Gre­cia con­ver­ti­da en pro­tec­to­ra­do por Jor­ge Alta­mi­ra

Gre­cia se ha con­ver­ti­do en un pro­tec­to­ra­do ofi­cial de la Unión Euro­pea, fun­da­men­tal­men­te de Ale­ma­nia (vuel­ve a la con­di­ción que tuvo des­de su inde­pen­den­cia, en 1830, has­ta que pasó a la órbi­ta de la Otan nor­te­ame­ri­ca­na). Cuan­do los dia­rios rumia­ban con la posi­bi­li­dad de que salie­ra un paque­te de res­ca­te para Gre­cia, sus ‘socios” le impu­sie­ron un laxan­te en fuer­tes dosis.

En el bre­ve lap­so de un mes, el gobierno de Ate­nas ha sido for­za­do a aumen­tar diver­sos impues­tos, cor­tar gas­tos pre­su­pues­ta­dos de capi­tal, redu­cir los sala­rios del sec­tor públi­co y aumen­tar la edad reque­ri­da para la jubi­la­ción.

Ocu­rre que al cabo de esas cua­tro sema­nas ven­cen deu­das esta­ta­les del orden de los 17 mil millo­nes de dóla­res. Más ade­lan­te, bajo la ‘super­vi­sión” de un comi­té de la UE, Gre­cia ten­drá que aumen­tar el IVA, redu­cir los sala­rios en la acti­vi­dad pri­va­da e hipo­te­car los ingre­sos de adua­na.

Es el méto­do con el que el impe­ria­lis­mo inglés gober­nó al mun­do en el siglo XIX. La cri­sis grie­ga deve­ló, en este epi­so­dio, el secre­to mejor guar­da­do de la UE: su con­di­ción de espa­cio de explo­ta­ción semi-colo­nial de la mayo­ría de sus Esta­dos por par­te de una mino­ría de pul­pos con asien­to, prin­ci­pal­men­te, en Ale­ma­nia, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia ‑y, por supues­to, los Esta­dos Uni­dos. Los ale­ma­nes, espe­cial­men­te, pre­ten­den repe­tir en Gre­cia la polí­ti­ca que impu­sie­ron en los paí­ses Bál­ti­cos, Hun­gría y Ucra­nia- en los cua­les no resol­vie­ron la quie­bra finan­cie­ra de esas nacio­nes pero sí impu­sie­ron una rece­sión des­co­mu­nal, que en el caso de Leto­nia pro­du­jo una caí­da de la pro­duc­ción indus­trial del 38% en el últi­mo tri­mes­tre de 2009.

La rece­ta debe­rá pasar aho­ra la prue­ba de la reac­ción de las masas grie­gas que, más allá de los paros gene­ra­les de 24 horas deci­di­dos por la buro­cra­cia de los sin­di­ca­tos, ha des­ata­do tam­bién una serie de huel­gas, por pre­sión de aba­jo, en varios sec­to­res del Esta­do. La rece­sión que pro­vo­ca­rá el ajus­te en Gre­cia agra­va­rá la cri­sis fis­cal, debi­do a la caí­da de la recau­da­ción. La solu­ción ale­ma­na es ape­nas una ten­ta­ti­va para poner a prue­ba la capa­ci­dad reac­ción de los tra­ba­ja­do­res grie­gos, meter mie­do a los de Ale­ma­nia y azu­zar el cho­vi­nis­mo entre los tra­ba­ja­do­res de los dife­ren­tes paí­ses. Pero no podrá con­te­ner la cesa­ción de pagos de Gre­cia o su pro­pa­ga­ción a otras nacio­nes ‑como Espa­ña, Irlan­da, Por­tu­gal e inclu­so Ita­lia- sea bajo la for­ma de cri­sis fis­ca­les y/​o ban­ca­rias o indus­tria­les (es lo que ocu­rre en Ita­lia). Por eso ha comen­za­do una espe­cu­la­ción con­tra el euro.

Lo intere­san­te, de todos modos, es que el caso grie­go demues­tra el ago­ta­mien­to de la polí­ti­ca de inter­ven­ción del Esta­do para con­te­ner la rece­sión y para sal­var a los ban­cos. El défi­cit fis­cal y la emi­sión mone­ta­ria se encuen­tran en cri­sis. La cri­sis grie­ga fue des­ata­da, pre­ci­sa­men­te, por la deci­sión del Ban­co Cen­tral Euro­peo de excluir la deu­da públi­ca de baja cali­fi­ca­ción, como la de Gre­cia, de las garan­tías acep­ta­bles para otor­gar prés­ta­mos a los ban­cos que finan­cia­ban a esos Esta­dos. Chi­na, antes, ya había empe­za­do a res­trin­gir la crea­ción de cré­di­to para dete­ner la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria y en la Bol­sa, el cre­ci­mien­to de la deu­da del Ban­co Cen­tral y la infla­ción. Los situa­ción fis­cal de los paí­ses más desa­rro­lla­dos (que le quie­ren dar lec­cio­nes a Gre­cia) es peor aún que la de Gre­cia, pues ade­más de tener un défi­cit de pro­por­cio­nes simi­la­res, tie­nen una deu­da públi­ca a pla­zos aún más cor­tos que los de Ate­nas – el pro­me­dio de la deu­da públi­ca grie­ga es de 7,5 años, el de la de Esta­dos Uni­dos, cua­tro años (The Eco­no­mist, 132).

El FMI aca­ba de seña­lar, en rela­ción a los paí­ses más desa­rro­lla­dos, que «la polí­ti­ca mone­ta­ria, en todas sus for­mas, ha alcan­za­do sus lími­tes» (Finan­cial Times, 162), o sea que si con­ti­núa, deri­va­ría en una hiper­in­fla­ción y en deva­lua­cio­nes en cas­ca­da. Con rela­ción a la cri­sis fis­cal seña­la que, si se agre­gan a los défi­cits corrien­tes de los pró­xi­mos años los gas­tos por jubi­la­cio­nes que no tie­nen finan­cia­ción pre­vis­ta, el des­ba­lan­ce, en 2050, podría lle­gar al 250% del PBI en Ita­lia; al 300%, en Ale­ma­nia; al 400%, en Fran­cia; al 450%, en Esta­dos Uni­dos; al 500%, en Gran Bre­ta­ña y al 600%, en Japón.

Por eso las pro­pues­tas de ajus­te giran todas, por sobre todo, en liqui­dar el sis­te­ma jubi­la­to­rio, que no es más que el sala­rio cobra­do al final de la vida labo­ral. Esas pre­vi­sio­nes son muy intere­san­tes por­que van para­le­las a esti­ma­cio­nes de cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, lo que es cla­ra­men­te una con­tra­dic­ción. Pero, bajo el capi­ta­lis­mo, el aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo sig­ni­fi­ca al mis­mo tiem­po una reduc­ción rela­ti­va del valor de la rique­za mer­can­til, por tan­to una ten­den­cia a la caí­da de la tasa de ganan­cia sobre el capi­tal inver­ti­do y a la sobre­pro­duc­ción, y una ten­den­cia al des­em­pleo masi­vo.

Bajo el capi­ta­lis­mo, la rique­za no se mide por su uti­li­dad social sino por el bene­fi­cio que gene­ra al capi­tal ‑por eso en todas sus cri­sis la socie­dad se hun­de rodea­da de una rique­za social que es más gran­de que nun­ca. El capi­ta­lis­mo no pue­de garan­ti­zar la jubi­la­ción pro­me­ti­da, por­que no pue­de garan­ti­zar tam­po­co el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo adap­ta­do a los tra­ba­ja­do­res de todas las eda­des.

El edi­tor del Finan­cial Times aca­ba de escri­bir que «Gre­cia no es Esta­dos Uni­dos», pero en el desa­rro­llo del plan­teo prue­ba, a pesar de él, lo con­tra­rio. La cri­sis de un país no es sólo el espe­jo para el país que le sigue, sino que impor­ta por el impac­to que pro­vo­ca en el con­jun­to de las rela­cio­nes que for­man la eco­no­mía mun­dial, y que de este modo apro­xi­ma las dife­ren­tes estruc­tu­ras y par­ti­cu­la­ri­da­des nacio­na­les hacia un mis­mo abis­mo. Si, por ejem­plo, la cesa­ción de pagos de Gre­cia obli­ga­ra a su exclu­sión de la mone­da euro­pea (como ya ocu­rre con Gran Bre­ta­ña o los paí­ses escan­di­na­vos), para muchos esto mar­ca­ría el prin­ci­pio del fin de la Unión Euro­pea. Pero no hace fal­ta lle­gar a tan­to: la con­ver­sión de Gre­cia en un pro­tec­to­ra­do de la UE ya es una mani­fes­ta­ción de esa desin­te­gra­ción.

Pren­sa Obre­ra /​La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *