Apun­tes para la con­cep­tua­li­za­ción del socia­lis­mo femi­nis­ta por Alba Coro­sio

El patriar­ca­do apor­ta al capi­ta­lis­mo recur­sos y ser­vi­cios que se pro­du­cen en la esfe­ra domés­ti­ca y que per­mi­ten una efi­caz repro­duc­ción de la vida de las per­so­nas, la socia­li­za­ción para la adqui­si­ción de las pau­tas de com­por­ta­mien­to ade­cua­das a la cla­se social que les corres­pon­da en el capi­ta­lis­mo y la reno­va­ción gene­ra­cio­nal de [email protected][email protected] El capi­ta­lis­mo apor­ta al patriar­ca­do recur­sos mate­ria­les mer­can­ti­les, que sir­ven de mate­ria pri­ma y de medios de pro­duc­ción para el tra­ba­jo domés­ti­co, pero tam­bién la base ideo­ló­gi­ca para que en la esfe­ra de pro­duc­ción ten­gan lugar las sufi­cien­tes rela­cio­nes patriar­ca­les para que el patriar­ca­do social no se debi­li­te.

Patriar­ca­do y capi­ta­lis­mo son dos sis­te­mas que se ali­men­tan mutua­men­te, aun­que sus rela­cio­nes cam­bian his­tó­ri­ca­men­te. Por ejem­plo, del cul­to a la domes­ti­ci­dad y a la mujer del hogar de media­dos del siglo XX, se ha pasa­do a la obli­ga­ción de ser pro­duc­ti­va (fun­cio­nal al modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta) para las muje­res del siglo XXI, sin cam­bios en la orga­ni­za­ción social de la repro­duc­ción y cui­da­do de la vida. La con­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca de las muje­res a la fami­lia se ha vuel­to indis­pen­sa­ble en el capi­ta­lis­mo avan­za­do, apo­ya­da ideo­ló­gi­ca­men­te por la filo­so­fía de dere­chos indi­vi­dua­les igua­les para hom­bres y muje­res, sin tiem­po, sin his­to­ria y sin cir­cuns­tan­cias, sin dife­ren­cias gené­ri­cas y sin res­pon­sa­bi­li­da­des por la repro­duc­ción de la vida.

El con­tra­to social moderno capi­ta­lis­ta fue exclu­yen­te, indi­vi­dua­lis­ta, jerar­qui­za­dor y con­flic­ti­vo. La prio­ri­dad acu­mu­la­do­ra y expan­sio­nis­ta del sis­te­ma capi­ta­lis­ta es des­truc­ti­va. Un nue­vo pac­to social debe poner la vida, su sos­te­ni­bi­li­dad y su repro­duc­ción amplia­da en el cen­tro de la orga­ni­za­ción socio-eco­nó­mi­ca, des­tro­nan­do a la hoy domi­nan­te lógi­ca del bene­fi­cio y hacien­do res­pon­sa­ble del man­te­ni­mien­to de la vida al con­jun­to social. Esto impli­ca que todas las per­so­nas tene­mos el dere­cho humano a ser cui­da­dos y dere­cho a cui­dar y a no cui­dar. Toda per­so­na ha de ser, o de poder ser, par­te de una red amplia y hori­zon­tal de cui­da­dos; o de múl­ti­ples redes colec­ti­vas y auto­ges­tio­na­das. La for­ma en que nos orga­ni­ce­mos para sos­te­ner mate­rial­men­te el bien­es­tar humano nos incum­be tan­to a varo­nes como a muje­res.

La con­cep­ción libe­ral de la demo­cra­cia ha sos­te­ni­do la fic­ción de que el ciu­da­dano es autó­no­mo, auto­su­fi­cien­te y esta­ble­ce rela­cio­nes con­trac­tua­les. Pero de hecho, la reali­dad coti­dia­na hace evi­den­te que todas y todos depen­de­mos unos de otros y nece­si­ta­mos sopor­te humano a lo lar­go del cur­so de vida, la visión de los cui­da­dos visi­bi­li­za esto.

Los cam­bios se cen­tran en la trans­for­ma­ción cul­tu­ral de las for­mas de tra­ba­jo de pro­du­cir y cui­dar la vida, y de con­su­mo. Todo eso supo­ne la trans­for­ma­ción del sig­ni­fi­ca­do de qué es tra­ba­jar, de los lími­tes entre tra­ba­jo y no tra­ba­jo, visi­bi­li­zan­do la diver­si­dad del tra­ba­jo, en los tra­ba­jos de cui­da­dos. El mun­do del tra­ba­jo se expan­de a tra­vés del flu­jo de la vida. La eco­no­mía debe­ría cam­biar su sen­ti­do a fin de garan­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad de las vidas per­so­na­les y comu­ni­ta­rias, pre­gun­tán­do­se por lo que se pro­du­ce, cómo se pro­du­ce y cómo se dis­tri­bu­ye. La eco­no­mía para la vida se ocu­pa de las con­di­cio­nes que hacen posi­ble la vida a par­tir del hecho de que el ser humano es un ser natu­ral, cor­po­ral, nece­si­ta­do (suje­to de nece­si­da­des). Se tra­ta del ser con­cre­to, sexua­do, en sus cir­cuns­tan­cias. El ser humano es un ser situa­do, que requie­re cui­da­do para su super­vi­ven­cia y per­fec­ción. Y ésta es una res­pon­sa­bi­li­dad común y públi­ca.

El socia­lis­mo sig­ni­fi­ca la pre­emi­nen­cia de lo social, y con ella de lo soli­da­rio y lo humano por enci­ma de lo cre­ma­tís­ti­co, en con­tra del capi­ta­lis­mo que tie­ne como cen­tro la ganan­cia, el indi­vi­dua­lis­mo y prio­ri­za la com­pe­ti­ti­vi­dad. Opo­nién­do­se a la sepa­ra­ción de lo públi­co y lo pri­va­do, que legi­ti­ma la explo­ta­ción par­ti­cu­lar de la vida. Socia­lis­mo sig­ni­fi­ca com­pro­mi­so con una idea fuer­te de igual­dad, no rela­cio­na­da con la pro­pie­dad o los dere­chos civi­les, que diver­ge de la idea libe­ral que afir­ma que “todos somos igua­les ante la ley”, y como decía Marx, ahí empie­za la des­igual­dad, por­que somos des­igua­les en la reali­dad. El obje­ti­vo es la igual­dad sus­tan­ti­va y no mera­men­te for­mal, esto sig­ni­fi­ca la trans­for­ma­ción de todo el orden social hacia un orden des­je­rar­qui­za­do y des­mer­can­ti­li­za­do. Se pro­po­ne supe­rar el valor eco­nó­mi­co como medi­da de la vida social y del inter­cam­bio entre los seres huma­nos, inclu­yen­do en el valor social el impe­ra­ti­vo éti­co de repro­duc­ción de la vida huma­na.

Nece­si­ta­mos otra lógi­ca para ase­gu­rar el futu­ro. En el siglo XXI ha de cam­biar la orga­ni­za­ción social y cul­tu­ral de los cui­da­dos, des­de una ópti­ca de dere­chos y corres­pon­sa­bi­li­dad socie­tal y fami­liar. Se tra­ta de mater­ni­zar a la socie­dad y a los hom­bres, y des­ma­ter­ni­zar a las muje­res. Todas y todos nece­si­ta­mos y tene­mos dere­cho al cui­da­do, y todas y todos pode­mos hacer­lo. La idea fuer­za en torno al cui­da­do es la valo­ra­ción de la dimen­sión empá­ti­ca y soli­da­ria del cui­da­do que no con­duz­ca al des­cui­do ni está arti­cu­la­do a la opre­sión. Se tra­ta de que las socie­da­des todas, inclu­yen­do esta­do y orga­ni­za­cio­nes sean res­pon­sa­bles por aten­der, man­te­ner y pro­te­ger a sus inte­gran­tes, espe­cial­men­te a los están en sus cir­cuns­tan­cias de fra­gi­li­dad. El socia­lis­mo debe ser una socie­dad del cui­da­do, para lo cual hay que crear con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas.

La vía ima­gi­na­da por las femi­nis­tas y las socia­lis­tas utó­pi­cas des­de el siglo XIX y pues­ta en mar­cha par­cial­men­te en algu­nas socie­da­des tan­to capi­ta­lis­tas como socia­lis­tas y tan­to en paí­ses del pri­mer y del ter­cer mun­do, ha sido la socia­li­za­ción de los cui­da­dos, que con­sis­te en la trans­for­ma­ción de algu­nas acti­vi­da­des domés­ti­cas, fami­lia­res y pri­va­das en públi­cas. Estos pro­gra­mas han sig­ni­fi­ca­do mejo­ría para la vida de las muje­res, libe­ra­ción de tiem­po para el desa­rro­llo per­so­nal, la for­ma­ción, el arte, el amor y las pasio­nes, la amis­tad, la polí­ti­ca, el ocio, la diver­sión, el depor­te y el auto­cui­da­do, inclu­so, una mejo­ría en la cali­dad de vida y en la auto­es­ti­ma.

Sin embar­go, las acti­vi­da­des de cui­da­dos no pue­den socia­li­zar­se todas com­ple­ta­men­te, hay tareas que por sus carac­te­rís­ti­cas intrín­se­cas es más con­ve­nien­te y mejor que con­ti­núen sien­do rea­li­za­das en los hoga­res. Y es indis­pen­sa­ble una armo­ni­za­ción entre la vida per­so­nal-fami­liar y labo­ral, para lo cual son indis­pen­sa­bles jor­na­das labo­ra­les esca­lo­na­das y que con­si­de­ren la vida. Tiem­po para vivir y tiem­po para tra­ba­jar remu­ne­ra­da­men­te en for­ma equi­li­bra­da, son nece­sa­rios para que muje­res y hom­bres pue­dan rea­li­zar corres­pon­sa­ble­men­te las acti­vi­da­des de repro­duc­ción amplia­da de la vida. Se tra­ta de repen­sar el mun­do y la orga­ni­za­ción social des­de los valo­res y la expe­rien­cia his­tó­ri­ca feme­ni­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *