Por qué la cri­sis pro­du­ce des­em­pleo, por Luciano Gallino

¿Cómo es posi­ble que una cri­sis de natu­ra­le­za sobre todo finan­cie­ra haya pro­du­ci­do una alta tasa de paro en la indus­tria? Las res­pues­tas que se han dado has­ta aho­ra apun­tan sobre todo a los efec­tos nega­ti­vos de la res­tric­ción del cré­di­to. Los ban­cos afec­ta­dos o ame­na­za­dos por la cri­sis, nos dicen, redu­cen el cré­di­to a las empre­sas; sin cré­di­to no se pue­den com­prar mate­ria­les ni hacer inver­sio­nes y por eso las empre­sas ita­lia­nas y extran­je­ras redu­cen la pro­duc­ción y las impor­ta­cio­nes, y supri­men pues­tos de tra­ba­jo.

Esta cla­se de expli­ca­cio­nes sobre la rela­ción entre la ban­ca y la indus­tria en tiem­po de cri­sis pue­den ser correc­tas, pero super­fi­cia­les. Sólo tie­nen en cuen­ta el últi­mo esla­bón de la rela­ción. Si nos remon­ta­mos varios esla­bo­nes, la rela­ción pue­de resu­mir­se así: la cri­sis finan­cie­ra pro­du­ce des­em­pleo indus­trial a gran esca­la por­que la indus­tria, en sí mis­ma, se ha con­ver­ti­do en un sec­tor de las finan­zas. En los últi­mos 30 años, apro­xi­ma­da­men­te, la empre­sa indus­trial se ha finan­cia­ri­za­do por com­ple­to. Los desas­tres de prin­ci­pios de la déca­da de 2000, enca­be­za­dos por Enron, fue­ron el pri­mer acto del dra­ma de la eco­no­mía mun­dial en esta fase de hibri­da­ción entre finan­zas e indus­tria. En el segun­do acto asis­ti­mos a los desas­tres de 2007 – 2009, ejem­pla­ri­za­dos por Leh­mann Brothers, y a la actual des­truc­ción de pues­tos de tra­ba­jo. Para no lle­gar a un ter­cer acto, que podría ser aún más espan­to­so, habría que tra­tar de enten­der mejor la rela­ción entre ambas.

La finan­cia­ri­za­ción de la empre­sa indus­trial empe­zó cuan­do los inver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les –fon­dos comu­nes, fon­dos de pen­sio­nes y segu­ros – , que poseen en pro­me­dio cer­ca del 50% del capi­tal de todas las socie­da­des coti­za­das, impu­sie­ron a sus direc­ti­vos un nue­vo con­cep­to de empre­sa. Esta ya no debía con­ce­bir­se como una orga­ni­za­ción en la que cada par­te está vin­cu­la­da a las demás y cuyo fun­cio­na­mien­to afec­ta a los intere­ses de muchos gru­pos, des­de los emplea­dos, pasan­do por los pro­vee­do­res, has­ta la comu­ni­dad local, ade­más de los intere­ses de los accio­nis­tas. Debía enten­der­se, por el con­tra­rio, como un haz de acti­vi­da­des (en el doble sen­ti­do de cosas que se hacen y acti­vos finan­cie­ros) vin­cu­la­das sólo tem­po­ral­men­te por un con­tra­to; como un con­glo­me­ra­do de plan­tas pro­duc­ti­vas, medios de pro­duc­ción y ofi­ci­nas, cada pie­za de las cua­les debe ser exa­mi­na­da con­ti­nua­men­te para saber si su ren­di­mien­to finan­cie­ro es igual o supe­rior al de las mejo­res pie­zas de la com­pe­ten­cia. Si el ren­di­mien­to es en sí ele­va­do, pero infe­rior, siquie­ra un poco, al de la com­pe­ten­cia, esa pie­za de la empre­sa se rees­truc­tu­ra de inme­dia­to, o se ven­de, o se cie­rra defi­ni­ti­va­men­te. Cada una de estas medi­das, evi­den­te­men­te, aca­rrea el des­pi­do de gran par­te de los tra­ba­ja­do­res, o de todos; como podría suce­der en el esta­ble­ci­mien­to FIAT de Ter­mi­ni. Pero los direc­ti­vos no deben preo­cu­par­se por esto, dicen los teó­ri­cos de la empre­sa como mera enti­dad finan­cie­ra. Del des­em­pleo ya se encar­ga­rá el Esta­do.

Un segun­do paso hacia la finan­cia­ri­za­ción de la indus­tria ha sido la exter­na­li­za­ción de la pro­duc­ción a esca­la mun­dial. Hemos pasa­do de la inte­gra­ción ver­ti­cal del pro­ce­so pro­duc­ti­vo en una empre­sa deter­mi­na­da a la coor­di­na­ción hori­zon­tal hecha por gru­pos de con­trol de cien­tos de pro­duc­to­res repar­ti­dos por el mun­do. En el pri­mer caso, una empre­sa pro­cu­ra­ba pro­du­cir en su inte­rior todas las par­tes que com­po­nían el pro­duc­to aca­ba­do. En el segun­do caso una empre­sa hace todo lo posi­ble por no pro­du­cir nada en su inte­rior. En los años 1950 y 1960 Oli­vet­ti pro­du­cía en las plan­tas de Ivrea has­ta la últi­ma tecla de los cien­tos de miles de máqui­nas de escri­bir que fabri­ca­ba. Y en la fábri­ca FIAT Mira­fio­ri de Turín las cua­tro quin­tas par­tes de los com­po­nen­tes de un auto­mó­vil se pro­du­cían allí. Hoy más del 75% de un auto­mó­vil FIAT lo pro­du­cen cien­tos de pro­vee­do­res exter­nos; en el caso de la Renault es más del 80%. El prin­ci­pal fabri­can­te de PC del mun­do, Dell, no pro­du­ce ni un solo puer­to USB de los apa­ra­tos que ven­de. Lo que hace es coor­di­nar la acti­vi­dad de miles de pro­duc­to­res peque­ños, media­nos y gran­des de los cua­tro con­ti­nen­tes.

La exter­na­li­za­ción glo­bal tie­ne varios efec­tos nega­ti­vos en el empleo. Millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo han emi­gra­do de las gran­des empre­sas a las peque­ñas y media­nas. Gene­ral Motors, por ejem­plo, que toda­vía en 2005 tenía más de 330.000 emplea­dos, a fina­les de 2009 con­ta­ba con menos de 90.000 en su plan­ti­lla, aun­que el núme­ro de vehícu­los fabri­ca­dos no era cua­tro veces menor. El res­to tra­ba­jan en Delphi, hijue­la exter­na­li­za­da de GM, o en miles de sub­pro­vee­do­res. Ven­ta­ja para la empre­sa madre: sin­di­ca­tos débi­les y sala­rios, con­tri­bu­cio­nes a pla­nes de pen­sio­nes y segu­ros médi­cos redu­ci­dos. Otro efec­to nega­ti­vo en los nive­les de empleo y las con­di­cio­nes de tra­ba­jo lo pro­du­ce la faci­li­dad con que la empre­sa madre pue­de des­ha­cer­se del pro­vee­dor o sub­pro­vee­dor que por algún moti­vo haya caí­do en des­gra­cia. Si una gran empre­sa des­cu­bre que una de sus divi­sio­nes no fun­cio­na como es debi­do, le resul­ta­rá difí­cil cerrar­la de un día para otro. Pero si se tra­ta de una socie­dad que está en otro país, pue­de sacar­la de cir­cu­la­ción con un sim­ple correo elec­tró­ni­co. En con­jun­to, la exter­na­li­za­ción enfren­ta entre sí a los pro­vee­do­res, los tra­ba­ja­do­res y las regio­nes, tan­to las de un país como de unos paí­ses a otros. Es una rece­ta tan efi­caz para mejo­rar el balan­ce finan­cie­ro como mor­tí­fe­ra para el empleo.

Otro aspec­to de la finan­cia­ri­za­ción de las empre­sas indus­tria­les ha sido la for­ma­ción de mono­po­lios con amplias cam­pa­ñas de fusio­nes y com­pras. En estas cam­pa­ñas tie­nen un papel deci­si­vo los ban­cos de inver­sión, que con­si­guen con ellas unos bene­fi­cios astro­nó­mi­cos. Lo que menos preo­cu­pa a todos los acto­res invo­lu­cra­dos son las con­se­cuen­cias sobre el empleo. Por ejem­plo, ¿por qué Alcoa quie­re cerrar una fábri­ca gran­de en Ita­lia? Más allá de los moti­vos téc­ni­cos y logís­ti­cos que ten­ga, es sabi­do que entre 2007 y 2009 Alcoa se enzar­zó en una pelea impla­ca­ble con dos colo­sos mine­ros anglo­aus­tra­lia­nos, BHP Billi­ton y Río Tin­to, uno bra­si­le­ño, Com­panhia Vale do Rio Doce (CVRD) y otro cana­dien­se, Alcan, para con­quis­tar a uno de ellos o por lo menos evi­tar que la com­pra­ra. En esta com­pe­ti­ción Alcoa tuvo que gas­tar miles de millo­nes de dóla­res, suyos o pres­ta­dos. El pro­ble­ma, en estos casos, es que las dece­nas o los cien­tos de miles de millo­nes no se dedi­can a inver­tir, abrir nue­vas plan­tas o crear empleo, sino a eli­mi­nar a un com­pe­ti­dor y jus­to des­pués redu­cir los pues­tos de tra­ba­jo. Al pare­cer esto hace que suba el valor bur­sá­til.

En USA el pre­si­den­te Oba­ma, des­pués de un año de silen­cio, vuel­ve a hablar de refor­mas serias en la arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra. En la UE toda­vía esta­mos dán­do­le vuel­tas a la idea de aumen­tar la vigi­lan­cia sobre los ban­cos, como si vigi­lar des­de fue­ra lo que ocu­rre en un edi­fi­cio lleno de grie­tas, como es el sis­te­ma finan­cie­ro mun­dial, die­ra más con­fian­za a quie­nes entran en él que reor­ga­ni­zar­lo. De todos modos, aun­que se empren­die­ra algu­na refor­ma, no reper­cu­ti­ría en el empleo a menos que inclu­ye­ra una refor­ma del sis­te­ma indus­trial, dado que este se ha con­ver­ti­do en un apén­di­ce del sis­te­ma finan­cie­ro.

Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Juan Vivan­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *