El Pen­tá­gono pre­pa­ra un asal­to mili­tar a Vene­zue­la

Des­de la isla de Aru­ba está fun­cio­nan­do, des­de hace ya años una de las bases más estra­té­gi­cas y de avan­za­da de segui­mien­to del Coman­do Sur de las FFAA de EEUU (SOUTHCOM). Así ocu­rre, que en ese terri­to­rio entra­ron sin pro­ble­ma alguno, los mari­nes de gue­rra, sofo­ca­dos por el calor, obser­van­do pere­zo­sa­men­te los movi­mien­tos del vecino país. Han sido muchos los vene­zo­la­nos, quie­nes en su visi­ta a la isla cari­be­ña, han vis­tos la base mili­tar duran­te los últi­mos tiem­pos, ya que la pre­pa­ra­ción y la coor­di­na­ción de «las acti­vi­da­des mili­ta­res» deci­si­vas en con­tra de Vene­zue­la están en pleno desa­rro­llo.

Des­de cua­tro enor­mes pan­ta­llas. Moni­to­rean los movi­mien­tos de los esta­dos vene­zo­la­nos, fron­te­ri­zos con Colom­bia, Táchi­ra y Zulia, con los obje­ti­vos mili­ta­res mar­ca­dos con todos sus deta­lles, las poli­go­na­les de los tan­ques, los aero­puer­tos, los sitios de ubi­ca­ción de las uni­da­des mili­ta­res, las ciu­da­de­las en guar­ni­ción, así como los cen­tros de explo­ta­ción y refi­na­ción de petró­leo, los oleo­duc­tos, las fábri­cas y las plan­tas.( La infor­ma­ción que se obser­van a tra­vés de estas pan­ta­llas elec­tró­ni­cas Según fuen­tes de inte­li­gen­cia) es lo sufi­cien­te para com­pren­der, que des­de el terri­to­rio de Aru­ba se está lle­van­do a cabo una obser­va­ción de vein­ti­cua­tro horas de la cos­ta cari­be­ña y las regio­nes occi­den­ta­les de Vene­zue­la.

La acti­va­ción de los cen­tros nor­te­ame­ri­ca­nos de segui­mien­to y con­trol en Aru­ba y Cura­zao en el mar Cari­be está sien­do silen­cia­da por la gran pren­sa extran­je­ra. Se some­te a la cen­su­ra cual­quier pis­ta (a favor del Pen­tá­gono), que demues­tre la inten­sa acti­vi­dad de inte­li­gen­cia de los ser­vi­cios espe­cia­les de EEUU en su direc­ción hacia Vene­zue­la, sobre todo des­de el terri­to­rio de Colom­bia, Puer­to-Rico, Pana­má, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Tri­ni­dad y Toba­go, y aho­ra Chi­le.

El obje­ti­vo prin­ci­pal, plan­tea­do des­de los cen­tros de segui­mien­to son: la defi­ni­ción del poten­cial real/​militar de las Fuer­zas Arma­das de Vene­zue­la, de los pla­nes de des­plie­gue defen­si­vo de las uni­da­des, del nivel de la moder­ni­za­ción de los arma­men­tos, de la leal­tad del cuer­po de ofi­cia­les al gobierno boli­va­riano, de la pre­pa­ra­ción para el com­ba­te de los bata­llo­nes de las mili­cias boli­va­ria­nas, de su núme­ro real, de la capa­ci­dad para la rea­li­za­ción de una «gue­rra asi­mé­tri­ca» pro­lon­ga­da con el uso de tác­ti­cas de gue­rra de gue­rri­llas.

La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los estra­te­gas nor­te­ame­ri­ca­nos la pro­vo­can las re estra­te­gias de Hugo Chá­vez de defen­der a cual­quier pre­cio la ocu­pa­ción de los yaci­mien­tos petro­lí­fe­ros y las fábri­cas en caso de una agre­sión mili­tar direc­ta de EEUU en con­tra de Vene­zue­la. ¿Habrá pre­vi­sio­nes mili­ta­res? ¿De que todos los pozos petro­le­ros sean vola­dos de ver­dad?

Los estra­te­gas del Pen­tá­gono les preo­cu­pan en igual medi­da las pers­pec­ti­vas poten­cia­les del for­ta­le­ci­mien­to de los fren­tes gue­rri­lle­ros de la izquier­da en Colom­bia y de su sur­gi­mien­to en aque­llos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, don­de están ubi­ca­das bases mili­ta­res de EEUU. Como un sín­to­ma alar­man­te para los ana­lis­tas de la CIA, la inte­li­gen­cia mili­tar, la Agen­cia de la Segu­ri­dad Nacio­nal y de otros ser­vi­cios, es la apa­ri­ción de gru­pos gue­rri­lle­ros de ten­den­cia izquier­dis­ta en Méxi­co, o sea deba­jo del maru­to de Esta­dos Uni­dos. Los gue­rri­lle­ros mexi­ca­nos ya han decla­ra­do sobre su par­ti­ci­pa­ción en la orga­ni­za­ción de sabo­ta­jes en una serie de oleo­duc­tos. Vale la pena recor­dar, que el esta­do mexi­cano de Chia­pas por si solo se encuen­tra duran­te muchos años bajo el con­trol real de des­ta­ca­men­tos gue­rri­lle­ros del legen­da­rio coman­dan­te Mar­cos. Es poco pro­ba­ble, que él per­ma­nez­ca neu­tral en las con­di­cio­nes de una agre­sión de EEUU con­tra Vene­zue­la, el país, que ha hecho mucho para el relan­za­mien­to de pue­blos indí­ge­nas en la Amé­ri­ca Lati­na.

No hay dudas de que como una res­pues­ta a cual­quier acción/​militar agre­si­va de los nor­te­ame­ri­ca­nos con­tra Vene­zue­la, ven­drá la radi­ca­li­za­ción gene­ral de la situa­ción polí­ti­ca en el con­ti­nen­te. Ya aho­ra se pre­sen­ta más evi­den­te, que una revan­cha de las fuer­zas de la dere­cha en una serie de paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y su retorno al rum­bo des­pia­da­do neo­li­be­ral, con­du­ce a la con­so­li­da­ción de los áni­mos de pro­tes­ta de tal enver­ga­du­ra, que el sur­gi­mien­to de nue­vos regí­me­nes «popu­la­res» en la región es sólo una cues­tión del tiem­po. Los can­di­da­tos más cer­ca­nos son Méxi­co y el Perú, en los que los gobier­nos de Cal­de­rón y Gar­cía han lle­ga­do al poder con la ayu­da de un bon­da­do­so apo­yo finan­cie­ro de Esta­dos Uni­dos y de las refi­na­das inge­nie­rías elec­to­ra­les, que obs­ta­cu­li­zan, en par­ti­cu­lar, la expre­sión libre de la volun­tad de los elec­to­res de las sec­to­res más pobres.

En estas con­di­cio­nes de cri­sis eco­nó­mi­ca será impo­si­ble con­te­ner el empu­je, o sea, del des­con­ten­to popu­lar sobre el tras­fon­do pro­vo­can­te de «los admi­nis­tra­do­res efi­ca­ces». Para con­te­ner este empu­je, se hará nece­sa­rio dis­pa­rar con­tra el pue­blo, como en aque­llos «bue­nos y vie­jos» tiem­pos, cuan­do en Amé­ri­ca Lati­na gober­na­ban los dic­ta­do­res san­grien­tos, crea­dos con la ben­di­ción de los pre­si­den­tes esta­dou­ni­den­ses ele­gi­dos demo­crá­ti­ca­men­te. Sin embar­go ¿aca­so se deci­den los gober­nan­tes neo­li­be­ra­les del comien­zo del siglo XXI, estos ope­ra­do­res rapa­ces de las pri­va­ti­za­cio­nes y de la extor­sión per­ma­nen­te, dar la orden «¡fue­go!» con­tra la masa popu­lar espon­tá­nea, enfu­re­ci­da por el hecho de que le hayan qui­ta­do todos los dere­chos ele­men­ta­les y las posi­bi­li­da­des de cam­biar la situa­ción a su favor por la vía demo­crá­ti­ca? El pri­mer dis­pa­ro de este tipo sig­ni­fi­ca­rá una sola cosa: el pue­blo obtie­ne el dere­cho de res­pon­der de la mis­ma mane­ra, toman­do las armas.

Pre­ci­sa­men­te por la mis­ma razón la admi­nis­tra­ción de Oba­ma tie­ne pri­sa de aca­bar con «el gobierno dic­ta­to­rial» de Chá­vez duran­te el pre­sen­te año 2010: «Vene­zue­la es el cen­tro líder de la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta en Lati­noa­mé­ri­ca”. El derro­ca­mien­to de Chá­vez, lo espe­ran ansio­so en Washing­ton, «con­du­ci­rá a la caí­da auto­má­ti­ca de todos los demás gobier­nos del Alba Boli­va­riano, esti­mu­la­dos por él en el con­ti­nen­te». La ope­ra­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca glo­bal de encu­bri­mien­to de la agre­sión, que se está pre­pa­ran­do con­tra Vene­zue­la, se encuen­tra aho­ra en pleno desa­rro­llo.

Muchos ana­lis­tas polí­ti­cos vene­zo­la­nos han lla­ma­do la aten­ción a que la lla­ma­da «gran pren­sa de IV gene­ra­ción» ha des­ata­do una nue­va espi­ral de la gue­rra pro­pa­gan­dís­ti­ca sin­cro­ni­za­da, coor­di­na­da temá­ti­ca­men­te, en con­tra de Chá­vez y su varian­te alter­na­ti­va del sis­te­ma socio-polí­ti­co de la socie­dad («el socia­lis­mo del siglo XXI»). La posi­ción de los medios neo­li­be­ra­les de comu­ni­ca­ción masi­va sigue sien­do la mis­ma: ¡aún no exis­te otro sis­te­ma, que se reve­la­ría mejor del «úni­ca­men­te posi­ble», el capi­ta­lis­ta! En una mane­ra del ulti­má­tum tota­li­ta­rio, estos esta­dis­tas del «nue­vo orden mun­dial» le nie­gan a Chá­vez y a sus segui­do­res el dere­cho a las bús­que­das y expe­ri­men­tos crea­do­res, que demues­tren, que «otro mun­do es posi­ble».

Las gran­des cor­po­ra­cio­nes de los medios de comu­ni­ca­ción. Pro­nos­ti­can para este año «el derro­ca­mien­to de Chá­vez» por los mili­ta­res (hay que enten­der, de que son los vene­zo­la­nos, pero con la ayu­da de sus «cole­gas» extran­je­ros nor­te­ame­ri­ca­nos y colom­bia­nos), «el fra­ca­so ter­mi­nan­te de su expe­ri­men­to socia­lis­ta», y jun­to con él, el fin «del des­or­den y el caos, que rei­nan en el país». La mala fe de los perio­dis­tas extran­je­ros la demues­tra una mul­ti­tud de hechos: se silen­cian las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res en apo­yo de Chá­vez, del nivel cons­tan­te­men­te alto de la popu­la­ri­dad del pre­si­den­te (den­tro del lími­te del 5960 por cien­to, aun­que las fuen­tes exter­nas están repi­tien­do sobre el 4548 por cien­to), de la rea­li­za­ción exi­to­sa de dife­ren­tes misio­nes socia­les, inclu­so la habi­ta­cio­nal.

Los ser­vi­cios pro­pa­gan­dís­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos. Repi­ten, que Chá­vez está apo­yan­do a los terro­ris­tas con sus petro­dó­la­res y dia­man­tes, sumi­nis­tra armas a los gru­pos gue­rri­lle­ros en Colom­bia y has­ta en Méxi­co, don­de han sido con­fis­ca­das Fusi­les Kalásh­ni­kov, supues­ta­men­te de la recien­te fabri­ca­ción rusa. Hacien­do ver los medios de comu­ni­ca­ción del exte­rior, que Chá­vez es el pro­tec­tor de todos los nar­co-car­te­les de Amé­ri­ca Lati­na, aun­que aho­ra es bien sabi­do, que el ope­ra­dor líder del nar­co­trá­fi­co regio­nal es la DEA, el depar­ta­men­to cabe­ce­ra en el sis­te­ma de los ser­vi­cios espe­cia­les de EEUU, que se ocu­pa de este nego­cio ren­ta­ble.

Has­ta el año 2000 la pro­pa­gan­da de EEUU pre­sen­ta­ba a Cuba socia­lis­ta como «el cen­tro del mal» en Amé­ri­ca Lati­na, some­tién­do­la al ostra­cis­mo de cual­quier tipo, el ais­la­mien­to y, a fin de cuen­tas, a la liqui­da­ción. Des­pués del for­ta­le­ci­mien­to de las posi­cio­nes de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na en el con­ti­nen­te, de la crea­ción del blo­que inte­gra­cio­nis­ta del ALBA, del lla­ma­do a for­mar una unión mili­tar den­tro de sus mar­cos y de la pro­mo­ción de otras ini­cia­ti­vas, inacep­ta­bles des­de todo pun­to de vis­ta para Washing­ton, enton­ces «el cen­tro del mal» ha sido decla­ra­da Vene­zue­la.

Los medios extran­je­ros de comu­ni­ca­ción masi­va, están repi­tien­do incan­sa­ble­men­te sobre «el des­or­den y el caos» en Vene­zue­la. Escri­ben mucho sobre la supues­ta esci­sión y el des­con­ten­to den­tro del ejér­ci­to vene­zo­lano. Sobre «la inse­gu­ri­dad ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca» de las fuer­zas arma­das boli­va­ria­nas aún se inten­ta repe­tir el mis­mo esque­ma, del inten­to gol­pis­ta de abril de 2002. Esa vez una par­te de los altos ofi­cia­les, quie­nes en su mayo­ría ter­mi­na­ron estu­dios en la Escue­la de las Amé­ri­cas, el cen­tro tris­te­men­te cono­ci­do de pre­pa­ra­ción de los maes­tros «de tor­tu­ras», des­pla­zó a Chá­vez por 72 horas del car­go pre­si­den­cial y se pro­po­nía cum­plir el encar­go de la CIA de su liqui­da­ción físi­ca. Duran­te estos años el ejér­ci­to vene­zo­lano ha sido reor­ga­ni­za­do radi­cal­men­te, y sus cua­dros reno­va­dos de ofi­cia­les se sien­ten en su mayo­ría segui­do­res a los áni­mos de la revo­lu­ción boli­va­ria­na. El fac­tor impor­tan­te de la con­ser­va­ción del con­trol guber­na­men­tal sobre el ejér­ci­to es su alta pro­tec­ción social y mate­rial: bue­nos suel­dos según los car­gos res­pec­ti­vos, el ase­gu­ra­mien­to de vivien­das con­for­ta­bles, un ser­vi­cio médi­co de cali­dad para todos los miem­bros de la fami­lia del mili­tar, etc. Los mili­ta­res de Vene­zue­la valo­ran posi­ti­va­men­te los esfuer­zos del esta­do en el sen­ti­do de la moder­ni­za­ción del arse­nal defen­si­vo del país, ante todo con la ayu­da del Com­ple­jo Mili­tar e Indus­trial de Rusia. Sin embar­go la ilu­sión de la debi­li­dad de Vene­zue­la en el sen­ti­do mili­tar, crea­da por los medios extran­je­ros de comu­ni­ca­ción masi­va, es tan divul­ga­da, que la admi­nis­tra­ción de Oba­ma se está pre­pa­ran­do para una ejem­plar repre­sión relám­pa­go diri­gi­da con­tra el “régi­men inde­sea­ble”. Todo se está pla­ni­fi­can­do basa­das en el espí­ri­tu de las gue­rras relám­pa­gos ale­ma­nas de la eta­pa ini­cial de la Segun­da gue­rra mun­dial, con la ayu­da de «la quin­ta colum­na», gru­pos de para­mi­li­ta­res de la ultra­de­re­cha de Colom­bia y gru­pos coman­dos de los mari­nes esta­dou­ni­den­ses, quie­nes ya están rea­li­zan­do ope­ra­cio­nes en las regio­nes fron­te­ri­zas de Vene­zue­la.

Se ha pre­pa­ra­do el tea­tro ope­ra­cio­nal para una agre­sión. Ante­rior­men­te el Pen­tá­gono se apro­ve­cha­ba de cual­quier posi­bi­li­dad para impo­ner bases mili­ta­res por el perí­me­tro de Vene­zue­la. Son muchas, de ellas se ha escri­to en nume­ro­sas oca­sio­nes. Recien­te­men­te el terre­mo­to en Hai­tí se con­vir­tió en el pre­tex­to para enviar allí, los nor­te­ame­ri­ca­nos un cuer­po expe­di­cio­na­rio arma­do has­ta los dien­tes, un por­ta­vio­nes y otros buques de gue­rra. En la región cari­be­ña apa­re­ció una base esta­dou­ni­den­se más. Como supo­nen exper­tos mili­ta­res, la agru­pa­ción, crea­da en Hai­tí, pue­de ser usa­da por el Pen­tá­gono para neu­tra­li­zar las accio­nes de Cuba res­pec­to a la ayu­da a Vene­zue­la, su alia­do estra­té­gi­co, en el caso de una agre­sión. Sobre las obli­ga­cio­nes mili­ta­res recí­pro­cas de Cara­cas y La Haba­na han decla­ra­do en nume­ro­sas oca­sio­nes Chá­vez, Raúl y Fidel Cas­tro.

El 26 de sep­tiem­bre de 2010 en Vene­zue­la se rea­li­za­ran las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias a la Asam­blea Nacio­nal. La lucha de la opo­si­ción por los esca­ños par­la­men­ta­rios va a adqui­rir el carác­ter, cada día más encar­ni­za­do. Chá­vez ya ha expli­ca­do al pue­blo, que la pér­di­da del con­trol sobre el par­la­men­to pue­de con­du­cir a la caí­da del poder boli­va­riano: «Y enton­ces ellos ven­drán por mi cabe­za».

Los enemi­gos de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, inter­nos y exter­nos, están acti­van­do en la vís­pe­ra de las elec­cio­nes de sep­tiem­bre todo el espec­tro real de los méto­dos y medios, que inclu­yen los guio­nes de las revo­lu­cio­nes de colo­res, del gol­pe hon­du­re­ño y de la agre­sión arma­da direc­ta con el obje­ti­vo «del res­ta­ble­ci­mien­to ejem­plar de la demo­cra­cia» en Vene­zue­la.

La fres­ca expe­rien­cia de tal «res­ta­ble­ci­mien­to de la demo­cra­cia» en Hon­du­ras está pin­ta­da con el color de la san­gre. La repre­sión, diri­gi­da con­tra los par­ti­da­rios del derro­ca­do pre­si­den­te Mel Zela­ya, se está rea­li­zan­do metó­di­ca­men­te y se enmas­ca­ran deba­jo de la cri­mi­na­li­dad calle­je­ra. Es difí­cil ima­gi­nar la esca­la de repre­sio­nes, que van a ser derro­lla­das por «los supues­tos gana­do­res» con­tra Vene­zue­la.

Fuen­te: Nil Nikán­drov.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *