Pro­pues­ta para una Quin­ta Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta Participativa

Noso­tros, los aba­jo fir­man­tes, endo­sa­mos la idea para con­vo­car a una nue­va Inter­na­cio­nal y urgi­mos que su defi­ni­ción inclu­ya la eva­lua­ción, mejo­ra­mien­to e imple­men­ta­ción de tan­tos temas como sean con­si­de­ra­dos impor­tan­tes, nece­sa­rios y con­ve­nien­tes por sus cons­ti­tu­yen­tes. A títu­lo de suge­ren­cia nos per­mi­ti­mos seña­lar los siguientes:

1. Una nue­va Inter­na­cio­nal debe ocu­par­se estra­té­gi­ca­men­te, como míni­mo, de:

· La pro­duc­ción eco­nó­mi­ca, con­su­mo y dis­tri­bu­ción, inclu­yen­do rela­cio­nes entre clases.

· La aten­ción de la fami­lia, socia­li­za­ción, tra­ba­jo de hogar y pro­crea­ción, inclu­yen­do géne­ro, sexua­li­dad y edad.

· Rela­cio­nes cul­tu­ra­les entre comu­ni­da­des, con­tan­do con las que abri­gan razas, nacio­na­li­da­des y religiones.

· La macro polí­ti­ca y la micro polí­ti­ca, tam­bién los pro­yec­tos de leyes y reglamentos.

· Rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, reco­gien­do los asun­tos de soli­da­ri­dad, inter­cam­bio y migración.

· Eco­lo­gía, con­tem­plan­do las rela­cio­nes con el medio ambien­te y todas las espe­cies que habi­tan el planeta.

La nue­va Inter­na­cio­nal debe tra­tar estos temas sin dar más impor­tan­cia a unos sobre los otros, dado que (a) todos ellos van a afec­tar el carác­ter de una nue­va socie­dad, (b) si un tema no es con­si­de­ra­do, esta omi­sión pue­de sub­ver­tir los esfuer­zos para crear una nue­va socie­dad, y © las comu­ni­da­des más afec­ta­das por cual­quie­ra de los temas omi­ti­dos se alie­na­rían si aque­llo que los afec­ta pasa a tener un ran­go secundario.

2 . Nues­tra visión para un futu­ro socia­lis­ta par­ti­ci­pa­ti­vo inclu­ye, como míni­mo, los siguien­tes aspectos:

· La pro­duc­ción eco­nó­mi­ca, el con­su­mo y la dis­tri­bu­ción que debe lograr una socie­dad sin cla­ses, nece­sa­ria­men­te refie­re al acce­so equi­ta­ti­vo para todos a edu­ca­ción de alta cali­dad, asis­ten­cia médi­ca, comi­da, agua, salud, vivien­da, tra­ba­jo digno y sig­ni­fi­ca­ti­vo, así como el apor­te de los ins­tru­men­tos y con­di­cio­nes para la satis­fac­ción personal.

· Rela­cio­nes de géne­ro, de sexo y de fami­lia que no pri­vi­le­gien por edad, pre­fe­ren­cia sexual o géne­ro a un gru­po más que a otros, lo cual inclu­ye la eli­mi­na­ción de todo tipo de opre­sión de muje­res y la garan­tía de la aten­ción de niños y ancia­nos, la asis­ten­cia médi­ca, y la sus­ti­tu­ción volun­ta­ria del ocio con pro­gra­mas recrea­ti­vos y for­ma­ti­vos, etc.

· Las rela­cio­nes cul­tu­ra­les y comu­ni­ta­rias entre razas, gru­pos étni­cas, reli­gio­nes, y otros gru­pos cul­tu­ra­les deben pro­te­ger los dere­chos e iden­ti­da­des de cada comu­ni­dad bajo con­di­cio­nes de res­pe­to mutuo, lo cual inclu­ye la supre­sión de estruc­tu­ras racis­tas, etno­cén­tri­cas o cual­quier otro tipo de into­le­ran­cia, mien­tras simul­tá­nea­men­te se ase­gu­ra la pros­pe­ri­dad y los dere­chos de los pue­blos indígenas.

· Las deci­sio­nes polí­ti­cas, reso­lu­ción de con­flic­tos y la imple­men­ta­ción de pro­gra­mas guber­na­men­ta­les deben dar “poder al pue­blo” sin pri­vi­le­giar a gru­pos o sec­to­res, lo que inclu­ye la par­ti­ci­pa­ción igua­li­ta­ria y el acce­so a la jus­ti­cia para todos.

· El inter­cam­bio, la comu­ni­ca­ción y demás méto­dos de inter­ac­ción inter­na­cio­nal deben lograr la paz con jus­ti­cia y la acti­vi­dad debe abo­car­se a des­man­te­lar todos los ves­ti­gios de colo­nia­lis­mo y de impe­ria­lis­mo, lo cual inclu­ye la can­ce­la­ción de la deu­da de las nacio­nes del Sur con los cen­tros finan­cie­ros mun­dia­les y la cons­truc­ción de un nue­vo orden nor­ma­ti­vo inter­na­cio­nal que pro­mue­va rela­cio­nes jus­tas y equi­ta­ti­vas entre las naciones.

· Las polí­ti­cas eco­ló­gi­cas deben ser sus­ten­ta­bles, pero siem­pre orien­ta­das a cui­dar el medio ambien­te en con­cor­dan­cia con nues­tras más altas espe­ran­zas de super­vi­ven­cia para noso­tros y para el pla­ne­ta y su bio­di­ver­si­dad. Esto tam­bién inclu­ye los temas de la jus­ti­cia cli­má­ti­ca y la inno­va­ción energética.

3. Los valo­res y los prin­ci­pios que guíen las deli­be­ra­cio­nes inter­nas de carác­ter estra­té­gi­co y pro­gra­má­ti­co de la Inter­na­cio­nal deben tener los siguien­tes fundamentos:

· La soli­da­ri­dad para ali­near movi­mien­tos y pro­yec­tos en todo el mun­do en pro­cu­ra de ayu­da mutua y bene­fi­cio colectivo.

· La diver­si­dad de opi­nión en la dis­cu­sión para impul­sar la inno­va­ción crea­ti­va. Res­pe­tar el disen­so y reco­no­cer que los pun­tos de vis­ta de las mino­rías que en el pre­sen­te se pue­den apre­ciar como incon­ve­nien­tes e inapli­ca­bles tam­bién tie­nen poten­cia­li­dad para deve­nir en algo bri­llan­te en el futuro.

· La apli­ca­ción de la equi­dad para encon­trar jus­ti­cia en ingre­sos y posesiones.

· La rea­li­za­ción del prin­ci­pio de paz con jus­ti­cia, para crear las con­di­cio­nes de una jus­ta satis­fac­ción de los intere­ses de las nacio­nes en el ámbi­to internacional.

· La sus­ten­ta­bi­li­dad eco­ló­gi­ca imple­men­ta­da con sabi­du­ría, para lograr la sobre­vi­ven­cia huma­na y la inter­co­ne­xión de nues­tra espe­cie con la bio­di­ver­si­dad planetaria.

· Ins­pi­rar­se en los con­cep­tos de “demo­cra­cia”, “poder popu­lar”, “demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va”, y “auto-ges­tión”.

4. Para que una nue­va Inter­na­cio­nal sea más que la suma de sus par­tes y recha­ce una sola línea polí­ti­ca que encap­su­le todos los pun­tos de vis­ta en una úni­ca matriz, la Inter­na­cio­nal debe:

· Incluir y acep­tar “corrien­tes” que sir­van de vehícu­lo para dis­tin­tos pun­tos de vis­ta, con el obje­to de evi­tar el sec­ta­ris­mo y, a la vez, ayu­dar al cre­ci­mien­to de la organización.

· Esta­ble­cer que las corrien­tes se res­pe­ten entre sí, enten­dien­do que las dife­ren­cias entre las polí­ti­cas de las corrien­tes son sus­tan­ti­vas (polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas) y no el resul­ta­do de otras moti­va­cio­nes, per­mi­tien­do el deba­te interno como una par­te impor­tan­te del proyecto.

· Dejar que cada corrien­te se visi­bi­li­ce para engra­nar con otras corrien­tes e inten­tar avan­zar hacia nue­vas ideas polí­ti­cas y programáticas.

· Garan­ti­zar que mien­tras cada corrien­te acep­te los prin­ci­pios bási­cos de la Inter­na­cio­nal y fun­cio­ne en con­cor­dan­cia con sus nor­mas y méto­dos, sus posi­cio­nes mino­ri­ta­rias ten­drán espa­cio para deba­tir y, si no logran una mayo­ría, podrán con­ti­nuar expo­nien­do sus pun­tos de vis­ta para esta­ble­cer sus méri­tos o des­cu­brir sus deficiencias.

5. Los miem­bros de la nue­va Inter­na­cio­nal serían los par­ti­dos polí­ti­cos, movi­mien­tos, orga­ni­za­cio­nes, o pro­yec­tos, en los cuales:

· Los inte­gran­tes, emplea­dos o per­so­nal de cada gru­po que es miem­bro de la inter­na­cio­nal tam­bién ten­drán mem­bre­sía en la Internacional.

· Los indi­vi­duos que quie­ran par­ti­ci­par en la Inter­na­cio­nal tie­nen que unir­se a un gru­po que ya es miem­bro de la Internacional.

· Cada par­ti­do, movi­mien­to, orga­ni­za­ción o gru­po que es miem­bro de la inter­na­cio­nal tie­ne dere­cho a man­te­ner su pro­pia agen­da nacio­nal o local para sus actua­cio­nes, la cual sería inviolable.

· Al mis­mo tiem­po, cada gru­po que es miem­bro será exhor­ta­do vigo­ro­sa­men­te para que sus nor­mas, prác­ti­cas y agen­da nacio­nal o local sean con­sis­ten­tes con las de la Inter­na­cio­nal, en el sen­ti­do de com­pa­gi­nar el prin­ci­pio de soli­da­ri­dad con autonomía.

· Sin impor­tar el tama­ño de sus miem­bros, las deci­sio­nes de la Inter­na­cio­nal no los obli­ga excep­to para la agen­da colec­ti­va de la orga­ni­za­ción. Una bue­na mane­ra para lle­gar a deci­sio­nes prác­ti­cas y eje­cu­ta­bles debe ser a tra­vés de dis­cu­sio­nes y explo­ra­cio­nes serias, segui­das por encues­tas infor­ma­les entre todos los miem­bros de la Inter­na­cio­nal para ver las ten­den­cias, a par­tir de lo cual se podrán mejo­rar las pro­pues­tas y lograr mayor acep­ta­ción de las mis­mas y, segui­da­men­te, cul­mi­nar con una vota­ción final de toda la membresía.

6. Por supues­to, pro­gra­má­ti­ca­men­te, lo que la Inter­na­cio­nal resuel­va será el pro­duc­to de la volun­tad de sus miem­bros y para su eje­cu­ción depen­de­rá de los con­tex­tos nacio­na­les y loca­les de cada miem­bro. Pero, unos ejem­plos podrían ser:

· La nue­va Inter­na­cio­nal podrá hacer un lla­ma­do para even­tos o días inter­na­cio­na­les de disi­den­cia, con el fin de apo­yar a sus miem­bros con cam­pa­ñas de lucha en desa­rro­llo o para apo­yar a miem­bros o gru­pos de miem­bros que hacen fren­te a accio­nes repre­si­vas o para invo­lu­crar­se en deba­tes y amplias jor­na­das de enten­di­mien­to y cono­ci­mien­to mutuo.

· De mane­ra más ambi­cio­sa, la Inter­na­cio­nal podría tam­bién deci­dir la masi­va par­ti­ci­pa­ción en cam­pa­ñas sobre la migra­ción inter­na­cio­nal, con­tra la gue­rra, la reduc­ción mun­dial de la jor­na­da de tra­ba­jo o para evi­tar una catás­tro­fe cli­má­ti­ca, entre otras cosas. La Inter­na­cio­nal podría pre­pa­rar mate­ria­les para edu­car, rea­li­zar acti­vi­da­des de calle, hacer boi­cots, apo­yar esfuer­zos loca­les, etc.

· Los miem­bros deci­di­rán cómo rela­cio­nar­se nacio­nal o local­men­te con el pro­gra­ma gene­ral de la Inter­na­cio­nal, pero nece­sa­ria­men­te siem­pre habrá un impor­tan­te impul­so colec­ti­vo para que cada gru­po miem­bro par­ti­ci­pe y con­tri­bu­ya lo mejor que pue­da, en las cam­pa­ñas y pro­yec­tos de la orga­ni­za­ción. Una razón de prin­ci­pios para una Inter­na­cio­nal es ayu­dar a orga­ni­za­cio­nes, movi­mien­tos y pro­yec­tos en todo el mun­do para evi­tar la sole­dad de los temas úni­cos. Hay que pro­pen­der a sacar­los del ais­la­mien­to y unir­los con un pro­ce­so más gran­de que invo­lu­cre diver­sos ejes, median­te acuer­dos que per­mi­tan man­te­ner la uni­dad y com­par­tir la imple­men­ta­ción de los esfuerzos.

Pue­des adjun­tar tu nom­bres como fir­man­te (al final de la pagi­na): http://​ruby​.zcom​mu​ni​ca​tions​.org/​n​e​w​i​n​t​e​r​n​a​t​i​o​n​a​l​.​htm

Algu­nos de los fir­man­tes de esta pro­pues­ta que apa­re­cen en la pági­na de ZNet:

Eze­quiel Ada­movsky Michael Albert Jes­si­ca Azu­lay,Omar Barghou­ti Michel Bau­wens C.R. Bijoy Bulent Bil­mez Aura Boga­do Carl Boggs Peter Boh­mer Patrick Bond Shan­non Brin­cat Geor­ge Bur­chett Les­lie Cagan Daniel Cha­vez Noam Chomsky Tony Chris­ti­ni David Crom­well John Cro­nan , Ste­ve D’arcy Ben Dangl Mar­cus Den­ton Xavier Dias Chris Dixon Cliff Durand Ste­ve Early David Edwards , Eric Ein­gold Hes­ter Eisens­tein Jill Sof­fi­yah Eli­jah Joe Emers­ber­ger Lau­rel Evans Mark Evans Ann Fer­gu­son Bill Flet­cher jr. Richard Fran­ke Jerry Fre­sia,Zey­nep Gam­bet­ti Heather Gaut­ney Susan Geor­ge Jus­tin Geor­ge Neve Gor­don Bruno Gulli Richard Gree­man, Peter Hall-Jones Shab­nam Hash­mi ‚Howie Haw­kins Edward Her­man Mar­cus Hill  ‚Fran­co­is Hou­tart Caragh Iles John Kane Dimi­tri Kons­tan­ti­nou Pat Kor­te Saul Lan­dau ‚Meaghan Lough­ley Michael Lowy D. Mahesh­va­ra­nan­da Man­di­si Maja­vu Dave Mar­kland Yotam Marom Rob Marshall Raoul Mar­ti­nezMichael McGehee Fran­ci­ne Mes­trum Tre­vor Ngwa­ne Ilan Pap­pe Cynthia Peters Fran­cis Fox Piven Jus­tin Podur Milan Rai Badri Rai­na Nikos Rap­tis Mar­la Renn A. Daniel Roth Matt Roths­child Anders Sands­trom Lydia Sar­gent Ali K. Say­sel Teo­dor Sha­nin Devin­der Shar­ma Van­da­na Shi­va Keith Har­mon Snow Alfred Sola Chris Span­nos Paul Street Nicho­las Sty­lo­pou­los James Sug­gett , Szczepanczyk 
Michael Tan­zer Doug Tar­no­pol Fer­nan­do Vegas Marie Tri­go­na Andre Vlt­chek Gre­gory Wilpert 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *