[Fotos]El pue­blo de Ara­maio, inco­mu­ni­ca­do por cul­pa de las obras del TAV

La carre­te­ra Ara­maio-Arra­sa­te/­Mon­dra­gón, A‑2620, está cor­ta­da des­de el vier­nes 29 de enero de 2010 por un des­pren­di­mien­to pro­vo­ca­do por las obras del Tren de Alta Velo­ci­dad. Los coches se des­vían por los barrios de Suña, Untzi­lla, Zabo­la y Azkoa­ga, alar­gan­do su via­je 6 kiló­me­tros por esa carre­te­ra mon­ta­ño­sa. Ade­más el case­río Cua­tro Vien­tos está inco­mu­ni­ca­do por carretera.

Ara­maio, un pue­blo de 1500 habi­tan­tes, tie­ne su rela­ción prin­ci­pal con Arra­sa­te, que está a 8 kiló­me­tros por su sali­da natu­ral por el valle de Leniz.
Todo ese nue­vo trá­fi­co por el mon­ta­ño­so camino veci­nal de Zabo­la, suma­do al de los gran­des camio­nes de la obra del TAV que no han deja­do de cir­cu­lar, impi­de el habi­tual uso pea­to­nal del mis­mo (lo cual para varias per­so­nas impli­ca que­dar­se ence­rra­das en casa). Los pro­pios vehícu­los ya han sufri­do 17 “acci­den­tes” en dos sema­nas. El auto­bús de línea, tras sufrir un acci­den­te da aho­ra el ser­vi­cio con un micro­bus. Los camio­nes se des­vían por el puer­to de Arla­ban, alar­gan­do su via­je 40 kilómetros.

Desas­tre anunciado

Des­de hace meses se está cons­tru­yen­do un lar­go via­duc­to para el Tren de Alta Velo­ci­dad, uno de cuyos pila­res pre­ten­día apo­yar­se en la empi­na­da lade­ra entre la carre­te­ra y el camino al case­río Cua­tro Vien­tos. La amplia­ción de este camino y el paso de gran­des camio­nes de obra ya lo había dete­rio­ra­do has­ta el pun­to de que los veci­nos del case­río aler­ta­ron de que no se atre­vían a pasar con el Land Rover.

La UTE for­ma­da por Sacyr, Cons­truc­cio­nes Ame­na­bar y Pro­yec­tos, con­tra­ta­da por ADIF por 57.857.121,26 millo­nes de euros para este tra­mo de 3′39 kilo­me­tros pro­si­guió irres­pon­sa­ble­men­te las obras del TAV y un mes más tar­de han bas­ta­do unos días de llu­via para que no solo se haya hun­di­do el camino a Cua­tro Vien­tos, sino que dece­nas de metros de tie­rra y roca se hayan des­ga­ja­do del mon­te blo­quean­do la carre­te­ra prin­ci­pal Ara­maio-Arra­sa­te con tone­la­das de mate​rial​.La fle­cha indi­ca el lugar del des­pren­di­mien­to, don­de el tra­za­do del TAV cru­za la carre­te­ra A‑2620 Era un hecho pre­vis­to has­ta el pun­to de que la Dipu­tación acce­dió a tener pre­pa­ra­do el car­tel indi­ca­dor para cuan­do lle­ga­se este momen­to. Este “acci­den­te” y la for­ma de pro­ce­der del Minis­te­rio de Fomen­to (que nos podría hacer pen­sar que ha con­tra­ta­do a empre­sas sin sufi­cien­te capa­ci­dad téc­ni­ca ó cri­mi­nal­men­te irres­pon­sa­bles) recuer­da dema­sia­do a lo ocu­rri­do en el Valle de Abda­la­jís, don­de el tunel del AVE a Mála­ga per­fo­ró y vació el acuí­fe­ro que ali­men­ta­ba la Villa de Manantiales.

La Pla­ta­for­ma pro-manan­tia­les denun­cia que aquel no fue un típi­co impre­vis­to que pro­vo­có un gran desas­tre a la medi­da de lo mega­ló­ma­na que era la linea de AVE, sino que el Gobierno ya sabía que el tunel per­fo­ra­ría el acuí­fe­ro y lo vacia­ría, ante lo cual deci­dió con­ti­nuar con el pro­yec­to sacri­fi­can­do el acuí­fe­ro y los recur­sos hídri­cos del valle.

Se pre­vé que el cor­te pue­de durar todo un año

La lade­ra des­pren­di­da tie­ne gran pen­dien­te y los estra­tos de roca están incli­na­dos hacia la carre­te­ra. No se ha des­pren­di­do solo tie­rra super­fi­cial, sino estra­tos de roca. Su apo­yo no es fir­me por­que algu­nos están frag­men­ta­dos asi que la lade­ra pue­de seguir cayen­do. Ade­más la pro­pia carre­te­ra está apo­ya­da en la mis­ma for­ma­ción geo­ló­gi­ca por lo que empu­ja­da por el peso que le vie­ne enci­ma está en ries­go de caer hacia el río. Todo esto hace que ten­ga difi­cil arre­glo, y se esté plan­tean­do cons­truir un nue­vo tra­mo alter­na­ti­vo de carre­te­ra al otro lado del río.

Esto sig­ni­fi­ca que se tar­da­rían muchos meses en dis­po­ner de nue­vo de la carre­te­ra Ara­maio-Arra­sa­te en bue­nas con­di­cio­nes. Se hace paten­te el con­tras­te entre el dudo­sa­men­te útil TAV y la carre­te­ra que da ser­vi­cio dia­rio al pue­blo de Ara­maio. El pri­me­ro tie­ne todo los recur­sos del Esta­do a su ser­vi­cio, tan solo para la cons­truc­ción del lar­guí­si­mo via­duc­to que en su extre­mo Nor­te ha pro­vo­ca­do este des­pren­di­mien­to estan remo­vien­do miles de tone­la­das de tie­rra y hormigón.

En el segun­do caso, su cor­te se tra­ta como un pro­ble­mi­lla domés­ti­co que, lejos de for­zar la para­li­za­ción de las obras del TAV y la uti­li­za­ción de toda su maqui­na­ria de obra para repa­rar el des­agüi­sa­do que ha pro­vo­ca­do, ha de ser resuel­to por el pro­pio pue­blo de Ara­maio, con los des­ve­los de su Alcal­de y aca­so con los fon­dos públi­cos de la Dipu­tación de Alava.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.