La Radio­gra­fía del arar­te­ko cons­ta­ta la rela­ción entre la inco­mu­ni­ca­ción y la tor­tu­ra por Ramón Sola

Sólo a 1 de cada 52 dete­ni­dos que decla­ran ante la Poli­cía se les per­mi­te ser aten­di­dos por un abo­ga­do de con­fian­za al pasar ante el juez. ¿Casua­li­dad? Es uno de los datos inclui­dos en el infor­me cien­tí­fi­co sobre la inco­mu­ni­ca­ción que ha pre­sen­ta­do el Ararteko.

El Arar­te­ko, Iñi­go Lamar­ca, cree que el deba­te sobre la inco­mu­ni­ca­ción está mar­ca­do por los «pre­jui­cios» y debe ser lle­va­do, por tan­to, a pará­me­tros téc­ni­cos obje­ti­vos. Por eso ha encar­ga­do un estu­dio que ha sido ela­bo­ra­do por Izas­kun Orbe­go­zo, Ana Isa­bel Pérez y Lau­ra Pego a tra­vés de una beca. El infor­me tie­ne una par­te jurí­di­ca que repa­sa el mar­co legal y cues­tio­na la apli­ca­ción dia­ria de esta prác­ti­ca. Esto, en cual­quier caso, es sabi­do por­que ha sido denun­cia­do ya por nume­ro­sos orga­nis­mos inter- nacio­na­les. La mayor nove­dad estri­ba en el segun­do blo­que, que, en la línea mar­ca­da por Lamar­ca, hace una radio­gra­fía cien­tí­fi­ca del desa­rro­llo de la inco­mu­ni­ca­ción y las pos­te­rio­res denun­cias o no de mal­tra­tos. Se basa en los casos de «dete­ni­dos por su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en deli­tos rela­cio­na­dos con el terro­ris­mo» que resi­dían en Eus­kal Herria duran­te el año 2001 (más de un cen­te­nar), aun­que el man­te­ni­mien­to intac­to de esta prác­ti­ca hace que sigan sien­do váli­dos para el aná­li­sis hoy día. Éstos son algu­nos resul­ta­dos significativos:

71%

son dete­ni­dos de noche

La máxi­ma de que si alguien lla­ma a tu puer­ta por la noche sólo pue­de ser el leche­ro no rige en Ara­ba, Biz­kaia, Gipuz­koa y Nafa­rroa. Según el estu­dio, el 71% fue­ron dete­ni­dos entre las 21.00 y las 6.59; el 16%, por la maña­na (7.00 a 12.59); y el 15% res­tan­te, por la tar­de (13.00 a 20.59).

96,5%

son inco­mu­ni­ca­dos

Se apli­có este régi­men a 103 dete­ni­dos y sólo se libra­ron 4 (el 3,7%). En las con­clu­sio­nes jurí­di­cas pre­vias, el infor­me apun­ta que «lejos de adop­tar­se de for­ma sis­te­má­ti­ca, la apli­ca­ción de estas excep­cio­na­li­da­des [la inco­mu­ni­ca­ción] debe estar ampa­ra­da bajo el prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad que valo­re la inten­si­dad de la con­duc­ta impu­tada y la nece­si­dad». Por con­tra, como refle­ja este dato, a los vas­cos dete­ni­dos por estos casos se les inco­mu­ni­ca prác­ti­ca­men­te siempre.

50%

inco­mu­ni­ca­dos cin­co días o más

Pese a estar esti­pu­la­da como una medi­da excep­cio­nal y, por tan­to, que se debe levan­tar cuan­to antes, el 47,4% de los arres­ta­dos pasa­ron cin­co días inco­mu­ni­ca­dos, y a un 3% se les pro­rro­gó esta situa­ción más allá del tope legal. Por con­tra, no hubo nadie a quien se le comu­ni­ca­ra de nue­vo el pri­mer día, y el segun­do día sólo se hizo en un 6,2% de los casos. Más lla­ma­ti­vo aún es que el ter­cer día (en que con­clu­ye la pri­me­ra fase de inco­mu­ni­ca­ción y debe ser pro­lon­ga­da o levan­ta­da), úni­ca­men­te se sus­pen­dió la medi­da a un 19,6% de los arres­ta­dos. Son más los que siguen inco­mu­ni­ca­dos y lue­go pasan a dis­po­si­ción judi­cial el cuar­to día (23.7%).

64%

obli­ga­do a decla­rar en los calabozos

Pare­ce lógi­co que cual­quier dete­ni­do por estos casos pre­fie­ra decla­rar ante un magis­tra­do en sede judi­cial y no ante un poli­cía en los cala­bo­zos, pero nada más lejos de la reali­dad. Sólo el 36% de los dete­ni­dos estu­dia­dos no decla­ró en depen­den­cias poli­cia­les. Un 37% tes­ti­fi­có una vez; el 20%, dos; el 5%, tres; y el 2%, has­ta cuatro.

63%

ante el juez sin abo­ga­do de confianza

Pese a tra­tar­se de otra excep­cio­na­li­dad aña­di­da a la inco­mu­ni­ca­ción, casi dos de cada tres dete­ni­dos no con­ta­ron con abo­ga­do de con­fian­za al pasar a dis­po­si­ción judi­cial: 58 (63,7%) fren­te a 33 (36,3%).

98%

sin abo­ga­do tras decla­rar en calabozo

Este dato resul­ta aún más sig­ni­fi­ca­ti­vo que el ante­rior. Cuan­do un dete­ni­do decla­ra en depen­den­cias poli­cia­les, casi auto­má­ti­ca­men­te se le impi­de con­tar con asis­ten­cia de su abo­ga­do al lle­gar al des­pa­cho del juez. Sólo se rom­pió esta nor­ma en uno de los 53 casos ana­li­za­dos (el 1,9%).

40%

se des­di­cen ante el juez

Pese a no con­tar con asis­ten­cia de su letra­do, casi la mitad de los dete­ni­dos que había decla­ra­do en los cala­bo­zos des­min­tió esa decla­ra­ción al lle­gar ante el juez. Lo hicie­ron 16 per­so­nas (40%) fren­te a 24 (60%).

47%

denun­cia vul­ne­ra­cio­nes ante el juez

En este pun­to del trá­mi­te, son más los dete­ni­dos que for­mu­lan denun­cias de vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos ante el juez ins­truc­tor (47%) que quie­nes no lo hacen (43%). El 9% res­tan­te no con­tes­ta a esta cues­tión o no se hace refe­ren­cia a ella en los docu­men­tos uti­li­za­dos por los auto­res del informe.

80%

de inco­mu­ni­ca­dos son procesados

De los 103 casos de inco­mu­ni­ca­cio­nes, ter­mi­na­ron sien­do pro­ce­sa­das 80 per­so­nas que habían sido inco­mu­ni­ca­das (el 80,8%) fren­te a 19 (19,2%) que fue­ron exculpadas.

0%

de comu­ni­ca­dos denun­cia maltratos

En total, tras este reco­rri­do hubo 28 per­so­nas que pre­sen­ta­ron denun­cias por vul­ne­ra­ción de dere­chos. Y abso­lu­ta­men­te todas habían sido incomunicadas.

www.gara.nt

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.