Cri­ti­ca de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca por Iña­ki Gil de San Vicente

CRITICA DE LA INDUSTRIA POLÍTICO MEDIÁTICA

El muy intere­san­te tex­to de Dax Tos­cano que aquí pro­lo­go –“La indus­tria mediá­ti­ca, la alie­na­ción y los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria en Amé­ri­ca Lati­na”– me ha faci­li­ta­do y a la vez exi­gi­do vol­ver a una pro­ble­má­ti­ca que nun­ca debe­mos des­pre­ciar y menos aún olvi­dar. Aun­que el estu­dio del pro­fe­sor Dax está cen­tra­do, lógi­ca­men­te, en Amé­ri­ca Lati­na, su valía supera a este mar­co geo­grá­fi­co para ser per­fec­ta­men­te apli­ca­ble a los diver­sos pro­ce­sos exis­ten­tes aho­ra en el mun­do. Ade­más de otros méri­tos de este tex­to, tam­bién debe­mos resal­tar el de su opor­tu­ni­dad. Vivi­mos en tiem­pos de cri­sis pro­fun­da del sis­te­ma capi­ta­lis­ta a esca­la mun­dial. Las cri­sis socia­les abren momen­tos de bifur­ca­ción, de optar por una sali­da u otra. En una socie­dad supues­ta­men­te demo­crá­ti­ca que hipo­té­ti­ca­men­te se rigie­ra por ese utó­pi­co refor­mis­mo haber­ma­siano de la “acción comu­ni­ca­ti­va” en el inte­rior de la “socie­dad civil”, en esta socie­dad mara­vi­llo­sa la “liber­tad de pala­bra” y el “dere­cho de expre­sión”, así como la “edu­ca­ción gra­tui­ta”, etc., garan­ti­za­rían que eso que lla­man “ciu­da­da­nía” pudie­ra ele­gir pací­fi­ca y libre­men­te la opción a tomar, deci­sión mayo­ri­ta­ria que sería acep­ta­da por la mino­ría. Pero no exis­te seme­jan­te socie­dad, como es bien sabido.

Mal­vi­vi­mos en una socie­dad estruc­tu­ra­da por la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Sobre esta base mate­rial y sim­bó­li­ca se sus­ten­ta la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo asa­la­ria­da, la obten­ción de plus­va­lor y su trans­for­ma­ción en plus­va­lía, una de cuya par­te ter­mi­na­rá, al final del todo el pro­ce­so capi­ta­lis­ta, sien­do bene­fi­cio o ganan­cia exclu­si­va en manos de la bur­gue­sía. Una carac­te­rís­ti­ca de este pro­ce­so socio­eco­nó­mi­co es que, tar­de o tem­prano, entra en cri­sis y, cuan­do son muy gra­ves y pro­lon­ga­das, ten­sio­nan al máxi­mo el cho­que entre las dos opcio­nes de sali­da: la de los explo­ta­do­res y la de los explo­ta­dos. La pri­me­ra tie­ne más recur­sos, medios y fuer­zas para impo­ner­se y salir vic­to­rio­sa, sobre todo tie­ne más recur­sos mili­ta­res y vio­len­tos, pero tam­bién eco­nó­mi­cos, lega­les y judi­cia­les, y de pro­pa­gan­da, mediá­ti­cos, de mani­pu­la­ción, men­ti­ra y enga­ño, de alie­na­ción, en suma. La segun­da solu­ción, la de las masas explo­ta­das, tie­ne muchos menos recur­sos, y por eso esta segun­da opción ha de orga­ni­zar­se y for­mar­se, unir­se, aglu­ti­nar sec­to­res socia­les, pen­sar y deba­tir, e infor­mar­se por su cuen­ta, sin dejar­se atra­par por las men­ti­ras y medias ver­da­des de la pren­sa burguesa.

En lo rela­cio­na­do con la cri­sis, la pren­sa bur­gue­sa tra­ba­ja para ocul­tar sus ver­da­de­ras cau­sas, cul­pan­do a razo­nes aje­nas al sis­te­ma, a la ava­ri­cia y al egoís­mo “ins­tin­ti­vo” de la espe­cie huma­na, excul­pan­do a la bur­gue­sía de sus efec­tos y res­pon­sa­bi­li­zan­do a lo sumo a un sec­tor muy redu­ci­do de ella: a los pocos espe­cu­la­do­res desa­pren­si­vos, mien­tras que, con­for­me avan­za la cri­sis, acu­sa direc­ta­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra que con sus deman­das sala­ria­les “injus­ti­fi­ca­das” y sus méto­dos vio­len­tos ame­dren­tan a empre­sa­rios y accio­nis­tas, a ban­que­ros, de modo que se reti­ran de la vida eco­nó­mi­ca. A sim­ple vis­ta y des­de una pers­pec­ti­va sim­plo­na, estas y otras men­ti­ras ten­drían que per­der su efec­ti­vi­dad con­for­me se agu­di­za­se la cri­sis y con ella sus efec­tos nefas­tos, pero no suce­de exac­ta­men­te esto. Sien­do cier­to que el empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo, el empo­bre­ci­mien­to, la pre­ca­rie­dad, la cre­cien­te repre­sión con­tra las luchas y pro­tes­tas, etc., faci­li­tan la radi­ca­li­za­ción y la toma de con­cien­cia, sin embar­go el pro­ble­ma de la toma de con­cien­cia es más complejo.

Antes de que esta­lle la cri­sis, o cuan­do sólo late en el fon­do de la eco­no­mía, la pren­sa ya rea­li­za una cam­pa­ña per­ma­nen­te, sin fin, a favor de los intere­ses de la cla­se explo­ta­do­ra, for­ta­le­cien­do su ideo­lo­gía y su con­cep­ción del mun­do. Duran­te la “nor­ma­li­dad”, la pren­sa es uno de los ins­tru­men­tos de mani­pu­la­ción y alie­na­ción que, con la ayu­da de los demás, de la escue­la, de la Igle­sia, de la fami­lia auto­ri­ta­ria, etc., ase­gu­ra y repro­du­ce las con­di­cio­nes de explo­ta­ción, la pasi­vi­dad de muchos y el cola­bo­ra­cio­nis­mo de otros. Pero en la medi­da en que se dete­rio­ra la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca, la bur­gue­sía mul­ti­pli­ca sus esfuer­zos ideo­ló­gi­cos con todos los recur­sos a su alcan­ce, de modo que para cuan­do la cri­sis ha alcan­za­do una gra­ve­dad inquie­tan­te tales meca­nis­mos actúan al máxi­mo de su efec­ti­vi­dad. Tener en cuen­ta esta diná­mi­ca ascen­den­te es vital para enten­der una de las razo­nes de la efec­ti­vi­dad de la pren­sa en el retra­so de la con­cien­cia­ción obre­ra y popu­lar duran­te las cri­sis estructurales.

Pero toda­vía hay una razón más ele­men­tal que pasa des­aper­ci­bi­da para el grue­so de las izquier­das y que debe­mos expo­ner antes de seguir con el pró­lo­go al bri­llan­te tex­to de Dax Tos­cano. La efec­ti­vi­dad de la pren­sa bur­gue­sa sería nula o muy redu­ci­da si no se apo­ya­se en dos de los sis­te­mas alie­na­do­res más efec­ti­vos del capi­ta­lis­mo, dos sis­te­mas que sur­gen de sus entra­ñas, de mis­mo pro­ce­so de explo­ta­ción, y que a la vez lo invi­si­bi­li­zan y ocul­tan, alte­ran­do total­men­te, invir­tien­do y ponien­do cabe­za aba­jo la capa­ci­dad de cono­ci­mien­to crí­ti­co de las per­so­nas. Nos refe­ri­mos, por un lado, al feti­chis­mo, a la cosi­fi­ca­ción y reifi­ca­ción, y por otro lado, a la coer­ción sor­da, sibi­li­na y sub­te­rrá­nea con­sus­tan­cial a la dic­ta­du­ra del sala­rio. Sobre el feti­chis­mo hay que decir que es la capa­ci­dad del sis­te­ma para redu­cir las per­so­nas a cosas, a obje­tos pasi­vos e incons­cien­tes, y no a suje­tos acti­vos y cons­cien­tes, mien­tras que, a la inver­sa, huma­ni­za a las cosas, a las mer­can­cías y a los obje­tos fabri­ca­dos por el sis­te­ma, de modo que la gen­te explo­ta­da acep­ta la dic­ta­du­ra del capi­tal por­que lo ha divi­ni­za­do, ha otor­ga­do pode­res sobre­na­tu­ra­les, mis­té­ri­cos y reli­gio­sos al dine­ro, a los ban­cos, lo que hace que crea que el patrón es una espe­cie de dios moderno, que le pro­te­ge, le cui­da y le da tra­ba­jo, cuan­do es jus­to lo opues­to, lo con­tra­rio. Simul­tá­nea­men­te, la efec­ti­vi­dad de este meca­nis­mo está refor­za­da por la coer­ción sor­da, por la ame­na­za silen­cio­sa, pre­ven­ti­va y siem­pre pre­sen­te pero ape­nas nun­ca ofi­cial y públi­ca, de que si la cla­se explo­ta­da se resis­te a su “dios-empre­sa­rio” éste le con­de­na­rá al paro, a la mise­ria, a deam­bu­lar por el mun­do oscu­ro y frío, deso­la­do, de la pobre­za y del ham­bre, expul­sán­do­le del paraí­so de la pro­duc­ción, al igual que dios expul­só a Eva y a Adán del paraí­so terre­nal por negar­se a obedecerle.

Es sobre esta base mayo­ri­ta­ria­men­te irra­cio­nal e incons­cien­te, car­ga­da de mie­dos y de temo­res, sus­ten­ta­da en el idea­lis­mo y la cre­du­li­dad, sobre la que se yer­gue la acción de la pren­sa bur­gue­sa, tenien­do como obje­ti­vo estra­té­gi­co refor­zar­la y for­ta­le­cer­la. La pren­sa inten­si­fi­ca la pro­duc­ción de mie­do físi­co y de depen­den­cia psi­co­ló­gi­ca al poder, al “dios-empre­sa­rio”, al capi­tal como feti­che mági­co y capri­cho­so que diri­ge nues­tras vidas pudien­do arrui­nar­las, a la mis­ma o más velo­ci­dad con la que se ahon­da y expan­de la cri­sis del capi­tal, para impe­dir que las cla­ses y los pue­blos explo­ta­dos se des­alie­nen, tomen con­cien­cia crí­ti­ca, superen su cre­du­li­dad feti­chis­ta y reli­gio­sa, aun­que no prac­ti­quen los ritua­les mági­cos de la litur­gia, y pasen a la acción revo­lu­cio­na­ria para impo­ner la segun­da sali­da a la cri­sis, la opción socia­lis­ta. Nos encon­tra­mos ya en el sue­lo real, la base psi­co­fí­si­ca mate­rial e his­tó­ri­ca, sobre la que se levan­ta la estruc­tu­ra de explo­ta­ción, opre­sión y domi­na­ción a la que sir­ve la pren­sa bur­gue­sa. Por tan­to, fren­te al ocul­ta­mien­to de lo real, fren­te a la des­truc­ción de la cons­cien­cia para aho­gar­la con la incons­cien­cia, fren­te al exter­mi­nio de la razón para impo­ner la sin­ra­zón y la irra­cio­na­li­dad, fren­te a todo ello, la peda­go­gía con­cien­cia­do­ra socia­lis­ta ha de poten­ciar esa racio­na­li­dad lúci­da y lógi­ca, esa cons­cien­cia crí­ti­ca y autocrítica.

Pero antes de desa­rro­llar este cru­cial obje­ti­vo de todo movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, que Dax Tos­cano expo­ne con rigor y deta­lle, debe­mos mos­trar cómo la pren­sa bur­gue­sa riza el rizo de su esen­cia de cla­se y, con abso­lu­ta cohe­ren­cia empre­sa­rial, por qué y cómo se lan­za a obte­ner el máxi­mo bene­fi­cio eco­nó­mi­co y polí­ti­co de su nego­cio. Des­de que la explo­ta­ción social y el len­gua­je escri­to se fusio­na­ron, ambos han ido a la par, crean­do una uni­dad de intere­ses en la que el segun­do, el len­gua­je escri­to, ha acep­ta­do cas­trar y domi­nar su poder con­cien­cia­dor en bene­fi­cio del pri­me­ro. Los escri­bas y los sacer­do­tes mono­po­li­za­ron el len­gua­je escri­to, hacien­do de él un sis­te­ma de legi­ti­ma­ción del poder esta­ble­ci­do, y repri­mien­do con mayor o menor efec­ti­vi­dad su poten­cial con­cien­cia­dor y de cono­ci­mien­to crí­ti­co. Duran­te los modos de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­tas, este matri­mo­nio fun­cio­nó en base al inte­rés común por la pro­pie­dad pri­va­da y aca­pa­ra­mien­to de rique­za para el con­su­mo osten­to­so y sun­tuo­so, que no para la acu­mu­la­ción amplia­da. Con el capi­ta­lis­mo se da un sal­to cua­li­ta­ti­vo ya que irrum­pe la pro­duc­ción de mer­can­cías y casi al ins­tan­te, en la segun­da mitad del siglo XV, la impren­ta des­ata la pro­duc­ción en serie del libro como mer­can­cía impres­cin­di­ble para la bur­gue­sía en ascen­so, pero tam­bién como rama pro­duc­ti­va que el feu­da­lis­mo en deca­den­cia ha de vigi­lar y con­tro­lar, y a de usar para sus pro­pios fines, sobre todo a par­tir del Con­ci­lio de Trento.

Es cier­to que la eco­no­mía mer­can­til pre­ca­pi­ta­lis­ta ya había ini­cia­do en Gre­cia, Roma, Chi­na, India, paí­ses musul­ma­nes, medioe­vo euro­peo, etc., la con­ver­sión del len­gua­je escri­to en una mer­can­cía, y que inclu­so se había avan­za­do en mode­los mecá­ni­cos de impre­sión que sin lle­gar a la tec­no­lo­gía de la impren­ta euro­pea sí faci­li­ta­ban una pro­duc­ción cre­cien­te de tex­tos escri­tos. Pero el capi­ta­lis­mo, como deci­mos, hace de la cul­tu­ra escri­ta una rama pro­duc­ti­va más, que al ins­tan­te adquie­re un enor­me poder polí­ti­co-cul­tu­ral, como se demues­tra ya defi­ni­ti­va­men­te en el siglo XVII. Una rama pro­duc­ti­va que bus­ca inde­pen­di­zar­se de los con­tro­les medie­va­les, que se rige por la ley del valor-tra­ba­jo y por la lógi­ca del bene­fi­cio, lo que le lle­va a la lógi­ca de la explo­ta­ción asa­la­ria­da de sus tra­ba­ja­do­res. El hecho de que la mer­can­cía pro­du­ci­da apa­ren­te ser estric­ta­men­te “cul­tu­ral” e “ideal” y no “mate­rial”, en el sen­ti­do gro­se­ro, meta­fí­si­co y no dia­léc­ti­co de estos con­cep­tos, esta fal­sa apa­rien­cia ha sido y es uti­li­za­da por la bur­gue­sía para negar la explo­ta­ción inter­na a la pro­duc­ción cul­tu­ral, para sos­te­ner que son sim­ple­men­te “cul­tu­ra­lis­tas”, que no hacen polí­ti­ca y que su eco­no­mía es la “eco­no­mía de lo inma­te­rial”, la “eco­no­mía de la inte­li­gen­cia”, etc., dedi­ca­da a ofre­cer sabi­du­ría, his­to­ria, cono­ci­mien­to, cien­cia, o sea, las bases de la libre capa­ci­dad de elección.

La polí­ti­ca y la lucha de cla­ses pre­sio­nan inter­na­men­te en el des­en­vol­vi­mien­to de la ley del valor-tra­ba­jo, pero en las empre­sas mediá­ti­cas tal inter­ac­ción es más estre­cha que en el res­to de ramas pro­duc­ti­vas debi­do, por un lado, al pro­pio con­te­ni­do ideo­ló­gi­co de la mer­can­cía cul­tu­ral y, por otro lado, al impac­to posi­ti­vo o nega­ti­vo de los cam­bios socio­po­lí­ti­cos en la tasa media de bene­fi­cio de esta rama indus­trial. Con­for­me el capi­ta­lis­mo va encon­tran­do más difi­cul­ta­des para su acu­mu­la­ción amplia­da debi­do a la caí­da ten­den­cial de la tasa media de bene­fi­cios, la bur­gue­sía reac­cio­na mul­ti­pli­can­do el inter­ven­cio­nis­mo esta­tal y con él la impor­tan­cia de la polí­ti­ca como eco­no­mía con­cen­tra­da, a la vez que bus­ca nue­vos nego­cios, mer­ca­dos y con­su­mi­do­res. Todo ello deter­mi­na que lo socio­po­lí­ti­co, lo cul­tu­ral, lo ideo­ló­gi­co, etc., se imbri­que cada vez más con esta indus­tria, refor­zán­do­se su con­te­ni­do polí­ti­co-mediá­ti­co. Muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, esta ten­den­cia obje­ti­va dio un sal­to con las gue­rras napo­leó­ni­cas entre fina­les del siglo XVIII y comien­zos del XIX, otro sal­to con la irrup­ción del impe­ria­lis­mo y, por no exten­der­nos, otro que ya se ha hecho estruc­tu­ral y colé­ri­co, des­de la segun­da mitad del siglo XX. Duran­te este tiem­po se han fusio­na­do los intere­ses eco­nó­mi­cos de las empre­sas mediá­ti­cas, con los intere­ses polí­ti­cos con­cre­tos de las frac­cio­nes bur­gue­sas, den­tro siem­pre de los intere­ses gene­ra­les de los Esta­dos capi­ta­lis­tas. No pode­mos exten­der­nos aquí en las con­tra­dic­cio­nes secun­da­rias, no fun­da­men­ta­les, que reco­rren esta fusión y que des­apa­re­cen rápi­da­men­te, se esfu­man como humo, cuan­do se tra­ta de aplas­tar a las cla­ses y nacio­nes oprimidas.

Estos y otros cam­bios afec­tan a la mis­ma for­ma de acción polí­ti­ca, cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca de la bur­gue­sía. Por ejem­plo, en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les los hora­rios tele­vi­si­vos deter­mi­nan los hora­rios de los míti­nes y rue­das de pren­sa, y las exi­gen­cias de la “comu­ni­ca­ción tele­vi­si­va” deter­mi­nan el len­gua­je, con­ti­nen­te y con­te­ni­do de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Otro tan­to pode­mos decir sobre la polí­ti­ca par­la­men­ta­ria común, y lo mis­mo pero con más gra­ve­dad hay que decir sobre la pro­duc­ción indus­tria­li­za­da y mer­can­ti­li­za­da de la cul­tu­ri­lla de masas, fabri­ca­da según las nece­si­da­des del capi­tal, por no exten­der­nos sobre la mani­pu­la­ción de la vida coti­dia­na de las per­so­nas, sobre la masi­va pre­sen­cia de las vio­len­cias reac­cio­na­rias, sexis­tas y racis­tas, sobre el catas­tro­fis­mo alar­mis­ta pro­vo­ca­do median­te las “noti­cias” sobre desas­tres, inun­da­cio­nes, ham­bru­nas, pan­de­mias, y un impa­ra­ble etcé­te­ra. Según los medios con­cre­tos y sus intere­ses par­ti­cu­la­res, cier­tas “noti­cias” con­tie­nen más o menos par­tes de ver­dad o de men­ti­ra, de inter­pre­ta­ción veri­fi­ca­ble o de fal­se­dad incon­tras­ta­ble, pero siem­pre den­tro de una mani­pu­la­ción mediá­ti­ca cada vez más per­fec­cio­na­da con sofis­ti­ca­das téc­ni­cas de mar­ke­ting polí­ti­co-empre­sa­rial, del mis­mo modo que cier­tas indus­trias cul­tu­ra­les son más reac­cio­na­rias que otras depen­dien­do de sus intere­ses polí­ti­co-eco­nó­mi­cos. Sin embar­go, todas ellas se mue­ven den­tro de la polí­ti­ca bur­gue­sa, den­tro de la ley del valor-tra­ba­jo y den­tro de la explo­ta­ción social de los pue­blos y de las cla­ses trabajadoras.

El mito de la deno­mi­na­da “liber­tad de comu­ni­ca­ción” ocul­ta seme­jan­te reali­dad y hace creer a la gen­te que una cam­pe­si­na y un obre­ro tie­ne el mis­mo acce­so a la infor­ma­ción veraz que el terra­te­nien­te y el empre­sa­rio. El mito de la comu­ni­ca­ción ocul­ta las insal­va­bles dis­tan­cias socia­les, cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vas que deter­mi­nan que las cla­ses explo­ta­das sean mani­pu­la­das en medio de su anal­fa­be­tis­mo fun­cio­nal y rela­ti­vo, o abso­lu­to, mien­tras que la bur­gue­sía dis­po­ne de sus pro­pios medios. Las nacio­nes opri­mi­das sufren esta mis­ma situa­ción, y en su inte­rior las muje­res pade­cen una tri­ple domi­na­ción cul­tu­ral y mediá­ti­ca: la de muje­res, la de tra­ba­ja­do­ras y la de opri­mi­das nacio­nal­men­te. A esca­la pla­ne­ta­ria, muy pocas trans­na­cio­na­les impe­ria­lis­tas mono­po­li­zan la pro­duc­ción polí­ti­co-mediá­ti­ca, des­ta­can­do las nor­te­ame­ri­ca­nas. Un terro­ris­mo sim­bó­li­co, cul­tu­ral e “infor­ma­ti­vo”, que es la máxi­ma expre­sión de la vio­len­cia sim­bó­li­ca con­sus­tan­cial al capi­ta­lis­mo, pla­ni­fi­ca­do por las gran­des empre­sas y Esta­dos macha­ca a los pue­blos rebel­des, jus­ti­fi­can­do las atro­ci­da­des bur­gue­sas, muchas de las cua­les son silen­cia­das y nega­das –todas las rela­cio­na­das con la gue­rra sucia, con el exter­mi­nio físi­co selec­ti­vo de las izquier­das, con prác­ti­ca de con­tra­in­sur­gen­cia, con los méto­dos de otras trans­na­cio­na­les ener­gé­ti­cas, ali­men­ta­rias, sani­ta­rias, etc. – , y otras jus­ti­fi­ca­das abier­ta­men­te o con excu­sas como las supues­tas “inter­ven­cio­nes humanitarias”.

Las izquier­das revo­lu­cio­na­rias, para ir con­clu­yen­do con el pró­lo­go al nece­sa­rio tex­to de Dax Tos­cano, no deben rein­ci­dir en el error de creer que la “comu­ni­ca­ción”, tal cual la defi­ne la bur­gue­sía, pue­de ser usa­da por ella para con­cien­ciar polí­ti­ca­men­te a las cla­ses explo­ta­das. Las izquier­das deben prac­ti­car la comu­ni­ca­ción crí­ti­ca, o mejor dicho, la con­cien­cia­ción, en vez de seguir en la tram­pa de la “comu­ni­ca­ción” bur­gue­sa que se carac­te­ri­za, pri­me­ro, por defen­der la dic­ta­du­ra de la pro­pie­dad pri­va­da lo que le per­mi­te cen­su­rar y ampu­tar, ter­gi­ver­sar, etc., cual­quier men­sa­je de izquier­das que recu­rra a sus medios; segun­do, por expan­dir dife­ren­tes subideo­lo­gías par­cia­les, modas inte­lec­tua­les fuga­ces y esca­pis­mos paso­tas múl­ti­ples, cuan­do no pura reac­cio­na­riez; ter­ce­ro, por des­con­tex­tua­li­zar la poca y muy dosi­fi­ca­da “ración de ver­dad” que emi­te, siem­pre envuel­ta por la mani­pu­la­ción que limi­ta su efec­to con­cien­cia­dor; cuar­to, por anu­lar el tiem­po de refle­xión y deba­te cons­truc­ti­vo, o redu­cir­lo al míni­mo en sus muy con­tro­la­dos pro­gra­mas de “deba­te tele­vi­si­vo”, a la vez que se some­te al públi­co pasi­vo y aton­ta­do a fuga­ces esta­lli­dos de “noti­cias” inco­ne­xas, sen­sa­cio­na­lis­tas, emo­ti­vas e irra­cio­na­les en su gran mayo­ría; y quin­to, por man­te­ner el feti­chis­mo y la alie­na­ción arri­ba vistas.

Los refor­mis­mos siem­pre han acep­ta­do como “neu­tral” el sis­te­ma de “comu­ni­ca­ción” bur­gués, y ésta ha sido una de las cau­sas de su impo­ten­cia para man­te­ner con­tro­la­das las ansias de revan­chis­mo y de impo­ner sus polí­ti­cas con­ser­va­do­ras, de dure­za y de mayor explo­ta­ción social de esta cla­se. Las izquier­das tie­nen que desa­rro­llar sus pro­pios sis­te­mas de con­cien­cia­ción revo­lu­cio­na­ria y de comu­ni­ca­ción crí­ti­ca. No pue­de usar con­tra su enemi­go de cla­se siem­pre y como úni­co recur­so las mis­mas armas de que quien le opri­me y domi­na. Más tem­prano que tar­de ha de crear sus exclu­si­vos medios de con­cien­cia­ción revo­lu­cio­na­ria que deben regir­se de for­ma anta­gó­ni­ca pero a una esca­la cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior, dife­ren­te en todo, a los bur­gue­ses. Y la peda­go­gía del ejem­plo prác­ti­co, de la cohe­ren­cia trans­pa­ren­te, de la sin­ce­ri­dad crí­ti­ca y cons­truc­ti­va, de la ver­dad y de la rec­ti­tud, ha de regir­la de prin­ci­pio a fin, bus­can­do la aglu­ti­na­ción e inte­gra­ción de sec­to­res menos con­cien­cia­dos, y, en la medi­da de lo posi­ble, remar­can­do más lo que une que lo que separa:

Pri­me­ro: una peda­go­gía basa­da en la comu­ni­dad, en lo común y lo colec­ti­vo, lo hori­zon­tal, abier­to y con­se­jis­ta, sovié­ti­co, que mues­tre lo inhu­mano en todos los sen­ti­dos de la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, de las gran­des fábri­cas y ban­cos, de las exten­sas tie­rras, de lo ver­ti­cal, cerra­do y buro­crá­ti­co, etc. Segun­do, una peda­go­gía que no anu­le las dife­ren­cias enri­que­ce­do­ras y las apor­ta­cio­nes de la crea­ti­vi­dad indi­vi­dual, sino que las poten­cie des­de una pers­pec­ti­va opues­ta al egoís­ta indi­vi­dua­lis­mo bur­gués y que, por tan­to, no que­de enca­de­na­da a las modas de con­su­mo ideo­ló­gi­co indi­vi­dua­lis­ta que lan­za la indus­tria bur­gue­sa al mer­ca­do de la alie­na­ción de masas. Ter­ce­ro, una peda­go­gía que con­tex­tua­li­ce, enmar­que y expli­que his­tó­ri­ca­men­te las cau­sas y el deve­nir de los pro­ble­mas socia­les, de la explo­ta­ción, de las luchas en su pasa­do y su pre­sen­te, ense­ñan­do una reali­dad ausen­te en la “comu­ni­ca­ción” bur­gue­sa pero sin la cual no se com­pren­de nada de lo que suce­de en el pre­sen­te y de lo que pue­de suce­der en el futu­ro. Cuar­to, una peda­go­gía que bus­que el deba­te colec­ti­vo, la refle­xión abier­ta y amplia basa­da en el con­tras­te rigu­ro­so de las inter­pre­ta­cio­nes de los hechos his­tó­ri­cos, que no admi­te el secre­tis­mo buro­crá­ti­co-esta­tal ni empre­sa­rial, que recha­ce el secre­to de Esta­do y que impon­ga la trans­pa­ren­cia de y en la vida socio­eco­nó­mi­ca. Y quin­to, una peda­go­gía que aca­be con la pasi­va y mie­do­sa obe­dien­cia feti­chis­ta al poder capri­cho­so de dios-dine­ro faci­li­tan­do la (re)construcción de la inde­pen­den­cia crea­ti­va huma­na den­tro de la colec­ti­vi­dad social que le encua­dra, de modo que el libre desa­rro­llo de cada cual sea el requi­si­to para el libre desa­rro­llo de toda la comunidad.

Una expli­ca­ción más deta­lla­da y enri­que­ce­do­ra que las bre­ves rese­ñas tor­pe­men­te expues­tas aquí, las encon­tra­rán las lec­to­ras y lec­to­res en el valio­so tex­to de Dax Tos­cano titu­la­do “La indus­tria mediá­ti­ca, la alie­na­ción y los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria en Amé­ri­ca Lati­na”.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.