La ame­na­za de una ter­ce­ra gue­rra mun­dial sigue en la agen­da yan­qui por Libar­do Muñoz

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial impe­ria­lis­ta fina­li­zó el 11 de noviem­bre de 1918, ape­nas 20 años la sepa­ran de la Segun­da Gue­rra Mun­dial pro­vo­ca­da de igual for­ma por las poten­cias capi­ta­lis­tas de occi­den­te, como ins­tru­men­to de rapa­ci­dad en bus­ca del some­ti­mien­to de la huma­ni­dad a las ambi­cio­nes del mili­ta­ris­mo nazi fas­cis­ta de la Ale­ma­nia hitleriana.

an que­da­do atrás otras, una serie de gue­rras pero madu­ran otras como lo advier­te el escri­tor ruso G. Debo­rin, en su estu­pen­do libro «La Segun­da Gue­rra Mun­dial», publi­ca­do en 1977.

Esta­ban vivos los cálcu­los de Fran­cia, Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos con­tra la Unión sovié­ti­ca, crea­ron el «Plan Dawes» para que resur­gie­ra la indus­tria pesa­da y béli­ca de Ale­ma­nia, que incluía cré­di­tos esta­dou­ni­den­ses, por miles de millo­nes de dóla­res. En el fon­do esta­ba la con­sig­na de liqui­dar a lo que en ese momen­to se cono­ció como la URSS.

Nor­te­ame­ri­ca­nos, ingle­ses y fran­ce­ses entra­ron en un des­ca­ra­do con­tu­ber­nio con lo más reac­cio­na­rio de Ale­ma­nia, Chur­chil, a quien la pren­sa capi­ta­lis­ta nos lo mues­tra como un pala­dín de la paz, lle­gó a expre­sar su odio al Par­ti­do Comu­nis­ta de la URSS de la que dijo que debía ser «asfi­xia­da en su pro­pia cuna».

Hom­bres de nego­cios, reac­cio­na­rios de las gran­des poten­cias lle­ga­ron a plan­tear un pac­to para crear un fren­te común anti­so­vié­ti­co, el pro­pio Eishinho­wer, Coman­dan­te de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses alber­gó la espe­ran­za de que Ale­ma­nia liqui­da­ra al Ejér­ci­to rojo, pero ni el, ni los ban­que­ros de Wall Street pen­sa­ron jamás en la mag­ni­tud de la resis­ten­cia de la URSS fren­te a la feroz ofen­si­va de la más gran­de y san­gui­na­ria máqui­na de muer­te que en ese momen­to era el Ejér­ci­to Nazi, coman­da­do por cri­mi­na­les de gue­rra que fue­ron derro­ta­dos y lle­va­dos a los tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les.

Los círcu­los fas­cis­tas de Ale­ma­nia, Japón e Ita­lia cau­san­tes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial tam­bién tenían un plan de des­atar una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial, en el «caso de una derro­ta de las tro­pas de Hitler». No logra­ron ese demen­cial pro­pó­si­to por­que la vic­to­ria rusa fue tan con­tun­den­te que se impu­so en los paí­ses de don­de los nazis fue­ron expul­sa­dos una polí­ti­ca de recons­truc­ción y de paz hacia el futu­ro, de la cual sur­gie­ron prin­ci­pios aún vigen­tes de coexis­ten­cia pací­fi­ca entre paí­ses de dife­ren­tes for­mas de gobierno.

El man­do alia­do, bajo la influen­cia de los EE UU demo­ró dema­sia­do tiem­po para abrir el segun­do fren­te en Euro­pa, sólo lo hizo en 1944, cuan­do Ale­ma­nia tenía la gue­rra per­di­da. Esa demo­ra fue pre­me­di­ta­da y tam­bién espe­ran­za­da en que el Ejér­ci­to Sovié­ti­co se exte­nua­ra hacién­do­le fren­te sólo a la ofen­si­va hitle­ria­na.

Has­ta los últi­mos días de los cri­mi­na­les de gue­rra del nazi fas­cis­mo ante el Tri­bu­nal de Nurem­berg, la reac­ción impe­ria­lis­ta mun­dial abo­gó por los sen­ten­cia­dos a muer­te, con el deseo de que esos per­so­na­jes sobre­vi­vie­ran, se bur­la­ran de la huma­ni­dad y del pro­pio pue­blo ale­mán al que cau­sa­ron tan­to daño.

Que­da­ron al des­cu­bier­to pla­nes y ayu­da mate­rial de los mono­po­lis­tas de la dere­cha, para que Ale­ma­nia arma­ra su ejér­ci­to que aso­ló Euro­pa, Áfri­ca, el Medi­te­rrá­neo y par­te de Áfri­ca, ade­más de los pla­nes des­ti­na­dos a Lati­noa­mé­ri­ca que tam­bién esta­ba en los cálcu­los de escla­vi­za­ción del mun­do por el Ter­cer Reich.

PC Colom­biano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *