La “demo­cra­cia” colom­bia­na: Una fábri­ca que exclu­ye, ase­si­na y desarraiga

“Ideas polí­ti­cas sobre el des­pla­za­mien­to y los colom­bia­nos en Venezuela/​El ince­san­te des­pla­za­mien­to de colom­bia­nos al exte­rior nos recuer­da que Colom­bia es una gigan­tes­ca fabri­ca de hom­bres exclui­dos por razo­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y socia­les; en su seno o reglas de jue­go don­de se con­fi­gu­ra la socie­dad colom­bia­na sub­ya­ce el cán­cer que hace que más de 10 millo­nes de colom­bia­nos vivan allen­de las fron­te­ras en una gran diás­po­ra con­for­ma­da por un aba­ni­co de hom­bres trun­ca­dos e impe­di­dos de rea­li­zar­se en su pro­pio país. Una inmen­sa mayo­ría de los emi­gra­dos por el des­arrai­go pre­fe­ren­cial­men­te indu­ci­do y vio­len­to, se fue­ron con­ven­ci­dos de que al inte­rior del país las cir­cuns­tan­cias son inmo­di­fi­ca­bles y no habrán a cor­to pla­zo opor­tu­ni­da­des mate­ria­les, ni inte­lec­tua­les, ni espi­ri­tua­les y de segu­ri­dad que garan­ti­ce la vida.

El emi­grar es la últi­ma ins­tan­cia, en los últi­mos 60 años es la esca­pa­to­ria para los que la sobre­vi­ven­cia eco­nó­mi­ca en for­ma dig­na se ago­ta, miles de pro­fe­sio­na­les, jóve­nes, des­pla­za­dos, cam­pe­si­nos sin tie­rra, estu­dian­tes aban­do­nan sus sue­ños para hacer dis­tin­tos ofi­cios gene­ral­men­te dife­ren­tes a sus des­tre­zas. Al mun­do lo sur­ti­mos con hom­bres y muje­res caren­tes de ele­men­ta­les dere­chos insa­tis­fe­chos, con un gran pasi­vo social, ines­ta­bles emo­cio­na­les y con altí­si­mas dosis de adre­na­li­na para arries­gar­lo todo por un momen­to de victoria,-de ahí tan­to delincuente‑, lo que gene­ra una fatí­di­ca y nos­tál­gi­ca sen­sa­ción de frus­tra­ción; caren­tes de afec­tos y sin reco­no­ci­mien­to se sien­te el yugo de la incom­ple­tez y pre­ca­rie­dad has­ta en el amor pro­pio; por tal razón, la con­duc­ta pre­va­le­cien­te con­ten­ga la avi­dez , el camino más cor­to, el tra­ba­jo extre­mo cuan­do se es hon­ra­do, muy pres­tos al egoís­mo, la indi­vi­dua­li­dad y a la acu­mu­la­ción don­de la oca­sión se pre­sen­te, como si fue­se una carre­ra ver­ti­gi­no­sa con­tra la muer­te: De lo que se tra­ta es de reha­cer la vida pues­to que la vida aun no se ha hecho o siem­pre per­ma­ne­ció insa­tis­fe­cha y tal con­di­ción se man­tie­ne acechando.

El colom­biano emi­gra­do eco­nó­mi­co hecha raí­ces don­de encuen­tre la opción de con­se­guir cosas que ayu­den a olvi­dar los tiem­pos de la nece­si­dad no cubier­ta, por­que nadie nos ha dado nada. El Esta­do colom­biano nun­ca ha dado nada, por el con­tra­rio siem­pre qui­ta y qui­ta e impi­de, es una som­bra que se yer­gue como un gran enemi­go de los tra­ba­ja­do­res, las cla­ses medias y los pobres, todo lo entor­pe­ce has­ta hacer empre­sa por los pobres. Por ins­tin­to de sobre­vi­ven­cia hemos desa­rro­lla­do nue­vas cua­li­da­des como la saga­ci­dad, la viveza(ganarle al otro por gol­pe de mano), la men­ti­ra, la doblez den­tro de un gran resor­te de insen­sa­tez e indo­len­cia por el dolor del otro; por tal razón, cues­ta asi­mi­lar valo­res como la soli­da­ri­dad, la com­ple­men­ta­rie­dad, la coope­ra­ción, la aso­cia­ción, pues tales valo­res fue­ron enga­ve­ta­dos, cer­ce­na­dos o des­na­tu­ra­li­za­dos por la cul­tu­ra del mie­do, del terror y de la muer­te, la rei­na de la inso­cia­ble socia­bi­li­dad colombiana.

A esta gran fran­ja de des­pla­za­dos eco­nó­mi­cos, le es inma­nen­te su agu­do gra­do de des­po­li­ti­za­ción y des­co­ne­xión con la reali­dad con­cre­ta de país y con las luchas socia­les, su esfuer­zo gene­ral­men­te es por sí y para sí mismo.
A esa gran masa de des­pla­za­dos de siem­pre, por las con­di­cio­nes pro­pias de la pro­fun­di­za­ción de la gue­rra inter­na en los últi­mos 25 años, se le agre­ga otra fran­ja de des­pla­za­dos mucho más cua­li­fi­ca­da: los des­pla­za­dos de con­cien­cia: Los des­pla­za­dos polí­ti­cos, los com­pro­me­ti­dos con la trans­for­ma­ción de Colom­bia, los que jamás pen­sa­ron en la rea­li­za­ción por fue­ra, siem­pre anhe­lan­do vol­ver para seguir en la bre­ga por trans­for­mar el país en algo dia­me­tral­men­te distinto.

A par­tir del gigan­tes­co cri­men con­tra la UP, Unión Patrió­ti­ca, orga­ni­za­ción real­men­te de izquier­da, per­pe­tra­do por la bár­ba­ra oli­gar­quía libe­ral con­ser­va­do­ra san­tan­de­ris­ta en los albo­res de 1985, sur­gi­da de los acuer­dos de paz entre el gobierno colom­biano y la insur­gen­cia de las FARC-EP; a los no ase­si­na­dos, la inmen­sa mino­ría, se les noti­fi­co que su úni­ca for­ma de sobre­vi­ven­cia seria con el des­tie­rro; des­de esa épo­ca el país ha sufri­do una pro­fun­da hemo­rra­gia de lo más sen­si­ble de su pobla­ción: Inte­lec­tua­les, lide­res agra­rios, polí­ti­cos revo­lu­cio­na­rios, perio­dis­tas, escri­to­res, maes­tros, inves­ti­ga­do­res, sin­di­ca­lis­tas cla­sis­tas, líde­res socia­les, defen­so­res de los dere­chos huma­nos, ana­lis­tas polí­ti­cos entre otros, han teni­do que emi­grar o clan­des­ti­ni­zar­se para sal­var su vida.

La exclu­sión que judi­cia­li­za arbi­tra­ria­men­te y sin prue­bas al opo­si­tor, se torno en una arma polí­ti­ca que uti­li­za el régi­men para des­ha­cer­se de sus enemi­gos pode­ro­sos, pre­ten­dien­do con ello doble­gar los res­col­dos de resis­ten­cia acti­va que hacen su labor des­de las reglas de jue­go del sis­te­ma, para cer­ce­nar y acon­di­cio­nar a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas con­tra­rias o crí­ti­cas al esta­ble­ci­mien­to para que solo se mue­van bajo sus pará­me­tros; La izquier­da por sus­trac­ción de mate­ria se pare­ce cada vez más a la dere­cha mien­tras la dere­cha recal­ci­tran­te y cri­mi­nal inten­ta “lega­li­zar” su cara fas­cis­ta, has­ta el pun­to de fabri­car vir­tual­men­te un país inexis­ten­te, para mos­trar­lo ante el mun­do como real.
La reali­dad sue­le mos­tra­se en su con­tra­rio: La gue­rra envuel­ve la vida coti­dia­na y el régi­men nie­ga el con­flic­to; la pobre­za se expre­sa bru­tal­men­te y se nie­ga la exis­ten­cia de pobres; la cri­mi­na­li­dad y el deses­pe­ro toca y toca mas sec­to­res y se dice que la segu­ri­dad demo­crá­ti­ca, la polí­ti­ca ofi­cial de la muer­te con­tra los pobres e insu­mi­sos, nos ha con­ver­ti­do en el país más feliz de la tie­rra. Etc. Es la razón cíni­ca y men­daz del cipa­yo que gobier­nan para saquear, ase­si­nar y entre­gar el país al amo.

A esta fran­ja de emi­gran­tes cua­li­fi­ca­dos le cabe la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca de man­te­ner y poten­cia­li­zar los víncu­los de la diás­po­ra con el país, de poli­ti­zar a los ciu­da­da­nos y acre­cen­tar los víncu­los con las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res que ayu­den a con­fi­gu­rar una gran pro­pues­ta polí­ti­ca que movi­li­ce a miles de com­pa­trio­tas en la idea del retorno digno, tenien­do como refe­ren­te cons­truir un nue­vo país y poten­ciar el sue­ño de la gran patria gran­de. Tal pro­pó­si­to tie­ne una par­ti­cu­lar pre­pon­de­ran­cia con la diás­po­ra colom­bia­na en la repu­bli­ca boli­va­ria­na de Vene­zue­la, en don­de el momen­to his­tó­ri­co exi­ge un tra­ta­mien­to urgen­te tan­to para garan­ti­zar que el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en Vene­zue­la se pro­fun­di­ce como para impe­dir que la masa colom­bia­na jue­gue un papel con­tra revo­lu­cio­na­rio que sub­vier­ta el nue­vo orden social que se está cons­tru­yen­do con inmen­sas dificultades.
Es de todos cono­ci­dos que las falen­cias vena­les de los colom­bia­nos en el exte­rior los pre­dis­po­ne a ser­vir como Car­ne de cañón por la paga, la coima, el soborno etc., a los intere­ses del régi­men colom­biano y los desig­nios del impe­ria­lis­mo; ser mer­ce­na­rio o para­mi­li­tar, sica­rio, dela­tor o sapo, perio­dis­ta coop­ta­do, infor­man­te, encu­bri­dor y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio son acti­vi­da­des pre­mia­das por el régi­men colom­biano ; tales pro­fe­sio­na­les de la muer­te son los pre­fe­ri­dos por la red de agen­cias impe­ria­les que ope­ran tan­to en Colom­bia como en Vene­zue­la y otros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos para des­ar­ti­cu­lar los pro­ce­sos nacio­na­lis­tas en Lati­noa­mé­ri­ca, encrip­ta­dos den­tro de lo que ellos lla­man coope­ra­ción para la “demo­cra­cia”: Fun­da­cio­nes como: Agen­cia de los Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal – USAID o la Fun­da­ción Nacio­nal para la Demo­cra­cia ¬ NED etc., quie­nes obran como facha­das de la cen­tral de inte­li­gen­cia Ame­ri­ca­na CIA y el pen­tá­gono, tra­ba­jan en coor­di­na­ción con la con­tra­rre­vo­lu­ción local, para coad­yu­var a tum­bar al gobierno boli­va­riano e impo­ner un cabe­za de pla­ya, en los Esta­dos fron­te­ri­zos con Colombia.

El hecho sobre­vi­nien­te y con­tra­dic­to­rio es que la socie­dad colom­bia­na se encuen­tra frac­tu­ra­da de diver­sas for­mas, es natu­ral para el colom­biano medio que fami­lia­res o cono­ci­dos suyos de infan­cia vivan por fue­ra del país quie­nes ayu­dan a resol­ver par­te de los pro­ble­mas de abas­te­ci­mien­to interno de las fami­lias. Es decir, la obli­ga­ción de resol­ver los pro­ble­mas del empleo edu­ca­ción, salud vivien­da etc. El gobierno y el Esta­do nun­ca los ha teni­do como suyos, a esta cafre­ria de gober­nan­tes jamás le ha impor­ta­do el pro­ble­ma del bien­es­tar social o el bien común ; vía emi­gra­ción se evi­ta que deto­ne la car­ga, con seme­jan­te masa de colom­bia­nos que se van cada año al exte­rior, el régi­men reci­be dos ayu­das simul­tá­nea­men­te: Por un lado, des­ar­ti­cu­la los “exce­sos” de pobla­ción sen­si­ble a cues­tio­nar la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca de la oli­gar­quía por el desas­tre social interno, mien­tras para­dó­ji­ca­men­te los emi­gra­dos le ayu­dan al régi­men a resol­ver los pro­ble­mas de des­ocu­pa­ción quie­nes coho­nes­tan con los empre­sa­rios para man­te­ner la mise­ra­bi­li­dad del sala­rio, la ines­ta­bi­li­dad labo­ral e inse­gu­ri­dad social etc.; por otra par­te, se sir­ve de las reme­sas, equi­va­len­te a un 30 % de las expor­ta­cio­nes netas del país, que envían los des­pa­tria­dos a sus fami­lias ayu­dan­do a man­te­ner el con­su­mo interno y por lo tan­to la tasa media de ganan­cia de las empre­sas nacio­na­les de la oli­gar­quía y las trans­na­cio­na­les imperiales.

El que hacer en Vene­zue­la como mode­lo para el mundo

No es des­ca­be­lla­do pen­sar que la gran masa colom­bia­na resi­den­cia­da en Vene­zue­la, cer­ca­na a los 4’500,000 habi­tan­tes, más miles de nue­vos emi­gra­dos por año, podría defi­nir la balan­za a favor o en con­tra del pro­ce­so tan­to en Vene­zue­la como en Colom­bia. La oli­gar­quía tro­glo­di­ta colom­bia­na sien­ten pavor por la posi­ble poli­ti­za­ción de la gen­te a favor de la revo­lu­ción boli­va­ria­na por el impac­to que ello sig­ni­fi­ca en la con­cien­cia de sus pares fami­lia­res o ami­gos aquí en Colom­bia, no duda­ran en qui­tar­le los dere­chos polí­ti­cos a quie­nes vayan más allá de los votos cau­ti­vos a favor de los can­di­da­tos del régi­men; ello expli­ca el des­ca­ra­do frau­de que hubo en los dis­tin­tos con­su­la­dos con­tra la can­di­da­ta al sena­do Pie­dad Cór­do­ba, en las elec­cio­nes de mar­zo del año 2006; Un régi­men ile­gal e ile­gi­ti­mo de natu­ra­le­za mafio­sa, no ten­drá nin­gún escrú­pu­lo para des­co­no­cer los dere­chos polí­ti­co del colom­biano en Vene­zue­la en los comi­cios de mar­zo veni­de­ro; mien­tras acre­cien­ta la pre­sen­cia en terri­to­rio vene­zo­lano de mer­ce­na­rios de todos los pelam­bres inclui­dos los que com­pran votos a gra­nel, para des­es­ta­bi­li­zar el pro­ce­so boli­va­riano en con­tu­ber­nio con el impe­rio. Al colom­biano que se poli­ti­ce en Vene­zue­la en con­tra del régi­men uri­bis­ta, la orden es des­co­no­cer­lo, oja­la se des­co­nec­te para siem­pre de su país, al fiel esti­lo facho.
Esta reali­dad tie­ne que tener una res­pues­ta inte­li­gen­te, el pro­ble­ma elec­to­ral hoy mane­ja­ble por el pro­ce­so en Vene­zue­la, para Colom­bia tie­ne unas con­no­ta­cio­nes total­men­te dife­ren­tes. En lo elec­to­ral el colom­biano esta asquea­do de pro­me­sas y pro­me­se­ros ines­cru­pu­lo­sos que siem­pre ter­mi­nan defen­dién­do­se así mis­mo y dia­me­tral­men­te con­tra­rios a sus pro­pios elec­to­res, abs­ten­ción que lle­ga has­ta el 70%, tal reali­dad impli­ca que en la polí­ti­ca elec­to­ral solo se refle­je una acción poli­ti­ca de cla­se muy limi­ta­da, gene­ral­men­te en con­tra de los gran­des obje­ti­vos estra­té­gi­cos, más bien es un dila­to­rio que roba ener­gías y aca­ba con valio­sas ideas, pues­to que se evi­ta la dis­cu­sión de nues­tra vio­len­cia endé­mi­ca, deve­ni­da de la ausen­cia total de DEMOCRACIA en todos los órde­nes, y que cuan­do lo elec­to­ral se plan­tea como for­ma polí­ti­ca para la acción, supues­ta­men­te para debi­li­tar al régi­men, según dicen algu­nos, el elec­tor que reci­be el men­sa­je, asi este con­ten­ga prís­ti­nas inten­cio­nes, per­ci­be que no exis­te nin­gu­na corre­la­ción en igual­dad que lo repre­sen­te, sino una mera inten­ción de cap­tar un voto a como dé lugar y, ello las­ti­mo­sa­men­te resul­ta en una ver­dad, sin dife­ren­ciar si se es de izquier­da, obvia­men­te con lán­gui­das excepciones.

Es un hecho his­tó­ri­co que en el par­la­men­to colom­biano las mino­rías y la opo­si­ción se dilu­yen de tal for­ma que solo se vuel­ven en escri­bi­do­res de las cons­tan­cias de des­apro­ba­ción de las leyes oli­gár­qui­cas, máxi­me si estos care­cen de pro­yec­to alter­na­ti­vo de nación y no tie­nen como meta la toma del poder.
No es negar el cam­po elec­to­ral por negar­lo como for­ma de acción polí­ti­ca, es ver­le sus limi­ta­cio­nes y las ven­ta­jas que impli­ca tra­se­gar úni­ca­men­te por ese camino. Como ejem­plo típi­co, la tram­pa con­tra Car­los Gavi­ria mon­ta­da por el tene­bro­so Petro y su plé­ya­de de con­tra revo­lu­cio­na­rios tenia con­si­go el mie­do que el esta­ble­ci­mien­to en momen­tos como los actua­les, sen­tía por Car­los Gavi­ria y lo que sig­ni­fi­ca­ba el cómo demó­cra­ta, por ello se toma­ron el tra­ba­ji­to de sacar­lo de cir­cu­la­ción median­te una nau­sea­bun­da manio­bra y bir­lar­le una alter­na­ti­va real al pue­blo colom­biano, era la úni­ca opción dis­tin­ta al esta­ble­ci­mien­to con ver­da­de­ras posi­bi­li­da­des de vic­to­ria. Con su pro­pues­ta de hacer un país decen­te y ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co, a pesar de tan­ta oscu­ri­dad cir­cun­dan­te, por ahí se podía ir medio país, repre­sen­ta­ba la opción de la nego­cia­ción polí­ti­ca del con­flic­to interno y de una nue­va for­ma de ver la vida y por supues­to de resol­ver los pro­ble­mas de Colom­bia, el es un demó­cra­ta que no sen­tía mie­do al socia­lis­mo, al comu­nis­mo, a la revo­lu­ción etc., le pro­du­cía mie­do la incohe­ren­cia y la vena­li­dad de los hombres.

Así que el pro­ble­ma no es de negar tal o cual camino, ya habrá espa­cio para uno y otro, el pro­ble­mas es ser efi­cien­te y efi­caz, y enten­der el momen­to actual des­de una pers­pec­ti­va cien­tí­fi­ca social aquí y allá y seguir el camino. El prin­ci­pal pro­ble­ma a abor­dar hoy es: La edu­ca­ción en cul­tu­ra polí­ti­ca, esta sali­da es mil veces más sana y pro­ve­cho­sa cuan­do está des­pro­vis­ta de intere­ses elec­to­ra­les, pues­to que es libre y no gene­ra pre­ven­cio­nes. Indu­cir a miles de colom­bia­nos a estu­diar para que com­pren­dan los pro­ble­mas de aquí y allá para que se vin­cu­len a la acción polí­ti­ca cons­cien­te en ambos lados, pro­du­ce más impac­to que con­so­li­dar una sim­ple rela­ción clien­te­lar de que voten por tal o cual can­di­da­to, ello lo deci­de cada cual por auten­ti­ca con­vic­ción pro­duc­to de sus pro­pios avan­ces inte­lec­tua­les, sin que por ello no se haga la orien­ta­ción debi­da den­tro de la coyun­tu­ra actual. Es real­men­te impor­tan­te y ahí hay que inten­tar­lo todo: tene­mos que hacer una escue­la per­ma­nen­te de for­ma­ción de cua­dros por nive­les, oja­la ten­dien­tes a con­fi­gu­rar un INSTITUTO de estu­dios polí­ti­cos bina­cio­na­les, sobre pro­ble­mas glo­ba­les y nacio­na­les, con cla­ro enfo­que mate­ria­lis­ta mar­xis­ta; segu­ra­men­te con su abor­da­je en cor­to tiem­po se pro­du­ci­rá un indi­vi­duo poten­cia­li­za­do, cre­ci­do, empo­de­ra­do y dis­pues­to a asu­mir lo que haya que asu­mir para defen­der los logros de la revo­lu­ción e inci­dir cons­cien­te­men­te en nues­tro país.

El asun­to es dotar a los colom­bia­nos de ins­tru­men­tos sobre el que hacer. Su imple­men­ta­ción requie­re de una infra­es­truc­tu­ra bási­ca míni­ma, que se irá suplien­do en la medi­da de su desa­rro­llo, este será el ver­da­de­ro vehícu­lo de cone­xión entre las dos Colom­bias y la repu­bli­ca boli­va­ria­na. Con este esfuer­zo se ayu­da­ra a des alie­nar a millo­nes de la des­po­li­ti­za­ción, la oscu­ri­dad y el mie­do a con­fron­tar el fas­cis­mo para des­ha­cer­nos para siem­pre del opro­bio­so régi­men colom­biano, y hacer­le cla­ri­dad a los yan­quis que nues­tros ver­da­de­ros alia­dos son nues­tros pue­blos her­ma­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y caribeños.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.