Tres dete­ni­dos fue­ron al hos­pi­tal por gol­pes y pos­tu­ras forzadas

Varias fisu­ras en las cos­ti­llas y el car­tí­la­go des­pla­za­do es el par­te médi­co del onda­rroa­rra Asier Badio­la tras pasar cin­co días inco­mu­ni­ca­do a manos de la Ertzain­tza. Ocho días des­pués de ser arres­ta­do, ayer al fin pudo rela­tar el tra­to sufri­do a sus abo­ga­dos. Ade­más de denun­ciar haber sido gol­pea­do y obje­to de pre­sio­nes sico­ló­gi­cas y pos­tu­ras for­za­das ‑un tra­to que se repi­te con el res­to de dete­ni­dos- Badio­la cree que pudo haber sido dro­ga­do por los agentes.

El onda­rroa­rra indi­có a sus letra­dos que des­pués de que los agen­tes lo obli­ga­ran a comer una espe­cie de pas­ta cal­do­sa, un ali­men­to que según apun­ta deno­mi­na­ban «el sue­ro de la ver­dad», pade­ció alu­ci­na­cio­nes y sin­tió frío y calor al mis­mo tiem­po. Deta­lla, en el tes­ti­mo­nio que el movi­mien­to pro-amnis­tía ha remi­ti­do a GARA, que mien­tras era inte­rro­ga­do veía en la pared de los cala­bo­zos «algo pare­ci­do a dibu­jos ani­ma­dos» y «creía que se hun­día el techo», lo que le gene­ra­ba gran ansiedad.

Badio­la tuvo que ser tras­la­da­do has­ta en dos oca­sio­nes al hos­pi­tal debi­do a las lesio­nes sufri­das en las cos­ti­llas. Al pare­cer, el gol­pe más fuer­te lo sufrió en el momen­to del arres­to y acla­ra que al colo­car­le las espo­sas los ertzai­nas lo empu­ja­ron vio­len­ta­men­te tam­bién, lo que le cau­só la lesión en las costillas.

El pri­mer tras­la­do al hos­pi­tal se dio poco des­pués de la pri­me­ra visi­ta al médi­co foren­se, y es que éste orde­nó el tras­la­do nada más obser­var el gol­pe sufri­do. En el cen­tro al que fue lle­va­do le rece­ta­ron algu­nos medi­ca­men­tos para tra­tar las fisu­ras, que no le fue­ron asig­na­dos duran­te los días que pasó en comi­sa­ría. «Ade­más de no dar­me nada para el dolor, me gol­peaa­rón con­ti­nua­men­te en las cos­ti­llas», deta­lla en el tes­ti­mo­nio. Debi­do al empeo­ra­mien­to de la situa­ción, el médi­co foren­se vol­vió a pedir su tras­la­do al hos­pi­tal, hecho que se lle­vó a cabo.

Asi­mis­mo, Badio­la dio cuen­ta ayer por la tar­de a sus abo­ga­dos que los agen­tes han simu­la­do la prác­ti­ca de la «bol­sa» median­te un chubasquero.

Este vecino de Onda­rroa, sin embar­go, no ha sido el úni­co dete­ni­do que ha reque­ri­do asis­ten­cia hos­pi­ta­la­ria. La nota emi­ti­da ayer por el movi­mien­to pro-amnis­tía ele­va a tres los dete­ni­dos que pasa­ron por el hos­pi­tal en el trans­cur­so de la incomunicación.

Tan­to Xeber Uri­be como Urtza Alkor­ta fue­ron obser­va­dos tam­bién por los médi­cos debi­do a sen­das con­trac­tu­ras mus­cu­la­res en el cue­llo, debi­do al lar­go tiem­po trans­cu­rri­do en pos­tu­ras forzadas.

Humi­lla­cio­nes

Las pre­sio­nes sico­ló­gi­cas y las ame­na­zas con­tra fami­lia­res direc­tos han sido cons­tan­tes en todos los casos. En el de Badio­la, han sido su com­pa­ñe­ra, que se encuen­tra emba­ra­za­da, y el hijo que ya tie­nen los ele­men­tos para ator­men­tar­lo duran­te estos cin­co días. Bedia­lau­ne­ta tam­bién ha denun­cia­do haber sido chan­ta­jea­do con su com­pa­ñe­ra y su hijo, e inclu­so ase­gu­ra que le mos­tra­ron fotos del peque­ño en los interrogatorios.

Ipa­rra­gi­rre tam­bién fue ame­na­za­do con su hija de esca­sos meses, y Alkor­ta, con ser pues­ta en manos de la Guar­dia Civil.

La mayo­ría de los encar­ce­la­dos afir­mó no haber dor­mi­do nada en los cin­co días que pasó en manos de la Ertzain­tza. Denun­cia­ron que los inte­rro­ga­to­rios sin abo­ga­dos fue­ron con­ti­nuos y que en la mayo­ría de los casos man­tu­vie­ron las luces encen­di­das duran­te todo el perio­do. Con el obje­ti­vo de no dejar­les des­can­sar, ase­gu­ran que el rui­do y los gri­tos ensor­de­ce­do­res fue­ron tam­bién continuos.

Los letra­dos Hai­zea Zilua­ga y Alfon­tso Zenon son aún las úni­cas per­so­nas que han podi­do comu­ni­car­se con los encar­ce­la­dos. Ambos denun­cia­ron a GARA que Ibon Ipa­rra­gi­rre, Xeber Uri­be y Asier Badio­la ‑aún no ha tras­cen­di­do cuál es la situa­ción de Javi Zubi­za­rre­ta y Jon Iña­ki Esnao­la, arres­ta­dos tam­bién el pasa­do mar­tes- ade­más de ser inco­mu­ni­ca­dos duran­te ocho días aho­ra se encuen­tran ais­la­dos en la cár­cel de Soto del Real. Zilua­ga acla­ró que no pue­den lla­mar a casa, ni tam­po­co ver­se entre ellos. Tam­po­co ven a nin­gu­na otra per­so­na, y es que son tras­la­da­dos solos inclu­so al patio, algo que según la letra­da resul­ta «ile­gal».

Dos aún incomunicados

Los últi­mos dos onda­rroa­rras arres­ta­dos el mar­tes, Olaitz Lema e Igor Mar­tín, por su par­te, siguen aún inco­mu­ni­ca­dos en manos de la Ertzain­tza. Lema fue dete­ni­da en un polí­gono de Berria­tua, cer­cano a Onda­rroa, en su lugar de tra­ba­jo, mien­tras que a Mar­tín lo arres­ta­ron en Jaca, a la mis­ma hora, don­de pos­te­rior­men­te regis­tra­ron su domi­ci­lio duran­te unas seis horas.

Des­de que tras­cen­dió su deten­ción, agen­tes de la Poli­cía espa­ño­la con­tro­la­ron el acce­so de los veci­nos de la loca­li­dad ara­go­ne­sa a sus vivien­das, has­ta que hacia la media­no­che tras­la­da­ron al onda­rroa­rra has­ta depen­den­cias de la Ertzain­tza en Gasteiz.

El con­se­je­ro del Inte­rior de Lakua, Rodol­fo Ares, mani­fes­tó que tie­nen «prue­bas sufi­cien­tes» para demos­trar su «cola­bo­ra­ción» o «per­te­nen­cia» a ETA y no dudó en afir­mar que «tam­bién aca­ba­rán en la cár­cel, res­pon­dien­do ante la Jus­ti­cia de sus accio­nes criminales».

Aun­que Lema y Mar­tín toda­vía no hayan com­pa­re­ci­do ante el juez, el con­se­je­ro ase­gu­ró que el Depar­ta­men­to de Inte­rior tie­ne «infor­ma­ción sufi­cien­te» y aña­dió que «segu­ra­men­te, toda la ope­ra­ción se sal­da­rá con nue­ve dete­ni­dos que aca­ba­rán en la cár­cel». Des­pués decla­ró que toda­vía pue­de haber «algún fle­co» en rela­ción con la ope­ra­ción ini­cia­da el 26 de enero, ya que, según dijo, «tras las decla­ra­cio­nes de los dete­ni­dos pue­den abrir­se otras vías de investigación».

Des­pués estas últi­mas deten­cio­nes en el mar­co de la ope­ra­ción poli­cial ini­cia­da hace más de una sema­na, el con­se­je­ro feli­ci­tó ayer a la Ertzain­tza por su actua­ción y cali­fi­có de «muy posi­ti­va» la operación.

El con­se­je­ro alar­deó de que «hemos demos­tra­do capa­ci­dad para com­ba­tir al terro­ris­mo y de coor­di­na­ción y coope­ra­ción con otros cuer­pos y fuer­zas de segu­ri­dad del Esta­do», hacien­do refe­ren­cia de esta for­ma a la deten­ción prac­ti­ca­da en Jaca en cola­bo­ra­ción con la Poli­cía espa­ño­la. «El juez había dis­pues­to que pudié­ra­mos actuar fue­ra de Eus­ka­di, per­si­guien­do terro­ris­tas, que eran fru­to de la inves­ti­ga­ción desa­rro­lla­da por nues­tra Poli­cía», explicó.

«Tam­bién que­re­mos tra­ba­jar en segar­le la can­te­ra a ETA, que aque­llos que están pen­san­do en incor­po­rar­se sepan que el úni­co des­tino que les espe­ra es aca­bar sien­do dete­ni­dos y pues­tos a dis­po­si­ción de la Jus­ti­cia», aña­dió Ares.

Sie­te encarcelados

En total, ya son sie­te las per­so­nas envia­das a pri­sión por el juez de la Audien­cia espa­ño­la Eloy Velas­co, den­tro de esta ope­ra­ción. Con­cre­ta­men­te, los sie­te se encuen­tran en la pri­sión madri­le­ña de Soto de Real. El 26 de enero fue­ron arres­ta­dos, Asier Badio­la y Xeber Uri­be, ambos en Onda­rroa, Ibon Ipa­rra­gi­rre en Giza­bu­rua­ga, Jabi Zubi­za­rre­ta en Mutri­ku y Jon Iña­ki Esnao­la en Deba. Todos ellos decla­ra­ron cin­co días más tar­de inco­mu­ni­ca­dos e ingre­sa­ron en pri­sión bajo esta mis­ma medida.

Su ais­la­mien­to se man­tu­vo has­ta que los dos arres­ta­dos el vier­nes, Urtza Alkor­ta y Zun­beltz Bedia­lau­ne­ta, decla­ra­ran ante el juez anteayer.

En con­cre­to, el magis­tra­do del tri­bu­nal espa­ñol acu­só a los encar­ce­la­dos de par­ti­ci­par en cin­co accio­nes de ETA, entre ellas el aten­ta­do con­tra la maqui­na­ria de las obras del TAV en Orio y Urnie­ta, la vola­du­ra de un repe­ti­dor de tele­vi­sión en Azpei­tia y el aten­ta­do per­pe­tra­do con­tra la sede del PSOE en Elgoi­bar, ade­más del aten­ta­do con­tra la base de la Ertzain­tza en Ondarroa.

Cace­ro­la­da espon­tá­nea en Ondarroa

Los veci­nos de Onda­rroa lle­van más de una sema­na con­vi­vien­do con regis­tros y con­tro­les de la Ertzain­tza. El mar­tes por la noche denun­cia­ron este «aco­so» poli­cial hacien­do sonar des­de sus bal­co­nes y ven­ta­nas toda cla­se de arti­lu­gios de coci­na. Las calles de Onda­rroa retum­ba­ron a gol­pe de cace­ro­la por una ini­cia­ti­va espon­tá­nea de los veci­nos, des­pués de que cono­cie­ran la noti­cia de la deten­ción de Olaitz Lema e Igor Mar­tín. Duran­te unos minu­tos el rui­do metá­li­co de los gol­pes con­tra cazue­las y sar­te­nes con­tras­ta­ba con el habi­tual silen­cio de la noche en esta loca­li­dad cos­te­ra de Bizkaia.

La «divi­sión anti­te­rro­ris­ta» arran­ca sal­tán­do­se el protocolo

El Depar­ta­men­to de Rodol­fo Ares afir­ma haber estre­na­do una «divi­sión anti­te­rro­ris­ta» a la que ha otor­ga­do gran eco mediá­ti­co, aun­que sus pre­de­ce­so­res afir­man que no se tra­ta de nada nue­vo. Y lo ha hecho sal­tán­do­se el lla­ma­do «Pro­to­co­lo para la Coor­di­na­ción de la asis­ten­cia a per­so­nas dete­ni­das en régi­men de incomunicación».

Entre las medi­das que se citan en el pro­to­co­lo está el ser­vi­cio de aten­ción a fami­lia­res de los dete­ni­dos, don­de se esti­pu­la que a la fami­lia direc­ta se le faci­li­ta­rá infor­ma­ción sobre el moti­vo y el lugar de la deten­ción y el esta­do de salud del arres­ta­do. Los alle­ga­dos de los nue­ve arres­ta­dos, ade­más de no haber reci­bi­do nin­gu­na lla­ma­da que die­ra cuen­ta de ello, han denun­cia­do que el telé­fono para aten­der a los fami­lia­res es un «pari­pé». Gotzon Ipa­rra­gi­rre, el her­mano de uno de los dete­ni­dos, indi­có a GARA que des­de ese telé­fono se le infor­mó de que su her­mano se encon­tra­ba «en buen esta­do y en el cala­bo­zo» mien­tras que él lo veía ante su casa, en un registro.

Ade­más, el pro­to­co­lo obli­ga teó­ri­ca­men­te a gra­bar los inte­rro­ga­to­rios a los que son some­ti­das las per­so­nas dete­ni­das. Este con­jun­to de medi­das fue ala­ba­do y situa­do como ejem­plo del res­pe­to a los dere­chos huma­nos por el Gobierno de Lakua ante­rior, espe­cial­men­te cada vez que orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, como el Rela­tor de la ONU, saca­ban los colo­res al Gobierno espa­ñol por las denun­cias de tor­tu­ras. El con­se­je­ro de Inte­rior, Rodol­fo Ares, nada más hacer­se con su car­te­ra fue pre­gun­ta­do en varios dia­rios sobre su cuál sería su pro­ce­der ante este pro­to­co­lo, y dijo que lo res­pe­ta­ría. Pero una ope­ra­ción poli­cial ha sido sufi­cien­te para sal­tar­se su contenido

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.