El Pen­tá­gono pre­pa­ra un asal­to mili­tar a Venezuela

Des­de la isla de Aru­ba está fun­cio­nan­do, des­de hace ya años una de las bases más estra­té­gi­cas y de avan­za­da de segui­mien­to del Coman­do Sur de las FFAA de EEUU (SOUTHCOM). Así ocu­rre, que en ese terri­to­rio entra­ron sin pro­ble­ma alguno, los mari­nes de gue­rra, sofo­ca­dos por el calor, obser­van­do pere­zo­sa­men­te los movi­mien­tos del vecino país. Han sido muchos los vene­zo­la­nos, quie­nes en su visi­ta a la isla cari­be­ña, han vis­tos la base mili­tar duran­te los últi­mos tiem­pos, ya que la pre­pa­ra­ción y la coor­di­na­ción de «las acti­vi­da­des mili­ta­res» deci­si­vas en con­tra de Vene­zue­la están en pleno desarrollo.

Des­de cua­tro enor­mes pan­ta­llas. Moni­to­rean los movi­mien­tos de los esta­dos vene­zo­la­nos, fron­te­ri­zos con Colom­bia, Táchi­ra y Zulia, con los obje­ti­vos mili­ta­res mar­ca­dos con todos sus deta­lles, las poli­go­na­les de los tan­ques, los aero­puer­tos, los sitios de ubi­ca­ción de las uni­da­des mili­ta­res, las ciu­da­de­las en guar­ni­ción, así como los cen­tros de explo­ta­ción y refi­na­ción de petró­leo, los oleo­duc­tos, las fábri­cas y las plan­tas.( La infor­ma­ción que se obser­van a tra­vés de estas pan­ta­llas elec­tró­ni­cas Según fuen­tes de inte­li­gen­cia) es lo sufi­cien­te para com­pren­der, que des­de el terri­to­rio de Aru­ba se está lle­van­do a cabo una obser­va­ción de vein­ti­cua­tro horas de la cos­ta cari­be­ña y las regio­nes occi­den­ta­les de Venezuela.

La acti­va­ción de los cen­tros nor­te­ame­ri­ca­nos de segui­mien­to y con­trol en Aru­ba y Cura­zao en el mar Cari­be está sien­do silen­cia­da por la gran pren­sa extran­je­ra. Se some­te a la cen­su­ra cual­quier pis­ta (a favor del Pen­tá­gono), que demues­tre la inten­sa acti­vi­dad de inte­li­gen­cia de los ser­vi­cios espe­cia­les de EEUU en su direc­ción hacia Vene­zue­la, sobre todo des­de el terri­to­rio de Colom­bia, Puer­to-Rico, Pana­má, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Tri­ni­dad y Toba­go, y aho­ra Chile.

El obje­ti­vo prin­ci­pal, plan­tea­do des­de los cen­tros de segui­mien­to son: la defi­ni­ción del poten­cial real/​militar de las Fuer­zas Arma­das de Vene­zue­la, de los pla­nes de des­plie­gue defen­si­vo de las uni­da­des, del nivel de la moder­ni­za­ción de los arma­men­tos, de la leal­tad del cuer­po de ofi­cia­les al gobierno boli­va­riano, de la pre­pa­ra­ción para el com­ba­te de los bata­llo­nes de las mili­cias boli­va­ria­nas, de su núme­ro real, de la capa­ci­dad para la rea­li­za­ción de una «gue­rra asi­mé­tri­ca» pro­lon­ga­da con el uso de tác­ti­cas de gue­rra de guerrillas.

La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los estra­te­gas nor­te­ame­ri­ca­nos la pro­vo­can las re estra­te­gias de Hugo Chá­vez de defen­der a cual­quier pre­cio la ocu­pa­ción de los yaci­mien­tos petro­lí­fe­ros y las fábri­cas en caso de una agre­sión mili­tar direc­ta de EEUU en con­tra de Vene­zue­la. ¿Habrá pre­vi­sio­nes mili­ta­res? ¿De que todos los pozos petro­le­ros sean vola­dos de verdad?

Los estra­te­gas del Pen­tá­gono les preo­cu­pan en igual medi­da las pers­pec­ti­vas poten­cia­les del for­ta­le­ci­mien­to de los fren­tes gue­rri­lle­ros de la izquier­da en Colom­bia y de su sur­gi­mien­to en aque­llos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, don­de están ubi­ca­das bases mili­ta­res de EEUU. Como un sín­to­ma alar­man­te para los ana­lis­tas de la CIA, la inte­li­gen­cia mili­tar, la Agen­cia de la Segu­ri­dad Nacio­nal y de otros ser­vi­cios, es la apa­ri­ción de gru­pos gue­rri­lle­ros de ten­den­cia izquier­dis­ta en Méxi­co, o sea deba­jo del maru­to de Esta­dos Uni­dos. Los gue­rri­lle­ros mexi­ca­nos ya han decla­ra­do sobre su par­ti­ci­pa­ción en la orga­ni­za­ción de sabo­ta­jes en una serie de oleo­duc­tos. Vale la pena recor­dar, que el esta­do mexi­cano de Chia­pas por si solo se encuen­tra duran­te muchos años bajo el con­trol real de des­ta­ca­men­tos gue­rri­lle­ros del legen­da­rio coman­dan­te Mar­cos. Es poco pro­ba­ble, que él per­ma­nez­ca neu­tral en las con­di­cio­nes de una agre­sión de EEUU con­tra Vene­zue­la, el país, que ha hecho mucho para el relan­za­mien­to de pue­blos indí­ge­nas en la Amé­ri­ca Latina.

No hay dudas de que como una res­pues­ta a cual­quier acción/​militar agre­si­va de los nor­te­ame­ri­ca­nos con­tra Vene­zue­la, ven­drá la radi­ca­li­za­ción gene­ral de la situa­ción polí­ti­ca en el con­ti­nen­te. Ya aho­ra se pre­sen­ta más evi­den­te, que una revan­cha de las fuer­zas de la dere­cha en una serie de paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y su retorno al rum­bo des­pia­da­do neo­li­be­ral, con­du­ce a la con­so­li­da­ción de los áni­mos de pro­tes­ta de tal enver­ga­du­ra, que el sur­gi­mien­to de nue­vos regí­me­nes «popu­la­res» en la región es sólo una cues­tión del tiem­po. Los can­di­da­tos más cer­ca­nos son Méxi­co y el Perú, en los que los gobier­nos de Cal­de­rón y Gar­cía han lle­ga­do al poder con la ayu­da de un bon­da­do­so apo­yo finan­cie­ro de Esta­dos Uni­dos y de las refi­na­das inge­nie­rías elec­to­ra­les, que obs­ta­cu­li­zan, en par­ti­cu­lar, la expre­sión libre de la volun­tad de los elec­to­res de las sec­to­res más pobres.

En estas con­di­cio­nes de cri­sis eco­nó­mi­ca será impo­si­ble con­te­ner el empu­je, o sea, del des­con­ten­to popu­lar sobre el tras­fon­do pro­vo­can­te de «los admi­nis­tra­do­res efi­ca­ces». Para con­te­ner este empu­je, se hará nece­sa­rio dis­pa­rar con­tra el pue­blo, como en aque­llos «bue­nos y vie­jos» tiem­pos, cuan­do en Amé­ri­ca Lati­na gober­na­ban los dic­ta­do­res san­grien­tos, crea­dos con la ben­di­ción de los pre­si­den­tes esta­dou­ni­den­ses ele­gi­dos demo­crá­ti­ca­men­te. Sin embar­go ¿aca­so se deci­den los gober­nan­tes neo­li­be­ra­les del comien­zo del siglo XXI, estos ope­ra­do­res rapa­ces de las pri­va­ti­za­cio­nes y de la extor­sión per­ma­nen­te, dar la orden «¡fue­go!» con­tra la masa popu­lar espon­tá­nea, enfu­re­ci­da por el hecho de que le hayan qui­ta­do todos los dere­chos ele­men­ta­les y las posi­bi­li­da­des de cam­biar la situa­ción a su favor por la vía demo­crá­ti­ca? El pri­mer dis­pa­ro de este tipo sig­ni­fi­ca­rá una sola cosa: el pue­blo obtie­ne el dere­cho de res­pon­der de la mis­ma mane­ra, toman­do las armas.

Pre­ci­sa­men­te por la mis­ma razón la admi­nis­tra­ción de Oba­ma tie­ne pri­sa de aca­bar con «el gobierno dic­ta­to­rial» de Chá­vez duran­te el pre­sen­te año 2010: «Vene­zue­la es el cen­tro líder de la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta en Lati­noa­mé­ri­ca”. El derro­ca­mien­to de Chá­vez, lo espe­ran ansio­so en Washing­ton, «con­du­ci­rá a la caí­da auto­má­ti­ca de todos los demás gobier­nos del Alba Boli­va­riano, esti­mu­la­dos por él en el con­ti­nen­te». La ope­ra­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca glo­bal de encu­bri­mien­to de la agre­sión, que se está pre­pa­ran­do con­tra Vene­zue­la, se encuen­tra aho­ra en pleno desarrollo.

Muchos ana­lis­tas polí­ti­cos vene­zo­la­nos han lla­ma­do la aten­ción a que la lla­ma­da «gran pren­sa de IV gene­ra­ción» ha des­ata­do una nue­va espi­ral de la gue­rra pro­pa­gan­dís­ti­ca sin­cro­ni­za­da, coor­di­na­da temá­ti­ca­men­te, en con­tra de Chá­vez y su varian­te alter­na­ti­va del sis­te­ma socio-polí­ti­co de la socie­dad («el socia­lis­mo del siglo XXI»). La posi­ción de los medios neo­li­be­ra­les de comu­ni­ca­ción masi­va sigue sien­do la mis­ma: ¡aún no exis­te otro sis­te­ma, que se reve­la­ría mejor del «úni­ca­men­te posi­ble», el capi­ta­lis­ta! En una mane­ra del ulti­má­tum tota­li­ta­rio, estos esta­dis­tas del «nue­vo orden mun­dial» le nie­gan a Chá­vez y a sus segui­do­res el dere­cho a las bús­que­das y expe­ri­men­tos crea­do­res, que demues­tren, que «otro mun­do es posible».

Las gran­des cor­po­ra­cio­nes de los medios de comu­ni­ca­ción. Pro­nos­ti­can para este año «el derro­ca­mien­to de Chá­vez» por los mili­ta­res (hay que enten­der, de que son los vene­zo­la­nos, pero con la ayu­da de sus «cole­gas» extran­je­ros nor­te­ame­ri­ca­nos y colom­bia­nos), «el fra­ca­so ter­mi­nan­te de su expe­ri­men­to socia­lis­ta», y jun­to con él, el fin «del des­or­den y el caos, que rei­nan en el país». La mala fe de los perio­dis­tas extran­je­ros la demues­tra una mul­ti­tud de hechos: se silen­cian las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res en apo­yo de Chá­vez, del nivel cons­tan­te­men­te alto de la popu­la­ri­dad del pre­si­den­te (den­tro del lími­te del 5960 por cien­to, aun­que las fuen­tes exter­nas están repi­tien­do sobre el 4548 por cien­to), de la rea­li­za­ción exi­to­sa de dife­ren­tes misio­nes socia­les, inclu­so la habitacional.

Los ser­vi­cios pro­pa­gan­dís­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos. Repi­ten, que Chá­vez está apo­yan­do a los terro­ris­tas con sus petro­dó­la­res y dia­man­tes, sumi­nis­tra armas a los gru­pos gue­rri­lle­ros en Colom­bia y has­ta en Méxi­co, don­de han sido con­fis­ca­das Fusi­les Kalásh­ni­kov, supues­ta­men­te de la recien­te fabri­ca­ción rusa. Hacien­do ver los medios de comu­ni­ca­ción del exte­rior, que Chá­vez es el pro­tec­tor de todos los nar­co-car­te­les de Amé­ri­ca Lati­na, aun­que aho­ra es bien sabi­do, que el ope­ra­dor líder del nar­co­trá­fi­co regio­nal es la DEA, el depar­ta­men­to cabe­ce­ra en el sis­te­ma de los ser­vi­cios espe­cia­les de EEUU, que se ocu­pa de este nego­cio rentable.

Has­ta el año 2000 la pro­pa­gan­da de EEUU pre­sen­ta­ba a Cuba socia­lis­ta como «el cen­tro del mal» en Amé­ri­ca Lati­na, some­tién­do­la al ostra­cis­mo de cual­quier tipo, el ais­la­mien­to y, a fin de cuen­tas, a la liqui­da­ción. Des­pués del for­ta­le­ci­mien­to de las posi­cio­nes de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na en el con­ti­nen­te, de la crea­ción del blo­que inte­gra­cio­nis­ta del ALBA, del lla­ma­do a for­mar una unión mili­tar den­tro de sus mar­cos y de la pro­mo­ción de otras ini­cia­ti­vas, inacep­ta­bles des­de todo pun­to de vis­ta para Washing­ton, enton­ces «el cen­tro del mal» ha sido decla­ra­da Venezuela.

Los medios extran­je­ros de comu­ni­ca­ción masi­va, están repi­tien­do incan­sa­ble­men­te sobre «el des­or­den y el caos» en Vene­zue­la. Escri­ben mucho sobre la supues­ta esci­sión y el des­con­ten­to den­tro del ejér­ci­to vene­zo­lano. Sobre «la inse­gu­ri­dad ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca» de las fuer­zas arma­das boli­va­ria­nas aún se inten­ta repe­tir el mis­mo esque­ma, del inten­to gol­pis­ta de abril de 2002. Esa vez una par­te de los altos ofi­cia­les, quie­nes en su mayo­ría ter­mi­na­ron estu­dios en la Escue­la de las Amé­ri­cas, el cen­tro tris­te­men­te cono­ci­do de pre­pa­ra­ción de los maes­tros «de tor­tu­ras», des­pla­zó a Chá­vez por 72 horas del car­go pre­si­den­cial y se pro­po­nía cum­plir el encar­go de la CIA de su liqui­da­ción físi­ca. Duran­te estos años el ejér­ci­to vene­zo­lano ha sido reor­ga­ni­za­do radi­cal­men­te, y sus cua­dros reno­va­dos de ofi­cia­les se sien­ten en su mayo­ría segui­do­res a los áni­mos de la revo­lu­ción boli­va­ria­na. El fac­tor impor­tan­te de la con­ser­va­ción del con­trol guber­na­men­tal sobre el ejér­ci­to es su alta pro­tec­ción social y mate­rial: bue­nos suel­dos según los car­gos res­pec­ti­vos, el ase­gu­ra­mien­to de vivien­das con­for­ta­bles, un ser­vi­cio médi­co de cali­dad para todos los miem­bros de la fami­lia del mili­tar, etc. Los mili­ta­res de Vene­zue­la valo­ran posi­ti­va­men­te los esfuer­zos del esta­do en el sen­ti­do de la moder­ni­za­ción del arse­nal defen­si­vo del país, ante todo con la ayu­da del Com­ple­jo Mili­tar e Indus­trial de Rusia. Sin embar­go la ilu­sión de la debi­li­dad de Vene­zue­la en el sen­ti­do mili­tar, crea­da por los medios extran­je­ros de comu­ni­ca­ción masi­va, es tan divul­ga­da, que la admi­nis­tra­ción de Oba­ma se está pre­pa­ran­do para una ejem­plar repre­sión relám­pa­go diri­gi­da con­tra el “régi­men inde­sea­ble”. Todo se está pla­ni­fi­can­do basa­das en el espí­ri­tu de las gue­rras relám­pa­gos ale­ma­nas de la eta­pa ini­cial de la Segun­da gue­rra mun­dial, con la ayu­da de «la quin­ta colum­na», gru­pos de para­mi­li­ta­res de la ultra­de­re­cha de Colom­bia y gru­pos coman­dos de los mari­nes esta­dou­ni­den­ses, quie­nes ya están rea­li­zan­do ope­ra­cio­nes en las regio­nes fron­te­ri­zas de Venezuela.

Se ha pre­pa­ra­do el tea­tro ope­ra­cio­nal para una agre­sión. Ante­rior­men­te el Pen­tá­gono se apro­ve­cha­ba de cual­quier posi­bi­li­dad para impo­ner bases mili­ta­res por el perí­me­tro de Vene­zue­la. Son muchas, de ellas se ha escri­to en nume­ro­sas oca­sio­nes. Recien­te­men­te el terre­mo­to en Hai­tí se con­vir­tió en el pre­tex­to para enviar allí, los nor­te­ame­ri­ca­nos un cuer­po expe­di­cio­na­rio arma­do has­ta los dien­tes, un por­ta­vio­nes y otros buques de gue­rra. En la región cari­be­ña apa­re­ció una base esta­dou­ni­den­se más. Como supo­nen exper­tos mili­ta­res, la agru­pa­ción, crea­da en Hai­tí, pue­de ser usa­da por el Pen­tá­gono para neu­tra­li­zar las accio­nes de Cuba res­pec­to a la ayu­da a Vene­zue­la, su alia­do estra­té­gi­co, en el caso de una agre­sión. Sobre las obli­ga­cio­nes mili­ta­res recí­pro­cas de Cara­cas y La Haba­na han decla­ra­do en nume­ro­sas oca­sio­nes Chá­vez, Raúl y Fidel Castro.

El 26 de sep­tiem­bre de 2010 en Vene­zue­la se rea­li­za­ran las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias a la Asam­blea Nacio­nal. La lucha de la opo­si­ción por los esca­ños par­la­men­ta­rios va a adqui­rir el carác­ter, cada día más encar­ni­za­do. Chá­vez ya ha expli­ca­do al pue­blo, que la pér­di­da del con­trol sobre el par­la­men­to pue­de con­du­cir a la caí­da del poder boli­va­riano: «Y enton­ces ellos ven­drán por mi cabeza».

Los enemi­gos de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, inter­nos y exter­nos, están acti­van­do en la vís­pe­ra de las elec­cio­nes de sep­tiem­bre todo el espec­tro real de los méto­dos y medios, que inclu­yen los guio­nes de las revo­lu­cio­nes de colo­res, del gol­pe hon­du­re­ño y de la agre­sión arma­da direc­ta con el obje­ti­vo «del res­ta­ble­ci­mien­to ejem­plar de la demo­cra­cia» en Venezuela.

La fres­ca expe­rien­cia de tal «res­ta­ble­ci­mien­to de la demo­cra­cia» en Hon­du­ras está pin­ta­da con el color de la san­gre. La repre­sión, diri­gi­da con­tra los par­ti­da­rios del derro­ca­do pre­si­den­te Mel Zela­ya, se está rea­li­zan­do metó­di­ca­men­te y se enmas­ca­ran deba­jo de la cri­mi­na­li­dad calle­je­ra. Es difí­cil ima­gi­nar la esca­la de repre­sio­nes, que van a ser derro­lla­das por «los supues­tos gana­do­res» con­tra Venezuela.

Fuen­te: Nil Nikándrov.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.