La “demo­cra­cia” colom­bia­na: Una fábri­ca que exclu­ye, ase­si­na y des­arrai­ga

“Ideas polí­ti­cas sobre el des­pla­za­mien­to y los colom­bia­nos en Venezuela/​El ince­san­te des­pla­za­mien­to de colom­bia­nos al exte­rior nos recuer­da que Colom­bia es una gigan­tes­ca fabri­ca de hom­bres exclui­dos por razo­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les; en su seno o reglas de jue­go don­de se con­fi­gu­ra la socie­dad colom­bia­na sub­ya­ce el cán­cer que hace que más de 10 millo­nes de colom­bia­nos vivan allen­de las fron­te­ras en una gran diás­po­ra con­for­ma­da por un aba­ni­co de hom­bres trun­ca­dos e impe­di­dos de rea­li­zar­se en su pro­pio país. Una inmen­sa mayo­ría de los emi­gra­dos por el des­arrai­go pre­fe­ren­cial­men­te indu­ci­do y vio­len­to, se fue­ron con­ven­ci­dos de que al inte­rior del país las cir­cuns­tan­cias son inmo­di­fi­ca­bles y no habrán a cor­to pla­zo opor­tu­ni­da­des mate­ria­les, ni inte­lec­tua­les, ni espi­ri­tua­les y de segu­ri­dad que garan­ti­ce la vida.

El emi­grar es la últi­ma ins­tan­cia, en los últi­mos 60 años es la esca­pa­to­ria para los que la sobre­vi­ven­cia eco­nó­mi­ca en for­ma dig­na se ago­ta, miles de pro­fe­sio­na­les, jóve­nes, des­pla­za­dos, cam­pe­si­nos sin tie­rra, estu­dian­tes aban­do­nan sus sue­ños para hacer dis­tin­tos ofi­cios gene­ral­men­te dife­ren­tes a sus des­tre­zas. Al mun­do lo sur­ti­mos con hom­bres y muje­res caren­tes de ele­men­ta­les dere­chos insa­tis­fe­chos, con un gran pasi­vo social, ines­ta­bles emo­cio­na­les y con altí­si­mas dosis de adre­na­li­na para arries­gar­lo todo por un momen­to de victoria,-de ahí tan­to delincuente‑, lo que gene­ra una fatí­di­ca y nos­tál­gi­ca sen­sa­ción de frus­tra­ción; caren­tes de afec­tos y sin reco­no­ci­mien­to se sien­te el yugo de la incom­ple­tez y pre­ca­rie­dad has­ta en el amor pro­pio; por tal razón, la con­duc­ta pre­va­le­cien­te con­ten­ga la avi­dez , el camino más cor­to, el tra­ba­jo extre­mo cuan­do se es hon­ra­do, muy pres­tos al egoís­mo, la indi­vi­dua­li­dad y a la acu­mu­la­ción don­de la oca­sión se pre­sen­te, como si fue­se una carre­ra ver­ti­gi­no­sa con­tra la muer­te: De lo que se tra­ta es de reha­cer la vida pues­to que la vida aun no se ha hecho o siem­pre per­ma­ne­ció insa­tis­fe­cha y tal con­di­ción se man­tie­ne ace­chan­do.

El colom­biano emi­gra­do eco­nó­mi­co hecha raí­ces don­de encuen­tre la opción de con­se­guir cosas que ayu­den a olvi­dar los tiem­pos de la nece­si­dad no cubier­ta, por­que nadie nos ha dado nada. El Esta­do colom­biano nun­ca ha dado nada, por el con­tra­rio siem­pre qui­ta y qui­ta e impi­de, es una som­bra que se yer­gue como un gran enemi­go de los tra­ba­ja­do­res, las cla­ses medias y los pobres, todo lo entor­pe­ce has­ta hacer empre­sa por los pobres. Por ins­tin­to de sobre­vi­ven­cia hemos desa­rro­lla­do nue­vas cua­li­da­des como la saga­ci­dad, la viveza(ganarle al otro por gol­pe de mano), la men­ti­ra, la doblez den­tro de un gran resor­te de insen­sa­tez e indo­len­cia por el dolor del otro; por tal razón, cues­ta asi­mi­lar valo­res como la soli­da­ri­dad, la com­ple­men­ta­rie­dad, la coope­ra­ción, la aso­cia­ción, pues tales valo­res fue­ron enga­ve­ta­dos, cer­ce­na­dos o des­na­tu­ra­li­za­dos por la cul­tu­ra del mie­do, del terror y de la muer­te, la rei­na de la inso­cia­ble socia­bi­li­dad colom­bia­na.

A esta gran fran­ja de des­pla­za­dos eco­nó­mi­cos, le es inma­nen­te su agu­do gra­do de des­po­li­ti­za­ción y des­co­ne­xión con la reali­dad con­cre­ta de país y con las luchas socia­les, su esfuer­zo gene­ral­men­te es por sí y para sí mis­mo.
A esa gran masa de des­pla­za­dos de siem­pre, por las con­di­cio­nes pro­pias de la pro­fun­di­za­ción de la gue­rra inter­na en los últi­mos 25 años, se le agre­ga otra fran­ja de des­pla­za­dos mucho más cua­li­fi­ca­da: los des­pla­za­dos de con­cien­cia: Los des­pla­za­dos polí­ti­cos, los com­pro­me­ti­dos con la trans­for­ma­ción de Colom­bia, los que jamás pen­sa­ron en la rea­li­za­ción por fue­ra, siem­pre anhe­lan­do vol­ver para seguir en la bre­ga por trans­for­mar el país en algo dia­me­tral­men­te dis­tin­to.

A par­tir del gigan­tes­co cri­men con­tra la UP, Unión Patrió­ti­ca, orga­ni­za­ción real­men­te de izquier­da, per­pe­tra­do por la bár­ba­ra oli­gar­quía libe­ral con­ser­va­do­ra san­tan­de­ris­ta en los albo­res de 1985, sur­gi­da de los acuer­dos de paz entre el gobierno colom­biano y la insur­gen­cia de las FARC-EP; a los no ase­si­na­dos, la inmen­sa mino­ría, se les noti­fi­co que su úni­ca for­ma de sobre­vi­ven­cia seria con el des­tie­rro; des­de esa épo­ca el país ha sufri­do una pro­fun­da hemo­rra­gia de lo más sen­si­ble de su pobla­ción: Inte­lec­tua­les, lide­res agra­rios, polí­ti­cos revo­lu­cio­na­rios, perio­dis­tas, escri­to­res, maes­tros, inves­ti­ga­do­res, sin­di­ca­lis­tas cla­sis­tas, líde­res socia­les, defen­so­res de los dere­chos huma­nos, ana­lis­tas polí­ti­cos entre otros, han teni­do que emi­grar o clan­des­ti­ni­zar­se para sal­var su vida.

La exclu­sión que judi­cia­li­za arbi­tra­ria­men­te y sin prue­bas al opo­si­tor, se torno en una arma polí­ti­ca que uti­li­za el régi­men para des­ha­cer­se de sus enemi­gos pode­ro­sos, pre­ten­dien­do con ello doble­gar los res­col­dos de resis­ten­cia acti­va que hacen su labor des­de las reglas de jue­go del sis­te­ma, para cer­ce­nar y acon­di­cio­nar a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas con­tra­rias o crí­ti­cas al esta­ble­ci­mien­to para que solo se mue­van bajo sus pará­me­tros; La izquier­da por sus­trac­ción de mate­ria se pare­ce cada vez más a la dere­cha mien­tras la dere­cha recal­ci­tran­te y cri­mi­nal inten­ta “lega­li­zar” su cara fas­cis­ta, has­ta el pun­to de fabri­car vir­tual­men­te un país inexis­ten­te, para mos­trar­lo ante el mun­do como real.
La reali­dad sue­le mos­tra­se en su con­tra­rio: La gue­rra envuel­ve la vida coti­dia­na y el régi­men nie­ga el con­flic­to; la pobre­za se expre­sa bru­tal­men­te y se nie­ga la exis­ten­cia de pobres; la cri­mi­na­li­dad y el deses­pe­ro toca y toca mas sec­to­res y se dice que la segu­ri­dad demo­crá­ti­ca, la polí­ti­ca ofi­cial de la muer­te con­tra los pobres e insu­mi­sos, nos ha con­ver­ti­do en el país más feliz de la tie­rra. Etc. Es la razón cíni­ca y men­daz del cipa­yo que gobier­nan para saquear, ase­si­nar y entre­gar el país al amo.

A esta fran­ja de emi­gran­tes cua­li­fi­ca­dos le cabe la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca de man­te­ner y poten­cia­li­zar los víncu­los de la diás­po­ra con el país, de poli­ti­zar a los ciu­da­da­nos y acre­cen­tar los víncu­los con las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res que ayu­den a con­fi­gu­rar una gran pro­pues­ta polí­ti­ca que movi­li­ce a miles de com­pa­trio­tas en la idea del retorno digno, tenien­do como refe­ren­te cons­truir un nue­vo país y poten­ciar el sue­ño de la gran patria gran­de. Tal pro­pó­si­to tie­ne una par­ti­cu­lar pre­pon­de­ran­cia con la diás­po­ra colom­bia­na en la repu­bli­ca boli­va­ria­na de Vene­zue­la, en don­de el momen­to his­tó­ri­co exi­ge un tra­ta­mien­to urgen­te tan­to para garan­ti­zar que el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en Vene­zue­la se pro­fun­di­ce como para impe­dir que la masa colom­bia­na jue­gue un papel con­tra revo­lu­cio­na­rio que sub­vier­ta el nue­vo orden social que se está cons­tru­yen­do con inmen­sas difi­cul­ta­des.
Es de todos cono­ci­dos que las falen­cias vena­les de los colom­bia­nos en el exte­rior los pre­dis­po­ne a ser­vir como Car­ne de cañón por la paga, la coima, el soborno etc., a los intere­ses del régi­men colom­biano y los desig­nios del impe­ria­lis­mo; ser mer­ce­na­rio o para­mi­li­tar, sica­rio, dela­tor o sapo, perio­dis­ta coop­ta­do, infor­man­te, encu­bri­dor y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio son acti­vi­da­des pre­mia­das por el régi­men colom­biano ; tales pro­fe­sio­na­les de la muer­te son los pre­fe­ri­dos por la red de agen­cias impe­ria­les que ope­ran tan­to en Colom­bia como en Vene­zue­la y otros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos para des­ar­ti­cu­lar los pro­ce­sos nacio­na­lis­tas en Lati­noa­mé­ri­ca, encrip­ta­dos den­tro de lo que ellos lla­man coope­ra­ción para la “demo­cra­cia”: Fun­da­cio­nes como: Agen­cia de los Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal – USAID o la Fun­da­ción Nacio­nal para la Demo­cra­cia ¬ NED etc., quie­nes obran como facha­das de la cen­tral de inte­li­gen­cia Ame­ri­ca­na CIA y el pen­tá­gono, tra­ba­jan en coor­di­na­ción con la con­tra­rre­vo­lu­ción local, para coad­yu­var a tum­bar al gobierno boli­va­riano e impo­ner un cabe­za de pla­ya, en los Esta­dos fron­te­ri­zos con Colom­bia.

El hecho sobre­vi­nien­te y con­tra­dic­to­rio es que la socie­dad colom­bia­na se encuen­tra frac­tu­ra­da de diver­sas for­mas, es natu­ral para el colom­biano medio que fami­lia­res o cono­ci­dos suyos de infan­cia vivan por fue­ra del país quie­nes ayu­dan a resol­ver par­te de los pro­ble­mas de abas­te­ci­mien­to interno de las fami­lias. Es decir, la obli­ga­ción de resol­ver los pro­ble­mas del empleo edu­ca­ción, salud vivien­da etc. El gobierno y el Esta­do nun­ca los ha teni­do como suyos, a esta cafre­ria de gober­nan­tes jamás le ha impor­ta­do el pro­ble­ma del bien­es­tar social o el bien común ; vía emi­gra­ción se evi­ta que deto­ne la car­ga, con seme­jan­te masa de colom­bia­nos que se van cada año al exte­rior, el régi­men reci­be dos ayu­das simul­tá­nea­men­te: Por un lado, des­ar­ti­cu­la los “exce­sos” de pobla­ción sen­si­ble a cues­tio­nar la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca de la oli­gar­quía por el desas­tre social interno, mien­tras para­dó­ji­ca­men­te los emi­gra­dos le ayu­dan al régi­men a resol­ver los pro­ble­mas de des­ocu­pa­ción quie­nes coho­nes­tan con los empre­sa­rios para man­te­ner la mise­ra­bi­li­dad del sala­rio, la ines­ta­bi­li­dad labo­ral e inse­gu­ri­dad social etc.; por otra par­te, se sir­ve de las reme­sas, equi­va­len­te a un 30 % de las expor­ta­cio­nes netas del país, que envían los des­pa­tria­dos a sus fami­lias ayu­dan­do a man­te­ner el con­su­mo interno y por lo tan­to la tasa media de ganan­cia de las empre­sas nacio­na­les de la oli­gar­quía y las trans­na­cio­na­les impe­ria­les.

El que hacer en Vene­zue­la como mode­lo para el mun­do

No es des­ca­be­lla­do pen­sar que la gran masa colom­bia­na resi­den­cia­da en Vene­zue­la, cer­ca­na a los 4’500,000 habi­tan­tes, más miles de nue­vos emi­gra­dos por año, podría defi­nir la balan­za a favor o en con­tra del pro­ce­so tan­to en Vene­zue­la como en Colom­bia. La oli­gar­quía tro­glo­di­ta colom­bia­na sien­ten pavor por la posi­ble poli­ti­za­ción de la gen­te a favor de la revo­lu­ción boli­va­ria­na por el impac­to que ello sig­ni­fi­ca en la con­cien­cia de sus pares fami­lia­res o ami­gos aquí en Colom­bia, no duda­ran en qui­tar­le los dere­chos polí­ti­cos a quie­nes vayan más allá de los votos cau­ti­vos a favor de los can­di­da­tos del régi­men; ello expli­ca el des­ca­ra­do frau­de que hubo en los dis­tin­tos con­su­la­dos con­tra la can­di­da­ta al sena­do Pie­dad Cór­do­ba, en las elec­cio­nes de mar­zo del año 2006; Un régi­men ile­gal e ile­gi­ti­mo de natu­ra­le­za mafio­sa, no ten­drá nin­gún escrú­pu­lo para des­co­no­cer los dere­chos polí­ti­co del colom­biano en Vene­zue­la en los comi­cios de mar­zo veni­de­ro; mien­tras acre­cien­ta la pre­sen­cia en terri­to­rio vene­zo­lano de mer­ce­na­rios de todos los pelam­bres inclui­dos los que com­pran votos a gra­nel, para des­es­ta­bi­li­zar el pro­ce­so boli­va­riano en con­tu­ber­nio con el impe­rio. Al colom­biano que se poli­ti­ce en Vene­zue­la en con­tra del régi­men uri­bis­ta, la orden es des­co­no­cer­lo, oja­la se des­co­nec­te para siem­pre de su país, al fiel esti­lo facho.
Esta reali­dad tie­ne que tener una res­pues­ta inte­li­gen­te, el pro­ble­ma elec­to­ral hoy mane­ja­ble por el pro­ce­so en Vene­zue­la, para Colom­bia tie­ne unas con­no­ta­cio­nes total­men­te dife­ren­tes. En lo elec­to­ral el colom­biano esta asquea­do de pro­me­sas y pro­me­se­ros ines­cru­pu­lo­sos que siem­pre ter­mi­nan defen­dién­do­se así mis­mo y dia­me­tral­men­te con­tra­rios a sus pro­pios elec­to­res, abs­ten­ción que lle­ga has­ta el 70%, tal reali­dad impli­ca que en la polí­ti­ca elec­to­ral solo se refle­je una acción poli­ti­ca de cla­se muy limi­ta­da, gene­ral­men­te en con­tra de los gran­des obje­ti­vos estra­té­gi­cos, más bien es un dila­to­rio que roba ener­gías y aca­ba con valio­sas ideas, pues­to que se evi­ta la dis­cu­sión de nues­tra vio­len­cia endé­mi­ca, deve­ni­da de la ausen­cia total de DEMOCRACIA en todos los órde­nes, y que cuan­do lo elec­to­ral se plan­tea como for­ma polí­ti­ca para la acción, supues­ta­men­te para debi­li­tar al régi­men, según dicen algu­nos, el elec­tor que reci­be el men­sa­je, asi este con­ten­ga prís­ti­nas inten­cio­nes, per­ci­be que no exis­te nin­gu­na corre­la­ción en igual­dad que lo repre­sen­te, sino una mera inten­ción de cap­tar un voto a como dé lugar y, ello las­ti­mo­sa­men­te resul­ta en una ver­dad, sin dife­ren­ciar si se es de izquier­da, obvia­men­te con lán­gui­das excep­cio­nes.

Es un hecho his­tó­ri­co que en el par­la­men­to colom­biano las mino­rías y la opo­si­ción se dilu­yen de tal for­ma que solo se vuel­ven en escri­bi­do­res de las cons­tan­cias de des­apro­ba­ción de las leyes oli­gár­qui­cas, máxi­me si estos care­cen de pro­yec­to alter­na­ti­vo de nación y no tie­nen como meta la toma del poder.
No es negar el cam­po elec­to­ral por negar­lo como for­ma de acción polí­ti­ca, es ver­le sus limi­ta­cio­nes y las ven­ta­jas que impli­ca tra­se­gar úni­ca­men­te por ese camino. Como ejem­plo típi­co, la tram­pa con­tra Car­los Gavi­ria mon­ta­da por el tene­bro­so Petro y su plé­ya­de de con­tra revo­lu­cio­na­rios tenia con­si­go el mie­do que el esta­ble­ci­mien­to en momen­tos como los actua­les, sen­tía por Car­los Gavi­ria y lo que sig­ni­fi­ca­ba el cómo demó­cra­ta, por ello se toma­ron el tra­ba­ji­to de sacar­lo de cir­cu­la­ción median­te una nau­sea­bun­da manio­bra y bir­lar­le una alter­na­ti­va real al pue­blo colom­biano, era la úni­ca opción dis­tin­ta al esta­ble­ci­mien­to con ver­da­de­ras posi­bi­li­da­des de vic­to­ria. Con su pro­pues­ta de hacer un país decen­te y ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co, a pesar de tan­ta oscu­ri­dad cir­cun­dan­te, por ahí se podía ir medio país, repre­sen­ta­ba la opción de la nego­cia­ción polí­ti­ca del con­flic­to interno y de una nue­va for­ma de ver la vida y por supues­to de resol­ver los pro­ble­mas de Colom­bia, el es un demó­cra­ta que no sen­tía mie­do al socia­lis­mo, al comu­nis­mo, a la revo­lu­ción etc., le pro­du­cía mie­do la incohe­ren­cia y la vena­li­dad de los hom­bres.

Así que el pro­ble­ma no es de negar tal o cual camino, ya habrá espa­cio para uno y otro, el pro­ble­mas es ser efi­cien­te y efi­caz, y enten­der el momen­to actual des­de una pers­pec­ti­va cien­tí­fi­ca social aquí y allá y seguir el camino. El prin­ci­pal pro­ble­ma a abor­dar hoy es: La edu­ca­ción en cul­tu­ra polí­ti­ca, esta sali­da es mil veces más sana y pro­ve­cho­sa cuan­do está des­pro­vis­ta de intere­ses elec­to­ra­les, pues­to que es libre y no gene­ra pre­ven­cio­nes. Indu­cir a miles de colom­bia­nos a estu­diar para que com­pren­dan los pro­ble­mas de aquí y allá para que se vin­cu­len a la acción polí­ti­ca cons­cien­te en ambos lados, pro­du­ce más impac­to que con­so­li­dar una sim­ple rela­ción clien­te­lar de que voten por tal o cual can­di­da­to, ello lo deci­de cada cual por auten­ti­ca con­vic­ción pro­duc­to de sus pro­pios avan­ces inte­lec­tua­les, sin que por ello no se haga la orien­ta­ción debi­da den­tro de la coyun­tu­ra actual. Es real­men­te impor­tan­te y ahí hay que inten­tar­lo todo: tene­mos que hacer una escue­la per­ma­nen­te de for­ma­ción de cua­dros por nive­les, oja­la ten­dien­tes a con­fi­gu­rar un INSTITUTO de estu­dios polí­ti­cos bina­cio­na­les, sobre pro­ble­mas glo­ba­les y nacio­na­les, con cla­ro enfo­que mate­ria­lis­ta mar­xis­ta; segu­ra­men­te con su abor­da­je en cor­to tiem­po se pro­du­ci­rá un indi­vi­duo poten­cia­li­za­do, cre­ci­do, empo­de­ra­do y dis­pues­to a asu­mir lo que haya que asu­mir para defen­der los logros de la revo­lu­ción e inci­dir cons­cien­te­men­te en nues­tro país.

El asun­to es dotar a los colom­bia­nos de ins­tru­men­tos sobre el que hacer. Su imple­men­ta­ción requie­re de una infra­es­truc­tu­ra bási­ca míni­ma, que se irá suplien­do en la medi­da de su desa­rro­llo, este será el ver­da­de­ro vehícu­lo de cone­xión entre las dos Colom­bias y la repu­bli­ca boli­va­ria­na. Con este esfuer­zo se ayu­da­ra a des alie­nar a millo­nes de la des­po­li­ti­za­ción, la oscu­ri­dad y el mie­do a con­fron­tar el fas­cis­mo para des­ha­cer­nos para siem­pre del opro­bio­so régi­men colom­biano, y hacer­le cla­ri­dad a los yan­quis que nues­tros ver­da­de­ros alia­dos son nues­tros pue­blos her­ma­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *