Vuel­ta a la bar­ba­rie: EE.UU. y la OTAN en gue­rra con­tra el mun­do por Finian Cun­nigham

[Tra­du­ci­do del inglés para La Hai­ne por Feli­sa Sas­tre] El enfren­ta­mien­to de EE.UU. con Irán, Rusia y Chi­na es lógi­co en un pro­fun­da­men­te irra­cio­nal sis­te­ma eco­nó­mi­co

El argu­men­to es incon­tro­ver­ti­ble: El capi­ta­lis­mo, como sis­te­ma efec­ti­vo de orga­ni­zar la socie­dad y de pro­veer a las nece­si­da­des del ser humano, ha deja­do de exis­tir. Billo­nes de dóla­res para reani­mar la eco­no­mía en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa pue­den haber dado un efí­me­ro res­pi­ro a la cla­se finan­cie­ra para que vuel­va a girar la rule­ta del casino, pero cada día es más evi­den­te que la ten­ta­ti­va de “recu­pe­ra­ción” ha veni­do ren­quean­do has­ta parar­se. Atas­ca­da por nive­les sin pre­ce­den­tes de las deu­das nacio­na­les y de las fami­lias, la máqui­na pro­duc­ti­va- la eco­no­mía real- pre­sen­ta seña­les de rigor mor­tis.

Es un colap­so que se vie­ne ges­tan­do des­de hace mucho tiem­po. Déca­das de cré­di­to fácil han ser­vi­do has­ta la fecha a la cla­se diri­gen­te- gobier­nos, cor­po­ra­cio­nes, ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras- para que la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res los finan­cien con la pér­di­da de su poder adqui­si­ti­vo, en retro­ce­so des­de los años 1970, a favor del enri­que­ci­mien­to de la oli­gar­quía median­te el recor­te de los sala­rios, una fis­ca­li­dad regre­si­va y la reduc­ción del gas­to públi­co. La cla­se polí­ti­ca- tan­to libe­ral como con­ser­va­do­ra, de dere­chas o de izquier­das- ha faci­li­ta­do este gigan­tes­co pro­ce­so de tras­va­se de rique­za.

Pero, de lo que se tra­ta es de que en la actua­li­dad, obje­ti­va­men­te, el sis­te­ma eco­nó­mi­co se encuen­tra en las últi­mas. Y resul­ta impo­si­ble para los con­si­de­ra­dos líde­res polí­ti­cos pen­sar en hacer las cosas de otra mane­ra. Están cie­gos ideo­ló­gi­ca­men­te. Recuer­den la arro­gan­te afir­ma­ción de la ex pri­me­ra minis­tra bri­tá­ni­ca Mar­ga­ret That­cher: “No hay alter­na­ti­va”. De la mis­ma mane­ra, el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Barack Oba­ma insis­te en entre­gar miles de millo­nes de dóla­res más a los ban­cos y finan­cie­ros de Wall Street. Pero eso no va a reani­mar una eco­no­mía en la que millo­nes de tra­ba­ja­do­res están en paro y han per­di­do sus hoga­res o que con sala­rios de ham­bre se encuen­tran endeu­da­dos has­ta el cue­llo. El sis­te­ma espe­cu­la­ti­vo ha lle­ga­do a su final his­tó­ri­co y este pun­to muer­to es la con­se­cuen­cia de una acu­sa­da ten­den­cia rela­cio­na­da con el decli­ve del capi­ta­lis­mo como for­ma de pro­duc­ción social ( baja­da de sala­rios y bene­fi­cios y la sub­si­guien­te explo­sión de la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y de la deu­da).

La exten­sión de la pobre­za y de la mise­ria huma­na se ven aho­ra a gran esca­la en el deno­mi­na­do mun­do desa­rro­lla­do. Unos 40 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses, por ejem­plo, sub­sis­ten hoy gra­cias a los bonos de comi­da. La dife­ren­cia entre eco­no­mías “desa­rro­lla­das” y “en desa­rro­llo” (en cual­quier caso, siem­pre un mito) se ha des­di­bu­ja­do. Las filas de los pobres de siem­pre han aumen­ta­do con la incor­po­ra­ción de los emplea­dos de cue­llo blan­co y de sus fami­lias en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa. Jun­tos más que nun­ca, se encuen­tran ante las puer­tas cerra­das de los paraí­sos con rique­zas obs­ce­nas de las que dis­fru­tan unas mino­rías en el mun­do.

Coyun­tu­ras simi­la­res ya se habían pro­du­ci­do antes, cuan­do el capi­ta­lis­mo se deba­tía entre su inexo­ra­ble ten­den­cia de enri­que­cer más a los ricos y empo­bre­cer a los más pobres. Inquie­ta­men­te, la vál­vu­la de esca­pe del sis­te­ma y de su ban­ca­rro­ta siem­pre ha sido la gue­rra. Muer­te y des­truc­ción son el últi­mo recur­so de un sis­te­ma que- pese a sí mis­mo – de for­ma inevi­ta­ble pola­ri­za la rique­za has­ta un gra­do incon­tro­la­ble. La pri­me­ra y segun­da gue­rras mun­dia­les- que en diez años se cobra­ron las vidas de más 70 millo­nes de per­so­nas- fue­ron su últi­mo recur­so, efec­ti­vo y terri­ble.

En nues­tra épo­ca, la gue­rra da la impre­sión de haber­se ini­cia­do ya. La oli­gar­quía esta­dou­ni­den­se y sus alia­dos de la OTAN están libran­do una autén­ti­ca gue­rra en el mun­do ente­ro: millo­nes de civi­les ase­si­na­dos, des­pa­re­ci­dos y encar­ce­la­dos en Iraq, Afga­nis­tán y Pakis­tán – expan­sión béli­ca en Yemen, Soma­lia y el res­to del cuerno de Áfri­ca, mili­ta­ri­za­ción de las vías marí­ti­mas y de los océa­nos (véa­se, Chos­su­dovsky, Glo​bal​re​search​.ca) y deci­sión de “seguir ade­lan­te” con el esta­ble­ci­mien­to de bases mili­ta­res de misi­les en todos los con­ti­nen­tes (Rozoff, dixit).

Por enci­ma de la pobre­za y mise­ria tra­di­cio­na­les, el mun­do con­tem­pla otra vuel­ta his­tó­ri­ca a la bar­ba­rie. Habi­da cuen­ta de la diná­mi­ca beli­cis­ta, el cre­cien­te enfren­ta­mien­to de EE.UU. con Irán, Rusia y Chi­na es algo más que una ame­na­za nimia. Es el lógi­co paso siguien­te de un pro­fun­da­men­te irra­cio­nal sis­te­ma eco­nó­mi­co.

Pero la his­to­ria no es inevi­ta­ble. No esta­mos nece­sa­ria­men­te pro­gra­ma­dos para repe­tir sus horro­res. La com­bi­na­ción de las comu­ni­ca­cio­nes glo­ba­les entre los ciu­da­da­nos y la con­cien­cia polí­ti­ca y social, pue­den bas­tar para impe­dir una con­fla­gra­ción mun­dial y aca­bar con el des­go­bierno de la oli­gar­quía. Para ello, se nece­si­ta: a) Difun­dir la idea de que el capi­ta­lis­mo, como sis­te­ma de pro­duc­ción, está aca­ba­do; y b) Tener con­fian­za en que exis­te una autén­ti­ca alter­na­ti­va. Esa alter­na­ti­va es el socia­lis­mo (que será obje­to de otro artícu­lo). Quie­nes se sien­tan escép­ti­cos, debe­rían tener en cuen­ta la cla­ra opción que Rosa Luxem­burg plan­teó a la huma­ni­dad: socia­lis­mo o bar­ba­rie. Y esto últi­mo es lo que ya tene­mos.

finian.​[email protected]​gmail.​com
Glo­bal Research, 9 de febre­ro de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *