El desa­fío de los gobier­nos anti­im­pe­ria­lis­tas por Jesús Gar­cía Blanca

El con­trol de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, ha per­mi­ti­do a un gru­po redu­ci­do de nacio­nes el con­trol de las prin­ci­pa­les cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas que difun­den los men­sa­jes fil­tra­dos des­de su cen­tros de poder, impo­nien­do la cen­su­ra cuan­do la difu­sión de la ver­dad pue­de mos­trar la per­ver­si­dad y cruel­dad con la cual actúan para pre­ser­var sus intere­ses al pre­cio, inclu­so, de arra­sar miles de vidas huma­nas y des­truir nacio­nes enteras”.

Decla­ra­ción con­jun­ta de las nacio­nes integrantes

de la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para los pue­blos de nues­tra América. 

Cara­cas, 3 de junio, 2007[1].

“Quien no está con­tra ellos, está con ellos”.

Car­lo Fra­bet­ti. Con­tra el Impe­rio, 78[2].

Intro­duc­ción

En 1975, Ivan Illich abrió su libro Néme­sis médi­ca[3] con estas pala­bras: “la medi­ci­na ins­ti­tu­cio­na­li­za­da ha lle­ga­do a con­ver­tir­se en una gra­ve ame­na­za para la salud”. Trein­ta y cin­co años des­pués, la ame­na­za se ha cumplido.

La super­es­pe­cia­li­za­ción de la Cien­cia, la apli­ca­ción irres­pon­sa­ble de la téc­ni­ca, la fal­ta abso­lu­ta de par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en la ges­tión de su salud, el con­trol de los ser­vi­cios sani­ta­rios, la inves­ti­ga­ción y la for­ma­ción e infor­ma­ción por las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas, son algu­nos ele­men­tos de un mode­lo médi­co que no sólo no con­si­gue solu­cio­nar los pro­ble­mas de salud de la gen­te, sino que con­tri­bu­ye a agra­var­los e inclu­so a crearlos.

Y es que en el con­tex­to de la glo­ba­li­za­ción impe­ria­lis­ta, los pro­ble­mas de salud no son cues­tio­nes cien­tí­fi­cas o médi­cas, sino, por enci­ma de todo, cues­tio­nes de Poder.

En efec­to: una dispu­ta cien­tí­fi­ca debe­ría tener por obje­to la bús­que­da de la ver­dad; sin embar­go una dispu­ta de Poder tie­ne como obje­to impo­ner una deter­mi­na­da idea inde­pen­dien­te­men­te de que sea o no ver­dad. En una con­tro­ver­sia cien­tí­fi­co-médi­ca se pro­du­ci­ría un enfren­ta­mien­to entre argu­men­tos; en una con­tro­ver­sia de Poder, el enfren­ta­mien­to se pro­du­ce en un nivel muy dife­ren­te defi­ni­do de modo lúci­do y sucin­to en la cita de la Decla­ra­ción de Cara­cas que enca­be­za este tex­to, o con las con­tun­den­tes pala­bras del Sub­co­man­dan­te Mar­cos: “Este mito de la cien­cia neu­tral no se derrum­ba con la bom­ba ató­mi­ca”[4].

Ejem­plo extre­mo de todo ello es el Mon­ta­je VIH/​SIDA.

La “Pan­de­mia VIH/​SIDA” es un Mon­ta­je cri­mi­nal[5]

En 1981, cin­co casos de homo­se­xua­les inmu­no­de­pri­mi­dos por la uti­li­za­ción con­ti­nua de nitri­tos, y enve­ne­na­dos por un pro­lon­ga­do tra­ta­mien­to anti­bió­ti­co inmu­no­su­pre­sor, se con­vir­tie­ron, por nece­si­da­des estra­té­gi­cas de los CDC y otras agen­cias del apa­ra­to sani­ta­rio esta­dou­ni­den­se, en los pri­me­ros casos de una “nue­va enfer­me­dad” pre­sen­ta­da des­de el comien­zo como “con­ta­gio­sa y mortal”.

Dos años des­pués, Luc Mon­tag­nier pre­sen­tó el supues­to ais­la­mien­to de un virus del que, no obs­tan­te dijo: “el papel de este virus en la etio­lo­gía del SIDA debe­rá ser deter­mi­na­do”[6]. En 1997 reco­no­ció en una entre­vis­ta rea­li­za­da en el Ins­ti­tu­to Pas­teur que no había cum­pli­do el requi­si­to fun­da­men­tal de ais­la­mien­to: “repi­to, no puri­fi­ca­mos”[7]. En 2008 reci­bió el Pre­mio Nobel por las dos cosas que no había hecho: ais­lar un virus y demos­trar que era la cau­sa del SIDA.

En 1984, la Minis­tra de Salud esta­dou­ni­den­se anun­ció en rue­da de pren­sa que el Dr. Robert Gallo había encon­tra­do la cau­sa del SIDA: un nue­vo retro­vi­rus que aca­bó lla­mán­do­se “Virus de Inmu­no­de­fi­cien­cia Huma­na (VIH)”. Entre 1990 y 1994, el Dr. Gallo sufrió cin­co inves­ti­ga­cio­nes de orga­nis­mos esta­ta­les por pre­sun­to frau­de en su des­cu­bri­mien­to. En 2007, la perio­dis­ta Jani­ne Roberts hizo públi­cas las prue­bas defi­ni­ti­vas[8]: Gallo alte­ró los resul­ta­dos de su equi­po para pre­sen­tar como ais­la­mien­to expe­ri­men­tos fra­ca­sa­dos (ver ilustración).

Ilus­tra­ción: una pági­na del borra­dor del Dr. Popo­vic con los resul­ta­dos de la inves­ti­ga­ción, corre­gi­da por el Dr. Gallo antes de entre­gar­la a la revis­ta Scien­ce. Gallo tacha la fra­se cru­cial: “A pesar de los inten­si­vos esfuer­zos de inves­ti­ga­ción, el agen­te cau­san­te del SIDA no ha sido iden­ti­fi­ca­do todavía”.

La ver­sión defi­ni­ti­va “arre­gla­da” por Gallo y publi­ca­da en mayo de 1984, se con­vir­tió en el artícu­lo de refe­ren­cia bási­ca mun­dial para el “ais­la­mien­to” del VIH.

Fuen­te: http://​www​.fea​rofthein​vi​si​ble​.com/​f​r​a​u​d​-​i​n​-​k​e​y​-​h​i​v​-​r​e​s​e​a​r​c​h​-​b​a​c​k​g​r​o​und

Todos y cada uno de los ele­men­tos que inter­vie­nen en la lla­ma­da “Pan­de­mia VIH/​SIDA” son fal­sos. Hay infor­ma­ción cien­tí­fi­ca, médi­ca, epi­de­mio­ló­gi­ca, perio­dís­ti­ca, tes­ti­mo­nial y jurí­di­ca rigu­ro­sa para demos­trar que los tests, los pro­to­co­los hos­pi­ta­la­rios, las esta­dís­ti­cas, los tra­ta­mien­tos, las cam­pa­ñas infor­ma­ti­vas y las polí­ti­cas en torno al VIH/​SIDA en su con­jun­to se apo­yan en frau­des, inter­pre­ta­cio­nes erró­neas o sim­ples mentiras.

Veá­mos­lo:

Tests-rule­ta rusa

Todos los tests emplea­dos como diag­nós­ti­co care­cen de sopor­te cien­tí­fi­co-téc­ni­co[9]. En reali­dad sir­ven para eti­que­tar per­so­nas como “sero­po­si­ti­vas” metién­do­las así en el cri­mi­nal engra­na­je del SIDA:

  • no son espe­cí­fi­cos: no detec­tan anti­cuer­pos con­cre­tos, sino mayor o menor can­ti­dad de anti­cuer­pos que todos pode­mos tener;
  • no exis­ten cri­te­rios uni­for­mes: te pue­den con­si­de­rar posi­ti­vo en un país y nega­ti­vo en otro;
  • se han docu­men­ta­do 67 enfer­me­da­des o situa­cio­nes que pro­du­cen fal­sos posi­ti­vos, entre ellas, hemo­fi­lia, hepa­ti­tis, mala­ria, her­pes, vacu­nas, gri­pes, resfriados…
  • los pro­pios fabri­can­tes advier­ten en sus pros­pec­tos e ins­truc­cio­nes[10] que los tests no sir­ven como diag­nós­ti­co ‑la razón fun­da­men­tal es que no se ha ais­la­do el virus que se supo­ne que deben detectar.

Vene­nos mortales

Los tra­ta­mien­tos emplea­dos en el mar­co del SIDA son tóxi­cos y res­pon­sa­bles de los pro­ble­mas de salud y las muer­tes atri­bui­das al VIH. Los labo­ra­to­rios fabri­can­tes advier­ten que no curan, nume­ro­sos estu­dios han pues­to de mani­fies­to que los lla­ma­dos “sobre­vi­vien­tes a lar­go tér­mino” no han toma­do anti­vi­ra­les, y la lite­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca dedi­ca­da a docu­men­tar sus temi­bles efec­tos es sim­ple­men­te abru­ma­do­ra. Entre los más gra­ves: dañan de las mito­con­drias celu­la­res que pro­du­cen el 95% de la ener­gía que nece­si­ta el orga­nis­mo, pro­du­cien­do mio­pa­tías, demen­cias, ence­fa­lo­pa­tías, fallos hepá­ti­cos y daños gené­ti­cos en los fetos; cán­ce­res, mal­for­ma­cio­nes, atro­fia, ane­mia, inmu­no­de­fi­cien­cia, neu­mo­nías, depre­sión, cirro­sis hepá­ti­cas, cóli­cos rena­les… El pro­ble­ma es que todos los com­po­nen­tes atri­bui­dos fal­sa­men­te al VIH son en la reali­dad bio­ló­gi­ca ele­men­tos vita­les de las célu­las huma­nas. Lo que sig­ni­fi­ca que el blan­co de todos estos vene­nos no es otro que el orga­nis­mo humano[11].

¿Exis­te enton­ces el SIDA?

Lo que esta­mos expli­can­do pue­de resul­tar cho­can­te a pri­me­ra vis­ta, e inclu­so con­tra­dic­to­rio con lo que nos dicen e inclu­so con lo que vemos en per­so­nas cer­ca­nas. Es lógi­co, cual­quier mon­ta­je tie­ne que apo­yar­se en algo real. Es decir, el “SIDA” no exis­te como enfer­me­dad con enti­dad bio­ló­gi­ca-pato­ló­gi­ca pro­pia, aun­que exis­ten pro­ble­mas de salud que se han uti­li­za­do para cons­truir el Mon­ta­je VIH/​SIDA. De modo que para enten­der cabal­men­te lo que está suce­dien­do y con­tra­rres­tar la gigan­tes­ca cam­pa­ña de terror y men­ti­ras, es pre­ci­so sepa­rar con nitidez:

  • lo que el esta­blish­ment del SIDA pre­sen­ta como “sero­po­si­ti­vo”, “caso de SIDA”, “muer­to de SIDA”,
  • de los pro­ble­mas de salud reales o de las con­di­cio­nes bio­ló­gi­cas que hay deba­jo de esas etiquetas.

En Occi­den­te se ha cons­trui­do el SIDA trans­for­man­do el sig­ni­fi­ca­do de la pala­bra “sín­dro­me” de gru­po de sín­to­mas a gru­po de enfer­me­da­des, uti­li­zan­do pato­lo­gías ya exis­ten­tes rela­cio­na­das con los lla­ma­dos “gru­pos de ries­go”, y amplian­do la defi­ni­ción a base de ir metien­do enfer­me­da­des en la lis­ta y engro­san­do el núme­ro de casos: cada vez que se aña­día una nue­va enfer­me­dad a la lis­ta, miles de per­so­nas se con­ver­tían si daban posi­ti­vo al test en “casos de SIDA”.

Por ejem­plo, en 1993 los CDC aña­die­ron el cri­te­rio de “tener menos de 200 T4 por mili­li­tro de san­gre” para ser con­si­de­ra­do “caso de SIDA”; resul­ta­do: el núme­ro de casos se dupli­có en EEUU. Des­de enton­ces, más de la mitad de los nue­vos casos diag­nos­ti­ca­dos cada año son per­so­nas sin nin­gún sín­to­ma de enfermedad.

Ade­más, al haber dis­tin­tas defi­ni­cio­nes en dife­ren­tes paí­ses, se pro­du­cen situa­cio­nes sor­pren­den­tes pero cla­ri­fi­ca­do­ras: 180.000 “casos de SIDA” esta­dou­ni­den­ses no son “casos de SIDA” en Canadá.

En cuan­to a los paí­ses pobres, pri­me­ro la rapi­ña occi­den­tal con­de­nó a millo­nes de per­so­nas a la pobre­za, al ham­bre y a la enfer­me­dad; des­pués, las ins­ti­tu­cio­nes sani­ta­rias crea­das y con­tro­la­das por Occi­den­te acuer­dan que esas con­di­cio­nes de vida infa­mes se defi­nen como “caso de SIDA”; final­men­te, el arse­nal de exper­tos, coope­ran­tes, volun­ta­rios y demás sica­rios, intro­du­cen, publi­ci­tan, pro­mo­cio­nan des­de tri­bu­nas pseu­do­cien­tí­fi­cas y echan mano –si es pre­ci­so- de los tri­bu­na­les, para fumi­gar con vene­nos, pri­me­ro de mar­ca y, des­pués de la corres­pon­dien­te “cam­pa­ña huma­ni­ta­ria”, con gené­ri­cos a pre­cio módico.

¿Cuá­les son, enton­ces los pro­ble­mas de salud reales meti­dos en la eti­que­ta “SIDA”?

Por una par­te, pro­ble­mas o enfer­me­da­des ya cono­ci­das pre­via­men­te; por otra, pro­ble­mas pro­vo­ca­dos por el pro­pio Mon­ta­je VIH/​SIDA: por el terror, por la estig­ma­ti­za­ción, por la into­xi­ca­ción pre­ven­ti­va y por la agre­sión quí­mi­co-tóxi­ca de los supues­tos antivirales.

La minu­cio­sa inves­ti­ga­ción del Dr. Hein­rich Kre­mer[12] expli­ca rigu­ro­sa­men­te todos estos pro­ble­mas y situa­cio­nes al mar­gen de la ver­sión ofi­cial, tan­to las enfer­me­da­des ya cono­ci­das –rela­cio­na­das con el pro­ce­so de dege­ne­ra­ción bio­ló­gi­ca tras 150 años de irra­cio­na­li­dad tera­péu­ti­ca- como los nue­vos pro­ble­mas cau­sa­dos por los pro­duc­tos pre­sen­ta­dos como tra­ta­mien­to y las cam­pa­ñas de info-terror.

¿Cómo es que todos los “sero­po­si­ti­vos” aca­ban desa­rro­llan­do los mis­mos pro­ble­mas, es decir, lo que se lla­ma “SIDA”?

Apa­ren­te­men­te, exis­te una corre­la­ción entre las dos eti­que­tas –“sero­po­si­ti­vo” y “enfer­mo de SIDA”, pero sólo apa­ren­te­men­te. Para empe­zar, no todos los “casos de SIDA” con­sis­ten en los mis­mos pro­ble­mas; como hemos vis­to, el saco del SIDA abar­ca una gran can­ti­dad de enfer­me­da­des anti­guas y pro­ble­mas crea­dos por el mis­mo Mon­ta­je. Pero ade­más, los dos gru­pos no coin­ci­den como nos quie­ren hacer creer: exis­te un rigu­ro­so estu­dio que demues­tra que las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les de “sero­po­si­ti­vos” y las de “casos de SIDA” no coin­ci­den[13].

Para tapar ese incó­mo­do defec­to, los ofi­cia­lis­tas uti­li­zan una nue­va tram­pa que lla­man “diag­nós­ti­co por pro­ba­bi­li­dad”. En EEUU, más de 62.000 “casos de SIDA” han sido diag­nos­ti­ca­dos sin el test. En Áfri­ca ni se con­si­de­ra la posi­bi­li­dad de gas­tar dine­ro en los tests. El diag­nós­ti­co se hace median­te unos cri­te­rios acor­da­dos por los CDC y la OMS, que inclu­yen pér­di­da de peso, dia­rrea y fie­bre más otros sín­to­mas meno­res[14]. Más aún, un niño afri­cano hijo de madre “sero­po­si­ti­va”, que adel­ga­ce y ten­ga dia­rrea se con­vier­te auto­má­ti­ca­men­te en un “caso de SIDA” pres­to a ser ati­bo­rra­do con AZT o Nevi­ra­pi­na has­ta que mue­ra por cul­pa del VIH a pesar de la cari­dad occidental.

Expli­ca­cio­nes rigurosas

El tra­ba­jo de los inves­ti­ga­do­res crí­ti­cos rigu­ro­sos pue­de expli­car de for­ma cohe­ren­te los pro­ble­mas de salud que real­men­te exis­ten bajo la eti­que­ta SIDA (y muchos otros); pero tam­bién per­mi­te enten­der las tram­pas que uti­li­zan los crea­do­res del Mon­ta­je, e inclu­so cosas que ellos mis­mos son inca­pa­ces de explicar.

Las agre­sio­nes psi­co­ló­gi­cas, trau­má­ti­cas, infec­cio­sas, nutri­cio­na­les y tóxi­cas pro­vo­can un des­equi­li­brio impor­tan­te en el orga­nis­mo, una situa­ción de estrés que des­ata una serie de pro­ce­sos que bus­can res­ta­ble­cer el equi­li­brio. Entre ellos, el replie­gue de los Lin­fo­ci­tos T –cuya fun­ción prin­ci­pal es el reci­cla­je y eli­mi­na­ción de res­tos celu­la­res- que cir­cu­lan por el orga­nis­mo a la médu­la ósea y deter­mi­na­dos órga­nos, y la esti­mu­la­ción de las célu­las que fabri­can anti­cuer­pos. Con­se­cuen­cia de ello es la fal­ta de reci­cla­je de res­tos celu­la­res y el aumen­to de auto­an­ti­cuer­pos en san­gre[15].

Esos pro­ce­sos expli­can los pro­ble­mas reales de salud basa­dos en el estrés y los meca­nis­mos bio­ló­gi­cos uti­li­za­dos en los cua­tro ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la prác­ti­ca clí­ni­ca dia­ria con los afectados:

  • «Test posi­ti­vo»: la sobre­car­ga de anti­cuer­pos y auto­an­ti­cuer­pos son detec­ta­dos por una prue­ba que —como hemos vis­to ya— mide can­ti­da­des de anti­cuer­pos no espe­cí­fi­cos ante nin­gún virus.
  • «Car­ga viral alta»: la fal­ta de reci­cla­je y la acu­mu­la­ción de res­tos celu­la­res impli­ca una gran can­ti­dad de frag­men­tos de infor­ma­ción gené­ti­ca celu­lar en la san­gre, que son detec­ta­dos por prue­bas gené­ti­cas igual­men­te ines­pe­cí­fi­cas y hechos pasar por «geno­ma del VIH».
  • «Recuen­tos de defen­sas bajos»: solo entre un dos y un cua­tro por cien­to de los lin­fo­ci­tos T cir­cu­lan nor­mal­men­te en la san­gre, lo cual quie­re decir que las medi­cio­nes no tie­nen sig­ni­fi­ca­do clí­ni­co; pero ade­más este peque­ño por­cen­ta­je se replie­ga a los órga­nos y médu­la ósea en situa­cio­nes de estrés. Esto expli­ca que haya nume­ro­sos «sero­po­si­ti­vos » con bue­na salud y «recuen­to cero» de T4.
  • «Enfer­me­da­des opor­tu­nis­tas»: la fal­ta de reci­cla­je y la ulte­rior acu­mu­la­ción de res­tos orgá­ni­cos y mate­rias de des­he­cho pro­vo­ca la pro­li­fe­ra­ción de hon­gos reci­cla­do­tes que nor­mal­men­te viven en equi­li­brio cola­bo­ra­dor con el orga­nis­mo sano. Ofi­cial­men­te son pre­sen­ta­dos como agen­tes pató­ge­nos que inva­den el cuer­po apro­ve­chan­do la des­truc­ción de las defen­sas por el «VIH».

Un orga­nis­mo sano en situa­ción nor­mal está pre­pa­ra­do para res­ta­ble­cer los des­equi­li­brios median­te los pro­ce­sos que hemos resu­mi­do. Sin embar­go, si las agre­sio­nes se con­vier­ten en algo per­ma­nen­te, el mis­mo meca­nis­mo pue­de lle­gar a matar a la persona.

¿Cuál es la cau­sa real de los “muer­tos de SIDA”?

Del mis­mo modo rigu­ro­so se pue­den expli­car los fac­to­res que vie­nen cau­san­do las muer­tes atri­bui­das al VIH/​SIDA:

1. Fac­to­res que ya mata­ban antes de la apa­ri­ción del SIDA: medi­ca­ción agre­si­va, trans­fu­sio­nes, hábi­tos insa­nos, malnu­tri­ción, las 29 enfer­me­da­des que fue­ron pos­te­rior­men­te meti­das en el saco del SIDA…

2. Nue­vos fac­to­res apa­re­ci­dos como con­se­cuen­cia del Mon­ta­je: el des­tro­zo psi­co-emo­ti­vo-somá­ti­co por la pre­sión de las cam­pa­ñas de terror, pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, emo­ti­vos, fami­lia­res, socia­les, labo­ra­les… los tra­ta­mien­tos ten­den­cial­men­te mor­ta­les admi­nis­tra­dos, y el papel del colec­ti­vo médi­co espe­cia­li­za­do en el tema SIDA que, con poquí­si­mas excep­cio­nes, está regi­do por el más abso­lu­to des­pre­cio a todos los códi­gos de con­duc­ta pro­fe­sio­nal y éti­ca de la pro­fe­sión médica.

Ven­ce­do­res

Exis­ten per­so­nas que han derro­ta­do al engra­na­je SIDA: tan­to “sero­po­si­ti­vos”, como “casos de SIDA” inclu­so “ter­mi­na­les”. Lo que tie­nen en común todas estas per­so­nas es el hecho de no haber toma­do los tra­ta­mien­tos ofi­cia­les o haber­los aban­do­na­do a tiem­po, haber bus­ca­do solu­cio­nes no agre­si­vas para sus pro­ble­mas de salud –si los tenían- y, espe­cial­men­te, haber­se replan­tea­do su situa­ción a par­tir de infor­ma­ción crí­ti­ca, alter­na­ti­va, rigu­ro­sa que les per­mi­tió tomar su deci­sión al mar­gen de la mani­pu­la­ción y el páni­co indu­ci­do por la ver­sión oficial.

Como con­se­cuen­cia de ello, no sólo se están piso­tean­do todos los acuer­dos inter­na­cio­na­les sobre éti­ca médi­ca, sino que los res­pon­sa­bles públi­cos pue­den estar come­tien­do una vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de dere­chos huma­nos e inclu­so lle­van­do a cabo accio­nes que podrían entrar direc­ta­men­te en el terreno de lo criminal.

Dos pre­gun­tas claves

Lle­ga­dos a este pun­to, pode­mos empe­zar a con­tem­plar el Mon­ta­je VIH/​SIDA como uno de esos “desa­fíos del pre­sen­te y del futu­ro” a los que se refie­ren los docu­men­tos de la ALBA, una “intro­mi­sión del impe­ria­lis­mo yan­qui”; y luchar con­tra él impli­ca luchar con­tra otro más entre los “pro­ce­sos glo­ba­li­za­do­res de carác­ter hege­mó­ni­co” orques­ta­do por el Impe­rio[16].

Las dos pre­gun­tas cla­ves son por tan­to quién pue­de abrir una bre­cha y cómo.

Mi res­pues­ta a la pri­me­ra pre­gun­ta es esta: Quie­nes lle­van varios años cons­tru­yen­do una alter­na­ti­va glo­bal a las impo­si­cio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y mediá­ti­cas del Impe­rio; quie­nes demues­tran tener el valor, la visión y la capa­ci­dad de lide­raz­go suficiente.

Creo que la alian­za polí­ti­ca que cons­ti­tu­ye la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca es el mar­co espe­ran­za­dor para ini­ciar una res­pues­ta radi­cal al Mon­ta­je VIH/​SIDA.

En cuan­to a la segun­da pre­gun­ta, y sien­do cons­cien­te de la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que supo­ne para cual­quier gobierno tomar deci­sio­nes radi­ca­les en mate­ria de salud, mi res­pues­ta es la siguien­te pro­pues­ta a deba­tir, pre­ci­sar y mejorar.

Con­cre­tan­do el desafío: 

Pro­pues­ta a los gobier­nos de la ALBA

1. Pro­pon­go la crea­ción, en el seno de la Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na de los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca, de un Gru­po de Tra­ba­jo Per­ma­nen­te con el obje­ti­vo de des­man­te­lar el cri­mi­nal Mon­ta­je VIH/​SIDA.

Pre­vio cono­ci­mien­to de la docu­men­ta­ción bási­ca apor­ta­da por los inves­ti­ga­do­res crí­ti­cos rigu­ro­sos y de tes­ti­mo­nios de ven­ce­do­res del SIDA, el Gru­po de Tra­ba­jo reco­men­da­ría a los Esta­dos miembros:

  • la prohi­bi­ción cau­te­lar de todas las prue­bas diag­nós­ti­cas de infec­ción por VIH;
  • la prohi­bi­ción cau­te­lar de tra­ta­mien­tos, tan­to de los pre­ten­di­da­men­te “pre­ven­ti­vos” como de los supues­tos pro­duc­tos “anti­re­tro­vi­ra­les” en el mar­co del VIH/​SIDA;
  • la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal de los pro­to­co­los hos­pi­ta­la­rios cono­ci­dos como “recuen­tos de defen­sas” y “medi­ción de car­ga viral”.

2. Pos­te­rior­men­te, el Gru­po de Tra­ba­jo reco­pi­la­ría la infor­ma­ción esen­cial para lle­var a cabo un estu­dio a fon­do de las apor­ta­cio­nes crí­ti­cas rigurosas.

Por un lado, se for­ma­rían Comi­sio­nes para ana­li­zar, deba­tir y pro­fun­di­zar en los aspec­tos cien­tí­fi­cos, médi­cos, socio-polí­ti­cos, mediá­ti­cos y jurí­di­cos de la infor­ma­ción recopilada.

Para­le­la­men­te, se lle­va­rían a cabo –finan­cia­dos por los Esta­dos miem­bros y en hos­pi­ta­les y labo­ra­to­rios apor­ta­dos por ellos- expe­ri­men­tos en dos sentidos:

  • prue­bas con­tro­la­das de tra­ta­mien­tos alter­na­ti­vos no agre­si­vos con el fin de poner­los amplia­men­te a dis­po­si­ción de los afec­ta­dos en caso de com­pro­bar­se su efectividad;
  • expe­ri­men­tos defi­ni­ti­vos que per­mi­tan com­pro­bar la hipó­te­sis viral. Exis­te una pro­pues­ta for­mal rea­li­za­da por miem­bros del Equi­po de Perth (Aus­tra­lia Occi­den­tal) duran­te las reunio­nes del Panel ase­sor con­vo­ca­do por el Pre­si­den­te de Sudá­fri­ca, Tha­bo Mbe­ki en mar­zo de 1991[17].

3. Una vez com­ple­ta­do el ciclo de infor­ma­ción-aná­li­sis-for­ma­ción rigu­ro­so, el Gru­po de Tra­ba­jo lle­va­ría a cabo una serie de actua­cio­nes:

  • Redac­ta­ría un docu­men­to de reco­men­da­cio­nes a los Esta­dos miem­bros que incluiría:

▫ Prohi­bi­ción defi­ni­ti­va de tests, tra­ta­mien­tos y pro­to­co­los asociados.

▫ Abor­da­je alter­na­ti­vo de los pro­ble­mas de salud meti­dos en la eti­que­ta “SIDA”.

▫ Crea­ción de una empre­sa gran­na­cio­nal para la fabri­ca­ción y/​o expor­ta­ción y pues­ta a dis­po­si­ción de los ciu­da­da­nos, a tra­vés de los sis­te­mas públi­cos de salud, de los pro­duc­tos alter­na­ti­vos testados.

▫ Cam­pa­ña infor­ma­ti­va-for­ma­ti­va diri­gi­da a médi­cos y pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios, así como una cam­pa­ña infor­ma­ti­va espe­cial­men­te diri­gi­da a los ciu­da­da­nos en gene­ral y a los afec­ta­dos en particular.

▫ Ini­cio de los trá­mi­tes per­ti­nen­tes para esta­ble­cer com­pen­sa­cio­nes a los afec­ta­dos en fun­ción de la legis­la­ción que corres­pon­da en cada Esta­do o, si fue­ra pre­ci­so, modi­fi­can­do leyes exis­ten­tes o pro­mul­gan­do otras nue­vas que per­mi­tan cum­plir este objetivo.

  • Con­vo­ca­ría una I Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal “Des­mon­tar el SIDA y abrir cami­nos de salud”, cuya par­ti­ci­pa­ción esta­ría abier­ta a todas las corrien­tes de inves­ti­ga­do­res crí­ti­cos así como a los defen­so­res de la ver­sión ofi­cial. Este foro cons­ti­tui­ría un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co que cerra­ría una ver­gon­zo­sa eta­pa de cen­su­ra, men­ti­ras y silen­cio. Sería la pri­me­ra vez que ofi­cia­lis­tas y crí­ti­cos ten­drían la opor­tu­ni­dad de deba­tir públi­ca­men­te en con­di­cio­nes de igual­dad, y ser­vi­ría como pun­to de par­ti­da para un deba­te social a todos los nive­les, que no sólo ten­dría con­se­cuen­cias posi­ti­vas para el des­mon­ta­je del SIDA, sino para empe­zar a abor­dar de for­ma rigu­ro­sa y no agre­si­va nume­ro­sos pro­ble­mas de salud.

  • Ase­so­ra­ría al Con­se­jo de Pre­si­den­tes de la ALBA-TCP para rea­li­zar las accio­nes inter­na­cio­na­les que se con­si­de­ren opor­tu­nas y via­bles. Entre ellas:

▫ Inter­ven­ción en las Nacio­nes Unidas.

▫ Ini­cio de un con­ten­cio­so en la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia con­tra los Esta­dos Uni­dos por su res­pon­sa­bi­li­dad en la pues­ta en mar­cha y man­te­ni­mien­to del Mon­ta­je SIDA

▫ Peti­ción a ONUSIDA para que modi­fi­que sus direc­tri­ces a los gobier­nos, en el sen­ti­do de ajus­tar­las al res­pe­to por los dere­chos huma­nos y en par­ti­cu­lar por los nume­ro­sos docu­men­tos acor­da­dos inter­na­cio­nal­men­te sobre dere­chos huma­nos y SIDA.

▫ Peti­ción a la Sub­co­mi­sión de Pro­mo­ción y Pro­tec­ción de Dere­chos Huma­nos que eva­lúe la pre­sun­ta vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de dere­chos huma­nos en el mar­co del SIDA por res­pon­sa­bles públi­cos esta­ta­les e internacionales.

▫ Peti­ción a otros orga­nis­mos, ins­ti­tu­cio­nes o per­so­nas que han rea­li­za­do estu­dios rela­cio­na­dos con el SIDA y los Dere­chos Huma­nos para que se pro­nun­cien sobre estas violaciones.

▫ Estu­dio de la for­ma más ade­cua­da de con­se­guir que el Dr. Gallo y sus cóm­pli­ces res­pon­dan ante tri­bu­na­les de justicia.

9 de febre­ro, 2009.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

*Inves­ti­ga­dor inde­pen­dien­te. Vie­ne ana­li­zan­do des­de hace vein­te años los pro­ble­mas de salud, edu­ca­ción y eco­lo­gía des­de una pers­pec­ti­va polí­ti­ca. Ha publi­ca­do recien­te­men­te “El rap­to de Higea. Meca­nis­mos de Poder en el terreno de la salud y la enfer­me­dad” (Bar­ce­lo­na, Virus Edi­to­rial, 2009), libro en el que reco­ge gran par­te de lo apren­di­do y refle­xio­na­do en esos años. Con­tac­to: [email protected]​gmail.​com. Blog del autor: http://​saludy​po​der​.blogs​pot​.com


[1] http://www.alternativabolivariana.org/modules.php?name=Content&pa=showpageπd=1608

[2] http://​www​.nodo50​.org/​c​o​n​t​r​a​e​l​i​m​p​e​r​i​o​/​7​8​.​htm

[3] http://​www​.media​fi​re​.com/​?​w​j​d​u​m​m​z​w​zfj

[4] http://​www​.eco​por​tal​.net/​c​o​n​t​e​n​t​/​v​i​e​w​/​f​u​l​l​/​7​9​228

[5] Es impo­si­ble abor­dar en pocas pági­nas con cier­ta pro­fun­di­dad todos los ele­men­tos impli­ca­dos en este Mon­ta­je. Lo que sigue pre­ten­de ser una cons­ta­ta­ción de lo que está suce­dien­do para encua­drar la pro­pues­ta. Para una expo­si­ción glo­bal sucin­ta (107 pági­nas) así como para pro­fun­di­zar en los aspec­tos socio-polí­ti­co-eco­nó­mi­co-mediá­ti­cos: GARCÍA BLANCA, Jesús. El rap­to de Higea. Meca­nis­mos de poder en el terreno de la salud y la enfer­me­dad. Bar­ce­lo­na, Virus Edi­to­rial, 2009. (http://www.viruseditorial.net/pdf/rapto%20de%20Higea.pdf). Para pro­fun­di­zar en los aspec­tos cien­tí­fi­cos, téc­ni­cos y médi­cos, con­sul­tar la biblio­gra­fía allí reco­men­da­da, en par­ti­cu­lar el libro ‑aún en pro­ce­so de edi­ción- de Lluis Boti­nas, El VIH no exis­te. Pre­gun­tas para des­mon­tar un inven­to made in USA.

[6] http://​lee​der​vi​lle​.net/​l​i​n​k​s​/​B​a​r​r​e​S​i​n​o​u​s​s​i​1​9​8​3​.​pdf.

[7] http://​www​.virusmyth​.com/​a​i​d​s​/​h​i​v​/​d​t​i​n​t​e​r​v​i​e​w​l​m​.​htm.

[8] http://​www​.fea​rofthein​vi​si​ble​.com/​f​r​a​u​d​-​i​n​-​k​e​y​-​h​i​v​-​r​e​s​e​a​r​c​h​-​b​a​c​k​g​r​o​und.

[9] http://​www​.the​perth​group​.com/​S​C​I​P​A​P​E​R​S​/​b​i​o​t​e​k​8​.​h​tml, http://​www​.the​perth​group​.com/​S​C​I​P​A​P​E​R​S​/​e​p​c​u​r​m​e​d​r​e​s​9​7​.​h​tml, http://​www​.the​perth​group​.com/​S​C​I​P​A​P​E​R​S​/​f​u​r​t​h​e​r​p​l​e​a​.​h​tml.

[10] http://​www​.rober​to​gi​ral​do​.com/​e​n​g​/​p​a​p​e​r​s​/​E​v​e​r​y​o​n​e​T​e​s​t​s​P​o​s​i​t​i​v​e​.​h​tml.

[11] http://​www​.the​perth​group​.com/​S​C​I​P​A​P​E​R​S​/​c​m​r​o​a​z​t​.​h​tml, http://​www​.the​perth​group​.com/​M​O​N​O​G​R​A​P​H​/​M​T​C​T​A​u​g​u​s​t​2​0​0​8​.​pdf.

[12] http://​www​.can​cer​me​di​ci​ne​-revo​lu​tion​.com/

[13] http://​www​.jpands​.org/​v​o​l​1​3​n​o​3​/​b​a​u​e​r​.​pdf.

[14] http://​free​-news​.org/​b​a​n​g​u​i​0​1​.​htm.

[15] http://​www​.virusmyth​.com/​a​i​d​s​/​h​i​v​/​a​h​s​t​r​e​s​s​.​htm, http://​www​.virusmyth​.com/​a​i​d​s​/​h​i​v​/​a​h​d​e​p​l​e​t​i​o​n​.​htm, http://​www​.virusmyth​.com/​a​i​d​s​/​h​i​v​/​a​h​p​a​t​h​o​g​e​n​.​htm.

[16] Las citas ha sido toma­das de los siguien­tes docu­men­tos de la ALBA: http://​www​.alter​na​ti​va​bo​li​va​ria​na​.org/​m​o​d​u​l​e​s​.​p​h​p​?​n​a​m​e​=​C​o​n​t​e​n​t​&​p​a​=​s​h​o​w​p​a​g​e​&​p​i​d​=​2​080, http://​alter​na​ti​va​bo​li​va​ria​na​.org/​m​o​d​u​l​e​s​.​p​h​p​?​n​a​m​e​=​C​o​n​t​e​n​t​&​p​a​=​s​h​o​w​p​a​g​e​&​p​i​d​=​2​071, http://​www​.alter​na​ti​va​bo​li​va​ria​na​.org/​m​o​d​u​l​e​s​.​p​h​p​?​n​a​m​e​=​N​e​w​s​&​f​i​l​e​=​a​r​t​i​c​l​e​&​s​i​d​=​5​726.

[17] http://​www​.virusmyth​.com/​a​i​d​s​/​h​i​v​/​p​a​n​e​l​/​a​i​d​s​r​e​p​o​r​t​.​pdf, pp. 95 – 100. El Gru­po de Perth ha rea­li­za­do tam­bién a tra­vés de su pági­na web una peti­ción de dona­cio­nes para rea­li­zar los expe­ri­men­tos que per­mi­tan com­pro­bar la hipó­te­sis del «VIH». Tales expe­ri­men­tos «sim­ples en su con­cep­ción» y «en rela­ción con los gas­tos habi­tua­les en la inves­ti­ga­ción del VIH/​SIDA, de muy bajo cos­te», ten­drían una dura­ción de 12 meses y los resul­ta­dos serían envia­dos a una revis­ta científica.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.