His­to­ria de la revo­lu­ción incon­clu­sa: Entre­vis­ta a Mario Ros­si, de Uru­guay por Gue­va­rian­do

Por Equi­po de Inves­ti­ga­ción y Entre­vis­tas: Mar­ce­lo Colus­si /​Rodri­go Vélez-Gue­va­rian­do
[email protected]​gmail.​com, [email protected]​gmail.​com

La pre­sen­te entre­vis­ta hace par­te de una ambi­cio­sa inda­ga­ción que hemos comen­za­do recien­te­men­te por par­te del “Equi­po de Inves­ti­ga­ción y Entre­vis­tas” –con­for­ma­do, en prin­ci­pio, por Mar­ce­lo Colus­si /​Rodri­go Vélez-Gue­va­rian­do, y al que per­te­ne­cen otros inves­ti­ga­do­res que tam­bién harán su apor­te pró­xi­ma­men­te– y de la que tam­bién hacen par­te las entre­vis­tas a Alba Este­la Mal­do­na­do (Coman­dan­te Lola), de Gua­te­ma­la, y Abel Bo, de Argen­ti­na, opor­tu­na­men­te difun­di­das en la red. La idea en jue­go es poder con­ver­sar sobre diver­sas cues­tio­nes de inte­rés para la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na, cen­trán­do­nos en prin­ci­pio en un balan­ce crí­ti­co de los movi­mien­tos arma­dos, de los cua­les todos los entrevistados/​as for­ma­ron par­te en el pasa­do recien­te.
Con esta inves­ti­ga­ción que­re­mos sal­dar una deu­da que exis­te con las nue­vas gene­ra­cio­nes que no han podi­do cono­cer la otra his­to­ria de nues­tro con­ti­nen­te y han esta­do some­ti­das a una sola ver­dad: la ver­dad ofi­cial que le han impues­to las eli­tes en el poder y el capi­ta­lis­mo en tan­to sis­te­ma, que des­pués de des­atar todo su terro­ris­mo de cla­se explo­ta­do­ra en for­ma san­grien­ta, lo ejer­cen aho­ra en el plano teó­ri­co, fal­sean­do y ocul­tan­do la opción revo­lu­cio­na­ria. Es por esta razón que hemos que­ri­do con­ver­sar con todos estos com­pa­ñe­ros que en alguno momen­to toma­ron las armas en nom­bre de sus con­vic­cio­nes, tenien­do una visión más com­ple­ta sobre nues­tra pro­pia his­to­ria y, ¿por qué no decir­lo?, sobre los pasos futu­ros que los pue­blos en lucha están dan­do todos los días en pos de la revo­lu­ción y el socia­lis­mo. Por­que, pre­ci­so es recor­dar­lo una vez más: ¡la his­to­ria no ha ter­mi­na­do! “Podrán cor­tar todas las flo­res, pero no deten­drán las pri­ma­ve­ra”.
Si bien nues­tra inves­ti­ga­ción tie­ne que ver con el desa­rro­llo, la lucha y las pers­pec­ti­vas de los movi­mien­tos polí­ti­cos-mili­ta­res en Amé­ri­ca Lati­na, no es menos cier­to que a medi­da que vamos avan­zan­do en una serie de entre­vis­tas vamos des­cu­brien­do una visión dis­tin­ta de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y com­pro­ban­do el reduc­cio­nis­mo al que la mis­ma ha esta­do some­ti­da des­de dis­tin­tos sec­to­res. Es por esa razón que nues­tras pre­gun­tas se irán desa­rro­llan­do con temas his­tó­ri­cos que pue­den ser de inte­rés, y natu­ral­men­te con temas polí­ti­cos de actua­li­dad, que pue­den apor­tar al deba­te y a una mejor com­pren­sión de las pers­pec­ti­vas revo­lu­cio­na­rias en nues­tro con­ti­nen­te.
En esta oca­sión entre­vis­ta­mos a Mario Ros­si, líder his­tó­ri­co del Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Orien­tal, del Uru­guay. Él, que fue­ra miem­bro acti­vo en la lucha revo­lu­cio­na­ria arma­da en su país natal y pre­so polí­ti­co duran­te 15 años, nos deja una serie de refle­xio­nes suma­men­te impor­tan­tes que vale la pena reto­mar.
La idea de lle­ga­da de todo este esfuer­zo es con­tar con un valio­so mate­rial com­pues­to por nume­ro­sas entre­vis­tas (las que ya pre­sen­ta­mos jun­to a varias más que están en camino, con miem­bros de las dis­tin­tas fuer­zas polí­ti­co-mili­ta­res que se desa­rro­lla­ron en Lati­noa­mé­ri­ca en los pasa­dos años), las que nos per­mi­ti­rán sis­te­ma­ti­zar esas expe­rien­cias y pro­po­ner algu­nas líneas teó­ri­cas de inter­pre­ta­ción de los nue­vos y futu­ros esce­na­rios. Todo esta ini­cia­ti­va la ire­mos difun­dien­do por la red en pági­nas como la pre­sen­te, y even­tual­men­te, de ser posi­ble, como libro impre­so. Esta­mos des­de ya abso­lu­ta­men­te anuen­tes a reci­bir todo comen­ta­rio, crí­ti­ca o apor­te que abo­ne la dis­cu­sión.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Pre­gun­ta: Nos intere­sa cono­cer cómo se fue ges­tan­do el avan­ce de las posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias en el Uru­guay en tér­mi­nos his­tó­ri­cos, de tal for­ma que poda­mos con­tex­tua­li­zar cuá­les fue­ron los hechos polí­ti­cos e his­tó­ri­cos que per­mi­tie­ron un rom­pi­mien­to con el refor­mis­mo y el sur­gi­mien­to de orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. ¿Cuá­les fue­ron los hechos más impor­tan­tes para que esto pasa­ra?

Mario Ros­si: Un hecho fun­da­men­tal que sacu­de a la izquier­da en el con­ti­nen­te es el triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na en 1959, y nues­tro país no es ajeno a esta situa­ción. Tam­bién en 1959, tras 90 años de gobierno del Par­ti­do Colo­ra­do, acce­de al gobierno el Par­ti­do Nacio­nal que intro­du­ce al Uru­guay en el FMI. La Refor­ma Cam­bia­ria y Mone­ta­ria y se fir­man, por endeu­da­mien­to, las Car­tas de Inten­ción lesi­vas a la sobe­ra­nía con medi­das eco­nó­mi­co- finan­cie­ras anti­po­pu­la­res. Nace una nue­va izquier­da que se des­pren­de del pro­ce­so de acu­mu­la­ción de los par­ti­dos de cla­se tra­di­cio­na­les (Par­ti­do Socia­lis­ta y Par­ti­do Comu­nis­ta) a tra­vés de los Fren­tes Popu­la­res, un sec­tor al mar­gen y otros inte­grán­do­los, pero con una estra­te­gia inde­pen­dien­te. Se pro­fun­di­za la lucha de cla­ses en todos los aspec­tos. Las medi­das fon­do­mo­ne­ta­ris­tas pro­vo­can una varia­da res­pues­ta de lucha popu­lar. En 1962 se for­jan dos fren­tes popu­la­res: la Unión Popu­lar, lide­ra­da por el Par­ti­do Socia­lis­ta, y el Fren­te de Izquier­da de Libe­ra­ción, enca­be­za­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta. Ambas coa­li­cio­nes coin­ci­den con un pro­gra­ma de libe­ra­ción nacio­nal y social (mora­to­ria de la deu­da exter­na, nacio­na­li­za­ción de la ban­ca y el comer­cio exte­rior, refor­ma agra­ria con expro­pia­ción del lati­fun­dio, nacio­na­li­za­ción de la indus­tria fri­go­rí­fi­ca, etc.). La con­cep­ción de los Fren­tes Popu­la­res con­si­de­ra­ba la revo­lu­ción en dos eta­pas: una pri­me­ra demo­crá­ti­ca bur­gue­sa con desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas en alian­za con la bur­gue­sía pro­gre­sis­ta, y una segun­da eta­pa ya desa­rro­lla­da la cla­se tra­ba­ja­do­ra lide­ran­do un pro­ce­so al socia­lis­mo. Fren­te a esta con­cep­ción se levan­ta­ban las eta­pas inin­te­rrum­pi­das de libe­ra­ción nacio­nal y social, en base de un sal­to revo­lu­cio­na­rio, (corre­la­ción en la lucha de cla­ses mun­dial a favor de las pro­pues­tas revo­lu­cio­na­rias –revo­lu­cio­nes rusa, chi­na, viet­na­mi­ta, cuba­na, des­com­po­si­ción del pro­ce­so colo­nial, Arge­lia, nacio­na­li­za­ción canal de Suez, gue­rri­llas de libe­ra­ción en toda Áfri­ca con­tra los colo­nia­lis­mos euro­peos, etc.– don­de el pro­ce­so cubano era emu­la­ción y no copia meca­ni­cis­ta. En 1962 comien­zan los ante­ce­den­tes del Coor­di­na­dor de varios gru­pos que en 1964 dará ori­gen al Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Tupa­ma­ros.
Ese año se uni­fi­ca el movi­mien­to obre­ro tras la fun­da­ción de la Con­ven­ción Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res, con todas las ten­den­cias (anar­quis­tas, comu­nis­tas, socia­lis­tas, trots­kis­tas, cas­tris­tas, etc.) y en 1965 se efec­túa el Con­gre­so del Pue­blo (miles de asam­bleas de base) que dará las bases pro­gra­má­ti­cas para todo el movi­mien­to popu­lar. Raúl Sen­dic cofun­da con los cañe­ros de Arti­gas el sin­di­ca­to rural Unión de Tra­ba­ja­do­res Azu­ca­re­ros de Arti­gas (UTAA).
Nues­tro Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Orien­tal, naci­do en 1961, de un des­pren­di­mien­to del Par­ti­do Nacio­nal; por su polí­ti­ca fon­do­mo­ne­ta­ris­ta y pro impe­ria­lis­ta cofun­da el Fren­te de Izquier­da de Libe­ra­ción en 1962 y se inte­gra por otro lado al Plan estra­té­gi­co del CHE, con pro­fun­dos lazos con la Revo­lu­ción Cuba­na, con­si­de­ran­do que todos los méto­dos de lucha son váli­dos, tenien­do a la vio­len­cia orga­ni­za­da de las masas como la estra­te­gia fun­da­men­tal y don­de todos los demás fren­tes de lucha son secun­da­rios y deben acu­mu­lar para el fun­da­men­tal.

Pre­gun­ta: Des­pués de este pro­ce­so que uste­des seña­lan, ¿cuá­les fue­ron las orga­ni­za­cio­nes que fue­ron sur­gien­do y de dón­de se nutrie­ron en for­ma prin­ci­pal?

Mario Ros­si: Las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias que asu­mie­ron la lucha arma­da en la déca­da del 60 y 70 fue­ron fun­da­men­tal­men­te tres: el MLN-Tupa­ma­ros, el MRO- FAR«O» y la OPR «33”. La lucha arma­da no defi­ne sola­men­te la con­di­ción de revo­lu­cio­na­rios; por ejem­plo, nace el Par­ti­do Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio, de influen­cia maoís­ta, tras la esci­sión sino-sovié­ti­ca. Par­ti­dos trots­kis­tas, que se plan­tea­ban la insu­rrec­ción y en el desa­rro­llo de la lucha, el MLN va sufrien­do des­pren­di­mien­tos (Fren­te Revo­lu­cio­na­rio de Tra­ba­ja­do­res y Movi­mien­to «22 de diciem­bre»).
El MLN se nutre de inte­gran­tes del par­ti­do Nacio­nal (Muji­ca), de mili­tan­tes del Par­ti­do Socia­lis­ta (Sen­dic, Mane­ra, Mare­na­les, Amo­dio Pérez, etc.) del MRO (Eleute­rio Fer­nán­dez Hui­do­bro) del Par­ti­do Comu­nis­ta (Rosen­cof y Rodrí­guez Bellet­ti).
El MRO-FAR«O» se nutre en su mayo­ría de mili­tan­tes del Par­ti­do Nacio­nal, jóve­nes de la UJC del Par­ti­do Comu­nis­ta, mili­tan­tes socia­lis­tas.
La OPR “33” se nutre en su mayo­ría de tra­ba­ja­do­res y estu­dian­tes de influen­cia anar­quis­ta. Dis­po­nen de un apa­ra­to de masas: la Resis­ten­cia Obre­ra Estu­dian­til (ROE)

Pre­gun­ta: Resul­ta intere­san­te cono­cer, con la pers­pec­ti­va del tiem­po trans­cu­rri­do, acer­ca de las prin­ci­pa­les defi­ni­cio­nes teó­ri­cas de las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes. ¿Cuá­les eran las corrien­tes teó­ri­cas de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, sus defi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas y su prin­ci­pal mar­co de refe­ren­cia?

Mario Ros­si: En el MLN – T, por la impor­tan­te ver­tien­te de los socia­lis­tas, influ­ye el mar­xis­mo, pero no el leni­nis­mo, y por el cre­ci­mien­to en las filas nacio­na­lis­tas influ­ye el nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio. Un mar­co de refe­ren­cia es la Revo­lu­ción Cuba­na.
El MRO- FAR“O” nace con un pro­fun­do nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio y gira rápi­da­men­te hacia el mar­xis­mo – leni­nis­mo, por influen­cia del gue­va­ris­mo, de la revo­lu­ción cuba­na, y el acuer­do del FIDEL con el PCU (refor­mis­ta), nos liga a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y la teo­ría mar­xis­ta leni­nis­ta. La decla­ra­ción de la OLAS en 1967 en unos de sus pun­tos esta­ble­ce: los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios serán guia­dos por el mar­xis­mo-leni­nis­mo. El mar­co de refe­ren­cia era la Revo­lu­ción Cuba­na.
La OPR “33” nace de la Fede­ra­ción Anar­quis­ta Uru­gua­ya (FAU) El mar­co de refe­ren­cia era la inter­na­cio­nal anar­quis­ta, algo influ­ye la revo­lu­ción cuba­na, pero hacien­do crí­ti­cas al foco.

Pre­gun­ta: ¿Cómo inci­de la revo­lu­ción cuba­na en los plan­tea­mien­tos de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en esos momen­tos?

Mario Ros­si: La influen­cia es fun­da­men­tal, prin­ci­pal­men­te para el MRO, des­de un pun­to de vis­ta estra­té­gi­co, al estar inte­gra­do al Plan del CHE. Cuba era la base de apo­yo estra­té­gi­co para el MLN y MRO, aun­que los tupa­ma­ros desa­rro­lla­ran la lucha gue­rri­lle­ra urba­na, en con­tra­dic­ción con las deci­sio­nes de la Orga­ni­za­ción lati­no­ame­ri­ca­na de soli­da­ri­dad (OLAS) en 1967, que decla­ró la gue­rri­lla rural como el méto­do fun­da­men­tal de la cons­truc­ción de los Ejér­ci­tos de Libe­ra­ción.

Pre­gun­ta: Des­pués del sur­gi­mien­to de orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, algu­nas de las cua­les se rei­vin­di­can mar­xis­tas y leni­nis­tas, ¿nos podrías seña­lar los que a tu jui­cio fue­ron los prin­ci­pa­les apor­tes al desa­rro­llo teó­ri­co y prác­ti­co del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio uru­gua­yo hacia el res­to del con­ti­nen­te y aún más allá?

Mario Ros­si: Se pue­de con­si­de­rar un apor­te la com­bi­na­ción de todos los méto­dos de lucha, sin poner la lucha elec­to­ral par­la­men­ta­ria como eje de acu­mu­la­ción y con­si­de­rar que el pro­yec­to polí­ti­co – mili­tar siem­pre se basa en una orga­ni­za­ción clan­des­ti­na con el méto­do de la vio­len­cia orga­ni­za­da como fun­da­men­tal y todos los demás son secun­da­rios.

Pre­gun­ta: La pre­gun­ta ante­rior tie­ne un matiz muy impor­tan­te por­que muchas veces, cuan­do se habla del apor­te uru­gua­yo, se habla casi en exclu­si­va del desa­rro­llo ope­ra­ti­vo alcan­za­do por las orga­ni­za­cio­nes que desa­rro­lla­ron la lucha arma­da y muy poca gen­te resal­ta los apor­tes polí­ti­cos y teó­ri­cos. ¿Es cier­to que los uru­gua­yos fue­ron muy poca tin­ta y mucha acción como ase­gu­ra­ba una can­ción de la épo­ca del 60?

Mario Ros­si: El MLN‑T, como fuer­za revo­lu­cio­na­ria pro­ta­gó­ni­ca, con­si­de­ra­ba que “los hechos unen y las pala­bras sepa­ran”, “no hay más ense­ñan­zas teó­ri­cas que las que emer­gen de revo­lu­cio­nes hechas”, etc. Exis­tía una izquier­da revo­lu­cio­na­ria en la cual está­ba­mos inclui­dos, que al adop­tar el mar­xis­mo leni­nis­mo nos obli­ga a que “sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria no hay acción revo­lu­cio­na­ria”. Una espe­cial preo­cu­pa­ción por la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca en estra­te­gias a lar­go pla­zo.

Pre­gun­ta: ¿Cómo se va ges­tan­do la idea del accio­nar mili­tar y cómo arti­cu­lan éste con el desa­rro­llo de otras for­mas de lucha?

Mario Ros­si: La orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar clan­des­ti­na diri­ge todo el accio­nar polí­ti­co (clan­des­tino y legal). La demo­cra­cia bur­gue­sa es una dic­ta­du­ra de cla­se bur­gue­sa, pero en su seno la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tras un cen­te­nar de años de lucha, ha con­quis­ta­do liber­ta­des demo­crá­ti­cas que deben ser uti­li­za­das para des­truir la demo­cra­cia bur­gue­sa (dic­ta­du­ra de cla­se embo­za­da) para con­ver­tir­se en una demo­cra­cia obre­ra, la dic­ta­du­ra de las mayo­rías.

Pre­gun­ta: En una nación peque­ña como Uru­guay ¿era posi­ble plan­tear­se la revo­lu­ción en un solo país o un pro­ce­so de acu­mu­la­ción mucho mayor que inclu­ye­ra, por ejem­plo, a la Argen­ti­na y lue­go al res­to?

Mario Ros­si: La con­cep­ción gene­ra­li­za­da de las orga­ni­za­cio­nes arma­das era una estra­te­gia regio­nal, con­ti­nen­tal. Pri­ma­ba la con­cep­ción gue­va­ris­ta de que los Andes serían la Sie­rra Maes­tra. El MRO con­ce­bía la lucha regio­nal y a lar­go pla­zo, al estar en el Plan del CHE, mien­tras que los tupa­ma­ros eran el “aquí y aho­ra”. Éstos, los tupa­ma­ros, tras la derro­ta de 1972, se refu­gian en la Jun­ta Coor­di­na­do­ra Revo­lu­cio­na­ria (PRT-ERP de Argen­ti­na, ELN de Boli­via, MIR de Chi­le y MLN Tupa­ma­ros). La OPR “33” nace con una con­cep­ción inter­na­cio­na­lis­ta anar­quis­ta.

Pre­gun­ta: En una inte­rro­gan­te ante­rior pre­gun­ta­mos por los apor­tes de la izquier­da uru­gua­ya revo­lu­cio­na­ria al con­jun­to del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio con­ti­nen­tal. ¿Cuá­les son los ele­men­tos que hoy se man­tie­nen de ese apor­te, cuá­les fue­ron supe­ra­dos en el tiem­po y cuá­les son los nue­vos ele­men­tos incor­po­ra­dos en tér­mi­nos teó­ri­co-polí­ti­cos?

Mario Ros­si: Los movi­mien­tos gue­rri­lle­ros uru­gua­yos efec­tua­ron el apor­te de las posi­bi­li­da­des de la lucha urba­na y la com­bi­na­ción de los méto­dos de lucha. Pero todos mos­tra­ron sus limi­ta­cio­nes en su momen­to y en el tiem­po.
El MLN se des­vió mili­tar­men­te con su ofen­si­va de abril del 72, pues tras las elec­cio­nes de 1971 con la fun­da­ción del FA (300 mil votos) exis­tió un cam­bio en la situa­ción tác­ti­ca que ellos no per­ci­bie­ron. El MLN adhie­re al FA obli­ga­do y con­si­de­ran­do que era una “pie­dra en el camino”, no advir­tien­do que el FA jun­to al pro­gre­sis­mo de Ferrei­ra Aldu­na­te, diri­gien­do al Par­ti­do Nacio­nal como segun­da fuer­za elec­to­ral en aquel enton­ces, tenían las mayo­rías en las cáma­ras con­tra el gobierno dic­ta­to­rial de Bor­da­berry, que hubie­ra que­da­do ais­la­do al gober­nar por decre­to y medi­das pron­tas de segu­ri­dad. La bur­gue­sía pro­gre­sis­ta ante la ofen­si­va mili­tar del MLN vota todas las leyes repre­si­vas ais­lán­do­lo, pues las fuer­zas refor­mis­tas de izquier­da (PS y PC) emi­ten decla­ra­cio­nes con­de­na­to­rias a las accio­nes arma­das. Cuan­do Bor­da­berry da el gol­pe mili­tar en junio del 73, el MLN esta­ba des­man­te­la­do con casi toda su direc­ción pre­sa y varios diri­gen­tes ase­si­na­dos. El con­jun­to de la mili­tan­cia encar­ce­la­da o en la diás­po­ra.
El MLN, como orga­ni­za­ción nacio­na­lis­ta revo­lu­cio­na­ria se negó a dispu­tar el movi­mien­to obre­ro al refor­mis­mo, las capas medias y estu­dian­tes con­for­ma­ban la mayo­ría de sus fuer­zas, más allá de los cañe­ros y tra­ba­ja­do­res que lo inte­gra­ban. Se nega­ron a defi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas como el mar­xis­mo-leni­nis­mo y a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Cons­tru­ye­ron movi­mien­to y siem­pre se nega­ron a la cons­truc­ción de par­ti­do (Docu­men­to his­tó­ri­co del MLN: Foco o par­ti­do: fal­so dile­ma). La con­tra­dic­ción par­ti­do revo­lu­cio­na­rio de tra­ba­ja­do­res o movi­mien­to polí­ti­co mili­tar fue una cons­tan­te de toda su exis­ten­cia.
Hoy gobier­nan para el gran capi­tal y son sumi­sos al impe­ria­lis­mo. Son social neo­li­be­ra­les, cóm­pli­ces del endeu­da­mien­to externo, de la fir­ma de tra­ta­dos de pro­tec­ción de la inver­sión extran­je­ra, pro­mue­ven lati­fun­dios soje­ros y made­re­ros, tra­ta­dos de libre comer­cio, defien­den que el país sea pla­za finan­cie­ra con secre­to ban­ca­rio para solaz de la espe­cu­la­ción y el lava­do, son cóm­pli­ces de la super­ex­plo­ta­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y del sos­te­ni­mien­to de jubi­la­cio­nes que son una bur­la, han defen­di­do y defien­den el envío de tro­pas uru­gua­yas a encla­ves impe­ria­lis­tas (Hai­tí y Con­go), etc.

Pre­gun­ta: Vol­va­mos a la Argen­ti­na. ¿Exis­tió algún tipo de coor­di­na­ción con la izquier­da revo­lu­cio­na­ria argen­ti­na, y si eso fue así, ¿sobre que base se dio ese enten­di­mien­to?

Mario Ros­si: Naci­mos estra­té­gi­ca­men­te vin­cu­la­dos al Plan del CHE, don­de esta­ban inte­gra­das al pro­yec­to orga­ni­za­cio­nes argen­ti­nas. Cuan­do ase­si­nan al CHE y se frus­tra cir­cuns­tan­cial­men­te el pro­yec­to, y nos ile­ga­li­zan en 1967, comen­za­mos el desa­rro­llo del bra­zo arma­do FAR«O» con las Fuer­zas Arma­das de Libe­ra­ción de Argen­ti­na rea­li­zan­do accio­nes expro­pia­to­rias con­jun­tas en el Uru­guay

Pre­gun­ta: ¿El MRO cómo enfren­ta el perío­do de la dic­ta­du­ra? ¿Cuál fue su línea duran­te ese perío­do?

Mario Ros­si: La dic­ta­du­ra terro­ris­ta de Esta­do nos des­man­te­ló antes del 73 y pade­ci­mos como todas las orga­ni­za­cio­nes la diás­po­ra en el exi­lio, la mayo­ría de los miem­bros pre­sos, la per­se­cu­ción a fami­lia­res, etc. Se deci­dió la recons­truc­ción de la orga­ni­za­ción, con bajo per­fil, con los pre­sos que eran libe­ra­dos. En varias opor­tu­ni­da­des fui­mos gol­pea­dos. Se tra­ba­jó en el exi­lio en la denun­cia del régi­men y por la libe­ra­ción de rehe­nes y pre­sos polí­ti­cos. Se par­ti­ci­pó en la resis­ten­cia a la dic­ta­du­ra, se par­ti­ci­pó en la crea­ción del gru­po de madres y fami­lia­res de dete­ni­dos des­apa­re­ci­dos y la amnis­tía total e irres­tric­ta.

Pre­gun­ta: En los últi­mos años se ha veni­do hablan­do de un nue­vo socia­lis­mo, y hay quie­nes has­ta le han bus­ca­do un ape­lli­do: socia­lis­mo del siglo XXI. ¿Cual es su opi­nión de este plan­tea­mien­to?

Mario Ros­si: Exis­te una tesis ofi­cial del MRO sobre el tema: 90º ANIVERSARIO DE LA REVOLUCION RUSA. SEMINARIO: ¿SOCIALISMO DEL SIGLO XXI? NADA NUEVO BAJO EL SOL. El aná­li­sis del socia­lis­mo como sis­te­ma opues­to y en lucha al sis­te­ma capi­ta­lis­ta está regi­do, a nues­tro enten­der, por el ins­tru­men­to de aná­li­sis cien­tí­fi­co, el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co que da res­pues­tas a los pro­ble­mas de la natu­ra­le­za, la socie­dad y el pen­sa­mien­to. Estos dos sis­te­mas (capi­ta­lis­mo-socia­lis­mo) son inte­gra­les dado que abar­can todos los aspec­tos de la acti­vi­dad huma­na (socie­dad, eco­no­mía, polí­ti­ca, Esta­do, nor­mas jurí­di­cas, moral, éti­ca, etc.) y que en el actual desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas ata­can la natu­ra­le­za, es decir, la exis­ten­cia del mun­do en el cual vivi­mos.
Un deba­te acer­ca de las pre­mi­sas del socia­lis­mo en el siglo XXI, para noso­tros, no pue­de sos­la­yar la apli­ca­ción de la ideo­lo­gía de los tra­ba­ja­do­res en la for­mu­la­ción de apor­tes, y a ello recu­rri­re­mos.
“Sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria no pue­de haber prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria” (Lenin) y de la mis­ma mane­ra se pue­de para­fra­sear que “sin teo­ría del socia­lis­mo no pue­de haber cons­truc­ción de socia­lis­mo”.
Nos abo­ca­re­mos, enton­ces, apli­can­do la ideo­lo­gía de los tra­ba­ja­do­res, a la inves­ti­ga­ción de las ideas guías para el socia­lis­mo, váli­das para el pasa­do, el pre­sen­te y el futu­ro, aun­que no hubie­ra exis­ti­do un pro­ce­so de cons­truc­ción del socia­lis­mo.
La con­tra­dic­ción fun­da­men­tal de nues­tra épo­ca es la uni­dad y lucha del capi­ta­lis­mo con el socia­lis­mo. Por ser fun­da­men­tal rige des­de el prin­ci­pio has­ta el fin de la con­tra­dic­ción.
Esta con­tra­dic­ción es de carác­ter anta­gó­ni­co e irre­con­ci­lia­ble, por lo que se resuel­ve por la vio­len­cia (que pue­de tomar diver­sas for­mas tales como gue­rras mun­dia­les, gue­rras loca­les, gue­rra fría, etc.). Sig­ni­fi­ca que lo nue­vo, el socia­lis­mo, que se engen­dra en el capi­ta­lis­mo, sola­men­te pue­de desa­rro­llar­se a expen­sas de la muer­te del capi­ta­lis­mo.
Pri­me­ra con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: El socia­lis­mo no pue­de cons­truir­se des­de el capi­ta­lis­mo, refor­mán­do­lo, mejo­rán­do­lo, evo­lu­cio­nán­do­lo, sino a par­tir del sal­to revo­lu­cio­na­rio de su des­truc­ción. No se pue­de con­ci­liar el socia­lis­mo con el capi­ta­lis­mo. Si bien en un país capi­ta­lis­ta se van desa­rro­llan­do áreas socia­lis­tas (par­ti­dos cla­sis­tas, sin­di­ca­tos cla­sis­tas, coope­ra­ti­vas, etc.) la hege­mo­nía bur­gue­sa deli­mi­ta cla­ra­men­te los cam­pos a su favor; lo mis­mo debe pasar en la cons­truc­ción del socia­lis­mo don­de per­sis­ten áreas bur­gue­sas (mer­ca­do, dine­ro, etc.) don­de la hege­mo­nía socia­lis­ta en todos los pla­nos deli­mi­ta cla­ra­men­te las fuer­zas eco­nó­mi­cas y socia­les a su favor.
Ana­li­ce­mos aho­ra el capi­ta­lis­mo como polo nega­do en la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal de nues­tra épo­ca. El capi­ta­lis­mo es una con­tra­dic­ción, por lo tan­to, en su seno se desa­rro­llan dos opues­tos uni­dos y en lucha que son fun­da­men­ta­les.
La con­tra­dic­ción eco­nó­mi­ca fun­da­men­tal del capi­ta­lis­mo es entre el carác­ter social del pro­ce­so de pro­duc­ción y la for­ma de apro­pia­ción pri­va­da de los medios de pro­duc­ción. Es una con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca, que se mani­fies­ta de dife­ren­tes for­mas (orga­ni­za­ción y anar­quía de la pro­duc­ción, pro­duc­ción y con­su­mo, tra­ba­jo y sobre­tra­ba­jo, pre­cio y ganan­cia, sobre­pro­duc­ción y cri­sis, etc.).
Lo con­tra­rio de esa con­tra­dic­ción fun­da­men­tal del capi­ta­lis­mo lo gene­ra el socia­lis­mo, sien­do, enton­ces, la apro­pia­ción socia­li­za­da de los medios de pro­duc­ción y la apro­pia­ción pri­va­da indi­vi­dual de la pro­duc­ción direc­ta (pla­ni­fi­ca­ción del con­su­mo para aten­der las nece­si­da­des de cada ser humano), una deci­sión eco­nó­mi­ca fun­da­men­tal de cons­truc­ción de socia­lis­mo. La pro­duc­ción de fábri­cas que pro­du­cen fábri­cas corres­pon­de al pri­mer polo o sea la apro­pia­ción socia­li­za­da de esos pro­duc­tos fábri­cas.
Segun­da con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: El socia­lis­mo se cons­tru­ye con los medios de pro­duc­ción socia­li­za­dos y no pue­de cons­truir­se con la apro­pia­ción pri­va­da de medios de pro­duc­ción. Son intere­ses anta­gó­ni­cos.
Una deri­va­da de esta con­tra­dic­ción fun­da­men­tal del sis­te­ma capi­ta­lis­ta es la ley del valor y que se mani­fies­ta con la plus­va­lía o sobre­tra­ba­jo. Des­pués que un tra­ba­ja­dor recom­po­ne el valor de su fuer­za de tra­ba­jo en la jor­na­da, esta rela­ción eco­nó­mi­ca basa­da en la com­pra de la fuer­za por par­te del due­ño de los medios de pro­duc­ción y la ven­ta de su fuer­za de tra­ba­jo de un obre­ro, es lo que se deno­mi­na explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, que es ori­gen de la des­igual­dad social (bur­gue­ses-tra­ba­ja­do­res), con todos los estra­tos inter­me­dios socia­les corres­pon­dien­tes (capa­ta­ces, pro­fe­sio­na­les, admi­nis­tra­do­res, fun­cio­na­rios, etc.)
Lo opues­to a esta cons­ta­ta­ción para la cons­truc­ción del socia­lis­mo es la eli­mi­na­ción de la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre.
Ter­ce­ra con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: En el plano social el socia­lis­mo se cons­tru­ye eli­mi­nan­do la ven­ta de la fuer­za de tra­ba­jo a par­ti­cu­la­res, por lo tan­to las estruc­tu­ras eco­nó­mi­co-socia­les deben dar paso a coope­ra­ti­vas, empre­sas esta­ta­les, empre­sas socia­li­za­das y auto­ges­tio­na­das, etc., lo que per­mi­te ir eli­mi­nan­do la des­igual­dad social here­da­da.
Del con­jun­to de paí­ses capi­ta­lis­tas sur­gi­rá la cali­dad de paí­ses nue­vos hacia el socia­lis­mo. La apli­ca­ción de la segun­da ley de la dia­léc­ti­ca (sal­tos cuan­ti­ta­ti­vos y cua­li­ta­ti­vos y vice­ver­sa) nos ilus­tra que del total de paí­ses capi­ta­lis­tas sur­gi­rán uno o varios paí­ses hacia el socia­lis­mo al prin­ci­pio (una cali­dad), para irse desa­rro­llan­do al calor de la lucha de cla­ses mun­dial una can­ti­dad de paí­ses cons­tru­yen­do socia­lis­mo.
Cuar­ta con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: El pro­ce­so de cons­truc­ción del socia­lis­mo a esca­la mun­dial será a par­tir de uno o varios paí­ses hacia el todo. La con­cep­ción de que no es posi­ble la con­so­li­da­ción de la revo­lu­ción socia­lis­ta en un solo país o en pocos paí­ses no se con­di­ce con las leyes de la dia­léc­ti­ca. El ejer­ci­cio de la cons­truc­ción nacio­nal o regio­nal va uni­do y en lucha con la prác­ti­ca del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio. Sig­ni­fi­ca que al inte­rior de cada pro­ce­so socia­lis­ta es pre­ci­so des­ti­nar ideo­lo­gía, hom­bres y recur­sos mate­ria­les en la soli­da­ri­dad mili­tan­te con otros pro­ce­sos de cons­truc­ción socia­lis­ta y de pue­blos en lucha por su libe­ra­ción. Es uno de los cami­nos más efi­ca­ces de la con­so­li­da­ción del socia­lis­mo en paí­ses ais­la­dos, rodea­dos, hos­ti­ga­dos o blo­quea­dos por el impe­ria­lis­mo.
La demo­cra­cia no exis­te en gene­ral, por lo que exis­ten demo­cra­cias en fun­ción de la lucha de cla­ses: hay demo­cra­cias bur­gue­sas y demo­cra­cias obre­ras. A su vez éstas son con­tra­dic­cio­nes: la demo­cra­cia bur­gue­sa está uni­da y en lucha con la dic­ta­du­ra bur­gue­sa (dic­ta­du­ra de una mino­ría de explo­ta­do­res), lo mis­mo que la demo­cra­cia obre­ra está uni­da y en lucha con la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do (dic­ta­du­ra de la mayo­ría de los explo­ta­dos).
Estas demo­cra­cias (bur­gue­sa y obre­ra) son anta­gó­ni­cas, por el carác­ter irre­con­ci­lia­ble de las cla­ses, la bur­gue­sía engen­dra un Esta­do (ins­tru­men­to de opre­sión) y la cla­se obre­ra engen­dra un Esta­do (lo opues­to al de opre­sión, o sea un ins­tru­men­to de libe­ra­ción que se debe ir con­vir­tien­do en un ins­tru­men­to par­ti­ci­pa­ti­vo, auto­ges­tio­na­rio y admi­nis­tra­ti­vo), pues se tien­de a la eli­mi­na­ción de las cla­ses. En el seno de la demo­cra­cia bur­gue­sa se van gene­ran­do áreas de demo­cra­cia obre­ra (fru­to de las luchas obre­ras) y de la mis­ma mane­ra sobre­vi­ven áreas de demo­cra­cia bur­gue­sa (de tipo repre­sen­ta­ti­va) en la eta­pa de la cons­truc­ción del socia­lis­mo que deben ten­der a ser eli­mi­na­das por el avan­ce de la demo­cra­cia direc­ta. El carác­ter anta­gó­ni­co e irre­con­ci­lia­ble de la lucha de cla­ses (en toda socie­dad de cla­ses ger­mi­na más tar­de o tem­prano la gue­rra civil y toma espe­cial con­si­de­ra­ción la gue­rra de libe­ra­ción y defen­sa de la revo­lu­ción en los paí­ses depen­dien­tes en su lucha con­tra la agre­sión impe­ria­lis­ta) obli­ga a que el Esta­do como ins­tru­men­to de opre­sión debe ser des­trui­do vio­len­ta­men­te por la cla­se opri­mi­da.
Quin­ta con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: la demo­cra­cia socia­lis­ta se ins­tau­ra median­te la des­truc­ción del Esta­do bur­gués, ins­tru­men­to de opre­sión por medio de la revo­lu­ción socia­lis­ta, y esa demo­cra­cia obre­ra lle­va uni­da y en lucha la dic­ta­du­ra de cla­se obre­ra. La crea­ción del Esta­do obre­ro es nece­sa­ria, para la pla­ni­fi­ca­ción y defen­sa de la cons­truc­ción del socia­lis­mo, que par­tien­do de pocos paí­ses sufri­rá el cer­co capi­ta­lis­ta.
La cla­se tra­ba­ja­do­ra jun­to a sec­to­res popu­la­res son los lla­ma­dos a hacer la revo­lu­ción y cons­truir el socia­lis­mo. Las masas son los pro­ta­go­nis­tas his­tó­ri­cos de los cam­bios socia­les. En las mayo­rías libe­ra­do­ras con deter­mi­na­do nivel de orga­ni­za­ción y con­cien­cia se gene­ran en su seno las mino­rías de cali­dad (fren­tes o par­ti­dos con la fina­li­dad de con­du­cir los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios), por la apli­ca­ción de la segun­da ley de la dia­léc­ti­ca (cali­dad-can­ti­dad y vice­ver­sa).
Sex­ta con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: el fren­te o par­ti­do revo­lu­cio­na­rio liga­do a las masas es nece­sa­rio para con­du­cir en apren­di­za­je mutuo la revo­lu­ción y la cons­truc­ción del socia­lis­mo.
Si la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal de la épo­ca es capi­ta­lis­mo-socia­lis­mo, del haz de con­tra­dic­cio­nes que de la fun­da­men­tal se gene­ran, es pre­ci­so ubi­car la prin­ci­pal que inci­de por su mayor anta­go­nis­mo en el res­to. En su desa­rro­llo el capi­ta­lis­mo lle­ga a su fase supe­rior el impe­ria­lis­mo, don­de su polo uni­do y en lucha son las nacio­nes depen­dien­tes. Esta rela­ción de carác­ter anta­gó­ni­co por intere­ses encon­tra­dos, como toda con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca e irre­con­ci­lia­ble, se resuel­ve por la vio­len­cia.
Sép­ti­ma con­clu­sión ideo­ló­gi­ca: la inde­pen­den­cia de los pue­blos sub­yu­ga­dos por el impe­ria­lis­mo en su pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social, tar­de o tem­prano será median­te la uti­li­za­ción de la vio­len­cia jus­ta revo­lu­cio­na­ria.
Resu­mien­do estas ideas guías, ten­dre­mos:
1) El socia­lis­mo se cons­tru­ye a par­tir de la des­truc­ción del capi­ta­lis­mo (a nivel mun­dial y en cada país).
2) En el plano eco­nó­mi­co, el socia­lis­mo se cons­tru­ye con la socia­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción.
3) En el plano social el socia­lis­mo se cons­tru­ye eli­mi­nan­do la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre, pro­du­cien­do para satis­fa­cer nece­si­da­des socia­les y no con el obje­ti­vo de la ganan­cia y satis­fac­ción de mer­ca­dos.
4) El pro­ce­so de cons­truc­ción del socia­lis­mo a esca­la mun­dial será a par­tir de uno o varios paí­ses hacia el todo. El ejer­ci­cio de la cons­truc­ción socia­lis­ta nacio­nal o regio­nal va uni­da y en lucha con la prác­ti­ca del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio.
5) La demo­cra­cia socia­lis­ta se ins­tau­ra median­te la des­truc­ción del Esta­do bur­gués, ins­tru­men­to de opre­sión por medio de la revo­lu­ción socia­lis­ta y esa demo­cra­cia obre­ra lle­va uni­da y en lucha la dic­ta­du­ra de cla­se obre­ra jun­to a la crea­ción de un Esta­do obre­ro.
6) El fren­te o par­ti­do revo­lu­cio­na­rio liga­do a las masas es nece­sa­rio para con­du­cir en apren­di­za­je mutuo la revo­lu­ción y la cons­truc­ción del socia­lis­mo.
7) La inde­pen­den­cia de los pue­blos sub­yu­ga­dos por el impe­ria­lis­mo en su pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social será median­te la uti­li­za­ción de la vio­len­cia jus­ta revo­lu­cio­na­ria para la toma del poder y la defen­sa del pro­ce­so en caso de lle­gar por otras vías al gobierno.

Estas con­si­de­ra­cio­nes teó­ri­cas, que fue­ron asu­mi­das por los gran­des teó­ri­cos del movi­mien­to obre­ro, deben sopor­tar el rigor de la prác­ti­ca, o sea el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co has­ta nues­tros días.
Los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios que se plan­tea­ron la cons­truc­ción del socia­lis­mo a par­tir de la Comu­na de París: Revo­lu­ción Rusa, Revo­lu­ción Chi­na, de Viet­nam, de Alba­nia, Yugos­la­via, Cuba, etc. y los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal de Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na, han tran­si­ta­do por esas pre­mi­sas dia­léc­ti­cas.

1) Han lle­ga­do a la cons­truc­ción de vías al socia­lis­mo por la toma del poder en for­ma vio­len­ta.
2) Han des­trui­do el apa­ra­to buro­crá­ti­co mili­tar de la cla­se domi­nan­te u opre­so­ra y lo han sus­ti­tui­do por un Esta­do obre­ro
3) Han des­man­te­la­do la demo­cra­cia bur­gue­sa, que es una embo­za­da dic­ta­du­ra de cla­se bur­gue­sa, por una demo­cra­cia obre­ra con apli­ca­ción de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do.
4) Han socia­li­za­do los gran­des medios de pro­duc­ción y nacio­na­li­za­do-esta­ti­za­do gran­des áreas de la eco­no­mía.
5) Han eli­mi­na­do la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre con empre­sas esta­ta­les, auto­ges­tio­na­rias, coope­ra­ti­vas, etc.; fijan­do lími­tes cons­ti­tu­cio­na­les de ingre­sos sala­ria­les.
6) Han cons­trui­do un par­ti­do o fren­te de libe­ra­ción que con­du­jo los pro­ce­sos de masas de la revo­lu­ción.
7) Des­de la segun­da mitad del siglo XX, la lucha vio­len­ta anti­im­pe­ria­lis­ta de los pue­blos depen­dien­tes ha sido la con­tra­dic­ción prin­ci­pal para el avan­ce del socia­lis­mo en su lucha con­tra el capi­ta­lis­mo. De la mis­ma mane­ra que las gue­rras inter-impe­ria­lis­tas fue­ron la con­tra­dic­ción prin­ci­pal para los pro­ce­sos de la Comu­na de París, Revo­lu­ción Rusa, Chi­na, Viet­na­mi­ta, Yugoes­la­va, Alba­ne­sa, etc.

Todos estos pro­ce­sos mues­tran que algu­nos sufren des­via­cio­nes buro­crá­ti­cas, otros asu­mie­ron res­tau­ra­cio­nes capi­ta­lis­tas, otros mues­tran cami­nos de regre­sión capi­ta­lis­ta, no resol­vie­ron el tema de las nacio­na­li­da­des, en casi todos los pro­ce­sos, las con­tra­dic­cio­nes no anta­gó­ni­cas en el seno del par­ti­do, el Esta­do y la socie­dad fue­ron resuel­tos por méto­dos vio­len­tos (inco­rrec­tos), otros ape­nas defien­den las con­quis­tas del socia­lis­mo, etc. Lo que, sin duda, todos ellos han demos­tra­do en la prác­ti­ca, es que la cla­se bur­gue­sa para­si­ta­ria y explo­ta­do­ra con su mode­lo capi­ta­lis­ta de mer­ca­do y super­pro­duc­ción y de cri­sis perió­di­cas, no es nece­sa­ria para la huma­ni­dad. Han demos­tra­do que vas­tos sec­to­res de la huma­ni­dad pue­den pro­du­cir y con­su­mir sin que el obje­ti­vo sea la ganan­cia, que los tra­ba­ja­do­res pue­den acce­der al cono­ci­mien­to de la natu­ra­le­za para trans­for­mar­la sin que la moti­va­ción sea el dine­ro o el enri­que­ci­mien­to; han demos­tra­do que la emu­la­ción, la soli­da­ri­dad, el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, el tra­ba­jo volun­ta­rio son palan­cas del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas tenien­do al hom­bre como el cen­tro de todas las cosas. Y no es poca cosa, sur­ge de allí, de la con­fluen­cia de la teo­ría y la prác­ti­ca, la fuen­te inago­ta­ble de con­se­cuen­cia y cohe­ren­cia revo­lu­cio­na­ria para la actual y las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes de lucha­do­res socia­lis­tas. Se crea­ron vías hacia la cons­truc­ción del socia­lis­mo que dura­ron dece­nas de años mas allá de sus defor­ma­cio­nes, tenien­do en cuen­ta que es un sis­te­ma nue­vo de ape­nas un siglo de vida. Nos corres­pon­de, enton­ces, encon­trar las vías para que recrear y con­so­li­dar esos y nue­vos pro­ce­sos. Nos han lega­do la teo­ría y la prác­ti­ca, don­de apa­re­cen cru­da­men­te acier­tos y erro­res, no exis­te nin­gu­na razón dia­léc­ti­ca para des­me­re­cer el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co e his­tó­ri­co, no exis­te nin­gu­na razón dia­léc­ti­ca para con­ci­liar con el impe­ria­lis­mo y las gran­des bur­gue­sías, no exis­te nin­gu­na razón dia­léc­ti­ca para refor­mar el capi­ta­lis­mo, no exis­te nin­gu­na razón dia­léc­ti­ca para negar los fren­tes o par­ti­dos de van­guar­dia y reba­jar el pro­gra­ma his­tó­ri­co de libe­ra­ción nacio­nal y social.
Nos han lega­do una lucha legi­ti­ma­da por la teo­ría y la prác­ti­ca, nos han lega­do la lucha más her­mo­sa que haya engen­dra­do la huma­ni­dad que es la eli­mi­na­ción de las cla­ses para salir de la pre­his­to­ria huma­na, nos han lega­do una lucha que no admi­te clau­di­ca­cio­nes por la revo­lu­ción y el socia­lis­mo.

Pre­gun­ta: Des­pués de una lar­ga lucha y muy dura por lo demás, ¿es posi­ble hacer un balan­ce más o menos cer­te­ro de las cau­sas de la derro­ta y de las lec­cio­nes que ésta nos deja?

Mario Ros­si: No hace­mos auto­crí­ti­cas a pedi­do ni se las exi­gi­mos a nadie, las tene­mos incor­po­ra­das como méto­do, dis­pues­tos siem­pre a ren­dir cuen­tas a las masas, a la cla­se como par­ti­do, e inter­na­men­te como mili­tan­tes. El MRO no esti­mó cien­tí­fi­ca­men­te las fuer­zas del enemi­go, ni hizo un tra­ba­jo sufi­cien­te­men­te de lucha con­tra el refor­mis­mo en el seno de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en las déca­das del 60 y 70, para afin­car­se con raí­ces indes­truc­ti­bles. Nace como expre­sión de capas medias y se va pro­le­ta­ri­zan­do en la pro­pia lucha. Pero en el 2011 cum­pli­mos 50 años de con­se­cuen­cia revo­lu­cio­na­ria. Es y será una lucha lar­ga y cruen­ta, debe­mos pre­pa­rar­la lo mejor posi­ble, sin tras­la­dar­la a las calen­das grie­gas. Se debe incor­po­rar, a nues­tro cri­te­rio, el prin­ci­pio orga­ni­za­ti­vo de per­ma­nen­cia tem­po­ral en un car­go y rota­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des, evi­tan­do el cul­to a la per­so­na­li­dad y los “líde­res impres­cin­di­bles”, para garan­ti­zar la con­ti­nui­dad en el lar­go pla­zo.

Pre­gun­ta: En el con­ti­nen­te exis­ten algu­nos movi­mien­tos y par­ti­dos que aún desa­rro­llan la lucha arma­da, Méxi­co y Colom­bia prin­ci­pal­men­te. ¿Exis­ten posi­bi­li­da­des reales en el res­to de los paí­ses para que se desa­rro­llen con­di­cio­nes de for­mas avan­za­das de lucha?

Mario Ros­si: Sin duda algu­na, en algu­nos paí­ses están las con­di­cio­nes para lan­zar­la, y en otros para pre­pa­rar­la; es el úni­co camino que el impe­ria­lis­mo le deja a los pue­blos.

Pre­gun­ta: Si bien la figu­ra del coman­dan­te Gue­va­ra es res­pe­ta­da por todos y has­ta toda una ico­no­gra­fía se ha desa­rro­lla­do en torno a él, ¿por qué esta ascen­den­cia no se ha tras­for­ma­do en fuer­za polí­ti­ca orga­ni­za­da y el gue­va­ris­mo en un refe­ren­te de las masas para su libe­ra­ción?

Mario Ros­si: Exis­ten sóli­dos argu­men­tos que espe­ci­fi­can el hege­mo­nis­mo del refor­mis­mo: la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca y el res­to de los paí­ses de una vía muer­ta al socia­lis­mo y la fal­ta de madu­ra­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra como fuer­za revo­lu­cio­na­ria his­tó­ri­ca. Esta­mos vivien­do, lo mis­mo que la bur­gue­sía, el ini­cio como pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, ape­nas un siglo. La bur­gue­sía con­fió en líde­res mesiá­ni­cos al prin­ci­pio (Napo­león, Napo­león III, etc.); a par­tir de fines del siglo XIX madu­ró como cla­se y cada cua­tro años eli­ge un bur­gués dis­tin­to para la defen­sa de sus intere­ses en casi todos los paí­ses capi­ta­lis­tas del mun­do. La cla­se tra­ba­ja­do­ra depo­si­ta toda­vía su con­fian­za en líde­res, muchas veces hacien­do cul­to a la per­so­na­li­dad, en vez de ubi­car­la en su real dimen­sión en la his­to­ria de la lucha de cla­ses. Es fal­ta de madu­ra­ción como cla­se. El gue­va­ris­mo es una con­cep­ción inte­gral (ideo­lo­gía inves­ti­ga­ti­va, par­ti­do, el cua­dro revo­lu­cio­na­rio, el papel de los tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos, gue­rra revo­lu­cio­na­ria, huma­nis­mo, inter­na­cio­na­lis­mo), pero se lo cono­ce muy frag­men­ta­do, des­de una ima­gen en una cami­se­ta o en una ban­de­ra de un cua­dro depor­ti­vo, pasan­do por la con­sig­na de “Has­ta la Vic­to­ria Siem­pre” que levan­tan muchos en for­ma opor­tu­nis­ta has­ta el reduc­cio­nis­mo del gue­rri­lle­ro heroi­co.

Pre­gun­ta: Vemos con preo­cu­pa­ción cómo el movi­mien­to de masas, y prin­ci­pal­men­te la cla­se obre­ra, hoy se encuen­tran en una muy débil posi­ción des­de todo pun­to de vis­ta. A tu jui­cio ¿cómo se rom­pe con esta situa­ción y cuá­les son los ele­men­tos cen­tra­les de este nue­vo perío­do de acu­mu­la­ción de fuer­zas?

Mario Ros­si: Es nece­sa­rio crear en cada país par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios de la cla­se, un fren­te revo­lu­cio­na­rio de masas y los embrio­nes de los ejér­ci­tos de libe­ra­ción, con una estra­te­gia con­ti­nen­tal y una con­cep­ción inter­na­cio­na­lis­ta.
Es impo­si­ble luchar con­tra el impe­ria­lis­mo si no se da la bata­lla con­tra las varian­tes del opor­tu­nis­mo den­tro del movi­mien­to popu­lar (popu­lis­mos, nacio­na­lis­mos estre­chos, social­de­mó­cra­tas, con­ci­lia­do­res entre el capi­tal y el tra­ba­jo de toda laya, etc.)

Pre­gun­ta: ¿El MRO en la actua­li­dad tie­ne una pro­yec­ción inter­na­cio­nal?

Mario Ros­si: Somos inter­na­cio­na­lis­tas, par­ti­ci­pa­mos en la Coor­di­na­do­ra Gue­va­ris­ta Inter­na­cio­na­lis­ta que impul­sa la crea­ción de un Par­ti­do Inter­na­cio­na­lis­ta que tome a Amé­ri­ca como una sola iden­ti­dad y desa­rro­lle una estra­te­gia con­ti­nen­tal y esta­mos impul­san­do los Encuen­tros Gue­va­ris­tas Inter­na­cio­na­lis­tas con orga­ni­za­cio­nes de otros paí­ses con la cla­ra inten­ción de aunar esfuer­zos en este sen­ti­do. Vamos hacia el IV Encuen­tro que se desa­rro­lla­rá en nues­tro país en 2011. Nues­tra voca­ción, línea polí­ti­ca y docu­men­ta­ción son inter­na­cio­na­lis­tas.

Pre­gun­ta: Des­de algu­nos sec­to­res se ha habla­do de for­mar una nue­va Inter­na­cio­nal, la V para ser más pre­ci­sos. ¿Qué les pare­ce la idea? ¿Es ésta la inter­na­cio­nal de los revo­lu­cio­na­rios?

Mario Ros­si: El pro­yec­to inter­na­cio­na­lis­ta de la cla­se nace des­de el pro­pio Mani­fies­to Comu­nis­ta y han habi­do varias inter­na­cio­na­les, la V será nece­sa­rio crear­la, a par­tir de pro­fun­di­zar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en cada país. La V inter­na­cio­nal no se pue­de crear con par­ti­dos o pro­ce­sos que lle­ven ade­lan­te intere­ses bur­gue­ses empa­ren­ta­dos o lide­ran­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La V Inter­na­cio­nal es un pro­yec­to pro­pio de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Pre­gun­ta: A pro­pó­si­to de la lucha arma­da y de los movi­mien­tos polí­ti­co-mili­ta­res: hace poco en el Uru­guay fue elec­to pre­si­den­te un ex gue­rri­lle­ro, situa­ción que se repi­te en Nica­ra­gua. A tu jui­cio ¿por qué el capi­ta­lis­mo per­mi­te esta situa­ción? ¿Es una mues­tra de debi­li­dad del sis­te­ma o un cam­bio radi­cal de para­dig­ma de estos per­so­na­jes?

Mario Ros­si: Nues­tro país no esca­pa a la corrien­te de gue­rri­lle­ros arre­pen­ti­dos que pro­li­fe­ran en el con­ti­nen­te. Todos estos pre­si­den­tes (ex gue­rri­lle­ros u obre­ros como Lula) son rene­ga­dos de izquier­da que se han pasa­do a las fuer­zas del capi­ta­lis­mo. Son neo­li­be­ra­les o social neo­li­be­ra­les, popu­lis­tas, social­de­mó­cra­tas que han abju­ra­do de la revo­lu­ción y el socia­lis­mo. Per­te­ne­cen a todas las varian­tes del opor­tu­nis­mo den­tro del movi­mien­to obre­ro y popu­lar. La mayo­ría son par­ti­dos obre­ros bur­gue­ses, expre­sio­nes de la media­na y peque­ña bur­gue­sía, osci­lan­tes, incon­se­cuen­tes y poten­cia­les trai­do­res a los intere­ses de la cla­se obre­ra.

Pre­gun­ta: Vol­vien­do al Uru­guay, ¿en qué está la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en estos momen­tos, y más espe­cí­fi­ca­men­te, en que está el MRO en estos momen­tos?

Mario Ros­si: La izquier­da revo­lu­cio­na­ria está dis­per­sa, con pro­pues­ta en cons­truc­ción, sin un queha­cer cla­ro, bus­can­do raí­ces en el movi­mien­to popu­lar. El MRO se encuen­tra tra­tan­do de unir el espa­cio revo­lu­cio­na­rio, cons­tru­yen­do orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria y yen­do hacia la cla­se y las masas (las ideas correc­tas se encuen­tran dis­per­sas en el seno del pue­blo) en un mutuo apren­di­za­je para que las líneas de acción sean ava­la­das por la prác­ti­ca social.

Pre­gun­ta: Pro­fun­di­zan­do lo ante­rior, y a pro­pó­si­to de una con­ver­sa­ción con algu­nos com­pa­ñe­ros hace algún tiem­po, se ha plan­tea­do el exce­si­vo euro­cen­tris­mo en el enfo­que teó­ri­co de la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na y lo nece­sa­rio de recrear el mar­xis­mo par­tien­do de un estu­dio mucho más espe­cí­fi­co de nues­tra reali­dad y de una ela­bo­ra­ción polí­ti­ca par­tien­do de esa sín­te­sis ¿El MRO abor­da esta tarea en for­ma sis­te­má­ti­ca?

Mario Ros­si: El MRO ha desa­rro­lla­do líneas de inves­ti­ga­ción pro­pias, his­to­ria del movi­mien­to obre­ro e his­to­ria nacio­nal, se hacen con­ti­nuos aná­li­sis de estruc­tu­ra y de coyun­tu­ra de la eco­no­mía y de la lucha de cla­ses, se efec­túan pre­vi­sio­nes cien­tí­fi­cas para que la prác­ti­ca lau­de. El gue­va­ris­mo nos ense­ña una línea de pen­sa­mien­to que com­ba­te el dog­ma­tis­mo, las ver­da­des reve­la­das y el esco­las­ti­cis­mo. La con­cep­ción inter­na­cio­na­lis­ta nos lle­va a estu­diar todos los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios con­tra el impe­ria­lis­mo y de todos saca­mos ense­ñan­zas. Es inne­ga­ble que la revo­lu­ción rusa, como madre de todas las revo­lu­cio­nes pro­le­ta­rias, es fuen­te inago­ta­ble de ense­ñan­zas.

Pre­gun­ta: ¿Cuál es, a tu jui­cio, el cur­so más pro­ba­ble para el des­en­la­ce de la cri­sis del capi­tal? ¿Exis­te la posi­bi­li­dad de tras­for­mar esta cri­sis en algo más allá que les ofrez­ca a los pue­blos una sali­da real­men­te bene­fi­cio­sa?

Mario Ros­si: Toda cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta gene­ra con­di­cio­nes obje­ti­vas revo­lu­cio­na­rias, lo que no quie­re decir situa­cio­nes revo­lu­cio­na­rias. Depen­de en cada país como la par­te sub­je­ti­va, el par­ti­do o fren­te de van­guar­dia haya pre­pa­ra­do su vin­cu­la­ción con la cla­se y las masas para un sal­to revo­lu­cio­na­rio. De todas for­mas esta cri­sis lle­va­rá el nivel de la lucha de cla­ses mun­dial y local a esta­dios supe­rio­res.

Pre­gun­ta: Para ter­mi­nar, nos gus­ta­ría cono­cer tu opi­nión sobre las pers­pec­ti­vas que tie­ne en la actua­li­dad la apli­ca­ción de todas las for­mas de lucha, a pesar del enor­me pode­río téc­ni­co-mili­tar del capi­ta­lis­mo y de las bur­gue­sías, no solo en la región, sino a nivel pla­ne­ta­rio. ¿Es hoy posi­ble dispu­tar el poder par­tien­do de esta pre­mi­sa de la acu­mu­la­ción de fuer­zas?

Mario Ros­si: Lo que defi­ne una lucha revo­lu­cio­na­ria no es el pode­río téc­ni­co-mili­tar del impe­ria­lis­mo, y sobran ejem­plos his­tó­ri­cos. Lo que defi­ne la vic­to­ria de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio son las masas, la cla­se tra­ba­ja­do­ra, el par­ti­do y una jefa­tu­ra pres­ti­gia­da; estos ele­men­tos en un todo inte­gral, y eso es váli­do para cual­quier país y eta­pa his­tó­ri­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *