His­to­ria de la revo­lu­ción incon­clu­sa: Entre­vis­ta a Mario Ros­si, de Uru­guay por Guevariando

Por Equi­po de Inves­ti­ga­ción y Entre­vis­tas: Mar­ce­lo Colus­si /​Rodri­go Vélez-Guevariando
[email protected]​gmail.​com, [email protected]​gmail.​com

La pre­sen­te entre­vis­ta hace par­te de una ambi­cio­sa inda­ga­ción que hemos comen­za­do recien­te­men­te por par­te del “Equi­po de Inves­ti­ga­ción y Entre­vis­tas” –con­for­ma­do, en prin­ci­pio, por Mar­ce­lo Colus­si /​Rodri­go Vélez-Gue­va­rian­do, y al que per­te­ne­cen otros inves­ti­ga­do­res que tam­bién harán su apor­te pró­xi­ma­men­te– y de la que tam­bién hacen par­te las entre­vis­tas a Alba Este­la Mal­do­na­do (Coman­dan­te Lola), de Gua­te­ma­la, y Abel Bo, de Argen­ti­na, opor­tu­na­men­te difun­di­das en la red. La idea en jue­go es poder con­ver­sar sobre diver­sas cues­tio­nes de inte­rés para la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na, cen­trán­do­nos en prin­ci­pio en un balan­ce crí­ti­co de los movi­mien­tos arma­dos, de los cua­les todos los entrevistados/​as for­ma­ron par­te en el pasa­do reciente.
Con esta inves­ti­ga­ción que­re­mos sal­dar una deu­da que exis­te con las nue­vas gene­ra­cio­nes que no han podi­do cono­cer la otra his­to­ria de nues­tro con­ti­nen­te y han esta­do some­ti­das a una sola ver­dad: la ver­dad ofi­cial que le han impues­to las eli­tes en el poder y el capi­ta­lis­mo en tan­to sis­te­ma, que des­pués de des­atar todo su terro­ris­mo de cla­se explo­ta­do­ra en for­ma san­grien­ta, lo ejer­cen aho­ra en el plano teó­ri­co, fal­sean­do y ocul­tan­do la opción revo­lu­cio­na­ria. Es por esta razón que hemos que­ri­do con­ver­sar con todos estos com­pa­ñe­ros que en alguno momen­to toma­ron las armas en nom­bre de sus con­vic­cio­nes, tenien­do una visión más com­ple­ta sobre nues­tra pro­pia his­to­ria y, ¿por qué no decir­lo?, sobre los pasos futu­ros que los pue­blos en lucha están dan­do todos los días en pos de la revo­lu­ción y el socia­lis­mo. Por­que, pre­ci­so es recor­dar­lo una vez más: ¡la his­to­ria no ha ter­mi­na­do! “Podrán cor­tar todas las flo­res, pero no deten­drán las primavera”.
Si bien nues­tra inves­ti­ga­ción tie­ne que ver con el desa­rro­llo, la lucha y las pers­pec­ti­vas de los movi­mien­tos polí­ti­cos-mili­ta­res en Amé­ri­ca Lati­na, no es menos cier­to que a medi­da que vamos avan­zan­do en una serie de entre­vis­tas vamos des­cu­brien­do una visión dis­tin­ta de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y com­pro­ban­do el reduc­cio­nis­mo al que la mis­ma ha esta­do some­ti­da des­de dis­tin­tos sec­to­res. Es por esa razón que nues­tras pre­gun­tas se irán desa­rro­llan­do con temas his­tó­ri­cos que pue­den ser de inte­rés, y natu­ral­men­te con temas polí­ti­cos de actua­li­dad, que pue­den apor­tar al deba­te y a una mejor com­pren­sión de las pers­pec­ti­vas revo­lu­cio­na­rias en nues­tro continente.
En esta oca­sión entre­vis­ta­mos a Mario Ros­si, líder his­tó­ri­co del Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Orien­tal, del Uru­guay. Él, que fue­ra miem­bro acti­vo en la lucha revo­lu­cio­na­ria arma­da en su país natal y pre­so polí­ti­co duran­te 15 años, nos deja una serie de refle­xio­nes suma­men­te impor­tan­tes que vale la pena retomar.
La idea de lle­ga­da de todo este esfuer­zo es con­tar con un valio­so mate­rial com­pues­to por nume­ro­sas entre­vis­tas (las que ya pre­sen­ta­mos jun­to a varias más que están en camino, con miem­bros de las dis­tin­tas fuer­zas polí­ti­co-mili­ta­res que se desa­rro­lla­ron en Lati­noa­mé­ri­ca en los pasa­dos años), las que nos per­mi­ti­rán sis­te­ma­ti­zar esas expe­rien­cias y pro­po­ner algu­nas líneas teó­ri­cas de inter­pre­ta­ción de los nue­vos y futu­ros esce­na­rios. Todo esta ini­cia­ti­va la ire­mos difun­dien­do por la red en pági­nas como la pre­sen­te, y even­tual­men­te, de ser posi­ble, como libro impre­so. Esta­mos des­de ya abso­lu­ta­men­te anuen­tes a reci­bir todo comen­ta­rio, crí­ti­ca o apor­te que abo­ne la discusión.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Pre­gun­ta: Nos intere­sa cono­cer cómo se fue ges­tan­do el avan­ce de las posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias en el Uru­guay en tér­mi­nos his­tó­ri­cos, de tal for­ma que poda­mos con­tex­tua­li­zar cuá­les fue­ron los hechos polí­ti­cos e his­tó­ri­cos que per­mi­tie­ron un rom­pi­mien­to con el refor­mis­mo y el sur­gi­mien­to de orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. ¿Cuá­les fue­ron los hechos más impor­tan­tes para que esto pasara?

Mario Ros­si: Un hecho fun­da­men­tal que sacu­de a la izquier­da en el con­ti­nen­te es el triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na en 1959, y nues­tro país no es ajeno a esta situa­ción. Tam­bién en 1959, tras 90 años de gobierno del Par­ti­do Colo­ra­do, acce­de al gobierno el Par­ti­do Nacio­nal que intro­du­ce al Uru­guay en el FMI. La Refor­ma Cam­bia­ria y Mone­ta­ria y se fir­man, por endeu­da­mien­to, las Car­tas de Inten­ción lesi­vas a la sobe­ra­nía con medi­das eco­nó­mi­co- finan­cie­ras anti­po­pu­la­res. Nace una nue­va izquier­da que se des­pren­de del pro­ce­so de acu­mu­la­ción de los par­ti­dos de cla­se tra­di­cio­na­les (Par­ti­do Socia­lis­ta y Par­ti­do Comu­nis­ta) a tra­vés de los Fren­tes Popu­la­res, un sec­tor al mar­gen y otros inte­grán­do­los, pero con una estra­te­gia inde­pen­dien­te. Se pro­fun­di­za la lucha de cla­ses en todos los aspec­tos. Las medi­das fon­do­mo­ne­ta­ris­tas pro­vo­can una varia­da res­pues­ta de lucha popu­lar. En 1962 se for­jan dos fren­tes popu­la­res: la Unión Popu­lar, lide­ra­da por el Par­ti­do Socia­lis­ta, y el Fren­te de Izquier­da de Libe­ra­ción, enca­be­za­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta. Ambas coa­li­cio­nes coin­ci­den con un pro­gra­ma de libe­ra­ción nacio­nal y social (mora­to­ria de la deu­da exter­na, nacio­na­li­za­ción de la ban­ca y el comer­cio exte­rior, refor­ma agra­ria con expro­pia­ción del lati­fun­dio, nacio­na­li­za­ción de la indus­tria fri­go­rí­fi­ca, etc.). La con­cep­ción de los Fren­tes Popu­la­res con­si­de­ra­ba la revo­lu­ción en dos eta­pas: una pri­me­ra demo­crá­ti­ca bur­gue­sa con desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas en alian­za con la bur­gue­sía pro­gre­sis­ta, y una segun­da eta­pa ya desa­rro­lla­da la cla­se tra­ba­ja­do­ra lide­ran­do un pro­ce­so al socia­lis­mo. Fren­te a esta con­cep­ción se levan­ta­ban las eta­pas inin­te­rrum­pi­das de libe­ra­ción nacio­nal y social, en base de un sal­to revo­lu­cio­na­rio, (corre­la­ción en la lucha de cla­ses mun­dial a favor de las pro­pues­tas revo­lu­cio­na­rias –revo­lu­cio­nes rusa, chi­na, viet­na­mi­ta, cuba­na, des­com­po­si­ción del pro­ce­so colo­nial, Arge­lia, nacio­na­li­za­ción canal de Suez, gue­rri­llas de libe­ra­ción en toda Áfri­ca con­tra los colo­nia­lis­mos euro­peos, etc.– don­de el pro­ce­so cubano era emu­la­ción y no copia meca­ni­cis­ta. En 1962 comien­zan los ante­ce­den­tes del Coor­di­na­dor de varios gru­pos que en 1964 dará ori­gen al Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Tupamaros.
Ese año se uni­fi­ca el movi­mien­to obre­ro tras la fun­da­ción de la Con­ven­ción Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res, con todas las ten­den­cias (anar­quis­tas, comu­nis­tas, socia­lis­tas, trots­kis­tas, cas­tris­tas, etc.) y en 1965 se efec­túa el Con­gre­so del Pue­blo (miles de asam­bleas de base) que dará las bases pro­gra­má­ti­cas para todo el movi­mien­to popu­lar. Raúl Sen­dic cofun­da con los cañe­ros de Arti­gas el sin­di­ca­to rural Unión de Tra­ba­ja­do­res Azu­ca­re­ros de Arti­gas (UTAA).
Nues­tro Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Orien­tal, naci­do en 1961, de un des­pren­di­mien­to del Par­ti­do Nacio­nal; por su polí­ti­ca fon­do­mo­ne­ta­ris­ta y pro impe­ria­lis­ta cofun­da el Fren­te de Izquier­da de Libe­ra­ción en 1962 y se inte­gra por otro lado al Plan estra­té­gi­co del CHE, con pro­fun­dos lazos con la Revo­lu­ción Cuba­na, con­si­de­ran­do que todos los méto­dos de lucha son váli­dos, tenien­do a la vio­len­cia orga­ni­za­da de las masas como la estra­te­gia fun­da­men­tal y don­de todos los demás fren­tes de lucha son secun­da­rios y deben acu­mu­lar para el fundamental.

Pre­gun­ta: Des­pués de este pro­ce­so que uste­des seña­lan, ¿cuá­les fue­ron las orga­ni­za­cio­nes que fue­ron sur­gien­do y de dón­de se nutrie­ron en for­ma principal?

Mario Ros­si: Las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que asu­mie­ron la lucha arma­da en la déca­da del 60 y 70 fue­ron fun­da­men­tal­men­te tres: el MLN-Tupa­ma­ros, el MRO- FAR«O» y la OPR «33”. La lucha arma­da no defi­ne sola­men­te la con­di­ción de revo­lu­cio­na­rios; por ejem­plo, nace el Par­ti­do Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio, de influen­cia maoís­ta, tras la esci­sión sino-sovié­ti­ca. Par­ti­dos trots­kis­tas, que se plan­tea­ban la insu­rrec­ción y en el desa­rro­llo de la lucha, el MLN va sufrien­do des­pren­di­mien­tos (Fren­te Revo­lu­cio­na­rio de Tra­ba­ja­do­res y Movi­mien­to «22 de diciembre»).
El MLN se nutre de inte­gran­tes del par­ti­do Nacio­nal (Muji­ca), de mili­tan­tes del Par­ti­do Socia­lis­ta (Sen­dic, Mane­ra, Mare­na­les, Amo­dio Pérez, etc.) del MRO (Eleute­rio Fer­nán­dez Hui­do­bro) del Par­ti­do Comu­nis­ta (Rosen­cof y Rodrí­guez Belletti).
El MRO-FAR«O» se nutre en su mayo­ría de mili­tan­tes del Par­ti­do Nacio­nal, jóve­nes de la UJC del Par­ti­do Comu­nis­ta, mili­tan­tes socialistas.
La OPR “33” se nutre en su mayo­ría de tra­ba­ja­do­res y estu­dian­tes de influen­cia anar­quis­ta. Dis­po­nen de un apa­ra­to de masas: la Resis­ten­cia Obre­ra Estu­dian­til (ROE)

Pre­gun­ta: Resul­ta intere­san­te cono­cer, con la pers­pec­ti­va del tiem­po trans­cu­rri­do, acer­ca de las prin­ci­pa­les defi­ni­cio­nes teó­ri­cas de las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes. ¿Cuá­les eran las corrien­tes teó­ri­cas de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, sus defi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas y su prin­ci­pal mar­co de referencia?

Mario Ros­si: En el MLN – T, por la impor­tan­te ver­tien­te de los socia­lis­tas, influ­ye el mar­xis­mo, pero no el leni­nis­mo, y por el cre­ci­mien­to en las filas nacio­na­lis­tas influ­ye el nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio. Un mar­co de refe­ren­cia es la Revo­lu­ción Cubana.
El MRO- FAR“O” nace con un pro­fun­do nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio y gira rápi­da­men­te hacia el mar­xis­mo – leni­nis­mo, por influen­cia del gue­va­ris­mo, de la revo­lu­ción cuba­na, y el acuer­do del FIDEL con el PCU (refor­mis­ta), nos liga a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la teo­ría mar­xis­ta leni­nis­ta. La decla­ra­ción de la OLAS en 1967 en unos de sus pun­tos esta­ble­ce: los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios serán guia­dos por el mar­xis­mo-leni­nis­mo. El mar­co de refe­ren­cia era la Revo­lu­ción Cubana.
La OPR “33” nace de la Fede­ra­ción Anar­quis­ta Uru­gua­ya (FAU) El mar­co de refe­ren­cia era la inter­na­cio­nal anar­quis­ta, algo influ­ye la revo­lu­ción cuba­na, pero hacien­do crí­ti­cas al foco.

Pre­gun­ta: ¿Cómo inci­de la revo­lu­ción cuba­na en los plan­tea­mien­tos de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en esos momentos?

Mario Ros­si: La influen­cia es fun­da­men­tal, prin­ci­pal­men­te para el MRO, des­de un pun­to de vis­ta estra­té­gi­co, al estar inte­gra­do al Plan del CHE. Cuba era la base de apo­yo estra­té­gi­co para el MLN y MRO, aun­que los tupa­ma­ros desa­rro­lla­ran la lucha gue­rri­lle­ra urba­na, en con­tra­dic­ción con las deci­sio­nes de la Orga­ni­za­ción lati­no­ame­ri­ca­na de soli­da­ri­dad (OLAS) en 1967, que decla­ró la gue­rri­lla rural como el méto­do fun­da­men­tal de la cons­truc­ción de los Ejér­ci­tos de Liberación.

Pre­gun­ta: Des­pués del sur­gi­mien­to de orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, algu­nas de las cua­les se rei­vin­di­can mar­xis­tas y leni­nis­tas, ¿nos podrías seña­lar los que a tu jui­cio fue­ron los prin­ci­pa­les apor­tes al desa­rro­llo teó­ri­co y prác­ti­co del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio uru­gua­yo hacia el res­to del con­ti­nen­te y aún más allá?

Mario Ros­si: Se pue­de con­si­de­rar un apor­te la com­bi­na­ción de todos los méto­dos de lucha, sin poner la lucha elec­to­ral par­la­men­ta­ria como eje de acu­mu­la­ción y con­si­de­rar que el pro­yec­to polí­ti­co – mili­tar siem­pre se basa en una orga­ni­za­ción clan­des­ti­na con el méto­do de la vio­len­cia orga­ni­za­da como fun­da­men­tal y todos los demás son secundarios.

Pre­gun­ta: La pre­gun­ta ante­rior tie­ne un matiz muy impor­tan­te por­que muchas veces, cuan­do se habla del apor­te uru­gua­yo, se habla casi en exclu­si­va del desa­rro­llo ope­ra­ti­vo alcan­za­do por las orga­ni­za­cio­nes que desa­rro­lla­ron la lucha arma­da y muy poca gen­te resal­ta los apor­tes polí­ti­cos y teó­ri­cos. ¿Es cier­to que los uru­gua­yos fue­ron muy poca tin­ta y mucha acción como ase­gu­ra­ba una can­ción de la épo­ca del 60?

Mario Ros­si: El MLN‑T, como fuer­za revo­lu­cio­na­ria pro­ta­gó­ni­ca, con­si­de­ra­ba que “los hechos unen y las pala­bras sepa­ran”, “no hay más ense­ñan­zas teó­ri­cas que las que emer­gen de revo­lu­cio­nes hechas”, etc. Exis­tía una izquier­da revo­lu­cio­na­ria en la cual está­ba­mos inclui­dos, que al adop­tar el mar­xis­mo leni­nis­mo nos obli­ga a que “sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria no hay acción revo­lu­cio­na­ria”. Una espe­cial preo­cu­pa­ción por la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca en estra­te­gias a lar­go plazo.

Pre­gun­ta: ¿Cómo se va ges­tan­do la idea del accio­nar mili­tar y cómo arti­cu­lan éste con el desa­rro­llo de otras for­mas de lucha?

Mario Ros­si: La orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar clan­des­ti­na diri­ge todo el accio­nar polí­ti­co (clan­des­tino y legal). La demo­cra­cia bur­gue­sa es una dic­ta­du­ra de cla­se bur­gue­sa, pero en su seno la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tras un cen­te­nar de años de lucha, ha con­quis­ta­do liber­ta­des demo­crá­ti­cas que deben ser uti­li­za­das para des­truir la demo­cra­cia bur­gue­sa (dic­ta­du­ra de cla­se embo­za­da) para con­ver­tir­se en una demo­cra­cia obre­ra, la dic­ta­du­ra de las mayorías.

Pre­gun­ta: En una nación peque­ña como Uru­guay ¿era posi­ble plan­tear­se la revo­lu­ción en un solo país o un pro­ce­so de acu­mu­la­ción mucho mayor que inclu­ye­ra, por ejem­plo, a la Argen­ti­na y lue­go al resto?

Mario Ros­si: La con­cep­ción gene­ra­li­za­da de las orga­ni­za­cio­nes arma­das era una estra­te­gia regio­nal, con­ti­nen­tal. Pri­ma­ba la con­cep­ción gue­va­ris­ta de que los Andes serían la Sie­rra Maes­tra. El MRO con­ce­bía la lucha regio­nal y a lar­go pla­zo, al estar en el Plan del CHE, mien­tras que los tupa­ma­ros eran el “aquí y aho­ra”. Éstos, los tupa­ma­ros, tras la derro­ta de 1972, se refu­gian en la Jun­ta Coor­di­na­do­ra Revo­lu­cio­na­ria (PRT-ERP de Argen­ti­na, ELN de Boli­via, MIR de Chi­le y MLN Tupa­ma­ros). La OPR “33” nace con una con­cep­ción inter­na­cio­na­lis­ta anarquista.

Pre­gun­ta: En una inte­rro­gan­te ante­rior pre­gun­ta­mos por los apor­tes de la izquier­da uru­gua­ya revo­lu­cio­na­ria al con­jun­to del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio con­ti­nen­tal. ¿Cuá­les son los ele­men­tos que hoy se man­tie­nen de ese apor­te, cuá­les fue­ron supe­ra­dos en el tiem­po y cuá­les son los nue­vos ele­men­tos incor­po­ra­dos en tér­mi­nos teórico-políticos?

Mario Ros­si: Los movi­mien­tos gue­rri­lle­ros uru­gua­yos efec­tua­ron el apor­te de las posi­bi­li­da­des de la lucha urba­na y la com­bi­na­ción de los méto­dos de lucha. Pero todos mos­tra­ron sus limi­ta­cio­nes en su momen­to y en el tiempo.
El MLN se des­vió mili­tar­men­te con su ofen­si­va de abril del 72, pues tras las elec­cio­nes de 1971 con la fun­da­ción del FA (300 mil votos) exis­tió un cam­bio en la situa­ción tác­ti­ca que ellos no per­ci­bie­ron. El MLN adhie­re al FA obli­ga­do y con­si­de­ran­do que era una “pie­dra en el camino”, no advir­tien­do que el FA jun­to al pro­gre­sis­mo de Ferrei­ra Aldu­na­te, diri­gien­do al Par­ti­do Nacio­nal como segun­da fuer­za elec­to­ral en aquel enton­ces, tenían las mayo­rías en las cáma­ras con­tra el gobierno dic­ta­to­rial de Bor­da­berry, que hubie­ra que­da­do ais­la­do al gober­nar por decre­to y medi­das pron­tas de segu­ri­dad. La bur­gue­sía pro­gre­sis­ta ante la ofen­si­va mili­tar del MLN vota todas las leyes repre­si­vas ais­lán­do­lo, pues las fuer­zas refor­mis­tas de izquier­da (PS y PC) emi­ten decla­ra­cio­nes con­de­na­to­rias a las accio­nes arma­das. Cuan­do Bor­da­berry da el gol­pe mili­tar en junio del 73, el MLN esta­ba des­man­te­la­do con casi toda su direc­ción pre­sa y varios diri­gen­tes ase­si­na­dos. El con­jun­to de la mili­tan­cia encar­ce­la­da o en la diáspora.
El MLN, como orga­ni­za­ción nacio­na­lis­ta revo­lu­cio­na­ria se negó a dispu­tar el movi­mien­to obre­ro al refor­mis­mo, las capas medias y estu­dian­tes con­for­ma­ban la mayo­ría de sus fuer­zas, más allá de los cañe­ros y tra­ba­ja­do­res que lo inte­gra­ban. Se nega­ron a defi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas como el mar­xis­mo-leni­nis­mo y a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Cons­tru­ye­ron movi­mien­to y siem­pre se nega­ron a la cons­truc­ción de par­ti­do (Docu­men­to his­tó­ri­co del MLN: Foco o par­ti­do: fal­so dile­ma). La con­tra­dic­ción par­ti­do revo­lu­cio­na­rio de tra­ba­ja­do­res o movi­mien­to polí­ti­co mili­tar fue una cons­tan­te de toda su existencia.
Hoy gobier­nan para el gran capi­tal y son sumi­sos al impe­ria­lis­mo. Son social neo­li­be­ra­les, cóm­pli­ces del endeu­da­mien­to externo, de la fir­ma de tra­ta­dos de pro­tec­ción de la inver­sión extran­je­ra, pro­mue­ven lati­fun­dios soje­ros y made­re­ros, tra­ta­dos de libre comer­cio, defien­den que el país sea pla­za finan­cie­ra con secre­to ban­ca­rio para solaz de la espe­cu­la­ción y el lava­do, son cóm­pli­ces de la super­ex­plo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y del sos­te­ni­mien­to de jubi­la­cio­nes que son una bur­la, han defen­di­do y defien­den el envío de tro­pas uru­gua­yas a encla­ves impe­ria­lis­tas (Hai­tí y Con­go), etc.

Pre­gun­ta: Vol­va­mos a la Argen­ti­na. ¿Exis­tió algún tipo de coor­di­na­ción con la izquier­da revo­lu­cio­na­ria argen­ti­na, y si eso fue así, ¿sobre que base se dio ese entendimiento?

Mario Ros­si: Naci­mos estra­té­gi­ca­men­te vin­cu­la­dos al Plan del CHE, don­de esta­ban inte­gra­das al pro­yec­to orga­ni­za­cio­nes argen­ti­nas. Cuan­do ase­si­nan al CHE y se frus­tra cir­cuns­tan­cial­men­te el pro­yec­to, y nos ile­ga­li­zan en 1967, comen­za­mos el desa­rro­llo del bra­zo arma­do FAR«O» con las Fuer­zas Arma­das de Libe­ra­ción de Argen­ti­na rea­li­zan­do accio­nes expro­pia­to­rias con­jun­tas en el Uruguay

Pre­gun­ta: ¿El MRO cómo enfren­ta el perío­do de la dic­ta­du­ra? ¿Cuál fue su línea duran­te ese período?

Mario Ros­si: La dic­ta­du­ra terro­ris­ta de Esta­do nos des­man­te­ló antes del 73 y pade­ci­mos como todas las orga­ni­za­cio­nes la diás­po­ra en el exi­lio, la mayo­ría de los miem­bros pre­sos, la per­se­cu­ción a fami­lia­res, etc. Se deci­dió la recons­truc­ción de la orga­ni­za­ción, con bajo per­fil, con los pre­sos que eran libe­ra­dos. En varias opor­tu­ni­da­des fui­mos gol­pea­dos. Se tra­ba­jó en el exi­lio en la denun­cia del régi­men y por la libe­ra­ción de rehe­nes y pre­sos polí­ti­cos. Se par­ti­ci­pó en la resis­ten­cia a la dic­ta­du­ra, se par­ti­ci­pó en la crea­ción del gru­po de madres y fami­lia­res de dete­ni­dos des­apa­re­ci­dos y la amnis­tía total e irrestricta.

Pre­gun­ta: En los últi­mos años se ha veni­do hablan­do de un nue­vo socia­lis­mo, y hay quie­nes has­ta le han bus­ca­do un ape­lli­do: socia­lis­mo del siglo XXI. ¿Cual es su opi­nión de este planteamiento?

Mario Ros­si: Exis­te una tesis ofi­cial del MRO sobre el tema: 90º ANIVERSARIO DE LA REVOLUCION RUSA. SEMINARIO: ¿SOCIALISMO DEL SIGLO XXI? NADA NUEVO BAJO EL SOL. El aná­li­sis del socia­lis­mo como sis­te­ma opues­to y en lucha al sis­te­ma capi­ta­lis­ta está regi­do, a nues­tro enten­der, por el ins­tru­men­to de aná­li­sis cien­tí­fi­co, el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co que da res­pues­tas a los pro­ble­mas de la natu­ra­le­za, la socie­dad y el pen­sa­mien­to. Estos dos sis­te­mas (capi­ta­lis­mo-socia­lis­mo) son inte­gra­les dado que abar­can todos los aspec­tos de la acti­vi­dad huma­na (socie­dad, eco­no­mía, polí­ti­ca, Esta­do, nor­mas jurí­di­cas, moral, éti­ca, etc.) y que en el actual desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas ata­can la natu­ra­le­za, es decir, la exis­ten­cia del mun­do en el cual vivimos.
Un deba­te acer­ca de las pre­mi­sas del socia­lis­mo en el siglo XXI, para noso­tros, no pue­de sos­la­yar la apli­ca­ción de la ideo­lo­gía de los tra­ba­ja­do­res en la for­mu­la­ción de apor­tes, y a ello recurriremos.
“Sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria no pue­de haber prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria” (Lenin) y de la mis­ma mane­ra se pue­de para­fra­sear que “sin teo­ría del socia­lis­mo no pue­de haber cons­truc­ción de socialismo”.
Nos abo­ca­re­mos, enton­ces, apli­can­do la ideo­lo­gía de los tra­ba­ja­do­res, a la inves­ti­ga­ción de las ideas guías para el socia­lis­mo, váli­das para el pasa­do, el pre­sen­te y el futu­ro, aun­que no hubie­ra exis­ti­do un pro­ce­so de cons­truc­ción del socialismo.
La con­tra­dic­ción fun­da­men­tal de nues­tra épo­ca es la uni­dad y lucha del capi­ta­lis­mo con el socia­lis­mo. Por ser fun­da­men­tal rige des­de el prin­ci­pio has­ta el fin de la contradicción.
Esta con­tra­dic­ción es de carác­ter anta­gó­ni­co e irre­con­ci­lia­ble, por lo que se resuel­ve por la vio­len­cia (que pue­de tomar diver­sas for­mas tales como gue­rras mun­dia­les, gue­rras loca­les, gue­rra fría, etc.). Sig­ni­fi­ca que lo nue­vo, el socia­lis­mo, que se engen­dra en el capi­ta­lis­mo, sola­men­te pue­de desa­rro­llar­se a expen­sas de la muer­te del capitalismo.
Pri­me­ra con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: El socia­lis­mo no pue­de cons­truir­se des­de el capi­ta­lis­mo, refor­mán­do­lo, mejo­rán­do­lo, evo­lu­cio­nán­do­lo, sino a par­tir del sal­to revo­lu­cio­na­rio de su des­truc­ción. No se pue­de con­ci­liar el socia­lis­mo con el capi­ta­lis­mo. Si bien en un país capi­ta­lis­ta se van desa­rro­llan­do áreas socia­lis­tas (par­ti­dos cla­sis­tas, sin­di­ca­tos cla­sis­tas, coope­ra­ti­vas, etc.) la hege­mo­nía bur­gue­sa deli­mi­ta cla­ra­men­te los cam­pos a su favor; lo mis­mo debe pasar en la cons­truc­ción del socia­lis­mo don­de per­sis­ten áreas bur­gue­sas (mer­ca­do, dine­ro, etc.) don­de la hege­mo­nía socia­lis­ta en todos los pla­nos deli­mi­ta cla­ra­men­te las fuer­zas eco­nó­mi­cas y socia­les a su favor.
Ana­li­ce­mos aho­ra el capi­ta­lis­mo como polo nega­do en la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal de nues­tra épo­ca. El capi­ta­lis­mo es una con­tra­dic­ción, por lo tan­to, en su seno se desa­rro­llan dos opues­tos uni­dos y en lucha que son fundamentales.
La con­tra­dic­ción eco­nó­mi­ca fun­da­men­tal del capi­ta­lis­mo es entre el carác­ter social del pro­ce­so de pro­duc­ción y la for­ma de apro­pia­ción pri­va­da de los medios de pro­duc­ción. Es una con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca, que se mani­fies­ta de dife­ren­tes for­mas (orga­ni­za­ción y anar­quía de la pro­duc­ción, pro­duc­ción y con­su­mo, tra­ba­jo y sobre­tra­ba­jo, pre­cio y ganan­cia, sobre­pro­duc­ción y cri­sis, etc.).
Lo con­tra­rio de esa con­tra­dic­ción fun­da­men­tal del capi­ta­lis­mo lo gene­ra el socia­lis­mo, sien­do, enton­ces, la apro­pia­ción socia­li­za­da de los medios de pro­duc­ción y la apro­pia­ción pri­va­da indi­vi­dual de la pro­duc­ción direc­ta (pla­ni­fi­ca­ción del con­su­mo para aten­der las nece­si­da­des de cada ser humano), una deci­sión eco­nó­mi­ca fun­da­men­tal de cons­truc­ción de socia­lis­mo. La pro­duc­ción de fábri­cas que pro­du­cen fábri­cas corres­pon­de al pri­mer polo o sea la apro­pia­ción socia­li­za­da de esos pro­duc­tos fábricas.
Segun­da con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: El socia­lis­mo se cons­tru­ye con los medios de pro­duc­ción socia­li­za­dos y no pue­de cons­truir­se con la apro­pia­ción pri­va­da de medios de pro­duc­ción. Son intere­ses antagónicos.
Una deri­va­da de esta con­tra­dic­ción fun­da­men­tal del sis­te­ma capi­ta­lis­ta es la ley del valor y que se mani­fies­ta con la plus­va­lía o sobre­tra­ba­jo. Des­pués que un tra­ba­ja­dor recom­po­ne el valor de su fuer­za de tra­ba­jo en la jor­na­da, esta rela­ción eco­nó­mi­ca basa­da en la com­pra de la fuer­za por par­te del due­ño de los medios de pro­duc­ción y la ven­ta de su fuer­za de tra­ba­jo de un obre­ro, es lo que se deno­mi­na explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, que es ori­gen de la des­igual­dad social (bur­gue­ses-tra­ba­ja­do­res), con todos los estra­tos inter­me­dios socia­les corres­pon­dien­tes (capa­ta­ces, pro­fe­sio­na­les, admi­nis­tra­do­res, fun­cio­na­rios, etc.)
Lo opues­to a esta cons­ta­ta­ción para la cons­truc­ción del socia­lis­mo es la eli­mi­na­ción de la explo­ta­ción del hom­bre por el hombre.
Ter­ce­ra con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: En el plano social el socia­lis­mo se cons­tru­ye eli­mi­nan­do la ven­ta de la fuer­za de tra­ba­jo a par­ti­cu­la­res, por lo tan­to las estruc­tu­ras eco­nó­mi­co-socia­les deben dar paso a coope­ra­ti­vas, empre­sas esta­ta­les, empre­sas socia­li­za­das y auto­ges­tio­na­das, etc., lo que per­mi­te ir eli­mi­nan­do la des­igual­dad social heredada.
Del con­jun­to de paí­ses capi­ta­lis­tas sur­gi­rá la cali­dad de paí­ses nue­vos hacia el socia­lis­mo. La apli­ca­ción de la segun­da ley de la dia­léc­ti­ca (sal­tos cuan­ti­ta­ti­vos y cua­li­ta­ti­vos y vice­ver­sa) nos ilus­tra que del total de paí­ses capi­ta­lis­tas sur­gi­rán uno o varios paí­ses hacia el socia­lis­mo al prin­ci­pio (una cali­dad), para irse desa­rro­llan­do al calor de la lucha de cla­ses mun­dial una can­ti­dad de paí­ses cons­tru­yen­do socialismo.
Cuar­ta con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: El pro­ce­so de cons­truc­ción del socia­lis­mo a esca­la mun­dial será a par­tir de uno o varios paí­ses hacia el todo. La con­cep­ción de que no es posi­ble la con­so­li­da­ción de la revo­lu­ción socia­lis­ta en un solo país o en pocos paí­ses no se con­di­ce con las leyes de la dia­léc­ti­ca. El ejer­ci­cio de la cons­truc­ción nacio­nal o regio­nal va uni­do y en lucha con la prác­ti­ca del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio. Sig­ni­fi­ca que al inte­rior de cada pro­ce­so socia­lis­ta es pre­ci­so des­ti­nar ideo­lo­gía, hom­bres y recur­sos mate­ria­les en la soli­da­ri­dad mili­tan­te con otros pro­ce­sos de cons­truc­ción socia­lis­ta y de pue­blos en lucha por su libe­ra­ción. Es uno de los cami­nos más efi­ca­ces de la con­so­li­da­ción del socia­lis­mo en paí­ses ais­la­dos, rodea­dos, hos­ti­ga­dos o blo­quea­dos por el imperialismo.
La demo­cra­cia no exis­te en gene­ral, por lo que exis­ten demo­cra­cias en fun­ción de la lucha de cla­ses: hay demo­cra­cias bur­gue­sas y demo­cra­cias obre­ras. A su vez éstas son con­tra­dic­cio­nes: la demo­cra­cia bur­gue­sa está uni­da y en lucha con la dic­ta­du­ra bur­gue­sa (dic­ta­du­ra de una mino­ría de explo­ta­do­res), lo mis­mo que la demo­cra­cia obre­ra está uni­da y en lucha con la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do (dic­ta­du­ra de la mayo­ría de los explotados).
Estas demo­cra­cias (bur­gue­sa y obre­ra) son anta­gó­ni­cas, por el carác­ter irre­con­ci­lia­ble de las cla­ses, la bur­gue­sía engen­dra un Esta­do (ins­tru­men­to de opre­sión) y la cla­se obre­ra engen­dra un Esta­do (lo opues­to al de opre­sión, o sea un ins­tru­men­to de libe­ra­ción que se debe ir con­vir­tien­do en un ins­tru­men­to par­ti­ci­pa­ti­vo, auto­ges­tio­na­rio y admi­nis­tra­ti­vo), pues se tien­de a la eli­mi­na­ción de las cla­ses. En el seno de la demo­cra­cia bur­gue­sa se van gene­ran­do áreas de demo­cra­cia obre­ra (fru­to de las luchas obre­ras) y de la mis­ma mane­ra sobre­vi­ven áreas de demo­cra­cia bur­gue­sa (de tipo repre­sen­ta­ti­va) en la eta­pa de la cons­truc­ción del socia­lis­mo que deben ten­der a ser eli­mi­na­das por el avan­ce de la demo­cra­cia direc­ta. El carác­ter anta­gó­ni­co e irre­con­ci­lia­ble de la lucha de cla­ses (en toda socie­dad de cla­ses ger­mi­na más tar­de o tem­prano la gue­rra civil y toma espe­cial con­si­de­ra­ción la gue­rra de libe­ra­ción y defen­sa de la revo­lu­ción en los paí­ses depen­dien­tes en su lucha con­tra la agre­sión impe­ria­lis­ta) obli­ga a que el Esta­do como ins­tru­men­to de opre­sión debe ser des­trui­do vio­len­ta­men­te por la cla­se oprimida.
Quin­ta con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: la demo­cra­cia socia­lis­ta se ins­tau­ra median­te la des­truc­ción del Esta­do bur­gués, ins­tru­men­to de opre­sión por medio de la revo­lu­ción socia­lis­ta, y esa demo­cra­cia obre­ra lle­va uni­da y en lucha la dic­ta­du­ra de cla­se obre­ra. La crea­ción del Esta­do obre­ro es nece­sa­ria, para la pla­ni­fi­ca­ción y defen­sa de la cons­truc­ción del socia­lis­mo, que par­tien­do de pocos paí­ses sufri­rá el cer­co capitalista.
La cla­se tra­ba­ja­do­ra jun­to a sec­to­res popu­la­res son los lla­ma­dos a hacer la revo­lu­ción y cons­truir el socia­lis­mo. Las masas son los pro­ta­go­nis­tas his­tó­ri­cos de los cam­bios socia­les. En las mayo­rías libe­ra­do­ras con deter­mi­na­do nivel de orga­ni­za­ción y con­cien­cia se gene­ran en su seno las mino­rías de cali­dad (fren­tes o par­ti­dos con la fina­li­dad de con­du­cir los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios), por la apli­ca­ción de la segun­da ley de la dia­léc­ti­ca (cali­dad-can­ti­dad y viceversa).
Sex­ta con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: el fren­te o par­ti­do revo­lu­cio­na­rio liga­do a las masas es nece­sa­rio para con­du­cir en apren­di­za­je mutuo la revo­lu­ción y la cons­truc­ción del socialismo.
Si la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal de la épo­ca es capi­ta­lis­mo-socia­lis­mo, del haz de con­tra­dic­cio­nes que de la fun­da­men­tal se gene­ran, es pre­ci­so ubi­car la prin­ci­pal que inci­de por su mayor anta­go­nis­mo en el res­to. En su desa­rro­llo el capi­ta­lis­mo lle­ga a su fase supe­rior el impe­ria­lis­mo, don­de su polo uni­do y en lucha son las nacio­nes depen­dien­tes. Esta rela­ción de carác­ter anta­gó­ni­co por intere­ses encon­tra­dos, como toda con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca e irre­con­ci­lia­ble, se resuel­ve por la violencia.
Sép­ti­ma con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: la inde­pen­den­cia de los pue­blos sub­yu­ga­dos por el impe­ria­lis­mo en su pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social, tar­de o tem­prano será median­te la uti­li­za­ción de la vio­len­cia jus­ta revolucionaria.
Resu­mien­do estas ideas guías, tendremos:
1) El socia­lis­mo se cons­tru­ye a par­tir de la des­truc­ción del capi­ta­lis­mo (a nivel mun­dial y en cada país).
2) En el plano eco­nó­mi­co, el socia­lis­mo se cons­tru­ye con la socia­li­za­ción de los medios de producción.
3) En el plano social el socia­lis­mo se cons­tru­ye eli­mi­nan­do la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, pro­du­cien­do para satis­fa­cer nece­si­da­des socia­les y no con el obje­ti­vo de la ganan­cia y satis­fac­ción de mercados.
4) El pro­ce­so de cons­truc­ción del socia­lis­mo a esca­la mun­dial será a par­tir de uno o varios paí­ses hacia el todo. El ejer­ci­cio de la cons­truc­ción socia­lis­ta nacio­nal o regio­nal va uni­da y en lucha con la prác­ti­ca del inter­na­cio­na­lis­mo proletario.
5) La demo­cra­cia socia­lis­ta se ins­tau­ra median­te la des­truc­ción del Esta­do bur­gués, ins­tru­men­to de opre­sión por medio de la revo­lu­ción socia­lis­ta y esa demo­cra­cia obre­ra lle­va uni­da y en lucha la dic­ta­du­ra de cla­se obre­ra jun­to a la crea­ción de un Esta­do obrero.
6) El fren­te o par­ti­do revo­lu­cio­na­rio liga­do a las masas es nece­sa­rio para con­du­cir en apren­di­za­je mutuo la revo­lu­ción y la cons­truc­ción del socialismo.
7) La inde­pen­den­cia de los pue­blos sub­yu­ga­dos por el impe­ria­lis­mo en su pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social será median­te la uti­li­za­ción de la vio­len­cia jus­ta revo­lu­cio­na­ria para la toma del poder y la defen­sa del pro­ce­so en caso de lle­gar por otras vías al gobierno.

Estas con­si­de­ra­cio­nes teó­ri­cas, que fue­ron asu­mi­das por los gran­des teó­ri­cos del movi­mien­to obre­ro, deben sopor­tar el rigor de la prác­ti­ca, o sea el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co has­ta nues­tros días.
Los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios que se plan­tea­ron la cons­truc­ción del socia­lis­mo a par­tir de la Comu­na de París: Revo­lu­ción Rusa, Revo­lu­ción Chi­na, de Viet­nam, de Alba­nia, Yugos­la­via, Cuba, etc. y los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na, han tran­si­ta­do por esas pre­mi­sas dialécticas.

1) Han lle­ga­do a la cons­truc­ción de vías al socia­lis­mo por la toma del poder en for­ma violenta.
2) Han des­trui­do el apa­ra­to buro­crá­ti­co mili­tar de la cla­se domi­nan­te u opre­so­ra y lo han sus­ti­tui­do por un Esta­do obrero
3) Han des­man­te­la­do la demo­cra­cia bur­gue­sa, que es una embo­za­da dic­ta­du­ra de cla­se bur­gue­sa, por una demo­cra­cia obre­ra con apli­ca­ción de la dic­ta­du­ra del proletariado.
4) Han socia­li­za­do los gran­des medios de pro­duc­ción y nacio­na­li­za­do-esta­ti­za­do gran­des áreas de la economía.
5) Han eli­mi­na­do la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre con empre­sas esta­ta­les, auto­ges­tio­na­rias, coope­ra­ti­vas, etc.; fijan­do lími­tes cons­ti­tu­cio­na­les de ingre­sos salariales.
6) Han cons­trui­do un par­ti­do o fren­te de libe­ra­ción que con­du­jo los pro­ce­sos de masas de la revolución.
7) Des­de la segun­da mitad del siglo XX, la lucha vio­len­ta anti­im­pe­ria­lis­ta de los pue­blos depen­dien­tes ha sido la con­tra­dic­ción prin­ci­pal para el avan­ce del socia­lis­mo en su lucha con­tra el capi­ta­lis­mo. De la mis­ma mane­ra que las gue­rras inter-impe­ria­lis­tas fue­ron la con­tra­dic­ción prin­ci­pal para los pro­ce­sos de la Comu­na de París, Revo­lu­ción Rusa, Chi­na, Viet­na­mi­ta, Yugoes­la­va, Alba­ne­sa, etc.

Todos estos pro­ce­sos mues­tran que algu­nos sufren des­via­cio­nes buro­crá­ti­cas, otros asu­mie­ron res­tau­ra­cio­nes capi­ta­lis­tas, otros mues­tran cami­nos de regre­sión capi­ta­lis­ta, no resol­vie­ron el tema de las nacio­na­li­da­des, en casi todos los pro­ce­sos, las con­tra­dic­cio­nes no anta­gó­ni­cas en el seno del par­ti­do, el Esta­do y la socie­dad fue­ron resuel­tos por méto­dos vio­len­tos (inco­rrec­tos), otros ape­nas defien­den las con­quis­tas del socia­lis­mo, etc. Lo que, sin duda, todos ellos han demos­tra­do en la prác­ti­ca, es que la cla­se bur­gue­sa para­si­ta­ria y explo­ta­do­ra con su mode­lo capi­ta­lis­ta de mer­ca­do y super­pro­duc­ción y de cri­sis perió­di­cas, no es nece­sa­ria para la huma­ni­dad. Han demos­tra­do que vas­tos sec­to­res de la huma­ni­dad pue­den pro­du­cir y con­su­mir sin que el obje­ti­vo sea la ganan­cia, que los tra­ba­ja­do­res pue­den acce­der al cono­ci­mien­to de la natu­ra­le­za para trans­for­mar­la sin que la moti­va­ción sea el dine­ro o el enri­que­ci­mien­to; han demos­tra­do que la emu­la­ción, la soli­da­ri­dad, el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, el tra­ba­jo volun­ta­rio son palan­cas del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas tenien­do al hom­bre como el cen­tro de todas las cosas. Y no es poca cosa, sur­ge de allí, de la con­fluen­cia de la teo­ría y la prác­ti­ca, la fuen­te inago­ta­ble de con­se­cuen­cia y cohe­ren­cia revo­lu­cio­na­ria para la actual y las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes de lucha­do­res socia­lis­tas. Se crea­ron vías hacia la cons­truc­ción del socia­lis­mo que dura­ron dece­nas de años mas allá de sus defor­ma­cio­nes, tenien­do en cuen­ta que es un sis­te­ma nue­vo de ape­nas un siglo de vida. Nos corres­pon­de, enton­ces, encon­trar las vías para que recrear y con­so­li­dar esos y nue­vos pro­ce­sos. Nos han lega­do la teo­ría y la prác­ti­ca, don­de apa­re­cen cru­da­men­te acier­tos y erro­res, no exis­te nin­gu­na razón dia­léc­ti­ca para des­me­re­cer el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co, no exis­te nin­gu­na razón dia­léc­ti­ca para con­ci­liar con el impe­ria­lis­mo y las gran­des bur­gue­sías, no exis­te nin­gu­na razón dia­léc­ti­ca para refor­mar el capi­ta­lis­mo, no exis­te nin­gu­na razón dia­léc­ti­ca para negar los fren­tes o par­ti­dos de van­guar­dia y reba­jar el pro­gra­ma his­tó­ri­co de libe­ra­ción nacio­nal y social.
Nos han lega­do una lucha legi­ti­ma­da por la teo­ría y la prác­ti­ca, nos han lega­do la lucha más her­mo­sa que haya engen­dra­do la huma­ni­dad que es la eli­mi­na­ción de las cla­ses para salir de la pre­his­to­ria huma­na, nos han lega­do una lucha que no admi­te clau­di­ca­cio­nes por la revo­lu­ción y el socialismo.

Pre­gun­ta: Des­pués de una lar­ga lucha y muy dura por lo demás, ¿es posi­ble hacer un balan­ce más o menos cer­te­ro de las cau­sas de la derro­ta y de las lec­cio­nes que ésta nos deja?

Mario Ros­si: No hace­mos auto­crí­ti­cas a pedi­do ni se las exi­gi­mos a nadie, las tene­mos incor­po­ra­das como méto­do, dis­pues­tos siem­pre a ren­dir cuen­tas a las masas, a la cla­se como par­ti­do, e inter­na­men­te como mili­tan­tes. El MRO no esti­mó cien­tí­fi­ca­men­te las fuer­zas del enemi­go, ni hizo un tra­ba­jo sufi­cien­te­men­te de lucha con­tra el refor­mis­mo en el seno de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en las déca­das del 60 y 70, para afin­car­se con raí­ces indes­truc­ti­bles. Nace como expre­sión de capas medias y se va pro­le­ta­ri­zan­do en la pro­pia lucha. Pero en el 2011 cum­pli­mos 50 años de con­se­cuen­cia revo­lu­cio­na­ria. Es y será una lucha lar­ga y cruen­ta, debe­mos pre­pa­rar­la lo mejor posi­ble, sin tras­la­dar­la a las calen­das grie­gas. Se debe incor­po­rar, a nues­tro cri­te­rio, el prin­ci­pio orga­ni­za­ti­vo de per­ma­nen­cia tem­po­ral en un car­go y rota­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des, evi­tan­do el cul­to a la per­so­na­li­dad y los “líde­res impres­cin­di­bles”, para garan­ti­zar la con­ti­nui­dad en el lar­go plazo.

Pre­gun­ta: En el con­ti­nen­te exis­ten algu­nos movi­mien­tos y par­ti­dos que aún desa­rro­llan la lucha arma­da, Méxi­co y Colom­bia prin­ci­pal­men­te. ¿Exis­ten posi­bi­li­da­des reales en el res­to de los paí­ses para que se desa­rro­llen con­di­cio­nes de for­mas avan­za­das de lucha?

Mario Ros­si: Sin duda algu­na, en algu­nos paí­ses están las con­di­cio­nes para lan­zar­la, y en otros para pre­pa­rar­la; es el úni­co camino que el impe­ria­lis­mo le deja a los pueblos.

Pre­gun­ta: Si bien la figu­ra del coman­dan­te Gue­va­ra es res­pe­ta­da por todos y has­ta toda una ico­no­gra­fía se ha desa­rro­lla­do en torno a él, ¿por qué esta ascen­den­cia no se ha tras­for­ma­do en fuer­za polí­ti­ca orga­ni­za­da y el gue­va­ris­mo en un refe­ren­te de las masas para su liberación?

Mario Ros­si: Exis­ten sóli­dos argu­men­tos que espe­ci­fi­can el hege­mo­nis­mo del refor­mis­mo: la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca y el res­to de los paí­ses de una vía muer­ta al socia­lis­mo y la fal­ta de madu­ra­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra como fuer­za revo­lu­cio­na­ria his­tó­ri­ca. Esta­mos vivien­do, lo mis­mo que la bur­gue­sía, el ini­cio como pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, ape­nas un siglo. La bur­gue­sía con­fió en líde­res mesiá­ni­cos al prin­ci­pio (Napo­león, Napo­león III, etc.); a par­tir de fines del siglo XIX madu­ró como cla­se y cada cua­tro años eli­ge un bur­gués dis­tin­to para la defen­sa de sus intere­ses en casi todos los paí­ses capi­ta­lis­tas del mun­do. La cla­se tra­ba­ja­do­ra depo­si­ta toda­vía su con­fian­za en líde­res, muchas veces hacien­do cul­to a la per­so­na­li­dad, en vez de ubi­car­la en su real dimen­sión en la his­to­ria de la lucha de cla­ses. Es fal­ta de madu­ra­ción como cla­se. El gue­va­ris­mo es una con­cep­ción inte­gral (ideo­lo­gía inves­ti­ga­ti­va, par­ti­do, el cua­dro revo­lu­cio­na­rio, el papel de los tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos, gue­rra revo­lu­cio­na­ria, huma­nis­mo, inter­na­cio­na­lis­mo), pero se lo cono­ce muy frag­men­ta­do, des­de una ima­gen en una cami­se­ta o en una ban­de­ra de un cua­dro depor­ti­vo, pasan­do por la con­sig­na de “Has­ta la Vic­to­ria Siem­pre” que levan­tan muchos en for­ma opor­tu­nis­ta has­ta el reduc­cio­nis­mo del gue­rri­lle­ro heroico.

Pre­gun­ta: Vemos con preo­cu­pa­ción cómo el movi­mien­to de masas, y prin­ci­pal­men­te la cla­se obre­ra, hoy se encuen­tran en una muy débil posi­ción des­de todo pun­to de vis­ta. A tu jui­cio ¿cómo se rom­pe con esta situa­ción y cuá­les son los ele­men­tos cen­tra­les de este nue­vo perío­do de acu­mu­la­ción de fuerzas?

Mario Ros­si: Es nece­sa­rio crear en cada país par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios de la cla­se, un fren­te revo­lu­cio­na­rio de masas y los embrio­nes de los ejér­ci­tos de libe­ra­ción, con una estra­te­gia con­ti­nen­tal y una con­cep­ción internacionalista.
Es impo­si­ble luchar con­tra el impe­ria­lis­mo si no se da la bata­lla con­tra las varian­tes del opor­tu­nis­mo den­tro del movi­mien­to popu­lar (popu­lis­mos, nacio­na­lis­mos estre­chos, social­de­mó­cra­tas, con­ci­lia­do­res entre el capi­tal y el tra­ba­jo de toda laya, etc.)

Pre­gun­ta: ¿El MRO en la actua­li­dad tie­ne una pro­yec­ción internacional?

Mario Ros­si: Somos inter­na­cio­na­lis­tas, par­ti­ci­pa­mos en la Coor­di­na­do­ra Gue­va­ris­ta Inter­na­cio­na­lis­ta que impul­sa la crea­ción de un Par­ti­do Inter­na­cio­na­lis­ta que tome a Amé­ri­ca como una sola iden­ti­dad y desa­rro­lle una estra­te­gia con­ti­nen­tal y esta­mos impul­san­do los Encuen­tros Gue­va­ris­tas Inter­na­cio­na­lis­tas con orga­ni­za­cio­nes de otros paí­ses con la cla­ra inten­ción de aunar esfuer­zos en este sen­ti­do. Vamos hacia el IV Encuen­tro que se desa­rro­lla­rá en nues­tro país en 2011. Nues­tra voca­ción, línea polí­ti­ca y docu­men­ta­ción son internacionalistas.

Pre­gun­ta: Des­de algu­nos sec­to­res se ha habla­do de for­mar una nue­va Inter­na­cio­nal, la V para ser más pre­ci­sos. ¿Qué les pare­ce la idea? ¿Es ésta la inter­na­cio­nal de los revolucionarios?

Mario Ros­si: El pro­yec­to inter­na­cio­na­lis­ta de la cla­se nace des­de el pro­pio Mani­fies­to Comu­nis­ta y han habi­do varias inter­na­cio­na­les, la V será nece­sa­rio crear­la, a par­tir de pro­fun­di­zar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en cada país. La V inter­na­cio­nal no se pue­de crear con par­ti­dos o pro­ce­sos que lle­ven ade­lan­te intere­ses bur­gue­ses empa­ren­ta­dos o lide­ran­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La V Inter­na­cio­nal es un pro­yec­to pro­pio de la cla­se trabajadora.

Pre­gun­ta: A pro­pó­si­to de la lucha arma­da y de los movi­mien­tos polí­ti­co-mili­ta­res: hace poco en el Uru­guay fue elec­to pre­si­den­te un ex gue­rri­lle­ro, situa­ción que se repi­te en Nica­ra­gua. A tu jui­cio ¿por qué el capi­ta­lis­mo per­mi­te esta situa­ción? ¿Es una mues­tra de debi­li­dad del sis­te­ma o un cam­bio radi­cal de para­dig­ma de estos personajes?

Mario Ros­si: Nues­tro país no esca­pa a la corrien­te de gue­rri­lle­ros arre­pen­ti­dos que pro­li­fe­ran en el con­ti­nen­te. Todos estos pre­si­den­tes (ex gue­rri­lle­ros u obre­ros como Lula) son rene­ga­dos de izquier­da que se han pasa­do a las fuer­zas del capi­ta­lis­mo. Son neo­li­be­ra­les o social neo­li­be­ra­les, popu­lis­tas, social­de­mó­cra­tas que han abju­ra­do de la revo­lu­ción y el socia­lis­mo. Per­te­ne­cen a todas las varian­tes del opor­tu­nis­mo den­tro del movi­mien­to obre­ro y popu­lar. La mayo­ría son par­ti­dos obre­ros bur­gue­ses, expre­sio­nes de la media­na y peque­ña bur­gue­sía, osci­lan­tes, incon­se­cuen­tes y poten­cia­les trai­do­res a los intere­ses de la cla­se obrera.

Pre­gun­ta: Vol­vien­do al Uru­guay, ¿en qué está la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en estos momen­tos, y más espe­cí­fi­ca­men­te, en que está el MRO en estos momentos?

Mario Ros­si: La izquier­da revo­lu­cio­na­ria está dis­per­sa, con pro­pues­ta en cons­truc­ción, sin un queha­cer cla­ro, bus­can­do raí­ces en el movi­mien­to popu­lar. El MRO se encuen­tra tra­tan­do de unir el espa­cio revo­lu­cio­na­rio, cons­tru­yen­do orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria y yen­do hacia la cla­se y las masas (las ideas correc­tas se encuen­tran dis­per­sas en el seno del pue­blo) en un mutuo apren­di­za­je para que las líneas de acción sean ava­la­das por la prác­ti­ca social.

Pre­gun­ta: Pro­fun­di­zan­do lo ante­rior, y a pro­pó­si­to de una con­ver­sa­ción con algu­nos com­pa­ñe­ros hace algún tiem­po, se ha plan­tea­do el exce­si­vo euro­cen­tris­mo en el enfo­que teó­ri­co de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na y lo nece­sa­rio de recrear el mar­xis­mo par­tien­do de un estu­dio mucho más espe­cí­fi­co de nues­tra reali­dad y de una ela­bo­ra­ción polí­ti­ca par­tien­do de esa sín­te­sis ¿El MRO abor­da esta tarea en for­ma sistemática?

Mario Ros­si: El MRO ha desa­rro­lla­do líneas de inves­ti­ga­ción pro­pias, his­to­ria del movi­mien­to obre­ro e his­to­ria nacio­nal, se hacen con­ti­nuos aná­li­sis de estruc­tu­ra y de coyun­tu­ra de la eco­no­mía y de la lucha de cla­ses, se efec­túan pre­vi­sio­nes cien­tí­fi­cas para que la prác­ti­ca lau­de. El gue­va­ris­mo nos ense­ña una línea de pen­sa­mien­to que com­ba­te el dog­ma­tis­mo, las ver­da­des reve­la­das y el esco­las­ti­cis­mo. La con­cep­ción inter­na­cio­na­lis­ta nos lle­va a estu­diar todos los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios con­tra el impe­ria­lis­mo y de todos saca­mos ense­ñan­zas. Es inne­ga­ble que la revo­lu­ción rusa, como madre de todas las revo­lu­cio­nes pro­le­ta­rias, es fuen­te inago­ta­ble de enseñanzas.

Pre­gun­ta: ¿Cuál es, a tu jui­cio, el cur­so más pro­ba­ble para el des­en­la­ce de la cri­sis del capi­tal? ¿Exis­te la posi­bi­li­dad de tras­for­mar esta cri­sis en algo más allá que les ofrez­ca a los pue­blos una sali­da real­men­te beneficiosa?

Mario Ros­si: Toda cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta gene­ra con­di­cio­nes obje­ti­vas revo­lu­cio­na­rias, lo que no quie­re decir situa­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. Depen­de en cada país como la par­te sub­je­ti­va, el par­ti­do o fren­te de van­guar­dia haya pre­pa­ra­do su vin­cu­la­ción con la cla­se y las masas para un sal­to revo­lu­cio­na­rio. De todas for­mas esta cri­sis lle­va­rá el nivel de la lucha de cla­ses mun­dial y local a esta­dios superiores.

Pre­gun­ta: Para ter­mi­nar, nos gus­ta­ría cono­cer tu opi­nión sobre las pers­pec­ti­vas que tie­ne en la actua­li­dad la apli­ca­ción de todas las for­mas de lucha, a pesar del enor­me pode­río téc­ni­co-mili­tar del capi­ta­lis­mo y de las bur­gue­sías, no solo en la región, sino a nivel pla­ne­ta­rio. ¿Es hoy posi­ble dispu­tar el poder par­tien­do de esta pre­mi­sa de la acu­mu­la­ción de fuerzas?

Mario Ros­si: Lo que defi­ne una lucha revo­lu­cio­na­ria no es el pode­río téc­ni­co-mili­tar del impe­ria­lis­mo, y sobran ejem­plos his­tó­ri­cos. Lo que defi­ne la vic­to­ria de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio son las masas, la cla­se tra­ba­ja­do­ra, el par­ti­do y una jefa­tu­ra pres­ti­gia­da; estos ele­men­tos en un todo inte­gral, y eso es váli­do para cual­quier país y eta­pa histórica.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.