El desa­fío de los gobier­nos anti­im­pe­ria­lis­tas por Jesús Gar­cía Blan­ca

El con­trol de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, ha per­mi­ti­do a un gru­po redu­ci­do de nacio­nes el con­trol de las prin­ci­pa­les cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas que difun­den los men­sa­jes fil­tra­dos des­de su cen­tros de poder, impo­nien­do la cen­su­ra cuan­do la difu­sión de la ver­dad pue­de mos­trar la per­ver­si­dad y cruel­dad con la cual actúan para pre­ser­var sus intere­ses al pre­cio, inclu­so, de arra­sar miles de vidas huma­nas y des­truir nacio­nes ente­ras”.

Decla­ra­ción con­jun­ta de las nacio­nes inte­gran­tes

de la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca.

Cara­cas, 3 de junio, 2007[1].

“Quien no está con­tra ellos, está con ellos”.

Car­lo Fra­bet­ti. Con­tra el Impe­rio, 78[2].

Intro­duc­ción

En 1975, Ivan Illich abrió su libro Néme­sis médi­ca[3] con estas pala­bras: “la medi­ci­na ins­ti­tu­cio­na­li­za­da ha lle­ga­do a con­ver­tir­se en una gra­ve ame­na­za para la salud”. Trein­ta y cin­co años des­pués, la ame­na­za se ha cum­pli­do.

La super­es­pe­cia­li­za­ción de la Cien­cia, la apli­ca­ción irres­pon­sa­ble de la téc­ni­ca, la fal­ta abso­lu­ta de par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en la ges­tión de su salud, el con­trol de los ser­vi­cios sani­ta­rios, la inves­ti­ga­ción y la for­ma­ción e infor­ma­ción por las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas, son algu­nos ele­men­tos de un mode­lo médi­co que no sólo no con­si­gue solu­cio­nar los pro­ble­mas de salud de la gen­te, sino que con­tri­bu­ye a agra­var­los e inclu­so a crear­los.

Y es que en el con­tex­to de la glo­ba­li­za­ción impe­ria­lis­ta, los pro­ble­mas de salud no son cues­tio­nes cien­tí­fi­cas o médi­cas, sino, por enci­ma de todo, cues­tio­nes de Poder.

En efec­to: una dispu­ta cien­tí­fi­ca debe­ría tener por obje­to la bús­que­da de la ver­dad; sin embar­go una dispu­ta de Poder tie­ne como obje­to impo­ner una deter­mi­na­da idea inde­pen­dien­te­men­te de que sea o no ver­dad. En una con­tro­ver­sia cien­tí­fi­co-médi­ca se pro­du­ci­ría un enfren­ta­mien­to entre argu­men­tos; en una con­tro­ver­sia de Poder, el enfren­ta­mien­to se pro­du­ce en un nivel muy dife­ren­te defi­ni­do de modo lúci­do y sucin­to en la cita de la Decla­ra­ción de Cara­cas que enca­be­za este tex­to, o con las con­tun­den­tes pala­bras del Sub­co­man­dan­te Mar­cos: “Este mito de la cien­cia neu­tral no se derrum­ba con la bom­ba ató­mi­ca”[4].

Ejem­plo extre­mo de todo ello es el Mon­ta­je VIH/​SIDA.

La “Pan­de­mia VIH/​SIDA” es un Mon­ta­je cri­mi­nal[5]

En 1981, cin­co casos de homo­se­xua­les inmu­no­de­pri­mi­dos por la uti­li­za­ción con­ti­nua de nitri­tos, y enve­ne­na­dos por un pro­lon­ga­do tra­ta­mien­to anti­bió­ti­co inmu­no­su­pre­sor, se con­vir­tie­ron, por nece­si­da­des estra­té­gi­cas de los CDC y otras agen­cias del apa­ra­to sani­ta­rio esta­dou­ni­den­se, en los pri­me­ros casos de una “nue­va enfer­me­dad” pre­sen­ta­da des­de el comien­zo como “con­ta­gio­sa y mor­tal”.

Dos años des­pués, Luc Mon­tag­nier pre­sen­tó el supues­to ais­la­mien­to de un virus del que, no obs­tan­te dijo: “el papel de este virus en la etio­lo­gía del SIDA debe­rá ser deter­mi­na­do”[6]. En 1997 reco­no­ció en una entre­vis­ta rea­li­za­da en el Ins­ti­tu­to Pas­teur que no había cum­pli­do el requi­si­to fun­da­men­tal de ais­la­mien­to: “repi­to, no puri­fi­ca­mos”[7]. En 2008 reci­bió el Pre­mio Nobel por las dos cosas que no había hecho: ais­lar un virus y demos­trar que era la cau­sa del SIDA.

En 1984, la Minis­tra de Salud esta­dou­ni­den­se anun­ció en rue­da de pren­sa que el Dr. Robert Gallo había encon­tra­do la cau­sa del SIDA: un nue­vo retro­vi­rus que aca­bó lla­mán­do­se “Virus de Inmu­no­de­fi­cien­cia Huma­na (VIH)”. Entre 1990 y 1994, el Dr. Gallo sufrió cin­co inves­ti­ga­cio­nes de orga­nis­mos esta­ta­les por pre­sun­to frau­de en su des­cu­bri­mien­to. En 2007, la perio­dis­ta Jani­ne Roberts hizo públi­cas las prue­bas defi­ni­ti­vas[8]: Gallo alte­ró los resul­ta­dos de su equi­po para pre­sen­tar como ais­la­mien­to expe­ri­men­tos fra­ca­sa­dos (ver ilus­tra­ción).

Ilus­tra­ción: una pági­na del borra­dor del Dr. Popo­vic con los resul­ta­dos de la inves­ti­ga­ción, corre­gi­da por el Dr. Gallo antes de entre­gar­la a la revis­ta Scien­ce. Gallo tacha la fra­se cru­cial: “A pesar de los inten­si­vos esfuer­zos de inves­ti­ga­ción, el agen­te cau­san­te del SIDA no ha sido iden­ti­fi­ca­do toda­vía”.

La ver­sión defi­ni­ti­va “arre­gla­da” por Gallo y publi­ca­da en mayo de 1984, se con­vir­tió en el artícu­lo de refe­ren­cia bási­ca mun­dial para el “ais­la­mien­to” del VIH.

Fuen­te: http://​www​.fea​rofthein​vi​si​ble​.com/​f​r​a​u​d​-​i​n​-​k​e​y​-​h​i​v​-​r​e​s​e​a​r​c​h​-​b​a​c​k​g​r​o​und

Todos y cada uno de los ele­men­tos que inter­vie­nen en la lla­ma­da “Pan­de­mia VIH/​SIDA” son fal­sos. Hay infor­ma­ción cien­tí­fi­ca, médi­ca, epi­de­mio­ló­gi­ca, perio­dís­ti­ca, tes­ti­mo­nial y jurí­di­ca rigu­ro­sa para demos­trar que los tests, los pro­to­co­los hos­pi­ta­la­rios, las esta­dís­ti­cas, los tra­ta­mien­tos, las cam­pa­ñas infor­ma­ti­vas y las polí­ti­cas en torno al VIH/​SIDA en su con­jun­to se apo­yan en frau­des, inter­pre­ta­cio­nes erró­neas o sim­ples men­ti­ras.

Veá­mos­lo:

Tests-rule­ta rusa

Todos los tests emplea­dos como diag­nós­ti­co care­cen de sopor­te cien­tí­fi­co-téc­ni­co[9]. En reali­dad sir­ven para eti­que­tar per­so­nas como “sero­po­si­ti­vas” metién­do­las así en el cri­mi­nal engra­na­je del SIDA:

  • no son espe­cí­fi­cos: no detec­tan anti­cuer­pos con­cre­tos, sino mayor o menor can­ti­dad de anti­cuer­pos que todos pode­mos tener;
  • no exis­ten cri­te­rios uni­for­mes: te pue­den con­si­de­rar posi­ti­vo en un país y nega­ti­vo en otro;
  • se han docu­men­ta­do 67 enfer­me­da­des o situa­cio­nes que pro­du­cen fal­sos posi­ti­vos, entre ellas, hemo­fi­lia, hepa­ti­tis, mala­ria, her­pes, vacu­nas, gri­pes, res­fria­dos…
  • los pro­pios fabri­can­tes advier­ten en sus pros­pec­tos e ins­truc­cio­nes[10] que los tests no sir­ven como diag­nós­ti­co ‑la razón fun­da­men­tal es que no se ha ais­la­do el virus que se supo­ne que deben detec­tar.

Vene­nos mor­ta­les

Los tra­ta­mien­tos emplea­dos en el mar­co del SIDA son tóxi­cos y res­pon­sa­bles de los pro­ble­mas de salud y las muer­tes atri­bui­das al VIH. Los labo­ra­to­rios fabri­can­tes advier­ten que no curan, nume­ro­sos estu­dios han pues­to de mani­fies­to que los lla­ma­dos “sobre­vi­vien­tes a lar­go tér­mino” no han toma­do anti­vi­ra­les, y la lite­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca dedi­ca­da a docu­men­tar sus temi­bles efec­tos es sim­ple­men­te abru­ma­do­ra. Entre los más gra­ves: dañan de las mito­con­drias celu­la­res que pro­du­cen el 95% de la ener­gía que nece­si­ta el orga­nis­mo, pro­du­cien­do mio­pa­tías, demen­cias, ence­fa­lo­pa­tías, fallos hepá­ti­cos y daños gené­ti­cos en los fetos; cán­ce­res, mal­for­ma­cio­nes, atro­fia, ane­mia, inmu­no­de­fi­cien­cia, neu­mo­nías, depre­sión, cirro­sis hepá­ti­cas, cóli­cos rena­les… El pro­ble­ma es que todos los com­po­nen­tes atri­bui­dos fal­sa­men­te al VIH son en la reali­dad bio­ló­gi­ca ele­men­tos vita­les de las célu­las huma­nas. Lo que sig­ni­fi­ca que el blan­co de todos estos vene­nos no es otro que el orga­nis­mo humano[11].

¿Exis­te enton­ces el SIDA?

Lo que esta­mos expli­can­do pue­de resul­tar cho­can­te a pri­me­ra vis­ta, e inclu­so con­tra­dic­to­rio con lo que nos dicen e inclu­so con lo que vemos en per­so­nas cer­ca­nas. Es lógi­co, cual­quier mon­ta­je tie­ne que apo­yar­se en algo real. Es decir, el “SIDA” no exis­te como enfer­me­dad con enti­dad bio­ló­gi­ca-pato­ló­gi­ca pro­pia, aun­que exis­ten pro­ble­mas de salud que se han uti­li­za­do para cons­truir el Mon­ta­je VIH/​SIDA. De modo que para enten­der cabal­men­te lo que está suce­dien­do y con­tra­rres­tar la gigan­tes­ca cam­pa­ña de terror y men­ti­ras, es pre­ci­so sepa­rar con niti­dez:

  • lo que el esta­blish­ment del SIDA pre­sen­ta como “sero­po­si­ti­vo”, “caso de SIDA”, “muer­to de SIDA”,
  • de los pro­ble­mas de salud reales o de las con­di­cio­nes bio­ló­gi­cas que hay deba­jo de esas eti­que­tas.

En Occi­den­te se ha cons­trui­do el SIDA trans­for­man­do el sig­ni­fi­ca­do de la pala­bra “sín­dro­me” de gru­po de sín­to­mas a gru­po de enfer­me­da­des, uti­li­zan­do pato­lo­gías ya exis­ten­tes rela­cio­na­das con los lla­ma­dos “gru­pos de ries­go”, y amplian­do la defi­ni­ción a base de ir metien­do enfer­me­da­des en la lis­ta y engro­san­do el núme­ro de casos: cada vez que se aña­día una nue­va enfer­me­dad a la lis­ta, miles de per­so­nas se con­ver­tían si daban posi­ti­vo al test en “casos de SIDA”.

Por ejem­plo, en 1993 los CDC aña­die­ron el cri­te­rio de “tener menos de 200 T4 por mili­li­tro de san­gre” para ser con­si­de­ra­do “caso de SIDA”; resul­ta­do: el núme­ro de casos se dupli­có en EEUU. Des­de enton­ces, más de la mitad de los nue­vos casos diag­nos­ti­ca­dos cada año son per­so­nas sin nin­gún sín­to­ma de enfer­me­dad.

Ade­más, al haber dis­tin­tas defi­ni­cio­nes en dife­ren­tes paí­ses, se pro­du­cen situa­cio­nes sor­pren­den­tes pero cla­ri­fi­ca­do­ras: 180.000 “casos de SIDA” esta­dou­ni­den­ses no son “casos de SIDA” en Cana­dá.

En cuan­to a los paí­ses pobres, pri­me­ro la rapi­ña occi­den­tal con­de­nó a millo­nes de per­so­nas a la pobre­za, al ham­bre y a la enfer­me­dad; des­pués, las ins­ti­tu­cio­nes sani­ta­rias crea­das y con­tro­la­das por Occi­den­te acuer­dan que esas con­di­cio­nes de vida infa­mes se defi­nen como “caso de SIDA”; final­men­te, el arse­nal de exper­tos, coope­ran­tes, volun­ta­rios y demás sica­rios, intro­du­cen, publi­ci­tan, pro­mo­cio­nan des­de tri­bu­nas pseu­do­cien­tí­fi­cas y echan mano –si es pre­ci­so- de los tri­bu­na­les, para fumi­gar con vene­nos, pri­me­ro de mar­ca y, des­pués de la corres­pon­dien­te “cam­pa­ña huma­ni­ta­ria”, con gené­ri­cos a pre­cio módi­co.

¿Cuá­les son, enton­ces los pro­ble­mas de salud reales meti­dos en la eti­que­ta “SIDA”?

Por una par­te, pro­ble­mas o enfer­me­da­des ya cono­ci­das pre­via­men­te; por otra, pro­ble­mas pro­vo­ca­dos por el pro­pio Mon­ta­je VIH/​SIDA: por el terror, por la estig­ma­ti­za­ción, por la into­xi­ca­ción pre­ven­ti­va y por la agre­sión quí­mi­co-tóxi­ca de los supues­tos anti­vi­ra­les.

La minu­cio­sa inves­ti­ga­ción del Dr. Hein­rich Kre­mer[12] expli­ca rigu­ro­sa­men­te todos estos pro­ble­mas y situa­cio­nes al mar­gen de la ver­sión ofi­cial, tan­to las enfer­me­da­des ya cono­ci­das –rela­cio­na­das con el pro­ce­so de dege­ne­ra­ción bio­ló­gi­ca tras 150 años de irra­cio­na­li­dad tera­péu­ti­ca- como los nue­vos pro­ble­mas cau­sa­dos por los pro­duc­tos pre­sen­ta­dos como tra­ta­mien­to y las cam­pa­ñas de info-terror.

¿Cómo es que todos los “sero­po­si­ti­vos” aca­ban desa­rro­llan­do los mis­mos pro­ble­mas, es decir, lo que se lla­ma “SIDA”?

Apa­ren­te­men­te, exis­te una corre­la­ción entre las dos eti­que­tas –“sero­po­si­ti­vo” y “enfer­mo de SIDA”, pero sólo apa­ren­te­men­te. Para empe­zar, no todos los “casos de SIDA” con­sis­ten en los mis­mos pro­ble­mas; como hemos vis­to, el saco del SIDA abar­ca una gran can­ti­dad de enfer­me­da­des anti­guas y pro­ble­mas crea­dos por el mis­mo Mon­ta­je. Pero ade­más, los dos gru­pos no coin­ci­den como nos quie­ren hacer creer: exis­te un rigu­ro­so estu­dio que demues­tra que las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les de “sero­po­si­ti­vos” y las de “casos de SIDA” no coin­ci­den[13].

Para tapar ese incó­mo­do defec­to, los ofi­cia­lis­tas uti­li­zan una nue­va tram­pa que lla­man “diag­nós­ti­co por pro­ba­bi­li­dad”. En EEUU, más de 62.000 “casos de SIDA” han sido diag­nos­ti­ca­dos sin el test. En Áfri­ca ni se con­si­de­ra la posi­bi­li­dad de gas­tar dine­ro en los tests. El diag­nós­ti­co se hace median­te unos cri­te­rios acor­da­dos por los CDC y la OMS, que inclu­yen pér­di­da de peso, dia­rrea y fie­bre más otros sín­to­mas meno­res[14]. Más aún, un niño afri­cano hijo de madre “sero­po­si­ti­va”, que adel­ga­ce y ten­ga dia­rrea se con­vier­te auto­má­ti­ca­men­te en un “caso de SIDA” pres­to a ser ati­bo­rra­do con AZT o Nevi­ra­pi­na has­ta que mue­ra por cul­pa del VIH a pesar de la cari­dad occi­den­tal.

Expli­ca­cio­nes rigu­ro­sas

El tra­ba­jo de los inves­ti­ga­do­res crí­ti­cos rigu­ro­sos pue­de expli­car de for­ma cohe­ren­te los pro­ble­mas de salud que real­men­te exis­ten bajo la eti­que­ta SIDA (y muchos otros); pero tam­bién per­mi­te enten­der las tram­pas que uti­li­zan los crea­do­res del Mon­ta­je, e inclu­so cosas que ellos mis­mos son inca­pa­ces de expli­car.

Las agre­sio­nes psi­co­ló­gi­cas, trau­má­ti­cas, infec­cio­sas, nutri­cio­na­les y tóxi­cas pro­vo­can un des­equi­li­brio impor­tan­te en el orga­nis­mo, una situa­ción de estrés que des­ata una serie de pro­ce­sos que bus­can res­ta­ble­cer el equi­li­brio. Entre ellos, el replie­gue de los Lin­fo­ci­tos T –cuya fun­ción prin­ci­pal es el reci­cla­je y eli­mi­na­ción de res­tos celu­la­res- que cir­cu­lan por el orga­nis­mo a la médu­la ósea y deter­mi­na­dos órga­nos, y la esti­mu­la­ción de las célu­las que fabri­can anti­cuer­pos. Con­se­cuen­cia de ello es la fal­ta de reci­cla­je de res­tos celu­la­res y el aumen­to de auto­an­ti­cuer­pos en san­gre[15].

Esos pro­ce­sos expli­can los pro­ble­mas reales de salud basa­dos en el estrés y los meca­nis­mos bio­ló­gi­cos uti­li­za­dos en los cua­tro ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la prác­ti­ca clí­ni­ca dia­ria con los afec­ta­dos:

  • «Test posi­ti­vo»: la sobre­car­ga de anti­cuer­pos y auto­an­ti­cuer­pos son detec­ta­dos por una prue­ba que —como hemos vis­to ya— mide can­ti­da­des de anti­cuer­pos no espe­cí­fi­cos ante nin­gún virus.
  • «Car­ga viral alta»: la fal­ta de reci­cla­je y la acu­mu­la­ción de res­tos celu­la­res impli­ca una gran can­ti­dad de frag­men­tos de infor­ma­ción gené­ti­ca celu­lar en la san­gre, que son detec­ta­dos por prue­bas gené­ti­cas igual­men­te ines­pe­cí­fi­cas y hechos pasar por «geno­ma del VIH».
  • «Recuen­tos de defen­sas bajos»: solo entre un dos y un cua­tro por cien­to de los lin­fo­ci­tos T cir­cu­lan nor­mal­men­te en la san­gre, lo cual quie­re decir que las medi­cio­nes no tie­nen sig­ni­fi­ca­do clí­ni­co; pero ade­más este peque­ño por­cen­ta­je se replie­ga a los órga­nos y médu­la ósea en situa­cio­nes de estrés. Esto expli­ca que haya nume­ro­sos «sero­po­si­ti­vos » con bue­na salud y «recuen­to cero» de T4.
  • «Enfer­me­da­des opor­tu­nis­tas»: la fal­ta de reci­cla­je y la ulte­rior acu­mu­la­ción de res­tos orgá­ni­cos y mate­rias de des­he­cho pro­vo­ca la pro­li­fe­ra­ción de hon­gos reci­cla­do­tes que nor­mal­men­te viven en equi­li­brio cola­bo­ra­dor con el orga­nis­mo sano. Ofi­cial­men­te son pre­sen­ta­dos como agen­tes pató­ge­nos que inva­den el cuer­po apro­ve­chan­do la des­truc­ción de las defen­sas por el «VIH».

Un orga­nis­mo sano en situa­ción nor­mal está pre­pa­ra­do para res­ta­ble­cer los des­equi­li­brios median­te los pro­ce­sos que hemos resu­mi­do. Sin embar­go, si las agre­sio­nes se con­vier­ten en algo per­ma­nen­te, el mis­mo meca­nis­mo pue­de lle­gar a matar a la per­so­na.

¿Cuál es la cau­sa real de los “muer­tos de SIDA”?

Del mis­mo modo rigu­ro­so se pue­den expli­car los fac­to­res que vie­nen cau­san­do las muer­tes atri­bui­das al VIH/​SIDA:

1. Fac­to­res que ya mata­ban antes de la apa­ri­ción del SIDA: medi­ca­ción agre­si­va, trans­fu­sio­nes, hábi­tos insa­nos, malnu­tri­ción, las 29 enfer­me­da­des que fue­ron pos­te­rior­men­te meti­das en el saco del SIDA…

2. Nue­vos fac­to­res apa­re­ci­dos como con­se­cuen­cia del Mon­ta­je: el des­tro­zo psi­co-emo­ti­vo-somá­ti­co por la pre­sión de las cam­pa­ñas de terror, pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, emo­ti­vos, fami­lia­res, socia­les, labo­ra­les… los tra­ta­mien­tos ten­den­cial­men­te mor­ta­les admi­nis­tra­dos, y el papel del colec­ti­vo médi­co espe­cia­li­za­do en el tema SIDA que, con poquí­si­mas excep­cio­nes, está regi­do por el más abso­lu­to des­pre­cio a todos los códi­gos de con­duc­ta pro­fe­sio­nal y éti­ca de la pro­fe­sión médi­ca.

Ven­ce­do­res

Exis­ten per­so­nas que han derro­ta­do al engra­na­je SIDA: tan­to “sero­po­si­ti­vos”, como “casos de SIDA” inclu­so “ter­mi­na­les”. Lo que tie­nen en común todas estas per­so­nas es el hecho de no haber toma­do los tra­ta­mien­tos ofi­cia­les o haber­los aban­do­na­do a tiem­po, haber bus­ca­do solu­cio­nes no agre­si­vas para sus pro­ble­mas de salud –si los tenían- y, espe­cial­men­te, haber­se replan­tea­do su situa­ción a par­tir de infor­ma­ción crí­ti­ca, alter­na­ti­va, rigu­ro­sa que les per­mi­tió tomar su deci­sión al mar­gen de la mani­pu­la­ción y el páni­co indu­ci­do por la ver­sión ofi­cial.

Como con­se­cuen­cia de ello, no sólo se están piso­tean­do todos los acuer­dos inter­na­cio­na­les sobre éti­ca médi­ca, sino que los res­pon­sa­bles públi­cos pue­den estar come­tien­do una vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de dere­chos huma­nos e inclu­so lle­van­do a cabo accio­nes que podrían entrar direc­ta­men­te en el terreno de lo cri­mi­nal.

Dos pre­gun­tas cla­ves

Lle­ga­dos a este pun­to, pode­mos empe­zar a con­tem­plar el Mon­ta­je VIH/​SIDA como uno de esos “desa­fíos del pre­sen­te y del futu­ro” a los que se refie­ren los docu­men­tos de la ALBA, una “intro­mi­sión del impe­ria­lis­mo yan­qui”; y luchar con­tra él impli­ca luchar con­tra otro más entre los “pro­ce­sos glo­ba­li­za­do­res de carác­ter hege­mó­ni­co” orques­ta­do por el Impe­rio[16].

Las dos pre­gun­tas cla­ves son por tan­to quién pue­de abrir una bre­cha y cómo.

Mi res­pues­ta a la pri­me­ra pre­gun­ta es esta: Quie­nes lle­van varios años cons­tru­yen­do una alter­na­ti­va glo­bal a las impo­si­cio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y mediá­ti­cas del Impe­rio; quie­nes demues­tran tener el valor, la visión y la capa­ci­dad de lide­raz­go sufi­cien­te.

Creo que la alian­za polí­ti­ca que cons­ti­tu­ye la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca es el mar­co espe­ran­za­dor para ini­ciar una res­pues­ta radi­cal al Mon­ta­je VIH/​SIDA.

En cuan­to a la segun­da pre­gun­ta, y sien­do cons­cien­te de la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que supo­ne para cual­quier gobierno tomar deci­sio­nes radi­ca­les en mate­ria de salud, mi res­pues­ta es la siguien­te pro­pues­ta a deba­tir, pre­ci­sar y mejo­rar.

Con­cre­tan­do el desa­fío:

Pro­pues­ta a los gobier­nos de la ALBA

1. Pro­pon­go la crea­ción, en el seno de la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na de los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca, de un Gru­po de Tra­ba­jo Per­ma­nen­te con el obje­ti­vo de des­man­te­lar el cri­mi­nal Mon­ta­je VIH/​SIDA.

Pre­vio cono­ci­mien­to de la docu­men­ta­ción bási­ca apor­ta­da por los inves­ti­ga­do­res crí­ti­cos rigu­ro­sos y de tes­ti­mo­nios de ven­ce­do­res del SIDA, el Gru­po de Tra­ba­jo reco­men­da­ría a los Esta­dos miem­bros:

  • la prohi­bi­ción cau­te­lar de todas las prue­bas diag­nós­ti­cas de infec­ción por VIH;
  • la prohi­bi­ción cau­te­lar de tra­ta­mien­tos, tan­to de los pre­ten­di­da­men­te “pre­ven­ti­vos” como de los supues­tos pro­duc­tos “anti­re­tro­vi­ra­les” en el mar­co del VIH/​SIDA;
  • la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal de los pro­to­co­los hos­pi­ta­la­rios cono­ci­dos como “recuen­tos de defen­sas” y “medi­ción de car­ga viral”.

2. Pos­te­rior­men­te, el Gru­po de Tra­ba­jo reco­pi­la­ría la infor­ma­ción esen­cial para lle­var a cabo un estu­dio a fon­do de las apor­ta­cio­nes crí­ti­cas rigu­ro­sas.

Por un lado, se for­ma­rían Comi­sio­nes para ana­li­zar, deba­tir y pro­fun­di­zar en los aspec­tos cien­tí­fi­cos, médi­cos, socio-polí­ti­cos, mediá­ti­cos y jurí­di­cos de la infor­ma­ción reco­pi­la­da.

Para­le­la­men­te, se lle­va­rían a cabo –finan­cia­dos por los Esta­dos miem­bros y en hos­pi­ta­les y labo­ra­to­rios apor­ta­dos por ellos- expe­ri­men­tos en dos sen­ti­dos:

  • prue­bas con­tro­la­das de tra­ta­mien­tos alter­na­ti­vos no agre­si­vos con el fin de poner­los amplia­men­te a dis­po­si­ción de los afec­ta­dos en caso de com­pro­bar­se su efec­ti­vi­dad;
  • expe­ri­men­tos defi­ni­ti­vos que per­mi­tan com­pro­bar la hipó­te­sis viral. Exis­te una pro­pues­ta for­mal rea­li­za­da por miem­bros del Equi­po de Perth (Aus­tra­lia Occi­den­tal) duran­te las reunio­nes del Panel ase­sor con­vo­ca­do por el Pre­si­den­te de Sudá­fri­ca, Tha­bo Mbe­ki en mar­zo de 1991[17].

3. Una vez com­ple­ta­do el ciclo de infor­ma­ción-aná­li­sis-for­ma­ción rigu­ro­so, el Gru­po de Tra­ba­jo lle­va­ría a cabo una serie de actua­cio­nes:

  • Redac­ta­ría un docu­men­to de reco­men­da­cio­nes a los Esta­dos miem­bros que inclui­ría:

▫ Prohi­bi­ción defi­ni­ti­va de tests, tra­ta­mien­tos y pro­to­co­los aso­cia­dos.

▫ Abor­da­je alter­na­ti­vo de los pro­ble­mas de salud meti­dos en la eti­que­ta “SIDA”.

▫ Crea­ción de una empre­sa gran­na­cio­nal para la fabri­ca­ción y/​o expor­ta­ción y pues­ta a dis­po­si­ción de los ciu­da­da­nos, a tra­vés de los sis­te­mas públi­cos de salud, de los pro­duc­tos alter­na­ti­vos tes­ta­dos.

▫ Cam­pa­ña infor­ma­ti­va-for­ma­ti­va diri­gi­da a médi­cos y pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios, así como una cam­pa­ña infor­ma­ti­va espe­cial­men­te diri­gi­da a los ciu­da­da­nos en gene­ral y a los afec­ta­dos en par­ti­cu­lar.

▫ Ini­cio de los trá­mi­tes per­ti­nen­tes para esta­ble­cer com­pen­sa­cio­nes a los afec­ta­dos en fun­ción de la legis­la­ción que corres­pon­da en cada Esta­do o, si fue­ra pre­ci­so, modi­fi­can­do leyes exis­ten­tes o pro­mul­gan­do otras nue­vas que per­mi­tan cum­plir este obje­ti­vo.

  • Con­vo­ca­ría una I Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal “Des­mon­tar el SIDA y abrir cami­nos de salud”, cuya par­ti­ci­pa­ción esta­ría abier­ta a todas las corrien­tes de inves­ti­ga­do­res crí­ti­cos así como a los defen­so­res de la ver­sión ofi­cial. Este foro cons­ti­tui­ría un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co que cerra­ría una ver­gon­zo­sa eta­pa de cen­su­ra, men­ti­ras y silen­cio. Sería la pri­me­ra vez que ofi­cia­lis­tas y crí­ti­cos ten­drían la opor­tu­ni­dad de deba­tir públi­ca­men­te en con­di­cio­nes de igual­dad, y ser­vi­ría como pun­to de par­ti­da para un deba­te social a todos los nive­les, que no sólo ten­dría con­se­cuen­cias posi­ti­vas para el des­mon­ta­je del SIDA, sino para empe­zar a abor­dar de for­ma rigu­ro­sa y no agre­si­va nume­ro­sos pro­ble­mas de salud.

  • Ase­so­ra­ría al Con­se­jo de Pre­si­den­tes de la ALBA-TCP para rea­li­zar las accio­nes inter­na­cio­na­les que se con­si­de­ren opor­tu­nas y via­bles. Entre ellas:

▫ Inter­ven­ción en las Nacio­nes Uni­das.

▫ Ini­cio de un con­ten­cio­so en la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia con­tra los Esta­dos Uni­dos por su res­pon­sa­bi­li­dad en la pues­ta en mar­cha y man­te­ni­mien­to del Mon­ta­je SIDA

▫ Peti­ción a ONUSIDA para que modi­fi­que sus direc­tri­ces a los gobier­nos, en el sen­ti­do de ajus­tar­las al res­pe­to por los dere­chos huma­nos y en par­ti­cu­lar por los nume­ro­sos docu­men­tos acor­da­dos inter­na­cio­nal­men­te sobre dere­chos huma­nos y SIDA.

▫ Peti­ción a la Sub­co­mi­sión de Pro­mo­ción y Pro­tec­ción de Dere­chos Huma­nos que eva­lúe la pre­sun­ta vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de dere­chos huma­nos en el mar­co del SIDA por res­pon­sa­bles públi­cos esta­ta­les e inter­na­cio­na­les.

▫ Peti­ción a otros orga­nis­mos, ins­ti­tu­cio­nes o per­so­nas que han rea­li­za­do estu­dios rela­cio­na­dos con el SIDA y los Dere­chos Huma­nos para que se pro­nun­cien sobre estas vio­la­cio­nes.

▫ Estu­dio de la for­ma más ade­cua­da de con­se­guir que el Dr. Gallo y sus cóm­pli­ces res­pon­dan ante tri­bu­na­les de jus­ti­cia.

9 de febre­ro, 2009.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

*Inves­ti­ga­dor inde­pen­dien­te. Vie­ne ana­li­zan­do des­de hace vein­te años los pro­ble­mas de salud, edu­ca­ción y eco­lo­gía des­de una pers­pec­ti­va polí­ti­ca. Ha publi­ca­do recien­te­men­te “El rap­to de Higea. Meca­nis­mos de Poder en el terreno de la salud y la enfer­me­dad” (Bar­ce­lo­na, Virus Edi­to­rial, 2009), libro en el que reco­ge gran par­te de lo apren­di­do y refle­xio­na­do en esos años. Con­tac­to: [email protected]​gmail.​com. Blog del autor: http://​saludy​po​der​.blogs​pot​.com


[1] http://www.alternativabolivariana.org/modules.php?name=Content&pa=showpageπd=1608

[2] http://​www​.nodo50​.org/​c​o​n​t​r​a​e​l​i​m​p​e​r​i​o​/​7​8​.​htm

[3] http://​www​.media​fi​re​.com/​?​w​j​d​u​m​m​z​w​zfj

[4] http://​www​.eco​por​tal​.net/​c​o​n​t​e​n​t​/​v​i​e​w​/​f​u​l​l​/​7​9​228

[5] Es impo­si­ble abor­dar en pocas pági­nas con cier­ta pro­fun­di­dad todos los ele­men­tos impli­ca­dos en este Mon­ta­je. Lo que sigue pre­ten­de ser una cons­ta­ta­ción de lo que está suce­dien­do para encua­drar la pro­pues­ta. Para una expo­si­ción glo­bal sucin­ta (107 pági­nas) así como para pro­fun­di­zar en los aspec­tos socio-polí­ti­co-eco­nó­mi­co-mediá­ti­cos: GARCÍA BLANCA, Jesús. El rap­to de Higea. Meca­nis­mos de poder en el terreno de la salud y la enfer­me­dad. Bar­ce­lo­na, Virus Edi­to­rial, 2009. (http://www.viruseditorial.net/pdf/rapto%20de%20Higea.pdf). Para pro­fun­di­zar en los aspec­tos cien­tí­fi­cos, téc­ni­cos y médi­cos, con­sul­tar la biblio­gra­fía allí reco­men­da­da, en par­ti­cu­lar el libro ‑aún en pro­ce­so de edi­ción- de Lluis Boti­nas, El VIH no exis­te. Pre­gun­tas para des­mon­tar un inven­to made in USA.

[6] http://​lee​der​vi​lle​.net/​l​i​n​k​s​/​B​a​r​r​e​S​i​n​o​u​s​s​i​1​9​8​3​.​pdf.

[7] http://​www​.virusmyth​.com/​a​i​d​s​/​h​i​v​/​d​t​i​n​t​e​r​v​i​e​w​l​m​.​htm.

[8] http://​www​.fea​rofthein​vi​si​ble​.com/​f​r​a​u​d​-​i​n​-​k​e​y​-​h​i​v​-​r​e​s​e​a​r​c​h​-​b​a​c​k​g​r​o​und.

[9] http://​www​.the​perth​group​.com/​S​C​I​P​A​P​E​R​S​/​b​i​o​t​e​k​8​.​h​tml, http://​www​.the​perth​group​.com/​S​C​I​P​A​P​E​R​S​/​e​p​c​u​r​m​e​d​r​e​s​9​7​.​h​tml, http://​www​.the​perth​group​.com/​S​C​I​P​A​P​E​R​S​/​f​u​r​t​h​e​r​p​l​e​a​.​h​tml.

[10] http://​www​.rober​to​gi​ral​do​.com/​e​n​g​/​p​a​p​e​r​s​/​E​v​e​r​y​o​n​e​T​e​s​t​s​P​o​s​i​t​i​v​e​.​h​tml.

[11] http://​www​.the​perth​group​.com/​S​C​I​P​A​P​E​R​S​/​c​m​r​o​a​z​t​.​h​tml, http://​www​.the​perth​group​.com/​M​O​N​O​G​R​A​P​H​/​M​T​C​T​A​u​g​u​s​t​2​0​0​8​.​pdf.

[12] http://​www​.can​cer​me​di​ci​ne​-revo​lu​tion​.com/

[13] http://​www​.jpands​.org/​v​o​l​1​3​n​o​3​/​b​a​u​e​r​.​pdf.

[14] http://​free​-news​.org/​b​a​n​g​u​i​0​1​.​htm.

[15] http://​www​.virusmyth​.com/​a​i​d​s​/​h​i​v​/​a​h​s​t​r​e​s​s​.​htm, http://​www​.virusmyth​.com/​a​i​d​s​/​h​i​v​/​a​h​d​e​p​l​e​t​i​o​n​.​htm, http://​www​.virusmyth​.com/​a​i​d​s​/​h​i​v​/​a​h​p​a​t​h​o​g​e​n​.​htm.

[16] Las citas ha sido toma­das de los siguien­tes docu­men­tos de la ALBA: http://​www​.alter​na​ti​va​bo​li​va​ria​na​.org/​m​o​d​u​l​e​s​.​p​h​p​?​n​a​m​e​=​C​o​n​t​e​n​t​&​p​a​=​s​h​o​w​p​a​g​e​&​p​i​d​=​2​080, http://​alter​na​ti​va​bo​li​va​ria​na​.org/​m​o​d​u​l​e​s​.​p​h​p​?​n​a​m​e​=​C​o​n​t​e​n​t​&​p​a​=​s​h​o​w​p​a​g​e​&​p​i​d​=​2​071, http://​www​.alter​na​ti​va​bo​li​va​ria​na​.org/​m​o​d​u​l​e​s​.​p​h​p​?​n​a​m​e​=​N​e​w​s​&​f​i​l​e​=​a​r​t​i​c​l​e​&​s​i​d​=​5​726.

[17] http://​www​.virusmyth​.com/​a​i​d​s​/​h​i​v​/​p​a​n​e​l​/​a​i​d​s​r​e​p​o​r​t​.​pdf, pp. 95 – 100. El Gru­po de Perth ha rea­li­za­do tam­bién a tra­vés de su pági­na web una peti­ción de dona­cio­nes para rea­li­zar los expe­ri­men­tos que per­mi­tan com­pro­bar la hipó­te­sis del «VIH». Tales expe­ri­men­tos «sim­ples en su con­cep­ción» y «en rela­ción con los gas­tos habi­tua­les en la inves­ti­ga­ción del VIH/​SIDA, de muy bajo cos­te», ten­drían una dura­ción de 12 meses y los resul­ta­dos serían envia­dos a una revis­ta cien­tí­fi­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *