El unio­nis­mo inten­ta poner­le «teo­ría a la prác­ti­ca» por Iña­ki irion­do

Defen­sa del apartheid y res­pon­sa­bi­li­zar al nacio­na­lis­mo vas­co de con­tri­buir a la atmós­fe­ra de legi­ti­ma­ción de ETA son par­te de la labor inte­lec­tual que varios colec­ti­vos del ámbi­to unio­nis­ta abor­dan para dotar de con­te­ni­do teó­ri­co a la lle­ga­da del PSE a Aju­ria Enea de la mano del PP.

En los home­na­jes a Fer­nan­do Múgi­ca Her­zog y Jose­ba Paga­zaur­tun­dua del pasa­do fin de sema­na hubo una coin­ci­den­cia en pre­sen­tar que «por fin ten­ga­mos un Gobierno vas­co no nacio­na­lis­ta» como par­te del tri­bu­to a las dos víc­ti­mas de ETA. «Un Gobierno vas­co socia­lis­ta de igual­dad, liber­tad, que nos pro­te­ja y que expul­se al terro­ris­mo de allí don­de esté».

Más allá de que ambos home­na­jea­dos fue­ran mili­tan­tes del PSE, par­ti­do que aho­ra ocu­pa Aju­ria Enea, este tipo de refe­ren­cias tie­nen una mayor car­ga de pro­fun­di­dad. La idea cen­tral, que ha expli­ca­do recien­te­men­te el por­ta­voz de Alda­ke­ta, Jose­ba Arre­gi, es que duran­te los años de Gobierno nacio­na­lis­ta vas­co en Lakua bue­na par­te de la socie­dad vas­ca ha inte­rio­ri­za­do su ima­gi­na­rio y argu­men­ta­rio, lo que ha con­tri­bui­do a una «atmós­fe­ra» de legi­ti­ma­ción de ETA.

Esto vie­ne a sig­ni­fi­car que la lle­ga­da de PSE y PP al poder auto­nó­mi­co no es úni­ca­men­te una cues­tión de alter­nan­cia, sino tam­bién una bata­lla éti­ca. Y por eso cator­ce colec­ti­vos del ámbi­to unio­nis­ta se han pues­to a teo­ri­zar para inten­tar dotar de tras­cen­den­cia al hecho de que Patxi López sea lehen­da­ka­ri, gra­cias al apo­yo de Anto­nio Basa­goi­ti, des­pués de 30 años de lehen­da­ka­ris del PNV. Para ello han sus­cri­to el docu­men­to «Tejien­do la his­to­ria de la liber­tad», han ela­bo­ra­do la pági­na web www.cambiopolíticoeneuskadi.org y han edi­ta­do un libro de artícu­los titu­la­do «El dis­cur­so del cam­bio en Eus­ka­di» .

Los pro­mo­to­res de la ini­cia­ti­va ‑colec­ti­vos unio­nis­tas y aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas de ETA- dicen que­rer «apor­tar teo­ría a la prác­ti­ca». Y, por ejem­plo, pre­sen­tar como moti­vo de orgu­llo el apartheid con­tra la izquier­da aber­tza­le.

Entre los defen­so­res del nue­vo Eje­cu­ti­vo auto­nó­mi­co hace mella el que «des­de el nacio­na­lis­mo se ha inten­ta­do hur­tar de legi­ti­mi­dad a lo acon­te­ci­do, a los resul­ta­dos elec­to­ra­les» por la no par­ti­ci­pa­ción de «quie­nes no con­de­nan la vio­len­cia».

Fren­te a esto, defien­den que esos comi­cios fue­ron «por fin unas elec­cio­nes libres por­que no par­ti­ci­pa­ron los enemi­gos de la liber­tad».

Jun­to a ello teo­ri­zan tam­bién sobre que «el dere­cho debe pri­mar sobre la sobe­ra­nía» y «la ten­den­cia uni­ver­sa­lis­ta de los dere­chos sobre las ten­den­cias par­ti­cu­la­ri­zan­tes de las len­guas». Y lo «demo­crá­ti­co» es que «la socie­dad vas­ca sólo pue­de exis­tir polí­ti­ca­men­te median­te pac­to, median­te un acuer­do interno a la mis­ma en la que se reco­noz­ca con efi­ca­cia su com­ple­ji­dad, su plu­ra­lis­mo estruc­tu­ral y la aper­tu­ra al ámbi­to polí­ti­co espa­ñol».

Lo expli­quen como lo expli­quen, el Gobierno de López tie­ne un peca­do ori­gi­nal obje­ti­vo: no res­pon­de a los deseos de la mayo­ría de la socie­dad. Y eso des­mon­ta a su vez el inten­to de estas aso­cia­cio­nes. No hay un cam­bio prác­ti­co al que dotar de teo­ría. La socie­dad vas­ca no ha cam­bia­do. Sigue sien­do mayo­ri­ta­ria­men­te aber­tza­le y lo demo­crá­ti­co no requie­re com­ple­jas teo­ri­za­cio­nes, bas­ta con pre­gun­tar­le si quie­re seguir ata­da al ámbi­to polí­ti­co espa­ñol.

Pue­den inten­tar dis­fra­zar con argu­cias la tram­pa para tra­tar de per­pe­tuar­la, pero sin apartheid López no sería lehen­da­ka­ri.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *