Voz de Amé­ri­ca: de la Gue­rra Fría al com­ba­te fron­tal con­tra el Alba

La voz de quién: naci­da en la déca­da de 1940 como ins­tru­men­to de difu­sión con­tra el blo­que socia­lis­ta euro­peo, la Voz de Amé­ri­ca (VOA) es uti­li­za­da hoy para vili­pen­diar los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios de los paí­ses inte­gran­tes del Alba. Hoy como enton­ces, VOA es la ver­sión bru­tal, “ame­ri­can sty­le”, de otro ins­tru­men­to cla­ve para la difu­sión de la ideo­lo­gía impe­ria­lis­ta: la BBC de Lon­dres. Según su pro­pio sitio elec­tró­ni­co, la VOA trans­mi­te más de 1.250 horas de noti­cias por sema­na y pro­gra­ma­ción infor­ma­ti­va, edu­ca­cio­nal y cul­tu­ral a una audien­cia mun­dial de más de 134 millo­nes de per­so­nas; sus pro­gra­mas son pro­du­ci­dos en 45 idio­mas. Como con­tra­par­ti­da, en la VIIª Cum­bre de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, los Esta­dos miem­bros deci­die­ron crear una red de medios con alcan­ce regio­nal para luchar con­tra la gue­rra mediá­ti­ca del gran capi­tal. Si duran­te una eta­pa ante­rior VOA pudo apa­re­cer como expre­sión genui­na del pue­blo esta­dou­ni­den­se y con­quis­tar millo­nes de con­cien­cias con­fun­di­das en el blo­que del Este, hoy, en medio de la cri­sis capi­ta­lis­ta y fren­te a una alter­na­ti­va que rei­vin­di­ca el socia­lis­mo del siglo XXI, no tie­ne chan­ce de cum­plir su tarea con­fu­sio­nis­ta y mani­pu­la­to­ria.
En medio de la cri­sis capi­ta­lis­ta más feroz de la his­to­ria, Esta­dos Uni­dos vuel­ve a apun­tar a la región des­de la radio. Según su pro­pia defi­ni­ción: “La Voz de Amé­ri­ca es el ser­vi­cio en espa­ñol de Voi­ce of Ame­ri­ca (VOA), una pres­ta­ción inter­na­cio­nal de noti­cias mul­ti­me­dia que se trans­mi­te des­de 1942 finan­cia­da por el gobierno esta­dou­ni­den­se por medio de la Jun­ta de Gober­na­do­res de Radio­di­fu­sión”. Las cifras hablan por sí solas: “Cada sema­na, VOA trans­mi­te más de 1.250 horas de noti­cias y pro­gra­ma­ción infor­ma­ti­va, edu­ca­cio­nal y cul­tu­ral a una audien­cia mun­dial de más de 134 millo­nes de per­so­nas. Sus pro­gra­mas son pro­du­ci­dos en 45 idio­mas”.
Crea­da a prin­ci­pios de la déca­da de 1940 por Colum­bia Broad­cas­ting Sys­tem (CBS) y la Natio­nal Broad­cas­ting Com­pany (NBC), la Voz de Amé­ri­ca fue el gran ampli­fi­ca­dor uti­li­za­do con­tra el blo­que socia­lis­ta euro­peo con epi­cen­tro en la Unión Sovié­ti­ca. Hoy es el por­ta­voz de la gue­rra mediá­ti­ca que la Casa Blan­ca uti­li­za para des­pres­ti­giar a los gobier­nos revo­lu­cio­na­rios que inte­gran la Alian­za Boli­va­ria­na de los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (Alba).
“El pre­si­den­te de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez, insis­tió en su pro­gra­ma Aló Pre­si­den­te, sobre la ame­na­za que impli­ca para su país el acuer­do mili­tar que per­mi­ti­rá que tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas ope­ren de for­ma con­tro­la­da en al menos sie­te bases colom­bia­nas”, se pue­de leer en su pági­na elec­tró­ni­ca en espa­ñol (www1​.voa​news​.com). Según la Voz de Amé­ri­ca, si se des­ata­ra una gue­rra en Sura­mé­ri­ca, el úni­co res­pon­sa­ble sería el man­da­ta­rio vene­zo­lano. Si se con­fía en los núme­ros de audien­cia auto adju­di­ca­dos por la radio, el veneno infor­ma­ti­vo de la VOA lle­ga­ría dia­ria­men­te a 134 millo­nes de per­so­nas en todo el mun­do.
Pro­yec­tos Troy y Came­lot en el aire
Joan Mower, direc­to­ra de Rela­cio­nes Públi­cas y Fomen­to de la VOA, ase­gu­ró al Nue­vo Herald que la Voz de Amé­ri­ca cuen­ta con 319 esta­cio­nes radia­les afi­lia­das en Lati­noa­mé­ri­ca que retrans­mi­ten gra­tui­ta­men­te sus pro­gra­mas: 199 en Boli­via, 77 en Colom­bia y sie­te en Ecua­dor y Perú. Mower agre­gó ade­más que la enti­dad tie­ne 95 tele­vi­so­ras afi­lia­das, de las cua­les, 23 están en Colom­bia. “La divi­sión en espa­ñol cuen­ta con 21 emplea­dos y un pre­su­pues­to para 2009 de 3,1 millo­nes de dóla­res”, indi­có. “Lue­go de que tres miem­bros de la Jun­ta Direc­ti­va de Trans­mi­sio­nes via­ja­ran por la región de los Andes y Cen­troa­mé­ri­ca, la enti­dad deci­dió aumen­tar el alcan­ce de la esta­ción capa­ci­tan­do a 17 perio­dis­tas inde­pen­dien­tes lati­no­ame­ri­ca­nos”, dijo Mower al dia­rio de Mia­mi.
La voce­ra de Fomen­to agre­gó que la VOA está dic­tan­do talle­res de capa­ci­ta­ción para perio­dis­tas en Boli­via, Argen­ti­na, Pana­má y Hai­tí sobre cómo cubrir la epi­de­mia de la gri­pe por­ci­na. “Tam­bién está tra­ba­jan­do para ofre­cer a los afi­lia­dos un mayor acce­so en inter­net a mate­ria­les de audio y video de alta cali­dad para su trans­mi­sión”, aña­dió Mower. “Los son­deos más recien­tes de la VOA en los cin­co paí­ses del área andi­na y Cuba mos­tra­ron una audien­cia total de 1,9 millo­nes de adul­tos: 1,4 millo­nes en la radio, 500 mil en la tele­vi­sión y 200 mil en inter­net”, ase­gu­ró Mower a El Nue­vo Herald.
Detrás de la supues­ta capa­ci­ta­ción a perio­dis­tas inde­pen­dien­tes, están los fan­tas­mas de los pro­yec­tos Troy y Came­lot. El pri­me­ro de ellos nació con la VOA para difun­dir la pro­pa­gan­da esta­dou­ni­den­se en el mun­do. Se lo cono­ció como pro­pa­gan­da blan­da y su obje­ti­vo prin­ci­pal –que hoy reedi­ta la Voz de Amé­ri­ca– fue enal­te­cer a Esta­dos Uni­dos como el por­ta­dor de la demo­cra­cia y la liber­tad. James Webb, con­se­je­ro del Secre­ta­rio de Esta­do de la pre­si­den­cia de Harry Tru­man fue uno de los crea­do­res de este plan.
En la déca­da de 1940, Webb reco­men­dó la uti­li­za­ción de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios como vía de difu­sión de la pro­mo­ción esta­dou­ni­den­se en el mun­do. Los exper­tos del pro­yec­to acon­se­ja­ron el uso de inter­cam­bios uni­ver­si­ta­rios, la publi­ca­ción de libros y la crea­ción de dia­rios y radios pro­fe­sio­na­les para lle­var a cabo la lla­ma­da Gue­rra Psi­co­ló­gi­ca.
El pro­yec­to Came­lot, naci­do en los años 1960, con­sis­tió en la cons­truc­ción de ope­ra­cio­nes de con­tra­in­sur­gen­cia para fre­nar los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal que esta­ban tenien­do lugar en el mun­do.
En la actua­li­dad sobran los ejem­plos de cómo se ins­tru­men­tan estos dos pla­nes en Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor y Nica­ra­gua. La coop­ta­ción de un sec­tor mino­ri­ta­rio del estu­dian­ta­do uni­ver­si­ta­rio en Vene­zue­la y la actua­ción de los gran­des medios del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal son mues­tras cla­ras de cómo ope­ran los acto­res de la con­tra­rre­vo­lu­ción en el con­ti­nen­te.
Según la pro­pia emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Mana­gua, a tra­vés de la tele­vi­sión por cable, la VOA moder­ni­zó sus trans­mi­sio­nes en Nica­ra­gua des­ti­nan­do un pre­su­pues­to de 190 millo­nes de dóla­res. En Vene­zue­la, los gran­des medios de comu­ni­ca­ción lan­zan per­ma­nen­tes dia­tri­bas infun­da­das con­tra el pre­si­den­te Chá­vez y el pro­ce­so de cam­bio que con­du­ce. Las más des­ca­be­lla­das son las que plan­tean que con la pro­fun­di­za­ción de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na se les qui­ta­rá la patria potes­tad a los padres.
El reclu­ta­mien­to de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios y de perio­dis­tas mer­ce­na­rios para difa­mar a los paí­ses del Alba es otra de las carac­te­rís­ti­cas de la reac­tua­li­za­ción de estos pla­nes impe­ria­les. En octu­bre de 2007, la VOA otor­gó el micró­fono al gol­pis­ta vene­zo­lano Manuel Rosa­les quien exi­gió una con­de­na de la OEA a Vene­zue­la por supues­tas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos. Los ejem­plos sobran: des­de la VOA se til­da­ron de frau­du­len­tas a las elec­cio­nes muni­ci­pa­les nica­ra­güen­ses de 2008 que die­ron como resul­ta­do un aplas­tan­te triun­fo del san­di­nis­mo.
En Ecua­dor, las emi­so­ras afi­lia­das a la VOA tam­bién ope­ran con­tra la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na que lide­ra Rafael Correa. Duran­te las últi­mas mani­fes­ta­cio­nes de la Con­fe­de­ra­ción de Nacio­na­li­da­des Indí­ge­nas de Ecua­dor (Conaie), a tra­vés de radios, perió­di­cos y pro­gra­mas tele­vi­si­vos des­fi­la­ron varias encues­tas que seña­la­ban una supues­ta caí­da en la popu­la­ri­dad del Pre­si­den­te. Para inten­tar mos­trar a un país con­vul­sio­na­do y afec­tar la ima­gen del Gobierno, los medios trans­mi­tie­ron como nun­ca antes en la his­to­ria, el levan­ta­mien­to indí­ge­na. Cen­te­na­res de notas de pren­sa con infor­ma­ción dis­tor­sio­na­da cir­cu­la­ron por radio, tele­vi­sión y pren­sa escri­ta con el fin de gene­rar ten­sio­nes entre el Gobierno y los repre­sen­tan­tes indí­ge­nas.
En Argen­ti­na, Radio Mitre, per­te­ne­cien­te al mul­ti­me­dio Cla­rín, figu­ra entre los afi­lia­dos de la VOA. En la lis­ta de aso­cia­dos de su pági­na elec­tró­ni­ca, figu­ran emi­so­ras afi­lia­das de Chi­le, Uru­guay, Colom­bia, Cos­ta Rica, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la, Hai­tí, Hon­du­ras, Méxi­co, Pana­má y Para­guay.
La VOA en Boli­via
Tal como lo denun­ció el pre­si­den­te boli­viano Evo Mora­les, la Usaid (Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal), acom­pa­ña­da por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, finan­ció a cen­te­na­res de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les de Boli­via para des­es­ta­bi­li­zar al gobierno del MAS y pro­fun­di­zar los inten­tos sepa­ra­tis­tas de la dere­cha.
La radi­ca­li­za­ción de los pro­ce­sos popu­la­res y antim­pe­ria­lis­tas como el que actual­men­te se pro­du­ce en Boli­via ha exa­cer­ba­do todos los meca­nis­mos de con­trol de las ideas, del pen­sa­mien­to, del ima­gi­na­rio social y del cam­po sim­bó­li­co, y en este con­tex­to, las radios se han con­ver­ti­do en uno de los terre­nos más impor­tan­tes en la lucha ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca.
La res­pues­ta del gobierno y de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res de Boli­via, par­ti­cu­lar­men­te las sin­di­ca­les y comu­ni­ta­rias de cam­pe­si­nos e indí­ge­nas fren­te a la agre­si­va acción opo­si­to­ra de las radios empre­sa­ria­les y comer­cia­les de gran alcan­ce téc­ni­co y, en muchos casos, res­pal­da­das por la Voz de Amé­ri­ca, ha sido la crea­ción de ochen­ta radios comu­ni­ta­rias diri­gi­das a la comu­ni­ca­ción, la orien­ta­ción, el deba­te y la orga­ni­za­ción de los sec­to­res mayo­ri­ta­rios.
En más de 40 años, la Voz de Amé­ri­ca, a tra­vés de pro­gra­mas enla­ta­dos, cone­xio­nes direc­tas de sus corres­pon­sa­les, becas y via­jes de capa­ci­ta­ción de radia­lis­tas boli­via­nos a Esta­dos Uni­dos, ha con­se­gui­do mon­tar una red de con­tac­tos y medios de difu­sión para lan­zar sus pos­tu­la­dos de “liber­tad, anti­co­mu­nis­mo y occi­den­ta­lis­mo”.
Toman­do en cuen­ta que el medio más efec­ti­vo de comu­ni­ca­ción en Boli­via es la radio por su amplia lle­ga­da gra­tui­ta a todas las regio­nes y sec­to­res del país, su impor­tan­cia estra­té­gi­ca es tras­cen­den­tal. Son más de 400 las radio­emi­so­ras legal­men­te esta­ble­ci­das en el país, sin con­tar las 200 que fun­cio­nan de mane­ra no ofi­cial en las pobla­cio­nes más ale­ja­das.
Jun­to con las cade­nas empre­sa­ria­les de tele­vi­sión y los perió­di­cos tra­di­cio­na­les, las radio­emi­so­ras de mayor alcan­ce bus­can influir sis­te­má­ti­ca­men­te en la pobla­ción uti­li­zan­do men­sa­jes de des­pres­ti­gio del pro­ce­so polí­ti­co que con­du­ce Evo Mora­les. Duran­te los últi­mos años, en la prác­ti­ca opo­si­to­ra al gobierno del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS), las radio­emi­so­ras de alcan­ce nacio­nal y muchas loca­les del Orien­te del país (San­ta Cruz, Beni, Pan­do, Tari­ja y Chu­qui­sa­ca y sus pro­vin­cias) se con­vir­tie­ron en bas­tio­nes de la pro­pa­gan­da con­tra el Pre­si­den­te. De mane­ra sos­te­ni­da, los men­sa­jes edi­to­ria­les de la Voz de Amé­ri­ca han esta­do pre­sen­tes en la cam­pa­ña de des­es­ta­bi­li­za­ción del Gobierno, en corres­pon­den­cia con las accio­nes de la opo­si­ción oli­gár­qui­ca regio­nal apo­ya­da, según denun­cias del pro­pio Evo Mora­les, por la repre­sen­ta­ción ofi­cial de Washing­ton.
A tra­vés de su emba­ja­da en La Paz, la inter­ven­ción del gobierno de Esta­dos Uni­dos en los asun­tos inter­nos de la polí­ti­ca boli­via­na ha sido res­pon­di­da por el gobierno con la deci­sión, en agos­to de 2008, de expul­sar al emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se, Phi­lip Gold­berg, a la Usaid, y a la DEA, la supues­ta encar­ga­da de la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co.
La actua­ción de la VOA en la actua­li­dad recuer­da su deta­lla­do tra­ba­jo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio duran­te la Revo­lu­ción Nacio­nal de 1952, con­du­ci­da por el MNR y duran­te el perío­do nacio­na­lis­ta de 1969 – 1970, lide­ra­do por Ovan­do-Torres. A pesar de los inten­tos de la igle­sia cató­li­ca de ins­ta­lar radios para­le­las en los dis­tri­tos mine­ros, las radios mine­ras y sin­di­ca­les adqui­rie­ron una impor­tan­cia vital en la lucha de los tra­ba­ja­do­res boli­via­nos para coor­di­nar sus luchas, huel­gas y deman­das. De esta expe­rien­cia sur­gie­ron las radios de los sin­di­ca­tos cam­pe­si­nos en Oru­ro, Cocha­bam­ba y La Paz y se difun­die­ron otras en varias regio­nes del país.
En la últi­ma déca­da, las emi­so­ras comu­ni­ta­rias, ins­ta­la­das en zonas urba­nas y rura­les, se han posi­cio­na­do como alter­na­ti­va a las comer­cia­les crean­do redes autó­no­mas. Duran­te el gobierno de Evo Mora­les su pre­sen­cia se ha con­so­li­da­do bajo la coor­di­na­ción de Radio Patria Nue­va, emi­so­ra ofi­cial del Esta­do boli­viano.
Con el apo­yo del gobierno boli­va­riano de Vene­zue­la y en coor­di­na­ción con el Alba, Evo Mora­les ha impul­sa­do la ins­ta­la­ción de radios comu­ni­ta­rias de sin­di­ca­tos y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res en todo el país.
Emi­so­ras colom­bia­nas con­tra Vene­zue­la
Esta­dos Uni­dos no sólo ame­na­za a la región des­de sus bases mili­ta­res en el con­ti­nen­te. En recien­tes decla­ra­cio­nes públi­cas, la direc­to­ra de Radio Nacio­nal de Vene­zue­la (RNV), Hele­na Sal­ce­do, denun­ció que des­de terri­to­rio colom­biano fun­cio­nan varias emi­so­ras del Ejér­ci­to de ese país que dia­ria­men­te aten­tan con­tra Vene­zue­la. “Sos­tu­vi­mos una reu­nión en el Minis­te­rio de Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción en el que nos pro­por­cio­na­ron un video que mues­tra todas las fre­cuen­cias que tie­nen varias emi­so­ras del Ejér­ci­to colom­biano con­tra Vene­zue­la, cuya poten­cia lle­ga a 50 kilo­va­tios. Esta es una situa­ción suma­men­te gra­ve”.
La direc­to­ra de RNV dijo ade­más que “la pre­sen­cia de para­mi­li­ta­res en el Esta­do Táchi­ra (en la fron­te­ra con Colom­bia) ha gene­ra­do una situa­ción de per­tur­ba­ción en la pobla­ción por­que obli­gan que en el trans­por­te colec­ti­vo se colo­que esta emi­so­ra como una for­ma de ‘pagar vacu­na’. Es nece­sa­rio reite­rar esa infor­ma­ción para que las per­so­nas conoz­can la gra­ve­dad de la situa­ción y pue­dan orga­ni­zar­se para ejer­cer la inte­li­gen­cia social”.
Sal­ce­do hizo un lla­ma­do a la pobla­ción vene­zo­la­na a estar aler­ta sobre las actua­cio­nes de estos gru­pos de para­mi­li­ta­res en la fron­te­ra: “su inten­ción es ejer­cer una pro­vo­ca­ción con­tra Vene­zue­la”, afir­mó la direc­to­ra de RNV.
Días des­pués, la minis­tra de Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción, Blan­ca Eekhout denun­ció que “medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les diri­gen una cam­pa­ña con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez al ter­gi­ver­sar y men­tir sobre cual­quier cosa que diga”. La Minis­tra agre­gó que los medios bus­can ins­ta­lar la idea de que el gobierno vene­zo­lano desea una gue­rra con Colom­bia “cuan­do más bien es des­de Esta­dos Uni­dos que se bus­ca crear un con­flic­to colom­bo-vene­zo­lano”.
En con­so­nan­cia con las decla­ra­cio­nes de Hele­na Sal­ce­do, Eekhout denun­ció que en la fron­te­ra entre Colom­bia y Vene­zue­la, una radio del ejér­ci­to colom­biano suplan­ta la señal de la esta­tal Radio Nacio­nal: “Hay una cam­pa­ña de men­ti­ras mediá­ti­cas ori­gi­na­das des­de el impe­rio esta­dou­ni­den­se que inten­ta acu­sar al gobierno de Vene­zue­la de pro­mo­ver una gue­rra, cuan­do son ellos los que quie­ren impo­ner una agen­da de muer­te”. La Minis­tra dijo que su país ha sido víc­ti­ma de la pene­tra­ción de la vio­len­cia y del nar­co­trá­fi­co des­de Colom­bia. “La decla­ra­ción de Chá­vez fue inter­pre­ta­da como un lla­ma­do a una gue­rra cuan­do lo que hizo fue con­vo­car a la defen­sa de la sobe­ra­nía. Noso­tros no tene­mos pla­nes gue­rre­ris­tas, el plan de gue­rra es mon­tar las bases mili­ta­res en Colom­bia”, con­clu­yó Eekhout.
Radio y TV Mar­tí
En decla­ra­cio­nes a El Nue­vo Herald, el direc­tor de la divi­sión en espa­ñol de la VOA, Alber­to Mas­ca­ró afir­mó: “Esta­mos dan­do espe­cial aten­ción a la región andi­na debi­do a lo que ocu­rre allí”. Mas­ca­ró anun­ció ade­más que para alcan­zar sus obje­ti­vos, la Voz de Amé­ri­ca uti­li­za­rá las ins­ta­la­cio­nes de Radio y TV Mar­tí.
Según un artícu­lo del perio­dis­ta cana­dien­se radi­ca­do en Cuba, Jean Guy Allard, Mas­ca­ró es sobrino de la espo­sa de Pedro Roig, direc­tor gene­ral de Radio y TV Mar­tí; fue ade­más direc­tor de la Inter­ame­ri­can Mili­tary Aca­demy de Mia­mi. “Roig fue for­ma­do en la CIA en Fort Ben­ning jun­to al terro­ris­ta inter­na­cio­nal Luis Posa­da Carri­les como sica­rio de la Ope­ra­ción 40, con vis­ta a la fra­ca­sa­da inva­sión de Pla­ya Girón”, afir­ma Allard en una nota publi­ca­da en el sitio elec­tró­ni­co Cuba­de­ba­te. En su artícu­lo, Guy Allard infor­ma que “a pesar de sus inten­tos des­ca­be­lla­dos, con 170 emplea­dos y un pre­su­pues­to de 34,8 millo­nes de dóla­res, Radio y TV Mar­tí no lle­gan a difun­dir su pro­gra­ma­ción en Cuba”.
El 21 de mar­zo de 1960, unos meses des­pués del triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na, la VOA ini­ció sus agre­sio­nes radia­les con­tra la isla median­te un pro­gra­ma en espa­ñol diri­gi­do a fomen­tar la des­es­ta­bi­li­za­ción inter­na y a des­in­for­mar al pue­blo cubano. Radio Swam, ubi­ca­da en un islo­te en el Gol­fo de Hon­du­ras lla­ma­do Isla Swam, comen­zó a trans­mi­tir el 17 de mayo de ese mis­mo año. La CIA no tuvo repa­ro en usar a esta emi­so­ra clan­des­ti­na sin ins­cri­bir­la ante el Regis­tro Inter­na­cio­nal de Fre­cuen­cias de la Unión Inter­na­cio­nal de Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (UIT), ni ante el North Ame­ri­can Regio­nal Broad­cas­ting Agree­ment. En esa déca­da, el dis­cur­so ideo­ló­gi­co de Radio Swam inci­ta­ba al terror, al sabo­ta­je, a la des­obe­dien­cia civil y a la per­se­cu­ción del comu­nis­mo. Tras el bochor­no­so fra­ca­so de la Bri­ga­da 2506 en las are­nas de Pla­ya Girón y Pla­ya Lar­ga, Radio Swam se trans­for­mó en Radio Amé­ri­ca. El 20 de mayo de 1985 nació Radio Mar­tí como un ser­vi­cio de la VOA. Con el sur­gi­mien­to de Radio y TV Mar­tí no des­apa­re­ció el papel asig­na­do a la VOA, que man­tie­ne su pro­gra­ma Ven­ta­na al Cari­be como un espa­cio para difun­dir las men­ti­ras de la con­tra­rre­vo­lu­ción.
- Des­de Bue­nos Aires, Inés Hayes, con infor­mes de Eduar­do Paz Rada des­de La Paz y Percy Alva­ra­do des­de La Haba­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *