Cri­ti­ca de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca por Iña­ki Gil de San Vicente

CRITICA DE LA INDUSTRIA POLÍTICO MEDIÁTICA

El muy intere­san­te tex­to de Dax Tos­cano que aquí pro­lo­go –“La indus­tria mediá­ti­ca, la alie­na­ción y los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria en Amé­ri­ca Lati­na”– me ha faci­li­ta­do y a la vez exi­gi­do vol­ver a una pro­ble­má­ti­ca que nun­ca debe­mos des­pre­ciar y menos aún olvi­dar. Aun­que el estu­dio del pro­fe­sor Dax está cen­tra­do, lógi­ca­men­te, en Amé­ri­ca Lati­na, su valía supera a este mar­co geo­grá­fi­co para ser per­fec­ta­men­te apli­ca­ble a los diver­sos pro­ce­sos exis­ten­tes aho­ra en el mun­do. Ade­más de otros méri­tos de este tex­to, tam­bién debe­mos resal­tar el de su opor­tu­ni­dad. Vivi­mos en tiem­pos de cri­sis pro­fun­da del sis­te­ma capi­ta­lis­ta a esca­la mun­dial. Las cri­sis socia­les abren momen­tos de bifur­ca­ción, de optar por una sali­da u otra. En una socie­dad supues­ta­men­te demo­crá­ti­ca que hipo­té­ti­ca­men­te se rigie­ra por ese utó­pi­co refor­mis­mo haber­ma­siano de la “acción comu­ni­ca­ti­va” en el inte­rior de la “socie­dad civil”, en esta socie­dad mara­vi­llo­sa la “liber­tad de pala­bra” y el “dere­cho de expre­sión”, así como la “edu­ca­ción gra­tui­ta”, etc., garan­ti­za­rían que eso que lla­man “ciu­da­da­nía” pudie­ra ele­gir pací­fi­ca y libre­men­te la opción a tomar, deci­sión mayo­ri­ta­ria que sería acep­ta­da por la mino­ría. Pero no exis­te seme­jan­te socie­dad, como es bien sabido.

Mal­vi­vi­mos en una socie­dad estruc­tu­ra­da por la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Sobre esta base mate­rial y sim­bó­li­ca se sus­ten­ta la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo asa­la­ria­da, la obten­ción de plus­va­lor y su trans­for­ma­ción en plus­va­lía, una de cuya par­te ter­mi­na­rá, al final del todo el pro­ce­so capi­ta­lis­ta, sien­do bene­fi­cio o ganan­cia exclu­si­va en manos de la bur­gue­sía. Una carac­te­rís­ti­ca de este pro­ce­so socio­eco­nó­mi­co es que, tar­de o tem­prano, entra en cri­sis y, cuan­do son muy gra­ves y pro­lon­ga­das, ten­sio­nan al máxi­mo el cho­que entre las dos opcio­nes de sali­da: la de los explo­ta­do­res y la de los explo­ta­dos. La pri­me­ra tie­ne más recur­sos, medios y fuer­zas para impo­ner­se y salir vic­to­rio­sa, sobre todo tie­ne más recur­sos mili­ta­res y vio­len­tos, pero tam­bién eco­nó­mi­cos, lega­les y judi­cia­les, y de pro­pa­gan­da, mediá­ti­cos, de mani­pu­la­ción, men­ti­ra y enga­ño, de alie­na­ción, en suma. La segun­da solu­ción, la de las masas explo­ta­das, tie­ne muchos menos recur­sos, y por eso esta segun­da opción ha de orga­ni­zar­se y for­mar­se, unir­se, aglu­ti­nar sec­to­res socia­les, pen­sar y deba­tir, e infor­mar­se por su cuen­ta, sin dejar­se atra­par por las men­ti­ras y medias ver­da­des de la pren­sa burguesa.

En lo rela­cio­na­do con la cri­sis, la pren­sa bur­gue­sa tra­ba­ja para ocul­tar sus ver­da­de­ras cau­sas, cul­pan­do a razo­nes aje­nas al sis­te­ma, a la ava­ri­cia y al egoís­mo “ins­tin­ti­vo” de la espe­cie huma­na, excul­pan­do a la bur­gue­sía de sus efec­tos y res­pon­sa­bi­li­zan­do a lo sumo a un sec­tor muy redu­ci­do de ella: a los pocos espe­cu­la­do­res desa­pren­si­vos, mien­tras que, con­for­me avan­za la cri­sis, acu­sa direc­ta­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra que con sus deman­das sala­ria­les “injus­ti­fi­ca­das” y sus méto­dos vio­len­tos ame­dren­tan a empre­sa­rios y accio­nis­tas, a ban­que­ros, de modo que se reti­ran de la vida eco­nó­mi­ca. A sim­ple vis­ta y des­de una pers­pec­ti­va sim­plo­na, estas y otras men­ti­ras ten­drían que per­der su efec­ti­vi­dad con­for­me se agu­di­za­se la cri­sis y con ella sus efec­tos nefas­tos, pero no suce­de exac­ta­men­te esto. Sien­do cier­to que el empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo, el empo­bre­ci­mien­to, la pre­ca­rie­dad, la cre­cien­te repre­sión con­tra las luchas y pro­tes­tas, etc., faci­li­tan la radi­ca­li­za­ción y la toma de con­cien­cia, sin embar­go el pro­ble­ma de la toma de con­cien­cia es más complejo.

Antes de que esta­lle la cri­sis, o cuan­do sólo late en el fon­do de la eco­no­mía, la pren­sa ya rea­li­za una cam­pa­ña per­ma­nen­te, sin fin, a favor de los intere­ses de la cla­se explo­ta­do­ra, for­ta­le­cien­do su ideo­lo­gía y su con­cep­ción del mun­do. Duran­te la “nor­ma­li­dad”, la pren­sa es uno de los ins­tru­men­tos de mani­pu­la­ción y alie­na­ción que, con la ayu­da de los demás, de la escue­la, de la Igle­sia, de la fami­lia auto­ri­ta­ria, etc., ase­gu­ra y repro­du­ce las con­di­cio­nes de explo­ta­ción, la pasi­vi­dad de muchos y el cola­bo­ra­cio­nis­mo de otros. Pero en la medi­da en que se dete­rio­ra la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca, la bur­gue­sía mul­ti­pli­ca sus esfuer­zos ideo­ló­gi­cos con todos los recur­sos a su alcan­ce, de modo que para cuan­do la cri­sis ha alcan­za­do una gra­ve­dad inquie­tan­te tales meca­nis­mos actúan al máxi­mo de su efec­ti­vi­dad. Tener en cuen­ta esta diná­mi­ca ascen­den­te es vital para enten­der una de las razo­nes de la efec­ti­vi­dad de la pren­sa en el retra­so de la con­cien­cia­ción obre­ra y popu­lar duran­te las cri­sis estructurales.

Pero toda­vía hay una razón más ele­men­tal que pasa des­aper­ci­bi­da para el grue­so de las izquier­das y que debe­mos expo­ner antes de seguir con el pró­lo­go al bri­llan­te tex­to de Dax Tos­cano. La efec­ti­vi­dad de la pren­sa bur­gue­sa sería nula o muy redu­ci­da si no se apo­ya­se en dos de los sis­te­mas alie­na­do­res más efec­ti­vos del capi­ta­lis­mo, dos sis­te­mas que sur­gen de sus entra­ñas, de mis­mo pro­ce­so de explo­ta­ción, y que a la vez lo invi­si­bi­li­zan y ocul­tan, alte­ran­do total­men­te, invir­tien­do y ponien­do cabe­za aba­jo la capa­ci­dad de cono­ci­mien­to crí­ti­co de las per­so­nas. Nos refe­ri­mos, por un lado, al feti­chis­mo, a la cosi­fi­ca­ción y reifi­ca­ción, y por otro lado, a la coer­ción sor­da, sibi­li­na y sub­te­rrá­nea con­sus­tan­cial a la dic­ta­du­ra del sala­rio. Sobre el feti­chis­mo hay que decir que es la capa­ci­dad del sis­te­ma para redu­cir las per­so­nas a cosas, a obje­tos pasi­vos e incons­cien­tes, y no a suje­tos acti­vos y cons­cien­tes, mien­tras que, a la inver­sa, huma­ni­za a las cosas, a las mer­can­cías y a los obje­tos fabri­ca­dos por el sis­te­ma, de modo que la gen­te explo­ta­da acep­ta la dic­ta­du­ra del capi­tal por­que lo ha divi­ni­za­do, ha otor­ga­do pode­res sobre­na­tu­ra­les, mis­té­ri­cos y reli­gio­sos al dine­ro, a los ban­cos, lo que hace que crea que el patrón es una espe­cie de dios moderno, que le pro­te­ge, le cui­da y le da tra­ba­jo, cuan­do es jus­to lo opues­to, lo con­tra­rio. Simul­tá­nea­men­te, la efec­ti­vi­dad de este meca­nis­mo está refor­za­da por la coer­ción sor­da, por la ame­na­za silen­cio­sa, pre­ven­ti­va y siem­pre pre­sen­te pero ape­nas nun­ca ofi­cial y públi­ca, de que si la cla­se explo­ta­da se resis­te a su “dios-empre­sa­rio” éste le con­de­na­rá al paro, a la mise­ria, a deam­bu­lar por el mun­do oscu­ro y frío, deso­la­do, de la pobre­za y del ham­bre, expul­sán­do­le del paraí­so de la pro­duc­ción, al igual que dios expul­só a Eva y a Adán del paraí­so terre­nal por negar­se a obedecerle.

Es sobre esta base mayo­ri­ta­ria­men­te irra­cio­nal e incons­cien­te, car­ga­da de mie­dos y de temo­res, sus­ten­ta­da en el idea­lis­mo y la cre­du­li­dad, sobre la que se yer­gue la acción de la pren­sa bur­gue­sa, tenien­do como obje­ti­vo estra­té­gi­co refor­zar­la y for­ta­le­cer­la. La pren­sa inten­si­fi­ca la pro­duc­ción de mie­do físi­co y de depen­den­cia psi­co­ló­gi­ca al poder, al “dios-empre­sa­rio”, al capi­tal como feti­che mági­co y capri­cho­so que diri­ge nues­tras vidas pudien­do arrui­nar­las, a la mis­ma o más velo­ci­dad con la que se ahon­da y expan­de la cri­sis del capi­tal, para impe­dir que las cla­ses y los pue­blos explo­ta­dos se des­alie­nen, tomen con­cien­cia crí­ti­ca, superen su cre­du­li­dad feti­chis­ta y reli­gio­sa, aun­que no prac­ti­quen los ritua­les mági­cos de la litur­gia, y pasen a la acción revo­lu­cio­na­ria para impo­ner la segun­da sali­da a la cri­sis, la opción socia­lis­ta. Nos encon­tra­mos ya en el sue­lo real, la base psi­co­fí­si­ca mate­rial e his­tó­ri­ca, sobre la que se levan­ta la estruc­tu­ra de explo­ta­ción, opre­sión y domi­na­ción a la que sir­ve la pren­sa bur­gue­sa. Por tan­to, fren­te al ocul­ta­mien­to de lo real, fren­te a la des­truc­ción de la cons­cien­cia para aho­gar­la con la incons­cien­cia, fren­te al exter­mi­nio de la razón para impo­ner la sin­ra­zón y la irra­cio­na­li­dad, fren­te a todo ello, la peda­go­gía con­cien­cia­do­ra socia­lis­ta ha de poten­ciar esa racio­na­li­dad lúci­da y lógi­ca, esa cons­cien­cia crí­ti­ca y autocrítica.

Pero antes de desa­rro­llar este cru­cial obje­ti­vo de todo movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, que Dax Tos­cano expo­ne con rigor y deta­lle, debe­mos mos­trar cómo la pren­sa bur­gue­sa riza el rizo de su esen­cia de cla­se y, con abso­lu­ta cohe­ren­cia empre­sa­rial, por qué y cómo se lan­za a obte­ner el máxi­mo bene­fi­cio eco­nó­mi­co y polí­ti­co de su nego­cio. Des­de que la explo­ta­ción social y el len­gua­je escri­to se fusio­na­ron, ambos han ido a la par, crean­do una uni­dad de intere­ses en la que el segun­do, el len­gua­je escri­to, ha acep­ta­do cas­trar y domi­nar su poder con­cien­cia­dor en bene­fi­cio del pri­me­ro. Los escri­bas y los sacer­do­tes mono­po­li­za­ron el len­gua­je escri­to, hacien­do de él un sis­te­ma de legi­ti­ma­ción del poder esta­ble­ci­do, y repri­mien­do con mayor o menor efec­ti­vi­dad su poten­cial con­cien­cia­dor y de cono­ci­mien­to crí­ti­co. Duran­te los modos de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­tas, este matri­mo­nio fun­cio­nó en base al inte­rés común por la pro­pie­dad pri­va­da y aca­pa­ra­mien­to de rique­za para el con­su­mo osten­to­so y sun­tuo­so, que no para la acu­mu­la­ción amplia­da. Con el capi­ta­lis­mo se da un sal­to cua­li­ta­ti­vo ya que irrum­pe la pro­duc­ción de mer­can­cías y casi al ins­tan­te, en la segun­da mitad del siglo XV, la impren­ta des­ata la pro­duc­ción en serie del libro como mer­can­cía impres­cin­di­ble para la bur­gue­sía en ascen­so, pero tam­bién como rama pro­duc­ti­va que el feu­da­lis­mo en deca­den­cia ha de vigi­lar y con­tro­lar, y a de usar para sus pro­pios fines, sobre todo a par­tir del Con­ci­lio de Trento.

Es cier­to que la eco­no­mía mer­can­til pre­ca­pi­ta­lis­ta ya había ini­cia­do en Gre­cia, Roma, Chi­na, India, paí­ses musul­ma­nes, medioe­vo euro­peo, etc., la con­ver­sión del len­gua­je escri­to en una mer­can­cía, y que inclu­so se había avan­za­do en mode­los mecá­ni­cos de impre­sión que sin lle­gar a la tec­no­lo­gía de la impren­ta euro­pea sí faci­li­ta­ban una pro­duc­ción cre­cien­te de tex­tos escri­tos. Pero el capi­ta­lis­mo, como deci­mos, hace de la cul­tu­ra escri­ta una rama pro­duc­ti­va más, que al ins­tan­te adquie­re un enor­me poder polí­ti­co-cul­tu­ral, como se demues­tra ya defi­ni­ti­va­men­te en el siglo XVII. Una rama pro­duc­ti­va que bus­ca inde­pen­di­zar­se de los con­tro­les medie­va­les, que se rige por la ley del valor-tra­ba­jo y por la lógi­ca del bene­fi­cio, lo que le lle­va a la lógi­ca de la explo­ta­ción asa­la­ria­da de sus tra­ba­ja­do­res. El hecho de que la mer­can­cía pro­du­ci­da apa­ren­te ser estric­ta­men­te “cul­tu­ral” e “ideal” y no “mate­rial”, en el sen­ti­do gro­se­ro, meta­fí­si­co y no dia­léc­ti­co de estos con­cep­tos, esta fal­sa apa­rien­cia ha sido y es uti­li­za­da por la bur­gue­sía para negar la explo­ta­ción inter­na a la pro­duc­ción cul­tu­ral, para sos­te­ner que son sim­ple­men­te “cul­tu­ra­lis­tas”, que no hacen polí­ti­ca y que su eco­no­mía es la “eco­no­mía de lo inma­te­rial”, la “eco­no­mía de la inte­li­gen­cia”, etc., dedi­ca­da a ofre­cer sabi­du­ría, his­to­ria, cono­ci­mien­to, cien­cia, o sea, las bases de la libre capa­ci­dad de elección.

La polí­ti­ca y la lucha de cla­ses pre­sio­nan inter­na­men­te en el des­en­vol­vi­mien­to de la ley del valor-tra­ba­jo, pero en las empre­sas mediá­ti­cas tal inter­ac­ción es más estre­cha que en el res­to de ramas pro­duc­ti­vas debi­do, por un lado, al pro­pio con­te­ni­do ideo­ló­gi­co de la mer­can­cía cul­tu­ral y, por otro lado, al impac­to posi­ti­vo o nega­ti­vo de los cam­bios socio­po­lí­ti­cos en la tasa media de bene­fi­cio de esta rama indus­trial. Con­for­me el capi­ta­lis­mo va encon­tran­do más difi­cul­ta­des para su acu­mu­la­ción amplia­da debi­do a la caí­da ten­den­cial de la tasa media de bene­fi­cios, la bur­gue­sía reac­cio­na mul­ti­pli­can­do el inter­ven­cio­nis­mo esta­tal y con él la impor­tan­cia de la polí­ti­ca como eco­no­mía con­cen­tra­da, a la vez que bus­ca nue­vos nego­cios, mer­ca­dos y con­su­mi­do­res. Todo ello deter­mi­na que lo socio­po­lí­ti­co, lo cul­tu­ral, lo ideo­ló­gi­co, etc., se imbri­que cada vez más con esta indus­tria, refor­zán­do­se su con­te­ni­do polí­ti­co-mediá­ti­co. Muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, esta ten­den­cia obje­ti­va dio un sal­to con las gue­rras napo­leó­ni­cas entre fina­les del siglo XVIII y comien­zos del XIX, otro sal­to con la irrup­ción del impe­ria­lis­mo y, por no exten­der­nos, otro que ya se ha hecho estruc­tu­ral y colé­ri­co, des­de la segun­da mitad del siglo XX. Duran­te este tiem­po se han fusio­na­do los intere­ses eco­nó­mi­cos de las empre­sas mediá­ti­cas, con los intere­ses polí­ti­cos con­cre­tos de las frac­cio­nes bur­gue­sas, den­tro siem­pre de los intere­ses gene­ra­les de los Esta­dos capi­ta­lis­tas. No pode­mos exten­der­nos aquí en las con­tra­dic­cio­nes secun­da­rias, no fun­da­men­ta­les, que reco­rren esta fusión y que des­apa­re­cen rápi­da­men­te, se esfu­man como humo, cuan­do se tra­ta de aplas­tar a las cla­ses y nacio­nes oprimidas.

Estos y otros cam­bios afec­tan a la mis­ma for­ma de acción polí­ti­ca, cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca de la bur­gue­sía. Por ejem­plo, en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les los hora­rios tele­vi­si­vos deter­mi­nan los hora­rios de los míti­nes y rue­das de pren­sa, y las exi­gen­cias de la “comu­ni­ca­ción tele­vi­si­va” deter­mi­nan el len­gua­je, con­ti­nen­te y con­te­ni­do de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Otro tan­to pode­mos decir sobre la polí­ti­ca par­la­men­ta­ria común, y lo mis­mo pero con más gra­ve­dad hay que decir sobre la pro­duc­ción indus­tria­li­za­da y mer­can­ti­li­za­da de la cul­tu­ri­lla de masas, fabri­ca­da según las nece­si­da­des del capi­tal, por no exten­der­nos sobre la mani­pu­la­ción de la vida coti­dia­na de las per­so­nas, sobre la masi­va pre­sen­cia de las vio­len­cias reac­cio­na­rias, sexis­tas y racis­tas, sobre el catas­tro­fis­mo alar­mis­ta pro­vo­ca­do median­te las “noti­cias” sobre desas­tres, inun­da­cio­nes, ham­bru­nas, pan­de­mias, y un impa­ra­ble etcé­te­ra. Según los medios con­cre­tos y sus intere­ses par­ti­cu­la­res, cier­tas “noti­cias” con­tie­nen más o menos par­tes de ver­dad o de men­ti­ra, de inter­pre­ta­ción veri­fi­ca­ble o de fal­se­dad incon­tras­ta­ble, pero siem­pre den­tro de una mani­pu­la­ción mediá­ti­ca cada vez más per­fec­cio­na­da con sofis­ti­ca­das téc­ni­cas de mar­ke­ting polí­ti­co-empre­sa­rial, del mis­mo modo que cier­tas indus­trias cul­tu­ra­les son más reac­cio­na­rias que otras depen­dien­do de sus intere­ses polí­ti­co-eco­nó­mi­cos. Sin embar­go, todas ellas se mue­ven den­tro de la polí­ti­ca bur­gue­sa, den­tro de la ley del valor-tra­ba­jo y den­tro de la explo­ta­ción social de los pue­blos y de las cla­ses trabajadoras.

El mito de la deno­mi­na­da “liber­tad de comu­ni­ca­ción” ocul­ta seme­jan­te reali­dad y hace creer a la gen­te que una cam­pe­si­na y un obre­ro tie­ne el mis­mo acce­so a la infor­ma­ción veraz que el terra­te­nien­te y el empre­sa­rio. El mito de la comu­ni­ca­ción ocul­ta las insal­va­bles dis­tan­cias socia­les, cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vas que deter­mi­nan que las cla­ses explo­ta­das sean mani­pu­la­das en medio de su anal­fa­be­tis­mo fun­cio­nal y rela­ti­vo, o abso­lu­to, mien­tras que la bur­gue­sía dis­po­ne de sus pro­pios medios. Las nacio­nes opri­mi­das sufren esta mis­ma situa­ción, y en su inte­rior las muje­res pade­cen una tri­ple domi­na­ción cul­tu­ral y mediá­ti­ca: la de muje­res, la de tra­ba­ja­do­ras y la de opri­mi­das nacio­nal­men­te. A esca­la pla­ne­ta­ria, muy pocas trans­na­cio­na­les impe­ria­lis­tas mono­po­li­zan la pro­duc­ción polí­ti­co-mediá­ti­ca, des­ta­can­do las nor­te­ame­ri­ca­nas. Un terro­ris­mo sim­bó­li­co, cul­tu­ral e “infor­ma­ti­vo”, que es la máxi­ma expre­sión de la vio­len­cia sim­bó­li­ca con­sus­tan­cial al capi­ta­lis­mo, pla­ni­fi­ca­do por las gran­des empre­sas y Esta­dos macha­ca a los pue­blos rebel­des, jus­ti­fi­can­do las atro­ci­da­des bur­gue­sas, muchas de las cua­les son silen­cia­das y nega­das –todas las rela­cio­na­das con la gue­rra sucia, con el exter­mi­nio físi­co selec­ti­vo de las izquier­das, con prác­ti­ca de con­tra­in­sur­gen­cia, con los méto­dos de otras trans­na­cio­na­les ener­gé­ti­cas, ali­men­ta­rias, sani­ta­rias, etc. – , y otras jus­ti­fi­ca­das abier­ta­men­te o con excu­sas como las supues­tas “inter­ven­cio­nes humanitarias”.

Las izquier­das revo­lu­cio­na­rias, para ir con­clu­yen­do con el pró­lo­go al nece­sa­rio tex­to de Dax Tos­cano, no deben rein­ci­dir en el error de creer que la “comu­ni­ca­ción”, tal cual la defi­ne la bur­gue­sía, pue­de ser usa­da por ella para con­cien­ciar polí­ti­ca­men­te a las cla­ses explo­ta­das. Las izquier­das deben prac­ti­car la comu­ni­ca­ción crí­ti­ca, o mejor dicho, la con­cien­cia­ción, en vez de seguir en la tram­pa de la “comu­ni­ca­ción” bur­gue­sa que se carac­te­ri­za, pri­me­ro, por defen­der la dic­ta­du­ra de la pro­pie­dad pri­va­da lo que le per­mi­te cen­su­rar y ampu­tar, ter­gi­ver­sar, etc., cual­quier men­sa­je de izquier­das que recu­rra a sus medios; segun­do, por expan­dir dife­ren­tes subideo­lo­gías par­cia­les, modas inte­lec­tua­les fuga­ces y esca­pis­mos paso­tas múl­ti­ples, cuan­do no pura reac­cio­na­riez; ter­ce­ro, por des­con­tex­tua­li­zar la poca y muy dosi­fi­ca­da “ración de ver­dad” que emi­te, siem­pre envuel­ta por la mani­pu­la­ción que limi­ta su efec­to con­cien­cia­dor; cuar­to, por anu­lar el tiem­po de refle­xión y deba­te cons­truc­ti­vo, o redu­cir­lo al míni­mo en sus muy con­tro­la­dos pro­gra­mas de “deba­te tele­vi­si­vo”, a la vez que se some­te al públi­co pasi­vo y aton­ta­do a fuga­ces esta­lli­dos de “noti­cias” inco­ne­xas, sen­sa­cio­na­lis­tas, emo­ti­vas e irra­cio­na­les en su gran mayo­ría; y quin­to, por man­te­ner el feti­chis­mo y la alie­na­ción arri­ba vistas.

Los refor­mis­mos siem­pre han acep­ta­do como “neu­tral” el sis­te­ma de “comu­ni­ca­ción” bur­gués, y ésta ha sido una de las cau­sas de su impo­ten­cia para man­te­ner con­tro­la­das las ansias de revan­chis­mo y de impo­ner sus polí­ti­cas con­ser­va­do­ras, de dure­za y de mayor explo­ta­ción social de esta cla­se. Las izquier­das tie­nen que desa­rro­llar sus pro­pios sis­te­mas de con­cien­cia­ción revo­lu­cio­na­ria y de comu­ni­ca­ción crí­ti­ca. No pue­de usar con­tra su enemi­go de cla­se siem­pre y como úni­co recur­so las mis­mas armas de que quien le opri­me y domi­na. Más tem­prano que tar­de ha de crear sus exclu­si­vos medios de con­cien­cia­ción revo­lu­cio­na­ria que deben regir­se de for­ma anta­gó­ni­ca pero a una esca­la cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior, dife­ren­te en todo, a los bur­gue­ses. Y la peda­go­gía del ejem­plo prác­ti­co, de la cohe­ren­cia trans­pa­ren­te, de la sin­ce­ri­dad crí­ti­ca y cons­truc­ti­va, de la ver­dad y de la rec­ti­tud, ha de regir­la de prin­ci­pio a fin, bus­can­do la aglu­ti­na­ción e inte­gra­ción de sec­to­res menos con­cien­cia­dos, y, en la medi­da de lo posi­ble, remar­can­do más lo que une que lo que separa:

Pri­me­ro: una peda­go­gía basa­da en la comu­ni­dad, en lo común y lo colec­ti­vo, lo hori­zon­tal, abier­to y con­se­jis­ta, sovié­ti­co, que mues­tre lo inhu­mano en todos los sen­ti­dos de la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, de las gran­des fábri­cas y ban­cos, de las exten­sas tie­rras, de lo ver­ti­cal, cerra­do y buro­crá­ti­co, etc. Segun­do, una peda­go­gía que no anu­le las dife­ren­cias enri­que­ce­do­ras y las apor­ta­cio­nes de la crea­ti­vi­dad indi­vi­dual, sino que las poten­cie des­de una pers­pec­ti­va opues­ta al egoís­ta indi­vi­dua­lis­mo bur­gués y que, por tan­to, no que­de enca­de­na­da a las modas de con­su­mo ideo­ló­gi­co indi­vi­dua­lis­ta que lan­za la indus­tria bur­gue­sa al mer­ca­do de la alie­na­ción de masas. Ter­ce­ro, una peda­go­gía que con­tex­tua­li­ce, enmar­que y expli­que his­tó­ri­ca­men­te las cau­sas y el deve­nir de los pro­ble­mas socia­les, de la explo­ta­ción, de las luchas en su pasa­do y su pre­sen­te, ense­ñan­do una reali­dad ausen­te en la “comu­ni­ca­ción” bur­gue­sa pero sin la cual no se com­pren­de nada de lo que suce­de en el pre­sen­te y de lo que pue­de suce­der en el futu­ro. Cuar­to, una peda­go­gía que bus­que el deba­te colec­ti­vo, la refle­xión abier­ta y amplia basa­da en el con­tras­te rigu­ro­so de las inter­pre­ta­cio­nes de los hechos his­tó­ri­cos, que no admi­te el secre­tis­mo buro­crá­ti­co-esta­tal ni empre­sa­rial, que recha­ce el secre­to de Esta­do y que impon­ga la trans­pa­ren­cia de y en la vida socio­eco­nó­mi­ca. Y quin­to, una peda­go­gía que aca­be con la pasi­va y mie­do­sa obe­dien­cia feti­chis­ta al poder capri­cho­so de dios-dine­ro faci­li­tan­do la (re)construcción de la inde­pen­den­cia crea­ti­va huma­na den­tro de la colec­ti­vi­dad social que le encua­dra, de modo que el libre desa­rro­llo de cada cual sea el requi­si­to para el libre desa­rro­llo de toda la comunidad.

Una expli­ca­ción más deta­lla­da y enri­que­ce­do­ra que las bre­ves rese­ñas tor­pe­men­te expues­tas aquí, las encon­tra­rán las lec­to­ras y lec­to­res en el valio­so tex­to de Dax Tos­cano titu­la­do “La indus­tria mediá­ti­ca, la alie­na­ción y los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria en Amé­ri­ca Lati­na”.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *