Luchar, mere­ce la pena. Las tra­ba­ja­do­ras de Sabe­co-Ore­re­ta ven­cen la huel­ga con LAB y ELA

El 13 de octu­bre de 2008 las 52 tra­ba­ja­do­ras, ‑50 muje­res y dos hombres‑, del super­mer­ca­do Sabe­co de Erren­te­ria empren­die­ron una huel­ga inde­fi­ni­da. Exi­gían que la cade­na de super­mer­ca­dos pro­pie­ta­ria de la mul­ti­na­cio­nal Auchan les apli­ca­ra el con­ve­nio pro­vin­cial de ali­men­ta­ción de Gipuz­koa, peti­ción a la que se nega­ba la empre­sa ale­gan­do que Sabe­co apli­ca en todos sus esta­ble­ci­mien­tos del Esta­do espa­ñol el con­ve­nio esta­tal fir­ma­do en Madrid y que entre otras cues­tio­nes fija unos sala­rios de 730 euros men­sua­les. De auten­ti­ca ver­guen­za y cara­du­ra por par­te de la empre­sa, que pre­ten­dia apli­car un con­ve­nio a la baja don­de el IPC es muchi­si­mo mayor.

Mari­sa Mar­tín, en repre­sen­ta­ción de todas las tra­ba­ja­do­ras, expli­có que el pasa­do mar­tes lle­ga­ron a un acuer­do con la empre­sa con el que se equi­pa­ran sus con­di­cio­nes labo­ra­les a las del con­ve­nio de ali­men­ta­ción de Gipuzkoa.

La rue­da de pren­sa de ayer se dis­tin­guió de otras que han ofre­ci­do duran­te estos 16 meses por las son­ri­sas, inclu­so lágri­mas, que se vie­ron en las caras de las tra­ba­ja­do­ras. Y es que, como dijo Mar­tín, «ha sido una pelea lar­ga, dura y des­igual ante una todo­po­de­ro­sa mul­ti­na­cio­nal». Una mul­ti­na­cio­nal que «ha teni­do que asu­mir que más vale la con­vic­ción, la tena­ci­dad y el sen­ti­do de la jus­ti­cia social de 52 tra­ba­ja­do­res que una mul­ti­mi­llo­na­ria cuen­ta de resul­ta­dos», pre­ci­só. Asi­mis­mo, afir­mó «sin nin­gún géne­ro de dudas» que las tra­ba­ja­do­ras de Sabe­co han con­se­gui­do «des­man­te­lar» las «míse­ras con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les» que «los de siem­pre» pre­ten­den «impo­ner» con la apli­ca­ción de con­ve­nios estatales.

Tras infor­mar sobre los deta­lles del acuer­do alcan­za­do con la empre­sa, Mar­tín valo­ró las viven­cias de estos 16 meses en huel­ga. Así, des­ta­có que «pese a per­so­nas y enti­da­des» que han inten­ta­do «des­mo­ra­li­zar­nos, ame­dren­tar­nos y, a veces, vela­da­men­te ame­na­zar­nos», las tra­ba­ja­do­ras «esta­mos aquí y con una vic­to­ria his­tó­ri­ca bajo el brazo».

Ha sido una lucha que «ha mere­ci­do la pena», ya que «no somos exper­tas ora­do­ras pero lo que si sabe­mos es que pelear mere­ce la pena», dijo Mar­tín. «Hemos apren­di­do que la explo­ta­ción y la pre­ca­rie­dad se pue­den com­ba­tir y ganar la bata­lla de la dig­ni­dad. Hemos apren­di­do que las muje­res pode­mos cam­biar nues­tras duras reali­da­des en las empre­sas. Hemos apren­di­do que si las muje­res sabe­mos orga­ni­zar y pla­ni­fi­car pode­mos lle­gar has­ta don­de nos lo propongamos».

No fal­tó el agra­de­ci­mien­to a a todos los ciu­da­da­nos, dele­ga­dos sin­di­ca­les y gru­pos polí­ti­cos que les han ayu­da­do y mos­tra­do su soli­da­ri­dad. El lunes vol­ve­rán al tra­ba­jo y comen­za­rán a ade­cuar el supermercado.

«Pelear mere­ce la pena» «Hemos apren­di­do que la explo­ta­ción y la pre­ca­rie­dad se pue­den com­ba­tir y ganar la bata­lla de la dig­ni­dad. Hemos apren­di­do que las muje­res pode­mos cam­biar nues­tras duras reali­da­des en las empre­sas», afirmaron.

Un incre­men­to sala­rial del 38% y 53 horas menos

El pac­to de empre­sa alcan­za­do por las tra­ba­ja­do­ras de Sabe­co y la direc­ción, con una vigen­cia de cua­tro años, con­tem­pla un incre­men­to sala­rial de un 38,02%. Así, par­tien­do de un sala­rio de 13.113 euros al año, en cua­tro años, y pro­gre­si­va­men­te, los sala­rios se ele­va­rán a los 18.118 euros. En cuan­to a la jor­na­da anual, de las actua­les 1.784 horas pasa­rán, tam­bién pro­gre­si­va­men­te, a 1.731 horas, 53 horas menos.

En cuan­to a los com­ple­men­tos de Inca­pa­ci­dad Tem­po­ral, han acor­da­do que sea cual sea la con­tin­gen­cia de la baja las tra­ba­ja­do­ras per­ci­bi­rán el 100% del sala­rio real des­de el pri­mer día.

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.