Eus­kal Herria, reple­ta aun de sim­bo­lo­gia fas­cis­ta

NI ave­ni­das dedi­ca­das al gene­ra­lí­si­mo, ni esta­tuas ecues­tres en honor del mili­tar que duran­te cua­tro déca­das gober­nó con mano de hie­rro esa Espa­ña: una gran­de y libre, lema que acu­ñó el fran­quis­mo y que sólo se que­dó en eso, en un eslo­gan. Trein­ta y cin­co años des­pués de la muer­te de Fran­co, en Eus­kal Herria las hue­llas de la dic­ta­du­ra no son osten­si­bles, pero ahí siguen. En segun­do o ter­cer plano, la sim­bo­lo­gía fran­quis­ta con­vi­ve con los vas­cos. Según un cen­so ofi­cio­so ‑dada la ausen­cia de una reco­pi­la­ción ofi­cial- más de una vein­te­na de emble­mas, dis­tin­ti­vos y nom­bres no se han eli­mi­na­do.

Des­de águi­las impe­ria­les a calles dedi­ca­das a des­ta­ca­dos fran­quis­tas, los rega­tes a la Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca son evi­den­tes. La nor­ma deja cla­ro en su artícu­lo 15 que las admi­nis­tra­cio­nes toma­rán las medi­das opor­tu­nas para la reti­ra­da de escu­dos, insig­nias, pla­cas y otros obje­tos o men­cio­nes de exal­ta­ción del alza­mien­to, de la Gue­rra Civil y de la dic­ta­du­ra. Pero hecha la ley, hecha la tram­pa, ya que el segun­do apar­ta­do del cita­do artícu­lo ya advier­te de que no se podrá apli­car cuan­do con­cu­rran razo­nes artís­ti­cas, arqui­tec­tó­ni­cas o artís­ti­co-reli­gio­sas. Esto es lo que adu­ce el Gobierno espa­ñol para no reti­rar el escu­do que flan­quea la pla­za Moyúa des­de el edi­fi­cio de Hacien­da. Un clá­si­co de los ico­nos fran­quis­tas en Biz­kaia. Pre­ci­sa­men­te, este terri­to­rio es el que gana el ran­king de la CAV.

Uno de los que más ha dado de que hablar en Bil­bao es el paseo dedi­ca­do a Rafael Sán­chez Mazas, fun­da­dor de la Falan­ge y minis­tro de Fran­co. Un vecino de Bil­bao inter­pu­so una denun­cia con­tra el Ayun­ta­mien­to para que cam­bia­ra el nom­bre que home­na­jea al com­po­si­tor del Arri­ba Espa­ña. Pero la pla­ca sigue ahí. Al igual que la que hon­ra a los caí­dos en la Socie­dad Bil­bai­na.

Dos casos simi­la­res son los de las casas con­sis­to­ria­les de Bara­kal­do y Plen­tzia, en cuyas pare­des toda­vía están col­ga­dos los cua­dros de los alcal­des de la dic­ta­du­ra. Aquí, la Ley no con­cre­ta el modo de actuar, y los actua­les man­da­ta­rios no se dan por alu­di­dos. En la loca­li­dad cos­te­ra, ade­más de los cua­dros des­ta­ca la con­ce­sión de la meda­lla de oro que el Con­sis­to­rio aún man­tie­ne a José Daniel Laca­lle. Un fran­quis­ta pata negra que, des­pués de morir el cau­di­llo, con­ti­nuó dejan­do su impron­ta ultra. En sep­tiem­bre de 1978, Laca­lle fue expul­sa­do del casino de Plen­tzia por arran­car una iku­rri­ña.

La lis­ta en Biz­kaia con­ti­núa con el monu­men­to dedi­ca­do a los caí­dos del ban­do nacio­nal en el mon­te Gaz­te­lu­men­di. La calle dedi­ca­da en San­tur­tzi al capi­tal Men­di­za­bal y la ins­crip­ción que recuer­da al cau­di­llo en el inte­rior de la gale­ría Pun­ta Bego­ña en Erea­ga son otros ejem­plos de los des­pis­tes de la Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca, que en Ara­ba tie­ne más ejem­plos. En Laguar­dia se da uno de los casos más esper­pén­ti­cos, ya que en pleno cas­co anti­guo una pla­ca recuer­da al coro­nel Luis Raba­ne­ra, muer­to glo­rio­sa­men­te el 20 de abril de 1937 por Dios y por la Patria en el fren­te de Biz­kaia. Se da la cir­cuns­tan­cia de que este valien­te era el tío del ex dipu­tado gene­ral de Ara­ba, Ramón Raba­ne­ra, que en más de una oca­sión se ha nega­do a reti­rar la pla­ca. Tam­bién en este muni­ci­pio toda­vía resis­te el bus­to, con el yugo y las fle­chas, en honor de José Cal­vo Sote­lo, ase­si­na­do en 1936 y minis­tro con Pri­mo de Rive­ra.

Antes de lle­gar a Gas­teiz, un ejem­plo de los ico­nos fran­quis­tas se loca­li­za en el mon­te Urbi­na. Aquí, una pie­dra recuer­da a tres avia­do­res de la Legión Cón­dor. En otra cima, esta vez la de Ola­ri­zu, una cruz colo­ca­da por la San­ta Misión Vito­ria­na en 1951 home­na­jea a los sacer­do­tes ala­ve­ses que caye­ron en la cru­za­da. Ya en la capi­tal de la CAV, y de nue­vo con la Igle­sia como pro­ta­go­nis­ta, se encuen­tra uno de los casos más cri­ti­ca­dos. Es el escu­do fran­quis­ta que pre­si­de la par­te supe­rior de una de las entra­das de la cate­dral nue­va de Gas­teiz, cen­tro reli­gio­so que fue inau­gu­ra­do por Fran­co. Asi­mis­mo, en el anti­guo Pala­cio de Jus­ti­cia de la capi­tal ala­ve­sa sigue intac­to un escu­do pre­cons­ti­tu­cio­nal.

La pre­sen­cia de sim­bo­lo­gía fran­quis­ta en el terri­to­rio gui­puz­koa­rra se pue­de cali­fi­car como anec­dó­ti­ca. Y en el cen­so ofi­cio­so que este perió­di­co ha rea­li­za­do úni­ca­men­te se han encon­tra­do casos con­ta­dos en Donos­tia. El más cla­ro es el monu­men­to eri­gi­do a los caí­dos en el ban­do fran­quis­ta que se encuen­tra en el cemen­te­rio de Polloe. Si uno reco­rre las calles de la capi­tal gui­puz­coa­na pue­de topar­se con un águi­la impe­rial pre­si­dien­do el edi­fi­cio de la Capi­ta­nía Marí­ti­ma, uno de los esca­so ejem­plos de ico­nos fran­quis­tas que siguen pre­sen­tes, así como la pla­ca que jun­to al pri­mer piso de la ave­ni­da de la Liber­tad recuer­da a Lau­ra Bru­net como madre espa­ño­la ejem­plar que ofre­ció a la patria la vida de cin­co de sus hijos. En el calle­je­ro tam­bién figu­ra la calle Con­de de Pla­sen­cia.

Nava­rra ha sido el terri­to­rio his­tó­ri­ca­men­te más sal­pi­ca­do por sim­bo­lo­gía fran­quis­ta de los antes men­cio­na­dos. Aun­que la pur­ga de los ico­nos que hacían alu­sión a la eta­pa más negra de la his­to­ria recien­te han sido cons­tan­tes en los últi­mos años, su capi­tal sigue dan­do cobi­jo a refe­ren­cias del fran­quis­mo. Una reali­dad que se le pue­de acha­car a las manio­bras de UPN, con la alcal­de­sa Yolan­da Bar­ci­na a la cabe­za. La del­fín de Miguel Sanz al fren­te de la for­ma­ción regio­na­lis­ta ha sabi­do jugar sus car­tas para lle­var a su terreno las deman­das de la opo­si­ción. El ejem­plo más cla­ro es el rebau­ti­zo de la pla­za Con­de de Rodezno, en cuya pla­ca ya no se recuer­da al minis­tro gol­pis­ta Tomás Domín­guez de Aré­va­lo ‑pri­mer titu­lar de la car­te­ra de Jus­ti­cia del Gabi­ne­te de Fran­co-. Bar­ci­na defien­de cum­plir la Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca y la Ley Foral de Sím­bo­los al haber supri­mi­do la refe­ren­cia del polí­ti­co nava­rro y dejar, exclu­si­va­men­te, el actual nom­bre, algo de lo que dis­cre­pan el res­to de par­ti­dos pre­sen­tes en el Con­sis­to­rio de Iru­ñea. Estos recuer­dan que la cita­da pla­za reci­bió este nom­bre en 1952 no por cual­quier Con­de de Rodezno, sino por el últi­mo que osten­tó el car­go, el fran­quis­ta Domín­guez de Aré­va­lo, que murió un año antes.

Otro caso par­ti­cu­lar es el mau­so­leo de los caí­dos. Aquí están los res­tos de Mola y San­jur­jo. Ins­ta­la­ción en la que reza el lema Nava­rra a sus muer­tos en la Cru­za­da, si bien hoy el men­sa­je se encuen­tra ocul­to tras un gran car­tel que dice Sala de Expo­si­cio­nes Con­de Rodezno. Un edi­fi­cio en cuyas pare­des están ins­cri­tos los nom­bres de todos los nava­rros falle­ci­dos en las filas nacio­na­les. La lis­ta con­ti­núa y no deja en buen lugar a la Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca que, dos años des­pués de su apro­ba­ción, sigue dejan­do lagu­nas en su cum­pli­mien­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *