Ame­ri­ca Lati­na no gira a dere­cha, por Luis Bilbao

Es posi­ble hallar en la tra­ge­dia de Hai­tí el sím­bo­lo de un vol­cá­ni­co des­pla­za­mien­to de cla­ses y par­ti­dos a lo lar­go del con­ti­nen­te, reme­zón obli­ga­do del seís­mo que, en 2008, derrum­bó el sis­te­ma finan­cie­ro inter­na­cio­nal. No es nece­sa­rio for­zar esa mis­ma ima­gen para seña­lar que Esta­dos Uni­dos res­pon­de a la rup­tu­ra del sta­tu quo hemis­fé­ri­co con el mis­mo cri­te­rio estra­té­gi­co según el cual Barack Oba­ma envió 16 mil sol­da­dos a la isla caribeña.

El hecho es que en cada país se obser­va un reali­nea­mien­to de diri­gen­cias, par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes socia­les. Así, el bicen­te­na­rio coin­ci­de con el ini­cio de una era sig­na­da por el colap­so del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y su tra­duc­ción en el mapa polí­ti­co con­ti­nen­tal. Las cla­ses fun­da­men­ta­les de la socie­dad se des­li­zan hacia uno u otro ángu­lo del arco polí­ti­co, la más de las veces de mane­ra inconsciente.

Nue­vas y anti­guas expre­sio­nes de las ten­den­cias obje­ti­vas que empu­jan y simul­tá­nea­men­te fre­nan la diná­mi­ca de con­ver­gen­cia regio­nal, tra­du­cen por estos días en sus ava­ta­res un com­ple­jí­si­mo polí­gono de fuer­zas sin resul­tan­te pre­de­ci­ble. El futu­ro está, como pocas veces en la his­to­ria, a la espe­ra de una for­mi­da­ble prue­ba de fuer­zas entre la irra­cio­na­li­dad y la inte­li­gen­cia, entre la bru­ta­li­dad de cenácu­los ence­gue­ci­dos y el acer­vo más lúci­do y gene­ro­so de las luchas socia­les en los dos últi­mos siglos.

Dia­léc­ti­ca y desa­rro­llo desigual

Mien­tras tan­to, Una­sur, ins­tan­cia de extra­or­di­na­ria poten­cia, fue afec­ta­da por el efec­to dis­gre­ga­dor ya des­de fines de 2008, cuan­do los gobier­nos de Bra­sil y Argen­ti­na resol­vie­ron afron­tar el colap­so capi­ta­lis­ta des­de la pers­pec­ti­va del G‑20, es decir con la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se. El Mer­co­sur, para­li­za­do por un con­jun­to de razo­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas en el últi­mo quin­que­nio, no sólo no logra con­su­mar la incor­po­ra­ción de Vene­zue­la, sino que es cada vez menos efi­cien­te en su mez­quino come­ti­do pri­mi­ge­nio: el de ins­tru­men­to faci­li­ta­dor para el inter­cam­bio comer­cial. El Pac­to Andino es ya prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te. La Orga­ni­za­ción de Esta­dos Cen­tro­ame­ri­ca­nos, a par­tir del gol­pe en Hon­du­ras y la vic­to­ria dere­chis­ta en Pana­má, está sien­do mani­pu­la­da con un úni­co obje­ti­vo: rodear, aho­gar y aplas­tar a Nicaragua.

Al mar­gen de otras impli­can­cias, el resul­ta­do elec­to­ral en Chi­le afec­ta­rá adi­cio­nal­men­te a Una­sur. Jun­to con Colom­bia y Perú, este país con­for­ma aho­ra un blo­que for­mal­men­te ali­nea­do con Esta­dos Uni­dos y obra­rá como Caba­llo de Tro­ya en el con­cier­to de los 12 paí­ses de la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas. Un segun­do blo­que den­tro de Una­sur se des­ga­rra entre la toma de dis­tan­cia fren­te al gue­rre­ris­mo esta­dou­ni­den­se y la subor­di­na­ción a sus dic­ta­dos eco­nó­mi­cos. Cum­plien­do con una ley de hie­rro del desa­rro­llo his­tó­ri­co, el movi­mien­to con­ver­gen­te que sig­nó la últi­ma déca­da se des­com­po­ne en nume­ro­sas ten­den­cias posi­bles y, a par­tir de la solu­ción de con­ti­nui­dad en ese pro­ce­so, esta­ble­ce las bases para reto­mar el impul­so en un plano supe­rior, selec­cio­nan­do y rede­fi­nien­do a los acto­res del nue­vo momen­to histórico.

No fal­tan quie­nes inter­pre­tan esta ins­tan­cia de la dia­léc­ti­ca his­tó­ri­ca como un “retorno de la dere­cha” en Amé­ri­ca Lati­na. Cra­so error, fru­to de la con­fu­sión entre deseo y reali­dad, o de con­cep­cio­nes refor­mis­tas que, ama­rra­das a la lógi­ca for­mal, se resis­ten a asu­mir lo obvio: la cri­sis des­ga­rra la socie­dad, pola­ri­za a las cla­ses, atra­pa a diri­gen­tes y par­ti­dos y los arro­ja a un tor­be­llino don­de sólo por excep­ción con­si­guen afir­mar­se y orientarse.

Los hechos y la mirada

Pero no se tra­ta de inter­pre­ta­cio­nes com­ple­jas. Se ve a la luz del día que en nin­gún país de Amé­ri­ca Lati­na hay un movi­mien­to de masas con el menor signo de iden­ti­fi­ca­ción con estra­te­gias con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias. Todo lo con­tra­rio es ver­dad; al pun­to que las fuer­zas reac­cio­na­rias están obli­ga­das a camu­flar­se con dis­cur­sos pro­gre­sis­tas. Los ejem­plos de can­di­da­tos que en Vene­zue­la inten­ta­ron ganar votos reto­man­do con­sig­nas de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, fue­ron y serán reite­ra­dos por el Depar­ta­men­to de Esta­do. Esas tác­ti­cas impues­tas por Washing­ton prue­ban que los estra­te­gas del impe­ria­lis­mo no esti­man que las masas estén giran­do a la dere­cha, aun cuan­do la rémo­ra his­tó­ri­ca de con­fu­sión, des­ideo­lo­gi­za­ción y des­or­ga­ni­za­ción, a menu­do las deje iner­mes fren­te a manio­bras elec­to­ra­les de per­so­nas y par­ti­dos inescrupulosos.

Es ver­dad que par­ti­dos y diri­gen­cias que han podi­do apa­re­cer como expre­sio­nes popu­la­res de estra­te­gias pro­gre­sis­tas están giran­do a la dere­cha. Es ver­dad tam­bién que en tales cir­cuns­tan­cias, pro­pues­tas tra­ves­ti­das de la ultra­de­re­cha pue­den lograr cir­cuns­tan­cial­men­te ven­ta­ja elec­to­ral. Pero no es la super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca la que mar­ca el cur­so de la his­to­ria. A la inver­sa, la eta­pa que atra­ve­sa­mos está sig­na­da por una radi­ca­li­za­ción de masas muy pro­fun­da en todo el hemis­fe­rio, des­di­bu­ja­da aca­so por la enor­me des­igual­dad en gra­do y rit­mo en cada país, pero evi­den­te tan­to en sus picos de mayor mili­tan­cia (Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor), como en paí­ses don­de los recla­mos socia­les no han logra­do ele­var­se al plano de la lucha polí­ti­ca pero se expre­san, de todos modos, arras­tran­do imper­cep­ti­ble­men­te a quie­nes se supo­nen gober­nan­tes y res­que­bra­jan­do ins­ti­tu­cio­nes e ins­tru­men­tos tra­di­cio­na­les de las cla­ses dominantes.

Fas­cis­mo y socialismo

Para salir de esta fase e ingre­sar en otra don­de esté plan­tea­do un cam­bio del sen­ti­do his­tó­ri­co en el que mar­cha Amé­ri­ca Lati­na, las bur­gue­sías y el impe­ria­lis­mo deben infli­gir­le a los pue­blos derro­tas aplas­tan­tes, estra­té­gi­ca­men­te deci­si­vas, sólo dables median­te la fuer­za mili­tar. Pero he allí otro dato cru­cial de la eta­pa: las bur­gue­sías no pue­den con­fiar en las fuer­zas arma­das de cada país para esta­ble­cer gobier­nos de fuer­za en cho­que fron­tal con tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos y juven­tu­des. El recur­so al que pue­den ape­lar es el del fas­cis­mo, enten­di­do en el sen­ti­do estric­to de esta cate­go­ría: orga­ni­za­ción de sec­to­res de masas para ejer­cer la vio­len­cia con­tra las fran­jas más cons­cien­tes, orga­ni­za­das y en lucha de las cla­ses explo­ta­das y oprimidas.

Sin duda el impe­ria­lis­mo y sus dele­ga­cio­nes loca­les están enca­mi­na­dos en esa direc­ción. Sin duda cuen­tan con dece­nas de millo­nes de seres huma­nos arro­ja­dos a la mar­gi­na­li­dad, la igno­ran­cia y la deses­pe­ra­ción, para inten­tar hacer de ellos una fuer­za de cho­que sal­va­je con­tra el con­jun­to social. No es menos evi­den­te que en Hon­du­ras se han apun­ta­do un tan­to a favor (aun­que sería un error cali­fi­car­lo como triun­fo: allí la prue­ba de fuer­zas recién comien­za). Y va de suyo que en Chi­le se reve­la adón­de lle­van las polí­ti­cas refor­mis­tas cuan­do no exis­te la fuer­za sufi­cien­te para lle­gar a las mayo­rías con una pro­pues­ta revo­lu­cio­na­ria efectiva.

Pero con­fun­dir esto con la idea de que en Bra­sil y Argen­ti­na –para tomar dos casos sobre­sa­lien­tes– la estra­te­gia impe­ria­lis­ta y/​o las expre­sio­nes polí­ti­cas de la ultra­de­re­cha local pue­den cam­biar en esta fase his­tó­ri­ca las rela­cio­nes de fuer­za, al pun­to de impri­mir a estos paí­ses un giro a dere­cha, en fran­co cho­que con la mar­cha empren­di­da en Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor, impli­ca, repe­ti­mos, con­fun­dir deseos con reali­dad o mos­trar el típi­co pavor refor­mis­ta fren­te a la opción por la revo­lu­ción, por la nece­si­dad obje­ti­va y peren­to­ria del socialismo.

Bas­ta poner el pen­sa­mien­to en la cere­mo­nia de asun­ción del nue­vo man­da­to de Evo Mora­les, el 22 de enero pasa­do, ven­ce­dor con el 64% de los votos, cuan­do fue­ron envia­dos al museo los atri­bu­tos del poder del “Esta­do libe­ral y colo­nial”, como lo cali­fi­có el vice­pre­si­den­te Álva­ro Gar­cía Line­ra. Bas­ta ver la radi­ca­li­za­ción ace­le­ra­da de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, res­pal­da­da cada día por sec­to­res más amplios de las masas. Bas­ta ver la ace­le­ra­ción de la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na y el vigor con que se replan­tea la orga­ni­za­ción de una fuer­za polí­ti­ca de masas en Ecuador.

Pero los gobier­nos de esos tres paí­ses son par­te del Alba, des­de don­de se pro­yec­ta hacia toda Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (y más allá, mucho más allá, como que­dó a la vis­ta en Copenha­gue), la neta con­fron­ta­ción plan­tea­da por una res­pues­ta socia­lis­ta a la cri­sis capitalista.

Es com­pren­si­ble que gobier­nos y diri­gen­tes atra­pa­dos por sus pro­pias vaci­la­cio­nes y com­pro­mi­sos, ame­na­za­dos por derro­tas elec­to­ra­les o inclu­so por deman­das gene­ra­li­za­das de las masas, agi­ten el fan­tas­ma de una ultra­de­re­cha en mar­cha vic­to­rio­sa. Pero se tra­ta de un esla­bón más en la cade­na de la manipulación.

Tal rotun­da afir­ma­ción no habi­li­ta al faci­lis­mo y mucho menos a la irres­pon­sa­bi­li­dad: el enemi­go es pode­ro­so, bru­tal, irra­cio­nal pero a la vez inte­li­gen­te e impla­ca­ble. Exi­ge por tan­to la bús­que­da de todas las for­mas de fren­te úni­co. En todo caso, no hay sali­da sin com­pren­der que Amé­ri­ca Lati­na hoy no se des­pla­za a la dere­cha. Es que la cri­sis deja sin res­pues­ta posi­ble a quie­nes sue­ñan con refor­mar el capi­ta­lis­mo. En tales cir­cuns­tan­cias los úni­cos repre­sen­tan­tes posi­bles del capi­tal son aque­llos dis­pues­tos a asu­mir sin rodeos, en todos los terre­nos, la estra­te­gia impe­ria­lis­ta. Y en la mis­ma medi­da en que no exis­tan fuer­zas con rai­gam­bre social y defi­ni­cio­nes socia­lis­tas, que­da espa­cio para aven­tu­re­ros de todo tipo en reem­pla­zo de los par­ti­dos que el capi­tal ya no tiene.

Inclu­so los casos don­de tales fran­co­ti­ra­do­res den en el blan­co se ins­cri­ben en una reali­dad de signo con­tra­rio: una eta­pa de con­ver­gen­cia regio­nal en un plano cua­li­ta­ti­va­men­te más ele­va­do, expre­sa­da en el Alba, que con­tie­ne, supera y pro­yec­ta todo lo avan­za­do median­te Una­sur y las demás ins­tan­cias regio­na­les, a las cua­les, lejos de anta­go­ni­zar, con­tie­ne y sos­tie­ne como expre­sio­nes vivas del desa­rro­llo des­igual. Más aún: el pro­gra­ma, la estra­te­gia e inclu­so la pro­pues­ta orga­ni­za­ti­va del Alba están dise­mi­na­das en cada rin­cón del hemis­fe­rio, sin excluir a Esta­dos Unidos.

Fuen­te: ALAI

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.