Voz de Amé­ri­ca: de la Gue­rra Fría al com­ba­te fron­tal con­tra el Alba

La voz de quién: naci­da en la déca­da de 1940 como ins­tru­men­to de difu­sión con­tra el blo­que socia­lis­ta euro­peo, la Voz de Amé­ri­ca (VOA) es uti­li­za­da hoy para vili­pen­diar los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios de los paí­ses inte­gran­tes del Alba. Hoy como enton­ces, VOA es la ver­sión bru­tal, “ame­ri­can sty­le”, de otro ins­tru­men­to cla­ve para la difu­sión de la ideo­lo­gía impe­ria­lis­ta: la BBC de Lon­dres. Según su pro­pio sitio elec­tró­ni­co, la VOA trans­mi­te más de 1.250 horas de noti­cias por sema­na y pro­gra­ma­ción infor­ma­ti­va, edu­ca­cio­nal y cul­tu­ral a una audien­cia mun­dial de más de 134 millo­nes de per­so­nas; sus pro­gra­mas son pro­du­ci­dos en 45 idio­mas. Como con­tra­par­ti­da, en la VIIª Cum­bre de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca, los Esta­dos miem­bros deci­die­ron crear una red de medios con alcan­ce regio­nal para luchar con­tra la gue­rra mediá­ti­ca del gran capi­tal. Si duran­te una eta­pa ante­rior VOA pudo apa­re­cer como expre­sión genui­na del pue­blo esta­dou­ni­den­se y con­quis­tar millo­nes de con­cien­cias con­fun­di­das en el blo­que del Este, hoy, en medio de la cri­sis capi­ta­lis­ta y fren­te a una alter­na­ti­va que rei­vin­di­ca el socia­lis­mo del siglo XXI, no tie­ne chan­ce de cum­plir su tarea con­fu­sio­nis­ta y manipulatoria. 
En medio de la cri­sis capi­ta­lis­ta más feroz de la his­to­ria, Esta­dos Uni­dos vuel­ve a apun­tar a la región des­de la radio. Según su pro­pia defi­ni­ción: “La Voz de Amé­ri­ca es el ser­vi­cio en espa­ñol de Voi­ce of Ame­ri­ca (VOA), una pres­ta­ción inter­na­cio­nal de noti­cias mul­ti­me­dia que se trans­mi­te des­de 1942 finan­cia­da por el gobierno esta­dou­ni­den­se por medio de la Jun­ta de Gober­na­do­res de Radio­di­fu­sión”. Las cifras hablan por sí solas: “Cada sema­na, VOA trans­mi­te más de 1.250 horas de noti­cias y pro­gra­ma­ción infor­ma­ti­va, edu­ca­cio­nal y cul­tu­ral a una audien­cia mun­dial de más de 134 millo­nes de per­so­nas. Sus pro­gra­mas son pro­du­ci­dos en 45 idiomas”.
Crea­da a prin­ci­pios de la déca­da de 1940 por Colum­bia Broad­cas­ting Sys­tem (CBS) y la Natio­nal Broad­cas­ting Com­pany (NBC), la Voz de Amé­ri­ca fue el gran ampli­fi­ca­dor uti­li­za­do con­tra el blo­que socia­lis­ta euro­peo con epi­cen­tro en la Unión Sovié­ti­ca. Hoy es el por­ta­voz de la gue­rra mediá­ti­ca que la Casa Blan­ca uti­li­za para des­pres­ti­giar a los gobier­nos revo­lu­cio­na­rios que inte­gran la Alian­za Boli­va­ria­na de los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (Alba).
“El pre­si­den­te de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez, insis­tió en su pro­gra­ma Aló Pre­si­den­te, sobre la ame­na­za que impli­ca para su país el acuer­do mili­tar que per­mi­ti­rá que tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas ope­ren de for­ma con­tro­la­da en al menos sie­te bases colom­bia­nas”, se pue­de leer en su pági­na elec­tró­ni­ca en espa­ñol (www1​.voa​news​.com). Según la Voz de Amé­ri­ca, si se des­ata­ra una gue­rra en Sura­mé­ri­ca, el úni­co res­pon­sa­ble sería el man­da­ta­rio vene­zo­lano. Si se con­fía en los núme­ros de audien­cia auto adju­di­ca­dos por la radio, el veneno infor­ma­ti­vo de la VOA lle­ga­ría dia­ria­men­te a 134 millo­nes de per­so­nas en todo el mundo. 
Pro­yec­tos Troy y Came­lot en el aire
Joan Mower, direc­to­ra de Rela­cio­nes Públi­cas y Fomen­to de la VOA, ase­gu­ró al Nue­vo Herald que la Voz de Amé­ri­ca cuen­ta con 319 esta­cio­nes radia­les afi­lia­das en Lati­noa­mé­ri­ca que retrans­mi­ten gra­tui­ta­men­te sus pro­gra­mas: 199 en Boli­via, 77 en Colom­bia y sie­te en Ecua­dor y Perú. Mower agre­gó ade­más que la enti­dad tie­ne 95 tele­vi­so­ras afi­lia­das, de las cua­les, 23 están en Colom­bia. “La divi­sión en espa­ñol cuen­ta con 21 emplea­dos y un pre­su­pues­to para 2009 de 3,1 millo­nes de dóla­res”, indi­có. “Lue­go de que tres miem­bros de la Jun­ta Direc­ti­va de Trans­mi­sio­nes via­ja­ran por la región de los Andes y Cen­troa­mé­ri­ca, la enti­dad deci­dió aumen­tar el alcan­ce de la esta­ción capa­ci­tan­do a 17 perio­dis­tas inde­pen­dien­tes lati­no­ame­ri­ca­nos”, dijo Mower al dia­rio de Miami. 
La voce­ra de Fomen­to agre­gó que la VOA está dic­tan­do talle­res de capa­ci­ta­ción para perio­dis­tas en Boli­via, Argen­ti­na, Pana­má y Hai­tí sobre cómo cubrir la epi­de­mia de la gri­pe por­ci­na. “Tam­bién está tra­ba­jan­do para ofre­cer a los afi­lia­dos un mayor acce­so en inter­net a mate­ria­les de audio y video de alta cali­dad para su trans­mi­sión”, aña­dió Mower. “Los son­deos más recien­tes de la VOA en los cin­co paí­ses del área andi­na y Cuba mos­tra­ron una audien­cia total de 1,9 millo­nes de adul­tos: 1,4 millo­nes en la radio, 500 mil en la tele­vi­sión y 200 mil en inter­net”, ase­gu­ró Mower a El Nue­vo Herald. 
Detrás de la supues­ta capa­ci­ta­ción a perio­dis­tas inde­pen­dien­tes, están los fan­tas­mas de los pro­yec­tos Troy y Came­lot. El pri­me­ro de ellos nació con la VOA para difun­dir la pro­pa­gan­da esta­dou­ni­den­se en el mun­do. Se lo cono­ció como pro­pa­gan­da blan­da y su obje­ti­vo prin­ci­pal –que hoy reedi­ta la Voz de Amé­ri­ca– fue enal­te­cer a Esta­dos Uni­dos como el por­ta­dor de la demo­cra­cia y la liber­tad. James Webb, con­se­je­ro del Secre­ta­rio de Esta­do de la pre­si­den­cia de Harry Tru­man fue uno de los crea­do­res de este plan.
En la déca­da de 1940, Webb reco­men­dó la uti­li­za­ción de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios como vía de difu­sión de la pro­mo­ción esta­dou­ni­den­se en el mun­do. Los exper­tos del pro­yec­to acon­se­ja­ron el uso de inter­cam­bios uni­ver­si­ta­rios, la publi­ca­ción de libros y la crea­ción de dia­rios y radios pro­fe­sio­na­les para lle­var a cabo la lla­ma­da Gue­rra Psicológica. 
El pro­yec­to Came­lot, naci­do en los años 1960, con­sis­tió en la cons­truc­ción de ope­ra­cio­nes de con­tra­in­sur­gen­cia para fre­nar los pro­ce­sos de libe­ra­ción nacio­nal que esta­ban tenien­do lugar en el mundo. 
En la actua­li­dad sobran los ejem­plos de cómo se ins­tru­men­tan estos dos pla­nes en Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor y Nica­ra­gua. La coop­ta­ción de un sec­tor mino­ri­ta­rio del estu­dian­ta­do uni­ver­si­ta­rio en Vene­zue­la y la actua­ción de los gran­des medios del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal son mues­tras cla­ras de cómo ope­ran los acto­res de la con­tra­rre­vo­lu­ción en el continente.
Según la pro­pia emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Mana­gua, a tra­vés de la tele­vi­sión por cable, la VOA moder­ni­zó sus trans­mi­sio­nes en Nica­ra­gua des­ti­nan­do un pre­su­pues­to de 190 millo­nes de dóla­res. En Vene­zue­la, los gran­des medios de comu­ni­ca­ción lan­zan per­ma­nen­tes dia­tri­bas infun­da­das con­tra el pre­si­den­te Chá­vez y el pro­ce­so de cam­bio que con­du­ce. Las más des­ca­be­lla­das son las que plan­tean que con la pro­fun­di­za­ción de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na se les qui­ta­rá la patria potes­tad a los padres.
El reclu­ta­mien­to de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios y de perio­dis­tas mer­ce­na­rios para difa­mar a los paí­ses del Alba es otra de las carac­te­rís­ti­cas de la reac­tua­li­za­ción de estos pla­nes impe­ria­les. En octu­bre de 2007, la VOA otor­gó el micró­fono al gol­pis­ta vene­zo­lano Manuel Rosa­les quien exi­gió una con­de­na de la OEA a Vene­zue­la por supues­tas vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos. Los ejem­plos sobran: des­de la VOA se til­da­ron de frau­du­len­tas a las elec­cio­nes muni­ci­pa­les nica­ra­güen­ses de 2008 que die­ron como resul­ta­do un aplas­tan­te triun­fo del sandinismo. 
En Ecua­dor, las emi­so­ras afi­lia­das a la VOA tam­bién ope­ran con­tra la Revo­lu­ción Ciu­da­da­na que lide­ra Rafael Correa. Duran­te las últi­mas mani­fes­ta­cio­nes de la Con­fe­de­ra­ción de Nacio­na­li­da­des Indí­ge­nas de Ecua­dor (Conaie), a tra­vés de radios, perió­di­cos y pro­gra­mas tele­vi­si­vos des­fi­la­ron varias encues­tas que seña­la­ban una supues­ta caí­da en la popu­la­ri­dad del Pre­si­den­te. Para inten­tar mos­trar a un país con­vul­sio­na­do y afec­tar la ima­gen del Gobierno, los medios trans­mi­tie­ron como nun­ca antes en la his­to­ria, el levan­ta­mien­to indí­ge­na. Cen­te­na­res de notas de pren­sa con infor­ma­ción dis­tor­sio­na­da cir­cu­la­ron por radio, tele­vi­sión y pren­sa escri­ta con el fin de gene­rar ten­sio­nes entre el Gobierno y los repre­sen­tan­tes indígenas. 
En Argen­ti­na, Radio Mitre, per­te­ne­cien­te al mul­ti­me­dio Cla­rín, figu­ra entre los afi­lia­dos de la VOA. En la lis­ta de aso­cia­dos de su pági­na elec­tró­ni­ca, figu­ran emi­so­ras afi­lia­das de Chi­le, Uru­guay, Colom­bia, Cos­ta Rica, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la, Hai­tí, Hon­du­ras, Méxi­co, Pana­má y Paraguay.
La VOA en Bolivia
Tal como lo denun­ció el pre­si­den­te boli­viano Evo Mora­les, la Usaid (Agen­cia de Esta­dos Uni­dos para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal), acom­pa­ña­da por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, finan­ció a cen­te­na­res de orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les de Boli­via para des­es­ta­bi­li­zar al gobierno del MAS y pro­fun­di­zar los inten­tos sepa­ra­tis­tas de la derecha. 
La radi­ca­li­za­ción de los pro­ce­sos popu­la­res y antim­pe­ria­lis­tas como el que actual­men­te se pro­du­ce en Boli­via ha exa­cer­ba­do todos los meca­nis­mos de con­trol de las ideas, del pen­sa­mien­to, del ima­gi­na­rio social y del cam­po sim­bó­li­co, y en este con­tex­to, las radios se han con­ver­ti­do en uno de los terre­nos más impor­tan­tes en la lucha ideo­ló­gi­ca y política. 
La res­pues­ta del gobierno y de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res de Boli­via, par­ti­cu­lar­men­te las sin­di­ca­les y comu­ni­ta­rias de cam­pe­si­nos e indí­ge­nas fren­te a la agre­si­va acción opo­si­to­ra de las radios empre­sa­ria­les y comer­cia­les de gran alcan­ce téc­ni­co y, en muchos casos, res­pal­da­das por la Voz de Amé­ri­ca, ha sido la crea­ción de ochen­ta radios comu­ni­ta­rias diri­gi­das a la comu­ni­ca­ción, la orien­ta­ción, el deba­te y la orga­ni­za­ción de los sec­to­res mayoritarios.
En más de 40 años, la Voz de Amé­ri­ca, a tra­vés de pro­gra­mas enla­ta­dos, cone­xio­nes direc­tas de sus corres­pon­sa­les, becas y via­jes de capa­ci­ta­ción de radia­lis­tas boli­via­nos a Esta­dos Uni­dos, ha con­se­gui­do mon­tar una red de con­tac­tos y medios de difu­sión para lan­zar sus pos­tu­la­dos de “liber­tad, anti­co­mu­nis­mo y occidentalismo”.
Toman­do en cuen­ta que el medio más efec­ti­vo de comu­ni­ca­ción en Boli­via es la radio por su amplia lle­ga­da gra­tui­ta a todas las regio­nes y sec­to­res del país, su impor­tan­cia estra­té­gi­ca es tras­cen­den­tal. Son más de 400 las radio­emi­so­ras legal­men­te esta­ble­ci­das en el país, sin con­tar las 200 que fun­cio­nan de mane­ra no ofi­cial en las pobla­cio­nes más alejadas.
Jun­to con las cade­nas empre­sa­ria­les de tele­vi­sión y los perió­di­cos tra­di­cio­na­les, las radio­emi­so­ras de mayor alcan­ce bus­can influir sis­te­má­ti­ca­men­te en la pobla­ción uti­li­zan­do men­sa­jes de des­pres­ti­gio del pro­ce­so polí­ti­co que con­du­ce Evo Mora­les. Duran­te los últi­mos años, en la prác­ti­ca opo­si­to­ra al gobierno del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS), las radio­emi­so­ras de alcan­ce nacio­nal y muchas loca­les del Orien­te del país (San­ta Cruz, Beni, Pan­do, Tari­ja y Chu­qui­sa­ca y sus pro­vin­cias) se con­vir­tie­ron en bas­tio­nes de la pro­pa­gan­da con­tra el Pre­si­den­te. De mane­ra sos­te­ni­da, los men­sa­jes edi­to­ria­les de la Voz de Amé­ri­ca han esta­do pre­sen­tes en la cam­pa­ña de des­es­ta­bi­li­za­ción del Gobierno, en corres­pon­den­cia con las accio­nes de la opo­si­ción oli­gár­qui­ca regio­nal apo­ya­da, según denun­cias del pro­pio Evo Mora­les, por la repre­sen­ta­ción ofi­cial de Washington.
A tra­vés de su emba­ja­da en La Paz, la inter­ven­ción del gobierno de Esta­dos Uni­dos en los asun­tos inter­nos de la polí­ti­ca boli­via­na ha sido res­pon­di­da por el gobierno con la deci­sión, en agos­to de 2008, de expul­sar al emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se, Phi­lip Gold­berg, a la Usaid, y a la DEA, la supues­ta encar­ga­da de la lucha con­tra el narcotráfico. 
La actua­ción de la VOA en la actua­li­dad recuer­da su deta­lla­do tra­ba­jo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio duran­te la Revo­lu­ción Nacio­nal de 1952, con­du­ci­da por el MNR y duran­te el perío­do nacio­na­lis­ta de 1969 – 1970, lide­ra­do por Ovan­do-Torres. A pesar de los inten­tos de la igle­sia cató­li­ca de ins­ta­lar radios para­le­las en los dis­tri­tos mine­ros, las radios mine­ras y sin­di­ca­les adqui­rie­ron una impor­tan­cia vital en la lucha de los tra­ba­ja­do­res boli­via­nos para coor­di­nar sus luchas, huel­gas y deman­das. De esta expe­rien­cia sur­gie­ron las radios de los sin­di­ca­tos cam­pe­si­nos en Oru­ro, Cocha­bam­ba y La Paz y se difun­die­ron otras en varias regio­nes del país.
En la últi­ma déca­da, las emi­so­ras comu­ni­ta­rias, ins­ta­la­das en zonas urba­nas y rura­les, se han posi­cio­na­do como alter­na­ti­va a las comer­cia­les crean­do redes autó­no­mas. Duran­te el gobierno de Evo Mora­les su pre­sen­cia se ha con­so­li­da­do bajo la coor­di­na­ción de Radio Patria Nue­va, emi­so­ra ofi­cial del Esta­do boliviano.
Con el apo­yo del gobierno boli­va­riano de Vene­zue­la y en coor­di­na­ción con el Alba, Evo Mora­les ha impul­sa­do la ins­ta­la­ción de radios comu­ni­ta­rias de sin­di­ca­tos y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res en todo el país.
Emi­so­ras colom­bia­nas con­tra Venezuela
Esta­dos Uni­dos no sólo ame­na­za a la región des­de sus bases mili­ta­res en el con­ti­nen­te. En recien­tes decla­ra­cio­nes públi­cas, la direc­to­ra de Radio Nacio­nal de Vene­zue­la (RNV), Hele­na Sal­ce­do, denun­ció que des­de terri­to­rio colom­biano fun­cio­nan varias emi­so­ras del Ejér­ci­to de ese país que dia­ria­men­te aten­tan con­tra Vene­zue­la. “Sos­tu­vi­mos una reu­nión en el Minis­te­rio de Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción en el que nos pro­por­cio­na­ron un video que mues­tra todas las fre­cuen­cias que tie­nen varias emi­so­ras del Ejér­ci­to colom­biano con­tra Vene­zue­la, cuya poten­cia lle­ga a 50 kilo­va­tios. Esta es una situa­ción suma­men­te grave”.
La direc­to­ra de RNV dijo ade­más que “la pre­sen­cia de para­mi­li­ta­res en el Esta­do Táchi­ra (en la fron­te­ra con Colom­bia) ha gene­ra­do una situa­ción de per­tur­ba­ción en la pobla­ción por­que obli­gan que en el trans­por­te colec­ti­vo se colo­que esta emi­so­ra como una for­ma de ‘pagar vacu­na’. Es nece­sa­rio reite­rar esa infor­ma­ción para que las per­so­nas conoz­can la gra­ve­dad de la situa­ción y pue­dan orga­ni­zar­se para ejer­cer la inte­li­gen­cia social”.
Sal­ce­do hizo un lla­ma­do a la pobla­ción vene­zo­la­na a estar aler­ta sobre las actua­cio­nes de estos gru­pos de para­mi­li­ta­res en la fron­te­ra: “su inten­ción es ejer­cer una pro­vo­ca­ción con­tra Vene­zue­la”, afir­mó la direc­to­ra de RNV. 
Días des­pués, la minis­tra de Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción, Blan­ca Eekhout denun­ció que “medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les diri­gen una cam­pa­ña con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez al ter­gi­ver­sar y men­tir sobre cual­quier cosa que diga”. La Minis­tra agre­gó que los medios bus­can ins­ta­lar la idea de que el gobierno vene­zo­lano desea una gue­rra con Colom­bia “cuan­do más bien es des­de Esta­dos Uni­dos que se bus­ca crear un con­flic­to colombo-venezolano”.
En con­so­nan­cia con las decla­ra­cio­nes de Hele­na Sal­ce­do, Eekhout denun­ció que en la fron­te­ra entre Colom­bia y Vene­zue­la, una radio del ejér­ci­to colom­biano suplan­ta la señal de la esta­tal Radio Nacio­nal: “Hay una cam­pa­ña de men­ti­ras mediá­ti­cas ori­gi­na­das des­de el impe­rio esta­dou­ni­den­se que inten­ta acu­sar al gobierno de Vene­zue­la de pro­mo­ver una gue­rra, cuan­do son ellos los que quie­ren impo­ner una agen­da de muer­te”. La Minis­tra dijo que su país ha sido víc­ti­ma de la pene­tra­ción de la vio­len­cia y del nar­co­trá­fi­co des­de Colom­bia. “La decla­ra­ción de Chá­vez fue inter­pre­ta­da como un lla­ma­do a una gue­rra cuan­do lo que hizo fue con­vo­car a la defen­sa de la sobe­ra­nía. Noso­tros no tene­mos pla­nes gue­rre­ris­tas, el plan de gue­rra es mon­tar las bases mili­ta­res en Colom­bia”, con­clu­yó Eekhout.
Radio y TV Martí
En decla­ra­cio­nes a El Nue­vo Herald, el direc­tor de la divi­sión en espa­ñol de la VOA, Alber­to Mas­ca­ró afir­mó: “Esta­mos dan­do espe­cial aten­ción a la región andi­na debi­do a lo que ocu­rre allí”. Mas­ca­ró anun­ció ade­más que para alcan­zar sus obje­ti­vos, la Voz de Amé­ri­ca uti­li­za­rá las ins­ta­la­cio­nes de Radio y TV Martí.
Según un artícu­lo del perio­dis­ta cana­dien­se radi­ca­do en Cuba, Jean Guy Allard, Mas­ca­ró es sobrino de la espo­sa de Pedro Roig, direc­tor gene­ral de Radio y TV Mar­tí; fue ade­más direc­tor de la Inter­ame­ri­can Mili­tary Aca­demy de Mia­mi. “Roig fue for­ma­do en la CIA en Fort Ben­ning jun­to al terro­ris­ta inter­na­cio­nal Luis Posa­da Carri­les como sica­rio de la Ope­ra­ción 40, con vis­ta a la fra­ca­sa­da inva­sión de Pla­ya Girón”, afir­ma Allard en una nota publi­ca­da en el sitio elec­tró­ni­co Cuba­de­ba­te. En su artícu­lo, Guy Allard infor­ma que “a pesar de sus inten­tos des­ca­be­lla­dos, con 170 emplea­dos y un pre­su­pues­to de 34,8 millo­nes de dóla­res, Radio y TV Mar­tí no lle­gan a difun­dir su pro­gra­ma­ción en Cuba”. 
El 21 de mar­zo de 1960, unos meses des­pués del triun­fo de la Revo­lu­ción Cuba­na, la VOA ini­ció sus agre­sio­nes radia­les con­tra la isla median­te un pro­gra­ma en espa­ñol diri­gi­do a fomen­tar la des­es­ta­bi­li­za­ción inter­na y a des­in­for­mar al pue­blo cubano. Radio Swam, ubi­ca­da en un islo­te en el Gol­fo de Hon­du­ras lla­ma­do Isla Swam, comen­zó a trans­mi­tir el 17 de mayo de ese mis­mo año. La CIA no tuvo repa­ro en usar a esta emi­so­ra clan­des­ti­na sin ins­cri­bir­la ante el Regis­tro Inter­na­cio­nal de Fre­cuen­cias de la Unión Inter­na­cio­nal de Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (UIT), ni ante el North Ame­ri­can Regio­nal Broad­cas­ting Agree­ment. En esa déca­da, el dis­cur­so ideo­ló­gi­co de Radio Swam inci­ta­ba al terror, al sabo­ta­je, a la des­obe­dien­cia civil y a la per­se­cu­ción del comu­nis­mo. Tras el bochor­no­so fra­ca­so de la Bri­ga­da 2506 en las are­nas de Pla­ya Girón y Pla­ya Lar­ga, Radio Swam se trans­for­mó en Radio Amé­ri­ca. El 20 de mayo de 1985 nació Radio Mar­tí como un ser­vi­cio de la VOA. Con el sur­gi­mien­to de Radio y TV Mar­tí no des­apa­re­ció el papel asig­na­do a la VOA, que man­tie­ne su pro­gra­ma Ven­ta­na al Cari­be como un espa­cio para difun­dir las men­ti­ras de la contrarrevolución.
- Des­de Bue­nos Aires, Inés Hayes, con infor­mes de Eduar­do Paz Rada des­de La Paz y Percy Alva­ra­do des­de La Habana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.