Los Após­to­les de la His­to­ria – Para­dig­mas de la his­to­ria ama­ña­da por Jor­ge Mier Hofman

Se lla­man após­to­les a los voce­ros de Jesús, como após­to­les tam­bién se deno­mi­nan a esos inusi­ta­dos per­so­na­jes que han mani­pu­la­do los Cua­tro Pode­res del Esta­do: Polí­ti­co, Eco­nó­mi­co, Ecle­siás­ti­co y Mili­tar, como en Vene­zue­la denun­ció el escri­tor Pedro Duno en su libro “Los Doce Apóstoles”

Sin embar­go exis­ten após­to­les mucho más peli­gro­so y dañino para la raza huma­na, ya que mani­pu­lan el Quin­to Poder del Cono­ci­mien­to, aten­tan­do con­tra la ver­dad y la obje­ti­vi­dad, con la inten­ción de for­ta­le­cer los cimien­tos de las men­ti­ras que han sido escri­tas, por­que de saber­se la ver­dad, demo­le­rían los para­dig­mas de la his­to­ria ama­ña­da y con ellos cae­rían tam­bién los excel­sos his­to­ria­do­res que se con­si­de­ran due­ños de la verdad.

Un ejem­plo de la psi­quis enfer­mi­za de estos ile­tra­dos per­so­na­jes, o más bien trai­do­res de la inte­lec­tua­li­dad, lo sig­ni­fi­có el caso de Gali­leo Gali­lei cuan­do publi­có su libro “Diá­lo­go”, como pro­duc­to de sus inves­ti­ga­cio­nes astro­nó­mi­cas que demos­tra­ban que «La Tie­rra se mue­ve alre­de­dor del sol»

Su libro no pasó el fil­tro de los eru­di­tos inte­lec­tua­les orto­do­xos que tenían la misión de defen­der los para­dig­mas de la his­to­ria amañada

De inme­dia­to Gali­leo es con­de­na­do por la inqui­na inqui­si­do­ra de los San­tos Ofi­cios… El jesui­ta Hora­zio Gras­si fue el más furi­bun­do de todos los detrac­to­res de Gali­leo. Hora­zio Gras­si, a quien yo lla­mo des­pec­ti­va­men­te como seu­dó­ni­mo de su nom­bre el “gra­sien­to” por la mane­ra sagaz y escu­rri­di­za como pudo ganar­se los favo­res del Papa, era un eru­di­to cate­drá­ti­co del Cole­gio Romano, quien defen­día la tesis ofi­cial de que «La Tie­rra está inmó­vil por­que es el cen­tro del universo»

Apro­ve­chan­do su influen­cia reli­gio­sa, el “gra­sien­to” pidió la cabe­za de Gali­leo Gali­lei, y el 22 de junio de 1633 la sen­ten­cia de la Inqui­si­ción es rati­fi­ca­da por el Papa Urbano VIII:

Gali­leo fue enclaus­tra­do de por vida por haber ase­gu­ra­do que la tie­rra se mue­ve alre­de­dor del sol; sus libros fue­ron que­ma­dos en gran­des hogue­ras; su nom­bre fue borra­do de las aca­de­mias; y, bajo ame­na­za de tor­tu­ra, públi­ca­men­te debió negar sus afir­ma­cio­nes, aun cuan­do mur­mu­ró la fra­se lapi­da­ria «Eppur si muo­ve» que quie­re decir: «pero toda­vía se mueve»

El para­dig­ma de Gali­leo Gali­lei es lo que acon­te­ce hoy en la Aca­de­mia Nacio­nal de la His­to­ria, por­que está infil­tra­da de “gra­sien­tos” que tie­nen la misión de ¡¡¡Ocul­tar la ver­dad!!! Para defen­der la his­to­ria ama­ña­da de sus libros.

Son los zom­bis de la his­to­ria que repi­ten una y otra vez la men­ti­ra de que Simón Bolí­var murió por tubercu­losis, y con­de­nan a todo aquel que con­tra­di­ga la «His­to­ria Oficial»

Por esta razón, un para­dig­ma ha sig­ni­fi­ca­do la publi­ca­ción del libro La Car­ta “que cam­bia­rá la his­to­ria”, que con prue­bas y docu­men­tos iné­di­tos, denun­cia el ase­si­na­to del Liber­ta­dor como resul­ta­do de una Cons­pi­ra­ción impe­ria­lis­ta orde­na­da y diri­gi­da por el Pre­si­den­te Andrew Jackson.

¡No impor­ta los docu­men­tos ni los even­tos de la investigación!

Decir que Bolí­var fue ase­si­na­do, ame­na­za con echar al ester­co­le­ro la men­ti­ra que han escri­to esos eru­di­tos per­so­na­jes que se con­si­de­ran los após­to­les de la historia. 

Recien­te­men­te las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia, FARC, anun­ció la recu­pe­ra­ción de la “Espa­da de Com­ba­te del Liber­ta­dor” en un lugar no iden­ti­fi­ca­do cer­cano a San­ta Mar­ta, lo cual con­fir­ma lo denun­cia­do en el libro La Car­ta “que cam­bia­rá la his­to­ria”, en cuan­do al ase­si­na­to de Bolí­var. Como era de espe­rar­se, lo dicho por el gru­po gue­rri­lle­ro ha gene­ra­do una nue­va con­fron­ta­ción con la Aca­de­mia Colom­bia­na de la His­to­ria, quien recha­za el Comu­ni­ca­do Ofi­cial de las FARC del 7 de febre­ro del 2010 que dice:

Pre­sen­ta­mos a los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca y del mun­do en lucha anti­im­pe­ria­lis­ta por la inde­pen­den­cia, tres foto­gra­fías de la espa­da de com­ba­te del Liber­ta­dor Simón Bolí­var, recu­pe­ra­da por el coman­do Manuel Maru­lan­da Vélez de las FARC-EP en las adya­cen­cias de la ciu­dad de San­ta Mar­ta. Esta espa­da es el sím­bo­lo del triun­fo de la liber­tad de los pue­blos en esta nue­va era de Bolívar.

¡Bolí­var Vive y la Lucha Sigue!
Blo­que Mar­tín Caba­lle­ro de las FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colombia
7 de febre­ro del 2010
Año bicen­te­na­rio del gri­to de independencia

La apa­ri­ción de la “Espa­da de Com­ba­te del Liber­ta­dor” con­fir­ma las prue­bas que se expo­nen en todos sus deta­lles en el libro La Car­ta “que cam­bia­rá la his­to­ria”, lo cual tam­bién en Vene­zue­la ha teni­do sus furi­bun­dos detrac­to­res don­de hay “gra­sien­tos” infil­tra­dos en el alto gobierno: son per­so­na­jes que blo­quean e impi­den que la ver­dad de la muer­te de Bolí­var lle­gue has­ta el mito del Pan­teón Nacio­nal, como blo­quea­ron las inves­ti­ga­cio­nes de la Comi­sión que el Pre­si­den­te Chá­vez había desig­na­do, a la cual yo entre­gué mues­tras de cabe­llos del Liber­ta­dor para los estu­dios de ADN.

Son los após­to­les que dicen ser los due­ños de la inte­lec­tua­li­dad y la ver­dad sobre la muer­te del Liber­ta­dor, que no obs­tan­te su ter­que­dad obce­ca­da en insis­tir que Bolí­var murió de tubercu­losis, yo digo como Gali­leo Gali­lei «Pero fue asesinado»


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.