¡Quien demo­ni­za a Eri­trea y, por qué? por Moha­med Has­san

El «Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das»! ha vota­do a favor de impo­ner san­cio­nes a Eri­trea. Esta deci­sión des­can­sa en una cam­pa­ña de men­ti­ras que acu­sa al país de apo­yar mili­tar­men­te a los rebel­des soma­líes. En reali­dad, el obje­ti­vo de las san­cio­nes es refor­zar los intere­ses estra­té­gi­cos de algu­nas super­po­ten­cias en el Cuerno de Áfri­ca. Mien­tras que Eri­trea paga injus­ta­men­te el pre­cio de su inde­pen­den­cia en el mun­do se pre­vén mani­fes­ta­cio­nes de apo­yo. 

(michel​co​llon​.info) Trein­ta y cua­tro minu­tos es el tiem­po que nece­si­tó el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das para deci­dir la suer­te de Eri­trea. En efec­to, el Con­se­jo votó la reso­lu­ción 19072009 que impo­ne san­cio­nes a este peque­ño país del Cuerno de Áfri­ca. Pero esta deci­sión des­can­sa en unas infor­ma­cio­nes inven­ta­das y en una cam­pa­ña de men­ti­ras diri­gi­da prin­ci­pal­men­te por Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña y Ugan­da. Sólo Chi­na se abs­tu­vo y Libia votó en con­tra.

A Eri­trea se le repro­cha pro­por­cio­nar armas y muni­ción a gru­pos arma­dos en Soma­lia, y man­te­ner rela­cio­nes con­flic­ti­vas con sus veci­nos de Etio­pía y Dji­bu­ti. Es evi­den­te que los miem­bros del Con­se­jo que vota­ron a favor de la apli­ca­ción de san­cio­nes no cono­cen ni la his­to­ria de Eri­trea ni la situa­ción de Soma­lia. Sin embar­go, el gobierno de Asma­ra no ha deja­do de repe­tir a Nacio­nes Uni­das que no pro­por­cio­na armas a los gru­pos soma­líes. No sólo no posee los medios de hacer sino que ade­más pro­pu­so unas pis­tas de solu­ción para resol­ver la cri­sis soma­lí: abrir a todos los acto­res del país el diá­lo­go para la recon­ci­lia­ción, sin inje­ren­cia de, por ejem­plo, poten­cias extran­je­ras.

Nacio­nes Uni­das no tuvo en cuen­ta estas pro­pues­tas y acu­sa a Eri­trea. Sin embar­go, este país no es quien ha crea­do el pro­ble­ma soma­lí, tam­po­co quien lo ha inva­di­do ni quien ha vio­la­do el embar­go de armas impues­to en 1992. Enton­ces, ¿quié­nes son los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles (1)? Quie­nes diri­gen hoy el bar­co del Con­se­jo de Segu­ri­dad.

En efec­to, el Cuerno de Áfri­ca es una región estra­té­gi­ca para Washing­ton, que tra­ta de ins­ta­lar ahí una base mili­tar. ¿Con que obje­ti­vo? Con­tro­lar Orien­te Medio y el acce­so afri­cano al océano Índi­co. Se ha gana­do a Etio­pía y a Dji­bou­ti para la cau­sa de Esta­dos Uni­dos. En Soma­lia no hay gobierno des­de hace vein­te años y el país está sumi­do en el caos. Cuan­do el movi­mien­to de los Tri­bu­na­les Islá­mi­cos con­si­guió devol­ver la paz al país en 2006, el ejer­ci­to etío­pe apo­ya­do por Washing­ton inva­dió Moga­dis­co. Des­de enton­ces la situa­ción no ha deja­do de dete­rio­rar­se. Que­da Eri­trea, que resis­te a las polí­ti­cas impe­ria­lis­tas lle­van­do una polí­ti­ca inde­pen­dien­te.

Pre­ci­sa­men­te por eso se la ata­ca hoy. El gobierno de Asma­ra ha hecho cuan­to ha podi­do con los pocos medios que tie­ne para pro­te­ger a su pue­blo de los saqueos y con­ti­nuos abu­sos de las poten­cias colo­nia­les. La eco­no­mía del país se basa esen­cial­men­te en una agri­cul­tu­ra en pleno desa­rro­llo, el gobierno apues­ta mucho por ele­var el nivel edu­ca­ti­vo y la red de infra­es­truc­tu­ras está rela­ti­va­men­te desa­rro­lla­da. El país dis­po­ne ade­más de impor­tan­tes recur­sos en oro, cobre, gas y petró­leo toda­vía sin explo­tar. Estas mate­rias pri­mas atraen el ape­ti­to de las poten­cias neo­co­lo­nia­les. Pero Eri­trea ela­bo­ra su pro­pio mode­lo de desa­rro­llo y desea dis­po­ner de sus rique­zas a su mane­ra.

Tam­bién en el plano diplo­má­ti­co Asma­ra desea devol­ver la paz al Cuerno de Áfri­ca invi­tan­do a todos los acto­res de la zona a dia­lo­gar sin inter­fe­ren­cia de las poten­cias extran­je­ras. Evi­den­te­men­te, esta visión de la polí­ti­ca no coin­ci­de con los intere­ses esta­dou­ni­den­ses. En efec­to, Washing­ton teme per­der total­men­te el con­trol del Cuerno de Áfri­ca. En pri­mer lugar, por­que no logra impo­ner el gobierno que desea en Soma­lia. A con­ti­nua­ción, por­que el actual régi­men etío­pe, fiel a Esta­dos Uni­dos, cada vez es más cues­tio­na­do den­tro de sus fron­te­ras y podría per­der las pró­xi­mas elec­cio­nes. Por últi­mo, por­que el mode­lo eri­treo, que se basa en una polí­ti­ca inde­pen­dien­te de las poten­cias extran­je­ras, podría tener imi­ta­do­res en la zona. 

Por con­si­guien­te, Esta­dos Uni­dos tra­ta de mar­gi­nar a Eri­trea. Por ello ha hecho que se aprue­ben unas san­cio­nes injus­tas con­tra este país. Pero los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad deben eva­luar todos los hechos y las prue­bas pre­sen­ta­das para encon­trar una solu­ción pací­fi­ca a los pro­ble­mas del Cuerno de Áfri­ca. Se han pre­vis­to mani­fes­ta­cio­nes en Euro­pa, Esta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia para pedir al Con­se­jo de Segu­ri­dad que revi­se su deci­sión (2). Los paí­ses de Áfri­ca nece­si­tan paz, no tra­fi­can­tes de armas, inva­sio­nes o san­cio­nes.

El Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das ha vota­do a favor de impo­ner san­cio­nes a Eri­trea. Esta deci­sión des­can­sa en una cam­pa­ña de men­ti­ras que acu­sa al país de apo­yar mili­tar­men­te a los rebel­des soma­líes. En reali­dad, el obje­ti­vo de las san­cio­nes es refor­zar los intere­ses estra­té­gi­cos de algu­nas super­po­ten­cias en el Cuerno de Áfri­ca. Mien­tras que Eri­trea paga injus­ta­men­te el pre­cio de su inde­pen­den­cia en el mun­do se pre­vén mani­fes­ta­cio­nes de apo­yo. 

(michel​co​llon​.info) Trein­ta y cua­tro minu­tos es el tiem­po que nece­si­tó el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das para deci­dir la suer­te de Eri­trea. En efec­to, el Con­se­jo votó la reso­lu­ción 19072009 que impo­ne san­cio­nes a este peque­ño país del Cuerno de Áfri­ca. Pero esta deci­sión des­can­sa en unas infor­ma­cio­nes inven­ta­das y en una cam­pa­ña de men­ti­ras diri­gi­da prin­ci­pal­men­te por Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña y Ugan­da. Sólo Chi­na se abs­tu­vo y Libia votó en con­tra.

A Eri­trea se le repro­cha pro­por­cio­nar armas y muni­ción a gru­pos arma­dos en Soma­lia, y man­te­ner rela­cio­nes con­flic­ti­vas con sus veci­nos de Etio­pía y Dji­bu­ti. Es evi­den­te que los miem­bros del Con­se­jo que vota­ron a favor de la apli­ca­ción de san­cio­nes no cono­cen ni la his­to­ria de Eri­trea ni la situa­ción de Soma­lia. Sin embar­go, el gobierno de Asma­ra no ha deja­do de repe­tir a Nacio­nes Uni­das que no pro­por­cio­na armas a los gru­pos soma­líes. No sólo no posee los medios de hacer sino que ade­más pro­pu­so unas pis­tas de solu­ción para resol­ver la cri­sis soma­lí: abrir a todos los acto­res del país el diá­lo­go para la recon­ci­lia­ción, sin inje­ren­cia de, por ejem­plo, poten­cias extran­je­ras.

Nacio­nes Uni­das no tuvo en cuen­ta estas pro­pues­tas y acu­sa a Eri­trea. Sin embar­go, este país no es quien ha crea­do el pro­ble­ma soma­lí, tam­po­co quien lo ha inva­di­do ni quien ha vio­la­do el embar­go de armas impues­to en 1992. Enton­ces, ¿quié­nes son los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles (1)? Quie­nes diri­gen hoy el bar­co del Con­se­jo de Segu­ri­dad.

En efec­to, el Cuerno de Áfri­ca es una región estra­té­gi­ca para Washing­ton, que tra­ta de ins­ta­lar ahí una base mili­tar. ¿Con que obje­ti­vo? Con­tro­lar Orien­te Medio y el acce­so afri­cano al océano Índi­co. Se ha gana­do a Etio­pía y a Dji­bou­ti para la cau­sa de Esta­dos Uni­dos. En Soma­lia no hay gobierno des­de hace vein­te años y el país está sumi­do en el caos. Cuan­do el movi­mien­to de los Tri­bu­na­les Islá­mi­cos con­si­guió devol­ver la paz al país en 2006, el ejer­ci­to etío­pe apo­ya­do por Washing­ton inva­dió Moga­dis­co. Des­de enton­ces la situa­ción no ha deja­do de dete­rio­rar­se. Que­da Eri­trea, que resis­te a las polí­ti­cas impe­ria­lis­tas lle­van­do una polí­ti­ca inde­pen­dien­te.

Pre­ci­sa­men­te por eso se la ata­ca hoy. El gobierno de Asma­ra ha hecho cuan­to ha podi­do con los pocos medios que tie­ne para pro­te­ger a su pue­blo de los saqueos y con­ti­nuos abu­sos de las poten­cias colo­nia­les. La eco­no­mía del país se basa esen­cial­men­te en una agri­cul­tu­ra en pleno desa­rro­llo, el gobierno apues­ta mucho por ele­var el nivel edu­ca­ti­vo y la red de infra­es­truc­tu­ras está rela­ti­va­men­te desa­rro­lla­da. El país dis­po­ne ade­más de impor­tan­tes recur­sos en oro, cobre, gas y petró­leo toda­vía sin explo­tar. Estas mate­rias pri­mas atraen el ape­ti­to de las poten­cias neo­co­lo­nia­les. Pero Eri­trea ela­bo­ra su pro­pio mode­lo de desa­rro­llo y desea dis­po­ner de sus rique­zas a su mane­ra.

Tam­bién en el plano diplo­má­ti­co Asma­ra desea devol­ver la paz al Cuerno de Áfri­ca invi­tan­do a todos los acto­res de la zona a dia­lo­gar sin inter­fe­ren­cia de las poten­cias extran­je­ras. Evi­den­te­men­te, esta visión de la polí­ti­ca no coin­ci­de con los intere­ses esta­dou­ni­den­ses. En efec­to, Washing­ton teme per­der total­men­te el con­trol del Cuerno de Áfri­ca. En pri­mer lugar, por­que no logra impo­ner el gobierno que desea en Soma­lia. A con­ti­nua­ción, por­que el actual régi­men etío­pe, fiel a Esta­dos Uni­dos, cada vez es más cues­tio­na­do den­tro de sus fron­te­ras y podría per­der las pró­xi­mas elec­cio­nes. Por últi­mo, por­que el mode­lo eri­treo, que se basa en una polí­ti­ca inde­pen­dien­te de las poten­cias extran­je­ras, podría tener imi­ta­do­res en la zona. 

Por con­si­guien­te, Esta­dos Uni­dos tra­ta de mar­gi­nar a Eri­trea. Por ello ha hecho que se aprue­ben unas san­cio­nes injus­tas con­tra este país. Pero los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad deben eva­luar todos los hechos y las prue­bas pre­sen­ta­das para encon­trar una solu­ción pací­fi­ca a los pro­ble­mas del Cuerno de Áfri­ca. Se han pre­vis­to mani­fes­ta­cio­nes en Euro­pa, Esta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia para pedir al Con­se­jo de Segu­ri­dad que revi­se su deci­sión (2). Los paí­ses de Áfri­ca nece­si­tan paz, no tra­fi­can­tes de armas, inva­sio­nes o san­cio­nes.

Moha­med Has­san, Comi­té del Cuerno de Áfri­ca en Euro­pa

Web de Michel Collon

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *