Eus­kal Herria no pue­de dejar pasar esta opor­tu­ni­dad por Eus­ko Alkartasuna

Pello Urizar

La polí­ti­ca vas­ca ha entra­do en una nue­va eta­pa que vie­ne a com­ple­tar­se con las con­clu­sio­nes del pro­ce­so de refle­xión de la izquier­da aber­tza­le, hechas públi­cas ayer. Vivi­mos una nue­va eta­pa en la que, sin duda, lo más impor­tan­te es el con­sen­so abso­lu­to de los par­ti­dos sobe­ra­nis­tas en que cual­quier avan­ce en mate­ria de reco­no­ci­mien­to del ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción debe venir por vías exclu­si­va­men­te civi­les y democráticas.

Para un par­ti­do como Eus­ko Alkar­ta­su­na, que des­de su fun­da­ción ha apos­ta­do por una uni­dad de acción sobe­ra­nis­ta para supe­rar el blo­queo en el dere­cho a deci­dir de Eus­kal Herria, es una bue­na noti­cia que se alla­ne el camino para ello.

Eus­ko Alkar­ta­su­na ha toma­do par­te en todos los pro­ce­sos en los que se ha inten­ta­do lle­gar a una uni­dad de acción que per­mi­ta avan­zar hacia la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca y a la paci­fi­ca­ción del país. Liza­rra-Gara­zi, mesa de Mal­tza­ga, Foro Nacio­nal de Deba­te,… hemos toma­do par­te en todas y cada una de las ini­cia­ti­vas en las que había opor­tu­ni­dad de hacer polí­ti­ca y sólo política.

Y, en esta oca­sión, cree­mos que Eus­kal Herria está fren­te a una opor­tu­ni­dad que no debe­mos dejar pasar. Eus­ko Alkar­ta­su­na, des­de lue­go,va a tra­ba­jar para que esta opor­tu­ni­dad se plas­me en una socie­dad libre de todo tipo de vio­len­cia y en la que todos los pro­yec­tos polí­ti­cos sean rea­li­za­bles si tie­nen el aval del apo­yo de la ciu­da­da­nía.

Cree­mos que es impor­tan­te sub­ra­yar que esta opor­tu­ni­dad es la opor­tu­ni­dad de la paci­fi­ca­ción. Lle­va­mos años dicien­do y oyen­do que el paso ade­lan­te defi­ni­ti­vo en esta mate­ria se daría con la des­le­gi­ti­ma­ción de la vio­len­cia. Y el hecho de que todas, todas las fuer­zas polí­ti­cas apues­ten por vías demo­crá­ti­cas y no-vio­len­tas es la for­ma más efec­ti­va de des­le­gi­ti­ma­ción. La izquier­da aber­tza­le tra­di­cio­nal no se ha mani­fes­ta­do nun­ca en estos tér­mi­nos y menos en una situa­ción de no tre­gua. Por ello, debe­mos con­si­de­rar la decla­ra­ción hecha públi­ca ayer como nove­do­sa y valien­te.

Des­de Eus­ko Alkar­ta­su­na que­re­mos sub­ra­yar la impor­tan­cia de apos­tar por los Prin­ci­pios Mit­chell, que fue­ron un ins­tru­men­to efi­caz para des­atas­car un con­flic­to tan duro como el irlan­dés. El pri­mer pos­tu­la­do de los prin­ci­pios del sena­dor Mit­chell es el com­pro­mi­so en «el uso de medios exclu­si­va­men­te demo­crá­ti­cos y pací­fi­cos para resol­ver las cues­tio­nes polí­ti­cas».

Eus­ko Alkar­ta­su­na va a exi­gir total com­pro­mi­so con este prin­ci­pio bási­co que, ha sido, es y será fun­da­men­tal para noso­tros: se debe garan­ti­zar el uso de medios exclu­si­va­men­te demo­crá­ti­cos y pací­fi­cos no sólo duran­te el pro­ce­so nego­cia­dor de con­se­cu­ción de ese nue­vo pro­ce­so demo­crá­ti­co, sino en toda acción polí­ti­ca que se dé en Eus­kal Herria.

Este y no otro cree­mos que es el úni­co camino.

Eus­ko Alkar­ta­su­na habla de opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca por­que esta­mos con­ven­ci­dos de que la decla­ra­ción de ayer supo­ne dos cosas.

- Pri­me­ro, que esta­mos dan­do un paso defi­ni­ti­vo hacia la paci­fi­ca­ción de Eus­kal Herria. Lle­ga­do a este momen­to, man­te­ner esta apues­ta con repre­sen­tan­tes polí­ti­cos en la cár­cel y fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes, nos hace creer que va a ser com­pli­ca­do dar mar­cha atrás.

- Supo­ne tam­bién que des­apa­re­ce el prin­ci­pal esco­llo para comen­zar a per­fi­lar un movi­mien­to sobe­ra­nis­ta no-vio­len­to, capaz de acu­mu­lar fuer­zas para cam­biar el pano­ra­ma polí­ti­co actual. Los sobe­ra­nis­tas pode­mos comen­zar a hacer polí­ti­ca jun­tos para que la ideo­lo­gía de la mayo­ría social de este país sea res­pe­ta­da y ten­ga un refle­jo direc­to en las ins­ti­tu­cio­nes y en el dere­cho a decidir.

Y esto sig­ni­fi­ca tam­bién que toca defi­nir­se. No es momen­to de ambi­güe­da­des ni de polí­ti­cas par­ti­dis­tas. No es el momen­to de bus­car mayo­rías abso­lu­tas que resar­zan de otros fra­ca­sos ni de apos­tar por regio­na­lis­mos cuan­do de lo que se tra­ta es de hacer país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.