El unio­nis­mo inten­ta poner­le «teo­ría a la prác­ti­ca» por Iña­ki iriondo

Defen­sa del apartheid y res­pon­sa­bi­li­zar al nacio­na­lis­mo vas­co de con­tri­buir a la atmós­fe­ra de legi­ti­ma­ción de ETA son par­te de la labor inte­lec­tual que varios colec­ti­vos del ámbi­to unio­nis­ta abor­dan para dotar de con­te­ni­do teó­ri­co a la lle­ga­da del PSE a Aju­ria Enea de la mano del PP.

En los home­na­jes a Fer­nan­do Múgi­ca Her­zog y Jose­ba Paga­zaur­tun­dua del pasa­do fin de sema­na hubo una coin­ci­den­cia en pre­sen­tar que «por fin ten­ga­mos un Gobierno vas­co no nacio­na­lis­ta» como par­te del tri­bu­to a las dos víc­ti­mas de ETA. «Un Gobierno vas­co socia­lis­ta de igual­dad, liber­tad, que nos pro­te­ja y que expul­se al terro­ris­mo de allí don­de esté».

Más allá de que ambos home­na­jea­dos fue­ran mili­tan­tes del PSE, par­ti­do que aho­ra ocu­pa Aju­ria Enea, este tipo de refe­ren­cias tie­nen una mayor car­ga de pro­fun­di­dad. La idea cen­tral, que ha expli­ca­do recien­te­men­te el por­ta­voz de Alda­ke­ta, Jose­ba Arre­gi, es que duran­te los años de Gobierno nacio­na­lis­ta vas­co en Lakua bue­na par­te de la socie­dad vas­ca ha inte­rio­ri­za­do su ima­gi­na­rio y argu­men­ta­rio, lo que ha con­tri­bui­do a una «atmós­fe­ra» de legi­ti­ma­ción de ETA.

Esto vie­ne a sig­ni­fi­car que la lle­ga­da de PSE y PP al poder auto­nó­mi­co no es úni­ca­men­te una cues­tión de alter­nan­cia, sino tam­bién una bata­lla éti­ca. Y por eso cator­ce colec­ti­vos del ámbi­to unio­nis­ta se han pues­to a teo­ri­zar para inten­tar dotar de tras­cen­den­cia al hecho de que Patxi López sea lehen­da­ka­ri, gra­cias al apo­yo de Anto­nio Basa­goi­ti, des­pués de 30 años de lehen­da­ka­ris del PNV. Para ello han sus­cri­to el docu­men­to «Tejien­do la his­to­ria de la liber­tad», han ela­bo­ra­do la pági­na web www.cambiopolíticoeneuskadi.org y han edi­ta­do un libro de artícu­los titu­la­do «El dis­cur­so del cam­bio en Euskadi» .

Los pro­mo­to­res de la ini­cia­ti­va ‑colec­ti­vos unio­nis­tas y aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas de ETA- dicen que­rer «apor­tar teo­ría a la prác­ti­ca». Y, por ejem­plo, pre­sen­tar como moti­vo de orgu­llo el apartheid con­tra la izquier­da abertzale.

Entre los defen­so­res del nue­vo Eje­cu­ti­vo auto­nó­mi­co hace mella el que «des­de el nacio­na­lis­mo se ha inten­ta­do hur­tar de legi­ti­mi­dad a lo acon­te­ci­do, a los resul­ta­dos elec­to­ra­les» por la no par­ti­ci­pa­ción de «quie­nes no con­de­nan la violencia».

Fren­te a esto, defien­den que esos comi­cios fue­ron «por fin unas elec­cio­nes libres por­que no par­ti­ci­pa­ron los enemi­gos de la libertad».

Jun­to a ello teo­ri­zan tam­bién sobre que «el dere­cho debe pri­mar sobre la sobe­ra­nía» y «la ten­den­cia uni­ver­sa­lis­ta de los dere­chos sobre las ten­den­cias par­ti­cu­la­ri­zan­tes de las len­guas». Y lo «demo­crá­ti­co» es que «la socie­dad vas­ca sólo pue­de exis­tir polí­ti­ca­men­te median­te pac­to, median­te un acuer­do interno a la mis­ma en la que se reco­noz­ca con efi­ca­cia su com­ple­ji­dad, su plu­ra­lis­mo estruc­tu­ral y la aper­tu­ra al ámbi­to polí­ti­co español».

Lo expli­quen como lo expli­quen, el Gobierno de López tie­ne un peca­do ori­gi­nal obje­ti­vo: no res­pon­de a los deseos de la mayo­ría de la socie­dad. Y eso des­mon­ta a su vez el inten­to de estas aso­cia­cio­nes. No hay un cam­bio prác­ti­co al que dotar de teo­ría. La socie­dad vas­ca no ha cam­bia­do. Sigue sien­do mayo­ri­ta­ria­men­te aber­tza­le y lo demo­crá­ti­co no requie­re com­ple­jas teo­ri­za­cio­nes, bas­ta con pre­gun­tar­le si quie­re seguir ata­da al ámbi­to polí­ti­co español.

Pue­den inten­tar dis­fra­zar con argu­cias la tram­pa para tra­tar de per­pe­tuar­la, pero sin apartheid López no sería lehendakari.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.