La his­to­ria se repi­te en Afga­nis­tán por Txen­te Rekon­do

A fina­les del mes de enero ha teni­do lugar en Lon­dres una Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal para ana­li­zar el futu­ro de Afga­nis­tán. Pare­ce ser que muchos de los acto­res inter­na­cio­na­les no encuen­tran otra fór­mu­la para afron­tar os retos que se pro­du­cen en dis­tin­tas par­tes del mun­do (tsu­na­mi en el sudes­te asiá­ti­co, con­flic­tos en Iraq o Afga­nis­tán, terre­mo­to de Hai­tí?).

En el caso afgano, no es la pri­me­ra oca­sión que se cele­bra una cum­bre inter­na­cio­nal. Hace ocho años en Bonn se reu­nie­ron la mayo­ría de los mis­mos pro­ta­go­nis­tas, y en ambas citas se ha repe­ti­do un guión simi­lar, pre­sen­tan­do ade­más un défi­cit cla­ve: la exclu­sión de una de las par­tes del con­flic­to. Tan­to en la ciu­dad ale­ma­na como aho­ra en Lon­dres, la resis­ten­cia afga­na a la ocu­pa­ción ha no esta­do pre­sen­te, aun­que todos los asis­ten­tes han habla­do y espe­cu­la­do sobre la mis­ma.

Si duran­te estos años los resul­ta­dos de Bonn pue­den cata­lo­gar­se como de un abso­lu­to fra­ca­so, incum­plien­do una vez más las pro­me­sas allí emplea­das, en esta oca­sión encon­tra­mos un fac­tor aña­di­do para des­con­fiar de los resul­ta­dos de Lon­dres. Como bien seña­lan algu­nos obser­va­do­res, hace ocho años la coa­li­ción ocu­pan­te y sus alia­dos afga­nos creían estar a las puer­tas de una vic­to­ria total, sin embar­go en la actua­li­dad ?se pre­sen­tan ago­ta­dos, seria­men­te daña­dos mili­tar y polí­ti­ca­men­te y con pocas espe­ran­zas de una solu­ción mili­tar a medio o cor­to pla­zo?.

Tras la foto­gra­fía de rigor de cual­quier cum­bre con­vie­ne dete­ner­se a obser­var con deta­lle toda la esce­ni­fi­ca­ción de la mis­ma. Así, tras los lla­ma­mien­tos a dia­lo­gar con la resis­ten­cia, pode­mos encon­trar aspec­tos más deta­lla­dos de las inten­cio­nes de los pro­ta­go­nis­tas de la reu­nión. Mien­tras que se habla de nego­ciar con la resis­ten­cia, se aña­de a con­ti­nua­ción la nece­si­dad de hacer­lo tan sólo con una par­te de ésta, siguien­do el cadu­co manual de bus­car divi­sio­nes ?entre los bue­nos y los malos?. Esta fór­mu­la ya se ha inten­ta­do con éxi­to en el pasa­do y el resul­ta­do no ha sido nada satis­fac­to­rio para las fuer­zas de ocu­pa­ción o para sus alia­dos loca­les.

A reglón segui­do se aña­de la nece­si­dad de uti­li­zar impor­tan­tes can­ti­da­des de dine­ro ?para com­prar la leal­tad de los rebel­des?. Nue­va­men­te se repro­du­cen los erro­res pasa­dos, como cuan­do se han des­ti­na­do impor­tan­tes can­ti­da­des para atraer a deter­mi­na­dos seño­res de la gue­rra o líde­res tri­ba­les, que tras cobrar el dine­ro no dudan en apo­yar a la resis­ten­cia y emplear lo reci­bi­do para ata­car a sus ?patro­ci­na­do­res?.

Y el ter­cer eje que resal­tan los con­fe­ren­cian­tes se sitúa en torno a una ?ace­le­ra­ción en la pre­pa­ra­ción de las fuer­zas de segu­ri­dad afga­nas?. Otra rece­ta del pasa­do, pues inten­tar levan­tar un país basa­do úni­ca­men­te en la ?efec­ti­vi­dad? de sus fuer­zas arma­das pue­de dar lugar a una mayor mili­ta­ri­za­ción del mis­mo, y si ello va acom­pa­ña­do de un resis­ten­cia cada vez más fuer­te no es difí­cil com­pren­der la esca­sa volun­tad de la pobla­ción afga­na para ser car­ne de cañón o el alto índi­ce de deser­cio­nes en las mis­mas.

Las inver­sio­nes en infra­es­truc­tu­ras, la lucha con­tra la corrup­ción, la ?recon­ci­lia­ción? impues­ta, la pre­sen­cia de tro­pas extran­je­ras, la seguridad?parece ser fle­cos de menor impor­tan­cia para los pre­sen­tes en la cum­bre de Lon­dres, y al igual que en el pasa­do esos debe­rían ser los ejes cen­tra­les de cual­quier solu­ción, pues son los temas que más preo­cu­pa al pue­blo afgano.

El actual pre­si­den­te afgano, Hamid Kar­zai, pue­de con­si­de­rar­se el gran triun­fa­dor de esa cita lon­di­nen­se. De estar repu­dia­do por Occi­den­te antes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pasa­do agos­to, con una vic­to­ria mar­ca­da por el frau­de y la mani­pu­la­ción, ha logra­do ser nue­va­men­te la úni­ca baza que pare­ce con­tra la coa­li­ción ocu­pan­te. De ahí su pos­tu­ra ?recon­ci­lia­do­ra y pro­ta­go­nis­ta?. Sin embar­go, esta apues­ta tam­bién es una repe­ti­ción de la his­to­ria, y un nue­vo fra­ca­so. El apo­yo local a Kar­zai está basa­do en la corrup­ción, en la com­pra de algu­nos seño­res de la gue­rra y sobre todo en una red de favo­ri­tis­mos que le per­mi­ten a Kar­zai estar al fren­te del país.

Pero esa situa­ción con­tras­ta con el repu­dio que reco­ge entre la mayor par­te de sus ciu­da­da­nos, quien ven en él el este­reo­ti­po del corrup­to y de un régi­men basa­do ade­más en la ocu­pa­ción. Por eso no sea extra­ño com­pro­bar cómo su poder ape­nas abar­ca las cua­tro pare­des del pala­cio pre­si­den­cial de Kabul.

Kar­zai es el pre­si­den­te elec­to de Afga­nis­tán, pero para la pobla­ción care­ce de cual­quier legi­ti­mi­dad, ade­más su figu­ra se aso­cia con un régi­men cola­bo­ra­dor de la ocu­pa­ción, lo que tam­po­co pue­de ayu­dar a variar esas per­cep­cio­nes popu­la­res.

Los intere­ses de los acto­res inter­na­cio­na­les tam­bién con­di­cio­na la situa­ción afga­na. El table­ro del Gran Jue­go que sopor­ta Afga­nis­tán duran­te déca­das sigue limi­tan­do la capa­ci­dad afga­na para cons­truir su pro­pio país sin inje­ren­cias exter­nas. Por un lado está Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos occi­den­ta­les, que bus­can una pre­sen­cia per­ma­nen­te en la región, con vis­tas al con­jun­to del con­ti­nen­te asiá­ti­co y a sus impor­tan­tes reser­vas ener­gé­ti­cas y a los posi­bles corre­do­res para las mis­mas. Los movi­mien­tos de fichas por par­te de Washing­ton con­di­cio­nan en todo momen­to la situa­ción en Afga­nis­tán, y obli­gan a que otros acto­res inter­na­cio­na­les mue­van tam­bién sus pro­pias fichas.

Un ejem­plo lo encon­tra­mos en Pakis­tán e India. El pri­me­ro quie­re man­te­ner su influen­cia sobre Afga­nis­tán y teme que cual­quier acer­ca­mien­to de EEUU a Delhi pue­da debi­li­tar su posi­ción, y más si se tie­ne en cuen­ta la ene­mis­tas entre esos dos país de Asia. En este sen­ti­do, los diri­gen­tes indios se esta­rían apro­ve­chan­do de sus bue­nas rela­cio­nes actua­les con los esta­dou­ni­den­ses y esta­rían amplian­do su pre­sen­cia en Afga­nis­tán, a tra­vés de su apo­yo a Kar­zai.

Tam­bién se sitúa en ese esce­na­rio Irán, con una impor­tan­te fron­te­ra con Afga­nis­tán, con influen­cia en el oes­te del país vecino, con vías de comu­ni­ca­ción con impor­tan­tes puer­tos ira­níes o con la preo­cu­pa­ción de Tehe­rán en torno al nar­co­trá­fi­co. Pero ade­más, con­vie­ne recor­dar que la posi­ción ira­ní ha favo­re­ci­do has­ta la fecha los intere­ses de Washing­ton, y pare­ce que los diri­gen­tes de Tehe­rán siguen apos­tan­do por su polí­ti­ca de no actuar ?y ver lo que pasa?.

Otros dos acto­res cla­ve son Rusia y Chi­na, que temen que una vic­to­ria de la resis­ten­cia afga­na pue­da ser­vir de mode­lo a uigu­res o a los pue­blos del nor­cau­cá­si­cos. Pero al mis­mo tiem­po son cons­cien­tes que una vic­to­ria de EEUU le per­mi­ti­rá a éste man­te­ner bases per­ma­nen­tes en ?sus pro­pios patios tra­se­ros?.

Final­men­te con­vie­ne resal­tar el papel de Ara­bia Sau­dí y Tur­quía. La petro­mo­nar­quía sigue manio­bran­do para fre­nar cual­quier pro­ta­go­nis­mo ira­ní, y no duda en mover sus peo­nes para lograr pro­ta­go­nis­mo al hilo de los intere­ses de Washing­ton. Por su par­te, Tur­quía sigue la línea recien­te de su polí­ti­ca exte­rior que le ha lle­va­do a ganar peso y pro­ta­go­nis­mo entre los esta­dos musul­ma­nes y par­ti­ci­par como media­dor en nume­ro­sas oca­sio­nes.

La his­to­ria nos dice que Afga­nis­tán ya ha sido la tum­ba de impor­tan­tes impe­rios. Los mon­go­les, los bri­tá­ni­cos, los sovié­ti­cos y aho­ra los esta­dou­ni­den­ses pue­den dar fe de ello. Aho­ra casi todos los pro­ta­go­nis­tas reco­no­cen o comien­zan a hacer­lo, que ?la sali­da mili­tar no fun­cio­na?, que es nece­sa­rio abrir los cana­les de una nego­cia­ción, pero no deben olvi­dar que ésta debe ser sin exclu­sio­nes, de lo con­tra­rio vol­ve­re­mos a afron­tar un pro­yec­to que nace muer­to des­de el prin­ci­pio.

Has­ta aho­ra los inten­tos que se han dado para enta­blar nego­cia­cio­nes so con­ver­sa­cio­nes han sido des­ba­ra­ta­dos por actua­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas. Los pri­me­ros con­tac­tos sal­ta­ron por los aires cuan­do EEUU insis­tió en la derro­ta mili­tar de la resis­ten­cia, lo que sig­ni­fi­có que los líde­res de la mis­ma no toma­sen en serio sus anun­cios con­ci­lia­do­res. Y lo mis­mo ocu­rrió a fina­les del 2009 tras el anun­cio de Oba­ma de enviar más tro­pas, que aca­bó con una tre­gua por la que las fuer­zas resis­ten­tes no ata­ca­ban los edi­fi­cios guber­na­men­ta­les ni la capi­tal. La rup­tu­ra tra­jo el ata­que coor­di­na­do en el cora­zón de Kabul, a esca­sos metros del pala­cio pre­si­den­cial.

Los apo­lo­gis­tas de la vic­to­ria mili­tar debe­rían repa­sar los manua­les de his­to­ria y com­pren­der que la reali­dad afga­na lle­va camino de repe­tir la mis­ma.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *