La ame­na­za de una ter­ce­ra gue­rra mun­dial sigue en la agen­da yan­qui por Libar­do Muñoz

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial impe­ria­lis­ta fina­li­zó el 11 de noviem­bre de 1918, ape­nas 20 años la sepa­ran de la Segun­da Gue­rra Mun­dial pro­vo­ca­da de igual for­ma por las poten­cias capi­ta­lis­tas de occi­den­te, como ins­tru­men­to de rapa­ci­dad en bus­ca del some­ti­mien­to de la huma­ni­dad a las ambi­cio­nes del mili­ta­ris­mo nazi fas­cis­ta de la Ale­ma­nia hitleriana.

an que­da­do atrás otras, una serie de gue­rras pero madu­ran otras como lo advier­te el escri­tor ruso G. Debo­rin, en su estu­pen­do libro «La Segun­da Gue­rra Mun­dial», publi­ca­do en 1977.

Esta­ban vivos los cálcu­los de Fran­cia, Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos con­tra la Unión sovié­ti­ca, crea­ron el «Plan Dawes» para que resur­gie­ra la indus­tria pesa­da y béli­ca de Ale­ma­nia, que incluía cré­di­tos esta­dou­ni­den­ses, por miles de millo­nes de dóla­res. En el fon­do esta­ba la con­sig­na de liqui­dar a lo que en ese momen­to se cono­ció como la URSS.

Nor­te­ame­ri­ca­nos, ingle­ses y fran­ce­ses entra­ron en un des­ca­ra­do con­tu­ber­nio con lo más reac­cio­na­rio de Ale­ma­nia, Chur­chil, a quien la pren­sa capi­ta­lis­ta nos lo mues­tra como un pala­dín de la paz, lle­gó a expre­sar su odio al Par­ti­do Comu­nis­ta de la URSS de la que dijo que debía ser «asfi­xia­da en su pro­pia cuna».

Hom­bres de nego­cios, reac­cio­na­rios de las gran­des poten­cias lle­ga­ron a plan­tear un pac­to para crear un fren­te común anti­so­vié­ti­co, el pro­pio Eishinho­wer, Coman­dan­te de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses alber­gó la espe­ran­za de que Ale­ma­nia liqui­da­ra al Ejér­ci­to rojo, pero ni el, ni los ban­que­ros de Wall Street pen­sa­ron jamás en la mag­ni­tud de la resis­ten­cia de la URSS fren­te a la feroz ofen­si­va de la más gran­de y san­gui­na­ria máqui­na de muer­te que en ese momen­to era el Ejér­ci­to Nazi, coman­da­do por cri­mi­na­les de gue­rra que fue­ron derro­ta­dos y lle­va­dos a los tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les.

Los círcu­los fas­cis­tas de Ale­ma­nia, Japón e Ita­lia cau­san­tes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial tam­bién tenían un plan de des­atar una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial, en el «caso de una derro­ta de las tro­pas de Hitler». No logra­ron ese demen­cial pro­pó­si­to por­que la vic­to­ria rusa fue tan con­tun­den­te que se impu­so en los paí­ses de don­de los nazis fue­ron expul­sa­dos una polí­ti­ca de recons­truc­ción y de paz hacia el futu­ro, de la cual sur­gie­ron prin­ci­pios aún vigen­tes de coexis­ten­cia pací­fi­ca entre paí­ses de dife­ren­tes for­mas de gobierno.

El man­do alia­do, bajo la influen­cia de los EE UU demo­ró dema­sia­do tiem­po para abrir el segun­do fren­te en Euro­pa, sólo lo hizo en 1944, cuan­do Ale­ma­nia tenía la gue­rra per­di­da. Esa demo­ra fue pre­me­di­ta­da y tam­bién espe­ran­za­da en que el Ejér­ci­to Sovié­ti­co se exte­nua­ra hacién­do­le fren­te sólo a la ofen­si­va hitle­ria­na.

Has­ta los últi­mos días de los cri­mi­na­les de gue­rra del nazi fas­cis­mo ante el Tri­bu­nal de Nurem­berg, la reac­ción impe­ria­lis­ta mun­dial abo­gó por los sen­ten­cia­dos a muer­te, con el deseo de que esos per­so­na­jes sobre­vi­vie­ran, se bur­la­ran de la huma­ni­dad y del pro­pio pue­blo ale­mán al que cau­sa­ron tan­to daño.

Que­da­ron al des­cu­bier­to pla­nes y ayu­da mate­rial de los mono­po­lis­tas de la dere­cha, para que Ale­ma­nia arma­ra su ejér­ci­to que aso­ló Euro­pa, Áfri­ca, el Medi­te­rrá­neo y par­te de Áfri­ca, ade­más de los pla­nes des­ti­na­dos a Lati­noa­mé­ri­ca que tam­bién esta­ba en los cálcu­los de escla­vi­za­ción del mun­do por el Ter­cer Reich.

PC Colom­biano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.