero la acti­tud blan­ca esta­ba ale­ja­da de sus men­tes por la reli­gión del Islam. Yo nun­ca antes tuve una expe­rien­cia así, de her­man­dad sin­ce­ra y ver­da­de­ra, prac­ti­ca­da con­jun­ta­men­te por gen­te de todos los colo­res, inde­pen­dien­te­men­te de su raza”.

Mal­colm X tenía muchos ami­gos y sim­pa­ti­zan­tes, pero tam­bién una can­ti­dad de enemi­gos, inclu­so algu­nos sec­ta­rios que den­tro de la comu­ni­dad lla­ma­da Nación del Islam le cues­tio­na­ban su aper­tu­ra para hablar con blan­cos que sin­ce­ra­men­te se enfren­ta­ban al impe­rio y a su sis­te­ma capi­ta­lis­ta, cri­mi­nal, egoís­ta y opre­sor. Mal­colm X esta­ba fir­me­men­te con­ven­ci­do de su fe islá­mi­ca y de su jus­ta lucha con­tra el Esta­do racis­ta y agresor.

En 1964 aban­do­nó la comu­ni­dad Nación del Islam con la inten­ción de fun­dar otra don­de tuvie­ran espa­cio todos los musul­ma­nes. Siguió con su acti­vis­mo polí­ti­co, com­par­tió sus refle­xio­nes y tes­ti­mo­nio de vida. Mal­colm X sim­bo­li­za­ba un peli­gro para el sis­te­ma impe­ria­lis­ta y se con­vir­tió en un fuer­te opo­si­tor a Eli­ja Moha­med, quien lo había vis­to, pri­me­ro, con rece­lo y lue­go con odio. El 21 de febre­ro de 1965 mien­tras pro­nun­cia­ba un dis­cur­so ante una mul­ti­tud, tres jóve­nes se le acer­ca­ron y dis­pa­ra­ron 15 bala­zos sobre su cuer­po. Con la muer­te de Mal­colm X se reafir­mó la pre­sen­cia de vio­len­cia racis­ta que ha esta­do pre­sen­te en la his­to­ria esta­dou­ni­den­se aun­que los gober­nan­tes hayan pro­me­ti­do a los ciu­da­da­nos de la patria de Abraham Lin­coln, “for­ta­le­cer la demo­cra­cia y las liber­ta­des”. Des­de la pre­si­den­cia de Cal­vin Coolid­ge en 1925 has­ta el gobierno de Lyn­don B. John­son en los años sesen­ta del siglo XX.
Cua­ren­ta y cin­co años des­pués del sacri­fi­cio de Mal­colm X, en febre­ro de 2010 el ejem­plo del inter­na­cio­na­lis­ta musul­mán con­ti­núa vigen­te. Esta­dos Uni­dos ha teni­do otros gobier­nos, casi todos, cri­mi­na­les y enemi­gos de la huma­ni­dad. Demó­cra­tas y repu­bli­ca­nos se han repar­ti­do el poder y a tra­vés de sus gue­rras inter­ven­cio­nis­tas desean repar­tir­se las rique­zas de todos los paí­ses del mun­do. Des­de Washing­ton se inven­tan nue­vos “enemi­gos” y “peli­gros”. Pre­tex­tos para con­ti­nuar ejer­cien­do la inter­ven­ción y el saqueo. Bill Clin­ton, Geor­ge W. Bush y Barack Oba­ma son tres man­da­ta­rios dife­ren­tes. Sin embar­go los tres per­te­ne­cen y han ser­vi­do has­ta hoy a un sis­te­ma des­es­ta­bi­li­za­dor y opresor.

Estu­diar la vida y el pen­sa­mien­to de Mal­colm X dará fuer­za a los musul­ma­nes y revo­lu­cio­na­rios en todo el con­ti­nen­te para con­ti­nuar la lucha des­de dife­ren­tes trin­che­ras con­tra el capi­ta­lis­mo sal­va­je que des­ar­mo­ni­za la Crea­ción y pre­ten­de con­ver­tir el mun­do en un basurero.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.