Ame­ri­ca Lati­na no gira a dere­cha, por Luis Bil­bao

Es posi­ble hallar en la tra­ge­dia de Hai­tí el sím­bo­lo de un vol­cá­ni­co des­pla­za­mien­to de cla­ses y par­ti­dos a lo lar­go del con­ti­nen­te, reme­zón obli­ga­do del seís­mo que, en 2008, derrum­bó el sis­te­ma finan­cie­ro inter­na­cio­nal. No es nece­sa­rio for­zar esa mis­ma ima­gen para seña­lar que Esta­dos Uni­dos res­pon­de a la rup­tu­ra del sta­tu quo hemis­fé­ri­co con el mis­mo cri­te­rio estra­té­gi­co según el cual Barack Oba­ma envió 16 mil sol­da­dos a la isla cari­be­ña.

El hecho es que en cada país se obser­va un reali­nea­mien­to de diri­gen­cias, par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes socia­les. Así, el bicen­te­na­rio coin­ci­de con el ini­cio de una era sig­na­da por el colap­so del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y su tra­duc­ción en el mapa polí­ti­co con­ti­nen­tal. Las cla­ses fun­da­men­ta­les de la socie­dad se des­li­zan hacia uno u otro ángu­lo del arco polí­ti­co, la más de las veces de mane­ra incons­cien­te.

Nue­vas y anti­guas expre­sio­nes de las ten­den­cias obje­ti­vas que empu­jan y simul­tá­nea­men­te fre­nan la diná­mi­ca de con­ver­gen­cia regio­nal, tra­du­cen por estos días en sus ava­ta­res un com­ple­jí­si­mo polí­gono de fuer­zas sin resul­tan­te pre­de­ci­ble. El futu­ro está, como pocas veces en la his­to­ria, a la espe­ra de una for­mi­da­ble prue­ba de fuer­zas entre la irra­cio­na­li­dad y la inte­li­gen­cia, entre la bru­ta­li­dad de cenácu­los ence­gue­ci­dos y el acer­vo más lúci­do y gene­ro­so de las luchas socia­les en los dos últi­mos siglos.

Dia­léc­ti­ca y desa­rro­llo des­igual

Mien­tras tan­to, Una­sur, ins­tan­cia de extra­or­di­na­ria poten­cia, fue afec­ta­da por el efec­to dis­gre­ga­dor ya des­de fines de 2008, cuan­do los gobier­nos de Bra­sil y Argen­ti­na resol­vie­ron afron­tar el colap­so capi­ta­lis­ta des­de la pers­pec­ti­va del G‑20, es decir con la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se. El Mer­co­sur, para­li­za­do por un con­jun­to de razo­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas en el últi­mo quin­que­nio, no sólo no logra con­su­mar la incor­po­ra­ción de Vene­zue­la, sino que es cada vez menos efi­cien­te en su mez­quino come­ti­do pri­mi­ge­nio: el de ins­tru­men­to faci­li­ta­dor para el inter­cam­bio comer­cial. El Pac­to Andino es ya prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te. La Orga­ni­za­ción de Esta­dos Cen­tro­ame­ri­ca­nos, a par­tir del gol­pe en Hon­du­ras y la vic­to­ria dere­chis­ta en Pana­má, está sien­do mani­pu­la­da con un úni­co obje­ti­vo: rodear, aho­gar y aplas­tar a Nica­ra­gua.

Al mar­gen de otras impli­can­cias, el resul­ta­do elec­to­ral en Chi­le afec­ta­rá adi­cio­nal­men­te a Una­sur. Jun­to con Colom­bia y Perú, este país con­for­ma aho­ra un blo­que for­mal­men­te ali­nea­do con Esta­dos Uni­dos y obra­rá como Caba­llo de Tro­ya en el con­cier­to de los 12 paí­ses de la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas. Un segun­do blo­que den­tro de Una­sur se des­ga­rra entre la toma de dis­tan­cia fren­te al gue­rre­ris­mo esta­dou­ni­den­se y la subor­di­na­ción a sus dic­ta­dos eco­nó­mi­cos. Cum­plien­do con una ley de hie­rro del desa­rro­llo his­tó­ri­co, el movi­mien­to con­ver­gen­te que sig­nó la últi­ma déca­da se des­com­po­ne en nume­ro­sas ten­den­cias posi­bles y, a par­tir de la solu­ción de con­ti­nui­dad en ese pro­ce­so, esta­ble­ce las bases para reto­mar el impul­so en un plano supe­rior, selec­cio­nan­do y rede­fi­nien­do a los acto­res del nue­vo momen­to his­tó­ri­co.

No fal­tan quie­nes inter­pre­tan esta ins­tan­cia de la dia­léc­ti­ca his­tó­ri­ca como un “retorno de la dere­cha” en Amé­ri­ca Lati­na. Cra­so error, fru­to de la con­fu­sión entre deseo y reali­dad, o de con­cep­cio­nes refor­mis­tas que, ama­rra­das a la lógi­ca for­mal, se resis­ten a asu­mir lo obvio: la cri­sis des­ga­rra la socie­dad, pola­ri­za a las cla­ses, atra­pa a diri­gen­tes y par­ti­dos y los arro­ja a un tor­be­llino don­de sólo por excep­ción con­si­guen afir­mar­se y orien­tar­se.

Los hechos y la mira­da

Pero no se tra­ta de inter­pre­ta­cio­nes com­ple­jas. Se ve a la luz del día que en nin­gún país de Amé­ri­ca Lati­na hay un movi­mien­to de masas con el menor signo de iden­ti­fi­ca­ción con estra­te­gias con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias. Todo lo con­tra­rio es ver­dad; al pun­to que las fuer­zas reac­cio­na­rias están obli­ga­das a camu­flar­se con dis­cur­sos pro­gre­sis­tas. Los ejem­plos de can­di­da­tos que en Vene­zue­la inten­ta­ron ganar votos reto­man­do con­sig­nas de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, fue­ron y serán reite­ra­dos por el Depar­ta­men­to de Esta­do. Esas tác­ti­cas impues­tas por Washing­ton prue­ban que los estra­te­gas del impe­ria­lis­mo no esti­man que las masas estén giran­do a la dere­cha, aun cuan­do la rémo­ra his­tó­ri­ca de con­fu­sión, des­ideo­lo­gi­za­ción y des­or­ga­ni­za­ción, a menu­do las deje iner­mes fren­te a manio­bras elec­to­ra­les de per­so­nas y par­ti­dos ines­cru­pu­lo­sos.

Es ver­dad que par­ti­dos y diri­gen­cias que han podi­do apa­re­cer como expre­sio­nes popu­la­res de estra­te­gias pro­gre­sis­tas están giran­do a la dere­cha. Es ver­dad tam­bién que en tales cir­cuns­tan­cias, pro­pues­tas tra­ves­ti­das de la ultra­de­re­cha pue­den lograr cir­cuns­tan­cial­men­te ven­ta­ja elec­to­ral. Pero no es la super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca la que mar­ca el cur­so de la his­to­ria. A la inver­sa, la eta­pa que atra­ve­sa­mos está sig­na­da por una radi­ca­li­za­ción de masas muy pro­fun­da en todo el hemis­fe­rio, des­di­bu­ja­da aca­so por la enor­me des­igual­dad en gra­do y rit­mo en cada país, pero evi­den­te tan­to en sus picos de mayor mili­tan­cia (Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor), como en paí­ses don­de los recla­mos socia­les no han logra­do ele­var­se al plano de la lucha polí­ti­ca pero se expre­san, de todos modos, arras­tran­do imper­cep­ti­ble­men­te a quie­nes se supo­nen gober­nan­tes y res­que­bra­jan­do ins­ti­tu­cio­nes e ins­tru­men­tos tra­di­cio­na­les de las cla­ses domi­nan­tes.

Fas­cis­mo y socia­lis­mo

Para salir de esta fase e ingre­sar en otra don­de esté plan­tea­do un cam­bio del sen­ti­do his­tó­ri­co en el que mar­cha Amé­ri­ca Lati­na, las bur­gue­sías y el impe­ria­lis­mo deben infli­gir­le a los pue­blos derro­tas aplas­tan­tes, estra­té­gi­ca­men­te deci­si­vas, sólo dables median­te la fuer­za mili­tar. Pero he allí otro dato cru­cial de la eta­pa: las bur­gue­sías no pue­den con­fiar en las fuer­zas arma­das de cada país para esta­ble­cer gobier­nos de fuer­za en cho­que fron­tal con tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos y juven­tu­des. El recur­so al que pue­den ape­lar es el del fas­cis­mo, enten­di­do en el sen­ti­do estric­to de esta cate­go­ría: orga­ni­za­ción de sec­to­res de masas para ejer­cer la vio­len­cia con­tra las fran­jas más cons­cien­tes, orga­ni­za­das y en lucha de las cla­ses explo­ta­das y opri­mi­das.

Sin duda el impe­ria­lis­mo y sus dele­ga­cio­nes loca­les están enca­mi­na­dos en esa direc­ción. Sin duda cuen­tan con dece­nas de millo­nes de seres huma­nos arro­ja­dos a la mar­gi­na­li­dad, la igno­ran­cia y la deses­pe­ra­ción, para inten­tar hacer de ellos una fuer­za de cho­que sal­va­je con­tra el con­jun­to social. No es menos evi­den­te que en Hon­du­ras se han apun­ta­do un tan­to a favor (aun­que sería un error cali­fi­car­lo como triun­fo: allí la prue­ba de fuer­zas recién comien­za). Y va de suyo que en Chi­le se reve­la adón­de lle­van las polí­ti­cas refor­mis­tas cuan­do no exis­te la fuer­za sufi­cien­te para lle­gar a las mayo­rías con una pro­pues­ta revo­lu­cio­na­ria efec­ti­va.

Pero con­fun­dir esto con la idea de que en Bra­sil y Argen­ti­na –para tomar dos casos sobre­sa­lien­tes– la estra­te­gia impe­ria­lis­ta y/​o las expre­sio­nes polí­ti­cas de la ultra­de­re­cha local pue­den cam­biar en esta fase his­tó­ri­ca las rela­cio­nes de fuer­za, al pun­to de impri­mir a estos paí­ses un giro a dere­cha, en fran­co cho­que con la mar­cha empren­di­da en Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor, impli­ca, repe­ti­mos, con­fun­dir deseos con reali­dad o mos­trar el típi­co pavor refor­mis­ta fren­te a la opción por la revo­lu­ción, por la nece­si­dad obje­ti­va y peren­to­ria del socia­lis­mo.

Bas­ta poner el pen­sa­mien­to en la cere­mo­nia de asun­ción del nue­vo man­da­to de Evo Mora­les, el 22 de enero pasa­do, ven­ce­dor con el 64% de los votos, cuan­do fue­ron envia­dos al museo los atri­bu­tos del poder del “Esta­do libe­ral y colo­nial”, como lo cali­fi­có el vice­pre­si­den­te Álva­ro Gar­cía Line­ra. Bas­ta ver la radi­ca­li­za­ción ace­le­ra­da de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, res­pal­da­da cada día por sec­to­res más amplios de las masas. Bas­ta ver la ace­le­ra­ción de la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na y el vigor con que se replan­tea la orga­ni­za­ción de una fuer­za polí­ti­ca de masas en Ecua­dor.

Pero los gobier­nos de esos tres paí­ses son par­te del Alba, des­de don­de se pro­yec­ta hacia toda Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (y más allá, mucho más allá, como que­dó a la vis­ta en Copenha­gue), la neta con­fron­ta­ción plan­tea­da por una res­pues­ta socia­lis­ta a la cri­sis capi­ta­lis­ta.

Es com­pren­si­ble que gobier­nos y diri­gen­tes atra­pa­dos por sus pro­pias vaci­la­cio­nes y com­pro­mi­sos, ame­na­za­dos por derro­tas elec­to­ra­les o inclu­so por deman­das gene­ra­li­za­das de las masas, agi­ten el fan­tas­ma de una ultra­de­re­cha en mar­cha vic­to­rio­sa. Pero se tra­ta de un esla­bón más en la cade­na de la mani­pu­la­ción.

Tal rotun­da afir­ma­ción no habi­li­ta al faci­lis­mo y mucho menos a la irres­pon­sa­bi­li­dad: el enemi­go es pode­ro­so, bru­tal, irra­cio­nal pero a la vez inte­li­gen­te e impla­ca­ble. Exi­ge por tan­to la bús­que­da de todas las for­mas de fren­te úni­co. En todo caso, no hay sali­da sin com­pren­der que Amé­ri­ca Lati­na hoy no se des­pla­za a la dere­cha. Es que la cri­sis deja sin res­pues­ta posi­ble a quie­nes sue­ñan con refor­mar el capi­ta­lis­mo. En tales cir­cuns­tan­cias los úni­cos repre­sen­tan­tes posi­bles del capi­tal son aque­llos dis­pues­tos a asu­mir sin rodeos, en todos los terre­nos, la estra­te­gia impe­ria­lis­ta. Y en la mis­ma medi­da en que no exis­tan fuer­zas con rai­gam­bre social y defi­ni­cio­nes socia­lis­tas, que­da espa­cio para aven­tu­re­ros de todo tipo en reem­pla­zo de los par­ti­dos que el capi­tal ya no tie­ne.

Inclu­so los casos don­de tales fran­co­ti­ra­do­res den en el blan­co se ins­cri­ben en una reali­dad de signo con­tra­rio: una eta­pa de con­ver­gen­cia regio­nal en un plano cua­li­ta­ti­va­men­te más ele­va­do, expre­sa­da en el Alba, que con­tie­ne, supera y pro­yec­ta todo lo avan­za­do median­te Una­sur y las demás ins­tan­cias regio­na­les, a las cua­les, lejos de anta­go­ni­zar, con­tie­ne y sos­tie­ne como expre­sio­nes vivas del desa­rro­llo des­igual. Más aún: el pro­gra­ma, la estra­te­gia e inclu­so la pro­pues­ta orga­ni­za­ti­va del Alba están dise­mi­na­das en cada rin­cón del hemis­fe­rio, sin excluir a Esta­dos Uni­dos.

Fuen­te: ALAI

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *